La opor­tu­ni­dad del ta­ller pa­ra di­fe­ren­ciar­se

Chapa y Pintura - - Informe - › Tex­to So­nia Alonso › Fotos PdA

El al­to ni­vel de exi­gen­cia en las re­pa­ra­cio­nes de cha­pa y pin­tu­ra ac­tual obli­ga a los ta­lle­res a dis­po­ner de equi­pos mo­der­nos. Pe­ro, ade­más, ca­da vez es más im­por­tan­te con­tar con ser­vi­cios di­fe­ren­cia­do­res que se adap­ten a las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y apues­ten por con­cep­tos in­no­va­do­res. En es­te contexto, el servicio de carrocería rápida en­tra en jue­go con fuer­za, sien­do una es­pe­cia­li­dad ca­da vez más de­man­da­da por los clien­tes, y con­vir­tién­do­se ade­más en una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra rein­ven­tar la ofer­ta del ta­ller y ase­gu­rar un ma­yor nú­me­ro de en­tra­das.

P ara la ges­tión del ta­ller de cha­pa y pin­tu­ra, que se en­fren­ta en la actualidad a va­rios re­tos, co­mo el des­cen­so de los se­gu­ros a to­do ries­go, la caí­da de la si­nies­tra­li­dad, las re­pa­ra­cio­nes de ba­jo cos­te o el en­ve­je­ci­mien­to del par­que, es fun­da­men­tal apos­tar por ser­vi­cios y con­cep­tos in­no­va­do­res que les di­fe­ren­cien de la com­pe­ten­cia y les ayu­den a ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de su ne­go­cio. Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de si­nies­tros se de­ben a pe­que­ños ro­ces de apar­ca­mien­to o gol­pes que tie­nen lu­gar en la ciu­dad. En ge­ne­ral, se ha pro­du­ci­do un des­cen­so de la si­nies­tra­li­dad más gra­ve, por lo que los ta­lle­res de

cha­pa y pin­tu­ra se en­fren­tan a re­pa­ra­cio­nes de ba­jo cos­te. A pe­sar de lo que pu­die­ra pa­re­cer, es­to ofre­ce una im­por­tan­te opor­tu­ni­dad de ne­go­cio si los es­ta­ble­ci­mien­tos in­cor­po­ran a sus ser­vi­cios la re­pa­ra­ción rápida de carrocería pa­ra pe­que­ños ara­ña­zos y da­ños le­ves. El sec­tor de las pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes es­tá por ex­plo­tar y pue­de ga­ran­ti­zar más en­tra­das en sus ins­ta­la­cio­nes, ade­más de con­ver­tir­se en una bue­na for­ma de fi­de­li­zar clien­tes, aña­dir nue­vos e in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad. No hay que ol­vi­dar que uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos por los que los clien­tes se mues­tran rea­cios a efec­tuar pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes es el tiem­po que su­po­ne de inu­ti­li­za­ción del vehícu­lo. Por ello, con­tar con la op­ción de un servicio de en­tre­ga rá­pi­do pue­de ga­ran­ti­zar al ta­ller un ma­yor nú­me­ro de en­tra­das que in­ci­dan di­rec­ta y po­si­ti­va­men­te en su ren­ta­bi­li­dad.

UN SERVICIO COMPATIBLE

La re­pa­ra­ción rápida de carrocería es un servicio ex­tra que el ta­ller de cha­pa y pin­tu­ra pue­de brin­dar al clien­te pa­ra dar so­lu­ción a ara­ña­zos, pe­que-

EL SEC­TOR DE LAS PE­QUE­ÑAS RE­PA­RA­CIO­NES GA­RAN­TI­ZA MÁS EN­TRA­DAS A LOS TA­LLE­RES

ños to­ques o pi­co­ta­zos en la carrocería ex­te­rior de ma­ne­ra compatible con sus tra­ba­jos ha­bi­tua­les. En­tre el ti­po de ope­ra­cio­nes que pue­den en­glo­bar­se den­tro del con­cep­to de re­pa­ra­ción de carrocería rápida en­con­tra­mos la pro­pia re­pa­ra­ción y pin­ta­do de plás­ti­cos, la sustitución de pie­zas ator­ni­lla­das, la de lu­nas y re­pa­ra­cio­nes de lu­nas la­mi­na­das, las pe­que­ñas de cha­pa, las de mi­cro­abo­lla­du­ras, el pu­li­do y abri­llan­ta­do de la pin­tu­ra o el di­fu­mi­na­do y pin­ta­do par­cial. El servicio no pre­ci­sa de nin­gún ti­po de operación es­pe­cial por par­te del pro­fe­sio­nal, y ade­más re­quie­re úni­ca­men­te pro­duc­tos co­mo ma­si­llas, pin­tu­ra, po­liés­ter o li­ja­do­ras. El ta­ller no tie­ne, por tan­to, que rea­li­zar una in­ver­sión es­pe­cí­fi­ca im­por­tan­te pa­ra adap­tar su es­ta­ble­ci­mien­to a es­te servicio, lo que es, sin du­da, una de sus ma­yo­res ven­ta­jas. Pa­ra ofre­cer es­ta re­pa­ra­ción ex­prés, re­sul­ta fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que los pro­ce­sos han de es­tar ba­sa­dos en la ope­ra­ti­vi­dad y la efi­ca­cia, ase­gu­ran­do que la pér­di­da de tiem­po en los tra­ba­jos sea mí­ni­ma. So­lo así se po­drá brin­dar al con­duc­tor el aca­ba­do que desea en el me­nor tiem­po po­si­ble.

EL PRO­CE­SO

Pa­ra im­plan­tar es­te servicio, es acon­se­ja­ble que el ta­ller de cha­pa y pin­tu­ra si­ga los si­guien­tes pa­sos: 1. Fijación de pre­cios. Asig­nar unos pre­cios ce­rra­dos es pri­mor­dial pa­ra la im­plan­ta­ción de es­te sis­te­ma. La va­lo­ra­ción ha de ser mi­nu­cio­sa pa­ra un diag­nós­ti­co co­rrec­to. En es­te pri­mer pun­to, hay que te­ner en cuen­ta des­de los im­pues­tos has­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas del vehícu­lo (mo­de­lo y ta­ma­ño), pa­san­do por la mano de obra y los pro­duc­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la re­pa­ra­ción. 2. For­ma­ción del per­so­nal. Es cla­ve pa­ra que los pe­que­ños gol­pes, los des­mon­ta­jes y mon­ta­jes, el re­pin­ta­do y, en ge­ne­ral, to­do el pro­ce­so de re­pa­ra­ción se efec­túe de for­ma co­rrec­ta. 3. De­li­mi­tar la zo­na de carrocería. La su­per­fi­cie de­di­ca­da a es­tos tra­ba­jos es­tá des­ti­na­da a la re­pa­ra­ción de pe­que­ños da­ños, y la dis­tri­bu­ción ade­cua­da de las dis­tin­tas áreas es esen­cial pa­ra una bue­na ope­ra­ti­vi­dad. Asi­mis­mo, una coor­di­na­ción efi-

CUM­PLIR CON EL PLA­ZO DE EN­TRE­GA FIJADO ES UNO DE LOS ASPECTOS MÁS RELEVANTES DEL PRO­CE­SO

cien­te im­pe­di­rá que el res­to de ope­ra­cio­nes del ta­ller se vean afec­ta­das o re­tra­sa­das. 4. Equi­pos y pro­ce­sos ade­cua­dos. Em­plear pro­duc­tos, equi­pos y pro­ce­sos de rápida apli­ca­ción y se­ca­do ayu­da­rá a agi­li­zar el servicio. Ade­más, es im­por­tan­te uti­li­zar pro­duc­tos de la má­xi­ma ca­li­dad pa­ra aca­ba­dos per­fec­tos. Ló­gi­ca­men­te, cum­plir con el pla­zo de en­tre­ga fijado es uno de los aspectos más relevantes del pro­ce­so. Se tra­ta de un con­cep­to cu­ya me­ta es ofre­cer un servicio rá­pi­do, a un pre­cio atrac­ti­vo, que con­si­ga sa­tis­fa­cer al clien­te, pa­ra así au­men­tar el flu­jo de en­tra­da de vehícu­los al ta­ller y que és­te de­ri­ve en un ma­yor be­ne­fi­cio. Igual de im­por­tan­te es ase­gu­rar una ga­ran­tía de ca­li­dad que no se vea mer­ma­da por la ra­pi­dez en los pro­ce­sos. Los pro­duc­tos, equi­pos y mé­to­dos em­plea­dos no só­lo de­ben te­ner co­mo me­ta acor­tar los tiem­pos, sino tam­bién con­se­guir una re­pa­ra­ción de al­ta ca­li­dad. Con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a los ta­lle­res a im­ple­men­tar es­tos pro­ce­sos, las mar­cas in­clu­yen en sus ca­tá­lo­gos pro­duc­tos apro­pia­dos co­mo ma­si­llas, kits re­pa­ra- ara­ña­zos o li­ja­do­ras, en­tre otros. Pe­ro, ade­más, al­gu­nas fir­mas in­cor­po­ran so­lu­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra ga­ran­ti­zar que los es­ta­ble­ci­mien­tos de carrocería adop­tan los ser­vi­cios de cha­pa y pin­tu­ra rápida de ma­ne­ra óp­ti­ma. Tal es el ca­so de Cro­max o R- M, que en los úl­ti­mos años han apos­ta­do fir­me­men­te por es­te servicio. Cro­max in­cor­po­ra en­tre sus ser­vi­cios la de­no­mi­na­da ‘Re­pa­ra­ción Ex­press’. Es­te sis­te­ma de pin­ta­do se com­po­ne de pro­duc­tos desa­rro­lla­dos pa­ra rea­li­zar pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes de la for­ma más pro­duc­ti­va po­si­ble. Una eva­lua­ción co­rrec­ta de los da­ños, el uso de pro­duc­tos y he­rra­mien­tas es­pe­cí­fi­cas y la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les de co­mu­ni­ca­ción apro­pia­dos son la ba­se del éxi­to de es­te servicio, se­gún ase­gu­ra la pro­pia fir­ma. El ob­je­ti­vo es atraer a clien­tes que de lo con­tra­rio no se preo­cu­pa­rían por re­pa­rar es­tos da­ños le­ves en la pin­tu­ra de su vehícu­lo. Co­mo los tra­ba­jos de Re­pa­ra­ción Ex­press se pue­den rea­li­zar en po­co tiem­po, los ta­lle­res pue­den ofre­cer re­pa­ra­cio­nes a un pre­cio com­pe­ti­ti­vo. Es­to no so­lo re­sul­ta atrac­ti­vo pa­ra los pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res, sino tam­bién pa­ra flo­tis­tas, ase­gu­ra­do­ras y com­pa­ñías de ren­ting y lea­sing. Ade­más de es­te ma­yor ren­di­mien­to, la Re­pa­ra­ción Ex­press de Cro­max tam­bién ofre­ce be­ne­fi­cios me­dioam­bien­ta­les. Los tra­ba­jos rea­li­za­dos con es­te sis­te­ma de pin­ta­do im­pli­can un me­nor con­su­mo de ma­te­ria­les y

LOS PRO­DUC­TOS Y PRO­CE­SOS EM­PLEA­DOS NO SÓ­LO DE­BEN TE­NER CO­MO ME­TA ACOR­TAR LOS TIEM­POS, SINO TAM­BIÉN CON­SE­GUIR UNA RE­PA­RA­CIÓN DE AL­TA CA­LI­DAD

to­dos los pro­duc­tos cum­plen la le­gis­la­ción VOC. Pa­ra fa­vo­re­cer la im­plan­ta­ción de es­ta re­pa­ra­ción, la fir­ma apo­ya a los ta­lle­res que ofre­cen el servicio con un pro­gra­ma de mar­ke­ting es­pe­cí­fi­co que in­clu­ye posters, fo­lle­tos, anun­cios y for­ma­ción téc­ni­ca que ase­gu­ra una me­jor aten­ción al clien­te.

SO­LU­CIÓN EX­PRESS

Otra de las com­pa­ñías que apuesta por la re­pa­ra­ción rápida de carrocería es R- M. Lo ha­ce con su so­lu­ción Ex­press, uno de los mó­du­los de la ofer­ta “Pro­grams For Suc­cess” de la fir­ma. Es­ta so­lu­ción stá des­ti­na­da a las pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes que pue­den rea­li­zar­se en po­cas ho­ras y que no es­tán cu­bier­tas por el se­gu­ro. Ofre­ce a los ta­lle­res un aná­li­sis de su si­tua­ción y equi­pa­mien­to, una in­tro­duc­ción a los pro­duc­tos y pro­ce­sos de tra­ba­jo de rá­pi­do se­ca­do, for­ma­ción téc­ni­ca y co­mer­cial, así co­mo ase­so­ra­mien­to pa­ra es­ta­ble­cer una lis­ta de pre­cios fi­jos en fun­ción de los des­per­fec­tos de­tec­ta­dos. Asi­mis­mo, brin­da a los pro­fe­sio­na­les un ins­tru­men­to de con­trol pa­ra ge­ne­rar tra­ba­jos de re­pa­ra­ción a par­tir de los pre­su­pues­tos y a con­tro­lar sus ac­ti­vi­da­des Ex­press, ade­más de un pa­que­te de co­mu­ni­ca­ción. En de­fi­ni­ti­va, el servicio de carrocería rápida pue­de ser una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de ne­go­cio pa­ra el ta­ller, con la que mejorar su ofer­ta y que és­ta re­sul­te atrac­ti­va pa­ra unos clien­tes. Es­tos ve­rán así la op­ción de re­pa­rar los pe­que­ños da­ños co­mo una al­ter­na­ti­va real. Sin em­bar­go, es fun­da­men­tal que el ta­ller de cha­pa y pin­tu­ra adap­te sus rit­mos y pro­ce­sos de ma­ne­ra apro­pia­da pa­ra que pue­da ofre­cer el servicio de una for­ma efi­cien­te.

La re­pa­ra­ción de plás­ti­cos es uno de los ser­vi­cios que se pue­de in­cluir en la carrocería rápida.

La ma­yo­ría de ara­ña­zos o da­ños le­ves en la carrocería ex­te­rior no se re­pa­ran por la mo­les­tia que su­po­ne de­jar el vehícu­lo va­rias jor­na­das inu­ti­li­za­do.

Los ad­he­si­vos o de­más pro­duc­tos de se­ca­do rá­pi­do son los gran­des alia­dos en es­te ti­po de carrocería.

Los ta­lle­res pue­den adap­tar sus ins­ta­la­cio­nes a es­te servicio con una co­rrec­ta dis­tri­bu­ción del es­pa­cio.

El ta­ller de cha­pa y pin­tu­ra tra­di­cio­nal pue­de con­ti­nuar rea­li­zan­do sus ope­ra­cio­nes ha­bi­tua­les ade­más de in­cor­po­rar es­te servicio.

La re­pa­ra­ción y sustitución de lu­nas es otra de las ope­ra­cio­nes rá­pi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.