VUEL­TA A ES­PA­ÑA

Un no­vel -En­ric Mas- y un ve­te­rano -Ale­jan­dro Val­ver­de- bri­lla­ron en otra edi­ción so­bra­da de emo­ción.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

En ape­nas tres me­ses, los que van des­de su caí­da en pi­ca­do en el Gi­ro de Ita­lia a tres jor­na­das del fi­nal a su pro­cla­ma­ción co­mo ven­ce­dor en el po­dio de Ma­drid, Si­mon Ya­tes le ha da­do la vuel­ta a una si­tua­ción de la que otros co­rre­do­res -y no son ni uno ni dos- no se han re­cu­pe­ra­do en to­da su tra­yec­to­ria de­por­ti­va. El bri­tá­ni­co no só­lo se ha le­van­ta­do de se­me­jan­te va­ra­pa­lo, sino que lo ha he­cho con la lec­ción bien apren­di­da. Si quie­res ga­nar la ge­ne­ral, ex­hi­bi­cio­nes las jus­tas al ini­cio y li­mi­tas ade­más el des­gas­te de tus com­pa­ñe­ros. La de­ci­sión de li­be­rar a su ge­me­lo Adam de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad se ha re­ve­la­do acer­ta­dí­si­ma. En los días de­ci­si­vos es­ta­ba fres­co co­mo una le­chu­ga y con la ca­li­dad que ate­so­ra, su­ma­da a la mo­ti­va­ción de cu­rrar pa­ra su her­mano, ju­gó un pa­pel cru­cial en la sen­ten­cia an­do­rra­na. Mit­chel­ton-Scott arries­gó de­jan­do fue­ra a un Car­los Ve­ro­na que ha­bría apor­ta­do lo su­yo, pe­ro las pie­zas de las que dis­po­nía en la sa­li­da las ha mo­vi­do con maes­tría. La so­li­dez y la re­gu­la­ri­dad de Si­mon Ya­tes han he­cho el res­to pa­ra que un equi­po aus­tra­liano se co­ro­ne por pri­me­ra vez en una de las tres gran­des. En el po­dio le acom­pa­ña­ron En­ric Mas y Mi­guel Án­gel Ló­pez. El ma­llor­quín de Quic­kS­tep ha des­tro­za­do cual­quier pro­nós­ti­co. Su evo­lu­ción en la cla­si­fi­ca­ción es más grá­fi­ca que to­dos los ad­je­ti­vos: ha pa­sa­do de aca­bar a más de tres ho­ras de Froo­me en 2017 a me­nos de dos mi­nu­tos de Ya­tes. Su ex­ce­len­te crono, en la ter­ce­ra se­ma­na ade­más, in­di­ca que su pun­to dé­bil ya no es tal. The Cho­sen One se ha con­ver­ti­do en The Pre­sent One. El co­lom­biano me­re­ce cré­di­to por su do­ble ter­cer pues­to en Gi­ro y Vuel­ta. A Su­per­mán tam­bién hay que agra­de­cer­le la am­bi­ción con la que com­pi­tió y con­ta­gió a su As­ta­na. Por úl­ti­mo, ho­no­res pa­ra Ale­jan­dro Val­ver­de. Du­do mu­cho que es­tos 21 días ha­yan si­do la me­jor pre­pa­ra­ción pa­ra Inns­bruck -más bien al con­tra­rio-, pe­ro que nos qui­ten lo bai­lao. Con el crack del Mo­vis­tar Team no va­le aque­llo de sa­lir a ro­dar pen­san­do en otra ci­ta; el Ba­la, cuan­do se po­ne un dor­sal, só­lo pien­sa en lle­gar pri­me­ro que los de­más.

LO QUE DE VE­RAS IM­POR­TA

El ful­gor de la ac­tua­ción de En­ric Mas -su fo­to bra­zos en al­to en La Ga­lli­na ha ba­ti­do to­dos los ré­cords de likes de nues­tras pu­bli­ca­cio­nes en Ins­ta­gram por am­plí­si­mo mar­gen- y el ti­rón que se ha ga­na­do a pul­so un ge­nio co­mo Ale­jan­dro Val­ver­de no de­ben em­pa­ñar el que pa­ra mí es el as­pec­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­ta edi­ción: la re­cu­pe­ra­ción de una can­ti­dad im­por­tan­te de equi­pos es­pa­ño­les en la sa­li­da. Eus­ka­di-Mu­rias y Bur­gos-BH, am­bos de­bu­tan­tes, se han uni­do a Mo­vis­tar Team y Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA, que han sos­te­ni­do la ban­de­ra de nues­tro ci­clis­mo en los tiem­pos de pe­nu­ria que he­mos atra­ve­sa­do. El con­jun­to vas­co ha pro­ta­go­ni­za­do un es­treno con éxi­to ro­tun­do. El apo­teó­si­co triun­fo de Ós­car Ro­drí­guez en La Cam­pe­ro­na, la co­mu­nión con su afi­ción en las eta­pas del nor­te, la im­pe­ca­ble ima­gen ofre­ci­da... son la con­se­cuen­cia ló­gi­ca del so­ber­bio tra­ba­jo que es­tán lle­van­do a ca­bo los de Jon Odrio­zo­la. Zo­rio­nak pa­ra los in­te­gran­tes de la for­ma­ción del pre­cio­so mai­llot ver­de. Bur­gos-BH ha fir­ma­do un de­but más te­rre­nal, pe­ro no por ello me­nos digno. To­rres, Cu­be­ro, Ez­que­rra, Bol -lás­ti­ma la opor­tu­ni­dad que se le es­ca­pó en Llei­da- y así sus ocho hom­bres se han ba­ti­do el co­bre en las es­ca­pa­das. Un re­cuer­do es­pe­cial pa­ra Jor­di Si­món, que con­clu­yó en la UCI del Hos­pi­tal de Cru­ces la ca­rre­ra con la que lle­va­ba so­ñan­do una dé­ca­da.

Gol­pe de gra­cia. Si­mon Ya­tes se sa­cu­dió en Na­tur­lan­dia el siem­pre ago­bian­te rol de­fen­si­vo con un ines­pe­ra­do ata­que a diez ki­ló­me­tros de la ci­ma que des­co­lo­có a sus ri­va­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.