LU­KAS PÖSTLBERGER

El sim­pá­ti­co aus­tria­co del Bo­raHans­grohe vi­si­ta el Úl­ti­mo ki­ló­me­tro. Por Fran Re­yes.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Re­yes Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

NO SE­RÍA CI­CLIS­TA SI HU­BIE­RA NA­CI­DO EN UNA CIU­DAD GRAN­DE.

Me ha­bría asus­ta­do con el trá­fi­co y abu­rri­do con to­dos los se­má­fo­ros que hay que atra­ve­sar pa­ra lle­gar a ca­rre­te­ra abier­ta. Tu­ve suer­te de criar­me en Vöc­kla­bruck, un pue­blo de unos 8.000 ha­bi­tan­tes al pie de los Al­pes, y en el que no su­ce­de na­da es­pe­cial. Aho­ra vi­vo en Roit­ham, un pue­blo más pe­que­ño en el cual en­con­tré una ca­sa que me en­can­tó.

SIEM­PRE HE PRE­FE­RI­DO PE­DA­LEAR A AN­DAR.

Re­cuer­do ir a pa­sear o ha­cer re­ca­dos con mis abue­los de pe­que­ño y lle­var­me la bi­ci­cle­ta. Lue­go, con 11 años, me ins­cri­bí a una ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar de moun­tain bi­ke. Era po­ca co­sa, cua­tro ho­ras por se­ma­na pa­ra en­tre­nar y ha­cer téc­ni­ca; su­fi­cien­te pa­ra en­gan­char­me. Con 13 me apun­té al club ci­clis­ta del pue­blo de al la­do e hi­ce mi pri­me­ra tem­po­ra­da com­pi­tien­do: una do­ce­na de ca­rre­ras que dis­fru­té mu­chí­si­mo.

EN REALI­DAD, SOY CAR­PIN­TE­RO.

Cuan­do aca­bé la edu­ca­ción obli­ga­to­ria qui­se apren­der ese ofi­cio por­que me gus­ta tra­ba­jar con las ma­nos y cons­truir co­sas úti­les y de ca­li­dad. Com­pa­gi­nar­lo con la bici era du­ro. Du­ran­te tres años es­tu­ve cu­rran­do 40 o 50 ho­ras por se­ma­na y de­di­can­do unas 30 a la bi­ci­cle­ta en­tre en­tre­na­mien­to, com­pe­ti­ción... Era mu­cha te­la: no se­ría ca­paz de ha­cer ese es­fuer­zo hoy en día. Fue una bue­na de­ci­sión; mi ca­rre­ra ci­clis­ta se pue­de ter­mi­nar en cual­quier mo­men­to y, cuan­do eso lle­gue, ten­dré un tra­ba­jo que desem­pe­ñar en el só­tano de mi ca­sa.

EL CI­CLIS­MO AUS­TRÍA­CO VI­VE UN MO­MEN­TO DUL­CE.

A ni­vel World Tour, en Bo­ra es­ta­mos un buen gru­po de ta­len­tos del país y Mi­chael Gogl en Trek-Se­ga­fre­do. A ni­vel do­més­ti­co, hay seis equi­pos Con­ti­nen­ta­les que ofre­cen la opor­tu­ni­dad a los jó­ve­nes y to­dos pue­den dispu­tar la Vuel­ta a Aus­tria, la gran ca­rre­ra na­cio­nal. El Mun­dial de Inns­bruck va a ser im­por­tan­te pa­ra dar un em­pu­jón más a la po­pu­la­ri­dad de es­te de­por­te en nues­tro país.

LA MA­GLIA RO­SA ME CAM­BIÓ LA VI­DA.

Pa­sé a re­ci­bir mu­chí­si­ma más aten­ción por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, lo cual ha si­do bueno pa­ra que to­do Aus­tria se fi­je más en el ci­clis­mo. En el pe­lo­tón co­men­cé a sen­tir­me más res­pe­ta­do por­que quien ha co­rri­do una gran vuel­ta sa­be lo di­fí­cil que es ata­car en el úl­ti­mo ki­ló­me­tro de la pri­me­ra eta­pa del Gi­ro y lle­gar es­ca­pa­do a me­ta. Lo más im­por­tan­te, a tí­tu­lo per­so­nal, es que me in­fun­dió con­fian­za en lo que es­ta­ba ha­cien­do, en quién soy y en quién quie­ro ser.

EL TOUR DE FRAN­CIA MO­LA.

To­do el mun­do me de­cía que era muy es­tre­san­te y tal, pe­ro pro­cu­ré ais­lar­me de los co­men­ta­rios y acu­dir sin pre­jui­cios por­que era un sue­ño de in­fan­cia y que­ría dis­fru­tar­lo. Fue lo me­jor que pu­de ha­cer, y te di­ría que aún no soy cons­cien­te de qué ha sig­ni­fi­ca­do par­ti­ci­par y ser com­pe­ti­ti­vo has­ta la úl­ti­ma se­ma­na en él... Sí te pue­do con­tar que la pri­me­ra se­ma­na fue, efec­ti­va­men­te, la más es­tre­san­te de to­da mi vi­da de­por­ti­va por la pre­sión que re­ci­bía del en­torno, del equi­po y de mí mis­mo. Ca­da día de­bía­mos es­tar en ca­be­za del pe­lo­tón a 50 ki­ló­me­tros de me­ta si que­ría­mos te­ner op­cio­nes de vic­to­ria en el sprint. En la úl­ti­ma se­ma­na, en cam­bio, ha­bían ba­ja­do las re­vo­lu­cio­nes y po­día­mos bro­mear a co­la del pe­lo­tón has­ta que fal­ta­ban 20 km.

CO­RRER CON PETER SA­GAN ES UN PLA­CER.

Cuan­do lle­gó al equi­po nos cos­tó ca­si me­dio año adap­tar­nos a afron­tar las ca­rre­ras tra­ba­jan­do pa­ra el cam­peón del mun­do: de re­pen­te te­nía­mos mu­cha más res­pon­sa­bi­li­dad. Aho­ra en­ca­ja­mos me­jor en ese pa­pel. A ve­ces fa­lla­mos por­que es­to no son ma­te­má­ti­cas, pe­ro con­fia­mos mu­cho en él y sa­be­mos que, el día que quie­re ga­nar, tie­ne un 80% de op­cio­nes de con­se­guir­lo con in­de­pen­den­cia del per­fil de la eta­pa. Ade­más es un tío ver­da­de­ra­men­te ma­jo. Le gus­ta aten­der a to­dos los afi­cio­na­dos; a ve­ces le me­te­mos pri­sa por­que te­ne­mos que ir­nos a la sa­li­da o al ho­tel y él nos di­ce que es­pe­re­mos por­que no quie­re que na­die se que­de sin el au­tó­gra­fo o la fo­to que bus­ca. Sa­be que tie­ne un co­me­ti­do es­pe­cial en el ci­clis­mo, que es su es­tre­lla y su me­jor em­ba­ja­dor, y lo asu­me por­que quie­re que es­te de­por­te crez­ca.

PAT­XI VI­LA ES UN CE­RE­BRO.

Ha co­no­ci­do es­te de­por­te des­de to­dos los pun­tos de vis­ta y gra­cias a eso lo com­pren­de a la per­fec­ción. Des­de que vino a es­te equi­po ha ido su­bien­do la ca­li­dad de lo que ha­ce­mos. Le res­pe­to, en es­pe­cial, por su ca­pa­ci­dad tác­ti­ca: cal­cu­la has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle des­de el co­che y nos lo trans­mi­te cla­ra­men­te. Eso es jus­to lo que ne­ce­si­ta un ci­clis­ta: sa­ber que el di­rec­tor tie­ne to­do ba­jo con­trol y es ca­paz de ofre­cer so­lu­cio­nes pa­ra cual­quier si­tua­ción de ca­rre­ra.

HA­GO VÍ­DEOS PA­RA FA­CE­BOOK.

Co­men­cé crean­do un gru­po de What­sApp con mi fa­mi­lia y ami­gos pa­ra con­tar­les con fo­tos y ví­deos có­mo me iba en las ca­rre­ras. Es­to em­pe­cé a com­par­tir­lo con el pe­rio­dis­ta que me ayu­da con mis re­des so­cia­les y, pa­ra el Tour de Fran­cia, de­ci­di­mos ha­cer jun­to a mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción Gre­gor Mühl­ber­ger una se­rie de ví­deos dia­rios pa­ra Fa­ce­book que lla­ma­mos 'Aus­tria Gang'. Ha si­do muy di­ver­ti­do y nos ha ayu­da­do a reír­nos du­ran­te to­do el Tour.

LA DI­VI­SIÓN EN LA QUE CO­RRE TU EQUI­PO IM­POR­TA.

Los World Tour re­ci­bi­mos mu­cho más res­pe­to que los Pro­fe­sio­na­les en el pe­lo­tón. Si vas avan­zan­do con Sa­gan a rue­da, te abren pa­so; si lle­vas a Scott Th­wai­tes, te me­ten ma­ni­llar sin com­pa­sión. Es par­te del jue­go, su­pon­go. Pro­cu­ro tra­tar con res­pe­to a los ci­clis­tas de equi­pos pe­que­ños pe­ro, en el ca­lor de la com­pe­ti­ción, a ve­ces es par­te de mi tra­ba­jo cor­tar­les el pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.