De los erro­res... se ga­na

Con el ata­que co­mo me­jor de­fen­sa, el bri­tá­ni­co del Mit­chel­ton-Scott con­quis­tó La Vuel­ta gra­cias a las lec­cio­nes apren­di­das en el Gi­ro. Sin fla­que­zas, só­li­do y se­ñor de la ro­ja, no en­con­tró ri­val fren­te a un Val­ver­de que su­cum­bió con gran­de­za; En­ric Mas, m

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Des­de Má­la­ga has­ta Ma­drid Ainara Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

Si­mon Ya­tes pe­da­lea y a la vez tie­ne mie­do. Es inevi­ta­ble. In­he­ren­te a su con­di­ción de ser hu­mano y ci­clis­ta que lle­va la de­rro­ta aún es­cri­ta en el ros­tro. To­da­vía le due­le, es­cue­ce esa he­ri­da in­ter­na y pro­fun­da, que san­gra a bor­bo­to­nes des­de lo más hon­do de su co­ra­zón. Pe­da­lea y tie­ne mie­do por­que re­cuer­da el Co­lle de­lle Fi­nes­tre, a tres días de ter­mi­nar el Gi­ro de Ita­lia, en aque­lla gue­rra que le ga­nó el no pue­do al quie­ro y su­cum­bió fren­te al tre­men­do Froo­me y su ex­hi­bi­ción. Con ese te­mor lle­va co­rrien­do to­da La Vuel­ta. Es­pe­ran­do, ca­si en si­len­cio, aga­za­pa­do el se­cre­to pe­ro la­ten­te en to­do el pe­lo­tón, que en cual­quier mo­men­to un des­ca­la­bro le des­ti­ña el mai­llot ro­jo. Pa­ra an­ti­ci­par­se a una he­ca­tom­be que te­me sea cues­tión de ho­ras, días, eta­pas que lle­gue, Si­mon de­ci­de an­ti­ci­par­se. Y de ese mie­do re­na­ce de sus ce­ni­zas y se con­vier­te en cam­peón, el ci­clis­ta que ata­ca pa­ra ga­nar la ca­rre­ra a lo gran­de. Sien­do lí­der y to­man­do la vía de la em­bes­ti­da co­mo úni­co ca­mino ha­cia la vic­to­ria. Es cues­tión men­tal. Ne­ce­si­ta ha­cer­lo, to­da esa ofen­si­va pa­ra sen­tir­se vi­vo y ga­na­dor. Pa­ra sen­tir que na­die se la va a qui­tar es­ta vez. Na­die pu­do ha­cer­lo.

LA CRONO, PUN­TO DE IN­FLE­XIÓN

Pe­ro pue­de evi­tar Ya­tes sen­tir ese pánico a la de­rro­ta, a re­vi­vir vie­jos fan­tas­mas aún en­quis­ta­dos, y sin sa­ber­lo, ca­si sin que­rer­lo, ya es­tá ac­tuan­do co­mo un cam­peón. Lo ha­ce en los La­gos de Co­va­don­ga. Allí em­pie­za dan­do una mues­tra, una pis­ta de lo que se­rá su éxi­to fi­nal mu­cho más le­jos, en An­do­rra, cuan­do de­ci­de abrir la ofen­si­va a ba­se de ata­ques lle­van­do a sus es­pal­das La Ro­ja. Allí na­die le vio ga­na­dor ni ca­si fa­vo­ri­to. Ca­si igual que en To­rre­la­ve­ga, cuan­do aguan­tó los en­vi­tes y no ce­dió un ápi­ce fren­te a Val­ver­de, al que to­dos co­lo­ca­ban lí­der an­tes de re­co­rrer los 32 ki­ló­me­tros de con­tra­rre­loj. Y qui­zá el pro­ble­ma fue ese, in­fra­va­lo­rar­lo. Creer que cual­quier día se per­de­ría, pen­sar que era en sí una ven­ta­ja que él lle­va­se el li­de­ra­to por el pe­so, la pre­sión y el tiem­po per­di­do ca­da día tras las eta­pas y no. Aguan­tó, em­bis­tió, mor­dió. Ga­nó. Y qui­zás la di­fe­ren­cia es esa. Que na­da ha cam­bia­do pe­ro to­do es dis­tin­to. Es­te no es el Si­mon que alo­ca­do pe­da­lea por Ita­lia ca­zan­do en plan fes­ti­va­le­ro to­das las eta­pas que pue­de y se le an­to­jan. Es­te es un Ya­tes cons­cien­te de su for­ta­le­za y pru­den­te con la de­rro­ta. La fle­ma

bri­tá­ni­ca. Pier­nas y ca­be­za, esa que no se em­bru­te­ce cuan­do Mi­guel Án­gel Ló­pez y En­ric Mas des­pe­gan en bus­ca del triun­fo de eta­pa en el úl­ti­mo puer­to de La Vuel­ta. Es­te es un Ya­tes que se cal­ma, que pien­sa en to­do el tiem­po que lle­va ga­na­do y en la po­ca ne­ce­si­dad de se­guir­los que tie­ne. Es un Ya­tes que sa­be que la glo­ria que a él le es­pe­ra va más allá de An­do­rra, pues des­de La Ga­lli­na ya pue­de ver Ma­drid. Lo que sí de­jó esa Ga­lli­na fue­ron hue­vos de oro. Los de En­ric Mas, su va­len­tía, su tre­men­da con­tra­rre­loj en To­rre­la­ve­ga, su des­ca­ro en el Mon­te Oiz y el te­so­ro que son sus pier­nas en la úl­ti­ma eta­pa mon­ta­ño­sa, la más es­pe­ra­da, la más be­lla só­lo po­día ser pa­ra un ci­clis­ta vi­bran­te co­mo él. La inex­pe­rien­cia y los 23 años los pa­gó un día an­tes, cuan­do en pleno ata­que de Si­mon Ya­tes, a 10 ki­ló­me­tros de me­ta en La Ra­bas­sa, se con­fió y es­pe­ró que Mo­vis­tar, muer­tos, y As­ta­na, des­apa­re­ci­dos, ce­rra­sen el hue­co. Na­die hi­zo na­da y el ma­llor­quín tu­vo que dor­mir con la ra­bia, ca­len­tan­do la lum­bre pa­ra las lla­ma­ra­das del día si­guien­te.

GRAN­DIO­SO VAL­VER­DE

Allí, en La Ra­bas­sa, Val­ver­de di­jo bas­ta. Has­ta aquí. Pe­ro has­ta en la de­rro­ta, el mur­ciano se mos­tró im­pe­rial. Mo­vis­tar Team qui­so ir a por La Vuel­ta en la an­te­pe­núl­ti­ma eta­pa, pe­ro era tar­de. Aca­ba­ron ca­yen­do en su pro­pia tram­pa. Aho­ga­ron al pe­lo­tón con un rit­mo en­dia­bla­do que ter­mi­nó por hun­dir a su lí­der. Días an­tes, la du­da del li­de­raz­go se ha­bía des­pe­ja­do al fin. El Mon­te Oiz, el de la per­fec­ta co­mu­nión en­tre la apa­sio­na­da afi­ción vas­ca y los ci­clis­tas, ni un to­que, ni un so­lo em­pu­jón, só­lo gri­tos de áni­mo y fer­vor, Nai­ro Quin­ta­na

cer­ti­fi­có lo evi­den­te, que es­ta Vuel­ta no era pa­ra él. A tra­ba­jar. Pe­ro el co­lom­biano ha si­do cam­peón des­de que na­ció. Lo lle­va en sus ge­nes. Lo se­gui­rá sien­do. No tie­ne ofi­cio de gre­ga­rio y cla­ro, eso le cos­tó. En las eta­pas an­do­rra­nas ti­ró de Val­ver­de sin des­fon­dar­se. Con su ayu­da o sin ella, Ale­jan­dro aca­bó por re­ven­tar, su­cum­bió co­mo lo ha­cen los cam­peo­nes de su al­tu­ra. Con gran­de­za. Dos vic­to­rias de eta­pa, en el Ca­mi­ni­to del Rey y Al­ma­dén fren­te a Peter Sa­gan, y en la lu­cha por La Vuel­ta has­ta las dos úl­ti­mas jor­na­das. Y to­do con 38 años. Eterno.

NO GA­NÓ DE GRA­TIS

No pu­do Val­ver­de con Si­mon Ya­tes. Pa­lo. Por­que el mur­ciano y to­do el Mo­vis­tar Team lle­ga­ron a creer que era po­si­ble. Por eso el ca­breo de Luin­tra, cuan­do los hom­bres de Eu­se­bio Un­zué se vie­ron obli­ga­dos a to­mar las rien­das del pe­lo­tón en to­da la úl­ti­ma par­te de la ca­rre­ra y al lle­gar a me­ta, ex­plo­ta­ron. ª ¿Cuán­do ha­béis vis­to vo­so­tros que el Mit­chel­ton ti­re al­gu­na vez? Les gus­ta ir de gra­ti­sº , bra­mó Val­ver­de. ª No­so­tros te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­da­des, así co­mo a otros les da igual. No­so­tros que­re­mos tra­ba­ja­rº , si­guió Quin­ta­na. ª Mis chi­cos es­tán can­sa­dos y no po­de­mos con­tro­lar la ca­rre­ra to­do el tiem­po, ellos tie­nen a los dos me­jo­res co­rre­do­res y al me­jor equi­poº , se de­fen­dió el lí­der. Es­ta vez sin ata­ques. Esos los de­jó pa­ra la ca­rre­te­ra y no tar­dó en mos­trar­los. Ga­nó en Les Prae­res con un ma­no­ta­zo en­ci­ma de la me­sa que re­cor­dó a pro­pios y ex­tra­ños quién

man­da­ba ahí, y un día des­pués cer­ti­fi­có su for­ta­le­za en los La­gos. To­do cam­bió tras el se­gun­do día de des­can­so, cuan­do to­dos da­ban por he­cho La Ro­ja de Val­ver­de y el bri­tá­ni­co les res­pon­dió otra vez co­mo de­bía: aguan­tan­do la pren­da. Pe­ro él se­guía pe­da­lean­do con mie­do. ª Sé lo que es per­der el li­de­ra­to en el úl­ti­mo mo­men­toº. Aún le do­lía. Pe­ro es­ta vez no iba a per­mi­tir que le vol­vie­ra a su­ce­der. Pe­ro se­ría in­jus­to de­cir que La Vuel­ta fue só­lo eso, el mano a mano vi­bran­te de Ya­tes con­tra Mo­vis­tar Team, el es­plen­do­ro­so fu­tu­ro de En­ric Mas y su es­pec­ta­cu­lar vic­to­ria en La Ga­lli­na. No. La Vuel­ta fue­ron tam­bién los ner­vios de Mi­guel Án­gel Ló­pez, su am­bi­ción sin lí­mi­tes, su es­ca­so pre­mio pa­ra tan­to ata­que y tan­to es­pec­tácu­lo. Ci­clis­tas co­mo él pi­de a gri­tos el pe­lo­tón, hom­bres que por sí so­los atraen. No se can­só el del As­ta­na de ju­gar a ata­car una y otra vez al tiem­po que la ca­rre­te­ra se po­nía cues­ta arri­ba. Me­re­ció más. Y La Vuel­ta le es­pe­ra pa­ra dár­se­lo. La ron­da española fue tam­bién el ro­jo ilu­sio­nan­te de Je­sús He­rra­da, un Don Qui­jo­te en­ci­ma de la bi­ci­cle­ta con ca­be­za de San­cho Pan­za, hom­bre tran­qui­lo, li­be­ra­do y se­dien­to de vic­to­rias y glo­ria. Dos días de lí­der dis­fru­tó el ci­clis­ta de Mota del Cuer­vo has­ta que su fuer­te res­fria­do no pu­do aguan­tar más en Les Prae­res. Sí. Fue pre­cio­so mien­tras du­ró. La Vuel­ta fue la emo­ción de ver a un equi­po vas­co de nue­vo en una gran­de, el lu­gar que les co­rres­pon­de, por­que el ci­clis­mo no se pue­de en­ten­der sin

Eus­ka­di, ni Eus­ka­di se pue­de en­ten­der sin ci­clis­mo. En Oiz re­so­na­rán du­ran­te un tiem­po los ecos, el fer­vor y el ca­ri­ño de la apa­sio­na­da afi­ción vas­ca que lo de­mues­tra. La Vuel­ta fue lo his­tó­ri­co de que ese valiente Eus­ka­di-Mu­rias ga­na­se una eta­pa. Ós­car Ro­drí­guez ma­te­ria­li­zó el sue­ño en La Cam­pe­ro­na, pe­ro cual­quie­ra de los ocho de Jon Odrio­zo­la po­drían ha­ber­lo con­se­gui­do, vien­do su co­ra­je du­ran­te to­da la ca­rre­ra. El as­fal­to só­lo les dio lo que me­re­cían.

ADIÓS DE AN­TÓN

La Vuel­ta es la des­pe­di­da emo­ti­va de Igor An­tón, el que pu­do ser y nun­ca fue. El que tan­tas tar­des de fies­ta y de­silu­sión ha re­ga­la­do con su te­són y ale­gría. Po­cos co­mo él han tras­mi­ti­do tan­ta pa­sión y ca­ri­ño por es­te de­por­te que to­do le ha da­do y tan­to le ha qui­ta­do. El ci­clis­mo y es­ta ca­rre­ra le de­ben más de una. Suer­te y bue­na vi­da, ami­go. La Vuel­ta fue la ca­be­zo­ne­ría de Luis Án­gel Ma­té, que na­da pu­do ha­cer fren­te a la bron­qui­tis que se adue­ñó de su cuer­po y lo de­jó he­cho es­com­bro. Lí­der des­de la se­gun­da eta­pa de la cla­si­fi­ca­ción de la mon­ta­ña has­ta el Bal­cón de Biz­kaia, so­bre­vi­vió, des­oyen­do los con­se­jos de sus mé­di­cos que le su­pli­ca­ban que se re­ti­ra­ra. No pue­de el

Lin­ce. Eso ja­más, pen­só. Y lle­gó, cla­ro que lo hi­zo, has­ta Ma­drid. Una más. Y las que que­dan. Eso sí que es amor al ci­clis­mo. La Vuel­ta fue el sus­to de Jor­di Si­món, sus cin­co cos­ti­llas ro­tas, el hú­me­ro y las dos es­cá­pu­las par­ti­das. Re­cu­pe­ra pron­to, pues el pe­lo­tón es­pe­ra. La Vuel­ta fue­ron las lá­gri­mas de Mi­chael Woods por Hun­ter, su hi­jo per­di­do a las 37 se­ma­nas de ges­ta­ción, esa tris­te­za vi­vi­da en si­len­cio, pe­da­lea­da en se­cre­to has­ta que tre­pan­do por el Bal­cón de Biz­kaia su di­rec­tor Juan­ma Gá­ra­te no es­ca­ti­ma en gri­tos pa­ra re­cor­dar­le que de­be ha­cer­lo por su fa­mi­lia y lo ha­ce. Ga­na, llo­ra, emo­cio­na.

EL SE­LLO DE EN­RIC

La Vuel­ta fue­ron las dos vic­to­rias de Ben King, la má­qui­na de pre­ci­sión con­tra el crono de Rohan Den­nis, la de­li­cia de los sprints per­fec­tos de Elia Viviani y la im­pli­ca­ción de Peter Sa­gan, que con la idea de vol­ver­se a ca­sa en el pri­mer día de des­can­so aca­bó lle­gan­do a Ma­drid, so­por­tan­do in­clu­so que un abue­lo le ven­cie­se a ba­se de cla­se y por­ten­to. Un se­ñor de 38 años que ya ga­na­ba ca­rre­ras cuan­do él era un cha­va­lín, de nom­bre Ale­jan­dro Val­ver­de. ¿Quién si no? La Vuel­ta, cla­ro, fue, es y se­rá por­que ya le es­pe­ra im­pa­cien­te, En­ric Mas, por­que se­rá lo que él quie­ra ser. Vino pa­ra ver has­ta dón­de era ca­paz de lle­gar y las tres se­ma­nas le pu­sie­ron en el se­gun­do ca­jón del po­dio con la fiel pro­me­sa re­vo­lo­tean­do por el vien­to de que le que­da mu­cho más por ver. Mu­cho por ha­cer. To­do lo que él quie­ra por ga­nar.

Ro­ja con di­na­mi­ta.Mi­chal Kwiat­kows­ki ce­dió an­te Val­ver­de en Ca­mi­ni­to del Rey. En Inns­bruck el po­la­co se­rá muy pe­li­gro­so.

Sin des­pei­nar­se. El aus­tra­liano Rohan Den­nis se mos­tró im­ba­ti­ble en la lu­cha con­tra el re­loj y fue el pri­mer lí­der.

La mar­ca de Ga­llo­pin.El fran­cés del Ag2r se im­pu­so en Po­zo Al­cón y no des­co­nec­tó en la ge­ne­ral pa­ra fi­na­li­zar un­dé­ci­mo.Vue­lo le­jano. Fal­tan­do ocho ki­ló­me­tros pa­ra la ci­ma de los La­gos,Su­per­mán Ló­pez de­ci­dió que era el mo­men­to de des­pe­gar.Ri­go Urán, a me­dioca­mino. El co­lom­biano de Edu­ca­tion First, sép­ti­mo, fir­mó una ca­rre­ra se­ria, pe­ro con es­ca­so lu­ci­mien­to.Ni­ba­li, des­co­no­ci­do.El cam­peón ita­liano se me­tió en es­ca­ra­mu­zas, pe­ro nun­ca es­tu­vo en dis­po­si­ción de po­der ano­tar­se una eta­pa.

Tie­ne un don. Ni a me­dio gas, ni la fa­ti­ga del Tour: Ale­jan­dro Val­ver­de (Mo­vis­tar Team) ya ha­bía mo­ja­do el se­gun­do día.

Ben­di­to des­ca­ro. Me­jor jo­ven, se­gun­do en la ge­ne­ral fi­nal y ga­na­dor de la eta­pa rei­na con 23 años. ¿Qué Mas se le pue­de pe­dir al de Ar­tà?Mu­cha ra­za. De la que ha­ce ga­la el do­ble triun­fa­dor Thi­baut Pi­not en cuan­to se li­bra de su peor enemi­go: la pre­sión.Luchadores sinpre­mio. De la Cruz, Maj­ka, Mo­lle­ma, Teuns, Za­ka­rin... se va­cia­ron sin ob­te­ner el éxi­to que bus­ca­ban.

Emo­cio­na­do. Ales­san­dro De Mar­chi (BMC) rom­pió en Luin­tra una lar­ga se­quía de vic­to­rias en una jor­na­da du­rí­si­ma de pu­ra su­per­vi­ven­cia.Es­cu­do fa­mi­liar.Adam Ya­tes apa­re­ció ple­tó­ri­co en el mo­men­to pre­ci­so pa­ra fa­ci­li­tar­le la vi­da a Si­mon en An­do­rra.No sa­le del ba­che.Nai­ro Quin­ta­na par­tía co­mo prin­ci­pal fa­vo­ri­to y aca­bó tra­ba­jan­do pa­ra un Val­ver­de su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.