Edi­to­rial

Cinco Días - Executive Excellence - - Content Page -

Hay mu­cho en jue­go en es­tos pró­xi­mos me­ses… Por ello es ca­da vez más ne­ce­sa­rio po­der apo­yar aque­llos me­dios de co­mu­ni­ca­ción neu­tra­les que sir­ven de escenario pa­ra un de­ba­te ba­sa­do en la ob­je­ti­vi­dad. Ke­vin Rudd, ex pre­mier aus­tra­liano nos apor­ta una idea ra­zo­na­ble al res­pec­to. Si la mul­ti­pli­ci­dad de me­dios na­ci­dos de la di­gi­ta­li­za­ción apor­ta di­ver­si­dad, tam­bién apor­ta un cre­cien­te tri­ba­lis­mo y una preo­cu­pan­te sor­de­ra. Ya no se es­cu­cha…, vi­vi­mos en un en­torno de ne­ga­ción aprio­rís­ti­ca que fo­men­ta la es­tul­ti­cia po­pu­lis­ta. Las de­mo­cra­cias han de ge­ne­rar es­pa­cios y me­dios de co­mu­ni­ca­ción que ten­gan pre­ci­sión y se ba­sen en he­chos de­mos­tra­bles; me­dios de co­mu­ni­ca­ción que re­ba­tan irre­fu­ta­ble­men­te la ga­lo­pan­te ter­gi­ver­sa­ción in­tere­sa­da de quie­nes se aprovechan de la in­cul­tu­ra de los jó­ve­nes. Lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción có­mo per­so­na­jes que se han la­bra­do me­ri­to­crá­ti­ca­men­te un púl­pi­to glo­bal, co­mo es el ca­so de Ni­cho­las Burns, nos alertan del pe­li­gro que co­rre nues­tra so­cie­dad. Coin­ci­den to­dos, Burns in­clui­do, en la ne­ce­si­dad de edu­car en prin­ci­pios –y en la his­to­ria re­cien­te– a los jó­ve­nes. Si Burns apor­ta in­tere­san­tí­si­mas pers­pec­ti­vas geo­po­lí­ti­cas, José Manuel Gar­cía-Mar­ga­llo se cen­tra más so­bre nues­tra reali­dad. Mar­ga­llo, uno de los me­jo­res mi­nis­tros de Asun­tos Ex­te­rio­res, es un per­so­na­je in­fra­va­lo­ra­do. Con él no se co­ge “rá­bano por las ho­jas”; es, ade­más, al­guien que ha lle­va­do ade­lan­te, el crí­ti­co pro­ce­so de me­jo­ra de nues­tra ima­gen so­bre Es­pa­ña. En pró­xi­mos nú­me­ros pro­fun­di­za­re­mos en es­te te­ma, guia­dos de su mano. Si leen las de­cla­ra­cio­nes de Ke­vin Rudd so­bre el im­pac­to que Na­van­tia ha te­ni­do en la con­si­de­ra­ción de la in­dus­tria es­pa­ño­la en Aus­tra­lia, com­pren­de­rán que el pa­trio­tis­mo pue­de ejer­cer­se de mil ma­ne­ras; y una de ellas es la de po­si­cio­nar­nos co­mo “re­lia­ble part­ners”, al­go esen­cial en la ac­tual eco­no­mía glo­ba­li­za­da. La ener­gía es una de las cla­ves que pue­de dar sen­ti­do a la UE. Arias Ca­ñe­te, a quien he­mos po­di­do en­con­trar gra­cias al IESE, es otro ejem­plo de per­so­na­je que, si ya gran­de fí­si­ca­men­te, es mayor aún co­mo fuer­za de mo­vi­li­za­ción. Es una reali­dad que se le res­pe­ta más en Bruselas que en Ma­drid, pe­ro lo que ha he­cho y es­tá ha­cien­do es im­pre­sio­nan­te. Re­cuer­do que se ofre­ció –y es­ta in­for­ma­ción no pro­vie­ne ni de él ni de su en­torno– a ayu­dar al go­bierno de Za­pa­te­ro en Bruselas, un com­ple­jo uni­ver­so don­de las re­la­cio­nes y el co­no­ci­mien­to de có­mo fun­cio­nan las co­sas es esen­cial. Va­lo­rar lo que nos ha cos­ta­do al país el que no se acep­ta­se su ofre­ci­mien­to que­da­rá en el de­be de las pe­que­ñas men­tes que allí lle­ga­ron..., ¡y ha­blo de mi­llo­nes de eu­ros en ayu­das! En la ac­tua­li­dad, Ca­ñe­te es el mo­tor del cam­bio de la ar­qui­tec­tu­ra ener­gé­ti­ca en la UE y mu­cho me te­mo que nues­tro país no va a sa­car el pro­ve­cho que de­bie­ra, co­mo ocu­rrió con los fon­dos FE­DER. Si leen las com­pa­ra­ti­vas que apa­re­cen en el ar­tícu­lo so­bre vehícu­los eléc­tri­cos de es­te nú­me­ro, es­ta­rán de acuer­do con­mi­go en que la si­tua­ción es, sino ver­gon­zo­sa, sí fran­ca­men­te me­jo­ra­ble. El plan Junc­ker pue­de ser la so­lu­ción a mu­chos de nues­tros pro­ble­mas; te­ne­mos com­pro­mi­sos y obli­ga­cio­nes –es un plan vin­cu­lan­te– ca­si de in­me­dia­to cum­pli­mien­to. Hay que cam­biar la ar­qui­tec­tu­ra ener­gé­ti­ca con de­ci­sión…, y no con­ti­nuar con las com­po­nen­das ac­tua­les. Por ello, y pa­ra com­pren­der lo que es via­ble y lo que no, te­ne­mos a An­to­nio Llar­dén, pre­si­den­te de Ena­gás. Es­ta em­pre­sa es un ac­tor crí­ti­co en la ges­tión de la ener­gía en Es­pa­ña, al igual que pue­de ser Red Eléc­tri­ca Es­pa­ño­la; trans­por­ta y al­ma­ce­na nues­tro gas, pe­ro no lo co­mer­cia­li­za, lo cual apor­ta in­de­pen­den­cia a sus opi­nio­nes. El gas va a ser el bas­tón en que se apo­ye la tran­si­ción ener­gé­ti­ca es­pa­ño­la ha­cia un fu­tu­ro sin CO2. Co­mo tal –por su im­pac­to–, ha­bla­re­mos pron­to de su im­por­tan­cia en el trans­por­te, ya que en la in­dus­tria es­tá mu­cho más im­plan­ta­do

Fe­de­ri­co Fernández de Santos Or­tiz

Edi­tor de Exe­cu­ti­ve Excellence

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.