Den­tro de MIPS

Ciclismo a Fondo - - USUARIO -

Pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano el sis­te­ma que ha in­tro­du­ci­do en sus nue­vos cas­cos, Bollé nos in­vi­tó a vi­si­tar el cuar­tel ge­ne­ral de MIPS en Es­to­col­mo, don­de pu­di­mos com­pro­bar los en­sa­yos que rea­li­zan so­bre los cas­cos. El em­brión de es­ta em­pre­sa es­tá en las in­ves­ti­ga­cio­nes que em­pren­de en 1996 Hans von Holst so­bre la re­la­ción de da­ños ce­re­bra­les y la cons­truc­ción de cas­cos. Des­de su fun­da­ción co­mo una star­tup, la em­pre­sa ha cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en socio de más de 60 fa­bri­can­tes de cas­cos y pro­veer de su sis­te­ma a más de tres­cien­tos mo­de­los. El sec­tor de cas­cos de bi­ci­cle­ta su­po­ne apro­xi­ma­da­men­te el 60% de sus in­gre­sos ac­tua­les. MIPS na­ce co­mo sis­te­ma de­bi­do a las in­ves­ti­ga­cio­nes men­cio­na­das so­bre da­ños ce­re­bra­les por im­pac­tos ro­ta­cio­na­les so­bre el ce­re­bro. Sim­pli­fi­can­do has­ta el ex­tre­mo, he­mos evo­lu­cio­na­do ca­mi­nan­do y co­rrien­do, con lo que el lí­qui­do ce­re­bral que pro­te­ge nues­tro ce­re­bro es­tá adap­ta­do a me­no­res ve­lo­ci­da­des de im­pac­to de las que po­de­mos al­can­zar en bi­ci­cle­ta. Por eso, un ma­yor desplazamiento de nues­tro ce­re­bro den­tro del crá­neo pue­de dar lu­gar a una le­sión, que no tie­ne por qué ma­ni­fes­tar­se in­me­dia­ta­men­te, sino que pue­de ha­cer­lo en el fu­tu­ro, crean­do por ejem­plo una de­men­cia. El MIPS imi­ta el desplazamiento del ce­re­bro den­tro del crá­neo, do­tan­do de esa pro­tec­ción ex­tra con un mo­vi­mien­to de 10-15 mm su­ple­men­ta­rios a los apro­xi­ma­da­men­te 10 mm que ya po­see­mos de for­ma na­tu­ral. Con es­to nos ase­gu­ran que nues­tro gra­do de pro­tec­ción es ma­yor an­te im­pac­tos tan­gen­cia­les que im­pli­can una ro­ta­ción, no an­te im­pac­tos li­nea­les, en los que la pro­tec­ción es la que úni­ca­men­te ofre­ce el res­to del cas­co. El ce­re­bro, se­gún MIPS, es de 7 a 10 ve­ces más sen­si­ble a im­pac­tos tan­gen­cia­les que a li­nea­les. Las prue­bas de cas­cos ci­clis­tas las ha­cen a ve­lo­ci­da­des de en­tre 6,5 y 7 m/s -en­tre 23 y 25 km/h-, ya que son las que es­ta­dís­ti­ca­men­te más se pro­du­cen. La em­pre­sa sue­ca co­la­bo­ra con las mar­cas en có­mo rea­li­zar la im­plan­ta­ción de su sis­te­ma de pro­tec­ción en los cas­cos, los prue­ban en su la­bo­ra­to­rio y una vez que su­pe­ran los es­tán­da­res mí­ni­mos de ca­li­dad les dan el vis­to bueno. En cuan­to a pe­so, los dos sis­te­mas que ac­tual­men­te tie­nen a dis­po­si­ción de to­das las mar­cas -ade­más hay sis­te­mas ex­clu­si­vos, co­mo el que Gi­ro ha desa­rro­lla­do pa­ra el Aet­her- aña­den un pe­so de unos 60-65 g en el ca­so de la tra­di­cio­nal lá­mi­na y de 20-25 g en el ca­so del 360º In­te­gra­ted. Los cas­cos no se prue­ban con ac­ce­so­rios, co­mo cá­ma­ras, lu­ces o las ga­fas de sol en su in­te­rior, y en el ca­so de los dos pri­me­ros cree­mos que pue­de su­po­ner una im­por­tan­te di­fe­ren­cia en ca­so de su­frir un gol­pe; si bien es­to no afec­ta al fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma MIPS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.