Es­pa­ña: fu­tu­ro y en­cru­ci­ja­das

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Do­nald Trump ha en­ten­di­do per­fec­ta­men­te cuál es el pa­pel, la in­fluen­cia y la ca­pa­ci­dad de atrac­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y ha he­cho una cam­pa­ña me­diá­ti­ca en contra de to­dos y de to­do

Mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res y de Coope­ra­ción del Go­bierno de Es­pa­ña des­de el 22 de di­ciem­bre de 2011 has­ta el 4 de no­viem­bre de 2016 (en fun­cio­nes des­de di­ciem­bre de 2015), José Manuel Gar­cía-Mar­ga­llo Mar­fil es uno de los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les más re­co­no­ci­dos fue­ra y den­tro de nues­tras fron­te­ras.

Li­cen­cia­do en De­re­cho, Master of Laws por Har­vard y doc­tor en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Mi­guel Hernández (Ali­can­te), ini­ció muy jo­ven su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. Fue ins­pec­tor de Fi­nan­zas (1968), di­rec­tor ge­ne­ral de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra (1977-1979), abo­ga­do en ejer­ci­cio des­de 1990, dipu­tado al Con­gre­so (19771979), pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Pe­ti­cio­nes del Con­gre­so de los Dipu­tados (1979-1982) y por­ta­voz de Eco­no­mía y Ha­cien­da (1986 a 1994). Co­mo miem­bro del Par­la­men­to Eu­ro­peo des­de 1994, desem­pe­ñó el car­go de vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios des­de 1999. Ade­más, ha si­do con­de­co­ra­do con la Gran Cruz del Mé­ri­to Ci­vil (1982) y con la Or­den del Mé­ri­to Cons­ti­tu­cio­nal (1983).

El pa­sa­do mes de fe­bre­ro par­ti­ci­pó en el diá­lo­go “Li­de­raz­go y repu­tación de Es­pa­ña en un mun­do lleno de in­cer­ti­dum­bre”, jun­to con Car­los Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros, Al­to Co­mi­sio­na­do del Go­bierno pa­ra la Mar­ca Es­pa­ña, y José Luis Bo­net, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­pa­ña y del Gru­po Frei­xe­net. Du­ran­te su in­ter­ven­ción en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, ex­pli­có la re­la­ción en­tre los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción y el au­ge del populismo, de­fen­dió la ac­tual es­ta­bi­li­dad del Go­bierno es­pa­ñol, que “ha aca­ba­do con los gran­des des­equi­li­brios de la eco­no­mía” y el tra­ba­jo de las em­pre­sas es­pa­ño­las, “que lo es­tán ha­cien­do fran­ca­men­te bien en to­do el mun­do”. Lo que ne­ce­si­ta­mos, di­jo, “es creer en no­so­tros mis­mos tan­to o más de lo que creen en no­so­tros en el ex­te­rior”.

Asi­mis­mo, en­fa­ti­zó la ne­ce­si­dad de Es­pa­ña de con­tar con alian­zas es­tra­té­gi­cas con la UE y con Es­ta­dos Uni­dos, y des­ta­có la apor­ta­ción de nues­tro país en La­ti­noa­mé­ri­ca, el Ma­greb y Orien­te Me­dio. De to­dos es­tos te­mas, y otros mu­chos, con­ver­sa­mos más tar­de con él.

FE­DE­RI­CO FERNÁNDEZ DE SANTOS: Las de­mo­cra­cias se en­fren­tan a la frag­men­ta­ción del es­pa­cio co­mún pa­ra la dis­cu­sión y pa­ra el de­ba­te. Ke­vin Rudd, el ex pri­mer mi­nis­tro aus­tra­liano, nos ex­pli­ca­ba que an­tes los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ser­vían pa­ra dar un mar­co a to­das las dis­cu­sio­nes, mien­tras que aho­ra –a pe­sar de que exis­ten mi­llo­nes de con­ver­sa­cio­nes y pla­ta­for­mas– so­mos in­ca­pa­ces de en­ten­der la ba­se co­mún de los he­chos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas. ¿Hay un an­tí­do­to pa­ra es­ta si­tua­ción de frag­men­ta­ción de las opi­nio­nes y de los par­ti­dos?

JOSÉ MANUEL GAR­CÍA-MAR­GA­LLO: Me te­mo que eso es tan inevi­ta­ble co­mo la ley de la gra­ve­dad. Las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten que se pro­duz­ca es­ta frag­men­ta­ción, y eso ha­ce emer­ger ac­to­res so­cia­les que con muy po­cos me­dios eco­nó­mi­cos o muy po­cos re­cur­sos hu­ma­nos son ca­pa­ces de in­fluir y al­te­rar la reali­dad so­cial.

Hay una cita muy co­no­ci­da del li­bro Una nue­va tran­si­ción de Pa­blo Igle­sias, el lí­der de Po­de­mos, don­de di­ce que los es­pa­ño­les ya no se apun­tan a par­ti­dos po­lí­ti­cos, sino que se apun­tan a ca­de-

nas de te­le­vi­sión. De he­cho, el au­ge de Po­de­mos se pro­du­ce pri­me­ro en un en­sa­yo a tra­vés de su ca­nal de te­le­vi­sión La Tuer­ka, y lue­go en un des­em­bar­co en las ca­de­nas na­cio­na­les. Es­to ha­ce que, en muy po­co tiem­po, al­can­ce una no­to­rie­dad y un pro­ta­go­nis­mo en la vi­da po­lí­ti­ca que hu­bie­se si­do inima­gi­na­ble ha­ce años.

En es­tos momentos en Fran­cia, y creo que es al­go que to­dos es­ta­mos si­guien­do, el can­di­da­to que fi­gu­ra en se­gun­do lu­gar den­tro de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les es Em­ma­nuel Ma­cron, que sin ha­ber con­cu­rri­do en las pri­ma­rias den­tro del par­ti­do so­cia­lis­ta ha des­pla­za­do en po­pu­la­ri­dad al can­di­da­to ofi­cial, Be­noît Ha­mon, y se si­túa muy por de­lan­te del can­di­da­to que real­men­te com­pi­tió con Ha­mon, que fue el pri­mer mi­nis­tro Valls.

En es­te sen­ti­do, Do­nald Trump ha en­ten­di­do per­fec­ta­men­te cuál es el pa­pel, la in­fluen­cia y la ca­pa­ci­dad de atrac­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y ha he­cho una cam­pa­ña me­diá­ti­ca en contra de to­dos y de to­do. No so­lo en contra de to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les, sino tam­bién en contra de los miem­bros más re­le­van­tes de su pro­pio par­ti­do y del es­ta­blish­ment, lo que él lla­ma Washington. F.F.S.: Si­guien­do con EE.UU. el que fue­ra sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do Ni­cho­las Burns, con­ta­ba que mu­chos de sus ami­gos del Fo­reign Of­fi­ce –ya re­ti­ra­dos– la­men­ta­ban que to­do aque­llo por lo que tra­ba­ja­ron y que per­mi­tió la en­tra­da de Reino Uni­do en la UE es­tá sien­do cues­tio­nan­do. Él de­cía que sen­tía que el mun­do liberal, del cual quie­re que su país for­me par­te, es­tá sien­do dis­cu­ti­do. ¿Qué pro­fun­di­dad tie­ne es­te cues­tio­na­mien­to?

J.M.G-M: Creo que es­te cues­tio­na­mien­to del or­den mun­dial que nos di­mos des­pués de 1945 se de­be a una pa­la­bra, que a mi jui­cio es mie­do. Es de­cir, la ciu­da­da­nía tie­ne mie­do a que, co­mo con­se­cuen­cia de la glo­ba­li­za­ción, pue­da per­der su pues­to de tra­ba­jo, per­der el po­der ad­qui­si­ti­vo o per­der lo que ha si­do su iden­ti­dad cul­tu­ral tra­di­cio­nal. Los mo­ti­vos que ex­pli­can esas posibles pér­di­das son “los otros” –en el sen­ti­do que ha­bla­ba Jean Paul Sar­tre–, en es­te ca­so son los emi­gran­tes o son los acuer­dos de libre co­mer­cio que per­mi­ten la en­tra­da de pro­duc­tos más ba­ra­tos, pro­ce­den­tes de los paí­ses de esos otros ciu­da­da­nos, y acon­se­jan a las em­pre­sas des­lo­ca­li­zar­se. Eso es lo que ex­pli­ca tan­to el triun­fo de Trump co­mo el Bre­xit, que se jus­ti­fi­ca

La ciu­da­da­nía tie­ne mie­do a que, co­mo con­se­cuen­cia de la glo­ba­li­za­ción, pue­da per­der su pues­to de tra­ba­jo, po­der ad­qui­si­ti­vo o su iden­ti­dad cul­tu­ral tra­di­cio­nal La subida de los sa­la­rios sin el au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad lle­va a per­der com­pe­ti­ti­vi­dad, que es exac­ta­men­te lo que no se pue­de ha­cer en un mun­do glo­ba­li­za­do

fun­da­men­tal­men­te por el de­seo de la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca de re­cu­pe­rar el con­trol de sus fron­te­ras pa­ra im­pe­dir la en­tra­da ma­si­va de “los otros”, que po­nen en ries­go to­do lo que con­si­de­ran sus con­quis­tas so­cia­les.

F.F.S.: Fun­da­men­tal­men­te, el re­to del pre­sen­te es có­mo pre­ser­var un con­tra­to so­cial en­tre aque­llos que tie­nen po­der eco­nó­mi­co (ese mie­do del que es­ta­ba ha­blan­do) y aque­llos que no. ¿Có­mo se ha­ce cre­cer con in­cen­ti­vos la eco­no­mía, al tiem­po que se crea una red so­cial y humana pa­ra ayu­dar a aque­llos que se que­dan atrás? J.M.G-M: El gran pro­ble­ma de nues­tro tiem­po, que aho­ra se ha ace­le­ra­do pe­ro que no es nue­vo, es có­mo se man­tie­ne el es­ta­do de bie­nes­tar que arran­ca de 1889 con Bis­marck. Es­ta­mos ha­blan­do de un es­ta­do de bie­nes­tar que tie­ne su apo­geo en los glo­rio­sos 60, des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, y que per­mi­te al ciu­da­dano sen­tir­se pro­te­gi­do des­de la cu­na has­ta la tum­ba, co­mo se di­ce en la vie­ja so­cial­de­mo­cra­cia.

Ese es­ta­do de bie­nes­tar se ba­sa­ba fun­da­men­tal­men­te en un gran nú­me­ro de per­so­nas en edad de tra­ba­jar, y efec­ti­va­men­te ocu­pa­dos, que pa­ga­ban co­ti­za­cio­nes e im­pues­tos pa­ra man­te­ner a quie­nes no han lle­ga­do al mer­ca­do o los que han sa­li­do de él, así co­mo a aque­llos que no po­drán lle­gar nun­ca de­bi­do a al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Des­de el mo­men­to en que la pro­por­ción en­tre los ocu­pa­dos y los be­ne­fi­cia­rios del es­ta­do de bie­nes­tar se va di­lu­yen­do –ca­da vez hay me­nos ni­ños y ca­da vez hay más per­so­nas que es­tán ya ju­bi­la­das– se cues­tio­na el fun­da­men­to mis­mo de di­cho es­ta­do.

Pa­re­ce ob­vio que si va­mos a ser me­nos los que va­mos a te­ner un pues­to de tra­ba­jo en los pró­xi­mos años y los que va­mos a co­ti­zar, hay que ha­cer dos co­sas: pri­me­ro, con­se­guir que to­do el que es­té en edad de tra­ba­jar lo ha­ga, eso quie­re de­cir que hay que lle­gar a po­si­cio­nes de pleno em­pleo. Pe­ro ade­más no se tra­ta de te­ner so­lo más em­pleos, sino me­jo­res, lo que sig­ni­fi­ca que ha­brá sa­la­rios más al­tos, y esa es una ba­se pa­ra man­te­ner un es­ta­do de bie­nes­tar más no­ta­ble. En se­gun­do lu­gar, pa­ra lo­grar unos sa­la­rios más al­tos y más dig­nos, hay que au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, por­que la subida de los sa­la­rios sin el au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad en pa­ra­le­lo, lle­va a per­der com­pe­ti­ti­vi­dad, que es exac­ta­men­te lo que no se pue­de ha­cer en un mun­do glo­ba­li­za­do.

En­ton­ces, lo que te­ne­mos que ha­cer es to­do un mo­de­lo so­cial, to­da una re­vo­lu­ción en la cual, pri­me­ro, se ga­ran­ti­ce que los gru­pos de per­so­nas que más di­fi­cul­ta­des tie­nen pa­ra acu­dir a un mer­ca­do de tra­ba­jo, co­mo son los jó­ve­nes, las mu­je­res y los ma­yo­res de 55 años, pue­dan ha­cer­lo; y se­gun­do, que pue­dan ac­ce­der a tra­ba­jos que les per­mi­tan desa­rro­llar­se hu­ma­na­men­te, te­ner sa­la­rios dig­nos y, por tan­to, más po­si­bi­li­da­des de con­tri­buir al es­ta­do de bie­nes­tar. To­do es­to tie­ne mu­cho que ver con el pro­ble­ma de la edu­ca­ción y la for­ma­ción, con la in­ves­ti­ga­ción, el desa­rro­llo y la in­no­va­ción. En de­fi­ni­ti­va, tie­ne que ver con una eco­no­mía más pro­duc­ti­va, más efi­cien­te y más sos­te­ni­ble.

El Bre­xit se ex­pli­ca fun­da­men­tal­men­te por el de­seo de los bri­tá­ni­cos de re­cu­pe­rar el con­trol de sus fron­te­ras pa­ra im­pe­dir la en­tra­da ma­si­va de “los otros”, que po­nen en ries­go lo que con­si­de­ran sus con­quis­tas so­cia­les

F.F.S.: Va­mos a en­trar en una ma­te­ria de la cual usted es un gran ex­per­to. Lo que ha he­cho Pu­tin en Cri­mea, ane­xio­nán­do­la ile­gal­men­te a Ru­sia, y tam­bién di­vi­dien­do Ucra­nia, jun­to con las presiones que es­tá ejer­cien­do so­bre los Es­ta­dos Bál­ti­cos, ha­ce que el sen­ti­mien­to co­mún de los nor­te­ame­ri­ca­nos por la OTAN sea hoy más fuer­te que ha­ce unos años. Sin em­bar­go, Trump aca­ba de po­ner al mis­mo ni­vel a Mer­kel que a Pu­tin. ¿Qué re­pre­sen­ta esa pre­sión ru­sa (y ese chantaje por los ga­seo­duc­tos) en la ac­tual fal­ta de de­fi­ni­ción de la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na? J.M.G-M: Trump ha­ce una de­cla­ra­ción en cam­pa­ña –y que re­pi­te en el úl­ti­mo dis­cur­so que ha pro­nun­cia­do an­te las dos Cá­ma­ras– de­cla­ran­do que él es el pre­si­den­te de EE.UU., no el pre­si­den­te del mun­do. Eso es “Ame­ri­ca First”.

Es­to se tra­du­ce, tal y co­mo ha ma­ni­fes­ta­do, en que se va a de­di­car a de­fen­der los in­tere­ses de los nor­te­ame­ri­ca­nos, que son los que le han vo­ta­do, y que en los otros in­tere­ses EE.UU. par­ti­ci­pa­rá, si con­si­de­ra que su se­gu­ri­dad na­cio­nal es­tá ame­na­za­da, pe­ro que quien más de­be in­ter­ve­nir son aque­llos que ven su se­gu­ri­dad y sus in­tere­ses en pe­li­gro. Es de­cir, lo que Trump di­ce es: si la UE tie­ne su fron­te­ra del Es­te y del Sur en ries­go y vi­ve una ame­na­za, tie­ne que ser la UE quien adop­te las me­di­das ne­ce­sa­rias, aun­que eso lo ha ma­ti­za­do lue­go.

Sí creo que se va a pro­du­cir una exi­gen­cia por par­te de EE.UU. de que los eu­ro­peos con­tri­bu­ya­mos más a nues­tra pro­pia de­fen­sa. Es lo que Trump ha­bla de re­dis­tri­buir las cuo­tas en es­ta co­mu­ni­dad de de­fen­sa oc­ci­den­tal que es la Alian­za Atlán­ti­ca. Opino que eso, ne­ce­sa­ria­men­te, se va a pro­du­cir y nos obli­ga­rá –lo cual no es in­com­pa­ti­ble, sino to­do lo con­tra­rio– a di­se­ñar de una vez una po­lí­ti­ca de de­fen­sa eu­ro­pea pro­pia, den­tro de la Alian­za Atlán­ti­ca, que es co­mo en reali­dad em­pe­zó el sue­ño eu­ro­peo, con la co­mu­ni­dad eu­ro­pea de de­fen­sa en el 54.

F.F.S.: Nos co­men­ta­ba re­cien­te­men­te el em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Pa­rís, Ra­món De Mi­guel, que es­ta­mos en un mo­men­to re­le­van­te es­tra­té­gi­ca­men­te, por­que la sa­li­da de Reino Uni­do ha­ce de Es­pa­ña un país de im­por­tan­cia crí­ti­ca pa­ra ejer­cer de ár­bi­tro en Ale­ma­nia, en Fran­cia… De he­cho, el in­te­rés

del pre­si­den­te Ho­llan­de en la pa­sa­da Cum­bre his­pano-fran­ce­sa de Má­la­ga así lo confirma. ¿Qué nos ju­ga­mos? ¿Qué pa­pel po­de­mos desem­pe­ñar co­mo país?

J.M.G-M: Eu­ro­pa es esen­cial pa­ra Es­pa­ña, y lo ha si­do siem­pre. Des­pués del desas­tre del 98, son clá­si­cas las ci­tas de Or­te­ga (“Si Es­pa­ña es el pro­ble­ma, Eu­ro­pa es la so­lu­ción”), o de Una­muno, cuan­do di­ce que Es­pa­ña no se des­per­ta­rá has­ta que no la des­pier­ten nu­ba­rro­nes que ven­gan de Eu­ro­pa. Es­to ha si­do ver­dad siem­pre, y lo ha si­do aún más des­pués de la Tran­si­ción.

Uno de los paí­ses mas eu­ro­peís­tas es Es­pa­ña, y con ra­zón. Des­de 1986 has­ta hoy, nues­tro PIB se ha mul­ti­pli­ca­do por seis, nues­tra ren­ta per cá­pi­ta por tres, las ex­por­ta­cio­nes y la in­ver­sión ex­tran­je­ra se han dis­pa­ra­do, y la Es­pa­ña ac­tual no tie­ne na­da que ver con la an­te­rior al 86. Es de­cir, Eu­ro­pa siem­pre ha re­pre­sen­ta­do pa­ra Es­pa­ña li­ber­tad, de­mo­cra­cia y pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca. Por lo tan­to, lo que ocu­rre en Eu­ro­pa es al­go que a no­so­tros nos de­be preo­cu­par enor­me­men­te.

Hay un li­bro muy re­cien­te de Pie­rre Mos­co­vi­ci, ti­tu­la­do S’il est mi­nuit en Eu­ro­pe, que em­pie­za di­cien­do “Eu­ro­pa es­tá en pe­li­gro”, y creo que es así. Él ana­li­za las cau­sas de ese pe­li­gro, pe­ro

La exi­gen­cia de EE.UU. de una con­tri­bu­ción mayor de los eu­ro­peos pa­ra nues­tra de­fen­sa nos obli­ga­rá a di­se­ñar de una vez una po­lí­ti­ca de de­fen­sa eu­ro­pea pro­pia Eu­ro­pa siem­pre ha re­pre­sen­ta­do pa­ra

Es­pa­ña li­ber­tad, de­mo­cra­cia y pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca

so­bre to­do lle­ga a una so­lu­ción que me pa­re­ce la ra­zo­na­ble, co­mo es re­co­no­cer que to­dos no po­de­mos avan­zar a la mis­ma ve­lo­ci­dad, y que la úni­ca so­lu­ción es una Eu­ro­pa a dos ve­lo­ci­da­des, o pro­ba­ble­men­te a tres. Por un lado, un nú­cleo cen­tral for­ma­do por los paí­ses que com­par­ti­mos mo­ne­da, que de­be­mos as­pi­rar a la fe­de­ra­li­za­ción, a los Es­ta­dos uni­dos de Eu­ro­pa; otro un círcu­lo ex­terno, con­for­ma­do por los paí­ses que per­te­ne­cen a la UE, pe­ro que no for­man par­te de la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria, con los cua­les ten­dría­mos un víncu­lo con­fe­de­ral; y un ter­cer círcu­lo de paí­ses que no per­te­ne­cen a la UE, pe­ro con los que de­be­mos te­ner re­la­cio­nes especiales de ve­cin­dad, co­mo son Reino Uni­do, Turquía y pro­ba­ble­men­te Ru­sia. F.F.S.: En to­do ese con­tex­to, ¿có­mo se pue­de com­ba­tir a Geert Wil­ders, Ma­ri­ne Le Pen, Ama­ne­cer Dorado…? J.M.G-M: La res­pues­ta es muy sen­ci­lla. Los eu­ro­peos con­ci­bie­ron el pro­ce­so de in­te­gra­ción eu­ro­pea pa­ra tres co­sas: po­ner fin a las gue­rras in­ter­nas, aca­bar con la rui­na del con­ti­nen­te des­pués de la gue­rra y re­cu­pe­rar la re­le­van­cia internacional. Los eu­ro­peos, que se ha­bían re­par­ti­do Áfri­ca en 1885, vie­ron que el mun­do se re­par­tía en­tre dos gran­des po­ten­cias.

Pa­ra re­sol­ver eso, en­tien­den que hay que en­te­rrar los na­cio­na­lis­mos y hay que ha­cer un pro­ce­so de in­te­gra­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, y eso es lo que su­ce­de. Esos tres mó­vi­les aho­ra no son ope­ra­ti­vos pa­ra la gen­te jo­ven. Hoy na­die cree que es po­si­ble una gue­rra ci­vil

en Eu­ro­pa; vi­vi­mos en un con­ti­nen­te re­la­ti­va­men­te ri­co y la re­le­van­cia internacional es al­go que, des­gra­cia­da­men­te, preo­cu­pa muy po­co.

Con lo cual, lo que el eu­ro­peo tie­ne que en­ten­der es que es­tar en Eu­ro­pa es un buen ne­go­cio; di­cho de otra ma­ne­ra, que le apor­ta va­lor aña­di­do. El eu­ro­peo ha de com­pren­der que es­te pro­yec­to co­mún sir­ve pa­ra que su vi­da co­ti­dia­na sea me­jor.

Pro­ba­ble­men­te, una de las cau­sas que ex­pli­can la desafec­ción por el pro­yec­to eu­ro­peo (y que ex­pli­can po­pu­lis­mos co­mo el de Wil­ders, Le Pen, la Li­ga Nor­te...), es que Eu­ro­pa no ha sa­bi­do ca­pear bien la re­ce­sión eco­nó­mi­ca, y que cuan­do ha in­ten­ta­do re­sol­ver­la con pro­gra­mas de ajuste ha ha­bi­do mu­cha gen­te que ha pa­sa­do por de­ba­jo del ra­dar, es de­cir, que han si­do re­le­ga­dos por la glo­ba­li­za­ción, y que la re­cu­pe­ra­ción –que ya ha em­pe­za­do– no lle­ga a la me­sa de sus ca­sas. Eso es exac­ta­men­te lo que te­ne­mos que ha­cer: ex­pli­car a los eu­ro­peos que la UE apor­ta va­lor.

La úni­ca so­lu­ción es una

Eu­ro­pa a dos ve­lo­ci­da­des, o pro­ba­ble­men­te a tres

F.F.S.: Una de esas co­sas po­si­ti­vas que nos apor­ta la UE es la gran can­ti­dad de opor­tu­ni­da­des que se es­tán abrien­do gra­cias al plan Junc­ker pa­ra el incremento de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. In­clu­so ha­bla­ba el co­mi­sa­rio Arias Ca­ñe­te de que ha pues­to en con­tac­to al Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes con el ICO, pa­ra la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma de pla­ta­for­mas pa­ra que las py­mes pue­dan ac­ce­der a esos fon­dos del Plan. Sin em­bar­go, en Es­pa­ña tie­nen que sor­tear cues­tio­nes co­mo la Ley de Pro­pie­dad Ho­ri­zon­tal, los pro­ble­mas plan­tea­dos por las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las en re­la­ción a la prio­ri­dad de ac­ce­so a la red, la ge­ne­ra­ción, etc. Al fi­nal, se pro­du­cen una se­rie de con­tra­dic­cio­nes que no es­ta­mos sa­bien­do ges­tio­nar. ¿Qué po­de­mos ha­cer?

J.M.G-M: Es muy di­fí­cil. Or­te­ga de­cía que pa­ra que un es­pa­ñol se en­te­re de que hay ca­ño­na­zos, se los tie­nen que dar en el oí­do. Es de­cir, los te­mas in­ter­na­cio­na­les, in­clu­yen­do los eu­ro­peos, son muy po­co se­xies des­de un pun­to de vis­ta me­diá­ti­co. Si ob­ser­va las dos cam­pa­ñas elec­to­ra­les que aca­ba­mos de ce­le­brar, se da­rá cuen­ta de que el te­ma internacional, de po­lí­ti­ca ex­te­rior o el te­ma eu­ro­peo no han exis­ti­do. Sim­ple­men­te, no han es­ta­do pre­sen­tes en cam­pa­ña.

Tam­po­co en es­to so­mos muy ori­gi­na­les. Paul Krug­man es­cri­bía el otro día en un ar­tícu­lo que, en la cam­pa­ña pre­si­den­cial ame­ri­ca­na, las tres gran­des ca­de­nas ha­bían de­di­ca­do 37 mi­nu­tos en to­tal a los te­mas real­men­te im­por­tan­tes. Por ejem­plo, el cam­bio cli­má­ti­co no tu­vo ni un se­gun­do.

La con­clu­sión es que de­be­mos ha­cer mu­chí­si­ma pe­da­go­gía, y en esa ta­rea te­ne­mos que es­tar im­pli­ca­dos to­dos: los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la co­sa pú­bli­ca, etc., por­que es muy di­fí­cil ha­cer pa­sar un men­sa­je de es­te ti­po a una ra­dio, una te­le­vi­sión o un pe­rió­di­co.

F.F.S.: ¿Có­mo va­lo­ra el cam­bio de la ima­gen y los es­fuer­zos que se han he­cho a tra­vés de Mar­ca Es­pa­ña? J.M.G-M: En pri­mer lu­gar, ten­go que ren­dir un homenaje a Car­los Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros, que es­tá rea­li­zan­do un mag­ní­fi­co tra­ba­jo co­mo Al­to Co­mi­sio­na­do del Go­bierno pa­ra la Mar­ca Es­pa­ña sin per­ci­bir ab­so­lu­ta­men­te na­da; es más, la Mar­ca Es­pa­ña ha te­ni­do pre­su­pues­to ce­ro en los cin­co años en los que yo he si­do mi­nis­tro. Por lo tan­to, es­te ha si­do un es­fuer­zo de ima­gi­na­ción e ilu­sión co­lec­ti­va.

Los da­tos re­ve­lan que Es­pa­ña ha ga­na­do po­si­cio­nes en ima­gen de mar­ca de los paí­ses de for­ma muy no­ta­ble, y eso no es una de­cla­ra­ción. Una de mis preo­cu­pa­cio­nes cuan­do pu­se en mar­cha Mar­ca Es­pa­ña era, pre­ci­sa­men­te, que no fue­se hu­mo. Por eso hay va­rios in­di­ca­do­res de di­fe­ren­tes en­ti­da­des: des­de Repu­tation Ins­ti­tu­te, al Real Ins­ti­tu­to El­cano, ESIC, etc. To­dos ellos nos han per­mi­ti­do sa­ber dón­de es­tá­ba­mos bien, mal o re­gu­lar. La con­clu­sión, que no es muy alen­ta­do­ra, es que el país que peor opi­nión tie­ne de no­so­tros es la pro­pia Es­pa­ña.

Creo que la me­jo­ra de la ima­gen de Mar­ca Es­pa­ña tie­ne una enor­me im­por­tan­cia, y así se la atri­bu­yo, es­pe­cial­men­te des­de el pun­to de vis­ta de nues­tra pro­yec­ción co­mo po­lí­ti­ca ex­te­rior. Al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad nos ayu­dó, y con­si­de­ro que de­be ser­vir pa­ra pro­yec­tar los pro­duc­tos y ser­vi­cios es­pa­ño­les fue­ra, la ima­gen de nues­tras em­pre­sas, que han con­se­gui­do con­tra­tos muy im­por­tan­tes en el ex­te­rior, y tam­bién pa­ra re­cu­pe­rar la au­to­es­ti­ma, por­que mal se ven­de lo que no se apre­cia en ca­sa. Los es­pa­ño­les tie­nen que sa­ber lo que so­mos, lo que he­mos si­do y lo que que­re­mos ser.

Vi­vi­mos en un con­ti­nen­te re­la­ti­va­men­te ri­co y la re­le­van­cia internacional es al­go que, des­gra­cia­da­men­te, preo­cu­pa muy po­co

F.F.S.: Des­de esa pers­pec­ti­va, Ke­vin Rudd nos con­ta­ba que la bue­na ac­tua­ción de em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo Na­van­tia –a la cual su go­bierno aca­ba de con­fir­mar nue­vos en­car­gos– ha si­do una car­ta de pre­sen­ta­ción que ha ge­ne­ra­do una repu­tación cor­po­ra­ti­va muy po­si­ti­va del país. ¿Por qué en­ton­ces no se apro­ve­cha es­ta ima­gen de una for­ma más coor­di­na­da?

J.M.G-M: Esa es exac­ta­men­te la fi­na­li­dad de Mar­ca Es­pa­ña, que na­ce co­mo un pro­yec­to que es de to­dos los de­par­ta­men­tos, de to­das las Ad­mi­nis­tra­cio­nes –no so­lo la cen­tral– y de to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la, por­que ese es un es­fuer­zo de unir vo­lun­ta­des, crear si­ner­gias y mul­ti­pli­car efec­tos. Eso es Mar­ca Es­pa­ña. Lo que su­ce­de es que, con los me­dios que he­mos te­ni­do, real­men­te era di­fí­cil con­se­guir más, pe­ro la idea que sub­ya­ce es la de po­ner a to­dos esos ac­to­res a tra­ba­jar, im­pli­car a to­dos los re­cur­sos de la na­ción –des­de nues­tro pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, gas­tro­nó­mi­co, nues­tra fuer­za de­por­ti­va, nues­tros coope­ran­tes, nues­tras fuer­zas ar­ma­das, nues­tras em­pre­sas…–; en de­fi­ni­ti­va, a to­do lo que pue­de ha­cer atrac­ti­vo un país.

A pe­sar de la es­ca­sez de re­cur­sos, sí creo que ha te­ni­do efec­tos. En ma­te­ria de tu­ris­mo, don­de la mar­ca es muy po­ten­te, es­ta­mos ba­tien­do ré­cords his­tó­ri­cos ca­da año, y lo más im­por­tan­te es que el 86% de los que vie­nen, vuel­ven. Es­to quie­re de­cir que com­prue­ban in si­tu que lo que se les ha pro­yec­ta­do a tra­vés de la mar­ca efec­ti­va­men­te es así. Po­de­mos ha­cer to­da la pu­bli­ci­dad que que­ra­mos de nues­tros as­ti­lle­ros na­va­les, pe­ro al fi­nal cuan­do apa­re­ce un bar­co en Aus­tra­lia y ven que eso fun­cio­na bien y que se ha en­tre­ga­do a tiem­po, no hay me­jor tar­je­ta de pre­sen­ta­ción n

Los asun­tos de po­lí­ti­ca ex­te­rior ni si­quie­ra han es­ta­do pre­sen­tes en las dos cam­pa­ñas elec­to­ra­les que aca­ba­mos de ce­le­brar La me­jo­ra de la ima­gen de la mar­ca Es­pa­ña de­be ayu­dar­nos a re­cu­pe­rar la au­to­es­ti­ma, por­que mal se ven­de lo que no se apre­cia en ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.