La for­ta­le­za del or­den liberal

Mano a mano: en­tre­vis­ta con Ni­cho­las Burns.

Cinco Días - Executive Excellence - - Content Page -

El pro­fe­sor Ni­cho­las Burns es una de las vo­ces más res­pe­ta­das del mun­do en el campo de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, la geo­po­lí­ti­ca y la diplomacia. Desa­rro­lló su ac­ti­vi­dad co­mo di­plo­má­ti­co du­ran­te 27 años en el Ser­vi­cio Ex­te­rior de los Es­ta­dos Uni­dos, al­can­zan­do la po­si­ción de sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Asun­tos Po­lí­ti­cos. Fue tam­bién em­ba­ja­dor en Gre­cia y an­te la OTAN, así co­mo miem­bro del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

Es Roy and Bar­ba­ra Good­man Fa­mily Pro­fes­sor of the Prac­ti­ce of Di­plo­macy and In­ter­na­tio­nal Re­la­tions en la Har­vard Ken­nedy School y di­rec­tor del pro­gra­ma The Fu­tu­re of Di­plo­macy y de los pro­gra­mas so­bre Orien­te Me­dio, In­dia y el Sur de Asia de di­cha Uni­ver­si­dad. A lo lar­go de su pro­lí­fi­ca ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, Burns ha re­ci­bi­do el tí­tu­lo de Doc­tor Ho­no­ris Cau­sa por do­ce uni­ver­si­da­des, ade­más de nu­me­ro­sos re­co­no­ci­mien­tos, y es miem­bro o ase­sor de pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes. In­vi­ta­do por la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, an­tes de pro­nun­ciar su con­fe­ren­cia “A new po­wer com­pe­ti­tion in the In­ter­na­tio­nal Sys­tem”, nos con­ce­dió es­ta en­tre­vis­ta.

El pue­blo nor­te­ame­ri­cano apo­ya a la OTAN. Es­ta alian­za es per­ci­bi­da co­mo una his­to­ria de éxi­to por la ma­yo­ría

FE­DE­RI­CO FERNÁNDEZ DE SANTOS: Es­ta­dos Uni­dos, go­ber­na­da por pre­si­den­tes de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos du­ran­te dé­ca­das, de­be de es­tar vi­vien­do momentos ago­ta­do­res al ver có­mo es cues­tio­na­do lo que tan­to le ha cos­ta­do cons­truir. ¿Qué sien­te un fun­cio­na­rio ci­vil, ac­tual­men­te no su­je­to a la je­rar­quía del go­bierno, al ob­ser­var có­mo asun­tos que ha de­fen­di­do du­ran­te to­da su ca­rre­ra son aho­ra pues­tos en te­la de jui­cio?

NI­CHO­LAS BURNS: De­bo de­cir­le que es­ta es una pre­gun­ta que mis co­le­gas y yo he­mos dis­cu­ti­do de for­ma abier­ta en los úl­ti­mos me­ses. Creo que to­dos los que pro­ve­ni­mos de paí­ses desa­rro­lla­dos y he­mos pa­sa­do nues­tras ca­rre­ras –al igual que las ge­ne­ra­cio­nes que nos han pre­ce­di­do– cons­tru­yen­do una re­la­ción tran­satlán­ti­ca, la Unión Eu­ro­pea, la OTAN y el or­den liberal mun­dial, cree­mos co­lec­ti­va­men­te que es­ta cons­truc­ción ha si­do un gran éxi­to.

Eu­ro­pa, que ha de­ja­do atrás un ci­clo de gue­rras trans­for­mán­do­se en un en­torno ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co, o Es­pa­ña –otro gran ejem­plo de un país que pa­só de un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio a otro de­mo­crá­ti­co en el lap­so de una ge­ne­ra­ción–, ha­cen que es­te­mos or­gu­llo­sos de lo con­se­gui­do. Los ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos que co­noz­co, di­plo­má­ti­cos o mi­li­ta­res, nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de lo al­can­za­do. So­mos cons­cien­tes de que el mun­do no es per­fec­to, pe­ro aho­ra nues­tro mun­do es de­mo­crá­ti­co, prós­pe­ro, más pa­cí­fi­co y las per­so­nas vi­ven mu­cho me­jor que ha­ce 50 años.

Ver hoy el Bre­xit, que re­pre­sen­ta el re­cha­zo de ese mun­do, no es al­go agra­da­ble. Mu­chos de mis ami­gos ya re­ti­ra­dos del Fo­reign Of­fi­ce sien­ten có­mo to­do aque­llo por lo que tra­ba­ja­ron y que per­mi­tió la en­tra­da del Reino Uni­do en la Unión Eu­ro­pea es­tá sien­do cues­tio­na­do. Con la lle­ga­da del pre­si­den­te Trump, se ha pues­to en du­da el mun­do liberal del cual quie­ro que Es­ta­dos Uni­dos for­me par­te. El pre­si­den­te es­tá cues­tio­nan­do nues­tras alian­zas, co­mo la OTAN, o el acuer­do de co­mer­cio con la Unión Eu­ro­pea, así co­mo la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción y re­fu­gia­dos, que es la ba­se de la so­cie­dad ame­ri­ca­na. No po­de­mos ol­vi­dar que la ac­tual ge­ne­ra­ción de eu­ro­peos es la que, li­te­ral­men­te, hi­zo caer el mu­ro de Ber­lín. Es tris­te com­pro­bar que hoy te­ne­mos un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano in­ten­tan­do le­van­tar un mu­ro que nos se­pa­ra de Mé­xi­co…

Sien­to que es un de­ber con­tes­tar es­tas po­si­cio­nes de for­ma res­pe­tuo­sa. Cuan­do uno es­tá en desacuer­do, de­be ver­ba­li­zar­lo. Creo que ne­ce­si­ta­mos un gran de­ba­te en Es­ta­dos Uni­dos so­bre es­tas po­lí­ti­cas, pues con­si­de­ro que mu­chas de ellas es­tán equi­vo­ca­das.

F.F.S.: El co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Me­dioam­bien­te Arias Ca­ñe­te afir­ma es­tar tre­men­da­men­te im­pre­sio­na­do por la ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción del se­cre­ta­rio de Es­ta­do Kerry, de­mos­tra­da tan­to en Pa­rís co­mo en Ki­ga­li. Cree­mos que los acuer­dos glo­ba­les so­bre me­dioam­bien­te ayu­dan a las na­cio­nes. ¿De­be­ría­mos preo­cu­par­nos por la ac­ti­tud de EE.UU. en el fu­tu­ro? ¿Pue­de ha­ber una des­co­ne­xión nor­te­ame­ri­ca­na de las po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les? N.B.: En pri­mer lu­gar, es­toy de acuer­do en ala­bar al se­cre­ta­rio Kerry. Creo que fue un ex­ce­len­te se­cre­ta­rio de Es­ta­do, que creía pro­fun­da­men­te en que los nor­te­ame­ri­ca­nos de­bía­mos sa­lir al ex­te­rior y ne­go­ciar con los de­más paí­ses, in­ten­tan­do ha­cer un mun­do me­jor.

Con­si­de­ro que aún es tem­prano pa­ra en­ten­der, de una for­ma am­plia, ha­cia dón­de se di­ri­ge la Ad­mi­nis­tra­ción ac­tual. En es­tos momentos, se es­tá li­bran­do una ba­ta­lla al res­pec­to en­tre quie­nes son abier­ta­men­te na­cio­na­lis­tas (la de­re­cha al­ter­na­ti­va) y quie­nes si­guen una co­rrien­te más cen­tra­da de las ideas den­tro de la Ad­mi­nis­tra­ción, que es­pe­ro que ven­zan.

En se­gun­do lu­gar, es­ta Ad­mi­nis­tra­ción ape­nas aca­ba de co­men­zar, ni si­quie­ra ha nom­bra­do a to­dos sus mi­nis­tros y se­cre­ta­rios de ga­bi­ne­te. Los De­pu­ties, un­der se­cre­ta­ries y as­si­tant se­cre­ta­ries que en nues­tro sis­te­ma for­man el nú­cleo del Go­bierno pa­ra las po­lí­ti­cas ex­te­rio­res to­da­vía no han si­do nom­bra­dos; y pue­de lle­var­les has­ta seis me­ses com­pren­der de qué va su po­lí­ti­ca.

Tam­bién pien­so que no se de­be sub­es­ti­mar al ac­tual pre­si­den­te. Aun­que yo no apo­yé su cam­pa­ña, creo que la ges­tio­nó bri­llan­te­men­te. De­rro­tó a la di­nas­tía Bush, de­rro­tó a Hi­llary Clin­ton, y creo que quie­re se­guir te­nien­do éxi­to. De he­cho, ya ve­mos có­mo es­tá in­ten­tan­do cam­biar y no adop­tar su du­ra re­tó­ri­ca de cam­pa­ña. De­cía que no creía en la po­lí­ti­ca de una so­la Chi­na, y ha­ce unos días lla­mó al pre­mier chino di­cién­do­le que es­ta­ba de acuer­do con esa po­lí­ti­ca; tam­bién ma­ni­fes­tó no en­ten­der la ne­ce­si­dad de una alian­za con Ja­pón, y re­cien­te­men­te re­afir­mó la aso­cia­ción pa­ra la de­fen­sa con Ja­pón, y ju­gó to­do un fin de se­ma­na al golf con el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés Shin­zo Abe.

Es­pe­ro que ocu­rra lo mis­mo con la OTAN y con la Unión Eu­ro­pea, pues ha si­do muy crí­ti­co con am­bas ins­ti­tu­cio­nes. Ha cri­ti­ca­do a An­ge­la Mer­kel, equi­vo­ca­da­men­te des­de mi pun­to de vis­ta. Tam­bién es­pe­ro que el nue­vo se­cre­ta­rio del Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, y el nue­vo se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis, pue­dan re­con­du­cir­le ha­cía un cur­so más prag­má­ti­co. No van a ser per­fec­tos, pe­ro con­fío en que apren­dan de al­gu­nos de los erro­res co­me­ti­dos en las pri­me­ras se­ma­nas de la pre­si­den­cia y com­pren­dan que no pue­den ir por libre. Por ejem­plo, anun­cia­ron la prohi­bi­ción de la en­tra­da de los mu­sul­ma­nes, y tam­bién de los re­fu­gia­dos, sin ha­blar con otros paí­ses, ni si­quie­ra con los que po­drían ver­se afec­ta­dos por ello, co­mo Irak, con quie­nes es­ta­mos lu­chan­do pa­ra la li­be­ra­ción de Mo­sul. El go­bierno ira­quí se en­te­ró por los pe­rió­di­cos de que sus ciu­da­da­nos no po­drían via­jar a Es­ta­dos Uni­dos, un tre­men­do fa­llo de las re­glas más bá­si­cas de la diplomacia. Es­pe­ro que pue­dan ac­tuar y pen­sar de una for­ma di­fe­ren­te de aquí a seis me­ses, aun­que es so­lo una esperanza.

El pre­si­den­te Trump es el pri­me­ro en la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se que nun­ca ha ser­vi­do en la Ad­mi­nis­tra­ción o ha si­do mi­li­tar. No tie­ne ex­pe­rien­cia en el sec­tor pú­bli­co

Trump se ha desa­rro­lla­do en un en­torno transac­cio­nal inmobiliario de su­ma ce­ro, pe­ro la diplomacia y la po­lí­ti­ca internacional no se es­truc­tu­ran así. Vi­vi­mos en una eco­no­mía glo­bal sim­bió­ti­ca

F.F.S.: En más de una oca­sión ha con­ta­do que, sien­do em­ba­ja­dor an­te la OTAN en el mo­men­to al ata­que de las To­rres Ge­me­las, el em­ba­ja­dor ca­na­dien­se le su­gi­rió apli­car el ar­tícu­lo cin­co por el cual “cuan­do se ata­ca un país de la OTAN, se ata­ca a to­dos”. Pos­te­rior­men­te, le di­jo a su je­fa Con­do­leez­za Ri­ce que to­dos los paí­ses de la OTAN es­ta­ban dis­pues­tos a apo­yar a Es­ta­dos Uni­dos en una gue­rra, aun sin sa­ber contra quién. ¿Pue­de el cam­bio de ac­ti­tud de Trump, jun­to con he­chos co­mo la in­va­sión de Cri­mea por Ru­sia, ha­cer cre­cer la di­vi­sión exis­ten­te den­tro de la UE?

N.B.: En par­te por ha­ber si­do em­ba­ja­dor an­te la OTAN y ha­ber vis­to el increíble va­lor que la alian­za tu­vo en el 11-S, con su in­ten­ción de de­fen­der­nos, y tam­bién cuan­do Es­pa­ña y to­dos los alia­dos nos acom­pa­ña­ron a Af­ga­nis­tán (y allí si­guen 15 años des­pués), he po­di­do sen­tir de pri­me­ra mano có­mo es­te Tra­ta­do be­ne­fi­cia a mi país. El ti­po de fra­ses em­plea­das por el pre­si­den­te Trump, co­mo: “La OTAN es­tá ob­so­le­ta”, no re­pre­sen­tan una opi­nión ma­yo­ri­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos. El pue­blo nor­te­ame­ri­cano apo­ya a la OTAN, y es una alian­za per­ci­bi­da por la ma­yo­ría co­mo una his­to­ria de éxi­to. Cier­ta­men­te, si ob­ser­va­mos a los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas ya re­ti­ra­dos que sir­vie­ron en am­bas Ad­mi­nis­tra­cio­nes, en­con­tra­re­mos un gran apo­yo ha­cia la OTAN.

Lo que ha he­cho Pu­tin en Cri­mea, ane­xio­nán­do­la ile­gal­men­te a Ru­sia y tam­bién di­vi­dien­do a Ucra­nia, jun­to con las presiones a los Es­ta­dos Bál­ti­cos, ha­ce que el sen­ti­mien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos por la OTAN sea to­da­vía más fuer­te en 2017 que ha­ce unos años. Creo que el pre­si­den­te no so­lo se equi­vo­ca, sino que ni si­quie­ra cuen­ta con un apo­yo ma­yo­ri­ta­rio en es­te te­ma. Ade­más, su se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis, que fue co­man­dan­te de la OTAN, con­fir­ma­ba pú­bli­ca­men­te ha­ce so­lo unos días que la apo­ya­ba con fir­me­za.

El pre­si­den­te Trump es el pri­me­ro en la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na que nun­ca ha ser­vi­do en la Ad­mi­nis­tra­ción o ha si­do mi­li­tar; es de­cir, no tie­ne ex­pe­rien­cia en el sec­tor pú­bli­co. To­do es­to es nue­vo pa­ra él. En el mun­do transac­cio­nal inmobiliario de Nue­va York, siem­pre hay un ga­na­dor y un per­de­dor, y qui­zás vea así a la po­lí­ti­ca internacional, pe­ro no es la reali­dad. En la po­lí­ti­ca internacional to­dos nos ne­ce­si­ta­mos, es­pe­cial­men­te los paí­ses de­mo­crá­ti­cos, co­mo Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca. Hay momentos don­de unos u otros apor­tan más, pe­ro es una re­la­ción be­ne­fi­cio­sa pa­ra to­dos. Pa­ra mí, eso es la OTAN.

Sin em­bar­go, el pre­si­den­te no se equi­vo­ca del to­do cuan­do di­ce que Es­ta­dos Uni­dos so­por­ta un pe­so eco­nó­mi­co de la OTAN de­ma­sia­do ele­va­do. Es cier­to, y tam­bién lo han so­por­ta­do los pre­si­den­tes que le han pre­ce­di­do. To­dos los paí­ses que for­man par­te es­tán de acuer­do en que han de de­di­car, al me­nos, el 2% de su PIB; pe­ro Es­pa­ña des­ti­na úni­ca­men­te

Es fun­da­men­tal que nues­tros jó­ve­nes se­pan de geo­gra­fía, his­to­ria, eco­no­mía, etc., pa­ra en­ten­der la com­ple­ji­dad de los pro­ble­mas que ten­drán que ges­tio­nar

el 0,91%, y Ale­ma­nia, el 1,1%. So­lo cin­co de los 28 paí­ses de la UE le de­di­can el 2%. Trump tie­ne ra­zón so­bre el incremento ne­ce­sa­rio de la con­tri­bu­ción de los paí­ses eu­ro­peos, pe­ro se equi­vo­ca ame­na­zan­do con re­ti­rar­se.

An­te la po­si­ción por par­te de Ru­sia (aun­que no sea una nue­va Gue­rra Fría), don­de Pu­tin intenta di­vi­dir Eu­ro­pa en las zo­nas del Sur y el Es­te de la Fe­de­ra­ción ru­sa –en paí­ses co­mo Ucra­nia, Geor­gia, Mol­da­via, los Es­ta­dos Bál­ti­cos o Bie­lo­rru­sia–, creo que la OTAN de­be man­te­ner­se fuer­te y fir­me. Aca­ban de des­ple­gar­se ba­ta­llo­nes en las Re­pú­bli­cas Bál­ti­cas y en Po­lo­nia, pe­ro eso exi­ge más financiación, y los go­bier­nos eu­ro­peos de­ben apo­yar más.

F.F.S.: Vi­vi­mos tiempos com­ple­jos an­te los que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sur­gen po­lí­ti­cas sim­plis­tas y po­pu­lis­tas. Las nue­vas tec­no­lo­gías han re­du­ci­do la ca­pa­ci­dad de ex­po­ner ve­raz y ar­gu­men­ta­ti­va­men­te, crean­do opi­nio­nes fun­da­das. Ca­da vez hay me­nos es­pe­cia­lis­tas con gran co­no­ci­mien­to y más “in­di­vi­duos con un mi­cró­fono”. ¿Có­mo pue­de afec­tar­nos es­to?

N.B.: Creo que es un asun­to de gran im­por­tan­cia, y la for­ma en la que lo pre­gun­ta es la ade­cua­da. No po­de­mos dar mar­cha atrás al re­loj en re­la­ción a los me­dios so­cia­les. Yo tam­bién soy ac­ti­vo en Twit­ter y si­go los tuits del pre­si­den­te y de otros. Con­si­de­ro que es tre­men­da­men­te útil ha­cer­lo, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que un tuit tie­ne 140 ca­rac­te­res. Es de­cir, no pue­de ser al­go com­ple­jo ni que per­mi­ta pro­fun­di­zar en nin­gu­na ma­te­ria. Si bien apor­ta la ven­ta­ja de que más per­so­nas pue­dan ex­pre­sar­se –al­go po­si­ti­vo, en ge­ne­ral–, tam­bién ge­ne­ra la des­ven­ta­ja que re­pre­sen­ta la sim­pli­fi­ca­ción del de­ba­te.

Me asus­ta la com­ple­ji­dad de los pro­ble­mas a los que nos en­fren­ta­mos, des­de el cam­bio cli­má­ti­co has­ta el trá­fi­co de dro­gas; des­de el ci­ber­cri­men a la pro­li­fe­ra­ción nu­clear o el cre­ci­mien­to del populismo en Eu­ro­pa –con Ma­ri­ne Le Pen, Geert Wil­ders, Ama­ne­cer Dorado…–. De­be­mos te­ner mu­cho cui­da­do con nues­tras ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, pa­ra ase­gu­rar­nos de que for­man a los jó­ve­nes en as­pec­tos co­mo geo­gra­fía, his­to­ria, eco­no­mía,

Es­ta­dos Uni­dos no po­dría te­ner un me­jor ami­go en el mun­do que Ale­ma­nia

etc., por­que to­dos esos te­mas son ne­ce­sa­rios pa­ra en­ten­der la com­ple­ji­dad y los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta­rán cuan­do ges­tio­nen el mun­do. Es de­ter­mi­nan­te que po­da­mos lle­gar al co­ra­zón de es­tos asun­tos des­de las es­cue­las se­cun­da­rias y las uni­ver­si­da­des, lo cual es un pro­ce­so tre­men­da­men­te la­bo­rio­so y que re­quie­re más de 140 ca­rac­te­res. En las re­des so­cia­les hay as­pec­tos bue­nos y ma­los; no las con­de­nó, pues gra­cias a ellas hoy los in­di­vi­duos pue­den ser es­cu­cha­dos, pe­ro hay tan­tos mi­llo­nes de per­so­nas desean­do ser es­cu­cha­das…

Otra cues­tión que ocu­rre en Es­ta­dos Uni­dos es que las per­so­nas eli­gen sus fo­ros de no­ti­cias ba­sán­do­se en la ideo­lo­gía. Los con­ser­va­do­res ven Fox News, pe­ro no la CNN. Los li­be­ra­les ven MSNBC, pe­ro no Fox… Es­to no es bueno. De­be­mos ser ca­pa­ces de es­cu­char a la par­te con­tra­ria y es­tar abier­tos a los pun­tos de vis­ta de otros, aun­que sean opues­tos a los nues­tros. Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de las per­so­nas se­lec­cio­na sus pla­ta­for­mas de no­ti­cias, y creo que eso no es sano en una de­mo­cra­cia.

Nun­ca te­ne­mos la ra­zón siem­pre. Mu­chos, y me in­clu­yo, es­ta­mos fre­cuen­te­men­te equi­vo­ca­dos. A mis alum­nos de la Har­vard Ken­nedy School les es­ti­mu­lo pa­ra que me re­ten. Si di­go al­go con lo que es­tán en desacuer­do, les pi­do que me lo di­gan. De he­cho, es muy nor­mal que me ha­gan cam­biar de opi­nión. Es­tar abier­tos a ar­gu­men­tos con­tra­rios a los nues­tros es al­go tre­men­da­men­te im­por­tan­te en de­mo­cra­cia.

F.F.S.: Es­ta­dos Uni­dos es­tá adop­tan­do po­si­cio­nes blan­das fren­te a Ru­sia. En la UE siem­pre he­mos te­ni­do una po­lí­ti­ca de bra­zos abier­tos ha­cia su país, pe­ro aho­ra Trump pa­re­ce lle­var­se me­jor con Pu­tin que con An­ge­la Mer­kel, lo cual ge­ne­ra con­fu­sión. ¿Qué posibles con­se­cuen­cias pue­de te­ner es­ta po­lí­ti­ca de apro­xi­ma­ción ha­cia per­so­nas in­di­vi­dua­lis­tas?

N.B.: Trump ha pues­to el mun­do pa­tas arri­ba. Él es un mag­na­te inmobiliario de Nue­va York que siem­pre se ha de­di­ca­do al ne­go­cio fa­mi­liar y vi­vi­do en un en­torno de su­ma ce­ro: si yo gano, tú de­bes per­der, y vi­ce­ver­sa. Se ha desen­vuel­to en un en­torno transac­cio­nal, don­de se

Trump ha re­ta­do al or­den que he­mos cons­trui­do y a la for­ma de ha­cer ne­go­cios. Es­tá en su de­re­cho, pe­ro ha­cer­lo re­quie­re mayor ni­vel de hu­mil­dad

intenta ven­cer; pe­ro el mun­do de la diplomacia y de la eco­no­mía internacional no es­tá es­truc­tu­ra­do así. Vi­vi­mos en una eco­no­mía glo­bal sim­bió­ti­ca, don­de de­pen­de­mos los unos de los otros.

Sue­lo de­cir­les a mis alum­nos que, en una ne­go­cia­ción, es muy ra­ro en­con­trar si­tua­cio­nes don­de se de­rro­te ab­so­lu­ta­men­te al con­tra­rio. Se tra­ta de ob­te­ner lo que uno desea, in­ten­tan­do que a la par­te con­tra­ria le que­de la sen­sa­ción de ha­ber ob­te­ni­do tam­bién al­go, pues en el fu­tu­ro es muy po­si­ble que ten­gas mu­chas más ne­go­cia­cio­nes con ese lí­der o país.

Creo que el pre­si­den­te Trump no ve así el mun­do. Pa­re­ce res­pe­tar el po­der, y por eso ha si­do lau­da­to­rio con Pu­tin, que es un au­to­ri­ta­rio agre­si­vo, un ma­tón. Ade­más, pa­re­ce va­lo­rar más los des­equi­li­brios de co­mer­cio (ten­go un su­pe­rá­vit con­ti­go o es­toy en dé­fi­cit). Tan­to Ale­ma­nia co­mo Ja­pón, Mé­xi­co o Chi­na tie­nen ba­lan­zas co­mer­cia­les po­si­ti­vas con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos, y ha ido a por to­dos ellos; y no so­lo aho­ra co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial, sino que ha­ce 30 años ya po­nía anun­cios en los prin­ci­pa­les pe­rió­di­cos neo­yor­qui­nos ar­gu­men­tan­do contra nues­tra re­la­ción de de­fen­sa con Ja­pón o Eu­ro­pa.

Cuan­do pien­so en An­ge­la Mer­kel, en el go­bierno es­pa­ñol o en la OTAN, pien­so en los mi­les de te­mas di­fe­ren­tes en los que es­ta­mos tra­ba­jan­do jun­tos, des­de el cam­bio cli­má­ti­co al co­mer­cio o la de­fen­sa. Nos co­no­ce­mos, cree­mos en las mis­mas co­sas, de­fen­de­mos los de­re­chos hu­ma­nos… To­dos es­tos son asun­tos en los que, creo, él no ha te­ni­do ex­pe­rien­cia pre­via. Por eso con­fío en que, a lo lar­go de su pre­si­den­cia, ad­quie­ra una mayor com­pren­sión so­bre es­tas re­la­cio­nes tan com­ple­jas. Es­ta­dos Uni­dos no po­dría te­ner un me­jor ami­go en el mun­do que Ale­ma­nia hoy en día, y el pre­si­den­te Trump di­jo en el Lon­don Ti­mes que te­nía la mis­ma con­fian­za en Mer­kel que en Vla­di­mir Pu­tin. Pa­ra mí, es una de­cla­ra­ción sor­pren­den­te, por­que Mer­kel es una lí­der vir­tuo­sa, co­sa que no es Pu­tin. Ale­ma­nia es alia­da de Es­ta­dos Uni­dos; Pu­tin no lo es… Ha re­ta­do a la sa­bi­du­ría convencional del mun­do que he­mos cons­trui­do y a la for­ma de ha­cer ne­go­cios. Es­tá en su de­re­cho, pe­ro creo que pa­ra eso se re­quie­re

Yo for­ma­ba par­te de una Ad­mi­nis­tra­ción que creía que lo ade­cua­do, des­de una pers­pec­ti­va es­tra­té­gi­ca, era ir a Irak.

Hoy pien­so que es­ta­ba equi­vo­ca­do

mayor ni­vel de hu­mil­dad. No pue­de pen­sar que to­do tie­ne que cam­biar­se y que to­das las ver­da­des han de ser cues­tio­na­das. No creo que es­to sea in­te­lec­tual­men­te ho­nes­to.

F.F.S.: Una co­sa que qui­zás de­bie­ra co­rre­gir­se es la di­fe­ren­cia cre­cien­te en­tre el po­der ad­qui­si­ti­vo de las cla­ses me­dias y al­tas en Es­ta­dos Uni­dos, un as­pec­to que ha fun­da­men­ta­do la vic­to­ria de Trump, al igual que la fal­ta de ac­tua­li­za­ción de in­fra­es­truc­tu­ras… ¿Te­nía ra­zón el pre­si­den­te en es­to? N.B.: Creo que no se equi­vo­ca­ba al de­cir que hay de­ce­nas de mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos a los que la re­vo­lu­ción di­gi­tal ha ido de­jan­do atrás. Una re­vo­lu­ción que tam­bién ha he­cho ri­cas a mu­chas per­so­nas, es­pe­cial­men­te en mi área de Bos­ton, en Mas­sa­chu­setts, Ca­li­for­nia o Te­xas. Por el con­tra­rio, en los en­tor­nos de la in­dus­tria del ace­ro y del au­to­mó­vil, las per­so­nas han per­di­do sus pues­tos de tra­ba­jo, que se han vis­to des­pla­za­dos a Mé­xi­co, Chi­na o Viet­nam. Trump fue ca­paz de pre­ver es­ta si­tua­ción an­tes que otros po­lí­ti­cos, con­vir­tién­do­la en par­te de su cam­pa­ña. Al­go in­te­li­gen­te, si real­men­te desea ha­cer al­go por es­tas per­so­nas.

Tam­bién tie­ne ra­zón en que hay que re­cu­pe­rar nues­tras in­fra­es­truc­tu­ras con in­ver­sio­nes bru­ta­les, y ha­brá que ver si el Con­gre­so las aprue­ba o no. La di­fe­ren­cia de in­gre­sos en­tre las per­so­nas ri­cas y de cla­se me­dia es tre­men­da. Eso no es sa­lu­da­ble pa­ra nin­gu­na de­mo­cra­cia. Las exen­cio­nes pa­ra gen­te de al­to ni­vel de in­gre­sos han exa­cer­ba­do aún más las di­fe­ren­cias. Opino que los dos par­ti­dos po­lí­ti­cos de­ben fo­ca­li­zar­se en es­tos te­mas.

Re­co­noz­co que Trump ha ga­na­do las elec­cio­nes de una ma­ne­ra brillante. En­con­tró una co­ne­xión con la psi­que de los es­ta­dou­ni­den­ses que fue una fór­mu­la ga­na­do­ra

F.F.S.: Le­yen­do su cu­rrí­cu­lum, una de las co­sas que re­sul­tan más sor­pren­den­tes es la tre­men­da can­ti­dad de po­si­cio­nes –que ima­gino se trans­for­man en obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les– que ha te­ni­do y tie­ne. In­tu­yo que su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción es gran­de. ¿Qué lec­cio­nes po­dría com­par­tir pa­ra que me­jo­rá­se­mos nues­tra pro­duc­ti­vi­dad? N.B.: Co­mo en otras pro­fe­sio­nes, y mien­tras as­cen­día en mis res­pon­sa­bi­li­da­des, com­pren­dí que hay que apren­der a prio­ri­zar, ade­más de a tra­ba­jar

jor­na­das de 18 ho­ras y ser ca­paz de ha­cer tres co­sas a la vez. Son ca­pa­ci­da­des que tu­ve que desa­rro­llar pa­ra tra­ba­jar en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

Cuan­do, tras una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra, de­ci­dí re­ti­rar­me, te­nía cla­ro que que­ría en­se­ñar y ayu­dar a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción a pen­sar so­bre to­dos es­tos asun­tos de los que he­mos ha­blan­do; pe­ro tam­bién que­ría ofre­cer­me co­mo vo­lun­ta­rio en ONGs. En nues­tra so­cie­dad, es­tas or­ga­ni­za­cio­nes lle­nan mu­chos va­cíos que de­ja nues­tro go­bierno. Exis­te múl­ti­ples ini­cia­ti­vas en las que creo pro­fun­da­men­te, co­mo las Olim­pia­das Pa­rao­lím­pi­cas que ayu­dan a gen­te jo­ven con dis­ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les, jó­ve­nes que se que­dan atrás y a quie­nes in­ten­ta­mos ayu­dar a tra­vés del de­por­te. Tra­ba­jo con Tim Schri­ver, so­brino del pre­si­den­te Ken­nedy, una per­so­na ca­ris­má­ti­ca y en­tre­ga­da des­de ha­ce ya 50 años a cons­truir es­ta increíble or­ga­ni­za­ción que es Spe­cial Olym­pics –fun­da­da por Eu­ni­ce Ken­nedy Schri­ver, her­ma­na de John Fitz­ge­ral Ken­nedy–. Es pa­ra mí un or­gu­llo for­mar par­te del Con­se­jo.

F.F.S: Se di­ce que de los erro­res se apren­de. Cuén­te­nos, por fa­vor, al­guno su­yo y qué apren­di­za­je ob­tu­vo.

N.B.: Cro­no­ló­gi­ca­men­te, mi ca­rre­ra en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do co­men­zó en 1980, co­mo in­terno. Me uní a tiem­po com­ple­to al Fo­reign Ser­vi­ce en el 82, don­de ser­ví has­ta el año 2008. Ese fue un pe­rio­do don­de Es­ta­dos Uni­dos tu­vo un po­der sin ri­val, tan­to en lo eco­nó­mi­co co­mo en lo mi­li­tar o po­lí­ti­co. La Unión So­vié­ti­ca es­ta­ba va­ci­lan­do en los años 80 y se co­lap­só en 1991. A lo lar­go de to­da mi ca­rre­ra, fui­mos tan po­de­ro­sos que al­gu­nas ve­ces es­to nos lle­vó a ser arro­gan­tes.

La lec­ción más im­por­tan­te que apren­dí, al mi­rar atrás, es que in­clu­so los paí­ses más po­de­ro­sos tie­nen que ac­tuar re­fre­nán­do­se, con con­ten­ción. No lo hi­ci­mos en Irak en el año 2003. Yo apo­yé esa gue­rra, sien­do en­ton­ces em­ba­ja­dor en la OTAN. Aho­ra pien­so que nos ade­lan­ta­mos, que no pen­sa­mos a fon­do que la in­va­sión nos lle­va­ría a que­dar­nos allí años. Eso fue arro­gan­cia por nues­tra par­te.

Aho­ra que en­se­ño, soy más cons­cien­te de que lo im­por­tan­te no so­lo es lo que de­ci­des ha­cer, sino lo que de­ci­des no ha­cer. Es de­cir, ser ca­paz de con­te­ner­se, es­pe­cial­men­te en el uso de la fuer­za mi­li­tar, es esen­cial. Chur­chill di­jo al­go en es­te mis­mo sen­ti­do: el pro­ble­ma de uti­li­zar la fuer­za es que, una vez que em­pie­zas, nun­ca sa­bes dón­de ni có­mo vas a ter­mi­nar. Y, ¡por Dios, cuán­ta ra­zón te­nía! Yo for­ma­ba par­te de una Ad­mi­nis­tra­ción que creía

Eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos nos en­fren­ta­mos en 2017 a una de las agendas de po­lí­ti­ca ex­te­rior más com­ple­jas de la his­to­ria Si se pro­du­je­ra otra gue­rra mun­dial, em­pe­za­ría en el ci­be­res­pa­cio con to­da se­gu­ri­dad

que lo ade­cua­do, des­de una pers­pec­ti­va es­tra­té­gi­ca, era ir a Irak, pe­ro hoy pien­so que es­ta­ba equi­vo­ca­do.

Di­cho de otra ma­ne­ra, el ge­ne­ral Mars­hall, un gran se­cre­ta­rio de Es­ta­do que pu­so en mar­cha el Plan que lle­va su nom­bre, ayu­dó a or­ga­ni­zar la gue­rra co­mo je­fe de ga­bi­ne­te de FDR (Fran­klin De­lano Roo­se­velt). Él so­lía de­cir a su ga­bi­ne­te, al tér­mino de las reunio­nes: “Caballeros (en­ton­ces eran to­dos hom­bres), dí­gan­me có­mo po­dría es­tar equi­vo­ca­do”. Ha­ce fal­ta te­ner la sa­bi­du­ría su­fi­cien­te co­mo pa­ra es­tar abier­to a la crí­ti­ca, sa­bien­do que uno siem­pre co­me­te erro­res y ha de ejer­cer res­tric­ción con el po­der que tie­ne.

Diplomacia y po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se en la era Trump

Es­tas fue­ron al­gu­nas de las de­cla­ra­cio­nes del pro­fe­sor Burns en su con­fe­ren­cia en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino:

“La cri­sis de Oc­ci­den­te tie­ne que ver con los desafíos a los que se en­fren­ta la UE ac­tual­men­te y tam­bién con las cir­cuns­tan­cias ex­tra­or­di­na­rias que se es­tán pro­du­cien­do en EE.UU. des­de la gran re­ce­sión de 2008-2009. El he­cho de que mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos ha­yan pa­de­ci­do la pér­di­da de em­pleo y el re­sur­gi­mien­to de los po­pu­lis­mos es al­go que nun­ca ha­bía­mos vis­to en mi país.

Es­ta fra­se de “Vol­ver a ha­cer Amé­ri­ca gran­de” (“Ma­ke Ame­ri­ca great again”) real­men­te re­sue­na. De­bo re­co­no­cer que Do­nald Trump ha ga­na­do las elec­cio­nes de una ma­ne­ra brillante. En­con­tró una co­ne­xión con la psi­que de los es­ta­dou­ni­den­ses que fue una fór­mu­la ga­na­do­ra. Nun­ca ha­bía es­ta­do en po­lí­ti­ca, pe­ro de­rro­tó a 16 can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos, in­clui­do un miem­bro de la di­nas­tía Bush; y lue­go de­rro­tó a la mu­jer más ad­mi­ra­da de nues­tra so­cie­dad, Hi­llary Clin­ton. Por lo tan­to, no hay que sub­es­ti­mar a es­te hom­bre, por­que ha si­do muy efec­ti­vo.

Los eu­ro­peos y los es­ta­dou­ni­den­ses nos en­fren­ta­mos en 2017 a una de las agendas de po­lí­ti­ca ex­te­rior más com­ple­jas de la his­to­ria. En EE.UU. te­ne­mos que re­mon­tar­nos al úl­ti­mo go­bierno del pre­si­den­te Fran­klin pa­ra en­con­trar una épo­ca con un desafío tan im­por­tan­te.

Los re­tos son im­pre­sio­nan­tes. Te­ne­mos la obli­ga­ción de or­ga­ni­zar 195 Es­ta­dos pa­ra lu­char contra el cam­bio cli­má­ti­co, que afec­ta a 7.500 mi­llo­nes de per­so­nas, y an­te el que es­ta­mos dan­do pa­sos muy tí­mi­dos. Los gran­des emi­so­res de car­bono (EE.UU., Chi­na, In­dia…) es­tán tí­mi­da­men­te obli­ga­dos a re­du­cir sus emi­sio­nes pa­ra en­fren­tar es­te pro­ble­ma tras­na­cio­nal.

Exis­ten otras mu­chas cues­tio­nes que re­quie­ren una coope­ra­ción mun­dial: el trá­fi­co de mu­je­res y ni­ños, los cár­te­les de dro­ga or­ga­ni­za­dos, los del cri­men, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años con el sur­gi­mien­to de los ci­ber­de­li­tos, el ci­be­res­pio­na­je y la po­si­bi­li­dad de las ci­ber­gue­rras. Si se pro­du­je­ra otra gue­rra mun­dial –que es­pe­ro que no su­ce­da–, em­pe­za­ría en el ci­be­res­pa­cio con to­da se­gu­ri­dad.

He­mos lle­ga­do a un pun­to de la his­to­ria don­de te­ne­mos que or­ga­ni­zar­nos a ni­vel trans­na­cio­nal, pa­ra ser efec­ti­vos y pre­ve­nir y mi­ti­gar la se­ve­ri­dad de los gran­des pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que tam­bién de­be­mos in­vo­lu­crar al li­de­raz­go chino, al bra­si­le­ño, al sud­afri­cano, al tur­co, al sau­dí… To­dos ellos se han in­cor­po­ra­do a las an­ti­guas po­ten­cias del G7 y aho­ra for­man par­te del G20, por­que ha­ce fal­ta un con­sen­so mun­dial.

A es­to se aña­de el pro­ble­ma de Corea del Nor­te y su po­der nu­clear. Los ex­per­tos dicen que den­tro de cin­co o diez años qui­zá ha­ya un mi­sil ba­lís­ti­co con una ca­be­za que in­clu­so pue­da lle­gar a San Fran­cis­co, Sa­cra­men­to, LA, San Die­go, Ne­va­da y Ari­zo­na. Co­mo nor­te­ame­ri­cano, es­to es inacep­ta­ble. No po­de­mos to­le­rar que Corea del Nor­te su­pon­ga una ame­na­za nu­clear, por no ha­blar de las ar­mas bio­ló­gi­cas, etc.

La re­la­ción EE.UU.–Eu­ro­pa

Tra­di­cio­nal­men­te Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca, por nues­tro po­de­río eco­nó­mi­co y mi­li­tar de los úl­ti­mos 150 años y el li­de­raz­go

En EE.UU. te­ne­mos una cri­sis exis­ten­cial, un de­ba­te en cuan­to a qué ti­po de po­ten­cia te­ne­mos que ser, o si te­ne­mos que ser o no una po­ten­cia mun­dial

que he­mos ejer­ci­do a ni­vel tec­no­ló­gi­co –pues Chi­na se ha­bía cen­tra­do bá­si­ca­men­te en desa­rro­llar su país y sa­car a la gen­te de la po­bre­za–, he­mos si­do quie­nes des­de 1945 he­mos im­pul­sa­do la agen­da, or­ga­ni­zan­do y pro­mo­vien­do la coope­ra­ción internacional.

Eu­ro­pa ha si­do el lí­der in­dis­cu­ti­ble del cam­bio cli­má­ti­co. Hoy se en­fren­ta a los desafíos más im­por­tan­tes des­de la II Gue­rra Mun­dial; mien­tras que no­so­tros, en EE.UU., te­ne­mos una cri­sis exis­ten­cial, un de­ba­te en cuan­to a qué ti­po de po­ten­cia te­ne­mos que ser, o si te­ne­mos que ser o no una po­ten­cia mun­dial.

Sé que Eu­ro­pa ha avan­za­do mu­chí­si­mo, re­com­po­nién­do­se des­de las ce­ni­zas de la gue­rra. La tre­men­da re­cu­pe­ra­ción, y la con­ver­sión de paí­ses au­to­ri­ta­rios a to­tal­men­te de­mo­crá­ti­cos, ha si­do prác­ti­ca­men­te un milagro. No po­de­mos per­mi­tir que las glo­rias de la UE: 500 mi­llo­nes de per­so­nas, el cen­tro de jus­ti­cia mun­dial, un gran ni­vel de vi­da, unos va­lo­res so­cia­les que han cohe­sio­na­do a los eu­ro­peos, etc. se vean ame­na­za­das por el sur­gi­mien­to del populismo de de­re­chas. Las pró­xi­mas elec­cio­nes en Ho­lan­da, Fran­cia y Ale­ma­nia van a de­ter­mi­nar el des­tino de la UE.

Es­to coin­ci­de con el desafío plan­tea­do por Pu­tin en la Eu­ro­pa del Es­te de di­vi­dir paí­ses ve­ci­nos; con el desafío de una Ru­sia que ata­có Geor­gia y aho­ra ata­ca Ucra­nia y a quien ha­bría que ha­cer pa­gar la in­va­sión de Ucra­nia.

Los in­mi­gran­tes ven dos Eu­ro­pas: la oc­ci­den­tal, que es­tá in­ten­tan­do dar ca­bi­da a es­te éxo­do de per­so­nas que sa­len de Si­ria, Li­bia, Irak y Af­ga­nis­tán; y a los eu­ro­peos del Es­te que es­tán ce­rran­do las fron­te­ras, es­pe­cial­men­te a los re­fu­gia­dos mu­sul­ma­nes. Ver có­mo es­te fe­nó­meno di­vi­de la UE y reta a la ca­pa­ci­dad de Bruselas de for­mar una po­lí­ti­ca cohe­ren­te es al­go real­men­te des­ga­rra­dor.

Ade­más, el Bre­xit y el in­cier­to des­tino de Gre­cia son pro­ble­mas que agra­van el he­cho de que el pro­yec­to eu­ro­peo pa­re­ce es­tar de­bi­li­tán­do­se. Igual que los po­pu­lis­tas no quie­ren una UE cohe­sio­na­da, en mi país los Es­ta­dos quie­ren que Washington ce­da po­der.

Quie­ro re­cor­dar que EE.UU. siem­pre ha apo­ya­do la UE, y es­pe­ro que siem­pre si­ga­mos ha­cién­do­lo. Des­de Tru­man, to-

dos los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos han in­ten­ta­do re­sol­ver los pro­ble­mas en­tre Fran­cia y Ale­ma­nia, que han si­do el ori­gen de mu­chas ten­sio­nes, y se han in­tere­sa­do por fo­men­tar la cohe­sión. Pa­ra mí, la UE es uno de los hi­tos prin­ci­pa­les del siglo XX. Eu­ro­pa es una unión vir­tuo­sa, de­mo­crá­ti­ca y pa­cí­fi­ca, y es­pe­ro que Trump se dé cuen­ta de la im­por­tan­cia de apo­yar el pro­yec­to eu­ro­peo.

OTAN, co­mer­cio ex­te­rior y fron­te­ras

Siem­pre he pen­sa­do en la gran ven­ta­ja de po­der que te­ne­mos res­pec­to de los ru­sos y los chi­nos por con­tar con alia­dos que ellos no te­nían. Cuan­do el 11S, co­mo em­ba­ja­dor an­te la OTAN, veía có­mo se des­mo­ro­na­ban las To­rres Ge­me­las, re­ci­bí la lla­ma­da del em­ba­ja­dor ca­na­dien­se, que ha­bía pen­sa­do apli­car el ar­tícu­lo 5. La úni­ca vez que he­mos in­vo­ca­do el ar­tícu­lo fue la ma­ña­na del día 12. Los eu­ro­peos sa­lie­ron en de­fen­sa de los nor­te­ame­ri­ca­nos, cuan­do ni si­quie­ra el pre­si­den­te Bush ha­bía res­pon­sa­bi­li­za­do to­da­vía a Al Qae­da del ata­que. Ca­da país de la OTAN se im­pli­có y, des­pués de tan­tos años, aún si­guen es­tan­do ahí. Creo que es­to de­mues­tra el va­lor de las alian­zas. Amé­ri­ca ne­ce­si­ta a Eu­ro­pa. Es la ba­se de su

La gen­te vie­ne a EE.UU. por­que quie­ren con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos, no en cri­mi­na­les

po­der, co­mo tam­bién lo son Ca­na­dá y el Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio.

Aho­ra es­ta­mos cues­tio­nan­do el co­mer­cio, pe­ro es uno de los gran­des éxi­tos de nues­tra his­to­ria. Siem­pre he­mos si­do una na­ción de co­mer­cio y vi­vi­mos en una eco­no­mía don­de no po­de­mos re­cha­zar el co­mer­cio glo­bal. Si lo ha­ce­mos, Chi­na se apro­ve­cha­rá.

Tam­bién se es­tá cues­tio­nan­do la in­mi­gra­ción, cuan­do he­mos si­do un país de puer­tas abier­tas. To­dos no­so­tros te­ne­mos una his­to­ria de in­mi­gra­ción que pro­ba­ble­men­te no se re­mon­te a más de dos o tres ge­ne­ra­cio­nes. Des­de la II Gue­rra Mun­dial, EE.UU. ha aco­gi­do a la mi­tad de los re­fu­gia­dos de las di­fe­ren­tes cri­sis. Por pri­me­ra vez des­de el año 1945, no es­ta­mos ayu­dan­do en es­ta ta­rea. Creo que em­pe­za­mos a ne­gar la na­tu­ra­le­za mis­ma de nues­tro Es­ta­do. Es­te es un de­ba­te so­bre el que se es­tá plan­tean­do ma­la in­for­ma­ción por par­te del pre­si­den­te y quie­nes lo apo­yan. La reali­dad es que, de los 8.000 re­fu­gia­dos si­rios aco­gi­dos des­de el 11-S, nin­guno de ellos ha es­ta­do im­pli­ca­do en ac­tos te­rro­ris­tas. La gen­te vie­ne a EE.UU. por­que quie­ren con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos, no en cri­mi­na­les. In­clu­so en­con­tra­mos que los re­fu­gia­dos son a ve­ces los ciu­da­da­nos más pa­trio­tas, por­que han ele­gi­do ser par­te de nues­tro país. No po­de­mos ce­rrar las fron­te­ras a las per­so­nas que real­men­te nos ne­ce­si­tan.

Creo que lo que he­mos cons­trui­do en­tre los eu­ro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos des­de el 8 de ma­yo de 1945, tras la II Gue­rra Mun­dial, ha si­do el or­den más liberal y mayor del mun­do, ba­sa­do en la li­ber­tad, en la dig­ni­dad humana, en go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos, en una pren­sa libre, en la libre cir­cu­la­ción de las per­so­nas, en fron­te­ras abier­tas a to­das las pro­ce­den­cias… No po­de­mos per­mi­tir que sea eli­mi­na­do por el populismo. Ten­go fe en Eu­ro­pa y ten­go fe en mi pro­pio país. Es un tiem­po di­fí­cil, pe­ro es un tiem­po pa­ra la uni­dad tras­atlán­ti­ca” n

Des­de la II Gue­rra Mun­dial,

EE.UU. ha aco­gi­do a la mi­tad de los re­fu­gia­dos de las di­fe­ren­tes

cri­sis. Por pri­me­ra vez des­de 1945, no es­ta­mos ayu­dan­do en es­ta ta­rea

Fotos de Da­niel San­ta­ma­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.