PA­RÍS˜NI­ZA

Marc So­ler ga­nó la pri­me­ra ron­da World Tour de su pro­me­te­do­ra ca­rre­ra de­por­ti­va con una ex­hi­bi­ción de mo­tor y de­ter­mi­na­ción que cul­mi­nó una gran se­ma­na pa­ra el ci­clis­mo es­pa­ñol.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Re­yes

Gol­pe de gra­cia de Marc So­ler.

En la ce­re­mo­nia del po­dio se le veía in­cré­du­lo. ª In­ti­mi­da­doº , se des­cri­bió él mis­mo en La Van­guar­dia. Bo­ca abier­ta, ex­pre­sión de es­tu­pe­fac­ción, cuan­do sube al es­ca­lón más al­to po­dio. La­bios ce­rra­dos, ex­pre­sión de inocen­cia, cuan­do le­van­ta la mano pa­ra sa­lu­dar al mar de ca­be­zas que le ob­ser­va des­de aba­jo. Me­dia son­ri­sa, ex­pre­sión de ale­gría, cuan­do no­ta que Tho­mas Voec­kler -ex ci­clis­ta fran­cés re­cién con­ver­ti­do en em­ba­ja­dor de ASO- le abro­cha el mai­llot ama­ri­llo por la es­pal­da. Ce­ño frun­ci­do, ex­pre­sión de es­cru­ti­nio, du­ran­te las dé­ci­mas de se­gun­do que de­di­ca a ob­ser­var el pe­lu­che del león, pre­mio tí­pi­co de las ca­rre­ras or­ga­ni­za­das por el Tour de Fran­cia. El pri­mer leon­ci­to de su ca­rre­ra de­por­ti­va. ª Lo tie­ne mi no­via en ca­sa. Me ha­cía una ilu­sión es­pe­cial con­se­guir­lo pa­ra ellaº. El pri­mer leon­ci­to de mu­chos.

LU­CHAR

Tirreno-Adriático y Pa­rís-Ni­za lle­van so­la­pán­do­se des­de que la ron­da ita­lia­na na­ció en 1966, un sin­sen­ti­do en es­tos tiem­pos en que la ló­gi­ca te­le­vi­si­va dic­ta que dos even­tos de se­me­jan­te ca­la­do no de­be­rían dispu­tar­se a la vez. Sin em­bar­go, le­jos de ca­ni­ba­li­zar­se, se com­ple­men­tan. La ron­da ita­lia­na tie­ne un car­tel de par­ti­ci­pan­tes re­ful­gen­te, un ki­lo­me­tra­je de fondo pa­ra acu­mu­lar ho­ras de si­llín de ca­ra a las clá­si­cas y re­la­ti­vo buen tiem­po que la ha­ce ama­ble. Pa­rís-Ni­za es otra co­sa. ª Es una ca­rre­ra muy du­ra por el rit­mo, la me­teo­ro­lo­gía y la ten­sió­nº , nos cuen­ta Héc­tor Ca­rre­te­ro, uno que es­tá ya asen­ta­do en el World Tour des­pués de dos años en Mo­vis­tar Team. ª Te­ne­mos que lu­char en to­das las eta­pas. Lu­char por la po­si­ción en es­tas ca­rre­te­ras es­tre­chas tí­pi­cas de Fran­cia, lu­char con­tra el frío y la llu­via de es­ta épo­ca del año... La lla­man la Ca­rre­ra

ha­cia el sol, pe­ro no he­mos vis­to el sol na­da más que un díaº. El me­nor lus­tre de su lis­ta de dor­sa­les no con­vier­te a Pa­rís-Ni­za en una ca­rre­ra me­nor. Bien al con­tra­rio, do­mi­nar­la es un desafío al al­can­ce de po­cos. Que se lo di­gan a Il­nur Za­ka­rin, Wa­rren Bar­guil o Je­sús He­rra­da, ca­za­dos en los cor­tes de la pri­me­ra eta­pa. Tam­bién la sa­lud es eli­mi­na­to­ria. ª Me­dio pe­lo­tón es­tá en­fer­moº , ex­pre­só con frus­tra­ción Dan Mar­tin an­tes de re­ti­rar­se. Só­lo 77 de los 154 co­rre­do­res que to­ma­ron la sa­li­da, exac­ta­men­te la mi­tad, lo­gra­ron aca­bar. ª Pa­rís-Ni­za es­tá muy bien tra­za­daº , ter­cia Gorka Iza­gi­rre, un enamo­ra­do de la prue­ba ga­la. ª Ca­da eta­pa tie­ne su in­trín­gu­lis. Hay una con­tra­rre­loj en mi­tad de la se­ma­na pa­ra que los es­ca­la­do­res pier­dan tiem­po y des­pués les sir­ven un fi­nal en al­to y la eta­pa de Ni­za pa­ra que cuen­ten con la opor­tu­ni­dad de ata­ca­rº. La emo­ción es­tá ga­ran­ti­za­da. Pa­ra mues­tra, un dato: la ca­rre­ra lle­va tres edi­cio­nes con­se­cu­ti­vas de­ci­dién­do­se por cua­tro se­gun­dos o me­nos. Es­te año só­lo hu­bo una lle­ga­da real­men­te ma­si­va: se la anotó Dy­lan Groe­ne­we­gen, ru­bri­can­do un hi­to más en ese plan de LottoNL-Jum­bo que cul­mi­na­rá es­te ve­rano en el Tour de Fran­cia. Ar­naud Dé­ma­re (Grou­pa­ma-FDJ) se im­pu­so en la jor­na­da ini­cial, sprint re­du­ci­do so­bre adoquines y cues­ta arri­ba. Jé­rô­me Cou­sin (Di­rect Ener­gie) fue el más lis­to en la fu­ga del quinto par­cial; Rudy Mo­lard (Grou­pa­ma-FDJ), el más opor­tu­nis­ta en los ner­vios de la sex­ta; Jonathan Hi­vert (Di­rect Ener­gie) se apro­ve­chó de un Luis León Sán­chez (As­ta­na) des­bo­ca­do en bus­ca del mai­llot ama­ri­llo pa­ra ano­tar­se la ter­ce­ra. La con­tra­rre­loj que tro­ceó la ge­ne­ral fue pa­ra Wout Poels (Team Sky) y de­jó a ca­tor­ce ci­clis­tas den­tro del pri­mer mi­nu­to de la ge­ne­ral. En­tre ellos un es­pec­ta­cu­lar Marc So­ler (Mo­vis­tar Team), que ru­bri­có la me­jor ac­tua­ción de su vi­da de­por­ti­va en una dis­ci­pli­na en la que ca­da vez rin­de me­jor por­que ha uni­do tra­ba­jo ae­ro­di­ná­mi­co a lo que él de­no­mi­na su ª pa­lan­caº : la plan­ta que alo­ja un mo­tor pri­vi­le­gia­do.

PRE­MIO

Lle­gó el fin de se­ma­na, y con él las subidas de en­ti­dad. La pe­núl­ti­ma eta­pa, sá­ba­do, cul­mi­na­ba en Val­de­blo­re La Col­mia­ne, un fi­nal en al­to sin ram­pas de do­ble dí­gi­to pe­ro con 16 ki­ló­me­tros de as­cen­so cons­tan­te

pa­ra cas­ti­gar las pier­nas de los ci­clis­tas. As­ta­na, res­pon­sa­ble de Luis­le, asu­mió la ca­be­za del pe­lo­tón con la mis­ma no­ble­za con que la ha­bía ocu­pa­do en las eta­pas pre­ce­den­tes y la es­pe­ran­za de ha­cer va­ler los se­gun­dos de ven­ta­ja del mur­ciano so­bre la con­cu­rren­cia. Les des­tro­nó un la­ti­ga­zo de Ro­man Kreu­zi­ger (Mit­chel­ton-Scott), ca­da vez más im­pre­sio­nan­te en su pa­pel de lu­gar­te­nien­te. Su lí­der Si­mon Ya­tes to­mó en­ton­ces la al­ter­na­ti­va con la es­tre­cha co­la­bo­ra­ción de Ion Iza­gi­rre (Bah­rai­nMe­ri­da), que se vio obli­ga­do a clau­di­car an­te el irre­sis­ti­ble rit­mo del bri­tá­ni­co y de­jó li­bre su ca­mino ha­cia el li­de­ra­to pro­vi­sio­nal. Por de­trás, el res­to de fa­vo­ri­tos se des­truía en un due­lo de ata­ques y con­tra­ata­ques al cual Marc So­ler pu­do ser ajeno gra­cias al ex­ce­len­te tra­ba­jo de Ri­chard Ca­ra­paz, que ejer­ció de pro­vi­den­cial án­gel de la guar­da du­ran­te to­da la as­cen­sión. La la­bor del ecua­to­riano per­mi­tió que el ca­ta­lán si­guie­ra en dis­po­si­ción de asal­tar el po­dio e in­clu­so el ama­ri­llo de Ya­tes en la jor­na­da con­clu­si­va de Ni­za. Ni­za es una eta­pa muy Marc So­ler. Su ki­lo­me­tra­je, nun­ca su­pe­rior 120 ki­ló­me­tros; su per­fil, es­car­pa­do con subidas de lon­gi­tud y pen­dien­tes con­te­ni­das; su au­ra, de sál­ve­se quien pue­da: to­do tan si­mi­lar a aque­llas prue­bas vas­cas, Eus­kal­du­nes y Lehen­da­ka­ris, en las que fir­mó ca­bal­ga­das y ex­hi­bi­cio­nes en su épo­ca sub23 con Li­zar­te. Ya la pa­sa­da tem­po­ra­da des­pa­chó una ac­tua­ción me­mo­ra­ble en la cual in­ten­tó pintar la ca­ra de Al­ber­to Con­ta­dor y po­si­ble­men­te le cos­tó la vic­to­ria en la ge­ne­ral fi­nal. Su otro com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras aquel día, Da­vid de la Cruz (Team Sky), le es­col­tó de nue­vo es­ta vez cuan­do arran­có a 47 ki­ló­me­tros de me­ta con tres puer­tos por de­lan­te en un mo­vi­mien­to cua­si sui­ci­da que bus­ca­ba ais­lar a Ya­tes. En­con­tra­ron más ade­lan­te a Omar Frai­le (As­ta­na), ex­ce­len­te gre­ga­rio en los días an­te­rio­res que ju­gó sus pro­pias car­tas to­da vez que Luis León Sán­chez es­ta­ba fue­ra de con­cur­so. Es­ta vez le to­có al ca­ta­lán del Mo­vis­tar Team el pa­pel de Con­ta­dor. Ti­ró, ti­ró y ti­ró sin im­por­tar­le que Omar Frai­le y Da­vid de la Cruz via­ja­ran a su rue­da sal­vo re­le­vos oca­sio­na­les. Mit­chel­to­nS­cott aca­bó efec­ti­va­men­te des­ar­bo­la­do; Si­mon Ya­tes se des­fon­dó; los de­más ri­va­les no acer­ta­ron a per­se­guir. De la Cruz se lle­vó de nue­vo el pre­mio de ga­nar una de las eta­pas más me­mo­ra­bles de ca­da tem­po­ra­da de­lan­te de to­da su fa­mi­lia y ami­gos, su se­gun­da vic­to­ria en una cam­pa­ña que le con­sa­gra­rá de­fi­ni­ti­va­men­te en la pri­me­ra lí­nea del ci­clis­mo mun­dial. So­ler se hi­zo con el pre­mio gor­do, la pri­me­ra ron­da World Tour de su ca­rre­ra de­por­ti­va, por cua­tro agó­ni­cos se­gun­dos.

CA­RRU­SEL

Si gran­de fue la vic­to­ria, ma­yor ha si­do el fe­nó­meno. ª To­das las ra­dios qui­sie­ron que en­tra­ra ese do­min­go du­ran­te sus ca­rru­se­le­sº , cuen­ta Da­vid Gar­cía, je­fe de pren­sa de Mo­vis­tar Team. ª Me sor­pren­dió bas­tan­te por­que nor­mal­men­te se con­sa­gran al fút­bol y no mez­clan otros de­por­tes co­mo el ci­clis­mo, pe­ro se jun­tó que Marc es uno de los co­rre­do­res es­pa­ño­les en que más esperanzas hay de­po­si­ta­das con el he­cho de que su for­ma de ga­nar, co­rrien­do con tan­ta va­len­tía, lla­ma la aten­ción de afi­cio­na­dos y me­dio­sº. No só­lo los ca­rru­se­les qui­sie­ron a Marc. ª Ha­bre­mos te­ni­do más de vein­te pe­ti­cio­nes de en­tre­vis­ta. Pa­ra él ha si­do ex­te­nuan­teº. Así, Marc So­ler pa­só en­tre­te­ni­do las ho­ras de co­che que reali­zó jun­to a su pa­dre pa­ra re­gre­sar des­de Ni­za a Vilanova, y tam­bién to­dos los días si­guien­tes. Hu­bo en­tre­vis­tas diur­nas y noc­tur­nas, do­bles pá­gi­nas, re­por­ta­jes en te­le­vi­sión, y ca­si to­dos le re­cor­da­ron que só­lo tres es­pa­ño­les han ga­na­do Pa­rís-Ni­za an­tes que él: Mi­guel In­du­rain, Al­ber­to Con­ta­dor y Luis León Sán­chez. Com­pa­ra­cio­nes inevi­ta­bles a las que res­pon­día con na­tu­ral neu­tra­li­dad, pru­den­te. ª Sorprende có­mo en­ca­ja su pro­gre­sión me­diá­ti­ca y que no le ha­ga

caer en la eu­fo­ria, ya que tie­ne mo­ti­vos pa­ra ello, pe­ro men­tal­men­te es fuer­te y to­do lo afron­ta con nor­ma­li­da­dº , di­jo Eu­se­bio Un­zué en Mun­do De­por­ti­vo. ª Le es­tá vi­nien­do bien ob­ser­var de cer­ca el ejem­plo de có­mo so­bre­lle­van la pre­sión de los me­dios Ale­jan­dro, Nai­ro y Mi­ke­lº , co­rro­bo­ra Gar­cía. ª Oír com­pa­ra­cio­nes y co­sas bo­ni­tas so­bre ti es­tá bien, pe­ro de­bes se­guir tra­ba­jan­do igual y eso Marc lo en­tien­deº , su­ma Gorka Iza­gi­rre. ª Tam­bién cuan­do hi­zo po­dio en la Vol­ta a Ca­ta­lun­ya se ar­mó mu­cho re­vue­lo y un año des­pués ha ve­ni­do Pa­rís-Ni­za y la ha ga­na­do. No se ha dor­mi­do en los lau­re­le­sº.

La con­clu­sión de Héc­tor Ca­rre­te­ro es alen­ta­do­ra. ª Quie­nes co­no­ce­mos a Marc sa­be­mos que es un ci­clis­ta que as­pi­ra a mu­cho. Ga­nar una ca­rre­ra de tan­to ca­ché, en mi opi­nión una de las seis vuel­tas más pres­ti­gio­sas del mun­do, de­mues­tra que es­tas as­pi­ra­cio­nes son rea­lis­tas y cual­quier ron­da por eta­pas es­tá a su al­can­ceº , ase­ve­ra el man­che­go, que sen­ten­cia: ª Es­ta vic­to­ria me­re­ce el eco bru­tal que ha te­ni­do por­que vie­ne a de­mos­trar que el ci­clis­mo es­pa­ñol no se aca­ba con la re­ti­ra­da de Al­ber­to Con­ta­dor, Pu­ri­to y otros gran­des cam­peo­nes, sino que bien al con­tra­rio cuen­ta con mu­chí­si­mo fu­tu­roº. Amén.

Fo­tos Bettini Photo

Otra mues­ca. Se­gun­da vic­to­ria en Ni­za pa­ra Da­vid de la Cruz, que ha de­mos­tra­do bien pron­to su va­lía al Team Sky.

El me­jor We­llens. El bel­ga de Lot­toSou­dal, quinto, evi­den­ció una vez más el gran pa­so ade­lan­te que ha da­do en 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.