TREK CHECKPOINT

Na­da me­jor que una prue­ba co­mo la Stra­de Bian­che pa­ra bus­car los lí­mi­tes de una bi­ci que lle­ga con el ob­je­ti­vo de ser tan bue­na so­bre el as­fal­to co­mo fue­ra de él.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Sie­na (Ita­lia) Ser­gio Pa­lo­mar

Stra­de Bian­che, cam­po de prue­bas ideal.

Aun­que ha­ce unos me­ses la fir­ma de Wis­con­sin nos sor­pren­día con una ver­sión de su gran fondo Do­ma­ne que re­ci­bía el ape­lli­do gra­vel, aque­llo no era más que una me­ra adap­ta­ción de ese mo­de­lo pa­ra ade­cuar­la a un uso fue­ra del as­fal­to. Un me­ro ca­len­ta­mien­to mien­tras ul­ti­ma­ban su pro­pues­ta es­pe­cí­fi­ca que vio la luz en coin­ci­den­cia con la dispu­ta de la Stra­de Bian­che, don­de pu­di­mos ex­pri­mir es­ta nue­va má­qui­na apro­ve­chan­do la ce­le­bra­ción de la mar­cha ci­clo­tu­ris­ta que acom­pa­ña a la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

TEC­NO­LO­GÍA PRO­BA­DA

Un pri­mer vis­ta­zo a la Checkpoint, nom­bre con el que Trek ha bau­ti­za­do a su gra­vel, nos re­cuer­da in­me­dia­ta­men­te a su her­ma­na de ci­clo­cross Boo­ne. Las di­fe­ren­cias las en­con­tra­mos en una hor­qui­lla con más lan­za­mien­to, ma­yor al­tu­ra de di­rec­ción y unos pa­sos de rue­da más ge­ne­ro­sos que per­mi­ten uti­li­zar cu­bier­tas de has­ta 45 mm de sec­ción. Otra de las si­mi­li­tu­des es la pre­sen­cia del sis­te­ma de amor­ti­gua­ción IsoS­peed, que aís­la el tu­bo del si­llín del res­to de la bi­ci per­mi­tien­do su fle­xión gra­cias al pun­to de gi­ro ubi­ca­do en el cru­ce con el tu­bo ho­ri­zon­tal. Sin em­bar­go, sorprende no en­con­trar en la di­rec­ción la mis­ma con­fi­gu­ra­ción que sí em­plean tan­to Boo­ne co­mo Do­ma­ne. La ex­pli­ca­ción de su je­fe de pro­duc­to es que en una bi­ci gra­vel, con una orien­ta­ción más aven­tu­re­ra, ha pri­ma­do la sen­ci­llez al má­xi­mo, por lo que han de­ja­do la prin­ci­pal ta­rea de amor­ti­guar a las gran­des cu­bier­tas que es ca­paz de al­ber­gar. Ha­blan­do de aven­tu­ra, es­ta Checkpoint se en­cuen­tra es­pe­cial­men­te do­ta­da pa­ra el bi­ke­pac­king, es de­cir, ese nue­vo cicloturismo en el que las al­for­jas pa­ra trans­por­tar nues­tras per­te­nen­cias se di­se­ñan de for­ma que se in­te­gran al má­xi­mo en la bi­ci pa­ra que su in­fluen­cia so­bre la con­duc­ción sea mí­ni­ma. En la Checkpoint, pa­ra evi­tar los vel­cros que aca­ban ra­yan­do el cua­dro y per­dien­do pro­pie­da­des con el uso, Trek ha co­lo­ca­do mul­ti­tud de agu­je­ros con ros­ca si­mi­la­res a los que se em­plean pa­ra el por­ta­bi­dón por to­da la bi­ci y en bre­ve nos irán des­ve­lan­do las dis­tin­tas op­cio­nes de al­for­jas, guar­da­ba­rros y de­más ac­ce­so­rios que com­ple­ta­rán es­ta ga­ma. Nos que­da un úl­ti­mo de­ta­lle de la es­truc­tu­ra de la bi­ci. Si se­gui­mos ob­ser­van­do des­cu­bri­mos que las pun­te­ras tra­se­ras son horizontales. Es una tec­no­lo­gía que he­re­da del mo­de­lo de ci­clo­cross de alu­mi­nio Croc­kett. Si an­tes os ex­pli­cá­ba­mos que sus me­di­das eran muy si­mi­la­res a la agre­si­va Boo­ne, pa­ra el uso con al­for­jas es pre­fe­ri­ble una ma­yor lon­gi­tud de ejes que apor­te es­ta­bi­li­dad. Me­dian­te es­tas pun­te­ras po­de­mos ajus­tar­la al uso que pre­ten­da­mos ha­cer de la bi­ci­cle­ta. Sim­ple y efec­ti­vo.

CA­RRE­TE­RAS BLAN­CAS

Un in­ten­so fin de se­ma­na de ci­clis­mo por las co­li­nas de la Tos­ca­na, el sá­ba­do su­frien­do las mis­mas du­ras con­di­cio­nes que con­vir­tie­ron la prue­ba pro­fe­sio­nal en épi­ca y el do­min­go par­ti­ci­pan­do en la prue­ba ci­clo­tu­ris­ta, nos per­mi­tie­ron com­pro­bar de pri­me­ra mano el buen tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por Trek en una má­qui­na tan ve­loz en la ca­rre­te­ra co­mo en los tra­mos de ste­rra­to. A ello ayu­dan mu­cho las cu­bier­tas de se­rie: unas Sch­wal­be G-One de só­lo 35 mm de sec­ción. La ra­zón de es­ta elec­ción es, se­gún la pro­pia mar­ca, do­tar a la bi­ci de se­rie de la má­xi­ma po­li­va­len­cia en to­dos los te­rre­nos. Así es co­mo en­tien­den en Wa­ter­loo el gra­vel, de he­cho, aun con­tan­do con cu­bier­tas Bon­tra­ger, la fir­ma de com­po­nen­tes de Trek, han pre­fe­ri­do op­tar por las ale­ma­nas ya que ª nues­tras cu­bier­tas no eran su­fi­cien­te­men­te rá­pi­das pa­ra el con­cep­to de es­ta bi­ciº , en pa­la­bras de Da­ve Stud­ner, je­fe de pro­duc­to en­car­ga­do de la Checkpoint. Sin du­da un acier­to que nos per­mi­tió ro­dar me­ti­dos en los pe­lo­to­nes ini­cia­les al rit­mo tí­pi­ca­men­te com­pe­ti­ti­vo de las mar­chas ita­lia­nas y, a la vez, en­ca­rar los sec­to­res de tie­rra sin mi­ra­mien­tos mien­tras aque­llos con bi­ci­cle­tas de ca­rre­te­ra de­bían vi­gi­lar ca­da ba­che y mu­chos aca­ba­ban en la cu­ne­ta re­pa­ran­do pin­cha­zos.

Fo­tos Sam Need­ham

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.