Ta­ller di­gi­tal

Chapa y Pintura - - Tribuna - José Luis Ga­ta

Los ta­lle­res es­ta­rán de en­ho­ra­bue­na. La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca les si­túa en el cen­tro de to­das las co­sas. Cambiarán pe­ro se­rán el nú­cleo de la re­la­ción en­tre el co­che y el con­duc­tor. Y di­go que cambiarán por­que el ta­ller del ma­ña­na no se­rá un me­ro cen­tro de re­pa­ra­ción y de man­te­ni­mien­to, sino que se­rá un au­tén­ti­co hub en­tre la mar­ca y el con­duc­tor. Es lo que tie­ne la di­gi­ta­li­za­ción, que re­de­fi­ne los es­pa­cios fí­si­cos y el ta­ller se­rá uno de ellos. En la ac­tua­li­dad, el ta­ller se en­cuen­tra en pleno pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal. En Solera no nos gus­ta mu­cho es­ta pa­la­bra, la ve­mos in­clu­so de­mo­dé, pre­fe­ri­mos me­jor ha­blar de Cam­bio. El co­che cam­bia y por tan­to los ne­go­cios que gi­ran a su al­re­de­dor tie­nen que cam­biar. Lle­va­mos tiem­po in­sis­tien­do con el cam­bio de los pro­ce­sos de re­pa­ra­ción, de ha­cer­los ma­nua­les a tec­no­ló­gi­cos, y de he­cho he ha­bla­do de ello en es­te es­pa­cio en otras oca­sio­nes. En 2018, a es­tas al­tu­ras, no tie­ne ra­zón de ser pe­dir una pie­za de re­cam­bio por te­lé­fono, un pro­ce­so que lle­va de me­dia sie­te mi­nu­tos, cuan­do se pue­de ha­cer en ape­nas tres clics. ¿Tie­ne o no sen­ti­do el cam­bio? Esa trans­for­ma­ción de los pro­ce­sos no es más que una par­te de la tran­si­ción que le es­pe­ra al ta­ller y que le con­ver­ti­rá en lo que no­so­tros de­no­mi­na­mos Di­gi­tal Ga­ra­ge o Ta­ller Di­gi­tal. Un con­cep­to de ne­go­cio pro­pio del si­glo en que vi­vi­mos que per­mi­ti­rá in­clu­so que el usua­rio fi­nal se in­cor­po­re al pro­ce­so de re­pa­ra­ción co­mo un ac­tor más, jun­to con ase­gu­ra­do­ra, pe­ri­to, ta­ller, re­cam­bis­ta, fa­bri­can­te, et­cé­te­ra. Es­ta in­cor­po­ra­ción del clien­te fi­nal abri­rá un nue­vo mun­do de po­si­bi­li­da­des pa­ra los ne­go­cios de la pos­ven­ta, ya que se­rá un ca­nal co­mer­cial más. Te­ner al clien­te en el pro­ce­so no es per­mi­tir que pue­da fis­gar, es abrir un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te con él. Ac­tual­men­te, la in­ter­ac­ción del con­duc­tor con la mar­ca o con el ta­ller se pro­du­ce en con­ta­dos mo­men­tos. Al­go tie­ne que pa­sar pa­ra que se pro­duz­ca un con­tac­to y el re­to a fu­tu­ro es que esa re­la­ción sea más cons­tan­te. La tec­no­lo­gía nos da la cla­ve pa­ra que se pro­duz­ca, lo ha­ce po­si­ble. Que el ta­ller sea un ne­go­cio tec­no­ló­gi­co por tan­to no es un ca­pri­cho, es una ne­ce­si­dad. Hoy el co­che en un 80% es tec­no­lo­gía, va ca­mino de con­ver­tir­se en una IP con rue­das y, ade­más, con los avan­ces en se­gu­ri­dad y co­nec­ti­vi­dad, los si­nies­tros ten­de­rán a re­du­cir­se. To­do ello obli­ga a un cam­bio. Al pro­fe­sio­nal del ta­ller le di­go que cuan­do con­clu­ya su jor­na­da pien­se en el co­che del ma­ña­na y si pue­de dar­le el ser­vi­cio que ne­ce­si­ta. ¿ Al­guien se ima­gi­na en la co­yun­tu­ra de no po­der ha­cer el tra­ba­jo que te es­pe­ra al día si­guien­te? El ta­ller es­tá en esa te­si­tu­ra. No es ca­pri­cho, es lo que nos to­ca vi­vir.

“LOS TA­LLE­RES CAMBIARÁN, PE­RO SE­RÁN EL NÚ­CLEO DE LA RE­LA­CIÓN EN­TRE EL CO­CHE Y EL CON­DUC­TOR” “EL TA­LLER DEL MA­ÑA­NA NO SE­RÁ UN ME­RO CEN­TRO DE RE­PA­RA­CIÓN Y DE MAN­TE­NI­MIEN­TO, SINO QUE SE­RÁ UN AU­TÉN­TI­CO HUB EN­TRE LA MAR­CA Y EL CON­DUC­TOR”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.