CAM­PEO­NA­TO DEL MUN­DO

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Inns­bruck (Aus­tria) Ai­na­ra Her­nan­do

Triun­fo apo­teó­si­co de Val­ver­de y Es­pa­ña.

Quin­ce años des­pués de su pri­me­ra pre­sea, el ci­clis­mo le de­vuel­ve a Ale­jan­dro Val­ver­de su de­di­ca­ción con una me­da­lla de oro tras una ca­rre­ra per­fec­ta de la se­lec­ción es­pa­ño­la, aten­ta a to­dos los cor­tes pa­ra lle­var en vo­lan­das al mur­ciano ha­cia la eter­ni­dad.

Es­ta es la his­to­ria de un sue­ño. En la no­che ce­rra­da y fría de Hopf­gar­ten im Bri­xen­tal, cuan­do los ma­sa­jes han ter­mi­na­do y só­lo que­da lle­nar la tri­pa con una bue­na ce­na con la que pre­pa­rar­se pa­ra los 258 ki­ló­me­tros que es­pe­ran al día si­guien­te, Ja­vier Mín­guez en­tra en la ha­bi­ta­ción 307, la de Ale­jan­dro Val­ver­de, pa­ra char­lar con él. En me­dio de ese si­len­cio tran­qui­li­za­dor que se res­pi­ra fue­ra, el se­lec­cio­na­dor le ha­ce un con­ju­ro a Val­ver­de. ªA­le­jan­droº , le di­ce mi­rán­do­le fi­ja­men­te a los ojos

co­mo so­lo él sa­be ha­cer y con la pa­sión des­bor­dan­te que lle­va den­tro y tan­to tras­mi­te el va­lli­so­le­tano. ª Ale­jan­dro -re­pi­te-, tú no pue­des co­rrer ma­ña­na de ri­co pa­ra sa­lir de po­bre. De­bes co­rrer de po­bre pa­ra sa­lir de ri­coº. Y más: ª Tie­nes un dis­pa­ro, Ale­jan­droº. Así que ya sa­bes. Úsa­lo. ª Un ti­ro, un muer­toº , le re­ve­la. Con esa fra­se se mar­cha Ale­jan­dro a la ca­ma. Ho­ras an­tes le ha­bía da­do Juan Car­los Es­cá­mez su úl­ti­mo ma­sa­je. Ese tam­bién es mo­men­to de con­fi­den­cias. Cor­ti­nas ce­rra­das, des­car­ga de las pier­nas, luz en­cen­di­da. El cli­ma per­fec­to pa­ra los se­cre­tos. ª Ale­jan­droº , le di­ce tran­qui­lo co­mo acos­tum­bra pe­ro más se­rio que nun­ca su ami­go te­ra­peu­ta, ª es que tie­nes pier­nas de cam­peón del mun­doº. Mus­cu­lar­men­te, me­jor que nun­ca. Y Val­ver­de se ríe, no pue­de con­tra­de­cir a su co­le­ga que tan bien le co­no­ce. Sa­be que tie­ne ra­zón, pe­ro no quie­re de­jar­se lle­var por la eu­fo­ria, ni ob­se­sio­nar­se. ª Es una ca­rre­ra má­sº , pien­sa. Sí. Só­lo una más en la que tie­ne que ha­cer lo que me­jor sa­be y pa­ra lo que ha na­ci­do: ga­nar. ª Re­cuer­da, Ale­jan­dro: un ti­ro, un muer­toº. Con esa fra­se se mar­cha a dor­mir. Se me­ce el mur­ciano en­tre sue­ños en el pre­cio­so ho­tel Hohe Sal­ve, a pier­na suel­ta, co­mo un be­bé. Y sue­ña, cla­ro. Lo de siem­pre. Con­se­guir por fin es­ta ca­rre­ra que an­sía y ama, por la que tan­to ha lu­cha­do. En reali­dad si­gue ha­cién­do­lo cuan­do el re­loj sue­na pron­to el do­min­go pa­ra des­per­tar­se y desa­yu­nar. Con­ti­núa so­ñan­do cuan­do sube al au­to­bús ca­mino de la sa­li­da de es­te má­gi­co Mun­dial y tam­bién cuan­do em­pie­za a res­tar­le ki­ló­me­tros al oro. Lle­va así, en ese sue­ño, des­de que era un crío de 23 pri­ma­ve­ras que en 2003 dis­pu­tó su pri­mer Mun­dial y se al­zó con la pri­me­ra de sus seis me­da­llas. Así 15 años. Por el ca­mino, dos pla­tas y cua­tro bron­ces. Y el sue­ño eterno de con­se­guir el oro.

GRI­TO DE ORO

Por eso gri­ta Ale­jan­dro Val­ver­de ho­ras des­pués cuan­do des­pier­ta, a eso de las cin­co de la tar­de. Co­mo si fue­se una sies­ta lar­ga. Ahí es cuan­do abre los ojos, es­ti­ra las ma­nos al cie­lo y cin­co ra­yas de to­dos los co­lo­res se di­bu­jan for­man­do un ar­coí­ris pa­ra él y na­die más. Y abre la bo­ca. Aho­ra sí, al fin. Y gri­ta Ale­jan­dro cuan­do se ba­ja de la bi­ci­cle­ta co­mo pue­de. Gri­ta des­de lo más pro­fun­do de su al­ma y de sus 38 años que han vis­to

de to­do. Lo bueno y lo ma­lo. Gri­ta por las caí­das, por las vic­to­rias y por su ge­nia­li­dad. Pe­ro gri­ta so­bre to­do pa­ra des­per­tar­se. Es­ti­ra el cue­llo fuer­te ha­cia el cie­lo pa­ra creer­se que es cier­to. Al día si­guien­te le do­le­rá más que las pier­nas, lo cuen­ta tam­bién Es­cá­mez. ª Creo que es un do­lor al que no es­tá acos­tum­bra­do y lo per­ci­be más. Por la ten­sión, la des­car­ga de ale­gríaº. Di­ce el ma­sa­jis­ta tam­bién que aque­llo es un cla­mor al cie­lo. Él lo sos­tie­ne y llo­ran jun­tos. Tan­ta emo­ción. Al fin. El oro es nues­tro. Y eso que ex­plo­sio­na en ese tro­zo de as­fal­to ya le­gen­da­rio ª es un vol­cán ar­coí­ris que es­ta­lla por­que no te pue­des con­te­ner. Hay de­trás mu­cho tra­ba­jo, es­fuer­zo e in­fi­ni­dad de mo­men­tos ma­los y bue­no­sº. La lí­nea de me­ta de Inns­bruck es eter­na. Y si­len­cio­sa. De re­pen­te, to­do ha en­mu­de­ci­do. Hay un ru­gi­do con­te­ni­do. Val­ver­de se lan­za de le­jos, 300 me­tros. No quie­re es­pe­rar más pa­ra ser cam­peón del mun­do, pe­ro po­ne a to­dos el co­ra­zón al bor­de de un ata­que. Val­ver­de vie­ne de le­jos aguan­tán­do­se, ner­vio­so. Mín­guez le lle­va con­te­nien­do to­do lo que pue­de des­de el co­che y en ca­rre­ra son sus com­pa­ñe­ros los que se lo re­pi­ten.

Tran­qui­lo. Sin gas­tar. Pa­ra eso ya es­tán los de­más. Un Cas­tro­vie­jo bár­ba­ro, un Ion Iza­gi­rre po­ten­te, un Je­sús He­rra­da só­li­do, un Omar Frai­le per­fec­to y un Mi­kel Nie­ve aten­to. Na­die se de­ja na­da. Es la ca­rre­ra per­fec­ta de la se­lec­ción es­pa­ño­la. Has­ta el arran­que del Gra­mart­bo­den tam­bién ha lle­ga­do Da­vid de la Cruz jun­to a Val­ver­de. La se­lec­ción es­tá he­cha y ellos aguan­tan, mag­ní­fi­co el ca­ta­lán. Val­ver­de no ti­tu­bea, pe­ro es­tá in­quie­to. Por­que ahí só­lo que­dan los ele­gi­dos. Mos­con, Rui Cos­ta, Val­gren, Pi­not, Ro­main Bar­det, Mi­chael Woods, tam­bién Ion Iza­gi­rre. ª ¿Y aho­ra qué ha­ce­mos?º , le pre­gun­ta Val­ver­de a De la Cruz. Qué ner­vios. ª ¿Có­mo que qué ha­ce­mos? ¡Si ya eres cam­peón del mun­do!º , le con­tes­ta. Ale­jan­dro, cla­ro, si­gue so­ñan­do. Evo­cán­do­lo.

ES­PA­ÑA, LA CA­RRE­RA PER­FEC­TA

Has­ta en­ton­ces, Es­pa­ña ha ve­ni­do ha­cien­do una ca­rre­ra im­pe­ca­ble. A 80 ki­ló­me­tros pa­ra el fi­nal, Jo­nat­han Cas­tro­vie­jo se en­cien­de, pien­sa que bas­ta de per­der el tiem­po y se co­lo­ca al fren­te del nu­tri­do pe­lo­tón pa­ra co­men­zar a des­tro­zar­lo. Por de­lan­te

con­ti­nua­ban los on­ce hom­bres que de sa­li­da se mar­cha­ron en fu­ga. Kos­he­voy, Brit­ton, Hnik, As­green, Dun­ne, Mu­llen, Fo­minykh, Van Rens­burg, Sta­ke Laen­gen, Di­dier y Lud­vigs­son. Una es­ca­pa­da que ame­na­zó se­ria­men­te a las se­lec­cio­nes fuer­tes, en la que el da­nés de Quic­kS­tep y el no­rue­go de UAE fue­ron los que más le­jos lle­ga­ron. Al cir­cui­to de 7 vuel­tas con la as­cen­sión a Igls en­tra­ron con 17©. Hu­bo ten­sión por mo­men­tos. ª Los co­rre­do­res es­ta­ban ner­vio­so­sº , se­ña­la Mín­guez. Sin pin­ga­ni­llos, ba­ja­ban al co­che cons­tan­te­men­te a pre­gun­tar­le. ¿Qué ha­ce­mos? ª Pues na­da, tran­qui­lo­sº , res­pon­día el se­lec­cio­na­dor. ª Ha­bla­mos con otros equi­pos pa­ra que en­tra­sen con un co­rre­dor ca­da uno a ti­ra­rº. Aus­tria, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Ho­lan­da co­la­bo­ra­ron. Des­pués lle­gó la ho­ra de Es­pa­ña, la de Cas­tro­vie­jo. Ca­da una de sus pe­da­la­das era de as­fi­xia. Pa­ra la fu­ga y tam­bién pa­ra un buen nú­me­ro de ri­va­les que po­co a po­co se iban aho­gan­do en el pe­lo­tón. Por­que a par­tir de ahí, la ca­rre­ra se con­vir­tió en una eli­mi­na­ción. Los fa­vo­ri­tos fue­ron ca­yen­do co­mo mos­cas. Muer­tos. Sa­gan fue el pri­me­ro, des­pués se fue al sue­lo Ro­glic aun­que, tre­men­do el es­lo­veno, lo­gró vol­ver a en­trar. Lue­go fue Su­per­mán Ló­pez. Uno a uno fue­ron des­apa­re­cien­do. De­lan­te, los ele­gi­dos. Cuan­do Gian­lu­ca Bram­bi­lla lo pro­vo­có, Cas­tro­vie­jo no se al­te­ró y si­guió ti­ran­do. Ya cae­rá. Cuan­do Ca­tal­do to­mó el tes­ti­go, Je­sús He­rra­da se pe­gó a su rue­da. Pro­ba­ron Ca­ru­so y Van Aver­maet, pe­ro Omar Frai­le no tar­dó en ta­par­lo. Su­bli­mes to­dos. Y Val­ver­de, mien­tras, sin gas­tar. Aga­za­pa­do y so­ñan­do. Con unas pier­nas po­ten­tes, sin­tién­do­se me­jor que nun­ca. Igual que siem­pre. El ci­clis­mo se lo de­be y él es­tá ahí. Don­de de­be. Cuan­do a 45 km del fi­nal se re­agru­pa Ita­lia y ace­le­ra De Mar­chi, de nue­vo Omar Frai­le po­ne or­den. Por de­trás, que­ma­dos, ya no pue­den con sus pier­nas ni Mi­chal Kwiat­kows­ki ni un Si­mon Ya­tes que des­co­nec­tó tras La Vuel­ta. Adiós. Se acer­ca el mo­men­to de la ver­dad. La ho­ra de que el sue­ño se ha­ga reali­dad y el ci­clis­mo y la jus­ti­cia le den a Val­ver­de lo que me­re­ce. Él si­gue me­ci­do en ese sue­ño. Tan­to, que cuan­do aún que­dan dos vuel­tas al cir­cui­to pre­vio a la subida del te­mi­ble Gra­mart­bo­den, Val­ver­de se acer­ca a Frai­le. ª Y va y me pre­gun­ta si es la úl­ti­ma vuel­ta. ¡No sa­bía ni lo que que­da­ba! Cuan­do me ha di­cho eso he pen­sa­do, ma­dre mía có­mo va és­te ho­yº. Ins­tan­tes des­pués se mue­ve Ste­ven Kruijs­wijk y a por él sal­ta el es­plén­di­do Ion Iza­gi­rre. Gi­gan­te en su la­bor de se­can­te de ata­ques y más. Con su mo­vi­mien­to, Ita­lia co­mien­za a ex­plo­tar. Ni­ba­li se des­cuel­ga. Otros, es­con­di­dos los ojos ba­jo las ga­fas, su­fren has­ta la ago­nía. Aguan­tan lo que pue­den en si­len­cio. Son Alap­hi­lip­pe y Poels. Ma­du­ros co­mo una fru­ta a pun­to de caer del ár­bol por la sim­ple ley de la gra­ve­dad de New­ton. Ellos no van a po­der con el Mun­dial de Inns­bruck por­que es un ar­coí­ris re­ser­va­do a los vie­jos ro­mán­ti­cos. A los que aman es­te de­por­te por en­ci­ma de cual­quier co­sa. Y to­do eso só­lo lo reúnen las pier­nas que se van ti­ñen­do a ra­yas de co­lo­res, las de Ale­jan­dro Val­ver­de. Las pier­nas del nue­vo cam­peón mun­dial. Él no lo di­ce, si­gue so­ñan­do. A ca­llar. An­te la ca­bal­ga­da de Mi­chael Val­gren pa­ra, re­fle­xio­na. San­gre fría co­mo nun­ca. Po­de­ro­so Val­ver­de. Ni ata­ques de pá­ni­co ni du­das. La ca­rre­ra aca­ba­rá po­nien­do a ca­da uno en su si­tio, aun­que só­lo que­dan 15 ki­ló­me­tros. Ita­lia y Fran­cia ini­cian la ca­za y Ale­jan­dro aguan­ta con Iza­gi­rre de es­cu­de­ro. Se­rá su úl­ti­mo ser­vi­cio, pro­te­ger­le has­ta los pies del in­fierno. Cuan­do el gui­puz­coano vuel­va a ver­lo, ya ha­brá sal­da­do su deu­da.

DEL IN­FIERNO AL AR­COÍ­RIS

Las cam­pa­nas de en­tra­da al in­fra­mun­do han so­na­do an­tes, en el ini­cio de la úl­ti­ma vuel­ta al pa­so por me­ta, pe­ro allí,

cuan­do se afron­ta el mu­ro del Höt­tin­ger Höll - el In­fierno, li­te­ral­men­te tra­du­ci­do-, en la lle­ga­da sue­na atro­na­dor el High­way

to hell. Au­to­pis­ta al in­fierno. Y los co­ra­zo­nes se des­bo­can. Las ma­nos em­pie­zan a tem­blar. El gri­to hay que con­te­ner­lo. Los ki­ló­me­tros se ha­cen eter­nos. Mos­con aca­ba ce­dien­do en las de­mo­le­do­ras ram­pas. Por de­lan­te se mar­chan Mi­chael Woods, Ro­main Bar­det y él, Ale­jan­dro Val­ver­de, que sue­ña pe­ro tam­bién re­cuer­da. Un ti­ro, un muer­to. No te ol­vi­des, su­su­rra des­de el co­che Mín­guez. 300 me­tros al 28%. Una pa­red. Un ti­ro, só­lo uno. Es­pe­ra, Ale­jan­dro. Se re­tuer­ce y aguan­ta, se con­tie­ne. Es­tá en pleno in­fierno. Hay que sor­tear­lo pa­ra lle­gar al ar­coí­ris. En la ba­ja­da, Bar­det lo prue­ba, pe­ro el mur­ciano lo atra­pa de in­me­dia­to. Y Ale­jan­dro se co­lo­ca en ca­be­za. De pa­trón, por­que es lo que es. De dios, por­que es lo que va a ser. De le­yen­da, por­que es lo que siem­pre ha si­do. De im­ba­ti­do, su se­ña. La ame­na­za via­ja por de­trás. Es Tom Du­mou­lin, co­mo un tu­li­pán que flo­re­ce, es­tá re­cu­pe­ran­do pier­nas y se ha ti­ra­do en el des­cen­so cues­ta aba­jo. Ale­jan­dro lo ve y al po­co tiem­po es­tá pe­ga­do a su rue­da. ª Pen­sé que uno de los cua­tro iba a que­dar­se sin me­da­llaº , con­fe­só des­pués. La rec­ta de me­ta se ha­ce eter­na. Las ma­nos y las pier­nas tiem­blan. El co­ra­zón no pue­de más. Los la­ti­dos son ex­plo­sio­nes. Un si­len­cio y un gri­to con­te­ni­do. Val­ver­de mi­ra ha­cia atrás

con­ti­nua­men­te, quie­re te­ner a sus tres víc­ti­mas con­tro­la­das. A 300 me­tros ya no aguan­ta más. Es la ho­ra de des­per­tar­se de es­te sue­ño que ya du­ra quin­ce años. Es la ho­ra de ser cam­peón del mun­do por fin. Val­ver­de, ma­jes­tuo­so, ini­cia su ca­mino a la glo­ria ª to­man­do mi dis­tan­ciaº , sí, pe­ro en­co­gien­do el co­ra­zón de to­dos los que en­mu­de­cen tres­cien­tos me­tros más allá. Que pue­de, que le co­ge Bar­det, que si, que no, que se le ha­ce lar­go. En trein­ta se­gun­dos que du­ra, el cuer­po pa­sa por un mi­llón de es­ta­dos po­si­bles.

VOL­CÁN EN ERUPCIÓN

Al fi­nal de ese ca­mino es­tá el ar­coí­ris. La glo­ria in­fi­ni­ta que no ce­le­bra has­ta bien cru­za­da la me­ta. Val­ver­de no suel­ta los bra­zos has­ta es­tar se­gu­ro de que es ver­dad lo que tan­to ha es­pe­ra­do y desea­do. La me­ta se aca­ba de con­ver­tir en la en­tra­da de­fi­ni­ti­va a la le­yen­da, al olim­po de los dio­ses del que ya for­ma par­te. Mu­cho Ba­la. ª Nos es­ta­lló un vol­cá­nº , di­ce Es­cá­mez, que lo atra­pa y se fun­den en un abra­zo lleno de lá­gri­mas y en el gri­to pa­sio­nal de Val­ver­de. Ahí es­tá, por fin. To­do tu­yo, Ale­jan­dro. Llo­ra el ge­nio. Es el llan­to de la glo­ria, las lá­gri­mas de to­da una ca­rre­ra de­por­ti­va que tan­to an­he­la­ba un mun­dial. ª ¡Un ti­ro, un muer­to, Mín­guez!º. Es lo pri­me­ro que le di­ce al se­lec­cio­na­dor cuan­do se ven. Y, emo­cio­na­do aún, Es­cá­mez se acuer­da de su pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta, Tro­ya, y su fra­se fi­nal que ha­ce su­ya. ª Que cuen­ten que vi­ví los tiem­pos de Val­ver­deº , di­ce. Eterno. El an­he­lo más gran­de al fin he­cho reali­dad. Es­ta era la his­to­ria de un sue­ño que por fin has cum­pli­do, Ba­la. Aho­ra des­pier­ta. Y ví­ve­lo.

Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Gomez Sport

33 Mos­con se cor­tóin ex­tre­mis. El me­jor ita­liano del día qui­zá acu­só la fal­ta de fon­do res­pec­to a los que ha­bían dispu­tado La Vuel­ta.

1 1 ¡Que vie­ne el co­co! Ro­main Bar­det y Mi­chael Woods te­mían a Val­ver­de, pe­ro al mis­mo tiem­po sa­bían que ha­bía me­da­lla pa­ra los tres.

22 Mo­vi­mien­tos. Van Aver­maet, in­te­gran­te de una Bél­gi­ca muy gris con Ben Her­mans -23ºco­mo me­jor cla­si­fi­ca­do, y el ita­liano Da­miano Ca­ru­so, al ata­que.

44 In­can­sa­bles. El no­rue­go Ve­gard Sta­ke Laen­gen y el da­nés Kas­per As­green de­vo­ra­ron ki­ló­me­tros en fu­ga y lle­ga­ron a in­quie­tar al gru­po.

5 Golden Roof. En el es­pec­ta­cu­lar tra­za­do del Cam­peo­na­to del Mun­do no po­día fal­tar el lu­gar más vi­si­ta­do de la zo­na his­tó­ri­ca de Inns­bruck.

5

6

1

3

4

2

2 Co­ne­xión Mo­vis­tarTeam. Nai­ro Quin­ta­na, el más des­ta­ca­do -15º- de una Co­lom­bia dis­cre­tí­si­ma, fe­li­ci­ta a un emo­cio­na­do Ale­jan­dro Val­ver­de. 2

1 Fe­li­ci­dad com­par­ti­da. Ion Iza­gi­rre y Mi­kel Nie­ve, pri­me­ros com­pa­ñe­ros que cru­za­ron la me­ta, se fun­die­ron en un sen­ti­do abra­zo con Val­ver­de. 1

3 No­che dece­le­bra­ción. En­ric Mas, De la Cruz, Cas­tro­vie­jo y Omar Frai­le fes­te­jan co­mo se me­re­ce el mai­llot ar­coí­ris de un em­pa­pa­do cam­peón. 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.