VUEL­TA A ES­PA­ÑA NO DE­JES DE DAR­NOS

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Por Luis Pa­sa­mon­tes

Nun­ca de­frau­da, siem­pre tie­ne al­go pa­ra en­gan­char­nos. He­mos te­ni­do eta­pas pa­ra to­dos los gus­tos, na­die se pue­de que­jar. Per­so­nal­men­te si­go sien­do más de puer­tos nor­ma­les que de pa­re­des en las que se va más rá­pi­do an­dan­do que en bi­ci­cle­ta. Creo más en los pri­me­ros, es más fá­cil mo­ver­se, ba­jar un dien­te e in­ten­tar dis­tan­ciar a tus ri­va­les. Aun así, re­co­noz­co que el es­pec­tácu­lo que ge­ne­ran fi­na­les co­mo Les Prae­res es al­tí­si­mo. En es­tos puer­tos he­mos vis­to a un Val­ver­de que no es que vi­va una se­gun­da ju­ven­tud, el Ba­la no ha de­ja­do de dis­fru­tar pe­se a los años que lle­va pe­da­lean­do al má­xi­mo ni­vel; esa la cla­ve. He te­ni­do la for­tu­na de co­rrer a su la­do. Lo hi­ce co­mo ri­val y des­pués me con­ver­tí en su gre­ga­rio. No me sor­pren­de lo que ha­ce. Ni ver­le sa­car el cór­ner -ce­rran­do hue­cos en La­gos de Co­va­don­ga- ni có­mo lo re­ma­ta -lle­gan­do cuar­to a la me­ta-. Nos si­gue ilu­sio­nan­do su for­ma de pe­da­lear, sen­ci­llez, ac­ti­tud y hu­mil­dad. Ale­jan­dro se trans­for­ma en es­ta ca­rre­ra, la de ca­sa. Son va­lo­res que no tie­nen que ver con la edad, van con la per­so­na y son eter­nos. Un es­ca­pa­ra­te pa­ra mos­trar lo que te­ne­mos y des­ta­par lo que vie­ne. En­ric Mas, el ma­llor­quín, lle­gó a la Vuel­ta con mo­chi­la. No la que lle­va co­mo equi­pa­je de mano; una mo­chi­la que le ce­dió Con­ta­dor: "Aquí te­ne­mos par­te del fu­tu­ro es­pa­ñol", co­men­tó el de Pin­to en televisión en la Vuel­ta de 2017. Pe­ro a él le gus­ta es­tar ba­jo pre­sión, lo ha re­co­no­ci­do. Es una vir­tud que só­lo po­seen los gran­des lí­de­res, ca­pa­ces de con­cen­trar­se y eva­dir­se de to­do en momentos de enor­me ten­sión. No sa­be­mos de qué se­rá ca­paz en el fu­tu­ro, aun­que ya nos va dan­do pis­tas. Iván Gar­cía Cor­ti­na si­gue cre­cien­do y no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do en ca­rre­ra por sus es­ca­pa­das y sprints, pe­ro tam­bién por sus ca­ba­lli­tos cuan­do la ca­rre­te­ra se em­pi­na­ba. En la Vuel­ta ocu­rren co­sas que no pa­san ni en el Gi­ro ni en el Tour. Se co­rre de otra for­ma y las opor­tu­ni­da­des apa­re­cen pa­ra to­dos. Ós­car Ro­drí­guez vo­ló so­bre las exi­gen­tes ram­pas de La Cam­pe­ro­na. Eus­ka­di-Mu­rias anun­ció días des­pués la con­ti­nui­dad del equi­po. Qué im­por­tan­te es la pre­sen­cia de equi­pos es­pa­ño­les con­ti­nen­ta­les pro­fe­sio­na­les. La Vuel­ta es la he­rra­mien­ta per­fec­ta pa­ra que sus spon­sors ob­ser­ven la ren­ta­bi­li­dad que ge­ne­ra es­te de­por­te. Bur­gos-BH y Ca­ja Ru­ra­lSe­gu­ros RGA no han fa­lla­do. Su pre­sen­cia en las es­ca­pa­das ani­mó la prue­ba e in­vi­ta a se­guir so­ñan­do. Los sue­ños a ve­ces se ha­cen reali­dad, ¿ver­dad Ós­car? El pú­bli­co, res­pe­tuo­so; qué or­gu­llo­so es­toy de es­to. He­mos da­do una ima­gen de 10 al mun­do. Res­pe­tuo­sos tam­bién los lí­de­res que, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, no han lle­ga­do en su me­jor mo­men­to a la ca­rre­ra pe­ro la han res­pe­ta­do y hon­ra­do. Urán, Sa­gan, Ni­ba­li... to­dos su­man­do. Mi­chael Woods ga­nó en el Bal­cón de Biz­kaia por su fa­mi­lia, por el be­bé que per­die­ron él y su mu­jer, con lá­gri­mas en los ojos. To­do es­to nos da La Vuel­ta. ¿Os pa­re­ce po­co pa­ra que­rer­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.