MI­LÁN˜SAN RE­MO

His­tó­ri­co triun­fo de Vin­cen­zo Nibali en San Re­mo tras un va­lien­te ata­que en el Pog­gio, don­de se mar­chó so­lo pa­ra, sin ayu­da de na­die, plan­tar­se en la Via Roma y de­vol­ver­le la Clas­si­cis­si­ma a Ita­lia do­ce años des­pués.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Lu­ca Bettini/Bettini Photo

Nibali nos de­jó con la bo­ca abier­ta.

La de la Via Roma es una de las me­tas más es­tre­san­tes del ci­clis­mo. Una ca­lle es­tre­cha, con al­tas y ma­jes­tuo­sas vi­vien­das que re­cuer­dan un pa­sa­do me­jor y un pre­sen­te de­ca­den­te. Al sol de la primavera le cues­ta co­lar­se en­tre esos edi­fi­cios. El rui­do re­bo­ta so­bre las pa­re­des y pro­vo­ca en­sor­de­ce­do­res ecos. Las úni­cas pan­ta­llas de te­le­vi­sión dis­po­ni­bles es­tán le­jos y to­ca ele­gir: o se­guir vien­do las imá­ge­nes o pre­sen­ciar en di­rec­to la emo­cio­nan­te lle­ga­da de la Mi­lán-San Re­mo. Al­gu­nos, co­mo los su­fri­dos au­xi­lia­res de los equi­pos, no tie­nen po­si­bi­li­dad. De­ben apos­tar­se a po­cos me­tros de la me­ta pa­ra asis­tir a sus chi­cos. Así que no se en­te­ran de lo que pa­sa en los úl­ti­mos mo­men­tos de la ca­rre­ra has­ta que ven apa­re­cer a sus ci­clis­tas. Quién sa­be si co­mo fla­man­tes ga­na­do­res o co­mo los gran­des per­de­do­res. Así que to­do es una ma­ra­ña de ner­vios. Pri­me­ro lle­gan las mo­tos que abren la ca­rre­ra. Ellos, allí co­mo

aban­do­na­dos so­bre el as­fal­to, con­tie­nen la emo­ción y los ner­vios. Se es­cu­chan gri­tos, pe­ro no sa­ben los mo­ti­vos. ª Lo han co­gi­doº , di­ce Mi­che­le Pa­lli­ni, que más que un sim­ple ma­sa­jis­ta es pa­dre, ami­go, her­mano y con­fe­sor de Vin­cen­zo Nibali. Tan­tas tar­des des­car­gan­do sus pier­nas y es­pal­da. Tan­tos años jun­tos. Es cues­tión de se­gun­dos que su apa­ga­do áni­mo por pen­sar que han atra­pa­do a Vin­cen­zo se dis­pa­re cuan­do ve a un pu­ña­do de gente sal­tar de­lan­te su­ya. Aho­ra ya sa­be por qué. A su la­do, Alex Ca­re­ra, pri­me­ro má­na­ger per­so­nal, des­pués del Bah­rain-Me­ri­da y siem­pre ami­go de Nibali, que em­pie­za a gri­tar enaje­na­do por­que él ya es cons­cien­te, por­que por un pe­que­ño hue­co en­tre to­da esa ma­ra­ña de gente se ha co­la­do la ima­gen, lo aca­ba de ver. ª ¡Ha ga­na­do, ha ga­na­do!º y co­rre des­pa­vo­ri­do sal­tan­do a por él, a co­ger­lo, a abra­zar­lo. A ce­le­brar­lo. A Nibali, el ci­clis­ta to­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.