Glo­ba­li­za­ción in­clu­si­va e in­no­va­ción con im­pac­to so­cial: dos so­lu­cio­nes fren­te al po­pu­lis­mo

Opi­nión de ex­per­tos: Ale­xan­der Betts y Alf Rehn.

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Du­ran­te el Eu­ro­pean Bu­si­ness Fo­rum de Thin­kers50 –que con­gre­gó en la ciu­dad de Oden­se (Dinamarca) a los pen­sa­do­res más pres­ti­gio­sos del mun­do del ma­na­ge­ment y los ne­go­cios–, re­tos co­mo la glo­ba­li­za­ción, la in­mi­gra­ción, el po­pu­lis­mo o el cre­ci­mien­to de la ro­bó­ti­ca y la bio­tec­no­lo­gía cen­tra­ron bue­na par­te de los de­ba­tes.

Pe­ter Fisk, ex­per­to en in­no­va­ción y cre­ci­mien­to y au­tor de Ga­me­chan­gers, mo­de­ró –co­mo an­fi­trión del fo­ro– las in­ter­ven­cio­nes de va­rios gu­rús en torno a tres pre­gun­tas clave, cu­yas res­pues­tas arro­ja­ron luz so­bre el im­pac­to de esos re­tos en la ges­tión em­pre­sa­rial y en la agen­da de los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción. A con­ti­nua­ción, re­co­ge­mos las pro­pues­tas de dos de los po­nen­tes: Ale­xan­der Betts y Alf Rehn.

Betts es pro­fe­sor de Mi­gra­ción For­za­da y Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, así co­mo di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios del Re­fu­gia­do de la mis­ma uni­ver­si­dad. Al­can­zó fa­ma con su dis­cur­so TED so­bre los des­pla­za­dos, con­vir­tién­do­se en un lí­der de opi­nión so­bre el po­pu­lis­mo eu­ro­peo y ofre­cien­do nue­vas so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas a la in­mi­gra­ción. Es tam­bién “Young Glo­bal Lea­der” por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial y uno de los pen­sa­do­res des­ta­ca­dos “On the Ra­dar 2017” por la pla­ta­for­ma Thin­kers50 por sus ideas in­no­va­do­ras.

Alf Rehn es aca­dé­mi­co fin­lan­dés, pre­si­den­te de Ma­na­ge­ment y Or­ga­ni­za­ción de la Uni­ver­si­dad Åbo Aka­de­mi de Tur­ku, en Finlandia. Por su es­ti­lo de­sen­fa­da­do y crea­ti­vo, su to­que de hu­mor y el uso de aná­li­sis con­tra-in­tui­ti­vos de los su­pues­tos bá­si­cos del ne­go­cio, es ca­li­fi­ca­do co­mo uno de los pen­sa­do­res más di­ver­ti­dos y ex­tra­va­gan­tes del mo­men­to. Au­tor de bes­tse­llers co­mo Dan­ge­rous Ideas y coau­tor de Trends­pot­ting, en 2016 fue iden­ti­fi­ca­do por Thin­kers50 co­mo nue­vo pen­sa­dor “On the Ra­dar”.

1. ¿CUÁL ES EL MA­YOR RE­TO AL QUE SE EN­FREN­TA EL MUN­DO DE LOS NE­GO­CIOS?

ALE­XAN­DER BETTS:

Crear una glo­ba­li­za­ción in­clu­si­va

Em­pe­za­ría ha­blan­do de un desafío mo­des­to y fá­cil de en­fren­tar: ¿có­mo re­con­ci­liar la glo­ba­li­za­ción con la de­mo­cra­cia?

Uno pue­de pen­sar que la con­fron­ta­ción que hoy ob­ser­va­mos y la grie­ta en la po­lí­ti­ca glo­bal –don­de ya no es­tá so­lo la iz­quier­da o la de­re­cha, sino que tam­bién hay una di­vi­sión en­tre los que abra­zan la glo­ba­li­za­ción y quie­nes la re­cha­zan–, es un re­to pa­ra los po­lí­ti­cos y los ne­go­cios. Tam­bién que mo­de­los en los que to­dos con­fia­mos, co­mo el li­bre mer­ca­do de bie­nes, ser­vi­cios, ca­pi­ta­les y per­so­nas, es­tán en ries­go; y que es­to ha­ce pe­li­grar la di­vi­sión glo­bal de la res­pon­sa­bi­li­dad, las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas y la es­pe­cia­li­za­ción. Es­ta si­tua­ción afec­ta de for­ma ac­ti­va a las em­pre­sas, que pue­den mo­di­fi­car el rum­bo de los acon­te­ci­mien­tos, ser ac­to­res pa­ra cam­biar ese cho­que en­tre la glo­ba­li­za­ción y la de­mo­cra­cia. Pa­ra que es­to sea po­si­ble, no han de ser so­lo sen­si­bles a sus clien­tes y ac­cio­nis­tas, sino tam­bién te­ner en cuen­ta las po­lí­ti­cas li­be­ra­les, cu­ya pre­mi­sa es el apo­yo a esa glo­ba­li­za­ción.

Es iró­ni­co que, co­mo ciu­da­dano bri­tá­ni­co que soy, ha­ble del futuro de Eu­ro­pa. Aun así, lo que ha he­cho Reino Uni­do vo­tan­do a fa­vor del Bre­xit ilus­tra las di­ná­mi­cas que es­tán acon­te­cien­do en la UE. Una sim­ple mi­ra­da apor­ta lec­cio­nes que ha­bría desea­do que mi país hu­bie­se co­no­ci­do an­tes de la vo­ta­ción, que aca­bó di­bu­jan­do un Es­ta­do muy di­vi­di­do por la geo­gra­fía, las cla­ses so­cia­les y la edu­ca­ción.

Si mi­ra­mos esas di­ná­mi­cas en pro­fun­di­dad, ve­mos có­mo re­tra­tan la con­fron­ta­ción en­tre quie­nes abra­zan una po­si­ción aper­tu­ris­ta y quie­ren for­mar par­te del mun­do sin te­ner mie­do a la glo­ba­li­za­ción ni al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, y aque­llos que ca­da vez mi­ran más ha­cia den­tro, re­cha­zan­do el mun­do ex­te­rior.

Co­mo co­mu­ni­dad de ne­go­cios eu­ro­peos, he­mos de re­crear una po­lí­ti­ca in­clu­si­va y re­con­ci­liar la glo­ba­li­za­ción con la de­mo­cra­cia

BETTS

Exis­ten mu­chas co­rre­la­cio­nes que nos ofre­cen una vi­sión más es­pe­cí­fi­ca del por­qué. Por ejem­plo, el ni­vel de in­gre­sos no es un fac­tor a con­si­de­rar en esa di­fe­ren­cia­ción de po­si­cio­nes tan­to co­mo el he­cho de po­seer un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio o el gru­po de edad. Ve­mos có­mo los jó­ve­nes, sien­do me­nos a ni­vel por­cen­tual, vo­ta­ron a fa­vor de Eu­ro­pa, mien­tras que las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res lo hi­cie­ron en con­tra. Tam­bién en­tra­ron en jue­go al­gu­nas di­men­sio­nes cul­tu­ra­les. En fun­ción del pe­rió­di­co que uno le­ye­se, se po­dían rea­li­zar pre­dic­cio­nes del vo­to. Es­tos pa­tro­nes, con re­tros­pec­ti­va, de­no­tan la ob­vie­dad y pre­dic­ti­bi­li­dad de es­te cho­que.

Igual­men­te po­de­mos ob­ser­var esos pa­tro­nes en otros en­tor­nos. Pa­ra los que vo­ta­ron a fa­vor del Bre­xit, los dos fac­to­res prin­ci­pa­les fue­ron la so­be­ra­nía y la in­mi­gra­ción; un de­seo de re­to­mar el con­trol que fue es­ti­mu­la­do, en gran par­te, por la cri­sis de los re­fu­gia­dos de 2015, cuan­do más de un mi­llón de per­so­nas vi­nie­ron a Eu­ro­pa bus­can­do asi­lo. Sin esa cri­sis de in­mi­gra­ción es muy po­si­ble que el Bre­xit no hu­bie­se te­ni­do lu­gar, ni que tam­po­co los na­cio­na­lis­mos po­pu­lis­tas es­tu­vie­sen cre­cien­do en Eu­ro­pa.

Per­so­nal­men­te, no creo que de­ba­mos te­mer al cre­ci­mien­to de la ex­tre­ma de­re­cha en los paí­ses eu­ro­peos, pe­ro sí per­ci­bo la apa­ri­ción de na­rra­ti­vas na­cio­na­lis­tas en co­rrien­tes po­lí­ti­cas. Se in­cor­po­ran ideas que re­cha­zan lo glo­bal en par­ti­dos de cen­tro­de­re­cha (con la ex­cep­ción de la elec­ción del pre­si­den­te fran­cés Ma­cron). Creo que, co­mo co­mu­ni­dad de ne­go­cios eu­ro­peos, he­mos de re­crear una po­lí­ti­ca in­clu­si­va. Nues­tro ma­yor re­to es re­con­ci­liar la glo­ba­li­za­ción con la de­mo­cra­cia; no­so­tros, co­mo éli­te li­be­ral, he­mos de pen­sar en có­mo in­cluir a aque­llos que de for­ma sis­te­má­ti­ca he­mos de­ja­do atrás.

El con­cep­to de glo­ba­li­za­ción in­clu­si­va nos da una lí­nea a se­guir. El mun­do de los ne­go­cios tie­ne que ju­gar un pa­pel en dos áreas prin­ci­pal­men­te: la in­mi­gra­ción y el futuro del tra­ba­jo, dos fac­to­res es­truc­tu­ra­les que sub­ra­yan el cre­ci­mien­to del na­cio­na­lis­mo y el re­sur­gi­mien­to de la so­be­ra­nía en Eu­ro­pa.

La cri­sis de los re­fu­gia­dos tra­jo al con­ti­nen­te un mi­llón de per­so­nas sin ho­gar. Es­to pue­de pa­re­cer mu­cho, pe­ro si lo com­pa­ra­mos con los 60 mi­llo­nes de des­pla­za­dos a ni­vel glo­bal, no es na­da. Nues­tros po­lí­ti­cos li­be­ra­les de la UE fue­ron in­ca­pa­ces de dar­se cuen­ta de las con­se­cuen­cias de ges­tio­nar mal es­ta si­tua­ción, al tiem­po que la ex­tre­ma de­re­cha to­mó la ini­cia­ti­va lan­zan­do men­sa­jes que re­so­na­ron en to­dos los es­pec­tros. Hoy pa­re­ce que la in­mi­gra­ción es­tá ca­yen­do de nue­vo (si­rios, af­ga­nos o sub­saha­ria­nos lle­gan en me­nor nú­me­ro), pe­ro ese de­cli­nar es­tá en un pre­ca­rio equi­li­brio. Eu­ro­pa de­pen­de de la es­ta­bi­li­dad y los de­seos de Tur­quía de man­te­ner a dos mi­llo­nes y me­dio de si­rios y, da­da la si­tua­ción de te­rro­ris­mo en ese país, el acuer­do con los tur­cos pa­re­ce es­tar en el ale­ro.

La in­mi­gra­ción con­ti­nua­rá sien­do un pro­ble­ma en Eu­ro­pa siem­pre que ten­ga­mos Es­ta­dos frá­gi­les. Se tra­ta de una preocupación que no es­tá mo­ti­va­da por la iden­ti­dad ni por la xe­no­fo­bia; sino por fac­to­res eco­nó­mi­cos re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo, el im­pac­to ma­te­rial so­bre los ser­vi­cios so­cia­les, la sa­lud, la edu­ca­ción...

Es­ta­mos fren­te a un re­to ge­ne­ra­cio­nal. Ve­mos có­mo Ale­ma­nia, que ha aco­gi­do a más si­rios que nin­gún otro país eu­ro­peo, se en­fren­ta al desafío de la in­te­gra­ción: so­lo un 40% de la po­bla­ción si­ria ca­paz de tra­ba­jar es­tá em­plea­da. Es tre­men­da­men­te com­ple­jo in­cor­po­rar al mer­ca­do la­bo­ral a si­rios que pro­vie­nen de un en­torno con un PIB muy ba­jo fren­te a un mo­de­lo co­mo el alemán, ba­sa­do en la cer­ti­fi­ca­ción y con un un en­torno de ex­por­ta­ción al­ta­men­te tec­no­ló­gi­co. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio for­mar, re­edu­car, in­te­grar… Y mien­tras es­to no ocu­rra, se­gui­rá exis­tien­do re­cha­zo a la in­mi­gra­ción si­ria.

Nos en­con­tra­mos en una era de abun­dan­cia don­de el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co avan­za, pe­ro al mis­mo tiem­po la in­no­va­ción nos es­tá dan­do unos di­vi­den­dos li­mi­ta­dos

REHN

Cam­biar la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo y abra­zar la in­te­gra­ción

Otro gran re­to es la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo. Las áreas que vo­ta­ron sa­lir del Bre­xit eran pre­do­mi­nan­te­men­te las de tra­ba­jos in­ten­si­vos y las ma­nu­fac­tu­re­ras, sec­to­res don­de se ha­bían per­di­do más pues­tos de tra­ba­jo; mien­tras que en­tre las zo­nas que vo­ta­ron por se­guir den­tro de la UE pre­do­mi­na­ban las áreas del tra­ba­jo cien­tí­fi­co o tec­no­ló­gi­co.

La con­clu­sión a la que se lle­ga es que la ero­sión de áreas con al­ta in­ten­si­dad ma­nu­fac­tu­re­ra au­men­ta la apa­ri­ción del po­pu­lis­mo. Al au­men­tar la ri­que­za de los paí­ses, la con­cen­tra­ción de in­dus­tria in­ten­si­va de mano de obra de­cli­na, sien­do ex­por­ta­dos los pues­tos de tra­ba­jo a per­so­nas de mano de obra más ba­ra­ta, co­mo es el ca­so de Chi­na o el sud­es­te asiá­ti­co.

¿Có­mo se pue­de con­ci­liar es­ta si­tua­ción? El con­cep­to de una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal ya es­tá so­bre la me­sa, pe­ro creo que te­ne­mos que ha­cer mu­cho más que se­guir los pa­sos de Finlandia. De­be­mos re­con­si­de­rar el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y ha­cer que las em­pre­sas re­fle­xio­nen so­bre la for­ma­ción, ofre­cien­do en­ti­da­des pro­duc­ti­vas e in­clu­si­vas que es­tén fue­ra de los mer­ca­dos de tra­ba­jo. En de­fi­ni­ti­va, de­be­mos cam­biar la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo, al tiem­po que abra­za­mos la in­te­gra­ción.

ALF REHN:

Fo­ca­li­zar la in­no­va­ción

Hoy co­no­ce­mos cuán­to cos­tó la ca­rre­ra es­pa­cial a la lu­na, el Moons­hot, y la cifra as­cien­de a los 137 bi­llo­nes de USD que, li­te­ral­men­te, es el cos­te ajus­ta­do del pro­gra­ma Apo­lo. Po­de­mos pen­sar que es­ta can­ti­dad es tre­men­da­men­te ele­va­da y que, ac­tual­men­te, se­ría al­go im­pen­sa­ble por el cos­te. Sin em­bar­go, si nos pre­gun­tá­se­mos cuál es la in­ver­sión anual en el mun­do que se des­ti­na a la in­no­va­ción, se­gún la OCDE es un mí­ni­mo de 3.000 bi­llo­nes USD, lo que equi­va­le a 20 pro­yec­tos Apo­lo ca­da año. Es­tas cifras, di­fí­ci­les de ima­gi­nar, cho­can mu­cho en un mun­do don­de 800.000 ni­ños mue­ren ca­da año de dia­rrea.

Una gran par­te de la in­ver­sión en in­no­va­ción se de­di­ca a per­so­nas cau­cá­si­cas eu­ro­peas con una me­dia de edad en­tre 25 y 45 años; es una in­no­va­ción de­di­ca­da a gad­gets y en­tre­te­ni­mien­to. Es en es­te des­equi­li­brio don­de ra­di­ca el re­to de nues­tra so­cie­dad. Vi­vi­mos en un mo­men­to bi­za­rro: te­ne­mos más re­cur­sos, cua­li­fi­ca­ción y com­pe­ten­cias que en nin­gún otro mo­men­to, es de­cir, nos en­con­tra­mos en una era de abun­dan­cia don­de el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co flo­re­ce, pe­ro al mis­mo tiem­po la in­no­va­ción nos es­tá dan­do unos di­vi­den­dos li­mi­ta­dos.

Bá­si­ca­men­te, es­to su­ce­de por­que nos fo­ca­li­za­mos en las co­sas equi­vo­ca­das. Nos en­fo­ca­mos en esas his­to­rias bri­llan­tes a las que de­no­mino “in­no­va­ción por­no­grá­fi­ca”. Sí, un Tes­la es pre­cio­so –y mu­chos de quie­nes lean es­to se lo po­drían per­mi­tir–, pe­ro eso no evi­ta que 800.000 ni­ños mue­ran por des­hi­dra­ta­ción ca­da año.

En mu­chos ca­sos se crean co­sas que no son ne­ce­sa­rias. Te­ne­mos el ejem­plo de los cal­ce­ti­nes in­te­li­gen­tes: un pro­duc­to al cual mu­chos in­ge­nie­ros han de­di­ca­do tiem­po y es­fuer­zo, pa­ra que fi­nal­men­te sea ele­gi­do y com­pra­do por los con­su­mi­do­res. Den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes, sus miem­bros co­mien­zan a sen­tir fa­ti­ga y can­san­cio por cul­pa de es­ta in­no­va­ción por­no­grá­fi­ca: la dis­tan­cia éti­ca que hay en­tre los cal­ce­ti­nes in­te­li­gen­tes y los ni­ños mu­rien­do de ham­bre. El re­to pa­ra nues­tras em­pre­sas ra­di­ca en el he­cho de que es­ta­mos uti­li­zan­do de for­ma in­co­rrec­ta nues­tros re­cur­sos y prio­ri­da­des en in­no­va­ción. Te­ne­mos que con­cien­ciar a la so­cie­dad pa­ra que re­cla­me más am­bi­ción en la in­no­va­ción. Hay de­ma­sia­das con­ver­sa­cio­nes y li­bros so­bre in­no­va­ción, pe­ro fal­ta am­bi­ción. De­be­mos em­pe­zar a fo­ca­li­zar­nos en aque­llos pro­ble­mas im­por­tan­tes que se pue­den re­sol­ver.

Si ana­li­za­mos los acuí­fe­ros en Chi­na, ve­re­mos que so­lo el 1% de ellos se es­tá re­lle­nan­do ade­cua­da­men­te. Chi­na cuen­ta con el ma­yor ejér­ci­to en lo que a nú­me­ro de sol­da­dos y ar­mas nu­clea­res se re­fie­re, pe­ro de se­guir así se que­da­rá sin agua. Si nos fi­ja­mos, tie­ne dos paí­ses con abun­dan­te agua co­mo ve­ci­nos: Ru­sia e In­dia. Am­bos con gran­des ejér­ci­tos, ten­den­cias na­cio­na­lis­tas… ¡y ar­mas nu­clea­res! Si no re­cla­ma­mos ma­yor am­bi­ción en la in­no­va­ción en el cam­po del agua –lo cual re­pre­sen­ta una tre­men­da opor­tu­ni­dad–, es po­si­ble que nos po­da­mos en­fren­tar a una gue­rra.

Es­ta­mos uti­li­zan­do de for­ma in­co­rrec­ta nues­tros re­cur­sos y prio­ri­da­des en in­no­va­ción

REHN De­be­ría­mos tras­la­dar los te­mas so­cia­les y de glo­ba­li­za­ción de los de­par­ta­men­tos de RSC a los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción

BETTS

El en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción es otro re­to, y otra opor­tu­ni­dad. La eco­no­mía “del pe­lo gris” se­rá uno de los ma­yo­res boom pa­ra el mer­ca­do, si real­men­te pen­sa­mos de for­ma am­bi­cio­sa. De he­cho, to­da la eco­no­mía fin­lan­de­sa po­dría man­te­ner­se cons­tru­yen­do úni­ca­men­te ca­sas pa­ra los ma­yo­res en Chi­na, de­bi­do a la al­ta de­man­da que se va a pro­du­cir en un futuro cer­cano.

De­be­mos em­pe­zar a con­tem­plar la ExTech (tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les) con mu­cha aten­ción. La ro­bó­ti­ca es im­por­tan­te, pe­ro so­lo la di­ri­gi­mos a ha­cer co­sas ha­bi­tual­men­te su­ge­ri­das por aca­dé­mi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos o ne­go­cios y em­pre­sas ame­ri­ca­nas. Ten­dría­mos tre­men­das po­si­bi­li­da­des pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas co­mo la in­mi­gra­ción, el agua, el en­ve­je­ci­mien­to…, si co­men­zá­se­mos a uti­li­zar tec­no­lo­gías co­mo la ro­bó­ti­ca, la na­no­tec­no­lo­gía e in­clu­so la bio­lo­gía sin­té­ti­ca, de una for­ma mu­cho más se­ria, en vez de vol­ver con­ti­nua­men­te a uti­li­zar­la pa­ra los “cal­ce­ti­nes in­te­li­gen­tes” o la in­no­va­ción por­no­grá­fi­ca. Ese es el re­to: bus­car opor­tu­ni­da­des sien­do se­rios con la in­no­va­ción, más allá de las fri­vo­li­da­des ac­tua­les.

¿QUé HE­MOS DE EM­PE­ZAR, MA­ñA­NA, A HA­CER DE FOR­MA DI­FE­REN­TE?

ALE­XAN­DER BETTS:

In­cluir lo so­cial co­mo una de­ci­sión de in­ver­sión es­tra­té­gi­ca, to­ma­da en el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción

Me gus­ta­ría con­cre­tar el re­to de crear una glo­ba­li­za­ción más in­clu­yen­te que aco­ja a to­da la so­cie­dad con un ejem­plo que co­noz­co de primera mano: los re­fu­gia­dos.

Una de las co­sas que de­be­ría­mos ha­cer, de for­ma am­plia, con los te­mas so­cia­les y de glo­ba­li­za­ción es tras­la­dar­los de los de­par­ta­men­tos de RSC a los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción. Me ha en­tu­sias­ma­do ver en los úl­ti­mos años el com­pro­mi­so de mu­chas em­pre­sas con el pro­ble­ma de los in­mi­gran­tes: des­de H&M en Sue­cia, ge­ne­ran­do pues­tos pa­ra re­fu­gia­dos, a los in­tere­san­tes tra­ba­jos que es­ta­mos ha­cien­do con De­loit­te o la ini­cia­ti­va de Ikea, que ha crea­do uni­da­des de re­fu­gio y co­ci­nas pa­ra ellos a lo lar­go de to­do mun­do. La­men­ta­ble­men­te, la reali­dad es que no hay su­fi­cien­tes ca­sos de ese ti­po de com­pro­mi­so ni su­fi­cien­tes ejem­plos que tra­ba­jen con los nú­cleos de las em­pre­sas (don­de se to­man las de­ci­sio­nes).

Uno de los pro­yec­tos pa­ra re­fu­gia­dos en el que es­ta­mos im­pli­ca­dos con­sis­te en pen­sar en el ac­ti­vo eco­nó­mi­co que re­pre­sen­tan los re­fu­gia­dos, pen­sar en ellos co­mo opor­tu­ni­da­des pa­ra la ca­de­na de va­lor, co­mo opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y co­mo una in­no­va­ción que nos per­mi­ta co­nec­tar con aque­llo que hacemos en nues­tros ne­go­cios. So­lo si el pú­bli­co co­mien­za per­ci­bir a los re­fu­gia­dos co­mo un re­cur­so, se afian­za­rá el pro­yec­to de apo­yo a la in­te­gra­ción, in­clu­yen­do la in­mi­gra­ción de al­ta y ba­ja cua­li­fi­ca­ción.

He es­ta­do tra­ba­jan­do en Jor­da­nia, don­de has­ta ha­ce muy po­co los in­mi­gran­tes si­rios no po­dían tra­ba­jar, lo que pro­vo­ca­ba que cre­cien­tes can­ti­da­des de per­so­nas se em­bar­ca­sen en un pe­li­gro­so via­je a Eu­ro­pa. Nues­tro pro­yec­to con­sis­tía en co­ger al­gu­nas de las zo­nas eco­nó­mi­cas (pre­exis­ten­tes) de Jor­da­nia, en las cua­les el go­bierno ha­bía in­ver­ti­do mu­cho pe­ro que ca­re­cían de mano de obra y de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, y, gra­cias a con­ce­sio­nes co­mer­cia­les eu­ro­peas –con fi­nan­cia­ción en in­fraes­truc­tu­ras del Ban­co Mun­dial e in­ver­sión de cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les–, con­se­guir que los re­fu­gia­dos si­rios pu­die­sen tra­ba­jar al la­do de los ciu­da­da­nos jor­da­nos. Ese pro­yec­to pi­lo­to ya ha “des­pe­ga­do” y, en el úl­ti­mo año, cerca de 40.000 si­rios han re­ci­bi­do per­mi­sos de tra­ba­jo allí. El prin­ci­pal re­to ha si­do lo­grar que las em­pre­sas in­vir­tie­sen. Si bien un gru­po de fir­mas ha lle­ga­do a unos com­pro­mi­sos pio­ne­ros de in­ver­sio­nes (co­mo una sub­si­dia­ria de Wall Mart o Ikea), el pro­ble­ma es que mu­chas otras han que­ri­do en­fren­tar es­ta si­tua­ción den­tro de la es­fe­ra de la RSC, y no co­mo una de­ci­sión de in­ver­sión es­tra­té­gi­ca to­ma­da en el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción.

La se­gun­da área de ac­tua­ción es­tra­té­gi­ca, den­tro del pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos, es el im­pac­to co­lec­ti­vo. Gra­cias a la alian­za “Tent Allian­ce”, una coa­li­ción de em­pre­sas se ha com­pro­me­ti­do a apo­yar a las ONGs y al sec­tor pú­bli­co, y a em­pren­der ac­cio­nes in­di­vi­dua­les pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia y po­ner fin a la cri­sis de los des­pla­za­dos. En aso­cia­ción con or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias y go­bier­nos de to­do el mun­do, el sec­tor pri­va­do es­tá en una po­si­ción úni­ca pa­ra lo­grar un im­pac­to du­ra­de­ro y sos­te­ni­ble en sus vi­das. En un te­ma co­mo el de los re­fu­gia­dos, las com­pa­ñías han de iden­ti­fi­car aque­llo que ya ha­cen bien y có­mo las ca­pa­ci­da­des que tie­nen pue­den equi­pa­rar­se con el im­pac­to que ge­ne­ran. Es­to re­quie­re de vo­lun­tad pa­ra tra­ba­jar jun­tos en es­te te­ma, in­clu­so con los com­pe­ti­do­res. Creo que es­ta nue­va alian­za Tent es una ini­cia­ti­va ex­ci­tan­te, aun­que to­da­vía ca­re­ce de una di­rec­ción pre­ci­sa y un pro­pó­si­to es­tra­té­gi­co.

El úl­ti­mo en­torno so­bre el que de­be­mos re­fle­xio­nar es en la apro­xi­ma­ción a las co­mu­ni­da­des. No sir­ve que so­lo pen­se­mos en quié­nes nos cons­ti­tu­yen (clien­tes, ac­cio­nis­tas…), sino que las em­pre­sas han de dar­se cuen­ta de las co­mu­ni­da­des que les ro­dean y ser in­clu­si­vas con ellas.

Te­ne­mos que con­cien­ciar a la so­cie­dad pa­ra que re­cla­me más am­bi­ción en la in­no­va­ción y fo­ca­li­zar­nos en aque­llos pro­ble­mas im­por­tan­tes que se pue­den re­sol­ver

REHN He­mos de pen­sar en el ac­ti­vo eco­nó­mi­co que re­pre­sen­tan los re­fu­gia­dos, pen­sar en ellos co­mo opor­tu­ni­da­des pa­ra la ca­de­na de va­lor

Alf Rehn, Ri­ta McG­rath y Ale­xan­der Betts en el Eu­ro­pean Bu­si­ness Fo­rum de Thin­kers50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.