De­ta­lles

Ciclismo a Fondo - - LA GRAN PRUEBA -

Si al­go ca­rac­te­ri­za a es­ta O2 es la cui­da­dí­si­ma cons­truc­ción del cua­dro, per­fec­ta­men­te re­ma­ta­do con to­le­ran­cias mí­ni­mas. Un buen ejem­plo de ello es el sis­te­ma de ajus­te de la ti­ja de si­llín, que se rea­li­za me­dian­te una cu­ña que se aprie­ta des­de la unión de los tu­bos ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal, una so­lu­ción que en al­gu­nas mar­cas es un pun­to crí­ti­co que pro­vo­ca mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios. Sin em­bar­go, en es­ta Fac­tor la ti­ja se des­li­za por den­tro del cua­dro sin de­ma­sia­da hol­gu­ra, en un pun­to jus­to, y el aprie­te es más que su­fi­cien­te con 6 Nm pa­ra ase­gu­rar que el si­llín se que­da en su si­tio, aun­que cir­cu­les, co­mo en nues­tra prue­ba, por ca­rre­te­ras muy ba­chea­das. La aten­ción a los de­ta­lles se re­fle­ja tam­bién en otros ele­men­tos del cua­dro co­mo las pie­zas de alu­mi­nio don­de se ros­can los ejes pa­san­tes, in­te­gra­das per­fec­ta­men­te, o en los pro­pios ejes, que pe­san só­lo 56 g el par. Eso sí, echa­mos en fal­ta una so­lu­ción pa­ra no te­ner que lle­var siem­pre con no­so­tros una lla­ve allen de 6 mm pa­ra ros­car­los en ca­so de qui­tar la rue­da en un pin­cha­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.