ACE­RO Y RASTRALES

La prue­ba bar­ce­lo­ne­sa, que de­jó de ce­le­brar­se en 2008, mar­có du­ran­te más de cua­tro dé­ca­das el fi­nal de la tem­po­ra­da de ru­ta es­pa­ño­la.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Lo­ren­zo Ci­prés

La his­to­ria de la Es­ca­la­da a Mont­juïc.

Se di­ce con ra­zón que el ca­len­da­rio pro­fe­sio­nal de los úl­ti­mos años es ca­da vez más ex­ten­so y den­so a ni­vel mun­dial. En pa­ra­le­lo, mu­chas prue­bas de ca­rác­ter más lo­cal su­fren pa­ra sub­sis­tir y en­con­trar si­tio en un cir­cui­to ca­da día más eli­tis­ta. La Es­ca­la­da a Mont­juïc fue un buen ejem­plo de ello. Re­fe­ren­te co­mo fin de la tem­po­ra­da de ru­ta en Es­pa­ña des­de me­dia­dos de los 60, des­apa­re­ció ha­ce más de una dé­ca­da su­cum­bien­do a las fuer­tes exi­gen­cias y di­fi­cul­ta­des que tan­tas or­ga­ni­za­cio­nes en­cuen­tran. La úl­ti­ma eta­pa de La Vuel­ta mar­ca des­de en­ton­ces la con­clu­sión del año ciclista es­pa­ñol. Un epí­lo­go de­ma­sia­do ca­sual don­de el desen­la­ce de la prue­ba en­som­bre­ce cual­quier po­si­ble re­su­men y re­cuer­do de lo acae­ci­do en los me­ses an­te­rio­res. Aho­ra que el ca­len­da­rio pa­re­ce re­cu­pe­rar­se qui­zá ca­bría pen­sar en crear un even­to que res­ca­ta­se su es­pí­ri­tu. El de­por­te ciclista de Es­pa­ña ne­ce­si­ta de un re­fe­ren­te co­mo lo fue la Es­ca­la­da.

DO­BLE ARRAN­QUE

Con la or­ga­ni­za­ción del Es­port Ciclista Bar­ce­lo­na y la fi­gu­ra de Joa­quim Sa­ba­té al fren­te, la Es­ca­la­da a Mont­juïc na­ció en 1965. Se ce­le­bró en dos oca­sio­nes en su pri­mer año de vi­da; en mar­zo en for­ma­to de prue­ba en lí­nea tras la Se­ma­na Ca­ta­la­na y sie­te me­ses des­pués con el aña­di­do de una crono in­di­vi­dual. Federico Mar­tín Bahamontes -re­ti­ra­do tras la se­gun­da Es­ca­la­da- y Ray­mond Pou­li­dor abri­rían un pal­ma­rés ca­ren­te de fi­su­ras en las cua­ren­ta y cin­co edi­cio­nes ce­le­bra­das. La du­re­za de la as­cen­sión al Cas­ti­llo sir­vió siem­pre de fil­tro pa­ra evi­tar cual­quier in­vi­ta­do ines­pe­ra­do, que­dan­do un elen­co de ga­na­do­res don­de abun­da­ban los do­mi­na­do­res de gran­des vuel­tas y es­pe­cia­lis­tas en la al­ta mon­ta­ña. Úni­ca­men­te Mau­ri­zio Fon­driest, Jo­sé Iván Gu­tié­rrez y An­drei Zint­chen­ko se ale­jan de esos per­fi­les en­tre sus ven­ce­do­res. Los pri­me­ros años ven­drían mar­ca­dos por el do­mi­nio ex­tran­je­ro. Al triun­fo ini­cial de Bahamontes le se­gui­ría una ra­cha de edi­cio­nes con­quis­ta­das por fo­rá­neos ilus­tres: Pou­li­dor -3 vic­to­rias-; Merckx -ré­cord con 6-; Po­llen­tier -2-; Cri­quie­lion, Thé­ve­net y Mot­ta -1com­ple­ta­ron has­ta 1980 un pal­ma­rés don­de só­lo aso­ma­ron el man­che­go Je­sús Man­za­ne­que y Ma­rino Le­ja­rre­ta, quien con los años se acer­ca­ría a la mar­ca del Ca­ní­bal to­ta­li­zan­do cin­co Es­ca­la­das. El sui­zo Fa­bian Je­ker -3- fue el úni­co que lo­gró apro­xi­mar­se al bel­ga y al vas­co en los úl­ti­mos años, cuan­do el pal­ma­rés an­du­vo más re­par­ti­do y con acen­to emi­nen­te­men­te na­cio­nal.

AGRIO FI­NAL

El in­te­rés por el even­to fue cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te has­ta ges­tar­se una ma­ti­nal ciclista con si­tio pa­ra la des­pe­di­da anual de to­das las ca­te­go­rías. De ca­de­tes a ve­te­ra­nos pa­san­do por tán­dem e in­clu­so BTT so­bre as­fal­to, cen­te­na­res de ci­clis­tas de to­das las pro­ce­den­cias ce­rra­ban su tem­po­ra­da com­pe­ti­ti­va en las du­ras ram­pas -14% en una épo­ca don­de los do­bles dí­gi­tos no abun­da­ban- del Al­to del Cas­ti­llo. La pri­me­ra mi­tad de los 90 su­pu­so el úl­ti­mo gran pe­rio­do de apo­geo de la prue­ba. Tras aban­do­nar la tra­di­cio­nal sa­li­da del Po­ble Sec pa­ra mo­ver­la jun­to a los gran­des re­cin­tos de la Bar­ce­lo­na Olím­pi­ca, las edi­cio­nes pro­ta­go­ni­za­das por mu­chos de los cam­peo­nes del mo­men­to -In­du­rain, Bugno, Chiap­puc­ci, Ro­min­ger, Fon­driest, Del­ga­do, Zü­lle o Ja­la­bert- se sal­da­ron con un éxi­to ro­tun­do a to­dos los ni­ve­les: pú­bli­co, re­per­cu­sión y so­bre to­do par­ti­ci­pa­ción, con ci­fras de más de 800 ins­cri­tos en las dis­tin­tas ca­te­go­rías. Una pau­la­ti­na y pro­lon­ga­da de­ca­den­cia su­ce­de­ría a esos mo­men­tos de glo­ria, cul­mi­nan­do con el anun­cio de su des­apa­ri­ción en sep­tiem­bre de 2008, el mis­mo día en que cu­rio­sa­men­te se pre­sen­ta­ba la lle­ga­da a Bar­ce­lo­na de una eta­pa del Tour del año si­guien­te. Al fa­lle­ci­mien­to de Joa­quim Sa­ba­té, su pri­mer im­pul­sor, se uni­rían pro­gre­si­va­men­te los pro­ble­mas de­ri­va­dos de las fuer­tes obli­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas y la fal­ta de te­le­vi­sión, au­sen­cia de es­tre­llas ex­tran­je­ras y to­da cla­se de apo­yos. Por des­gra­cia, des­de 2007 -cuan­do se im­pu­so Da­ni Mo­reno- la Es­ca­la­da a Mont­juïc es his­to­ria pa­sa­da de nues­tro ci­clis­mo y, por el mo­men­to, pa­re­ce que sin su­ce­sión a la vis­ta.

1

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.