El rey de Inns­bruck

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - por @Lo­ren­zoCi­pres

Con el ries­go im­plí­ci­to que con lle­va mez­clar­le con cam­peo­nes con­so­li­da­dos de la ta­lla de Ale­jan­dro Val­ver­de o An­na Van de­rB­regg en, no es­ta­ría­mos muy des­en­ca­mi­na­dos otor­gan­do el tí­tu­lo ofi­cio so de me­jor co­rre­dor de es­te úl­ti­mo Mun­dial a Rem­co Eve­ne­poel. El bel­ga, ju­ve­nil de se­gun­do año y ya pa­ra el pró­xi­mo pro­fe­sio­nal con la es­truc­tu­ra del ac­tual Quic­kS­tep Floors, asom­bró al mun­do con sus dos tí­tu­los lo­gra­do sen sue­lo aus­tria­co. En la crono es­ta­ble­ció un ré­cord de di­fe­ren­cia res­pec­to al se­gun­do y dos días des­pués, en la ru­ta, se ex­hi­bió eli­mi­nan­do a rit­mo a to­dos sus ri­va­les tras re­cu­pe­rar dos mi­nu­tos per­di­dos en una caí­da. Se ago­ta­ron esos días los elo­gios y las com­pa­ra­cio­nes con otros cam­peo­nes pa­ra es­te ciclista de S chep­daal, hi­jo de un efí­me­ro pro­fe­sio­nal de ini­cios de la dé­ca­da de los no­ven­ta y al que mu­chos ya han que­ri­do im­po­ner el pe­li­gro­so es­tig­ma de nue­vo Eddy Merckx, al­go com­pli­ca­do de so­bre­lle­var pa­ra to­da pro­me­sa en ese país. Tea­mSky lla­mó a su puer­ta el pa­sa­do ve­rano y ade­lan­tó su pre­vi­si­ble sal­to a la má­xi­ma ca­te­go­ría pa­ra 2020. Con die­ci­ocho años de­bu­ta­rá en lo más al­to a la ima­gen de F ilip­po Poz­za­to y Ar­kaitz Du­rán, tam­bién ju­ve­ni­les es­tre­lla que ace­le­ra­ron con di­fe­ren­te for­tu­na su lle­ga­da al pro­fe­sio­na­lis­mo. Pe­ro la ma­gia de­por­ti­va de E ve­ne­poel no re­si­de só­lo en su po­ten­cial ola fac­tu­ra con­que lle­gan sus triun­fos, ca­si siem­pre es­ca­pa­do pre­ce­dien­do a sus per­se­gui­do­res con am­plí­si­mas di­fe­ren­cias. Más allá es­tá la his­to­ria de un atle­ta y es­tu­dian­te de Psi­co­lo­gía que en me­ses ha asi­mi­la­do el pa­so del fút­bol al ci­clis­mo con un éxi­to sin pre­ce­den­tes. In­te­gran­te des­de los cin­co años de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res de des­ta­ca­dos equi­pos co­mo An­der­lecht, PSV o KV Ma­li­nas, ve­ría có­mo su ni­vel y mo­ti­va­ción des­cen­dían has­ta el pun­to de ha­cer­le aban­do­nar el po­pu­lar de­por­te del ba­lón y bus­car le­jos de él nue­vas mo­ti­va­cio­nes. En abril del año pa­sa­do deb uta­ba en una ca­rre­ra ciclista y a los dos me­ses con­se­guía la pri­me­ra de sus sie­te vic­to­rias de 2017 -me­ses des­pués una de ellas se­ría la eta­pa rei­na de la Bizk ai­ko It­zu­lia-. La con­vo­ca­to­ria pa­ra el C am­peo­na­to del Mun­do de B er­gen iba a cul­mi­nar su lle­ga­da a es te de­por­te, pe­ro va­rias caí­das le apar­ta­ron de aca­bar la prue­ba y cul­mi­nar es­te dul­ce arran­que. Es­ta tem­po­ra­da la es­pir al ga­na­do­ra se ha ace­le­ra­do ex­po­nen­cial­men­te des­de fe­bre­ro, to­ta­li­zan­do otras vein­ti­cin­co dia­nas. Ade­más del do­ble­te mun­dia­lis­ta se ha ano­ta­do vuel­tas co­mo la Ca­rre­ra de la Paz o el Gi­ro de la Lu­ni­gia­na y nu­me­ro­sas prue­bas de un día, en tre ellas el Cam­peo­na­to de Bél­gi­ca y el de Eu­ro­pa. "Pu­se mi rit­mo y la ven­ta­ja cre­cía y cre­cía; ho­nes­ta­men­te no sé ex­pli­car­lo, es una lo­cu­ra". Así re­su­mía su tí­tu­lo con­ti­nen­tal tras una fu­ga de cien ki­ló­me­tros - la prue­ba cons­ta­ba de 118 km- y ca­si diez mi­nu­tos so­bre el se­gun­do. Qui­zá en esa su­pe­rio­ri­dad re­si­da el prin­ci­pal pro­ble­ma de una fi­gu­ra de­ma­sia­do per­fec­ta, al­go que es­tre­llas co­mo Tom Boo­nen ya han sa­bi­do ver. "No ha ne­ce­si­ta­do de tác­ti­ca al­gu­na sien­do tan su­per ior; has­ta aho­ra es co­mo si no hu­bie­se c orri­do na­da". Pe­se a los tr iun­fos y pa­ra­bie­nes de los úl­ti­mos me­ses, pa­re­ce cla­ro que al bueno de Rem­co le que­da t oda­vía mu­chí­si­mo por apren­der en el ci­clis­mo, y de­be­rá ser des­de ya mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.