ADELANTO EDI­TO­RIAL

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Un tro­ci­to de Mi Mun­do de Pe­ter Sa­gan.

Mi Mun­do, el li­bro del tres ve­ces cam­peón mun­dial, lle­ga a Es­pa­ña -tra­du­ci­do por Da­vid Ba­tre­sal mis­mo tiem­po que su lan­za­mien­to in­ter­na­cio­nal. Son 352 pá­gi­nas con 16 de fo­tos que po­déis ad­qui­rir por 23,90 € en www.li­bros­de­ru­ta.com o en li­bre­rías. Co­mo era de es­pe­rar en una fi­gu­ra tan ca­ris­má­ti­ca co­mo Pe­ter Sa­gan, no se tra­ta de una bio­gra­fía al uso y sí de un re­tra­to úni­co del es­lo­va­co que se en­ri­que­ce con sus per­so­na­lí­si­mas re­fle­xio­nes. A con­ti­nua­ción in­clui­mos un pe­que­ño ex­trac­to de una obra que per­mi­te des­cu­brir có­mo pien­sa el hom­bre que ha lu­ci­do el mai­llot ar­coí­ris du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos. IN­VIERNO 2015

Si en la lí­nea de sa­li­da de una ca­rre­ra hay cien ci­clis­tas, cuan­do ter­mi­ne te po­drán con­tar cien his­to­rias di­fe­ren­tes. La ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de ca­da uno de esos cien ci­clis­tas po­dría dar lu­gar a cien li­bros, to­dos úni­cos. To­do el mun­do es ex­cep­cio­nal, pe­ro na­die es es­pe­cial. Quie­ro co­men­zar mi his­to­ria di­cien­do es­to por­que me pa­re­ce muy im­por­tan­te que re­cor­de­mos que to­do el mun­do tie­ne una his­to­ria que con­tar. La mía no es más va­lio­sa que la de cual­quier otro, pe­ro sí di­fe­ren­te. De la mis­ma ma­ne­ra que la his­to­ria de cual­quier otro es di­fe­ren­te a la mía, o la del res­to. Mi his­to­ria ha ido cam­bian­do a lo lar­go de mi ca­rre­ra. Cam­bió du­ran­te los úl­ti­mos tres años y lo se­gui­rá ha­cien­do du­ran­te los pró­xi­mos. In­clu­so ha­brá ido cam­bian­do se­gún lle­go al fi­nal de es­te li­bro, co­mo os ocu­rri­rá a vo­so­tros. Afron­té­mos­lo, al­gu­nas de nues­tras his­to­rias ha­brán cam­bia­do mien­tras es­cri­bo es­ta mis­ma fra­se. Lo que in­ten­to de­cir es que no pue­do con­ta­ros la his­to­ria de mi vi­da, por­que es al­go que es­tá en pro­ce­so y cam­bia día tras día, igual que su­ce­de con las vues­tras y las de to­do el mun­do. Ape­nas ten­go vein­tio­cho años, así que es­pe­ro que cuan­do me lle­gue el mo­men­to de re­la­tar la his­to­ria de mi vi­da es­ta­ré sen­ta­do en un gran si­llón de cue­ro, fu­man­do un aro­má­ti­co ta­ba­co en pi­pa y me­san­do lo que que­de de mi es­ca­so ca­be­llo blan­co. Pe­ro lo que sí pue­do con­ta­ros es lo que se sien­te al ser el cam­peón del mun­do de ci­clis­mo en ru­ta tres años se­gui­dos. Y su­pon­go que eso es al­go que só­lo pue­do ex­pli­ca­ros yo, por­que na­die más ha si­do ca­paz de ser el cam­peón tres años se­gui­dos. La vi­da pue­de cam­biar en lo que du­ra un par­pa­deo. Al­gu­nas puer­tas se cie­rran, mien­tras que otras se van abrien­do. Pue­des ga­nar o te pue­des ir al sue­lo. En cues­tión de un ins­tan­te te pue­des

enamo­rar o pue­des per­der a al­guien muy cer­cano. In­clu­so si nos ate­ne­mos a una ver­dad tan ab­so­lu­ta co­mo es­ta, en enero de 2015 me vi en mi­tad de un cru­ce de ca­mi­nos bas­tan­te pe­lia­gu­do. Te­nía 24 años. Era de Ži­li­na, en Es­lo­va­quia, pe­ro aho­ra vi­vía en Mon­te­car­lo. Ha­bía si­do ciclista pro­fe­sio­nal du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años y en ese tiem­po ha­bía lo­gra­do se­sen­ta y cin­co vic­to­rias, fui cam­peón na­cio­nal cua­tro ve­ces y ga­né en tres oca­sio­nes el mai­llot ver­de del Tour de Fran­cia. Pe­ro por pri­me­ra vez en mi ca­rre­ra, iba a cam­biar de equi­po. Su­pon­go que de­be­ría ir un po­co más atrás pa­ra ex­pli­car có­mo lle­gué a es­te pun­to. Va­ya­mos al prin­ci­pio.

IN­FAN­CIA SO­BRE RUE­DAS

De ni­ño, me en­can­ta­ba mon­tar en bi­ci y ga­nar ca­rre­ras. La gen­te ado­ra es­cu­char his­to­rias de có­mo me pre­sen­ta­ba en las ca­rre­ras con la bi­ci­cle­ta de mi her­ma­na o con bi­cis que ape­nas ha­bían cos­ta­do unas mí­se­ras ko­ru­na en una gran su­per­fi­cie; y que, aun­que lle­va­se unas za­pa­ti­llas de te­nis y una ca­mi­se­ta, ga­na­ba a to­do el mun­do. No voy a ne­gar que to­do eso sea cier­to, pe­ro, de ver­dad, tam­po­co es que fue­ra una proeza. Es­lo­va­quia era un país emer­gen­te, en ex­pan­sión des­pués de dé­ca­das de hi­ber­na­ción a la som­bra del te­lón de ace­ro, y que, gra­cias al tan po­pu­lar `di­vor­cio de ter­cio­pe­lo', se es­ta­ba li­be­ran­do de nues­tra in­có­mo­da unión con los che­cos. To­dos los ni­ños vi­vía­mos a lo gran­de y po­día­mos gri­tar lo que da­ban de sí nues­tros pul­mo­nes. Yo te­nía dos her­ma­nos ma­yo­res, Mi­lan y Ju­raj; y tam­bién una her­ma­na, Da­nie­la. Mi pa­dre me lle­va­ba a to­dos la­dos pa­ra que pu­die­ra co­rrer en bi­ci­cle­ta. Le­jos de Ži­li­na, e in­clu­so le­jos de Es­lo­va­quia: Po­lo­nia, la Re­pú­bli­ca Che­ca, Aus­tria, Es­lo­ve­nia, Ita­lia... sim­ple­men­te íba­mos. Bi­cis de mon­ta­ña, de ca­rre­te­ra o de ci­clo­cross, da­ba igual. Lo úni­co que yo que­ría era com­pe­tir. Por­que ga­na­ba, y eso me gus­ta­ba. Es­ta­ba lo­gran­do tan­tas vic­to­rias que los equi­pos pro­fe­sio­na­les co­men­za­ron a fi­jar­se en mí. Du­ran­te mi úl­ti­mo año co­mo jú­nior, fui a ha­cer unas prue­bas a la se­de del Quic­kS­tep, de la que han sa­li­do tan­tí­si­mos gran­des co­rre­do­res a lo lar­go de los años. Me alo­jé en un edi­fi­cio nor­mal y co­rrien­te, que más bien pa­re­cía una fá­bri­ca, o la de­le­ga­ción re­gio­nal de una com­pa­ñía cual­quie­ra, cons­cien­te de que los pa­si­llos de ese lu­gar re­ver­be­ra­ban con el eco de las jó­ve­nes vo­ces de tan­tí­si­mos cam­peo­nes de los úl­ti­mos vein­te años. Al fi­nal, fue pre­ci­sa­men­te esa enor­me can­ti­dad de jó­ve­nes ci­clis­tas lo que se con­vir­tió en un obs­tácu­lo en mi pro­gre­so. Ca­da año pa­san por allí cien­tos de cha­va­les, li­te­ral­men­te, y mo­ni­to­ri­zan a mi­les de jú­niors a lo lar­go y an­cho del glo­bo, con la es­pe­ran­za pues­ta en des­cu­brir al nue­vo Merckx, Kelly o In­du­rain. Ni mis re­sul­ta­dos en ca­rre­ra ni los da­tos que arro­jé en sus prue­bas fue­ron su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ha­cer­me des­ta­car en­tre el res­to de as­pi­ran­tes. Me re­co­men­da­ron tra­ba­jar du­ro mien­tras es­ta­ba en la ca­te­go­ría sub23 las dos si­guien­tes tem­po­ra­das, y di­je­ron que se­gui­rían mo­ni­to­ri­zan­do mis pro­gre­sos. No te­nía por qué ser al­go ne­ga­ti­vo, ne­ce­sa­ria­men­te, pe­ro a mí me lo pa­re­ció. Por ese mo­ti­vo, cuan­do el equi­po Li­qui­gas apa­re­ció pa­ra de­cir­me que que­rían fi­char­me, sin más es­pe­ras, me fal­tó tiem­po pa­ra acep­tar. No tu­vie­ron que es­pe­rar de­ma­sia­do a mi res­pues­ta, y pue­do ase­gu­ra­ros que no iba a es­pe­rar a re­ci­bir una lla­ma­da del Quic­kS­tep que po­dría no lle­gar ja­más. Los equi­pos ita­lia­nos sub23 es­tán su­je­tos a unas cuo­tas de ci­clis­tas ex­tran­je­ros, por lo que se­guí com­pi­tien­do en­fun­da­do en la equi­pa­ción del equi­po na­cio­nal de Es­lo­va­quia: ca­rre­ras de moun­tain bi­ke, de ca­rre­te­ra, en Es­lo­va­quia o Ita­lia, o de Ale­ma­nia a Croa­cia. Pue­de que no fue­ra a dispu­tar el Tour de Fran­cia con el mai­llot del Li­qui­gas, pe­ro te­nía die­ci­nue­ve años y era ciclista con­ti­nen­tal con un suel­do de 1.000 eu­ros men­sua­les. Lo que es­ta­ba muy bien. En ju­lio de 2009, Li­qui­gas me con­vo­có pa­ra unir­me al equi­po du­ran­te el Tour de Po­lo­nia. Li­de­ra­do por Ivan Bas­so, ha­bía allí va­rios ti­pos con los que aca­ba­ría tra­ban­do gran amis­tad a lo lar­go de los años. Gen­te co­mo Ma­ciej Bod­nar, Da­niel Oss -que aho­ra vuel­ve a es­tar con­mi­go en el Bo­ra Hans­grohe-, pe­ro so­bre to­do Syl­wes­ter Szmyd, quien du­ran­te mu­chos años ha si­do uno de mis me­jo­res ami­gos y aho­ra es mi en­tre­na­dor.

1 La ru­ti­na del éxi­to. Una es­ce­na ha­bi­tual en las úl­ti­mas tres tem­po­ra­das, el es­lo­va­co ob­te­nien­do un triun­fo lu­cien­do el mai­llot ar­coí­ris.2 De­ta­lla­zo. La ini­cia­ti­va de Pe­ter Sa­gan de en­tre­gar per­so­nal­men­te la me­da­lla de oro a Val­ver­de en Inns­bruck re­ci­bió elo­gios ge­ne­ra­li­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.