Re­lec­tu­ra

Ciclismo a Fondo - - LA GRAN PRUEBA -

Mien­tras es­pe­ra­mos po­der pro­bar la re­cien­te­men­te pre­sen­ta­da ver­sión con fre­nos de dis­co, los fre­nos con an­cla­je de do­ble pi­vo­te se han con­ver­ti­do ca­si en una ne­ce­si­dad pa­ra lo­grar ex­pri­mir al má­xi­mo el sis­te­ma tra­di­cio­nal de puen­tes. Es­ta al­ter­na­ti­va obli­ga a los fa­bri­can­tes de cua­dros a re­for­zar la zo­na de los tor­ni­llos pa­ra con­te­ner las fuer­zas que se ge­ne­ran al ac­cio­nar el freno, al­go que afec­ta co­la­te­ral­men­te a las pres­ta­cio­nes re­que­ri­das en esa par­te del cua­dro, co­mo la ab­sor­ción, ade­más de aña­dir pe­so. La so­lu­ción de Spe­cia­li­zed es tan sim­ple co­mo clá­si­ca, co­lo­car una pie­za de car­bono su­per­rí­gi­da a mo­do de puen­te de unión en­tre am­bos an­cla­jes que re­cuer­da a los go­ri­las que se em­plea­ban en los 90 en los fle­xi­bles cua­dros de ace­ro de aque­llas pri­mi­ge­nias bi­cis de mon­ta­ña. El re­sul­ta­do es una cla­ra me­jo­ra de los ya ex­ce­len­tes puen­tes Du­ra-Ace, con mor­dien­te más con­tun­den­te sin sa­cri­fi­car un buen ni­vel de mo­du­la­ción -siem­pre te­nien­do en cuen­ta que ha­bla­mos de fre­na­da so­bre car­bono-.

GEO­ME­TRÍA

Sin con­ce­sio­nes, así son las me­di­das de una bi­ci­cle­ta en la que el ci­clis­ta ha de si­tuar­se de for­ma obli­ga­da en una po­si­ción agre­si­va a la bús­que­da de la mí­ni­ma re­sis­ten­cia al vien­to y la má­xi­ma efi­cien­cia en el pe­da­leo por su di­rec­ción muy ba­ja y mu­cho es­pa­cio so­bre el pues­to de con­duc­ción. En los pa­rá­me­tros que afec­tan al ma­ne­jo tam­bién te­ne­mos má­xi­ma de­por­ti­vi­dad, so­bre to­do si nos fi­ja­mos en esos 74º de la di­rec­ción que la vuel­ven su­ma­men­te ágil, in­clu­so de­ma­sia­do en ma­nos inex­per­tas, por lo que en­la­zar una cur­va tras otra es una sen­sa­ción com­ple­ta­men­te adic­ti­va si cuen­tas con la su­fi­cien­te téc­ni­ca pa­ra do­mi­nar la bi­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.