Adiós amar­go

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Allan ad­mi­te que su adiós al ci­clis­mo pro­fe­sio­nal fue amar­go, sa­tu­ra­do por lo que ocu­rría a su al­re­de­dor, so­bre to­do a ni­vel de di­rec­ti­vos. "Lo más di­fí­cil cuan­do lle­vas tan­tos años es man­te­ner la mo­ti­va­ción. Le­van­tar­te por la ma­ña­na, desa­yu­nar, es­ti­rar y te­ner ga­nas de en­tre­nar. Sin esas ga­nas, por mu­cho ta­len­to que ten­gas, no vas a nin­gún la­do". En su ca­so, ade­más con­flu­ye­ron pro­ble­mas per­so­na­les. "Me se­pa­ré de mi ex­mu­jer, con la que ten­go dos hi­jos, y to­do aque­llo me afec­tó mu­cho. Aun así, sa­bía que era só­lo un pe­rio­do y me que­da­ban mu­chas co­sas por ha­cer. ¡Un año an­tes ha­bía si­do sex­to en el Mun­dial! Te­nía las cua­li­da­des, pe­ro ne­ce­si­ta­ba con­cen­tra­ción. Que­ría em­pe­zar a to­pe 2014. Sin em­bar­go, des­apa­re­cie­ron mu­chos equi­pos y me cos­tó no se­guir en el ci­clis­mo". La ca­de­na de acon­te­ci­mien­tos ne­ga­ti­vos le obli­gó a de­jar la com­pe­ti­ción an­tes de lo que desea­ba. "Jo­se­ba, sa­bes de so­bra que un pro­fe­sio­nal ne­ce­si­ta es­tar al 100% en los en­tre­na­mien­tos, la co­mi­da, en to­do. No só­lo los días de ca­rre­ra, sino los 365 del año. Las co­sas que en aquel mo­men­to pa­sa­ban en mi vi­da me lo ha­cían muy di­fí­cil. En Ori­ca me di­je­ron que de­bía bus­car­me equi­po. La reali­dad es que que­ría se­guir y lo te­nía bien en­ca­mi­na­do con Eus­kal­tel-Eus­ka­di, pe­ro al fi­nal na­da. Con 33 años pen­sé que lo me­jor era pa­sar pá­gi­na y con­cen­trar mis fuer­zas en otra co­sa. Me so­bró mi úl­ti­ma tem­po­ra­da, que fue la peor tan­to so­bre la bi­ci­cle­ta co­mo fue­ra de ella".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.