Edi­fi­ca­ción sos­te­ni­ble: una cues­tión de sa­lud pú­bli­ca

CIC Arquitectura y Construcción - - Editorial -

ue los edi­fi­cios en los que vi­vi­mos afec­tan a nuestra sa­lud es una ver­dad so­bra­da­men­te de­mos­tra­da y re­co­no­ci­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. De he­cho to­da la nor­ma­ti­va edi­fi­ca­to­ria tie­ne su ori­gen en las me­di­das hi­gie­nis­tas in­tro­du­ci­das en el si­glo XIX pa­ra ase­gu­rar la sa­lud de la po­bla­ción que ha­bi­ta­ba en tu­gu­rios en la ciudad. La edi­fi­ca­ción sos­te­ni­ble, así lo re­co­gen to­das las he­rra­mien­tas de cer­ti­fi­ca­ción (Ver­de, Leed, Breeam), cui­da es­pe­cial­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas que afec­tan a la sa­lud y el con­fort de los usua­rios, exi­gien­do pa­rá­me­tros más am­bi­cio­sos de los re­co­gi­dos por la nor­ma­ti­va de obli­ga­do cum­pli­mien­to. És­tos tie­nen que ver con la ca­li­dad de la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, la ca­li­dad del ai­re que res­pi­ra­mos, el con­fort hi­gro­tér­mi­co, el con­fort acús­ti­co, el con­tac­to emo­cio­nal con la na­tu­ra­le­za, etc.

En los in­for­mes pu­bli­ca­dos por World GBC(1), en su pro­yec­to Bet­ter Pla­ces for Peo­ple, so­bre “Sa­lud, Bie­nes­tar y Pro­duc­ti­vi­dad en Ofi­ci­nas”, que­da de­mos­tra­do el im­pac­to po­si­ti­vo, tan­to en la sa­lud co­mo en la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res, en ofi­ci­nas que han cui­da­do es­pe­cial­men­te su di­se­ño, cons­truc­ción y ope­ra­ción pa­ra man­te­ner un es­pa­cio sa­lu­da­ble. Los ca­sos de es­tu­dio re­co­gi­dos en es­tos in­for­mes de­mues­tran có­mo te­ner en cuen­ta es­tos as­pec­tos re­du­ce el ab­sen­tis­mo la­bo­ral y con­si­gue una ma­yor im­pli­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res, que cons­ti­tu­yen ha­bi­tual­men­te el 90% de los gas­tos de ex­plo­ta­ción de un edi­fi­cio. Es­to, uni­do al in­cre­men­to de va­lor de mer­ca­do de los edi­fi­cios, ha con­ven­ci­do a pro­mo­to­res y em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les de cons­truir sus se­des aten­dien­do a es­tos cri­te­rios y acre­di­tar los re­sul­ta­dos cer­ti­fi­cán­do­los. Es­tas pau­tas pue­den tras­la­dar­se a cual­quier ti­po­lo­gía de edi­fi­cios con gran­des re­sul­ta­dos, co­mo es­cue­las, que re­gis­tran un in­cre­men­to del ren­di­mien­to es­co­lar no­ta­ble. Sin em­bar­go, no to­dos te­ne­mos la suer­te de vi­vir en edi­fi­cios cons­trui­dos con cri­te­rios sa­lu­da­bles. El ac­ce­so a ener­gía ba­ra­ta que exis­tía du­ran­te el si­glo pa­sa­do, sin em­bar­go, nos hi­zo cons­truir un par­que in­efi­cien­te y de­pen­dien­te del apor­te de ener­gía pa­ra man­te­ner las mí­ni­mas con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad.

La si­tua­ción ac­tual, con pre­cios de la ener­gía en al­za y una po­bla­ción em­po­bre­ci­da por una cri­sis eco­nó­mi­ca que ya du­ra ocho años, des­ta­pa un es­ce­na­rio de po­bre­za ener­gé­ti­ca que afec­ta a sie­te mi­llo­nes de los es­pa­ño­les (in­for­me ACA 2016). En con­se­cuen­cia, y so­bre to­do la po­bla­ción so­cial­men­te más vul­ne­ra­ble -an­cia­nos, mu­je­res, ni­ños-, su­fre en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y car­dio­vas­cu­la­res que se pue­den cro­ni­fi­car y de­ri­var en muer­tes pre­ma­tu­ras. De for­ma me­nos evi­den­te, tam­bién se pro­du­cen si­tua­cio­nes de es­trés, de­pre­sión, ab­sen­tis­mo es­co­lar y la­bo­ral que afec­tan a un ma­yor por­cen­ta­je de per­so­nas. Ya no se tra­ta so­lo de aho­rrar ener­gía, y de com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co, ha­bla­mos de un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio que re­quie­re so­lu­cio­nes ur­gen­tes, viables y que den res­pues­ta a lar­go pla­zo, ha­bla­mos de so­lu­cio­nar de raíz el pro­ble­ma, aca­bar con la de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de nues­tras vi­vien­das, ha­bla­mos de sa­lud, nuestra sa­lud.

Ya no se tra­ta so­lo de aho­rrar ener­gía, y de com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co, ha­bla­mos de un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio que re­quie­re so­lu­cio­nes ur­gen­tes, viables y que den res­pues­ta a lar­go pla­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.