Gran­des Via­jes. Co­lec­ción de re­cuer­dos y emo­cio­nes

Pu­bli­rre­por­ta­je: Via­jes El Cor­te In­glés.

Cinco Días - Executive Excellence - - Content Page -

Ave­ces, sin sa­ber por qué mo­ti­vo, nos vie­nen a la me­mo­ria re­cuer­dos de los via­jes vi­vi­dos, re­cuer­dos co­mo el de ese ja­rrón que com­pró en una pe­que­ña tien­da de an­ti­güe­da­des en Kyo­to o la es­cul­tu­ra de ma­de­ra ad­qui­ri­da, sin re­ga­tear, a unos gue­rre­ros Ma­sai... Gran­des re­cuer­dos de sus via­jes que cuan­do los con­tem­pla des­pier­tan sus emo­cio­nes.

Dis­fru­tar del ama­ne­cer des­de lu­ga­res idí­li­cos, vi­si­tar en­tra­ña­bles rin­co­nes, ba­ñar­se en ma­ra­vi­llo­sas pla­yas, sen­tir de cer­ca la más im­pre­sio­nan­te na­tu­ra­le­za, em­pa­par­se de mo­der­ni­dad... Los via­jes más especiales son aque­llos que re­cor­da­mos con la me­jor son­ri­sa, con los que re­vi­vi­mos la ex­pe­rien­cia de via­jar trans­por­tán­do­nos a los di­fe­ren­tes des­ti­nos con tan so­lo una ima­gen, un aroma, una pa­la­bra. Re­cuer­dos evo­ca­do­res que nos lle­van di­rec­ta­men­te al des­tino vi­si­ta­do, pa­ra re­co­rrer­los una y otra vez.

Em­pren­der un gran via­je ne­ce­si­ta de tiem­po pa­ra pre­pa­rar­lo, pe­ro se­rá mu­cho más fá­cil ha­cer­lo si con­fía su or­ga­ni­za­ción a un es­pe­cia­lis­ta co­mo Via­jes El Cor­te In­glés. Me­ta en la ma­le­ta to­do lo que ne­ce­si­te. Eli­ja cual­quie­ra de los apa­sio­nan­tes gran­des via­jes que per­ma­ne­ce­rán siem­pre en­tre sus gran­des re­cuer­dos. Le in­vi­ta­mos a re­co­rrer el mun­do de la mano de Via­jes El Cor­te In­glés, dis­fru­tan­do de la ex­pe­rien­cia de con­fun­dir­se con el am­bien­te y des­cu­brir la esen­cia de des­ti­nos muy especiales.

Enig­má­ti­ca Ke­nia

“Yo te­nía una gran­ja en Áfri­ca, al pie de las co­li­nas de Ngong...”, así co­mien­za el li­bro “Me­mo­rias de Áfri­ca”, las vi­ven­cias de la ba­ro­ne­sa Ka­ren von Bli­xen-Fi­nec­ke du­ran­te los 17 años que pa­só en Ke­nia. Via­jes El Cor­te In­glés le acer­ca al ma­ra­vi­llo­so pai­sa­je del que ella se enamo­ró: ex­ten­sa sa­ba­na, bao­babs, ji­ra­fas…

En Ke­nia po­drá vi­si­tar par­ques na­tu­ra­les ca­ta­lo­ga­dos co­mo los más her­mo­sos del con­ti­nen­te, don­de con­tem­plar leo­nes, leo­par­dos, bú­fa­los, ele­fan­tes, ri­no­ce­ron­tes… co­mo en el Par­que Na­cio­nal de Aber­da­re, lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra ver de cer­ca la fau­na característica del con­ti­nen­te afri­cano sin la ame­na­za de los ca­za­do­res y que mues­tran to­da su be­lle­za sal­va­je; y el Ma­sai Mara, que lin­da con la re­ser­va del Se­ren­ge­re­ti, en Tan­za­nia. Ca­da año, un mi­llón de ñus y mi­les de ce­bras del ve­cino Se­ren­gue­ti mi­gran a las pra­de­ras de es­ta zo­na en bus­ca de agua y me­jo­res pas­tos. Ver la ma­na­da en mo­vi­mien­to o cru­zan­do el río Mara es­qui­van­do a los co­co­dri­los es to­do un es­pec­tácu­lo. Ade­más, es el te­rri­to­rio por ex­ce­len­cia de la tri­bu de los ma­sai, los gue­rre­ros y pas­to­res nó­ma­das de la sa­ba­na. El La­go Na­ku­ru, por su par­te, es el san­tua­rio de las aves. Cien­tos de fla­men­cos ro­sas se amon­to­nan so­bre el la­go con­for­man­do una ima­gen úni­ca.

Y de la na­tu­ra­le­za sal­va­je a la ciu­dad. Nai­ro­bi na­ció co­mo un asen­ta­mien­to crea­do pa­ra la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril y aho­ra es un lu­gar de fuer­tes con­tras­tes lleno de ener­gía, con una ac­ti­vi­dad in­can­sa­ble. Pue­de que des­pués de to­do es­to, le ocu­rra co­mo a Ka­ren Bli­xen, “es­toy siem­pre pen­san­do en re­gre­sar a Ke­nia…”.

Ar­gen­ti­na, na­tu­ral­men­te

Via­jes El Cor­te In­glés le in­vi­ta a des­cu­brir Ar­gen­ti­na, des­de su ca­pi­tal, Bue­nos Ai­res, con su ai­re cos­mo­po­li­ta y bohe­mio, has­ta la na­tu­ra­le­za más sal­va­je en for­ma de ca­ta­ra­tas y gla­cia­res.

Bue­nos Ai­res atra­pa al vi­si­tan­te de in­me­dia­to con su es­ti­lo úni­co. Una gran ur­be que se abre in­men­sa al via­je­ro que se de­lei­ta­rá con un tan­go en ca­si cual­quier es­qui­na, que se em­pa­pa­rá de fút­bol en los ale­da­ños de sus es­ta­dios, que

de­gus­ta­rá un ri­ca mi­la­ne­sa en Puer­to Ma­de­ro; que pa­sea­rá por El Ro­se­dal de Pa­ler­mo, por Pla­za Fran­cia y por Pla­za San Mar­tín; que dis­fru­ta­rá de los an­ti­cua­rios de San Tel­mo y de las ca­sas pin­ta­das con lla­ma­ti­vos co­lo­res en la ca­lle Caminito, en el ba­rrio de La Bo­ca, así co­mo de sus otros sím­bo­los: la Pla­za de Ma­yo, cen­tro his­tó­ri­co, po­lí­ti­co y so­cial de Bue­nos Ai­res, y en fren­te, la Ca­sa Ro­sa­da, se­de del Po­der Eje­cu­ti­vo de la Re­pú­bli­ca.

La ru­ta con­ti­nua­rá ha­cia la Pa­ta­go­nia pa­ra vi­si­tar El Ca­la­fa­te, en­tra­da al Par­que Na­cio­nal Los Gla­cia­res, y con­tem­plar el Pe­ri­to Moreno, el más fa­mo­so de los gla­cia­res, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio na­tu­ral de la hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. Y a con­ti­nua­ción, Igua­zú, don­de nos acer­ca­re­mos al lado ar­gen­tino de las Ca­ta­ra­tas de Igua­zú, con­si­de­ra­da una de las nue­vas Sie­te Ma­ra­vi­llas del Mun­do, con más de 270 sal­tos a lo lar­go de los acan­ti­la­dos e is­lo­tes, re­par­ti­dos en la me­dia lu­na que for­ma la ca­ta­ra­ta. Una ex­pe­rien­cia úni­ca que le emo­cio­na­rá.

Ban­zai Ja­pón

Su­mer­gir­se en las ciu­da­des más modernas, con­tem­plar tem­plos, pa­sear por ca­lles lle­nas de his­to­ria y des­cu­brir vol­ca­nes ac­ti­vos. ¡Bien­ve­ni­do a Ja­pón! Osa­ka es el pun­to de par­ti­da per­fec­to pa­ra rea­li­zar una gran ru­ta por el país, don­de se pue­de vi­si­tar el templo de Ten­no­ji, el Cas­ti­llo y el Ume­da Sky, uno de los ras­ca­cie­los más em­ble­má­ti­cos has­ta el que se pue­de acu­dir pa­ra con­tem­plar, des­de el pi­so 39, una in­tere­san­te pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad.

Mis­ti­cis­mo, cul­tu­ra, bu­lli­cio y se­re­ni­dad le es­pe­ran en Kyo­to, don­de pue­de vi­si­tar san­tua­rios y tem­plos co­mo los de Kin­ka­ku-ji y Ki­yo­mi­zu-de­ra o Templo de Agua Pu­ra, un com­ple­jo de tem­plos de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, con pre­cio­sas pa­go­das y jar­di­nes, o dar un pa­seo por Gion pa­ra ver có­mo mai­kos y geis­has acu­den a sus ban­que­tes. En Ge­ro po­drá ver có­mo vi­vían los sa­mu­ráis mien­tras que en la ciu­dad de Ha­ko­ne po­drá vi­si­tar el Par­que Na­cio­nal de Fu­jiHa­ko­ne-Izu y su­bir en te­le­fé­ri­co has­ta el mi­ra­dor del Mon­te Ko­ma­ga­ta­ke pa­ra con­tem­plar una im­pre­sio­nan­te pa­no­rá­mi­ca del Mon­te Fu­ji, sím­bo­lo del país ni­pón. Y al fi­nal de es­ta gran ru­ta, To­kio. Aquí po­drá per­der­se en la mul­ti­tud del cruce de Shi­bu­ya, el más fa­mo­so de la ciu­dad; vi­si­tar tem­plos bu­dis­tas o acer­car­se a la Lonja del Pes­ca­do de Tsu­ki­ji, don­de se pue­de de­gus­tar el me­jor sus­hi del mun­do en los pues­tos cer­ca­nos. Los aman­tes de las úl­ti­mas no­ve­da­des en tec­no­lo­gía po­drán acer­car­se has­ta el ba­rrio de Gin­za, y por la no­che, to­da una ofer­ta de ocio en los ba­rrios de Rop­pon­gi, Shi­bu­ya o Shin­ju­ku.

Al son del Ca­ri­be

En Cu­ba con­vi­ven de­sen­fre­na­dos rit­mos la­ti­nos, se­re­nas pla­yas de arena blan­ca y lu­ga­res lle­nos de his­to­ria.

El au­tén­ti­co día a día cu­bano, con sus aro­mas a ca­fé y pu­ros, su son la­tino, la ale­gría de su gen­te, son al­gu­nas de las mu-

chas sen­sa­cio­nes que vi­vi­rá en La Ha­ba­na. Pa­sear al atar­de­cer por el Malecón y con­tem­plar los ma­jes­tuo­sos edi­fi­cios co­lo­nia­les que pue­blan sus prin­ci­pa­les ave­ni­das ha­rán que el via­je­ro guar­de en su me­mo­ria las im­pre­sio­nes inolvidables de una ciu­dad úni­ca que sor­pren­de a ca­da paso, en ca­da rin­cón. Hay que sa­car tiem­po pa­ra pa­ra to­mar un mo­ji­to en la te­rra­za del Ho­tel Na­cio­nal, vi­si­tar la Pla­za de la Re­vo­lu­ción pa­ra ver el mu­ral del Che; en­trar en el Ca­pi­to­lio Na­cio­nal de Cu­ba, y si le gus­tan las no­ches ani­ma­das, pre­pá­re­se pa­ra dis­fru­tar en sus clu­bes de jazz, ba­res y ca­ba­rets de la zo­na.

Y aho­ra va­mos en bus­ca de al­go de re­lax. A dos ho­ras al es­te de La Ha­ba­na es­tá Va­ra­de­ro, lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar de her­mo­sas pla­yas de arena blan­ca, aguas azul tur­que­sa y ro­dea­do de co­co­te­ros. Va­ra­de­ro es un pa­raí­so pa­ra los aman­tes de los de­por­tes náu­ti­cos y del bu­ceo. En su pe­ri­plo no de­je de vi­vir al­gu­nas ex­pe­rien­cias úni­cas co­mo ver atar­de­cer des­de sus pla­yas, dar­se un pa­seo por la Pe­nín­su­la de Hi­ca­cos o acer­car­se has­ta Ca­yo Blan­co pa­ra na­dar en­tre del­fi­nes.

Exó­ti­ca Tai­lan­dia

País de gran­des con­tras­tes, don­de los tem­plos mi­le­na­rios se al­ter­nan con edi­fi­cios de lu­jo y ex­ten­sas pla­yas, se pre­sen­ta co­mo el escenario per­fec­to pa­ra un via­je de lo más exó­ti­co.

La ca­pi­tal de Tai­lan­dia, Bang­kok, es una mez­cla de mo­der­ni­dad y tra­di­ción: cen­tros co­mer­cia­les y mer­ca­dos ca­lle­je­ros, es­pec­ta­cu­la­res tem­plos y par­ques de ocio, ras­ca­cie­los y una in­ten­sa vi­da noc­tur­na... No hay que de­jar de vi­si­tar los tem­plos Wat Pho, con su Bu­da Re­cli­na­do con 43 me­tros de lar­go y 15 me­tros de al­to, y Wat Arun, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca Templo de la Au­ro­ra o Templo del Ama­ne­cer. Otro te­so­ro his­tó­ri­co es el Gran Pa­la­cio, que aco­ge el te­so­ro na­cio­nal: el Bu­da de Esmeralda, una pe­que­ña re­pre­sen­ta­ción de un Bu­da sen­ta­do, he­cha con ja­de ver­de y ves­ti­do con ro­pa­jes de oro.

En el nor­te del país des­cu­bri­rá dos lo­ca­li­da­des cla­ves pa­ra co­no­cer en pro­fun­di­dad es­ta zo­na del reino de Lan­na: Chiang Rai, con rui­nas de an­ti­guos asen­ta­mien­tos, san­tua­rios bu­dis­tas, be­llos pai­sa­jes y pue­blos don­de ha­bi­tan tri­bus lo­ca­les, y Chiang Mai, con unas cos­tum­bres, dia­lec­tos y gas­tro­no­mía pro­pias.

Pa­ra los que bus­quen gran­des pla­yas, la is­la de Phu­ket, al sur del país, ofre­ce idí­li­cos pa­ra­jes en un en­torno na­tu­ral úni­co. Aquí se al­ter­nan zo­nas de in­ten­sa vi­da noc­tur­na con un sin­fín de en­cla­ves na­tu­ra­les. Des­de que en 1999 al­ber­ga­se el ro­da­je de la pe­lí­cu­la “La Pla­ya”, pro­ta­go­ni­za­da por Leo­nar­do di Ca­prio, Ma­ya Bay, a unos 48 ki­ló­me­tros al sud­es­te de Phu­ket City, se ha con­ver­ti­do en una de las más vi­si­ta­das. Des­ta­can tam­bién las de Ka­ron, Ka­ma­la y Bang Thao. Pa­ra com­ple­tar la es­tam­pa me­re­ce la pe­na to­mar dis­tan­cia y con­tem­plar las co­li­nas que pue­blan Phu­ket, don­de las plan­ta­cio­nes de cau­cho y la sel­va tro­pi­cal lo inundan to­do de un ver­de de en­sue­ño.

Aquí tan so­lo he­mos pre­sen­ta­do una par­te de la am­plia co­lec­ción de gran­des via­jes di­se­ña­dos por Via­jes El Cor­te In­glés tan­to pa­ra in­can­sa­bles via­je­ros co­mo pa­ra aque­llos que via­jan co­lec­cio­nan­do ex­pe­rien­cias úni­cas. Con Via­jes El Cor­te In­glés lo que que­da es la esen­cia del via­je, el re­cuer­do de la me­jor ex­pe­rien­cia via­je­ra. ¿Des­pe­ga­mos?

Va­rie­dad de iti­ne­ra­rios

y des­ti­nos pa­ra via­jar a

lo gran­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.