Lec­cio­nes de nues­tro pa­sa­do

Cinco Días - Executive Excellence - - Excellence -

“¿Cuál que­réis que sea vues­tro le­ga­do? ¿Có­mo que­réis que os re­cuer­den?”. Dos pre­gun­tas esen­cia­les con las que el pa­leon­tó­lo­go Ig­na­cio Martínez Men­di­zá­bal ape­ló a los alum­nos la dé­ci­ma edi­ción del cur­so “Trans­for­ma­tio­nal Lea­ders­hip”, del ICLD de la Fun­da­ción CE­DE.

Doc­tor en Bio­lo­gía y au­tor de nu­me­ro­sos ar­tícu­los en las más pres­ti­gio­sas re­vis­tas cien­tí­fi­cas del mun­do, Martínez Men­di­zá­bal es in­te­gran­te del equi­po que re­ci­bió el Pre­mio Prín­ci­pe de Asturias por sus ha­llaz­gos so­bre la evo­lu­ción del hom­bre en los ya­ci­mien­tos de Ata­puer­ca. Es­tos son al­gu­nos de los des­cu­bri­mien­tos que com­par­tió con los asis­ten­tes:

“Ha­ce 10.000 mi­llo­nes de años, to­do el uni­ver­so es­ta­ba con­cen­tra­do en un pun­to. Nun­ca ja­más pa­sa­ba na­da, has­ta que de gol­pe, en una mi­llo­né­si­ma de se­gun­do, to­do cam­bió, y ese uni­ver­so se con­vir­tió en un lu­gar don­de no de­ja­ban de su­ce­der co­sas, co­mo aho­ra.

Los hu­ma­nos te­ne­mos una re­la­ción emo­cio­nal con la na­tu­ra­le­za, for­ma­mos par­te de ella, y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad man­te­ner­la

Des­pués de que el pun­to ex­plo­ta­se y las par­tí­cu­las em­pe­za­ran a com­bi­nar­se sin pa­rar, de una par­te de la ma­te­ria se creó una mem­bra­ni­ta y apa­re­ció el pri­mer ser vi­vo. Es­te de­ci­dió que iba a per­ma­ne­cer siem­pre es­ta­ble, pe­ro pron­to des­cu­brió que era im­po­si­ble. Esa pri­me­ra for­ma de vi­da tan hu­mil­de em­pe­zó a dar­se cuen­ta de que te­nía que apren­der de lo que ocu­rría su al­re­de­dor. Así sur­gió lo que po­de­mos de­no­mi­nar co­mo el pri­mer sis­te­ma ex­per­to de la es­tre­lla del uni­ver­so, por­que la vi­da es eso: un sis­te­ma ex­per­to que con­vier­te ener­gía en in­for­ma­ción. Ese sis­te­ma se fue adap­tan­do y di­ver­si­fi­can­do y, co­mo di­ría Darwin, a par­tir de un ori­gen muy hu­mil­de, las for­mas más di­ver­sas fue­ron apa­re­cien­do y lle­nan­do es­te ma­ra­vi­llo­so pla­ne­ta azul en el que vi­vi­mos. Y así du­ran­te 3.800 mi­llo­nes de años.

Char­les Ro­bert Darwin pu­bli­có un li­bro de esos que par­ten la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad por la mi­tad: El ori­gen de las es­pe­cies por me­dio de la se­lec­ción na­tu­ral, o la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia de las ra­zas fa­vo­re­ci­das. Un li­bro que no so­lo ha cam­bia­do la cien­cia y la bio­lo­gía, sino la cul­tu­ra en mu­chos as­pec­tos; en­tre otros, nos re­ve­ló lo mal que he­mos en­ten­di­do el con­cep­to de la se­lec­ción na­tu­ral.

La se­lec­ción na­tu­ral es un sis­te­ma de en­sa­yo y acier­to, no de en­sa­yo y error, por­que en la na­tu­ra­le­za no hay tiem­po para los erro­res

Lo pri­me­ro que nos en­se­ñó es que las per­so­nas no son, sino que siem­pre es­ta­mos sien­do, por­que so­mos his­to­ria y so­mos el re­sul­ta­do de nues­tra his­to­ria. No po­de­mos en­ten­der­nos ni sa­ber ha­cia dón­de va­mos, si no sa­be­mos de dón­de ve­ni­mos, ni quié­nes so­mos. Tam­bién nos de­mos­tró cien­tí­fi­ca­men­te que so­mos her­ma­nos del res­to de cria­tu­ras, por­que es­ta­mos em­pa­ren­ta­dos con to­das ellas por una ma­ra­vi­llo­sa red de an­te­pa­sa­dos. Los hu­ma­nos te­ne­mos una re­la­ción emo­cio­nal con la na­tu­ra­le­za, for­ma­mos par­te de ella, y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad man­te­ner­la.

Las fuer­zas de la se­lec­ción na­tu­ral

Para ha­blar de la se­lec­ción na­tu­ral, los círcu­los aca­dé­mi­cos sue­len ser­vir­se del ejem­plo de la bis­ton be­tu­la­ria (o ma­ri­po­sa del abe­dul), de la que se co­no­cen dos co­lo­ra­cio­nes di­fe­ren­tes: blan­ca y ne­gra. La se­lec­ción na­tu­ral es un sis­te­ma de en­sa­yo y acier­to, no de en­sa­yo y error, por­que en la na­tu­ra­le­za no hay tiem­po para los erro­res. En la In­gla­te­rra vic­to­ria­na de fi­na­les del si­glo XIX, la pro­li­fe­ra­ción de ace­rías y mi­nas de car­bón tra­jo con­si­go la con­ta­mi­na­ción de la at­mós­fe­ra, y las cor­te­zas de los abe­du­les se vol­vie­ron ne­gras, ha­cien­do que la bis­ton be­tu­la­ria blan­ca des­apa­re­cie­ra. La lu­cha por la su­per­vi­ven­cia triun­fó.

Ade­más del ge­né­ti­co, exis­te otro sis­te­ma ex­per­to que dio lu­gar al sis­te­ma ner­vio­so (que es el se­gun­do sis­te­ma ex­per­to de la na­tu­ra­le­za). Al­gu­nos ani­ma­les apren­den, pe­ro la ma­yor par­te del com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les es ins­tin­ti­vo. Es­to quie­re de­cir que es­tá fi­ja­do por los ge­nes, y an­te un es­tí­mu­lo se pro­du­ce siem­pre la mis­ma res­pues­ta. ¿Có­mo fun­cio­na la se­lec­ción na­tu­ral an­te eso?

Si es­ta­mos en una si­tua­ción re­cu­rren­te don­de siem­pre ocu­rre lo mis­mo, la se­lec­ción na­tu­ral aca­ba se­lec­cio­nan­do el com­por­ta­mien­to que me­jor fun­cio­na y sa­be que, siem­pre que ha­ya un es­tí­mu­lo, ob­ten­drá la mis­ma res­pues­ta. Es­te es un sis­te­ma es­tu­pen­do para si­tua­cio­nes es­ta­bles.

De vez en cuan­do, en los ni­dos del pá­ja­ro mos­que­te­ro po­ne su hue­vo el cu­co. La se­lec­ción na­tu­ral ha­ce que los hue­vos de es­te se desa­rro­llen mu­cho más de­pri­sa que los de sus her­ma­nas­tros los mos­que­te­ros, que son ex­pul­sa­dos de su pro­pio ni­do por el cu­co, que los “ase­si­na” y se que­da co­mo due­ño del ni­do. Uno pue­de pen­sar que cuan­do pa­pá y ma­má mos­que­te­ro se acer­quen al ni­do para ali­men­tar a sus crías, el cu­co ten­drá un pro­ble­ma; pe­ro cuan­do es­tos lle­gan, él so­lo abre la bo­ca (la mis­ma bo­ca ro­ja, pi­co ama­ri­llo y dos ojos ne­gros que el mos­que­te­ro) y le dan de co­mer. Es de­cir, ali­men­tan al ase­sino de su pro­le y no se dan cuen­ta, por­que es­tán pro­gra­ma­dos

Es­te sis­te­ma ex­per­to de en­sa­yo-acier­to es ade­cua­do para si­tua­cio­nes es­ta­bles, pe­ro no para un mun­do cam­bian­te

para ha­cer eso, para una si­tua­ción que siem­pre es igual. Por lo tan­to, es­te sis­te­ma ex­per­to de en­sa­yo-acier­to no pa­re­ce el más ade­cua­do cuan­do el mun­do cam­bia.

La­men­ta­ble­men­te, to­dos so­mos po­si­bles víc­ti­mas de los cu­cos; de he­cho, en mu­chos equi­pos hay cu­cos que se desa­rro­llan ali­men­ta­dos por el je­fe. Te­ner un cu­co en el ni­do lle­va a la pér­di­da de ta­len­to.

Darwin se dio cuen­ta de que la se­lec­ción na­tu­ral tie­ne un enor­me po­der para ex­pli­car mu­chos enig­mas de la na­tu­ra­le­za, pe­ro no to­dos. Por ejem­plo, él se pre­gun­ta­ba para qué le ser­vía al pa­vo real su her­mo­sa co­la, si no le ayu­da­ba a sobrevivir. Se le ocu­rrió en­ton­ces una gran idea que plas­mó en su otro gran li­bro, es­cri­to sien­do ya más ma­yor y sabio: La as­cen­den­cia del hom­bre. La se­lec­ción en re­la­ción al se­xo.

Darwin pro­pu­so la se­lec­ción se­xual co­mo nue­vo me­ca­nis­mo en la evo­lu­ción. Es­ta pre­sen­ta va­rias fa­ce­tas: en aque­llas es­pe­cies don­de son ellos quie­nes se pe­lean por el ac­ce­so a las hem­bras, la com­pe­ten­cia es en­tre ma­chos. Sin em­bar­go, exis­te otro gru­po muy nu­me­ro­so de es­pe­cies don­de son ellas las que de­ci­den, y los ma­chos ha­cen to­do lo po­si­ble para atraer­las; por ejem­plo, te­ner el plu­me­ro más her­mo­so. Por lo tan­to, con­ta­mos con dos gran­des fuer­zas o me­ca­nis­mos de se­lec­ción na­tu­ral en la evo­lu­ción: la su­per­vi­ven­cia di­fe­ren­cial del más ap­to y la re­pro­duc­ción di­fe­ren­cial de los más atrac­ti­vos.

En mu­chos equi­pos hay pá­ja­ros cu­co que se desa­rro­llan ali­men­ta­dos por el je­fe. Te­ner un cu­co en el ni­do lle­va a la pér­di­da de ta­len­to

Ade­más de eso, Darwin tam­bién se preo­cu­pó de la evo­lu­ción hu­ma­na. Los hu­ma­nos tra­ba­ja­mos en equi­po y so­mos fan­tás­ti­cos en la coope­ra­ción, al­go que él tam­bién ex­pli­có: “Aque­lla tri­bu que con­ta­se con mu­chos miem­bros que, en ra­zón de po­seer en al­to gra­do el es­pí­ri­tu de amor al bien co­mún, fi­de­li­dad, obe­dien­cia, va­lor, sim­pa­tía y amor a los de­más, es­tu­vie­sen siem­pre dis­pues­tos a ayu­dar­se los unos a los otros y a sa­cri­fi­car­se a sí mis­mos por el bien co­mún, cla­ro es­tá que pre­va­le­ce­ría so­bre las de­más, y es­to se­ría se­lec­ción na­tu­ral”.

Es­te con­cep­to de la se­lec­ción de gru­po es­tá aho­ra muy de mo­da en bi­lo­gía evo­lu­ti­va y pre­di­ca jus­ta­men­te lo con-

tra­rio de lo que nos han con­ta­do que es la se­lec­ción na­tu­ral (co­da­zo al de la­do), y Darwin ya lo de­fen­día. El pro­ble­ma es que en su épo­ca no ha­bía fó­si­les ni ma­ne­ra al­gu­na de con­tras­tar sus ideas, pe­ro han pa­sa­do 150 años y la pa­leon­to­lo­gía ha evo­lu­cio­na­do. Aho­ra hay mi­les de fó­si­les que nos per­mi­ten co­no­cer la his­to­ria de nues­tra es­tir­pe, de nues­tro li­na­je, o por lo me­nos los hi­tos fun­da­men­ta­les que nos han traí­do has­ta aquí.

Nues­tra his­to­ria

Em­pie­za ha­ce sie­te mi­llo­nes de años y la ma­yor par­te del tiem­po, has­ta ha­ce dos mi­llo­nes, trans­cu­rrió en Áfri­ca y den­tro de la Sel­va tro­pi­cal. Du­ran­te cin­co mi­llo­nes de años, éra­mos más o me­nos co­mo los chim­pan­cés. Lle­gó a ha­ber has­ta sie­te es­pe­cies de ho­mí­ni­dos di­fe­ren­tes. Pa­re­cía que to­do iba bien, has­ta que ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres mi­llo­nes de años, el cam­bio del ré­gi­men de lluvias en el Es­te de Áfri­ca, el lu­gar don­de vi­vían los ho­mí­ni­dos, hi­zo que la ve­ge­ta­ción se trans­for­ma­se. Los bos­ques tro­pi­ca­les que­da­ron con­fi­na­dos a bos­ques ga­le­rías, se abrie­ron las pra­de­ras, las sa­ba­nas, los de­sier­tos… Aque­llo pro­vo­có la des­apa­ri­ción de to­dos los ho­mí­ni­dos, ex­cep­to una es­pe­cie que se sal­vó: la Ho­mo Ha­bi­lis.

¿Por qué? Por al­go que no ha­bía ocu­rri­do nun­ca en 3.800 mi­llo­nes de años: apa­re­ció otro sis­te­ma fér­til. Al­guien tu­vo una idea por pri­me­ra vez –no una mu­ta­ción que la se­lec­ción na­tu­ral pu­so a ver si fun­cio­na­ba o no–, a al­guien se le ocu­rrió una co­sa que nun­ca an­tes se le ha­bía ocu­rri­do a na­die.

Un in­di­vi­duo ima­gi­nó que una pie­dra re­don­da po­dría lle­gar a ser otra co­sa. La gol­peó y ob­tu­vo una aris­ta, un fi­lo, al­go tan sen­ci­llo co­mo eso, pe­ro que nos ayu­dó a sobrevivir en la sa­ba­na afri­ca­na cuan­do el en­torno vi­ró hos­til. Esa pri­me­ra idea, que nos trans­mi­ti­mos cul­tu­ral­men­te, nos sal­vó.

Una idea es la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar al­go que no exis­te. A par­tir de ahí, las per­so­nas em­pe­za­mos nues­tro asal­to al fu­tu­ro, por­que nos ima­gi­na­mos un fu­tu­ro po­si­ble para una co­sa que era del pre­sen­te. Em­pe­za­mos a fun­cio­nar si­mu­lan­do, ima­gi­nan­do y pen­san­do si al­go fun­cio­na­rá o no. Ya no se tra­ta del sis­te­ma de en­sa­yo-acier­to, es­te es el co­mien­zo de la crea­ti­vi­dad y la ima­gi­na­ción.

En el fi­lo de los dos mi­llo­nes de años, la evo­lu­ción del Ho­mo Ha­bi­lis dio lu­gar a otra es­pe­cie, el Ho­mo Erec­tus, que co­men­zó a ra­llar la pie­dra de for­ma di­fe­ren­te, ha­cien­do bi­fa­ces (dos fi­los y una pun­ta). Para es­to ya no era ne­ce­sa­rio dar un gol­pe a una pie­dra, sino te­ner una vi­sión le­ja­na, ser ca­paz de ima­gi­nar to­das las co­sas que hay que ha­cer y en qué or­den para que fun­cio­nen. Aho­ra a eso lo lla­ma­mos es­tra­te­gia, pla­ni­fi­ca­ción; pe­ro es al­go que es­tá ahí des­de ha­ce 1.800.000 años.

Con­ta­mos con dos gran­des me­ca­nis­mos de se­lec­ción na­tu­ral en la evo­lu­ción: la su­per­vi­ven­cia di­fe­ren­cial del más ap­to y la re­pro­duc­ción di­fe­ren­cial de los más atrac­ti­vos

La pla­ni­fi­ca­ción es una cua­li­dad hu­ma­na, una ca­pa­ci­dad ex­clu­si­va de las per­so­nas que, nor­mal­men­te, ol­vi­da­mos que la te­ne­mos. Pe­ro una pla­ni­fi­ca­ción ab­so­lu­ta­men­te rí­gi­da cuan­do el mun­do cam­bia pue­de ha­cer que aca­be­mos ali­men­tan­do un cu­co. Por lo tan­to, adap­té­mo­nos a las cir­cuns­tan­cias, sin per­der de vis­ta el ho­ri­zon­te. Pre­ci­sa­men­te gra­cias a eso, a su pla­ni­fi­ca­ción y a su nue­va tec­no­lo­gía, la hu­ma­ni­dad sa­lió de Áfri­ca.

La Sie­rra de Ata­puer­ca

Mun­dial­men­te fa­mo­sa, en es­tos años he­mos en­con­tra­do en el ya­ci­mien­to de la Si­ma del Ele­fan­te uno de los fó­si­les hu­ma­nos más an­ti­guos co­no­ci­dos en el con­ti­nen­te eu­ro­peo, que po­día te­ner 1,5 mi­llo­nes de años.

En otro ya­ci­mien­to es­pec­ta­cu­lar, la Gran Do­li­na, en­con­tra­mos mu­chos más fó­si­les y una es­pe­cie para la cien­cia: el Ho­mo An­te­ces­sor.

La pla­ni­fi­ca­ción es una cua­li­dad hu­ma­na, una ca­pa­ci­dad ex­clu­si­va de las per­so­nas que, nor­mal­men­te, ol­vi­da­mos que la te­ne­mos

El ter­cer gran ya­ci­mien­to de la Sie­rra de Ata­puer­ca es­tá en un lu­gar úni­co lla­ma­do la Si­ma de los Hue­sos. Tie­ne 430.000 años, y para lle­gar has­ta allí hay que en­trar en una cue­va, re­co­rrer ca­si un ki­ló­me­tro de ga­le­ría, lle­gar a una si­ma con 15 me­tros de caí­da, y ac­ce­der al ya­ci­mien­to. Des­pués de 10 años de tra­ba­jo, en 1992 ac­ce­di­mos a un ni­vel con el que nin­guno so­ñá­ba­mos, lleno de fó­si­les hu­ma­nos. Te­ne­mos ca­si 17 crá­neos muy com­ple­tos que nos per­mi­ten sa­ber, por ejem­plo, el ta­ma­ño del ce­re­bro. Los hu­ma­nos de la Si­ma de los Hue­sos que vi­vie­ron ha­ce 430.000 años te­nían un ce­re­bro de ta­ma­ño si­mi­lar al nues­tro: 1.200 cm. cú­bi­cos.

Una de las co­sas más in­tere­san­tes de la his­to­ria de la evo­lu­ción hu­ma­na es el ori­gen del len­gua­je. Si su­pié­ra­mos cuán­do, dón­de y en qué es­pe­cie apa­re­ció el len­gua­je hu­mano, sa­bría­mos prác­ti­ca­men­te to­do so­bre la men­te hu­ma­na. Yo me em­bar­qué en esa bús­que­da ha­ce 25 años. En aquel mo­men­to, to­do el mun­do in­ten­ta­ba re­cons­truir el apa­ra­to fo­na­dor, con el que se pro­du­cen los so­ni­dos del len­gua­je. Se creía que es­to se po­dría ha­cer a par­tir de los hue­sos, por­que la ma­yor par­te de los ór­ga­nos que tie­ne el apa­ra­to fo­na­dor no fo­si­li­zan (son car­tí­la­gos y múscu­los), y se pen­sa­ba que lo po­qui­to que se fo­si­li­za­ba se po­dría re­cons­truir; de he­cho, ha­bía una ba­se teó­ri­ca só­li­da es­pe­ran­do que apa­re­cie­ra el fó­sil. Du­ran­te 20 años, ha­bía sur­gi­do mu­cha po­lé­mi­ca so­bre la ca­pa­ci­dad de ha­blar de las es­pe­cies del pa­sa­do sin te­ner fó­si­les, pe­ro en la Si­ma de los Hue­sos por fin los en­con­tra­mos. Por eso, en el año 1997 de­ci­dí en­car­gar­me del ori­gen del len­gua­je.

Pen­sé que iba a ser sen­ci­llo, pe­ro dos años des­pués de mu­cho es­tu­dio, lle­gué a la con­clu­sión de que la ba­se teó­ri­ca era una bo­la de nie­ve, que ni si­quie­ra dis­po­nien­do de los fó­si­les se po­día sa­ber si las per­so­nas del pa­sa­do po­dían ha­blar. En­ton­ces me en­tró una gran frus­tra­ción…, y se nos ocu­rrió una idea “ab­sur­da”: ¡Y si en vez de in­ten­tar com­pro­bar si ha­bla­ban, in­ten­tá­ba­mos com­pro­bar có­mo oían! De­sa­rro­lla­mos una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción úni­ca en el mun­do, ba­sa­da en di­fe­ren­tes mo­de­los, y lle­ga­mos a co­no­cer có­mo oían per­so­nas que mu­rie­ron ha­ce 430.000 años. Des­cu­bri­mos que, si el an­cho de ban­da de la trans­mi­sión de la po­ten­cia so­no­ra de la hu­ma­ni­dad mo­der­na es un 43% más ex­ten­so ha­cia so­ni­dos agu­dos que el de los chim­pan­cés (pues in­clui­mos un mon­tón de con­so­nan­tes con las que ha­bla­mos), la Si­ma de los Hue­sos tie­ne un 30% más que los chim­pan­cés. Y los pri­me­ros ho­mí­ni­dos eran prác­ti­ca­men­te co­mo los chim­pan­cés, con una di­fe­ren­cia de ape­nas un 4%.

Ben­ja­mi­na: el amor fo­si­li­za­do

Nor­mal­men­te no en­con­tra­mos los crá­neos com­ple­tos. En la cam­pa­ña de 2001, lo­ca­li­za­mos el de una ni­ña que mu­rió so­bre los 12 años y que encierra una de las his­to­rias más in­creí­bles de la an­tro­po­lo­gía mun­dial. Cuan­do sa­ca­mos el crá­neo, lo lim­pia­mos y res­tau­ra­mos, nos que­da­mos sor­pren­di­dos por la for­ma, pues la fren­te era ca­si tan rec­ta co­mo en nues­tra es­pe­cie, en vez de es­tar in­cli­na­da.

Nos pre­gun­ta­mos qué ha­cía un Ho­mo Sa­piens en Bur­gos ha­ce 430.000 años, pe­ro lue­go des­cu­bri­mos lo que ha­bía su­ce­di­do. Es­ta ni­ña ha­bía su­fri­do una pa­to­lo­gía que en rea­li­dad es re­la­ti­va­men­te po­co fre­cuen­te (uno de ca­da 200.000). Una de las su­tu­ras de su crá­neo (los pun­tos don­de ar­ti­cu­lan los hue­sos que for­man el crá­neo y que per­ma­ne­cen abier­tos has­ta cier­ta edad), se­lló an­tes de tiem­po, qui­zá por un gol­pe re­ci­bi­do es­tan­do en el seno de su ma­dre. Las cé­lu­las óseas de es­ta re­gión se vol­vie­ron lo­cas y fu­sio­na­ron los dos hue­sos, de mo­do que en ple­na fa­se de cre­ci­mien­to ce­re­bral, el crá­neo de la ni­ña se de­for­mó.

Se­gui­mos vin­cu­la­dos a los muer­tos por­que les que­re­mos, no rom­pe­mos el víncu­lo. Los la­zos per­so­na­les son tan fuer­tes en el gru­po que tras­cien­den

Da­do que te­nía­mos los pun­tos don­de ar­ti­cu­la la ba­se del crá­neo y la man­dí­bu­la, pu­di­mos de­du­cir que la ca­ra de la ni­ña es­ta­ba de­for­ma­da, de mo­do que era ma­ni­fies­ta­men­te di­fe­ren­te y fea, com­pa­ra­da con las de­más per­so­nas del gru­po. Más aún, cuan­do he­mos po­di­do re­com­po­ner la mor­fo­lo­gía del en­cé­fa­lo, se ob­ser­van zo­nas pa­to­ló­gi­cas y, aun­que no hay his­to­rias con las que com­pa­rar, se­gún los neu­ró­lo­gos con los que he­mos tra­ba­ja­do es ca­si se­gu­ro que es­ta ni­ña su­frie­se un re­tra­so psi­co­mo­tor im­por­tan­te. Sin em­bar­go, vi­vió has­ta los 12 años, co­mo otro de los ni­ños que te­ne­mos en la Si­ma de los Hue­sos, es de­cir, no la re­cha­za­ron.

Cuan­do, en­tre los ani­ma­les, un ca­cho­rro sa­le mal, lo re­cha­zan; por­que en la se­lec­ción na­tu­ral no se in­vier­te tiem­po y ener­gía en al­go que no va­le. Pe­ro es­ta ni­ña no so­lo no fue re­cha­za­da, sino que no po­dría ha­ber so­bre­vi­vi­do sin re­ci­bir más cui­da­dos que los de­más ni­ños del gru­po. ¡Nun­ca creí que vi­vi­ría para ver el amor fo­si­li­za­do! Lla­ma­mos a es­ta ni­ña Ben­ja­mi­na, que quie­re de­cir la más que­ri­da, la fa­vo­ri­ta, la que se sien­ta a la de­re­cha.

Co­mo Darwin de­fen­día al ex­pli­car la se­lec­ción del gru­po, ha­ce fal­ta amor de los unos con los otros. Es­te es el ca­so más an­ti­guo co­no­ci­do de es­te com­por­ta­mien­to, de que las per­so­nas so­mos ca­pa­ces de cui­dar, con­so­lar y acom­pa­ñar. Ese es el éxi­to de nues­tra evo­lu­ción. So­bre­vi­vi­mos por­que el amor en el equi­po fun­cio­na.

Pe­ro hay al­go más en la Si­ma de los Hue­sos. El crá­neo

17, el úl­ti­mo que he­mos re­cons­trui­do, es el pri­mer ca­so re­suel­to de ase­si­na­to. En la Si­ma de los Hue­sos en­con­tra­mos 29 es­que­le­tos. De esa in­ves­ti­ga­ción se de­ri­va­ba la de­mos­tra­ción de que la Si­ma es una acu­mu­la­ción in­ten­cio­na­da de ca­dá­ve­res, el pri­mer ac­to fu­ne­ra­rio de la hu­mi­dad se dio en es­te lu­gar. No sa­be­mos por qué, pe­ro po­de­mos ima­gi­nar­nos que qui­zá lo ha­cían por un mo­ti­vo si­mi­lar al nues­tro, por­que la es­pe­cie hu­ma­na se ocu­pa de sus muer­tos. So­mos cons­cien­tes de la muer­te, y sin em­bar­go se­gui­mos re­la­cio­nán­do­nos con los muer­tos. En el fon­do, es un ac­to de re­bel­día. Se­gui­mos vin­cu­la­dos a los muer­tos por­que les que­re­mos, no rom­pe­mos el víncu­lo; y es po­si­ble que eso fue­ra lo que ocu­rrió por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Los la­zos per­so­na­les son tan fuer­tes en el gru­po que tras­cien­den. Es más, por en­ci­ma del pa­ren­tes­co, hay al­gún ele­men­to por el cual po­de­mos que­rer a al­guien que no es de nues­tra san­gre. ¿Por qué?

Sen­ti­mien­to es­té­ti­co

Qui­zá la res­pues­ta es­té en la si­guien­te fa­se de la evo­lu­ción hu­ma­na, en la que con­vi­vie­ron en Eu­ro­pa dos hu­ma­ni­da­des: los Nean­dert­hal (blan­cos, de pe­lo cla­ro, ojos azu­les y más ro­bus­tos) y los CroMag­non (ne­gri­tos que ve­nían de Áfri­ca, con la fren­te ele­va­da y sin men­tón). Ade­más de las di­fe­ren­cias fí­si­cas, se­gu­ra­men­te lo que más les sor­pren­dió al ver­se fue que los CroMag­non iban ador­na­dos de arri­ba aba­jo. Si al­go dis­tin­gue a la es­pe­cie hu­ma­na ac­tual de to­das las de­más del pa­sa­do es que no po­de­mos vi­vir sin la be­lle­za. Hay una tra­di­ción de amor en ob­je­tos de adorno que se remonta a ha­ce ca­si 75.000 años. El adorno per­so­nal ca­rac­te­ri­za a nues­tra es­pe­cie.

Eso dio lu­gar al ar­te ru­pes­tre, que es la ma­ne­ra en que la men­te hu­ma­na se hi­zo trans­pa­ren­te a los de­más y pu­do en­se­ñar lo que te­nía den­tro. Las per­so­nas vi­vi­mos en dos mun­dos: el real, don­de es­ta­mos po­co tiem­po, y el ima­gi­na­rio, lleno de ex­pec­ta­ti­vas, frus­tra­cio­nes, re­fle­xio­nes… El ar­te ru­pes­tre fue un tra­duc­tor, por­que nos co­nec­tó e hi­zo que pu­die­ran traer el mun­do men­tal al real. Así em­pe­za­ron a exis­tir con­cep­tos, por­que ha­bía un ob­je­to que lo mos­tra­ba. Por ejem­plo, de­trás de la idea de pin­tar bi­son­tes es­tá la idea del no­so­tros. Nues­tros an­te­pa­sa­dos se veían fuer­tes y no­bles co­mo los bi­son­tes que pin­ta­ban, y así cons­tru­ye­ron el con­cep­to de una sociedad no ya ba­sa­da en los ge­nes, sino en los va­lo­res com­par­ti­dos.

En la se­lec­ción na­tu­ral, no se in­vier­te tiem­po y ener­gía en al­go que no va­le; pe­ro los hu­ma­nos so­mos ca­pa­ces de cui­dar, con­so­lar y acom­pa­ñar Si al­go dis­tin­gue a la es­pe­cie hu­ma­na ac­tual de to­das las de­más del pa­sa­do es que no po­de­mos vi­vir sin la be­lle­za

El ob­je­to na­tu­ral le pres­tó su be­lle­za es­té­ti­ca a la idea, y la idea le pres­tó su be­lle­za co­mo idea al ob­je­to, y le con­vir­tió en un ob­je­to be­llo por lo que sig­ni­fi­ca. Nos emo­cio­na­mos por lo que las co­sas sig­ni­fi­can, por lo que las pa­la­bras, los cua­dros o cual­quier ex­pre­sión nos evo­ca en nues­tro in­te­rior, por­que mo­ri­mos por las ideas her­mo­sas, por­que nos mue­ve el co­ra­zón.

Para ter­mi­nar, me gus­ta­ría in­ci­dir en la im­por­tan­cia de es­cu­char la voz de los ma­yo­res. Vien­do en una cue­va unas pin­tu­ras ru­pes­tres de manos, su­pe que allí se reunían los hu­ma­nos de ha­ce 35.000 años para que –en co­mu­nión con los ma­yo­res que se ha­bían ido y ha­bían de­jan­do la hue­lla de sus manos en las pa­re­des– una ge­ne­ra­ción le pa­sa­ra a la otra el co­no­ci­mien­to fun­da­men­tal, que es al­go muy sen­ci­llo: no nos po­de­mos lle­var na­da de es­te mun­do, así que lo úni­co que cuen­ta es lo que de­je­mos en él. La vi­da es una ca­rre­ra de re­le­vos. Uno re­ci­be el tes­ti­go de sus ma­yo­res y tie­ne una deu­da de gratitud con ellos, que pa­ga co­rrien­do su vuel­ta a la pis­ta para lle­var el tes­ti­go a los si­guien­tes; esa es nues­tra mi­sión. De ca­da uno de no­so­tros de­pen­de có­mo dar esa vuel­ta a la pis­ta. Yo os invito a co­rrer siem­pre con dig­ni­dad” n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.