La ver­dad de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca

Opi­nión de ex­per­tos: en­tre­vis­ta con Juer­gen B.Don­ges.

Cinco Días - Executive Excellence - - Portada -

En su úl­ti­ma con­fe­ren­cia el 4 de abril en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, ins­ti­tu­ción de la que tam­bién es miem­bro del Con­se­jo Ase­sor, el pro­fe­sor Don­ges re­ba­tió con fir­me­za los ar­gu­men­tos an­ti­glo­ba­li­za­ción. El Ca­te­drá­ti­co ape­ló a la “pe­da­go­gía de rea­lis­mo” pa­ra ex­pli­car y po­ner en va­lor “los he­chos con­tras­ta­bles”, fru­to de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca, que se han tra­du­ci­do en ma­yo­res ni­ve­les de cre­ci­mien­to pa­ra los paí­ses.

Don­ges re­cla­ma un ma­yor es­fuer­zo, por par­te de los po­lí­ti­cos y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pa­ra co­rre­gir las per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas y re­fu­tar creen­cias erró­neas. Una de ellas, la con­cep­ción de que el neo­li­be­ra­lis­mo es la cau­sa de to­dos los ma­les, “cuan­do quie­nes lan­zan es­te ti­po de crí­ti­cas no sa­ben lo que es el li­be­ra­lis­mo”.

A tra­vés de la si­guien­te con­ver­sa­ción, es­pe­ra­mos con­tri­buir a ir des­pe­jan­do es­ta y otras mu­chas du­das y fa­la­cias.

FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: El Ins­ti­tu­te for In­ter­na­tio­nal Eco­no­mics en Washington DC, de cu­yo ad­vi­sory com­mi­tee us­ted for­ma­ba par­te, pu­bli­ca­ba en 1997 el li­bro de Da­ni Ro­drik: Has glo­ba­li­za­tion go­ne too far? El pri­mer pá­rra­fo re­sul­ta muy fa­mi­liar: “

Las huel­gas, a fi­na­les de 1995, di­ri­gi­das a re­ver­tir los es­fuer­zos de re­duc­ción de dé­fi­cit del go­bierno fran­cés pa­ra cum­plir los cri­te­rios de Maas­trich, lle­va­ron al país a su­frir su peor cri­sis des­de ma­yo del 68. En el mis­mo pe­rio­do y en los Es­ta­dos Uni­dos, un pro­mi­nen­te can­di­da­to re­pu­bli­cano En los 90, los go­bier­nos se mos­tra­ron fir­mes en sus plan­tea­mien­tos pro­mer­ca­do, pro­com­pe­ten­cia y pro­li­ber­tad de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, mien­tras que hoy ce­den an­te el rui­do de la ca­lle

lle­va­ba a ca­bo una vi­go­ro­sa cam­pa­ña pa­ra la pre­si­den­cia so­bre la ba­se de un fuer­te na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co, pro­me­tien­do le­van­tar ba­rre­ras al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y ma­yo­res res­tric­cio­nes a la in­mi­gra­ción… Es­tos even­tos, apa­ren­te­men­te no dis­tan­cia­dos, te­nían un ele­men­to co­mún: la pre­sión so­bre las so­cie­da­des que la in­te­gra­ción in­ter­na­cio­nal de los mer­ca­dos de bie­nes, ser­vi­cios y ca­pi­ta­les ge­ne­ra en sus prác­ti­cas tra­di­cio­na­les, y co­mo con­se­cuen­cia am­plios es­pec­tros de sus so­cie­da­des les pre­sen­ta­ban ba­ta­lla”. Han pa­sa­do ya 22 años des­de en­ton­ces, pe­ro pa­re­ce que to­do vuelve a re­pe­tir­se…

JUER­GEN B. DON­GES: A es­to se po­dría aña­dir que en­ton­ces, co­mo aho­ra, hu­bo fuer­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras fren­te a to­do lo re­la­cio­na­do con el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal (co­mo el TTIP), con las cum­bres de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, las del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial, o in­clu­so a fi­na­les de los años 90 una en el Fo­ro Da­vos… Lo que hoy di­fie­re es que, si en­ton­ces los go­bier­nos se mos­tra­ron bas­tan­tes fir­mes en sus plan­tea­mien­tos pro­mer­ca­do, pro­com­pe­ten­cia y pro­li­ber­tad de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal –aun­que siem­pre ha ha­bi­do pro­tec­cio­nis­tas, co­mo Newt Gin­grich–, ac­tual­men­te ce­den an­te el rui­do de la ca­lle, em­pe­zan­do por el go­bierno fran­cés de Ho­llan­de, quien afir­mó ha­ce po­co que el TTIP no era in­tere­san­te.

Lo que aho­ra lla­ma­mos glo­ba­li­za­ción lo lle­va­mos vi­vien­do des­de ha­ce dé­ca­das. Cuan­do en 1969 me in­cor­po­ré al Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía Mun­dial de Kiel, ya en­ton­ces se tra­ba­ja­ba en ana­li­zar có­mo los paí­ses eu­ro­peos te­nía­mos que adap­tar­nos a los es­fuer­zos de in­dus­tria­li­za­ción de los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos. Sa­bía­mos que tan­to eu­ro­peos co­mo nor­te­ame­ri­ca­nos no per­ma­ne­ce­ría­mos so­los, pues otros paí­ses tam­bién desea­ban avan­zar y me­jo­rar su si­tua­ción. Co­mo en to­dos los mer­ca­dos don­de hay com­pe­ten­cia, quie­nes

es­tán es­ta­ble­ci­dos no pue­den te­ner ga­ran­ti­za­das sus cuo­tas. Lo que hoy es nue­vo, res­pec­to de 1969, es el tér­mino de glo­ba­li­za­ción, acu­ña­do des­de el en­torno de los po­li­tó­lo­gos y fi­ló­so­fos.

Pa­re­ce que nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos le han co­gi­do mie­do a la ac­tual alian­za an­ti­glo­ba­li­za­ción Nin­guno de los paí­ses de la UE –Ale­ma­nia in­clui­da– prac­ti­ca el neo­li­be­ra­lis­mo, sino que tien­den a la so­cial­de­mo­cra­cia

F.F.S.: ¿Por qué es­tá pa­san­do es­to?

J.B.D.: Es­ta­mos fren­te a dos fe­nó­me­nos, uno que de­no­mi­na­ría de psi­co­sis y otro ideo­ló­gi­co. Los psi­có­lo­gos em­plean el tér­mino disonancia cog­ni­ti­va, que se po­dría de­fi­nir co­mo una ex­pe­rien­cia psi­co­ló­gi­ca­men­te des­agra­da­ble, pro­vo­ca­da por la in­con­sis­ten­cia en­tre ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­to, que se acom­pa­ña de sen­sa­cio­nes de in­quie­tud e im­pli­ca que los se­res hu­ma­nos es­te­mos acos­tum­bra­dos a va­lo­rar co­sas pa­re­ci­das de di­fe­ren­te ma­ne­ra. Si lo ex­tra­po­la­mos a los pre­cios, to­dos so­mos cons­cien­tes de que la ba­ja­da del pre­cio de la ga­so­li­na no apor­ta una reac­ción equi­va­len­te a la subida, que cri­ti­ca­mos vi­go­ro­sa­men­te. Igual ocu­rre con la glo­ba­li­za­ción.

La so­cie­dad, an­te el cie­rre de una fá­bri­ca por la com­pe­ten­cia asiá­ti­ca ge­ne­ra una va­lo­ra­ción ne­ga­ti­va, mien­tras que con­si­de­ra­mos nor­mal, y no equi­va­len­te­men­te po­si­ti­vas, to­das las me­jo­ras con­ti­nua­das que he­mos ido ex­pe­ri­men­tan­do des­de ha­ce años.

En el sec­tor do­més­ti­co de la eco­no­mía, don­de tam­bién ha exis­ti­do una ra­cio­na­li­za­ción de la mano de obra, apli­ca­mos una vi­sión ses­ga­da. Es­ta ra­cio­na­li­za­ción se pro­du­ce, en par­te, co­mo cau­sa de las po­lí­ti­cas de subidas sa­la­ria­les, don­de los in­cre­men­tos de suel­do a per­so­nas de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad pro­vo­can que las em­pre­sas, tar­de o tem­prano, reac­cio­nen y

aca­ben sus­ti­tu­yen­do mano de obra por ca­pi­tal. Sin em­bar­go, cuan­do es­te pro­ce­so ocu­rre en un país, no se cri­ti­ca de la mis­ma for­ma.

F.F.S.: Ade­más, nos en­con­tra­mos en un en­torno don­de ideo­ló­gi­ca­men­te los de­trac­to­res de la glo­ba­li­za­ción for­man “ex­tra­ñas alian­zas”.

J.B.D.: Ya ha ha­bi­do, co­mo men­cio­na, fuer­tes mo­vi­li­za­cio­nes an­ti­glo­ba­li­za­ción en el pa­sa­do pe­ro, re­pi­to, pa­re­ce que nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos le han co­gi­do mie­do a la ac­tual alian­za an­ti­glo­ba­li­za­ción de la que for­man par­te gru­pos tan di­ver­sos co­mo los po­pu­lis­tas de la ul­tra­de­re­cha (Ma­ri­ne Le Pen, en­tre otros) y de la iz­quier­da ra­di­cal (en Es­pa­ña, Pa­blo Igle­sias), los ac­ti­vis­tas de ONGs con una di­fu­sa ani­mad­ver­sión al ca­pi­ta­lis­mo (At­tac, Ox­fam, Green­pea­ce), di­ri­gen­tes sin­di­ca­les y de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les des­con­cer­ta­dos res­pec­to de la vul­ne­ra­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos an­te la ra­pi­dez de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos, los in­fa­ti­ga­bles de­fen­so­res del con­su­mi­dor que re­cha­zan los ali­men­tos ela­bo­ra­dos ge­né­ti­ca­men­te, los eco­lo­gis­tas con ideo­lo­gía in­tran­si­gen­te –siem­pre dis­pues­tos a opo­ner­se a to­do– y has­ta nu­me­ro­sos al­tos di­ri­gen­tes de las igle­sias cris­tia­nas, que des­con­fían de la eco­no­mía de mer­ca­do. Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar­nos de de­ter­mi­na­dos gru­pos de in­te­rés, de es­pí­ri­tu egoís­ta, que de­fien­den sus be­ne­fi­cios par­ti­cu­la­res a cos­ta de los de­más (rent-see­kers y rent-de­fen­ders), co­mo el sec­tor agrí­co­la, em­pre­sas do­més­ti­cas cen­tra­das en li­ci­ta­ción pú­bli­ca o in­dus­trias cul­tu­ra­les. ¡To­da una alian­za ne­fas­ta!

F.F.S.: El em­ba­ja­dor es­pa­ñol en París, Ra­món de Mi­guel, nos co­men­ta­ba que los paí­ses gran­des y pe­ri­fé­ri­cos de la UE, co­mo Es­pa­ña y Reino Uni­do, siem­pre fue­ron más “pro free-mar­ket”, en com­pa­ra­ción con otros “res­tric­ti­vos”, co­mo Fran­cia o Ale­ma­nia. ¿El Bre­xit pue­de con­ver­tir a la Unión Eu­ro­pea en un en­torno me­nos pro­glo­ba­li­za­ción?

J.B.D.: Es­pe­ro que no. En pri­mer lu­gar, el Bre­xit co­mo tal no va a afec­tar tan­to a la glo­ba­li­za­ción. Los par­ti­da­rios bri­tá­ni­cos se han de­ja­do se­du­cir por la actitud na­cio­na­lis­ta y xe­nó­fo­ba de sus por­ta­vo­ces y ven aho­ra con bue­nos ojos có­mo la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, bus­ca una des­co­ne­xión du­ra del país de la UE. El que la man­da­ta­ria bri­tá­ni­ca de­cla­re su in­ten­ción de con­ver­tir el Reino Uni­do en un ba­luar­te del li­bre co­mer­cio es, a to­das lu­ces, en­ga­ño­so, por­que el ca­mino que pien­sa em­pren­der es el de con­fi­gu­rar bi­la­te­ral­men­te con otros paí­ses acuer­dos pre­fe­ren­cia­les de co­mer­cio, lo cual inevi­ta­ble­men­te su­pon­dría una dis­cri­mi­na­ción aran­ce­la­ria de paí­ses ter­ce­ros, al­go con­tra­rio a las re­glas de la OMC. No se afian­za un or­den eco­nó­mi­co mul­ti­la­te­ral y li­be­ral res­que­bra­ján­do­lo.

Las trans­fe­ren­cias so­cia­les, los sa­la­rios mí­ni­mos, los sub­si­dios al des­em­pleo, etc., son con­tra­rios al neo­li­be­ra­lis­mo

No sé si es­to va a fun­cio­nar, por­que el Bre­xit tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias im­por­tan­tes pa­ra otros paí­ses. His­tó­ri­ca­men­te, Reino Uni­do ha si­do esen­cial pa­ra ha­cer fren­te a las ideas de Col­bert que aún se man­tie­nen en Fran­cia. Es­ta ba­lan­za, con el Bre­xit, se des­equi­li­bra y ha­brá que ver si Ale­ma­nia se que­da “so­la”. Se da muy po­ca im­por­tan­cia en el de­ba­te pú­bli­co a es­ta si­tua­ción, y me sor­pren­de que el em­ba­ja­dor le ha­ya di­cho es­to, in­si­nuan­do que Ale­ma­nia no es pro mer­ca­do, cuan­do de he­cho lo es. Es un pro­ble­ma muy re­le­van­te en re­la­ción a qué co­rrien­te de pen­sa­mien­to se ter­mi­na im­po­nien­do den­tro de la Unión Eu­ro­pea. La co­rrien­te de pen­sa­mien­to fran­ce­sa L’etat c’est moi con­ti­núa exis­tien­do, y es lla­ma­ti­vo que cri­ti­quen a Trump, cuan­do son ellos los prin­ci­pa­les crí­ti­cos con el TTIP, con el CETA u otros acuer­dos.

F.F.S.: De es­ta alian­za pue­den con­si­de­rar­se co­rre­li­gio­na­rios los nor­te­ame­ri­ca­nos, en cier­to sen­ti­do. ¿Có­mo ve al pre­si­den­te Trump?

J.B.D.: Es un ac­tor in­quie­tan­te en el es­ce­na­rio an­ti­glo­ba­li­za­ción. Sus plan­tea­mien­tos de au­tar­quía eco­nó­mi­ca, que vie­ne es­gri­mien­do ba­jo los es­ló­ga­nes de “Ame­ri­ca first” (“Amé­ri­ca es lo pri­me­ro”) y “Buy Ame­ri­can and Hi­re Ame­ri­can” (‘Com­prad pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses y con­tra­tad a tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses’) son preo­cu­pan­tes. La lis­ta de sus ob­je­ti­vos es lar­ga, in­clu­yen­do la re­ti­ra­da del TPP en­tre nu­me­ro­sos paí­ses del Pa­cí­fi­co, de­jar de la­do un acuer­do tran­satlán­ti­co de co­mer­cio e in­ver­sio­nes con la UE, re­ne­go­ciar NAF­TA, po­ner aran­ce­les a Chi­na, plan­tear unos ajus­tes tri­bu­ta­rios en fron­te­ras (aran­ce­les en­cu­bier­tos), ve­tos o la am­plia­ción del mu­ro con Mé­xi­co (que ya co­men­zó Clin­ton). En re­su­men, pro­tec­cio­nis­mo pu­ro y du­ro.

Nun­ca ha ha­bi­do, des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, un pre­si­den­te que abo­gue ex­plí­ci­ta­men­te por el pro­tec­cio­nis­mo y el (mal lla­ma­do) pa­trio­tis­mo eco­nó­mi­co, sin im­por­tar­le lo más mí­ni­mo las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas ne­ga­ti­vas, no so­lo pa­ra los de­más, sino tam­bién pa­ra su pro­pio país.

Lo lla­ma­ti­vo es que Chi­na, de re­pen­te, se pre­sen­te co­mo de­fen­so­ra del li­bre co­mer­cio y la glo­ba­li­za­ción –co­mo hi­zo el pa­sa­do mes de enero en Da­vos–, cuan­do de he­cho es quien man­tie­ne im­por­tan­tes tra­bas a la im­por­ta­ción y

Al fi­nan­ciar­se en mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, los Es­ta­dos se be­ne­fi­cian de ba­jos ti­pos de in­te­rés, siem­pre que ten­gan po­lí­ti­cas pre­su­pues­ta­rias y dis­ci­pli­na fis­cal só­li­das

ad­qui­si­ción de em­pre­sas na­cio­na­les por in­ver­so­res ex­tran­je­ros y ope­ra­cio­nes con di­vi­sas. ¡El mun­do al re­vés!

Ha­brá que con­fiar en que el sis­te­ma de pe­sos y con­tra­pe­sos (checks and ba­lan­ces), tan efi­caz en Es­ta­dos Uni­dos, im­pi­da al me­nos un ex­ce­si­vo gi­ro pro­tec­cio­nis­ta de es­te país y ter­mi­ne con­ven­cien­do a Trump de que el co­mer­cio mun­dial no es un jue­go de su­ma ce­ro, en el que so­lo uno ga­na a cos­ta de otro (neo­mer­can­ti­lis­mo), sino que las ven­ta­jas son mu­tuas (li­bre co­mer­cio).

F.F.S.: Geof­frey Ga­rret, de­cano de la Whar­ton School of Eco­no­mics, es­cri­bía lo si­guien­te en Mer­ca­dos glo­ba­les y po­lí­ti­cas na­cio­na­les: ¿co­li­sión inevi­ta­ble o circu­lo vir­tuo­so?: “La cre­cien­te ex­po­si­ción al co­mer­cio, a la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta y a la mo­vi­li­dad del ca­pi­tal lí­qui­do no han im­pul­sa­do una pe­ne­tra­ción de las po­lí­ti­cas de tras­fon­do neo­li­be­ral en los paí­ses de la OCDE. Una de las ra­zo­nes es que los go­bier­nos tie­nen fuer­tes in­cen­ti­vos po­lí­ti­cos pa­ra amor­ti­guar las per­tur­ba­cio­nes y los ries­gos ge­ne­ra­dos por el aper­tu­ris­mo. Ade­más, los paí­ses con eco­no­mías pú­bli­cas gran­des y en ex­pan­sión, pa­ra au­men­tar sus in­gre­sos, crean im­pues­tos so­bre el ca­pi­tal que les per­mi­ten equi­li­brar sus ba­lan­zas, sin su­frir fu­gas de ca­pi­ta­les ni au­men­tos de las ta­sas de in­te­rés”. ¿Qué opi­na us­ted? ¿Co­li­sióno círculo vir­tuo­so?

J.B.D.: Hay “co­li­sión” o más bien dis­cre­pan­cia, por­que lo que Ga­rret vie­ne a de­cir es lo que ar­gu­men­tan los de­trac­to­res de la glo­ba­li­za­ción, en­ten­di­da co­mo el mal del neo­li­be­ra­lis­mo. Pe­ro, ¿qué es? Re­cor­dé­mos­lo so­me­ra­men­te: Fue­ron, en su épo­ca, tres pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas aca­dé­mi­cos ale­ma­nes (Rüs­tow, Röp­ke y Euc­ken) jun­to con el cé­le­bre pro­fe­sor aus­tría­co Frie­drich von Ha­yek (que en 1974 se­ría ga­lar­do­na­do con el Pre­mio No­bel de Eco­no­mía), los que a fi­na­les de los años 30, en ple­na dic­ta­du­ra nazi, acu­ña­ron el tér­mino de “neo­li­be­ra­lis­mo” co­mo con­cep­to dia­me­tral­men­te opues­to al de la pla­ni­fi­ca­ción es­ta­tal sin li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas. La idea era la de te­ner, li­te­ral­men­te, “un Es­ta­do fuer­te que ga­ran­ti­za­ra enér­gi­ca­men­te la com­pe­ten­cia do­més­ti­ca y fo­rá­nea en los mer­ca­dos, el res­pe­to a los de­re­chos de pro­pie­dad pri­va­da, la li­ber­tad con­trac­tual uni­da al prin­ci­pio de la res­pon­sa­bi­li­dad, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, al tiem­po que los go­bier­nos apli­ca­ran po­lí­ti­cas so­cia­les pa­ra sub­ve­nir a la in­di­gen­cia”.

Es­te en­fo­que, que los crí­ti­cos del neo­li­be­ra­lis­mo ob­via­men­te des­co­no­cen por com­ple­to, fue la cu­na científica del mo­de­lo de eco­no­mía so­cial de mer­ca­do que Lud­wig Er­hard im­plan­tó tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en la re­cién cons­ti­tui­da Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia, y que mu­chos otros paí­ses emu­la­ron pos­te­rior­men­te, in­clui­da Es­pa­ña. Co­mo tam­bién es una fa­la­cia cri­ti­car con un tono pe­yo­ra­ti­vo las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas apli­ca­das en nues­tros paí­ses de ser “neo­li­be­ra­les”,

Los de­trac­to­res de la glo­ba­li­za­ción re­pi­ten lo horroroso del or­den eco­nó­mi­co li­be­ral pa­ra po­der ati­zar te­mo­res y des­con­fian­za ha­cia el mer­ca­do, la com­pe­ten­cia y el li­bre co­mer­cio Pa­ra los po­pu­lis­tas, la “post­ver­dad” es un com­bus­ti­ble idó­neo y no ne­ce­si­tan de co­no­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos

cuan­do de he­cho la ten­den­cia ge­ne­ral ha si­do su “so­cial-de­mo­cra­ti­za­ción” (con in­de­pen­den­cia de la ideo­lo­gía que pro­ce­sa­ra el par­ti­do go­ber­nan­te). Hoy, nin­guno de los paí­ses de la UE –Ale­ma­nia in­clui­da– prac­ti­ca el neo­li­be­ra­lis­mo. Nues­tros paí­ses tien­den a la so­cial­de­mo­cra­cia. Las trans­fe­ren­cias so­cia­les, sa­la­rios mí­ni­mos, sub­si­dios al des­em­pleo, etc., son con­tra­rias al neo­li­be­ra­lis­mo. ¡Apro­xi­ma­da­men­te el 30% de los PIB en los paí­ses gran­des de la UE se des­ti­na a ser­vi­cios del es­ta­do de bie­nes­tar! Po­lí­ti­ca neo­li­be­ral es ayu­dar es­tric­ta­men­te a quien lo ne­ce­si­ta, y hoy el Es­ta­do ayu­da a to­do el mun­do, to­dos re­ci­ben al­go. Aho­ra bien, la evi­den­cia

em­pí­ri­ca in­di­ca que los paí­ses avan­za­dos re­gis­tran un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de em­pleo; los go­bier­nos apli­can po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas con arre­glo a sus ob­je­ti­vos, los ciu­da­da­nos es­tán sen­si­bi­li­za­dos en te­mas eco­ló­gi­cos, y el es­ta­do de bie­nes­tar es­tá muy desa­rro­lla­do, so­bre to­do en los paí­ses eu­ro­peos, don­de las pres­ta­cio­nes so­cia­les lle­gan a un 30%, am­pa­ran­do en lo po­si­ble a gru­pos me­nos fa­vo­re­ci­dos.

Los paí­ses del Ter­cer Mun­do ex­pe­ri­men­tan avan­ces eco­nó­mi­cos y Chi­na, con­ver­ti­da en la se­gun­da po­ten­cia eco­nó­mi­ca, jun­to con las eco­no­mías emer­gen­tes, son el so­por­te de la co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal. La bre­cha glo­bal de ren­ta per cá­pi­ta nor­te-sur se ha es­tre­cha­do, la po­bre­za ba­ja, su­be la al­fa­be­ti­za­ción, me­jo­ran la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y la es­pe­ran­za de vi­da, y des­cien­de la mor­ta­li­dad in­fan­til.

Cuan­do ba­ja la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y cre­ce el pa­ro, el ori­gen sue­le ser por de­fec­tos es­truc­tu­ra­les e ins­ti­tu­cio­na­les, que in­clu­yen co­rrup­ción y mal­ver­sa­ción de di­ne­ro pú­bli­co.

Al fi­nan­ciar­se en mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, los Es­ta­dos se be­ne­fi­cian de ba­jos ti­pos de in­te­rés, siem­pre que ten­gan po­lí­ti­cas pre­su­pues­ta­rias y dis­ci­pli­na fis­cal só­li­das, co­mo se ha vis­to du­ran­te la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na en la zo­na eu­ro. Los nu­me­ro­sos acuer­dos bi­la­te­ra­les de in­ver­sión di­rec­ta, sus­cri­tos por la UE y EE.UU. con otros paí­ses, son efi­ca­ces pa­ra pre­ve­nir abu­sos. Ha ha­bi­do con­ten­cio­sos en­tre go­bier­nos y em­pre­sas ex­tran­je­ras y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, los tri­bu­na­les han dic­ta­mi­na­do a fa­vor de go­bier­nos.

Pe­ro en tiem­pos de “post-ver­dad” (post fac­to) y de tweets, los he­chos feha­cien­tes ya no cuen­tan. Los de­trac­to­res de la glo­ba­li­za­ción re­pi­ten lo horroroso del or­den eco­nó­mi­co li­be­ral pa­ra po­der ati­zar así, en la so­cie­dad, te­mo­res y des­con­fian­za ha­cia el mer­ca­do, la com­pe­ten­cia y el li­bre co­mer­cio. Le­nin di­jo: “Hay que re­pe­tir las men­ti­ras con­ti­nua­men­te has­ta que la gen­te se crea que son ver­da­des”.

Pa­ra los po­pu­lis­tas, la “post-ver­dad” es un com­bus­ti­ble idó­neo y no ne­ce­si­tan de co­no­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos. Tam­po­co acep­tan ver­da­des con­tras­ta­bles, co­mo las men­cio­na­das, ni si­quie­ra las que son po­si­ti­vas pa­ra ellos, co­mo el he­cho de que la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca ha re­tro­ce­di­do tras la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal (KOF In­dex of Glo­ba­li­za­tion del Swiss Eco­no­mic Ins­ti­tu­te) o la ad­ver­ten­cia del FMI, en sus Previsiones de Oto­ño, del en­fria­mien­to del co­mer­cio ex­te­rior, de­bi­do en gran par­te a los cre­cien­tes pro­tec­cio­nis­mos (WEO Oc­to­ber 2016, ca­pí­tu­lo II). Por el con­tra­rio, sí que les vie­ne bien pa­ra ci­tar al No­bel Sti­glitz, quien ha cri­ti­ca­do la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro no ci­tan a otro Pre­mio No­bel, An­gus Dea­ton, que la ala­ba. Se apro­ve­chan de nues­tras for­mas de per­cep­ción ses­ga­das (“disonancia cog­ni­ti­va”).

La “post-ver­dad” tam­bién arre­me­te con pos­tu­la­dos fal­sos con­tra lo que lla­man “neo­li­be­ra­lis­mo”; tér­mino de agit-prop del que los po­pu­lis­tas se sir­ven pa­ra to­do aque­llo que no les gus­te eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca­men­te.

La glo­ba­li­za­ción ge­ne­ra com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal, que es el “eli­xir” de la eco­no­mía de mer­ca­do

F.F.S.: ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne la de­mo­ni­za­ción del li­be­ra­lis­mo?

J.B.D.: So­lo con po­lí­ti­cas so­cial­de­mó­cra­tas des­vir­tua­re­mos los in­cen­ti­vos in­di­vi­dua­les, que aca­ban crean­do pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal. Ni los chi­nos, ni los hin­dúes, ni los bra­si­le­ños se fre­na­rán fren­te a no­so­tros con nues­tras trans­fe­ren­cias y sub­si­dios. De ahí las con­ti­nuas dis­cu­sio­nes so­bre có­mo re­for­mar el es­ta­do de bie­nes­tar, pues una per­cep­ción bas­tan­te ex­ten­di­da en­tre los eco­no­mis­tas –en­tre los que me in­clu­yo– es que se ha lle­ga­do a una si­tua­ción des­me­su­ra­da, no so­lo por­que no se pue­de fi­nan­ciar, sino por su ne­ga­ti­vo efec­to so­bre los in­cen­ti­vos pa­ra los jó­ve­nes a for­mar­se pro­fe­sio­nal­men­te, pa­ra los tra­ba­ja­do­res en pa­ro a bus­car un nue­vo em­pleo y pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos a asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad de con­fi­gu­rar su pro­pio por­ve­nir.

La glo­ba­li­za­ción ge­ne­ra com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal, y es­ta es el “eli­xir” de la eco­no­mía de mer­ca­do. La com­pe­ten­cia obli­ga a las em­pre­sas a in­no­var con­ti­nua­men­te. Ocu­rre lo mis­mo que en el de­por­te: un equi­po sin com­pe­ten­cia, no da­rá lo me­jor; en cam­bio quie­nes com­pi­ten se ven obli­ga­dos, pa­ra man­te­ner su li­de­raz­go, a in­no­var, en­tre­nar y es­for­zar­se.

Con los go­bier­nos, su­ce­de igual. La com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal in­flui­da por las co­rrien­tes de ca­pi­ta­les, obli­ga a los go­bier­nos a di­se­ñar de una for­ma ra­cio­nal sus po­lí­ti­cas, y quie­nes me­jor lo ha­cen más in­ver­sión y ri­que­za atraen.

Es­to no sig­ni­fi­ca es­tar en con­tra de las po­lí­ti­cas so­cia­les; más bien, al con­tra­rio. En la glo­ba­li­za­ción hay “per­de­do­res” que de­ben ser ayu­da­dos, y pa­ra ha­cer­lo te­ne­mos ejem­plos co­mo los de Ho­lan­da, Fin­lan­dia o Sue­cia, que sa­ben có­mo ges­tio­nar las po­lí­ti­cas so­cia­les, de tal for­ma que no se dis­tor­sio­nen los com­por­ta­mien­tos de los in­di­vi­duos y de las em­pre­sas a la ho­ra de asu­mir sus pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des.

La asi­mi­la­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal –al­go muy im­por­tan­te– co­mien­za el día que se de­ci­den los es­tu­dios pro­fe­sio­na­les. A mis uni­ver­si­ta­rios siem­pre les he ex­pli­ca­do que tie­nen el de­re­cho de es­tu­diar lo que deseen, pe­ro que han de pen­sar en los ré­di­tos que pue­den ob­te­ner. Si al­guien pro­vie­ne de una fa­mi­lia adi­ne­ra­da, pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de es­tu­diar cual­quier co­sa; pe­ro si quie­ren tra­ba­jar y uti­li­zar los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos du­ran­te una ca­rre­ra, de­ben re­fle­xio­nar so­bre su elec­ción. El mer­ca­do de tra­ba­jo tie­ne dos par­tes, quie­nes bus­can y quie­nes ofre­cen; y es­tas dos par­tes han de en­ca­jar­se y ser com­pa­ti­bles.

F.F.S.: ¿Qué po­lí­ti­cas de­be­rían im­plan­tar o per­fec­cio­nar nues­tros go­bier­nos pa­ra fo­men­tar el cre­ci­mien­to?

J.B.D.: Hay dos as­pec­tos im­por­tan­tes pa­ra que la glo­ba­li­za­ción pro­por­cio­ne los re­sul­ta­dos desea­dos. Es de gran im­por­tan­cia to­do aque­llo que eli­mi­ne –o al me­nos ale­je– los obs­tácu­los pa­ra la crea­ción de em­pre­sas, pa­ra la in­no­va­ción en ellas o pa­ra la in­ver­sión en ca­pi­tal fi­jo. Hay que fo­men­tar el em­pren­di­mien­to. Es­tas po­lí­ti­cas es­ta­rían den­tro de lo que lla­ma­mos po­lí­ti­cas de ofer­ta, ge­ne­ran­do un mar­co afa­ble pa­ra la ac­ti­vi­dad, y que es­te sea du­ra­de­ro.

Pe­ro por otro la­do, y pa­ra mí es la cla­ve de ca­si to­do, se han de im­plan­tar bue­nas po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas. No­so­tros no po­de­mos com­pe­tir con los paí­ses po­co desa­rro­lla­dos en ma­te­ria de sa­la­rios y pre­cios; so­lo po­de­mos com­pe­tir en ma­te­ria de pro­duc­tos con mu­cho va­lor aña­di­do, in­ten­si­vos en tec­no­lo­gía…, re­su­mien­do: pro­duc­tos in­ten­si­vos en co­no­ci­mien­to. En el mun­do de la di­gi­ta­li­za­ción, esas ca­rac­te­rís­ti­cas de co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­dad –ese skill pre­mium– se ha­cen mu­cho más exi­gen­tes. Hay que de­jar de ideo­lo­gi­zar las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas, co­mo la­men­ta­ble­men­te ocu­rre en mu­chos de nues­tros paí­ses.

Des­de Edu­ca­ción In­fan­til, se han de sen­tar las ba­ses pa­ra te­ner ca­pa­ci­dad de ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos.

Ya den­tro de las pro­pias em­pre­sas, la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal y la Edu­ca­ción dual –que en Ale­ma­nia fun­cio­na muy bien, y es la fuen­te de mano de obra pa­ra la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra– son po­si­bi­li­da­des que de­be­mos pro­por­cio­nar a los jó­ve­nes. Si ha­ce­mos es­to, ve­re­mos los efec­tos po­si­ti­vos. Siem­pre exis­ti­rán ca­sos de per­ju­di­ca­dos, pe­ro tam­bién de­be ha­ber po­lí­ti­cas so­cia­les pa­ra aque­llos que de ver­dad lo ne­ce­si­ten.

F.F.S.: Si po­ne­mos el fo­co en Es­pa­ña, en el an­te­rior nú­me­ro nues­tro ex mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, García– Mar­ga­llo, nos ex­pli­ca­ba que des­de la en­tra­da en la UE los sa­la­rios de los es­pa­ño­les se han tri­pli­ca­do y el PIB tam­bién se ha in­cre­men­ta­do; aun­que hoy al­gu­nas vo­ces en­som­bre­cen es­tas con­se­cuen­cias po­si­ti­vas.

J.B.D.: Cuan­do des­de el Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía Mun­dial de Kiel co­men­za­mos a es­tu­diar el fu­tu­ro de la eco­no­mía mun­dial –allá por los años 70–, em­pe­cé a in­tere­sar­me por el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de Es­pa­ña. Era un país iden­ti­fi­ca­do co­mo po­ten­cial emer­gen­te, aun­que en aque­llos tiem­pos no uti­li­zá­se­mos es­tas pa­la­bras.

Pu­bli­qué en 1976 un li­bro ba­jo el tí­tu­lo “La in­dus­tria­li­za­ción en Es­pa­ña” don­de ana­li­za­ba el país des­de la au­tar­quía, que du­ró has­ta el año 58-59, y có­mo des­pués, con el plan de es­ta­bi­li­za­ción de 1959, Es­pa­ña co­men­zó a abrir­se po­co a po­co. Si ana­li­za­mos el pe­río­do de la au­tar­quía, y lo com­pa­ra­mos con los pe­río­dos en los cua­les se es­ta­ble­cie­ron los acuer­dos de co­mer­cio pre­fe­ren­cial con la UE, y pos­te­rior­men­te con el in­gre­so de Es­pa­ña en la Unión y en el Mer­ca­do Co­mún Úni­co, se pue­den com­pro­bar los efec­tos po­si­ti­vos de esa aper­tu­ra pa­ra el país. Qui­zás to­da­vía al­gu­nos año­ren al co­che 600 –y es que du­ran­te mu­cho tiem­po úni­ca­men­te ha­bía 600–, pe­ro hoy las em­pre­sas es­pa­ño­las que an­tes so­lo mi­ra­ban al mer­ca­do in­te­rior son mul­ti­na­cio­na­les. No me re­fie­ro ex­clu­si­va­men­te a la ban­ca, sino a em­pre­sas co­mo Za­ra, un ejem­plo de que con vi­sión, de­ter­mi­na­ción y li­ber­tad, se pue­de triun­far em­pe­zan­do des­de abajo.

De mo­do que coin­ci­do con García– Mar­ga­llo en que la aper­tu­ra siem­pre vie­ne bien pa­ra apor­tar cre­ci­mien­to. Cuan­do se fre­na el in­cre­men­to del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, tam­bién se fre­na el au­men­to del PIB. Es­to de­bi­li­ta el pro­gre­so eco­nó­mi­co en los paí­ses avan­za­dos y re­du­ce su com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal, al­go que tar­de o tem­prano ten­drá su im­pac­to en la pro­duc­ti­vi­dad lo­cal. Es ne­ce­sa­rio en­ten­der que si nos pri­va­mos de un ins­tru­men­to tan im­por­tan­te co­mo el aci­ca­te que ge­ne­ra la com­pe­ten­cia, ten­dre­mos siem­pre un com­pe­ti­dor que nos pi­se el te­rreno. El po­pu­lis­mo nun­ca lle­va el es­fuer­zo por ban­de­ra.

Ade­más, el pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea no es so­lo im­por­tan­te des­de la pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca. Per­so­nal­men­te he vi­vi­do un pe­rio­do de paz que mis an­te­ce­so­res nun­ca dis­fru­ta­ron, y es­pe­ro que mis hi­jos y nie­tos tam­bién lo dis­fru­ten. Aun­que so­lo fue­ra pa­ra man­te­ner esa paz, val­dría la pe­na la UE. Es por ello que no en­tien­do a eu­ró­fo­bos co­mo Ma­ri­ne Le Pen o Pa­blo Igle­sias.

Ten­go bue­nos ami­gos en Fran­cia que, in­de­pen­dien­te­men­te del par­ti­do o la ten­den­cia, la­men­tan que por ese con­cep­to de ais­lar­se, de no que­rer in­te­grar­se ni apren­der de otros, el país ha­ya per­di­do el tren tec­no­ló­gi­co. In­clu­so en Es­pa­ña la in­dus­tria del au­to­mó­vil es­tá me­jor que en Fran­cia. Cuan­do se vi­si­ta la fac­to­ría de Volks­wa­gen en Pam­plo­na,

De­be­mos con­tra­rres­tar las se­duc­cio­nes de la “post­ver­dad” y ha­cer pe­da­go­gía de rea­lis­mo En el mun­do em­pre­sa­rial, la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal, in­flui­da por las co­rrien­tes de ca­pi­ta­les, obli­ga a los go­bier­nos a di­se­ñar sus po­lí­ti­cas de una

for­ma ra­cio­nal

uno se da cuen­ta de que es­tá en un cen­tro al­tí­si­ma pro­duc­ti­vi­dad; de he­cho, el más pro­duc­ti­vo de la mar­ca en Eu­ro­pa.

F.F.S.: Sin em­bar­go, el ejem­plo de EE.UU. re­fle­ja que el po­pu­lis­mo va al­can­zan­do co­tas de po­der…

J.B.D.: Cen­trán­do­nos en el ca­so de EE.UU. y en la pér­di­da de in­dus­tria­li­za­ción, po­de­mos com­pro­bar que la des­in­for­ma­ción es­tá muy ex­ten­di­da. El pro­ce­so de desin­dus­tria­li­za­ción nor­te­ame­ri­cano ocu­rrió ha­ce 30 años; es de­cir, es an­te­rior a Trump, a Oba­ma, a Bush…, y fue cau­sa­do por los cam­bios en la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal. Por ejem­plo, Ale­ma­nia per­dió su in­dus­tria tex­til, si­de­rúr­gi­ca y na­val.

Hay que en­ten­der que por mu­chos aran­ce­les que se apli­quen a im­por­ta­cio­nes asiá­ti­cas, no se van a re­cu­pe­rar pues­tos de tra­ba­jo en la mi­ne­ría ni el ace­ro, a no ser que se cie­rre to­tal­men­te la eco­no­mía y se di­ri­ja a la au­tar­quía. De he­cho, ya em­pie­zan a ver­se las pri­me­ras re­sis­ten­cias, pues EE.UU. tie­ne una gran in­dus­tria ex­por­ta­do­ra, so­bre to­do en al­ta tec­no­lo­gía. Es­tos en­tor­nos se mues­tran preo­cu­pa­dos por las po­si­bles con­tra­par­ti­das res­tric­ti­vas que se pu­die­ran pro­du­cir. In­clu­so Wall-Mart es cons­cien­te de que las cla­ses me­dias ame­ri­ca­nas van a com­prar a su ca­de­na pro­duc­tos im­por­ta­dos, mu­chos de ellos chi­nos, por­que son ba­ra­tos. Sin ellos, per­de­rían gran par­te de la clien­te­la. En de­fi­ni­ti­va, las per­so­nas no van a com­prar esos pro­duc­tos por apre­cio, sino por pre­cio.

A ve­ces es di­fí­cil en­ten­der a quié­nes se di­ri­gen los po­pu­lis­tas, pe­ro es­tá cla­ro que es­tos as­pec­tos no les preo­cu­pan. Son an­ti­sis­te­ma y su ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo es aca­bar con él y con las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les que en­car­na. Por ello es tan im­por­tan­te ha­cer pe­da­go­gía de rea­lis­mo y ter­mi­nar con esas fa­la­cias que cla­man al cie­lo.

Se pue­de pen­sar que exis­te com­pe­ten­cia des­leal, que la hay, co­mo es el dum­ping; pe­ro tam­bién con­ta­mos con ins­tru­men­tos que san­cio­nan es­tas prác­ti­cas, co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio. Ade­más exis­te la po­si­bi­li­dad de po­ner aran­ce­les an­ti­dum­ping, aun­que sea al­go com­ple­jo y que re­quie­ra tiem­po. Tam­bién pue­de pro­du­cir­se una ava­lan­cha de com­pe­ten­cias en cier­tas re­gio­nes, ya de por sí dé­bi­les, y ha­brá que im­ple­men­tar pro­ce­sos com­pen­sa­to­rios. Una co­sa es ac­tuar an­te una si­tua­ción com­ple­ja y que hay que so­lu­cio­nar, y otra muy di­fe­ren­te es res­trin­gir por prin­ci­pio el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, el mo­vi­mien­to de ca­pi­ta­les o la in­mi­gra­ción.

Lo cier­to es que la in­dus­tria ale­ma­na es­tá en­can­ta­da en Chi­na, don­de ya es­tá in­vir­tien­do, da­do que el mer­ca­do es prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­do. Los es­pa­ño­les pue­den ha­cer lo mis­mo. Se tra­ta de una vía de do­ble di­rec­ción, es de­cir, si una com­pa­ñía chi­na quie­re com­prar a otra den­tro de la UE, ten­dre­mos que acep­tar­lo. El ries­go es que, an­te es­tas ad­qui­si­cio­nes, es fre­cuen­te que se agre­guen ob­je­ti­vos “po­lí­ti­cos” o de di­ver­sa ín­do­le –ta­les co­mo in­fluir en la po­lí­ti­ca na­cio­nal–, que son una mues­tra más de ese po­pu­lis­mo del que ha­bla­mos; cuan­do en reali­dad las em­pre­sas ad­quie­ren otras em­pre­sas pa­ra ga­nar di­ne­ro, así de fá­cil. Lo que sí de­be­mos ga­ran­ti­zar es la apli­ca­ción de las mis­mas re­glas de jue­go pa­ra cual­quier em­pre­sa que quie­ra es­ta­ble­cer­se en Es­pa­ña o Ale­ma­nia, con in­de­pen­den­cia de su ori­gen. No hay que otor­gar pri­vi­le­gios ni ofre­cer sub­si­dios ni apo­yos pú­bli­cos a las em­pre­sas chi­nas, un error en el que caen mu­chos go­bier­nos.

Dar con­fian­za a to­dos los gru­pos so­cia­les ayu­da­rá a que es­tos apro­ve­chen las opor­tu­ni­da­des de un mun­do eco­nó­mi­ca­men­te in­te­gra­do

F.F.S.: Co­mo con­clu­sión, ¿qué ca­be es­pe­rar en es­te con­tex­to tan com­ple­jo? J.B.D.: En pri­mer lu­gar, la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca va a con­ti­nuar y ca­da vez se­rán más los paí­ses que quie­ran in­te­grar­se en la di­vi­sión in­ter­na­cio­nal, ele­van­do sus ni­ve­les de de­sa­rro­llo. Ade­más, las tec­no­lo­gías mo­der­nas au­men­ta­rán la mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca del ca­pi­tal y de las per­so­nas cua­li­fi­ca­das. Es­te in­cre­men­to es po­si­ti­vo, pues des­pla­za las ba­rre­ras de cre­ci­mien­to e im­po­ne ra­cio­ci­nio a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas.

Los paí­ses avan­za­dos pue­den asu­mir el re­to de una in­ten­sa com­pe­ten­cia glo­bal me­dian­te una di­ná­mi­ca de in­no­va­cio­nes por par­te de las em­pre­sas, a tra­vés del es­fuer­zo de las per­so­nas por una for­ma­ción con­ti­nua, y con un buen sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual en las ac­ti­vi­da­des desem­pe­ña­das.

En de­fi­ni­ti­va, la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca es una ben­di­ción. De­be­mos con­tra­rres­tar las se­duc­cio­nes de la “post-ver­dad” y ha­cer pe­da­go­gía de rea­lis­mo. Dar con­fian­za a to­dos los gru­pos so­cia­les ayu­da­rá a que es­tos apro­ve­chen las opor­tu­ni­da­des de un mun­do eco­nó­mi­ca­men­te in­te­gra­do. An­te Ame­ri­ca first, hay que res­pon­der: Glo­ba­li­za­tion first

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.