El gas co­mo ener­gía de tran­si­ción

Al­ta Di­rec­ción: en­tre­vis­ta con An­to­nio Llar­dén.

Cinco Días - Executive Excellence - - Content Page -

An­to­nio Llar­dén es in­ge­nie­ro in­dus­trial por la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de In­ge­nie­ros In­dus­tria­les de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ca­ta­lu­ña e in­gre­só por opo­si­ción en el Cuer­po Su­pe­rior de Fun­cio­na­rios del Es­ta­do. Con una am­plia ex­pe­rien­cia en el mun­do em­pre­sa­rial, a lo lar­go de su tra­yec­to­ria ha ocu­pa­do di­fe­ren­tes pues­tos de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad en los sec­to­res de in­fra­es­truc­tu­ras y ener­gía.

Ha si­do pre­si­den­te de la pa­tro­nal ga­sis­ta Se­di­gas, y tam­bién miem­bro del Con­se­jo Di­rec­ti­vo de Eu­ro­gas y del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la Unión Internacional de la In­dus­tria del Gas. Ha si­do con­se­je­ro en di­ver­sas com­pa­ñías. En 2007 pre­si­dió el LNG World Con­gress.

Des­de ese mis­mo año, es pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ena­gás, la prin­ci­pal com­pa­ñía de trans­por­te de gas na­tu­ral en Es­pa­ña y Ges­tor Téc­ni­co del Sis­te­ma Ga­sis­ta es­pa­ñol. Ac­tual­men­te es tam­bién pre­si­den­te de la Fun­da­ción pa­ra la Sos­te­ni­bi­li­dad Ener­gé­ti­ca y Am­bien­tal, for­ma­da por las prin­ci­pa­les com­pa­ñías del sec­tor ener­gé­ti­co de Es­pa­ña.

En la 10ª edi­ción del pro­gra­ma “Trans­for­ma­tio­nal Lea­ders­hip” del ICLD, pa­tro­ci­na­da por Ban­kia, Llar­dén re­fle­xio­nó so­bre la geo­es­tra­te­gia de la ener­gía. Ena­gás es un re­fe­ren­te internacional en el desa­rro­llo y la ope­ra­ción de re­des de gas na­tu­ral.

Des­de 2012, es­tá cer­ti­fi­ca­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea co­mo TSO (Trans­mis­sion Sys­tem Ope­ra­tor) in­de­pen­dien­te, lo que ga­ran­ti­za la in­de­pen­den­cia

El pre­cio del cru­do de­pen­de de un mer­ca­do com­ple­jo, afec­ta­do por la so­cio­po­lí­ti­ca glo­bal y por de­ci­sio­nes ma­cro

de la red de trans­por­te de gas es­pa­ño­la res­pec­to de pro­duc­to­res y co­mer­cia­li­za­do­res de gas.

En el ám­bi­to internacional, Ena­gás desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad en ocho paí­ses, es­tan­do pre­sen­te en La­ti­noa­mé­ri­ca (Mé­xi­co, Chi­le y Pe­rú) y en Eu­ro­pa (Sue­cia, Ita­lia, Gre­cia y Al­ba­nia). Par­ti­ci­pa en el pro­yec­to del ga­so­duc­to eu­ro­peo Trans Adria­tic Pi­pe­li­ne (TAP), que trans­por­ta­rá gas a Eu­ro­pa des­de el Mar Cas­pio, co­nec­tan­do Gre­cia, Al­ba­nia e Ita­lia, y en Swe­de­gas, com­pa­ñía ope­ra­do­ra del Sis­te­ma Ga­sis­ta sue­co.

Co­mo ex­pli­ca Llar­dén, el pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción se­gui­rá avan­zan­do de for­ma pru­den­te, siem­pre y cuan­do las nue­vas opor­tu­ni­da­des en­ca­jen con los cri­te­rios es­tra­té­gi­cos de la com­pa­ñía.

Ade­más, Ena­gás co­ti­za en el Ibex 35 des­de su sa­li­da a Bol­sa en 2002 y, ac­tual­men­te, es una de las com­pa­ñías del mer­ca­do con­ti­nuo es­pa­ñol con más free float (95%).

A con­ti­nua­ción, com­par­ti­mos la char­la man­te­ni­da con An­to­nio Llar­dén, pa­ra co­no­cer con más detalle las pe­cu­lia­ri­da­des del sis­te­ma ener­gé­ti­co mun­dial.

EXE­CU­TI­VE EXCELLENCE: ¿Por qué el sec­tor ener­gé­ti­co es tan sen­si­ble a los cam­bios geo­po­lí­ti­cos? ¿Có­mo se ha desa­rro­lla­do esa re­la­ción a lo lar­go del tiem­po?

AN­TO­NIO LLARDÉN: En pri­mer lu­gar, por­que es una com­mo­dity que to­do el mun­do ne­ce­si­ta. Sin dar­nos cuen­ta, siem­pre es­ta­mos con­su­mien­do ener­gía. Otro as­pec­to fun­da­men­tal, en tér­mi­nos ma­cro, es la di­fi­cul­tad pa­ra al­ma­ce­nar al­gu­nas fuen­tes de ener­gía, co­mo la elec­tri­ci­dad. Es­ta cues­tión co­bra es­pe­cial re­le­van­cia si te­ne­mos en cuen­ta que las fuen­tes de ener­gía no siem­pre es­tán lo­ca­li­za­bles cer­ca del lu­gar de con­su­mo.

Co­mo con­se­cuen­cia, la ener­gía es­tá con­di­cio­na­da, ade­más de por los ci­clos eco­nó­mi­cos, por la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, la le­gis­la­ción, el paso de fron­te­ras y el libre co­mer­cio ma­rí­ti­mo.

Du­ran­te las úl­ti­mas dos o tres dé­ca­das, la glo­ba­li­za­ción se ha in­ten­si­fi­ca­do, lo que ha pro­vo­ca­do im­pac­tos de ti­po eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co. En par­te, por la li­ber­tad de ca­pi­ta­les y los con­si­guien­tes acuer­dos co­mer­cia­les pa­ra el mo­vi­mien­to de mercancías y per­so­nas, que no exis­tían des­de, prác­ti­ca­men­te, la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Ade­más, la tec­no­lo­gía ha abier­to un mun­do de opor­tu­ni­da­des co­mo nun­ca an­tes se ha­bía vis­to.

El pro­ce­so glo­ba­li­za­dor ha te­ni­do al­gu­nas con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas po­si­ti­vas, co­mo el enor­me cre­ci­mien­to de los lla­ma­dos paí­ses emer­gen­tes, fun­da­men­tal­men­te In­dia y Chi­na. En es­tos paí­ses, mi­llo­nes de per­so­nas han pa­sa­do de vi­vir en una al­dea en la que no ha­bía elec­tri­ci­dad ni agua ca­lien­te a re­si­dir en ciu­da­des. Por el con­tra­rio, en los paí­ses más ri­cos, con la cri­sis eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos años, las cla­ses me­dia y tra­ba­ja­do­ra han ex­pe­ri­men­ta­do un re­tro­ce­so res­pec­to de lo que po­dría­mos ima­gi­nar que era un pro­ce­so inin­te­rrum­pi­do de cre­ci­mien­to.

E.E.: El pe­tró­leo si­gue sien­do im­pres­cin­di­ble co­mo vec­tor ener­gé­ti­co pa­ra el trans­por­te, y su pre­cio una cues­tión siem­pre de­ba­ti­da. ¿Qué evo­lu­ción se pre­vé?

A.LL.: Te­ne­mos que asu­mir la cues­tión del pre­cio del cru­do con hu­mil­dad. En dos años se ha pro­du­ci­do una caí­da enor­me del pre­cio del pe­tró­leo, que ape­nas na­die ha­bía an­ti­ci­pa­do, y en no­viem­bre los paí­ses de la OPEP al­can-

La AIE ca­li­fi­ca al gas co­mo “el puen­te de oro” en­tre la vie­ja ener­gía fó­sil y una mu­cho más sos­te­ni­ble. Es la pa­re­ja de bai­le per­fec­ta de la ener­gía re­no­va­ble

El gas na­tu­ral es una de las fuen­tes de ener­gía más lim­pias, res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te, eco­nó­mi­ca y efi­caz

za­ron un acuer­do pa­ra re­cor­tar la pro­duc­ción y evi­tar así que el pre­cio si­guie­ra des­cen­dien­do. Se tra­ta de al­go cí­cli­co, aun­que aho­ra exis­ten fac­to­res que ha­ce un tiem­po no se te­nían en con­si­de­ra­ción. Por ejem­plo, ha­ce una dé­ca­da ha­bría es­ta­do obli­ga­do a ha­blar del peak oil.

La téc­ni­ca de ex­trac­ción del po­pu­lar sha­le oil y sha­le gas ya se uti­li­za­ba ha­ce años en EE.UU., pe­ro fun­cio­na­ba con un cos­te muy ele­va­do y so­lo en los momentos de pre­cios muy al­tos. Cuan­do se pro­du­jo el enor­me sal­to del pe­tró­leo de 30 a 140 dó­la­res, unos 10.000 po­zos en EE.UU. se pu­sie­ron a fun­cio­nar ba­jo de­man­da. De es­te mo­do, si au­men­ta­ba mu­cho el pre­cio, fun­cio­na­ban; pe­ro si ba­ja­ba, de­te­nían la pro­duc­ción. En un país co­mo EE.UU., el desa­rro­llo de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en po­zos hi­zo que, en el pe­rio­do de 2005 a 2010, los cos­tes del sha­le oil y del sha­le gas se re­du­je­ran a la mi­tad. Es­ta si­tua­ción rom­pió to­tal­men­te el es­que­ma de un pe­tró­leo que se ter­mi­na.

El pre­cio del cru­do de­pen­de de un mer­ca­do com­ple­jo, di­fí­cil de en­ten­der, afec­ta­do por la so­cio­po­lí­ti­ca glo­bal y por de­ci­sio­nes ma­cro.

Com­pe­ti­ti­vi­dad, sos­te­ni­bi­li­dad y se­gu­ri­dad de su­mi­nis­tro son los tres cá­no­nes pa­ra cual­quier em­pre­sa ener­gé­ti­ca, go­bierno o en­ti­dad su­pra­na­cio­nal que se ocu­pe de la ener­gía

E.E.: Pa­ra el año 2035, se pre­vé que la po­bla­ción del pla­ne­ta as­cien­da a 20.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que ob­via­men­te ge­ne­ra­rán un mayor con­su­mo. ¿Po­drán dis­fru­tar pa­ra en­ton­ces de una ener­gía ba­ra­ta, lim­pia y dis­po­ni­ble?

A.LL.: Ese es el gran desafío. En reali­dad es­ta­mos ha­blan­do de tres gran­des con­cep­tos: com­pe­ti­ti­vi­dad, sos­te­ni­bi­li­dad y se­gu­ri­dad de su­mi­nis­tro. Es­tos son los tres cá­no­nes pa­ra cual­quier em­pre­sa ener­gé­ti­ca o cual­quier go­bierno o en­ti­dad su­pra­na­cio­nal que se ocu­pe de la ener­gía. Que­re­mos que es­ta no ten­ga un pre­cio muy ele­va­do, que no con­ta­mi­ne ni emi­ta CO2, y que siem­pre es­té a nues­tra dis­po­si­ción y no de­pen­da de ter­ce­ros. Lo cier­to es que, a día de hoy, no po­de­mos re­sol­ver es­ta ecua­ción de tres in­cóg­ni­tas de una for­ma úni­ca, aun­que sí exis­ten fór­mu­las por apro­xi­ma­ción.

Si ob­ser­vá­se­mos la den­si­dad de po­bla­ción/ri­que­za en un ma­pa del mun­do, ve­ría­mos que el re­par­to no es equi­li­bra­do. La de­man­da de ener­gía en los pró­xi­mos 20-30 años va a con­ti­nuar au­men­tan­do. Ob­via­men­te, los paí­ses ri­cos son hoy más efi­cien­tes y la de­man­da no cre­ce co­mo ha­ce dos dé­ca­das, pe­ro so­lo re­pre­sen­tan 1.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de un pla­ne­ta que tie­ne 7.000 mi­llo­nes. El res­to con­su­me muy po­ca ener­gía per cá­pi­ta, pe­ro ne­ce­si­tan mu­cha más.

E.E.: Sin em­bar­go, en Eu­ro­pa las emi­sio­nes de CO2 han au­men­ta­do. Lla­ma la aten­ción có­mo, a pe­sar de es­tar sen­si­bi­li­za­dos con es­te te­ma, los Es­ta­dos miem­bros no so­mos ca­pa­ces de abor­dar efi­caz­men­te la des­car­bo­ni­za­ción. ¿Por qué?

A.LL.: Es cier­to que so­mos el pri­mer gru­po de paí­ses preo­cu­pa­dos por la re­duc­ción de las emi­sio­nes, pe­ro se­gui­mos que­man­do mu­cho carbón, prin­ci­pal­men­te im­por­ta­do. Si hi­po­té­ti­ca­men­te no ins­ta­lá­se­mos un so­lo me­ga­va­tio más de re­no­va­ble en el mun­do y cam­biá­se­mos de carbón a gas, di­vi­di­ría­mos por tres las emi­sio­nes de CO2. Es­to no es po­si­ble ac­tual­men­te por­que el carbón es ne­ce­sa­rio en mu­chos ca­sos, pe­ro nos pue­de ha­cer re­fle­xio­nar.

El gas na­tu­ral es la pa­re­ja de bai­le per­fec­ta de la ener­gía re­no­va­ble. La mis­ma AIE lo ca­li­fi­ca co­mo “el puen­te de oro” en­tre la vie­ja ener­gía fó­sil y una mu­cho más sos­te­ni­ble. Es muy fle­xi­ble, tie­ne unos cos­tes ra­zo­na­bles, es re­la­ti­va­men­te fá­cil de trans­por­tar y em­pie­za a es­tar dis­po­ni­ble en mu­chos lu­ga­res. Co­mo fuen­te de ener­gía lim­pia, res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te, eco­nó­mi­ca y efi­caz, su pa­pel es cla­ve en el pro­ce­so de des­car­bo­ni­za­ción.

A pe­sar de que esa se­ría la tran­si­ción ade­cua­da, exis­ten di­fe­ren­tes fac­to­res a te­ner en cuen­ta. Fun­da­men­tal­men­te, que el carbón es más ba­ra­to en tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos y se lo­ca­li­za en to­das par­tes.

Ale­ma­nia, el país más im­por­tan­te, ri­co y más sen­si­ble de la UE en “tér­mi­nos ver­des”, con­su­me más carbón que la me­dia. De he­cho, un 30% de su elec­tri­ci­dad es pro­du­ci­da con carbón. Chi­na, aun­que si­gue con­su­mien­do e im­por­tan­do de la cos­ta oes­te ame­ri­ca­na, ha co­men­za­do a ce­rrar mi­nas y a fre­nar el cre­ci­mien­to de carbón. Mien­tras, EE.UU., que ex­por­ta su carbón a Eu­ro­pa, se ha pa­sa­do al gas. En Es­pa­ña, ha­bía­mos al­can­za­do un mí­ni­mo del 9% ha­ce unos ocho años, pe­ro hoy en torno al 16% de la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca se pro­du­ce a par­tir de carbón. En de­fi­ni­ti­va, la po­lí­ti­ca de sos­te­ni­bi­li­dad es com­ple­ja.

En Es­pa­ña, hoy en torno al 16% de la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca se pro­du­ce a par­tir de carbón

E.E.: Ade­más, las ener­gías re­no­va­bles por sí so­las no ga­ran­ti­zan siem­pre el su­mi­nis­tro.

A.LL.: Sus ven­ta­jas son evi­den­tes, pues en prin­ci­pio son ili­mi­ta­das, son gra­tui­tas y no con­ta­mi­nan, pe­ro pre­sen­tan dos pro­ble­mas.

Uno téc­ni­co, ya que la trans­for­ma­ción de la ener­gía del vien­to, del agua o del sol en ener­gía eléc­tri­ca no es tan au­to­má­ti­ca y se ne­ce­si­tan cos­to­sos equi­pos. El se­gun­do in­con­ve­nien­te es que, co­mo me­dia, las ener­gías re­no­va­bles es­tán dis­po­ni­bles una de ca­da cua­tro ho­ras al año. Es de­cir, si el año tie­ne unas 8.800 ho­ras, la ener­gía del vien­to, del sol o del agua (es­ta úl­ti­ma con al­gún ma­tiz, pues se pue­de al­ma­ce­nar) es­tá dis­po­ni­ble la cuar­ta par­te, es­to es, unas 2.200 ho­ras. Ese es el gran re­to de las em­pre­sas ener­gé­ti­cas.

Con res­pec­to a las ener­gías tra­di­cio­na­les, tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en to­do el mun­do, pe­ro con ma­ti­ces. El carbón se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te en to­das par­tes, el pe­tró­leo me­nos, y el gas es­tá bien re­par­ti­do, en ge­ne­ral. Por lo tan­to, la hu­ma­ni­dad po­dría se­guir que­man­do fó­si­les du­ran­te si­glos. Otra cues­tión es, evi­den­te­men­te, la con­ta­mi­na­ción.

La mayor par­te de emi­sio­nes de CO2 pro­ce­den del mun­do del trans­por­te, en­ten­di­do en un sen­ti­do am­plio. Los co­ches y los bu­ques em­pie­zan a uti­li­zar gas na­tu­ral, me­nos con­ta­mi­nan­te y más ba­ra­to, pe­ro es­to no se pue­de apli­car al trans­por­te aé­reo.

Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar­nos de la in­no­va­ción, ni desechar las so­lu­cio­nes sen­ci­llas, por­que mu­chas ve­ces la in­ge­nie­ría en­cuen­tra en ellas la efi­cien­cia, lo cual se tra­du­ce en una me­nor con­ta­mi­na­ción y cos­te.

Co­mo me­dia, las ener­gías re­no­va­bles es­tán dis­po­ni­bles una de ca­da cua­tro ho­ras al año. Es de­cir, de las 8.800 ho­ras del año, la ener­gía del vien­to, del sol o del agua es­tá dis­po­ni­ble unas 2.200

E.E.: En re­la­ción a las re­no­va­bles en Eu­ro­pa, afir­ma que “se han to­ma­do al­gu­nas de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, que nos van a se­guir pe­san­do eco­nó­mi­ca­men­te”. ¿A qué se re­fie­re?

A.LL.: Los paí­ses desa­rro­lla­dos de Eu­ro­pa he­mos ido bas­tan­te rá­pi­do en el te­rreno re­no­va­ble, y es­to su­po­ne pa­gar el pre­cio de la cur­va de apren­di­za­je.

Por ejem­plo en Es­pa­ña, en­tre me­dia­dos de los 90 y los 2000, se hi­zo un gran es­fuer­zo in­ver­sor con los ci­clos com­bi­na­dos. El país hi­zo una gran apues­ta pa­ra que los ci­clos pu­die­ran te­ner gas na­tu­ral en cual­quier lu­gar de Es­pa­ña. Pos­te­rior­men­te, en­tre prin­ci­pios de los 2000 y fi­na­les de la

dé­ca­da, se lle­vó a ca­bo un desa­rro­llo de re­no­va­bles sin pla­ni­fi­car des­de el pun­to de vis­ta de las ci­fras.

No obs­tan­te, fi­jé­mo­nos en lo su­ce­di­do re­cien­te­men­te en­tre Fran­cia y Es­pa­ña. Nor­mal­men­te im­por­ta­mos elec­tri­ci­dad de nues­tro país ve­cino. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos me­ses, en Fran­cia han es­ta­do re­vi­san­do téc­ni­ca­men­te sus cen­tra­les nu­clea­res y Es­pa­ña ha es­ta­do ex­por­tan­do ener­gía eléc­tri­ca a es­te país.

Es­to ha si­do po­si­ble por­que he­mos pues­to a fun­cio­nar nues­tros ci­clos com­bi­na­dos y he­mos con­su­mi­do más gas, lo que po­ne de ma­ni­fies­to que es­tas in­fra­es­truc­tu­ras son ne­ce­sa­rias y que tam­bién son cla­ves las in­ter­co­ne­xio­nes.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea tam­bién es­tá con­ven­ci­da de ello y, en el ca­so de la elec­tri­ci­dad y del gas na­tu­ral, ha­bla de la ne­ce­si­dad de más in­ter­co­ne­xio­nes en­tre los paí­ses del mer­ca­do in­te­rior eu­ro­peo pa­ra ase­gu­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad y evi­tar la de­pen­den­cia ex­ce­si­va de ter­ce­ros.

Si el siglo XIX fue el siglo del carbón y el XX del pe­tró­leo, creo que el siglo XXI se­rá el siglo de las re­no­va­bles jun­to con el gas na­tu­ral

E.E.: Un año des­pués de la Cum­bre de Pa­rís 2015 (COP21), no fal­tan es­cép­ti­cos an­te la mar­cha de los acuer­dos... ¿Cuál es su va­lo­ra­ción? A.LL.: En la COP21 se to­ma­ron por pri­me­ra vez de­ci­sio­nes muy im­por­tan­tes en ma­te­ria de des­car­bo­ni­za­ción. La gran in­cóg­ni­ta es ver có­mo se mo­ve­rá el mun­do en los pró­xi­mos años y si, efec­ti­va­men­te, los acuer­dos de Pa­rís si­guen ade­lan­te o no.

Si bien Chi­na ha da­do un giro de 180 gra­dos en un es­pa­cio de tiem­po que na­die pen­sa­ba, hay que te­ner en cuen­ta el pe­so de EE.UU.

El sec­tor em­pre­sa­rial es muy cons­cien­te del cam­bio cli­má­ti­co. En Eu­ro­pa y EE.UU. las in­dus­trias son enor­me­men­te más efi­cien­tes hoy que ha­ce 40 años.

El pro­ble­ma es­tá en que los paí­ses emer­gen­tes han arran­ca­do con un ni­vel de in­fra­es­truc­tu­ras y ri­que­za muy in­fe­rior, en el sen­ti­do de dis­po­ni­bi­li­dad ener­gé­ti­ca, y su prio­ri­dad es que los ciu­da­da­nos ten­gan ener­gía eléc­tri­ca dis­po­ni­ble. Por es­to no es ca­sua­li­dad que en los úl­ti­mos 20 años se ha­ya pro­du­ci­do una ex­plo­sión de la emi­sión de CO , si te­ne­mos en cuen­ta el desa­rro­llo de 2gi­gan­tes co­mo Chi­na o In­dia. So­lo ellos dos su­po­nen más de un ter­cio de la hu­ma­ni­dad.

Creo que to­dos de­be­mos to­mar con­cien­cia y asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. Es­ta­mos an­te una de las cues­tio­nes más re­le­van­tes y que más afec­ta­rá a la pró­xi­ma dé­ca­da y a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes.

E.E: En­ton­ces el siglo XXI, ¿se­rá el siglo de las re­no­va­bles?

A.LL.: Si el siglo XIX fue el siglo del carbón y el XX del pe­tró­leo, creo que el siglo XXI se­rá el siglo de las re­no­va­bles jun­to con el gas na­tu­ral n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.