“Es­ta­mos en­tre la des­agre­ga­ción y la re­no­va­ción de la UE”

Opi­nión de ex­per­tos: Nick Clegg.

Cinco Días - Executive Excellence - - Portada -

Li­cen­cia­do en An­tro­po­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, a los 32 años Nick Clegg ini­ció su an­da­du­ra po­lí­ti­ca co­mo dipu­tado del Par­la­men­to Eu­ro­peo. Dos años des­pués de su en­tra­da a la Cá­ma­ra de los Comunes, fue ele­gi­do lí­der de los li­be­ra­les de­mó­cra­tas británicos. Cuan­do en 2010 nin­gu­na formación po­lí­ti­ca al­can­zó la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en la Cá­ma­ra, el Par­ti­do Con­ser­va­dor de Da­vid Ca­me­ron for­mó coa­li­ción de go­bierno con el Li­be­ral, asu­mien­do Clegg el pues­to de vi­ce­pri­mer mi­nis­tro. En 2015, mo­ti­va­do por los malos re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, re­nun­ció al li­de­raz­go de su par­ti­do y aban­do­nó el car­go.

Con­tra­rio al Bre­xit, aca­ba de pu­bli­car el li­bro Po­li­tics: Bet­ween the ex­tre­mes, don­de reivindica el cen­tro fren­te al po­pu­lis­mo. Clegg com­par­tió par­te de esas reivin­di­ca­cio­nes du­ran­te su re­cien­te vi­si­ta a la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, en la que pro­nun­ció la con­fe­ren­cia “Más allá del Bre­xit: los re­tos del fu­tu­ro pa­ra Gran Bre­ta­ña y la Unión Eu­ro­pea”. Es­tas fue­ron algunas de sus re­fle­xio­nes.

Sin la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008, pro­ba­ble­men­te Do­nald Trump no se­ría pre­si­den­te ni los británicos ha­brían vo­ta­do a fa­vor de la sa­li­da de la UE

EXE­CU­TI­VE EX­CE­LLEN­CE: ¿Has­ta qué pun­to vi­vi­mos una com­ple­ji­dad sin pre­ce­den­tes?

NICK CLEGG: Es un cli­ché de­cir que vi­vi­mos en una épo­ca de tur­bu­len­cias. Cre­cí en los años 70 y 80 con un pai­sa­je po­lí­ti­co muy sim­ple: de­re­cha o iz­quier­da, im­pues­tos al­tos o ba­jos, em­pre­sa­rio o tra­ba­ja­dor. El pai­sa­je ideo­ló­gi­co es­ta­ba en la con­fron­ta­ción en­tre el Co­mu­nis­mo so­vié­ti­co y Oc­ci­den­te. Por lo tan­to, el mun­do a ni­vel po­lí­ti­co era muy sen­ci­llo: ele­gías de­can­tar­te por un la­do o por otro.

Hoy el es­ce­na­rio ideo­ló­gi­co es muy di­fe­ren­te, hay una dis­tin­ción mu­cho más vis­ce­ral en­tre quie­nes se sien­ten có­mo­dos con el or­den glo­ba­li­za­do y aque­llos que quie­ren ce­rrar las puer­tas y pro­te­ger­se del mun­do que les ro­dea. Es­te tér­mino se ha de­fi­ni­do de mu­chas ma­ne­ras: po­pu­lis­tas o ra­cio­na­lis­tas, na­cio­na­lis­tas o in­ter­na­cio­na­lis­tas, glo­ba­li­tas y cho­vi­nis­tas… Pe­ro hay mi­llo­nes de per­so­nas que pien­san que el sta­tu quo les ha fa­lla­do, se sien­ten in­se­gu­ras y con miedo, quie­ren so­lu­cio­nes fá­ci­les a sus an­sie­da­des, mien­tras que otros nos sen­ti­mos más có­mo­dos con el or­den li­be­ral so­fis­ti­ca­do y di­ver­so en el que ope­ra­mos. Es­ta dis­tin­ción se es­tá ha­cien­do ca­da vez más vi­si­ble en Reino Uni­do, y sos­pe­cho que tam­bién en Es­pa­ña.

E.E.: ¿Que sig­ni­fi­ca to­do es­to pa­ra Eu­ro­pa y pa­ra Reino Uni­do?

N.C.: Por pri­me­ra vez, la exis­ten­cia de la UE se es­tá vien­do ame­na­za­da. Un re­sul­ta­do elec­to­ral don­de sa­lie­sen vic­to­rio­sas la ex­tre­ma iz­quier­da o ex­tre­ma de­re­cha, po­dría ser el prin­ci­pio del fin de la Unión Eu­ro­pea, tal y co­mo la co­no­ce­mos. Afron­ta­mos presiones ex­ter­nas que aso­lan a nues­tro con­ti­nen­te, co­mo un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano na­da ami­go de la in­te­gra­ción eu­ro­pea. Pa­re­ce cla­ro que no po­de­mos de­pen­der de la re­la­ción tras­atlán­ti­ca, co­mo es­ta­mos acos­tum­bra­dos; aun­que si hu­bie­ra ga­na­do Hi­lary Clin­ton po­dría es­tar ocu­rrien­do lo mis­mo, por­que es­tra­té­gi­ca­men­te la Ca­sa Blan­ca se va a cen­trar ca­da vez más en los intereses pa­cí­fi­cos y me­nos en los atlán­ti­cos. A es­to se su­man otros desafíos, co­mo el de Vla­di­mir Pu­tin, per­so­na pe­li­gro­sa, que in­ten­ta ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra aca­bar con las po­lí­ti­cas mul­ti­la­te­ra­les; o el de Er­do­gan, con quien re­sur­ge una po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta… Y to­do es­to su­frien­do una cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial im­por­tan­tí­si­ma.

Se vi­ve con un enorme ni­vel de hos­ti­li­dad pú­bli­ca, desafec­ción y frus­tra­ción. A la gen­te no le in­tere­sa la po­lí­ti­ca con­ven­cio­nal, y ra­zo­nes hay mu­chas: los

cam­bios en los pa­tro­nes y en los mer­ca­dos de tra­ba­jo, la lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías, el im­pac­to de las re­des so­cia­les. Ade­más, la caí­da del Mu­ro de Berlín ha so­ca­va­do los ci­mien­tos que apo­ya­ron el de­ba­te ideo­ló­gi­co de nues­tro con­ti­nen­te du­ran­te mu­cho tiem­po. Si aña­di­mos la cri­sis de re­fu­gia­dos y la lle­ga­da de la vio­len­cia ex­tre­mis­ta, po­de­mos ha­cer­nos una idea del cua­dro al que nos en­fren­ta­mos.

E.E.: ¿En qué me­di­da la cri­sis de 2008 ha con­tri­bui­do a con­fi­gu­rar es­te pa­no­ra­ma?

N.C.: Sin ella, pro­ba­ble­men­te Do­nald Trump no se­ría pre­si­den­te ni los británicos ha­brían vo­ta­do a fa­vor de sa­lir de la UE, ni tam­po­co Bep­pe Grillo ni el ac­tual elen­co de po­lí­ti­cos na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas ha­brían al­can­za­do el po­der que aho­ra tie­nen.

Vi­vi­mos en un pe­rio­do de tran­si­ción don­de la po­lí­ti­ca del ma­ña­na se­rá muy di­fe­ren­te, pues aún se­gui­mos en­fren­tán­do­nos a las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, so­cia­les y eco­nó­mi­cas de la cri­sis de 2008.

E.E.: ¿Qué po­de­mos ha­cer al res­pec­to? ¿Qué pa­pel pue­den desem­pe­ñar Es­pa­ña y Gran Bre­ta­ña an­te los des­equi­li­brios en nues­tro con­ti­nen­te? N.C.: Des­pués de pin­tar un pai­sa­je pe­si­mis­ta, quie­ro pen­sar que ca­da cri­sis ofre­ce una opor­tu­ni­dad. Es­ta­mos en un pun­to de in­fle­xión en­tre la des­agre­ga­ción y la re­no­va­ción de la Unión Eu­ro­pea.

Hay tres áreas don­de po­lí­ti­cos y pen­sa­do­res te­ne­mos que ha­cer re­for­mas de re­no­va­ción. Des­pués de 2008, los

La UE de­be com­ple­tar el pro­yec­to de la Eu­ro­zo­na con una unión mo­ne­ta­ria y fis­cal, im­plan­tar con­tro­les efi­ca­ces en las fron­te­ras y ha­cer un esfuerzo co­lec­ti­vo en ma­te­ria de se­gu­ri­dad Co­mo con­ti­nen­te, gas­ta­mos más en de­fen­sa que Chi­na y Ru­sia jun­tas, pe­ro lo ha­ce­mos de for­ma des­coor­di­na­da e in­cohe­ren­te

da­ños cau­sa­dos a la so­cie­dad y la economía han si­do enor­mes. Inevi­ta­ble­men­te, el ca­pi­tal y la ener­gía de nues­tras po­lí­ti­cas y lí­de­res –y así lo ex­pe­ri­men­té yo co­mo vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de mi país– han su­fri­do por igual. He­mos em­pe­za­do a mi­rar ha­cia den­tro, in­ten­tan­do arre­glar los da­ños cau­sa­dos al te­ji­do so­cial de nuestros paí­ses. Si bien es esen­cial que si­ga­mos re­pa­ran­do esos da­ños, es muy im­por­tan­te que los lí­de­res po­lí­ti­cos de to­das las ideo­lo­gías re­cu­pe­ren la ca­pa­ci­dad y la am­bi­ción pa­ra, uni­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, ha­cer gran­des co­sas. La UE lle­va de­ma­sia­do tiem­po mi­rán­do­se el om­bli­go, pe­ro de­be­mos re­cu­pe­rar la con­fian­za pa­ra em­bar­car­nos en re­for­mas am­bi­cio­sas.

Su­fro por lo que es­tá ocu­rrien­do en mí país, pe­ro tam­bién soy muy op­ti­mis­ta por lo que creo que es po­si­ble

E.E.: ¿Pe­ro, qué re­for­mas?

N.C.: Pri­me­ro, hay que com­ple­tar el pro­yec­to de la Eu­ro­zo­na. Si crear una úni­ca di­vi­sa pa­ra paí­ses tan di­fe­ren­tes ha si­do im­pre­sio­nan­te, se erró al fun­dar­se so­bre una ba­se in­com­ple­ta y des­equi­li­bra­da. Fue un error que el jui­cio po­lí­ti­co de­ci­die­se qué paí­ses po­dían es­tar. Un ejem­plo es Gre­cia, que no po­día so­por­tar la dis­ci­pli­na, pa­ra ellos una ca­mi­sa de fuer­za eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria.

Una unión mo­ne­ta­ria, sin unión fis­cal y eco­nó­mi­ca en ge­ne­ral, es al­go di­fí­cil­men­te sos­te­ni­ble. Una zo­na de uni­dad mo­ne­ta­ria ne­ce­si­ta una se­rie de mé­to­dos so­fis­ti­ca­dos que per­mi­tan adap­tar­se a to­dos los me­ca­nis­mos a ni­vel na­cio­nal y eu­ro­peo. Shef­field, ciu­dad a la que re­pre­sen­to, tie­ne una economía muy di­fe­ren­te a la de Londres, pe­ro he­mos con­se­gui­do en­con­trar ma­ne­ras pa­ra crear amor­ti­gua­do­res que apor­ten fle­xi­bi­li­dad y ayu­den a so­lu­cio­nar los des­equi­li­brios. Eso fa­lla en la UE y en la Eu­ro­zo­na. En par­te por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, pues es di­fí­cil pa­ra los go­bier­nos de paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa ex­pli­car a sus con­tri­bu­yen­tes que tie­nen que pa­gar la “fac­tu­ra” de los paí­ses del sur. De la mis­ma ma­ne­ra que los go­bier­nos del sur lo tie­nen muy di­fí­cil pa­ra con­ven­cer a sus vo­tan­tes de que han de acep­tar una dis­ci­pli­na fi­nan­cie­ra im­pues­ta por el nor­te.

Es­te to­ma y da­ca en­tre nor­te y sur es muy pe­li­gro­so y en­ve­ne­na po­lí­ti­ca­men­te; ade­más, eco­nó­mi­ca­men­te es di­fí­cil de sos­te­ner. Por ello ha­ce fal­ta un

Ha lle­ga­do el mo­men­to de que Es­pa­ña mi­re más allá de sus ho­ri­zon­tes nacionales e in­ten­te ex­ten­der su in­fluen­cia con ma­yor con­fian­za

nue­vo pac­to nor­te-sur que es­ta­bi­li­ce la Eu­ro­zo­na, don­de el nor­te acep­te que, co­mo paí­ses acree­do­res, ten­drán que ha­cer fren­te a pro­ble­mas de otras par­tes de la Eu­ro­zo­na. Eso se pue­de ha­cer de mu­chas ma­ne­ras, pe­ro la par­te acree­do­ra de la unión mo­ne­ta­ria ten­drá que es­tar dis­pues­ta a me­ter­se la mano en el bol­si­llo y asu­mir pa­gos.

Los paí­ses más débiles de la UE ten­drán que asu­mir una pér­di­da de so­be­ra­nía, acep­tan­do las re­for­mas eco­nó­mi­cas y so­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra te­ner éxi­to en la unión mo­ne­ta­ria. Es­to, co­no­ci­do por to­dos, es una cues­tión que, aun­que sea com­ple­ja y re­quie­ra de vo­lun­tad po­lí­ti­ca, es ne­ce­sa­ria pa­ra el pro­pio bien de ca­da país y pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad y pros­pe­ri­dad de nues­tro con­ti­nen­te. Por ello, es esen­cial que se lle­gue a ese nue­vo pac­to pa­ra com­ple­tar la Eu­ro­zo­na, y que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes de eu­ro­peos ten­gan pers­pec­ti­vas más optimistas.

El se­gun­do re­to ha si­do pues­to de ma­ni­fies­to por la cri­sis de los re­fu­gia­dos, que ha re­ve­la­do un fa­llo de di­se­ño fun­da­men­tal en el mo­do de ad­mi­nis­trar las fron­te­ras. Eu­ro­pa es un con­ti­nen­te caó­ti­co y abi­ga­rra­do con to­do ti­po de fron­te­ras: pue­des eli­mi­nar las ba­rre­ras in­ter­nas, ase­gu­rán­do­te de que hay otras ex­ter­nas su­fi­cien­te­men­te fuer­tes, pe­ro no eli­mi­nar las fron­te­ras in­ter­nas a tra­vés del tra­ta­do de Schen­gen, sin ins­tau­rar só­li­dos con­tro­les de se­gu­ri­dad en las fron­te­ras ex­ter­nas. El ejem­plo de lo que pue­de ocu­rrir lo he­mos vis­to el pa­sa­do ve­rano.

Lo que no po­de­mos es­pe­rar es que nuestros con­ciu­da­da­nos acep­ten el ni­vel de caos ad­mi­nis­tra­ti­vo que se re­ve­ló en las fron­te­ras du­ran­te la pa­sa­da cri­sis de re­fu­gia­dos. Aho­ra, aun­que tar­de, se es­tán to­man­do medidas pa­ra im­plan­tar con­tro­les efi­ca­ces y efec­ti­vos, pe­ro si no se efec­túan con éxi­to, al fi­nal ha­brá que sus­pen­der o sus­ti­tuir Schen­gen. Es­ta es la se­gun­da re­for­ma que con­si­de­ro que es esen­cial.

El úl­ti­mo re­to se re­la­cio­na con la gran in­se­gu­ri­dad es­tra­té­gi­ca que re­pre­sen­tan las ame­na­zas te­rro­ris­tas: los pro­pios ex­tre­mis­tas en el con­ti­nen­te eu­ro­peo, el com­por­ta­mien­to del go­bierno ru­so, la vio­len­cia del nor­te de Áfri­ca o la ines­ta­bi­li­dad en el Me­di­te­rrá­neo… Es fun­da­men­tal que la UE desa­rro­lle una iden­ti­dad de de­fen­sa y se­gu­ri­dad mu­cho más im­por­tan­te. Eso no su­po­ne

con­tra­de­cir la OTAN, pe­ro al­go de ra­zón tie­ne Trump cuan­do di­ce que no es jus­to que los sol­da­dos y con­tri­bu­yen­tes ame­ri­ca­nos pa­guen la ma­yor par­te de la fac­tu­ra pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de Eu­ro­pa, mien­tras que los pro­pios go­bier­nos eu­ro­peos no in­vier­ten lo su­fi­cien­te en su pro­pia se­gu­ri­dad. Fran­cia y Gran Bre­ta­ña son los úni­cos con pre­su­pues­tos de de­fen­sa ra­zo­na­bles. Si la UE quie­re se­guir sien­do fuer­te, tie­ne que ha­cer un esfuerzo co­lec­ti­vo en ma­te­ria de de­fen­sa y se­gu­ri­dad.

He­mos de rea­li­zar las in­ver­sio­nes de una ma­ne­ra más coor­di­na­da y efi­cien­te pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo co­lec­ti­vo de de­fen­sa. Co­mo con­ti­nen­te gas­ta­mos más en de­fen­sa que Chi­na y Ru­sia jun­tas, pe­ro lo ha­ce­mos de for­ma des­coor­di­na­da e in­cohe­ren­te. Es im­por­tan­te que ofrez­ca­mos una respuesta ló­gi­ca a to­dos esos te­mo­res que tie­nen nuestros ciu­da­da­nos an­te tan­ta in­se­gu­ri­dad.

E.E.: ¿Qué pa­pel de­be­ría desem­pe­ñar Es­pa­ña en es­ta pro­pues­ta re­for­mis­ta? N.C.: En mi opi­nión, Es­pa­ña ac­túa con ex­ce­si­va mo­des­tia y hu­mil­dad, no asu­mien­do un pa­pel de más con­fian­za en sí mis­ma. Es­to es con­se­cuen­cia, po­si­ble­men­te, de los enor­mes es­fuer­zos rea­li­za­dos pa­ra abor­dar las con­se­cuen­cias

Exis­ten mu­chos de­ba­tes in­ter­nos so­bre la co­rrup­ción en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y el fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña, pe­ro des­de fue­ra ve­mos esen­cial su par­ti­ci­pa­ción en los gran­des de­ba­tes de las re­for­mas de la UE

eco­nó­mi­cas vi­vi­das, que han preo­cu­pa­do a to­da la UE. Creo que ha lle­ga­do el mo­men­to de que Es­pa­ña mi­re más allá de sus ho­ri­zon­tes nacionales e in­ten­te ex­ten­der su in­fluen­cia con ma­yor con­fian­za, más allá de sus fron­te­ras. No es una op­ción, es un de­ber en un mo­men­to don­de Reino Uni­do ha de­ci­di­do –trá­gi­ca y erró­nea­men­te, en mi opi­nión– re­ti­rar­se de su vocación eu­ro­peís­ta y, de for­ma inevi­ta­ble, se di­ri­ge ha­cia una dis­mi­nu­ción de su rol en el es­ce­na­rio glo­bal.

Tras el Bre­xit, es ló­gi­co pen­sar que Reino Uni­do no va a desem­pe­ñar un pa­pel de li­de­raz­go tan im­por­tan­te co­mo el que po­día ju­gar en ma­te­ria de de­fen­sa, mer­ca­do úni­co, etc. Con­si­de­ro que Es­pa­ña po­dría lle­nar ese hue­co y de­fen­der al­gu­nos de los as­pec­tos po­si­ti­vos de ese pe­que­ño le­ga­do an­glo­sa­jón. Aun con to­dos los es­cán­da­los po­lí­ti­cos que tie­ne –so­bre to­do los re­la­ti­vos a la co­rrup­ción–, de­tec­to que tie­ne una cier­ta es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Me pa­re­ce que ha si­do sor­pren­den­te­men­te in­mu­ne a na­cio­na­lis­mos xe­nó­fo­bos de de­re­chas, que sí he­mos vis­to en mu­chos otros paí­ses eu­ro­peos que, tras la cri­sis eco­nó­mi­ca, han he­cho que mi­llo­nes de vo­tan­tes se de­can­ten por so­lu­cio­nes sim­plis­tas y ofre­ci­das por par­ti­dos ais­la­cio­nis­tas, po­pu­lis­tas, na­cio­na­lis­tas…

Es­pa­ña ha sa­bi­do man­te­ner la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y su iden­ti­dad eu­ro­pea sin dar la es­pal­da al mun­do ex­te­rior

Es­pa­ña ha con­se­gui­do evi­tar caer en esa si­tua­ción, al­go que –po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do– le po­si­cio­na en una im­por­tan­te si­tua­ción de man­do, ya que ha sa­bi­do man­te­ner la es­ta­bi­li­dad y su iden­ti­dad eu­ro­pea sin dar la es­pal­da al mun­do ex­te­rior. Es­to me pa­re­ce que es una ba­za im­por­tan­te que Es­pa­ña pue­de uti­li­zar con ma­yor con­fian­za en el es­ce­na­rio eu­ro­peo.

E.E.: ¿Qué fac­tu­ra es­tá pa­san­do la co­rrup­ción po­lí­ti­ca de Es­pa­ña más allá de nues­tras fron­te­ras?

N.C.: Soy cons­cien­te de que hay mu­chos de­ba­tes so­bre la co­rrup­ción en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y so­bre el fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña. Son de­ba­tes in­ter­nos que afec­tan a las cla­ses po­lí­ti­cas es­pa­ño­las, pe­ro los que ve­ni­mos de fue­ra del país, a los que tan­to nos preo­cu­pa el fu­tu­ro del con­ti­nen­te, ve­mos esen­cial su par­ti­ci­pa­ción en los gran­des de­ba­tes so­bre fu­tu­ras re­for­mas de la UE, mu­cho más de lo que ha he­cho has­ta la fe­cha. Me pa­re­ce que Es­pa­ña tie­ne una re­la­ti­va in­mu­ni­dad an­te las fuer­zas y sim­pli­ci­da­des xe­nó­fo­bas; con lo cual, en ese sen­ti­do pue­de desem­pe­ñar un pa­pel im­por­tan­te.

Es­pa­ña ate­so­ra una cre­di­bi­li­dad que se aso­cia a la ex­pe­rien­cia de ha­ber pa­sa­do por ajus­tes y re­for­mas do­lo­ro­sas, cau­sa­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Por eso Es­pa­ña, y po­si­ble­men­te Ir­lan­da, per­te­ne­cen a una ca­te­go­ría especial, ya que son paí­ses que, de una ma­ne­ra in­com­ple­ta, han pa­sa­do por un ca­pí­tu­lo eco­nó­mi­co y so­cial muy os­cu­ro. El ha­ber acep­ta­do que los ex­ce­sos co­me­ti­dos en el pa­sa­do fue­ron un error y el ha­cer re­for­mas am­plias e im­por­tan­tes, es­tán ha­cien­do que Es­pa­ña em­pie­ce a cre­cer de una for­ma sos­te­ni­ble y con­ti­nua­da. Es­to le con­fie­re, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses co­mo Gre­cia, una cre­di­bi­li­dad que pa­ra mí es úni­ca y especial, y que po­drá po­ner en va­lor cuan­do se tomen de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en la UE, so­bre pla­nes de es­ta­bi­li­za­ción y re­equi­li­brio en la Eu­ro­zo­na.

Otro as­pec­to que hay que te­ner en cuen­ta es la relevancia de Es­pa­ña en las re­la­cio­nes con La­ti­noa­mé­ri­ca, ya que es el prin­ci­pal puen­te de unión en­tre los dos con­ti­nen­tes. Una ba­za es­tra­té­gi­ca muy in­tere­san­te que po­dría uti­li­zar más, y con más con­fian­za, que lo que ha ve­ni­do ha­cien­do has­ta la fe­cha. Así que es­pe­ro que, en el con­tex­to de to­das esas fuer­zas, Es­pa­ña se con­vier­ta en coar­qui­tec­ta y coau­to­ra del pró­xi­mo ca­pí­tu­lo de la po­lí­ti­ca e in­te­gra­ción eu­ro­pea, de una ma­ne­ra si­mi­lar a co­mo lo hi­zo Reino Uni­do en el pa­sa­do, y que no vol­ve­rá a su­ce­der.

E.E.: ¿Qué ra­zo­nes lle­van a The­re­sa May a con­vo­car elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das? ¿Cuál es el di­le­ma al que se en­fren­ta Reino Uni­do en su in­ten­to de sa­lir de la UE?

N.C.: The­re­sa May ha da­do mu­chas ra­zo­nes, apa­ren­te­men­te dig­nas, de su in­ten­ción de con­vo­car elec­cio­nes ge­ne­ra­les, en­tre las que des­ta­ca su in­ten­ción de te­ner más res­pal­do a la ho­ra de ne­go­ciar las con­di­cio­nes del Bre­xit.

Lo cier­to es que de­trás de eso hay cau­sas mu­cho más opor­tu­nis­tas y cí­ni­cas a ni­vel po­lí­ti­co. Por un la­do, sa­be que su prin­ci­pal opo­nen­te, el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta, es uno de los can­di­da­tos me­nos ele­gi­bles co­mo pri­mer mi­nis­tro que la opo­si­ción ha te­ni­do en la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca. Por otro la­do, no es aje­na al da­ño que le pue­de ha­cer la idea utó­pi­ca que ha ro­dea­do a la pro­me­sa del Bre­xit, se­gún la cual cuan­do Reino Uni­do sa­lie­ra de la UE ha­bría mi­llo­nes de li­bras pa­ra in­ver­tir en se­gu­ri­dad so­cial, los pues­tos de tra­ba­jo cre­ce­rían, la gen­te se en­ri­que­ce­ría… En de­fi­ni­ti­va, pro­me­sas im­po­si­bles de cum­plir y que, al es­tar muy ale­ja­das de la reali­dad, ha­cen im­pres­cin­di­bles las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, an­tes de que em­pie­cen a lle­gar las ma­las no­ti­cias del Bre­xit.

Ha­ce unos días anun­cié que, en con­tra de mis pro­pias ex­pec­ta­ti­vas, las pa­sa­das elec­cio­nes se­rían mis úl­ti­mas; pe­ro hay oca­sio­nes en las que uno se ve obli­ga­do a vol­ver a pre­sen­tar­se, y lo voy a ha­cer en nom­bre de Shef­field. Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que lo he de­ci­di­do, des­pués de 12 años de al­ti­ba­jos en la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca des­de que fui ele­gi­do por pri­me­ra vez en la Cá­ma­ra de los Comunes, es por­que creo que no hay nin­gu­na du­da de que, a me­nos que ocu­rra al­go dra­má­ti­co, la se­ño­ra May vol­ve­rá a ser pri­me­ra mi­nis­tra el 9 de ju­nio. La cues­tión es: ¿Qué man­da­to va a te­ner? ¿Cuán­to res­pal­do va a con­se­guir? ¿Quién se va a opo­ner a ella y a su ver­sión da­ñi­na y cí­ni­ca del Bre­xit?

Pa­ra el fu­tu­ro de Reino Uni­do, es esen­cial que May no ga­ne por una ma-

El país ate­so­ra una cre­di­bi­li­dad que se aso­cia a la ex­pe­rien­cia de ha­ber pa­sa­do por ajus­tes y re­for­mas do­lo­ro­sas, cau­sa­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca

yo­ría aplas­tan­te que le per­mi­ta ig­no­rar al res­to del Par­la­men­to, que­dán­do­se sin opo­si­ción du­ran­te la pró­xi­ma me­dia dé­ca­da e im­po­nien­do al pue­blo bri­tá­ni­co un Bre­xit por el que na­die vo­tó en 2016. In­clu­so quie­nes vo­ta­ron a fa­vor no lo hi­cie­ron ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra sa­lir del mer­ca­do úni­co, ni de la unión adua­ne­ra, ni de to­dos los as­pec­tos de afi­lia­ción eu­ro­pea.

Sin em­bar­go, The­re­sa May, por la pre­sión de la de­re­cha de su par­ti­do, ha de­ci­do se­guir la vía más bru­tal y me­nos com­pren­si­va de rup­tu­ra con la UE. Creo que es­to es un re­fle­jo de los re­sul­ta­dos tan es­tre­chos de los re­fe­rén­dums del año pa­sa­do. Pien­so que to­do es­to es una for­ma de ro­bo ge­ne­ra­cio­nal, ya que un 70% de los jó­ve­nes de en­tre 18 y 24 años que vo­ta­ron en el re­fe­rén­dum, lo hi­cie­ron por un fu­tu­ro muy di­fe­ren­te. Es in­com­pren­si­ble que en una de­mo­cra­cia ma­du­ra, la pri­me­ra mi­nis­tra les di­ga a mi­llo­nes de jó­ve­nes: “Vo­so­tros ha­béis vo­ta­do por un fu­tu­ro di­fe­ren­te, sé que os in­tere­sa, pe­ro os voy a ig­no­rar y os voy a im­po­ner a vo­so­tros –que sois quie­nes vais a te­ner que vi­vir las con­se­cuen­cias– la ver­sión más da­ñi­na y me­nos atrac­ti­va del Bre­xit”.

Lo más im­por­tan­te es que se man­ten­ga la li­ber­tad y la dis­cre­ción pa­ra vo­tar con­tra el acuer­do de Bre­xit que pre­sen­ta­rá The­re­sa May al Par­la­men­to bri­tá­ni­co. No im­por­ta tan­to quién re­si­da en el nú­me­ro 10 de Dow­ning Street, sino qué ma­yo­ría tie­ne, qué ti­po de man­da­to re­ci­be y quié­nes y có­mo van a opo­ner­se, des­pués del 9 de ju­nio, pa­ra im­pe­dir que se nos obli­gue a acep­tar unas con­di­cio­nes que se­rían ca­tas­tró­fi­cas pa­ra Reino Uni­do.

Si no re­ci­be tan­ta ma­yo­ría co­mo es­pe­ra, pue­de su­po­ner un im­pac­to muy pro­fun­do en la con­fian­za y se­gu­ri­dad que va a te­ner en el Par­la­men­to den­tro de dos años pa­ra po­ner al país por de­lan­te del Par­ti­do, e in­clu­so que sus con­da­dos se ma­ni­fies­ten por de­lan­te de su afi­lia­ción po­lí­ti­ca a la ho­ra de de­ci­dir ese día si quie­ren acep­tar la ver­sión del Bre­xit que se les pro­po­ne, o no.

Asis­ti­mos pues a un mo­men­to de tur­bu­len­cias y an­sie­dad sin pre­ce­den­tes, con una gran vo­la­ti­li­dad en la po­lí­ti­ca de nuestros paí­ses. Real­men­te su­fro por lo que es­tá ocu­rrien­do en mí país, pe­ro soy muy op­ti­mis­ta por lo que veo y por lo que creo que es po­si­ble. Es­pa­ña de­be te­ner esa con­fian­za re­no­va­da en su pro­pia ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar­se al fu­tu­ro, y ese es el le­ga­do que que­re­mos ofre­cer a nuestros hi­jos en Eu­ro­pa

May sa­be que las pro­me­sas im­po­si­bles de cum­plir del Bre­xit ha­cen im­pres­cin­di­bles las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, an­tes de que em­pie­cen a lle­gar las ma­las no­ti­cias Por la pre­sión de la de­re­cha de su par­ti­do, May ha de­ci­do se­guir la vía más bru­tal y me­nos com­pren­si­va de rup­tu­ra con la UE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.