FER­NAN­DO BAR­CE­LÓ

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

Re­tra­to del os­cen­se de Eus­ka­di-Mu­rias.

Sor­pren­dió en la eta­pa rei­na de la úl­ti­ma Vuel­ta a As­tu­rias, cuan­do só­lo Nai­ro Quin­ta­na y Raúl Alar­cón le su­pe­raron. Des­pués de cur­tir­se con las fun­da­cio­nes Con­ta­dor y Eus­ka­di, el os­cen­se ha da­do el sal­to a un Eus­ka­di-Mu­rias que mi­ma su ta­len­to pa­ra con­ver­tir­lo en la es­tre­lla que pro­me­te ser.

En me­dio de la llu­via, la ven­tis­ca y el frío, Nai­ro Quin­ta­na cru­za la me­ta del Ace­bo. Es la eta­pa rei­na de la Vuel­ta a As­tu­rias. Ahí vie­ne él, pe­que­ñi­to, mo­re­ni­to y acha­pa­rra­do, que ce­le­bra su vic­to­ria. A su rue­da lle­ga, des­pués de una du­ra y pre­cio­sa pug­na, Raúl Alar­cón. Lí­der. Y des­pués, un ni­ñi­to con ca­ra de in­fan­til y pier­nas de pro­fe­sio­nal. Un des­co­no­ci­do pa­ra ca­si to­dos me­nos pa­ra aque­llos que po­sa­ron sus mi­ra­das e ilu­sio­nes en él, cu­yo ter­cer pues­to no era más que una cons­ta­ta­ción de la evi­den­cia. Se tra­ta­ba de Fer­nan­do Bar­ce­ló. Y ésa só­lo era la pe­núl­ti­ma de las de­mos­tra­cio­nes, co­mo ca­da una de sus ac­tua­cio­nes pro­me­ten, que la su­ya se­rá una ca­rre­ra lar­ga, y so­bre to­do prós­pe­ra. Pe­ro su his­to­ria vie­ne de mu­cho más atrás; su ta­len­to es pre­coz. ª La pri­me­ra ca­rre­ra en la que par­ti­ci­pé, la ga­néº. Un des­te­llo, en Tarazona, que re­sul­tó co­mo una pre­mo­ni­ción. ª Eran unos 300 me­tros en una rec­ta que pi­ca­ba pa­ra arri­ba. Iba de un pa­so de ce­bra a un con­te­ne­dor, ¡no ha­bían pues­to ni la lí­nea de me­ta!º , re­cuer­da. Te­nía sie­te años. ª Y una bi­ci ro­ja pe­que­ña de mon­ta­ña y com­pe­tía en pro­me­sas. Es­tu­ve en esa ca­te­go­ría tres años por­que em­pe­cé uno an­te­sº. Pre­via­men­te a esa bi­ci­cle­ta ya ha­bía pa­sa­do otra por sus pier­nas, ª de las de pa­seo co­mo las que lle­va la gente por la pla­ya. Iba con rue­di­nes, pe­ro al co­ger las cur­vas se do­bla­ron un po­co y no to­ca­ban el sue­lo. Así que aun­que me los qui­ta­ron ya sa­bía ir con dos rue­da­sº.

¿SE­GU­RO QUE QUIE­RES IR?

Fer ha­bía pro­ba­do el fút­bol, el ju­do, el te­nis y, co­mo buen os­cen­se, el es­quí, ª pe­ro

ele­gir el ci­clis­mo fue fá­cil. Ya se me da­ba bien de pe­que­ño y fui qui­tan­do co­sas has­ta que que­dó só­lo la bi­ciº. Lo tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio. Has­ta el pun­to de que ª cuan­do mis pa­dres me le­van­ta­ban pron­to pa­ra ir a al­gu­na ca­rre­ra le­jos de ca­sa, lo pri­me­ro que ha­cían era pre­gun­tar­me: `¿Se­gu­ro que quie­res ir?, ¿te ape­te­ce de ver­dad?'. Siem­pre de­cía que sí, ¡pe­ro creo que es­ta­ban desean­do que con­tes­ta­ra que no pa­ra que­dar­nos en ca­sa! `Mi­ra que es­tá muy le­jos', me de­cían -re­me­mo­ra con una son­ri­sa-. Ade­más, si co­rría un sá­ba­do, has­ta el vier­nes a las do­ce de la no­che es­ta­ba ju­gan­do al fút­bol con los ami­gos de­ba­jo de ca­saº. El ci­clis­mo era en­ton­ces un jue­go. ª Cuan­do ter­mi­ná­ba­mos la ca­rre­ra nos po­nía­mos a ju­gar a ba­lon­ces­to, al pi­lla­pi­lla...º. Pe­ro siem­pre su­po que era lo que que­ría ha­cer. ªAl­go me de­bió de dar. Esa li­ber­tad de ir a tu rit­mo, sa­lir de la ciu­dad, sen­tir­te li­bre e in­ten­tar su­pe­rar tus li­mi­ta­cio­ne­sº. A la vez que Fer­nan­do co­men­zó a dar pe­da­les su her­mano Adrián, que aho­ra es su fan nú­me­ro uno. Jun­to a él y a su pa­dre cul­ti­vó no só­lo el amor por la bi­ci­cle­ta y la com­pe­ti­ción, sino tam­bién por la his­to­ria del ci­clis­mo. Por­que Bar­ce­ló na­ció un día de Re­yes de 1996, el que fue el úl­ti­mo año co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal de Mi­guel In­du­rain. ª Es im­po­si­ble que me acuer­de de ver­le pe­da­lear, pe­ro ya se han ase­gu­ra­do mis

pa­dres y mi her­mano de in­cul­car­me la his­to­ria del ci­clis­moº , con­fir­ma. ª Aun­que no le se­guí en di­rec­to, he vis­to sus cin­co Tours en ví­deos... en­te­ros y va­rias ve­ces. Lue­go cre­cí vien­do ga­nar a Arms­trong y des­pués a Con­ta­do­rº. Al abri­go del cam­peón pin­te­ño cre­ció co­mo ci­clis­ta. Has­ta la ca­te­go­ría ca­de­te co­rrió en el CC Os­cen­se, pe­ro su cla­se no pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra la Fun­da­ción Con­ta­dor, que lo re­clu­tó pa­ra su pri­mer año co­mo ju­ve­nil. ª Pa­ra mí fue ca­si co­mo ser pro­fe­sio­nal. Pa­sé de un equi­po pe­que­ño de Hues­ca, don­de los co­rre­do­res éra­mos de la mis­ma zo­na, a la Fun­da­ción Con­ta­dor con gente de to­das par­tes de Es­pa­ña. Te plan­tas allí el pri­mer día y ya só­lo con la fir­ma de los con­tra­tos te sien­tes un pro­fe­sio­nal. Me acuer­do que lle­ga­ban ca­jas y ca­jas con ma­te­rial: cas­cos, za­pa­ti­llas... Me sen­tí muy bien tra­ta­do y ten­go ex­ce­len­tes re­cuer­dos de mi pa­so por ahíº. Tras dos años de ju­ve­nil y otros dos de sub23 de­ci­dió cam­biar de rum­bo y fir­mar por la Fun­da­ción Eus­ka­di, don­de se amol­dó a la per­fec­ción. ª Jor­ge Azan­za me tra­tó muy bien des­de el prin­ci­pio. Es un tío du­ro y exi­gen­te, tie­ne un pron­to fuer­te pe­ro lo que di­ce lo cum­ple. Va de ca­ra y es el pri­me­ro que te da un abra­zo. Ha si­do una gran ex­pe­rien­ciaº. Pe­ro la ca­te­go­ría ama­teur se le que­dó pe­que­ña. Dos ca­rre­ras en­tre pro­fe­sio­na­les fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra de­mos­trar que su si­tio es­ta­ba con los ma­yo­res. La se­lec­ción es­pa­ño­la le re­cla­mó pa­ra la

Vuel­ta a As­tu­rias, don­de se ex­hi­bió en el Ace­bo, ter­ce­ro tras Quin­ta­na y Alar­cón. Ha pa­sa­do el tiem­po y afir­ma que ª aún no me lo creo, pe­ro ten­go que ser sin­ce­ro y de­cir que es­ta­ba al cien por cien. Más fuer­te que en­ton­ces no he es­ta­do nun­ca, aun­que es­pe­ro vol­ver a lo­grar­loº. Aque­llo le en­se­ñó que ª si ha­ces las co­sas co­mo de­bes las bue­nas sen­sa­cio­nes lle­gan. Ese día fue in­creí­ble y me dio mu­cha con­fian­za en mí. Me di­ver­tí más in­clu­so, por­que el res­to del año fui sin pre­sión y pro­ba­ba a ata­car cuan­do me ape­te­cía. Eso es lo que más me ha cam­bia­do, la for­ma de co­rre­rº.

DEL CO­FI­DIS AL EUS­KA­DI-MU­RIAS

La se­gun­da de las re­com­pen­sas fue el hue­co co­mo sta­giai­re que el pa­sa­do ve­rano le re­ser­vó el equi­po Co­fi­dis pa­ra co­rrer, en­tre otras ci­tas, la Vuel­ta a Bur­gos y le en­se­ñó ª que hay que apren­der idio­ma­sº. Pa­ra fi­na­les de ese mes de agos­to, el sal­to a pro­fe­sio­na­les que tan­tas ve­ces te­mía que no se pro­du­je­se es­ta­ba ca­si he­cho con el Eus­ka­di-Mu­rias de Jon Odriozola, con quien en 2018 ya ha con­quis­ta­do la mon­ta­ña del Tour de Haut Var-ma­tin. ª De mo­men­to, me es­toy en­con­tran­do no có­mo­do pe­ro sí a gus­toº , cuen­ta des­pués de con­se­guir­lo. Aho­ra, ins­ta­la­do en­tre la éli­te, Bar­ce­ló se con­for­ma ª con dar lo me­jor de mí, es­tar al má­xi­mo ni­vel en el ma­yor nu­me­ro de días de com­pe­ti­ción po­si­ble y de­jar con­ten­to al equi­poº , al pa­so que va ter­mi­nan­do sus es­tu­dios de INEF. Cree que tie­ne mar­gen de me­jo­ra ª en to­do. Con­se­guir sprin­tar un po­co más, su­bir más rá­pi­do y per­der el mie­do a las ba­ja­da­sº. Y le qui­ta im­por­tan­cia a que cons­tan­te­men­te lo se­ña­len co­mo la gran pro­me­sa en cier­nes del ci­clis­mo es­pa­ñol. ª Na­die me exi­ge más de lo que yo me pi­do a mí mis­moº.

Las cum­bres le es­pe­ran. Fer­nan­do Bar­ce­ló dis­po­ne de un don pa­ra la es­ca­la­da que ya es­tá lu­cien­do en­tre los pro­fe­sio­na­les. No pa­sa des­aper­ci­bi­do. El os­cen­se ga­nó la mon­ta­ña del Tour de Haut Var­ma­tin, su cuar­ta ca­rre­ra lu­cien­do la equi­pa­ción ver­de del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.