BIL­BAO˜BIL­BAO

Un guión de éxi­to, per­fec­ta­men­te en­gra­sa­do en ba­se a la re­pe­ti­ción año tras año, ha si­tua­do a la Bil­bao-Bil­bao en­tre las prue­bas in­dis­pen­sa­bles pa­ra cual­quier ci­clo­tu­ris­ta

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Bil­bao (Viz­ca­ya) Ser­gio Pa­lo­mar Fo­tos Ju­len Uri­be

No nos per­di­mos su 30º aniver­sa­rio.

No po­dría­mos pre­ci­sar muy bien la ra­zón por la que la Bil­bao-Bil­bao re­sul­ta tan es­pe­cial. Quién sa­be si se­rá por el sa­bor de una tie­rra don­de se vi­ve el ci­clis­mo co­mo en muy po­cos lu­ga­res, por el atí­pi­co de­sa­rro­llo sin tiem­pos ni cla­si­fi­ca­cio­nes o por tra­tar­se de una de las primeras mar­chas en ce­le­brar­se ca­da tem­po­ra­da, lo que su­po­ne pa­ra una gran ma­yo­ría el em­pe­zar a plas­mar so­bre la ca­rre­te­ra to­dos esos en­tre­na­mien­tos ro­ban­do ho­ras a la no­che, que­man­do ro­di­llos o li­dian­do fren­te a frío y llu­via. Sea cual sea el mo­ti­vo, to­dos los años a me­dia­dos de mar­zo la ca­pi­tal viz­caí­na se vis­te de ga­la pa­ra re­ci­bir a ci­clo­tu­ris­tas ve­ni­dos de to­dos los lu­ga­res de nues­tra geo­gra­fía. En es­te 2018 con el ali­cien­te que dan las ci­fras re­don­das y es que no hay mu­chas prue­bas ca­pa­ces de pre­su­mir de con­tar con 30 años a sus es­pal­das y ade­más ha­yan con­se­gui­do man­te­ner sin ape­nas cam­bios una iden­ti­dad tan cla­ra.

DE ME­MO­RIA

El tra­za­do de la Bil­bao-Bil­bao es de esos que ca­si to­dos los que mon­tan en bi­ci po­drían re­ci­tar de me­mo­ria.

Sal­vo los pri­me­ros años, en los que, se­gún nos cuen­tan los ci­clis­tas lo­ca­les, la prue­ba se apro­xi­ma­ba más a la cos­ta ha­cia lo­ca­li­da­des co­mo Ba­kio o Bermeo, y al­gu­na le­ve mo­di­fi­ca­ción pun­tual, el re­co­rri­do de es­ta mar­cha es­tá per­fec­ta­men­te in­terio­ri­za­do con sus 115 ki­ló­me­tros ase­qui­bles pa­ra el grue­so de los ci­clo­tu­ris­tas con la su­ce­sión de sua­ves as­cen­sio­nes a los puer­tos de An­dra­ka, Un­be, Ar­te­ba­ka­rra, Ge­re­kiz y Mor­ga. Una pro­pues­ta que por su­pues­to se ha man­te­ni­do en es­ta tri­gé­si­ma edi­ción, aun­que la or­ga­ni­za­ción ha que­ri­do aña­dir un ex­tra que sin du­da su­po­ne to­do un acier­to. Por un la­do una op­ción más cor­ta, de tan só­lo 85 km y que evi­ta­ba las tres úl­ti­mas subidas a aque­llos que no han si­do ca­pa­ces de ha­cer los de­be­res du­ran­te el in­vierno. Una op­ción que por otra par­te ya era uti­li­za­da tra­di­cio­nal­men­te de for­ma ex­tra­ofi­cial por mu­chos par­ti­ci­pan­tes en años an­te­rio­res, que al al­can­zar el avi­tua­lla­mien­to en el Par­que Tec­no­ló­gi­co de Za­mu­dio con­ti­nua­ban a lo lar­go del Txo­rie­rri has­ta en­la­zar con la par­te fi­nal de la ru­ta. Por otro, pa­ra aque­llos a quie­nes la Bil­bao-Bil­bao se les que­da­ba cor­ta, un nue­vo re­to, la as­cen­sión al Vi­ve­ro, que ha su­pues­to la guin­da de du­re­za que qui­zá se echa­ba de me­nos en la prue­ba.

POR TUR­NOS

Tam­bién la ca­rac­te­rís­ti­ca sa­li­da en di­fe­ri­do, en reali­dad cua­tro salidas ca­da quin­ce mi­nu­tos en­tre las 8 y las 9 de la ma­ña­na, pa­ra que ca­da uno eli­ja aque­lla que más se ade­cúe a su rit­mo, es otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la prue­ba. Arran­ca­mos es­te año a las 8:15 con el ob­je­ti­vo de po­der to­mar­nos las co­sas con cal­ma. Una pri­me­ra par­te don­de se tra­ta de sa­cu­dir­nos el fres­cor ma­ña­ne­ro en una jor­na­da que ama­ne­ce mar­ca­da por unos for­tí­si­mos vien­tos que pon­drían en di­fi­cul­ta­des a los me­nos ha­bi­li­do­sos. Con la Ría co­mo re­fe­ren­cia, nos va­mos ale­jan­do de la ciu­dad has­ta al­can­zar Get­xo e ir bus­can­do la cos­ta de So­pe­la­na y Plen­tzia con el re­pe­cho de Ba­rri­ka, que, aun­que in­jus­ta­men­te si­gue apa­re­cien­do co­mo `no pun­tua­ble' en el per­fil de la ru­ta, sir­ve pa­ra es­ti­rar de­fi­ni­ti­va­men­te el gru­po. Sor­tea­do el tí­pi­co atas­co en el ro­deo de la ría de Plen­tzia en­ca­ra­mos, aho­ra sí, la pri­me­ra as­cen­sión del día: An­dra­ka. Ten­di­do y muy agra­da­ble de su­bir, nos de­vuel­ve a los on­du­la­dos va­lles en los que el ver­de de las cam­pas lle­na has­ta don­de la vis­ta pue­de abar­car. Es es­ta una zo­na de rá­pi­do ro­dar don­de só­lo quién no va­ya con la vis­ta fi­ja en la ca­rre­te­ra po­drá des­cu­brir rin­co­nes

co­mo el cas­ti­llo de cuen­to de Bu­trón. Tra­mo re­la­ja­do que pre­ce­de a la subida a Un­be, ese Dr. Jekyll y Mr. Hy­de que se trans­for­ma de sua­ve pa­seo si va­mos de char­le­ta con al­gún com­pa­ñe­ro a in­ten­sa ago­nía si nos em­pe­ña­mos en apre­tar y se­guir la rue­da de quien se em­pe­ña en tor­tu­rar­nos. Suer­te que, co­mo to­dos los puer­tos de la ru­ta, el fi­nal que­da cer­ca y pron­to ini­cia­mos el des­cen­so ha­cia el Txo­rie­rri con el avi­tua­lla­mien­to ca­si a la vis­ta, pe­se a que el fuer­te vien­to nos quie­ra im­pe­dir que al­can­ce­mos ese pun­to. Re­pues­tas las fuer­zas vol­ve­mos a em­pren­der el pe­da­leo con el in­ten­so do­lor de pier­nas que su­po­ne as­cen­der Ar­te­ba­ka­rra a ba­lón pa­ra­do, una ta­chue­la que de otro mo­do pa­sa­ría prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­da. Des­de aquí nos en­ca­mi­na­mos rau­dos ha­cia Mun­gia. A par­tir de ahí se con­cen­tra to­da la mi­ga de la prue­ba se­gún la ca­rre­te­ra se va en­ca­jo­nan­do en un es­tre­cho va­lle y va ga­nan­do pen­dien­te en lo que su­pon­drá el en­ca­de­na­do de los puer­tos de Ge­re­kiz y Mor­ga. Di­fi­cul­ta­des que no pa­sa­rían de ter­ce­ra ca­te­go­ría en cual­quier prue­ba ci­clis­ta, pe­ro que en es­tos ini­cios de año y con el ki­lo­me­tra­je acu­mu­la­do ha­cen que más de uno se vea apu­ra­do.

TRA­CA FI­NAL

Nor­mal­men­te en es­te pun­to ya es­ta­ría­mos ca­si sa­bo­rean­do el txa­co­li con ra­bas con el que so­le­mos dar por fi­na­li­za­da ca­da año nues­tra par­ti­ci­pa­ción. Sin em­bar­go,

ape­nas nos he­mos aco­mo­da­do en un gru­po que rue­da a to­da ve­lo­ci­dad ha­cia Bil­bao cuan­do apa­re­ce a nues­tra de­re­cha la al­ter­na­ti­va de ru­ta lar­ga con una du­ra ram­pa co­mo bien­ve­ni­da. Qui­zás es por es­to que mu­chos de­ci­den que ya han te­ni­do su­fi­cien­te y pro­si­guen por el re­co­rri­do tra­di­cio­nal. No­so­tros to­ma­mos ai­re, se­lec­cio­na­mos un de­sa­rro­llo cor­to y nos lan­za­mos ha­cia el po­pu­lar Vi­ve­ro, una subida que des­co­no­ce­mos y ni si­quie­ra he­mos he­cho los de­be­res de es­tu­diar pre­via­men­te la al­ti­me­tría. Un de­mo­le­dor ini­cio con ram­pas que lle­gan has­ta el 14% nos de­ja an­te una as­cen­sión cons­tan­te con una pen­dien­te en­tre el 7 y el 8%. Suer­te que los 8 ki­ló­me­tros que nos ha­bían di­cho que du­ra­ba la subida no son del to­do reales, ya que real­men­te só­lo se pue­de con­si­de­rar co­mo tal los cua­tro pri­me­ros. El res­to es un fal­so llano en el que go­za­mos de unas vis­tas pri­vi­le­gia­das so­bre las lo­ca­li­da­des pró­xi­mas a Bil­bao y los mon­tes cer­ca­nos an­tes de em­pren­der un ra­pi­dí­si­mo des­cen­so por la du­ra ver­tien­te uti­li­za­da en es­tos úl­ti­mos años por La Vuel­ta y la It­zu­lia. Un bu­cle que se cie­rra re­gre­san­do a la na­cio­nal ya en las cer­ca­nías de Bil­bao, don­de só­lo res­ta el rá­pi­do fi­nal con el as­cen­so has­ta la ba­sí­li­ca de Be­go­ña, an­tes de go­zar de esa icó­ni­ca es­tam­pa en la que al­can­za­mos el cen­tro de la ciu­dad tras su­pe­rar la Ría so­bre el puen­te de La Sal­ve con el es­pec­ta­cu­lar mu­seo Gug­gen­heim a nues­tra de­re­cha co­mo es­pec­ta­dor de ex­cep­ción pa­ra cru­zar la me­ta de la Gran Vía, don­de so­mos ob­se­quia­dos con el tra­di­cio­nal re­cuer­do que pa­sa­rá a en­gro­sar una es­tan­te­ría que nos di­ce que son mu­chas las edi­cio­nes a las que he­mos acu­di­do de es­ta mar­cha ci­clo­tu­ris­ta. Por al­go se­rá.

Mul­ti­tu­di­na­ria. Un ro­sa­rio de ci­clis­tas lle­na la Gran Vía bil­baí­na en el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a una nue­va tem­po­ra­da ci­clo­tu­ris­ta.

Homenaje.

La pre­sen­cia co­mo in­vi­ta­do de Eddy Merckx ani­mó a al­gu­nos a des­em­pol­var sus bi­ci­cle­tas y sus mai­llots clá­si­cos.

Uno más. El re­cuer­do con que ca­da par­ti­ci­pan­te es ob­se­quia­do a su lle­ga­da a Bil­bao se su­ma a la que pa­ra mu­chos es ya una nu­me­ro­sa co­lec­ción.

Re­so­plan­do. Los pri­me­ros puer­tos de la tem­po­ra­da, aquí el as­cen­so a Ge­re­kiz, ha­cen que las pier­nas de más de uno se re­sien­tan.

Es­tam­pas

clá­si­cas. El puen­te col­gan­te, el mu­seo Gug­gen­heim o el cas­ti­llo de Bu­trón son ins­tan­tá­neas clá­si­cas en es­tos trein­ta años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.