¿Qué es cre­cer?

Cinco Días - Executive Excellence - - Excellence - - - -

Fer­nan­do Trías de Bes es li­cen­cia­do en Cien­cias Empresariales y MBA por ESADE. Es­cri­tor y economista es­pa­ñol, fue fun­da­dor de Sal­vet­ti & Llom­bart, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en In­te­li­gen­cia del con­su­mi­dor, y de Green­le­mon, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en innovación. Fue uno de los po­nen­tes de la 10ª edi­ción del pro­gra­ma “Trans­for­ma­tio­nal Lea­ders­hip” del ICLD, pa­tro­ci­na­da por Ban­kia. Es­tas son al­gu­nas de las re­fle­xio­nes acer­ca del cre­ci­mien­to que ex­pu­so a los alum­nos.

“Me gus­ta­ría em­pe­zar con es­ta fra­se de Ci­ce­rón en su dis­cur­so an­te el Se­na­do de Ro­ma en el año 55 an­tes de Cris­to: ‘El pre­su­pues­to de­be ser equi­li­bra­do, el Te­so­ro de­be ser reapro­vi­sio­na­do, la deu­da pú­bli­ca de­be ser dis­mi­nui­da, la arro­gan­cia de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de­be ser mo­de­ra­da y la asis­ten­cia a los paí­ses ex­tran­je­ros de­be ser cer­ce­na­da para no ir a la ban­ca­rro­ta. La gen­te de­be apren­der nue­va­men­te a tra­ba­jar, en lu­gar de vi­vir a cos­ta de la exis­ten­cia del Es­ta­do’. Es de­cir, los ci­clos eco­nó­mi­cos se re­pi­ten de una ma­ne­ra asom­bro­sa. Es cier­to que siem­pre hay va­ria­bles nue­vas que van in­tro­du­cien­do in­cer­ti­dum­bre a la ho­ra de po­der pre­de­cir, pe­ro la his­to­ria se re­pi­te.

En torno a la pre­gun­ta qué es cre­cer, hay tres men­sa­jes fun­da­men­ta­les en re­la­ción a tres as­pec­tos: eco­no­mía, de­mo­gra­fía y tec­no­lo­gía.

Mu­chas de las fusiones y ad­qui­si­cio­nes de las em­pre­sas de Oc­ci­den­te son fru­to de un de­seo de ad­qui­rir eco­no­mías de es­ca­la para im­por­tar del Su­des­te asiá­ti­co

Eco­no­mía

Mas allá del aten­ta­do de las To­rres Ge­me­las, pe­ro en par­te a raíz del mis­mo, en el año 2001 se pro­du­cen tres hi­tos que han mo­di­fi­ca­do el con­cep­to de cre­ci­mien­to y cu­yos efec­tos se es­tán de­jan­do sen­tir has­ta el día de hoy:

La en­tra­da de Chi­na en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio: una en­tra­da mo­ti­va­da por el mie­do a una re­ce­sión de la eco­no­mía mun­dial, y con la que se pre­ten­dió ace­le­rar la glo­ba­li­za­ción. To­dos los as­pec­tos –so­bre to­do re­la­ti­vos a se­gu­ros y fi­nan­cie­ros– que has­ta en­ton­ces ha­bían im­pe­di­do un acuer­do con Chi­na fue­ron ol­vi­da­dos en­ton­ces por los po­lí­ti­cos.

El eu­ro se con­vier­te en la di­vi­sa co­mún en Eu­ro­pa.

Na­ce la ban­da an­cha. ¿Có­mo con­flu­ye to­do es­to y có­mo mo­di­fi­ca sus­tan­cial­men­te las es­tra­te­gias de la eco­no­mía? El pe­so de Chi­na en el PIB mun­dial en 2001 era del 2%, hoy es del 13,5% o 14%. Eso es mul­ti­pli­car por seis el pe­so en la eco­no­mía mun­dial en so­lo 15 años, una au­tén­ti­ca bar­ba­ri­dad.

Siem­pre di­go que la mi­cro de­fi­ne la ma­cro­eco­no­mía. Qui­sie­ra com­par­tir una anéc­do­ta que vi­ví al aca­bar una po­nen­cia en 2004, y que ilus­tra los efec­tos de la en­tra­da de Chi­na en el co­mer­cio mun­dial. Un em­pre­sa­rio de Bar­ce­lo­na de­di­ca­do a la fa­bri­ca­ción de co­ches de be­bés me con­tó có­mo un día ha­bía re­ci­bi­do un gran pa­que­te des­de Chi­na. Era una co­pia de su co­che, ab­so­lu­ta­men­te idén­ti­co. El pa­que­te iba con una car­ta que re­fle­ja­ba el pre­cio del cos­te de fa­bri­ca­ción: el 50% de lo que le cos­ta­ba ha­cer­lo a él. Al fi­nal, ese em­pre­sa­rio lo des­lo­ca­li­zó to­do, lo cual su­pu­so una re­gu­la­ri­za­ción en su com­pa­ñía.

Si­ga­mos con es­ta his­to­ria y ha­ble­mos aho­ra en tér­mi­nos de plus­va­lía, por­que cuan­do pen­séis en eco­no­mía nun­ca lo ha­gáis li­neal­men­te, pues no vais a pre­de­cir na­da, sino en tér­mi­nos aje­dre­cís­ti­cos. La eco­no­mía es una par­ti­da de ajedrez; cuan­do al­guien se mue­ve ha­cia un la­do, pro­du­ce un efec­to en el otro, que va a mo­ver fi­cha. So­lo an­ti­ci­pan­do el mo­vi­mien­to y la reac­ción de tu com­pe­ten­cia, po­drás ade­lan­tar­te un po­qui­to a lo que pue­da su­ce­der.

Lo que ob­ser­va es­ta com­pa­ñía en su cuen­ta de ex­plo­ta­ción cuan­do em­pie­za a im­por­tar de Chi­na es que, tras un pri­mer cos­te de des­pi­do, se genera un gran in­cre­men­to a ni­vel ope­ra­ti­vo, que le per­mi­te te­ner más mar­gen, re­du­cir al­go el pre­cio y ser más com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do, para ga­nar cuo­ta. Es­to ade­más su­po­ne un aho­rro para los con­su­mi­do­res.

Si pen­sá­se­mos li­neal­men­te en qué ha­ce la com­pe­ten­cia, con­clui­ría­mos que lo mis­mo; es de­cir, em­pe­zar a fa­bri­car fue­ra y aca­bar ba­jan­do el pre­cio para igua­lar­lo. Si lo ha­ce­mos en tér­mi­nos aje­dre­cís­ti­cos, cuan­do lle­ga un mo­men­to en el que ya no pue­des ba­jar más el mar­gen, si quie­res ne­go­ciar me­jor con tu pro­vee­dor, so­lo tie­nes una op­ción: com­prar­le más para me­jo­rar el pre­cio. Si quie­res ha­cer­lo pe­ro no tie­nes más cuo­ta, te fu­sio­nas con la com­pe­ten­cia. Por eso, mu­chas de las fusiones y ad­qui­si­cio­nes de las em­pre­sas de Oc­ci­den­te no son más que fru­to de un de­seo de ad­qui­rir eco­no­mías de es­ca­la para im­por­tar del Su­des­te asiá­ti­co.

Al fi­nal, la com­pa­ñía es­tá ga­nan­do prác­ti­ca­men­te el mis­mo mar­gen de con­tri­bu­ción a una cuo­ta de mer­ca­do pa­re­ci­da, y ¿dón­de es­tá la plus­va­lía? Es­to es lo que su­ce­de cuan­do te po­nes a co­mer­ciar con un país cu­yas con­di­cio­nes de com­pe­ten­cia y de­re­chos la­bo­ra­les es­tán ab­so­lu­ta­men­te des­equi­li­bra­dos con los tu­yos. Se di­ce que la eco­no­mía son va­sos co­mu­ni­can­tes, y es ver­dad. Cuan­do im­por­tas de Chi­na, no so­lo traes sus pro­duc­tos, sino su mo­de­lo com­pe­ti­ti­vo, ba­sa­do en

ba­jos cos­tes de pro­duc­ción y en la­xi­tud de de­re­chos la­bo­res y de­re­chos de pro­tec­ción so­cial –que es el ma­yor lo­gro de las so­cial­de­mo­cra­cias eu­ro­peas–.

Eu­ro­pa em­pie­za así a per­der par­te de su eco­no­mía pro­duc­ti­va y co­mien­za un pro­ce­so de “ser­vi­ti­za­ción”. Por ejem­plo, hoy ca­si el 80% de to­da la elec­tró­ni­ca de con­su­mo se ha­ce en Chi­na. Se­gún qué par­te de la in­dus­tria, es­ta se ha ido de Eu­ro­pa, que po­co a po­co se va trans­for­man­do en un sis­te­ma sú­per ágil de dis­tri­bu­ción y pier­de al­go fun­da­men­tal en la es­tra­te­gia de la eco­no­mía, co­mo es el “Ma­de in”. An­tes com­pra­bas al­go y mi­ra­bas dón­de es­ta­ba fa­bri­ca­do, aho­ra pre­va­le­ce la mar­ca del dis­tri­bui­dor (el “Ma­de in Ikea”, etc.) so­bre el lu­gar de fa­bri­ca­ción. Es­to es re­le­van­te, por­que un país, una cul­tu­ra, es una for­ma de ha­cer, de tra­ba­jar, de dar em­pleo. Aho­ra es un ope­ra­dor lo­gís­ti­co mun­dial el que po­ne su ga­ran­tía o mar­ca co­mo sím­bo­lo de ca­li­dad, de pre­cio o de for­ma de ha­cer.

Si bien es cier­to que en Chi­na se ha he­cho pre­sión (los sa­la­rios han au­men­ta­do al­go y hay más de­re­chos de pro­tec­ción so­cial), la ma­ni­pu­la­ción del yuan ha si­do ab­so­lu­ta­men­te des­ca­ra­da. El país no ten­dría se­me­jan­te pe­so en el co­mer­cio mun­dial, si el yuan no hu­bie­ra es­ta­do ab­so­lu­ta­men­te ma­ni­pu­la­do por el Ban­co de Chi­na.

Cuan­do im­por­tas de Chi­na, no so­lo traes sus pro­duc­tos, sino su mo­de­lo com­pe­ti­ti­vo, ba­sa­do en ba­jos cos­tes de pro­duc­ción y en la­xi­tud de de­re­chos la­bo­res y pro­tec­ción so­cial Un país, una cul­tu­ra, es una for­ma de ha­cer, de tra­ba­jar, de dar em­pleo

Los da­tos son de­vas­ta­do­res si, co­mo di­jo An­ge­la Mer­kel, con­si­de­ra­mos que Eu­ro­pa re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 5% de la po­bla­ción mun­dial, el 20% del PIB mun­dial y el 50% de gas­to so­cial que se ha­ce en el mun­do. Por eso plan­teo la pre­gun­ta de ¿qué es cre­cer? Si en­ten­de­mos cre­ci­mien­to so­lo co­mo in­cre­men­to del PIB y no em­pe­za­mos a in­tro­du­cir en el cómpu­to del PIB as­pec­tos cua­li­ta­ti­vos que ten­gan que ver con el mer­ca­do de tra­ba­jo, con de­re­chos so­cia­les, etc., aca­ba­re­mos des­tro­zan­do un sis­te­ma pa­cí­fi­co de se­gu­ri­dad.

Otro fe­nó­meno es el del pirateo, no so­lo di­gi­tal, sino tam­bién de fal­si­fi­ca­ción de pro­duc­tos. ¿Qué pro­tec­ción de de­re­chos de pro­pie­dad in­dus­trial o in­te­lec­tual hay? El 70% del pirateo de to­do el mun­do –el cual equi­va­le al PIB de Aus­tra­lia– vie­ne de Chi­na, don­de la pro­tec­ción de la pro­pie­dad es ab­so­lu­ta­men­te la­xa. Es­to es lo que ocu­rre cuan­do lo que bus­cas es un cre­ci­mien­to so­lo por el cre­ci­mien­to, sin aten­der a otras va­ria­bles. Ade­más de ha­ber im­por­ta­do un mo­de­lo de des­pro­tec­ción so­cial, he­mos traí­do la la­xi­tud en de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual, des­tro­zan­do in­dus­trias ta­les co­mo el li­bro, la mú­si­ca, el ocio, la te­le­vi­sión, el ci­ne, la pren­sa…

Con la evo­lu­ción del ne­go­cio de la mú­si­ca (del vi­ni­lo al ca­se­te, al cd, y a Naps­ter: la pri­me­ra red de dis­tri­bu­ción de ar­chi­vos de mú­si­ca) po­de­mos ex­pli­car có­mo, cuan­do sa­le una nue­va tec­no­lo­gía, se pro­du­ce una des­truc­ción crea­ti­va, pe­ro lle­ga otra que aca­ba aña­dien­do más va­lor… has­ta el na­ci­mien­to de Naps­ter. En­ton­ces fue la pri­me­ra vez en la His­to­ria que la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca no aña­dió va­lor eco­nó­mi­co, tal

y co­mo lo co­no­cía­mos (aun­que mú­si­ca se con­su­me más que an­tes, pe­ro no en tér­mi­nos mo­ne­ta­rios), sino que sur­ge una tec­no­lo­gía que ero­sio­na y des­tro­za el va­lor crea­do que exis­tía has­ta el mo­men­to. Es­to nos lle­va a un re­plan­tea­mien­to del con­cep­to del cre­ci­mien­to.

En to­da la tec­no­lo­gía di­gi­tal he­mos vis­to lo mis­mo. Mien­tras que Chi­na apor­ta mu­cho ta­ma­ño a la hi­per­glo­ba­li­za­ción, In­ter­net apor­ta ve­lo­ci­dad.

Va­ya­mos al se­gun­do ele­men­to: el eu­ro. En la eco­no­mía se com­pi­te fun­da­men­tal­men­te por tres fac­to­res: ca­pi­tal, tra­ba­jo o tec­no­lo­gía. Es­te úl­ti­mo es ca­da vez más di­fí­cil, pues la tec­no­lo­gía es sen­ci­lla de imi­tar; y cuan­do los sa­la­rios con los cua­les es­tás co­mer­cian­do son más ba­jos, al fi­nal so­lo pue­des com­pe­tir por ca­pi­tal.

¿Qué hi­cie­ron los Es­ta­dos desa­rro­lla­dos? In­ten­tar crear una di­vi­sa fuer­te. La cla­se po­lí­ti­ca ba­jó ti­pos de in­te­rés e ini­ció una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria sin pre­ce­den­tes. Na­ció el eu­ro; sin em­bar­go, del 100% de la ma­sa mo­ne­ta­ria puesta en cir­cu­la­ción des­de 2001 en Es­pa­ña, so­lo un 20% se ha tra­du­ci­do en au­men­to del PIB. Es­to da una idea de has­ta qué pun­to una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se trans­for­ma en crea­ción de ri­que­za. El res­to ha ido, par­te, a in­fla­ción de ac­ti­vos. Lo que ha­ce Oc­ci­den­te –Eu­ro­pa y EE.UU.– es en­deu­dar­se para pos­ter­gar es­to, con deu­da pú­bli­ca y pri­va­da. Por pri­me­ra vez en la His­to­ria, los paí­ses ri­cos de­ben di­ne­ro a los po­bres. Es pa­ra­dó­ji­co. La UE tie­ne un en­deu­da­mien­to con Chi­na del 8%; EE.UU. del 12%, el mun­do se ha en­deu­da­do un 7% de su PIB mun­dial en so­lo 15 años; 75% la deu­da pri­va­da, 60% deu­da ex­te­rior.

Al fi­nal, el tra­ba­jo ha aca­ba­do ga­nan­do al ca­pi­tal, pe­ro ha ven­ci­do pre­ci­sa­men­te por no res­pe­tar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, lo cual es do­ble­men­te san­gran­te. Des­tro­zan­do los de­re­chos so­cia­les y so­bre­ex­plo­tan­do al tra­ba­jo, he­mos con­si­go al­te­rar al ca­pi­tal. Esa es la pa­ra­do­ja.

De­mo­gra­fía

Un pri­mer as­pec­to son las pre­vi­sio­nes apro­xi­ma­das de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción en el mun­do. Aca­ba­mos de su­pe­rar los 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y se es­ti­ma que la po­bla­ción mun­dial si­ga cre­cien­do has­ta 2050. A par­tir de aquí, de­pen­de­rá de lo que ocu­rra en Asia y el res­to del mun­do, pe­ro sa­be­mos que los gran­des in­cre­men­tos de po­bla­ción se­rán en Áfri­ca y Asia; al­go esen­cial para las com­pa­ñías a ni­vel geo­es­tra­té­gi­co, por­que a ni­vel de­mo­grá­fi­co pue­de que el gas­to no es­té allí.

Otro ele­men­to que va a de­ter­mi­nar la es­tra­te­gia del cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial es el pau­la­tino es­tre­cha­mien­to de la cla­se me­dia des­de el es­ta­lli­do de la cri­sis, cuan­do la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de un país es­tá vin­cu­la­da al ta­ma­ño de sus cla­ses me­dias. La con­cen­tra­ción de más di­ne­ro en manos de unos po­cos lle­va a una es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to que po­la­ri­za en dos ám­bi­tos: triun­fan los mo­de­los de ne­go­cio del lu­jo, a do­ble dí­gi­to, y to­dos los low cost, outlets, fast foods, etc. Es de­cir, las pro­pues­tas co­mer­cia­les se po­la­ri­zan en dos ám­bi­tos: uno de ni­cho, de es­pe­cia­li­za­ción o de va­lor, y otro de mu­cho vo­lu­men y eco­no­mías de es­ca­la y de pre­cio. Lo mis­mo es­ta­mos vien­do a ni­vel geo­po­lí­ti­co. Paí­ses de mu­cho ta­ma­ño, y paí­ses muy pe­que­ños, tien­den a fun­cio­nar bien. Por eso, mi re­co­men­da­ción a ni­vel geo­es­tra­té­gi­co es com­pe­tir ca­da vez más por ta­ma­ño o por es­pe­cia­li­za­ción.

El si­guien­te fe­nó­meno es el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Para el pró­xi­mo año es­tá pre­vis­to que, por pri­me­ra vez, tar­da­re­mos me­nos de un año en au­men­tar un año la es­pe­ran­za de vi­da; co­men­za­mos a ha­blar de es­pe­ran­zas de vi­da en Eu­ro­pa para la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de 100-125 años. Es­to va a ge­ne­rar una can­ti­dad de pro­ble­mas en el cre­ci­mien­to y a ni­vel de mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios que re­que­ri­rá de gran crea­ti­vi­dad e innovación.

Es­te alar­ga­mien­to de la es­pe­ran­za de vi­da pro­du­ce la mul­ti­ge­ne­ra­ción. La co­exis­ten­cia de va­rias ge­ne­ra­cio­nes es al­go muy di­fí­cil de ges­tio­nar para las com­pa­ñías, es­pe­cial­men­te por­que es­tos gru­pos han vi­vi­do ex­pe­rien­cias muy dis­tin­tas, y su cul­tu­ra, sus va­lo­res y su for­ma de con­su­mir y de pen­sar no tie­nen na­da que ver. Fren­te a una cri­sis de ren­ta dis­po­ni­ble tan acu­cian­te, an­te un pa­ro ju­ve­nil tan pro­ble­má­ti­co y con tal en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, sur­gen co­mo reac­ción otras for­mas de con­su­mo (co­mo la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va). Es­ta­mos an­te una ge­ne­ra­ción que pien­sa en cre­cer me­dian­te la re­uti­li­za­ción de los ac­ti­vos que ya exis­ten, la eco­no­mía cir­cu­lar, etc. En par­te, co­mo con­se­cuen­cia de una cri­sis de ren­ta dis­po­ni­ble y de una in­ca­pa­ci­dad para ac­ce­der a ac­ti­vos, pues en rea­li­dad la cul­tu­ra de la pro­pie­dad es­tá vin­cu­la­da a la cul­tu­ra de la ren­ta.

Tec­no­lo­gía

En el año 2001 na­ce la ban­da an­cha. An­tes, en el 93, In­ter­net des­pe­ga fuer­te por pri­me­ra vez, pe­ro las em­pre­sas lo in­ter­pre­ta­ron erró­nea­men­te co­mo una pér­di­da del con­trol de los me­dios ma­si­vos, y se em­pe­za­ron a em­bo­rro­nar con­cep­tos co­mo pu­bli­ci­dad, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, etc. En el año 2000, sur­ge el co­mer­cio elec­tró­ni­co con cier­to pe­so, y las em­pre­sas cre­ye­ron que era un ca­nal más, pe­ro em­pe­zó a po­ner en jaque los sis­te­mas de dis­tri­bu­ción, los de­ta­llis­tas, el co­mer­cio al por me­nor…, de­jan­do ob­so­le­to el es­que­ma de dis­tri­bu­ción de bie­nes y ser­vi­cios.

Creo que In­ter­net es el ma­yor crea­dor de mo­no­po­lio que hay –y no un de­mo­cra­ti­za­dor–, por­que es­tá ba­sa­do en el vo­lu­men (Ama­zon, Ali­ba­ba… es­tán ge­ne­ran­do una gran con­cen­tra­ción, ha­cien­do des­apa­re­cer mu­chos mi­no­ris­ta y ma­yo­ris­tas es­pe­cia­li­za­dos). Una de las co­sas que genera In­ter­net, cuan­do em­pe­zó co­mo ca­nal de com­pra, es que la gen­te lle­ga a en­ten­der que el con­cep­to de pre­cio se que­da ob­so­le­to

An­te un pa­ro ju­ve­nil tan pro­ble­má­ti­co y con tal en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, sur­gen co­mo reac­ción otras for­mas de con­su­mo, co­mo la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va

y que, para el mis­mo pro­duc­to, el pre­cio se va a cal­cu­lar se­gún el tiem­po, el ca­nal u otras va­ria­bles.

En 2006 na­cen las re­des so­cia­les, y al­gu­nos de­ci­die­ron que so­lo ne­ce­si­ta­ban una pá­gi­na en Fa­ce­book. Las em­pre­sas no so­lo ha­bían per­di­do el con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sino que la co­mu­ni­ca­ción de­ja de ser un oli­go­po­lio y la gen­te em­pie­za a agru­par­se en co­mu­ni­da­des se­gún in­tere­ses. El con­cep­to de clien­te o de pú­bli­co em­pie­za a que­dar­se di­fu­so.

En 2009 na­cen los smartp­ho­nes. Al­gu­nas com­pa­ñías lo in­ter­pre­ta­ron co­mo un or­de­na­dor pe­que­ño, pe­ro la rea­li­dad es que ha ter­mi­na­do con em­pre­sas en­te­ras y gran can­ti­dad de pro­duc­tos han ba­ja­do sus ven­tas has­ta un 80%.

Por lo tan­to, ¿qué cre­ci­mien­to ha traí­do la tec­no­lo­gía? Es un cre­ci­mien­to que genera ac­ti­vi­dad, genera tiem­po, genera re­la­cio­nes e in­tro­du­ce unas uni­da­des mé­tri­cas que no ne­ce­sa­ria­men­te son con­su­mo. Por eso co­mien­za a na­cer otro ti­po de mo­ne­das (las mo­ne­das so­cia­les), por­que se ne­ce­si­ta pa­ra­me­tri­zar en una fór­mu­la de in­ter­cam­bio to­da es­ta co­lec­ción de pro­duc­tos. Ade­más, el con­su­mo em­pie­za a ser geo­lo­ca­li­za­do, y la va­ria­ble prin­ci­pal de seg­men­ta­ción para mu­chas com­pa­ñías ya no es quién eres, sino dón­de es­tás.

Lue­go lle­ga In­ter­net 2.0, que per­mi­te que cual­quier per­so­na pue­da ofre­cer un pro­duc­to o ser­vi­cio, y com­pe­tir con una em­pre­sa. To­da la de­man­da se con­vier­te en po­si­ble ofer­ta po­ten­cial se­gún el pro­duc­to/ser­vi­cio. Es­to, en tér­mi­nos ma­cro, dis­pa­ra la ofer­ta po­ten­cial. La de­fla­ción que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do en el mun­do es un cre­ci­mien­to de out­put gap, y por eso sur­gen nue­vas for­mas de in­ter­cam­bio. La cues­tión es: ¿al­guien en el Go­bierno es­tá pen­san­do en la fis­ca­li­dad de to­do es­to? ¿Có­mo se co­bra el IVA de in­ter­cam­bios de tiem­po o de bit­coins? Cuan­do es­to fun­cio­ne, la eco­no­mía su­mer­gi­da se­rá del 40% o 50%, pe­ro se­gui­rá sien­do la eco­no­mía no su­mer­gi­da

La con­cen­tra­ción de más di­ne­ro en manos de unos po­cos lle­va a una es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to que po­la­ri­za en dos ám­bi­tos: uno de ni­cho o es­pe­cia­li­za­ción, y otro de vo­lu­men y eco­no­mías de es­ca­la y pre­cio Asis­ti­mos a un pe­rio­do his­tó­ri­co de des­truc­ción crea­ti­va, que pue­de trans­for­mar­se en pros­pe­ri­dad, o to­do lo con­tra­rio

la que pa­gue to­dos los im­pues­tos de los que sur­gen los ser­vi­cios pú­bli­cos de un país. Hay pen­dien­te una re­fle­xión fis­cal so­bre có­mo ges­tio­na­mos es­te cre­ci­mien­to de las com­pa­ñías. Tie­ne que na­cer la fis­ca­li­dad elec­tró­ni­ca, por­que ya hay gen­te que es­tá in­ter­cam­bian­do bit­coins y que­dan­do al mar­gen de cual­quier ti­po de pro­tec­ción con­trac­tual.

Ha­brá un pun­to en el que cam­bie el con­cep­to de des­em­plea­do, por­que cual­quier per­so­na con for­ma­ción po­drá apun­tar­se a una pla­ta­for­ma co­mo free­lan­ce. En­tra­re­mos en­ton­ces en otra re­fle­xión so­bre la pro­tec­ción de to­das es­tas per­so­nas. Es al­go que ha­brá que re­gu­lar o le­gis­lar de al­gu­na ma­ne­ra.

Para ter­mi­nar, me gus­ta­ría lan­zar va­rias pre­gun­tas para el de­ba­te: ¿Qué es el di­ne­ro? ¿Qué es el des­em­pleo? ¿Có­mo me­di­mos la ri­que­za? ¿So­bre qué fac­to­res? ¿Có­mo cal­cu­la­mos los im­pues­tos? ¿Có­mo adap­ta­mos aquí el sis­te­ma edu­ca­ti­vo?

Creo que asis­ti­mos a un pe­rio­do his­tó­ri­co de des­truc­ción crea­ti­va, que pue­de trans­for­mar­se en pros­pe­ri­dad, o to­do lo con­tra­rio. ¿Va­mos a una nue­va Edad Me­dia o ha­cia un mun­do me­jor?” n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.