Sos­tie­ne Tri­vi­ño

Ciclismo a Fondo - - EDITORIAL -

Hay un per­so­na­je que sue­le vi­si­tar nues­tra re­dac­ción al me­nos una vez al mes. Pe­se a no cum­plir ya los cua­ren­ta, man­tie­ne un es­pí­ri­tu ju­ve­nil y no du­da en em­bar­car­se con en­tu­sias­mo en to­das las cau­sas que con­si­de­ra me­re­cen la pe­na, aun­que de la que ha he­cho su ban­de­ra es la se­gu­ri­dad de los ci­clis­tas en las ca­rre­te­ras. Co­no­ci­mos a Al­fon­so Tri­vi­ño por ca­sua­li­dad: ga­nó la Giant de Lau­rent Ja­la­bert -que co­rría en el GD ON­CE- en un con­cur­so or­ga­ni­za­do por la re­vis­ta. Ahí co­men­zó una re­la­ción que se fue es­tre­chan­do y desem­bo­có en sus pri­me­ros ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en Ci­clis­mo a Fon­do -hoy en día co­la­bo­ra más asi­dua­men­te con Bi­cis­port-. Ci­clo­tu­ris­ta y abo­ga­do, sus co­no­ci­mien­tos en am­bos cam­pos le se­ña­la­ban co­mo la per­so­na ideal pa­ra lu­char por nues­tros de­re­chos. El re­sul­ta­do no po­día ser otro que una só­li­da tra­yec­to­ria co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Ci­clis­tas Pro­fe­sio­na­les. En los úl­ti­mos tiem­pos he no­ta­do a Al­fon­so más al­te­ra­do de lo ha­bi­tual. Sos­tie­ne Tri­vi­ño que en­tre unos y otros pa­re­cen em­pe­ña­dos en arrui­nar el pre­cio­so le­ga­do que nos de­jó An­na Gon­zá­lez con su #po­ru­na­ley­jus­ta. Por más que es­té acos­tum­bra­do a tra­tar con po­lí­ti­cos, la pa­cien­cia del ciu­da­dano Tri­vi­ño se es­tá ago­tan­do. En es­te ca­so, Tri­vi­ño so­mos to­dos... o al me­nos to­dos los que mon­ta­mos en bi­ci. ¡Es­pa­bi­len de una vez! Me­nos lle­nar­se la bo­ca con las bon­da­des del uso de la bi­ci­cle­ta pa­ra lim­piar nues­tras ciu­da­des y más re­man­gar­se pa­ra fa­ci­li­tar la cir­cu­la­ción a los que es­co­gen la in­me­jo­ra­ble op­ción de vi­vir pe­da­lean­do. En el mis­mo mes que ha su­ce­di­do el tre­men­do ac­ci­den­te de Cap­de­pe­ra, con una víc­ti­ma mor­tal y va­rios he­ri­dos gra­ves arro­lla­dos por una con­duc­to­ra que dio po­si­ti­vo en el test de dro­gas, y que se cum­ple un año del fa­lle­ci­mien­to atro­pe­lla­do de Mi­che­le Scar­po­ni, no po­de­mos vol­ver a la ca­si­lla de sa­li­da. Hay que de­nun­ciar la si­tua­ción y to­mar me­di­das co­mo co­lec­ti­vo pa­ra obli­gar a los le­gis­la­do­res a re­to­mar el rum­bo. #en­me­troy­me­dio­ca­beu­na­vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.