Tres de cua­tro

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Ainara Her­nan­do Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

Ha­cía seis años que Elia Viviani no co­rría La Vuel­ta y, en su re­gre­so, el ita­liano del Quic­kS­tep te­nía una mi­sión: ga­nar to­das las eta­pas que aca­ba­sen al sprint pa­ra su­mar el ma­yor nú­me­ro de vic­to­rias po­si­ble y convertirse en el hom­bre más lau­rea­do de la tem­po­ra­da. Del Gi­ro sa­lió con cua­tro eta­pas y en Má­la­ga, des­pués de una pri­ma­ve­ra y un ve­rano es­plén­di­dos, se plan­tó con quin­ce. Cuan­do vio que Ale­jan­dro Val­ver­de con­se­guía el triun­fo en el Ca­mi­ni­to del Rey y su­ma­ba así su duo­dé­ci­ma dia­na de la tem­po­ra­da, "me preo­cu­pé -con­fe­só-. Se me es­ta­ba acer­can­do". Ape­nas 24 ho­ras tar­dó en ama­rrar la pri­me­ra su­ya. "Ha si­do bo­ni­to res­pon­der­le", de­cla­ró des­pués. Viviani se im­pu­so en tres de los cua­tro sprints que tu­vo es­ta edi­ción. Só­lo fa­lló en uno, el de San Ja­vier que le arre­ba­tó Na­cer Bouhan­ni an­tes de des­apa­re­cer de la ca­rre­ra. Des­de aque­lla de­rro­ta has­ta su se­gun­do éxi­to, pa­sa­ron cua­tro eta­pas. Cua­tro días de tor­tu­ra pen­san­do y cues­tio­nán­do­se to­dos los erro­res que co­me­tie­ron. A Fer­mo­se­lle se pre­sen­ta­ron "con mu­cha ten­sión", re­co­no­ció Viviani. Más por sus com­pa­ñe­ros que por él. "Los chi­cos ha­bían co­me­ti­do fa­llos y te­nían gran pre­sión en­ci­ma". En Za­mo­ra dis­fru­tó del "me­jor tren que he te­ni­do nun­ca". Fue un triun­fo per­fec­to. "Por­que si no lle­go a ga­nar, hu­bie­ra si­do por fal­ta de pier­nas". No le fal­ta­ron. Ni allí ni pa­ra so­bre­vi­vir a una ca­rre­ra pla­ga­da de mon­ta­ñas y a la que tu­vo la va­len­tía de pre­sen­tar­se. "Sa­bía que ve­nir a La Vuel­ta era una elec­ción di­fí­cil por­que el re­co­rri­do es muy du­ro. Aquí el ver­da­de­ro mé­ri­to no es ga­nar los sprints sino pa­sar los puer­tos de­lan­te, pe­ro me he pre­pa­ra­do pa­ra ello". Y Elia, que cum­plió 29 pri­ma­ve­ras en fe­bre­ro, lo con­si­guió, in­clu­so so­bre­vi­vió a la in­cur­sión an­do­rra­na pa­ra desem­bo­car ma­jes­tuo­so en la úl­ti­ma vo­la­ta de Ma­drid. Tres de cua­tro. Por es­to se mar­chó del Team Sky, pa­ra bus­car ser la re­fe­ren­cia. "Aun­que, por mil y una ve­ces que me pre­gun­ten por ello, siem­pre di­ré lo mis­mo: no me arre­pien­to de na­da y me­nos de los tres años ma­ra­vi­llo­sos que pa­sé allí. Me han he­cho ser el ci­clis­ta que soy aho­ra. Apren­dí mu­cho y cam­bié co­mo co­rre­dor, pe­ro que­ría con­ver­tir­me en uno de los me­jo­res ve­lo­cis­tas en las gran­des vuel­tas". Con las cua­tro vic­to­rias del Gi­ro y las tres de La Vuel­ta se ha con­fir­ma­do que lo es. Le fal­ta asal­tar los sprints del Tour, don­de com­par­tir equi­po con Ga­vi­ria es el prin­ci­pal obs­tácu­lo. Ca­li­dad le so­bra. Ha lle­ga­do su mo­men­to, Viviani se ha he­cho ma­yor. "No sé si soy el más rá­pi­do del pe­lo­tón, pe­ro en es­ta Vuel­ta he da­do un gran pa­so pa­ra en­trar en el gru­po de los me­jo­res. 2018 ha si­do mi gran año. Só­lo es­pe­ro que lo que ven­ga sea pa­re­ci­do... o me­jor".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.