Te­ner un sen­ti­mien­to de Es­ta­do po­ten­cia el desa­rro­llo eco­nó­mi­co

Mano a mano: en­tre­vis­ta con Ricardo Haus­mann.

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Du­ran­te su vi­si­ta a la Fun­da­ción Ra­fael del Pino pa­ra pro­nun­ciar la con­fe­ren­cia “No­so­tros y la pros­pe­ri­dad”, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con el di­rec­tor del Cen­ter for In­ter­na­tio­nal De­ve­lop­ment de la Har­vard Ken­nedy School, Ricardo Haus­mann.

El eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano, ra­di­ca­do en EE.UU., ana­li­zó el pro­ble­ma con el que mu­chos Es­ta­dos ri­cos y po­bres es­tán tro­pe­zan­do: crear una sen­sa­ción de per­te­nen­cia y de co­mu­ni­dad que lo­gre ha­cer que los paí­ses se abran lo su­fi­cien­te­men­te al mun­do, pa­ra po­der ab­sor­ber las tec­no­lo­gías que se es­tán desa­rro­llan­do en otras par­tes.

FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SANTOS: El ni­vel de la in­no­va­ción es­pa­ño­la es­tá le­jos del de otras po­ten­cias eu­ro­peas cer­ca­nas, pe­ro –en su con­jun­to– tam­po­co Eu­ro­pa es­tá ju­gan­do un pa­pel de li­de­raz­go en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. De he­cho, las em­pre­sas más in­no­va­do­ras son es­ta­dou­ni­den­ses. ¿Có­mo se ex­pli­ca es­ta si­tua­ción? RICARDO HAUS­MANN: En pri­mer lu­gar, lo que es­tá ocu­rrien­do con el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co es que las re­des que hay que jun­tar pa­ra ha­cer los pro­duc­tos del futuro tie­nen que ser ca­da vez más am­plias y di­ver­sas; tie­nen que ser, por lo tan­to, más mul­ti­na­cio­na­les. En EE.UU., el 14% de la po­bla­ción es ex­tran­je­ra; más aún, en Si­li­con Va­lley el 52% de los em­pren­de­do­res son de fue­ra. Pa­ra po­der in­cor­po­rar las tec­no­lo­gías que se vie­nen desa­rro­llan­do, ne­ce­si­ta­mos gru­pos con una ma­yor di­ver­si­dad de ca­pa­ci­da­des.

Es­to con­tras­ta con la tra­di­ción es­pa­ño­la de ge­ne­rar equi­pos muy cohe­sio­na­dos, muy ho­mo­gé­neos y pa­re­ci­dos. Esa cohe­sión ba­sa­da en la si­mi­li­tud cons­pi­ra con­tra la ca­pa­ci­dad de in­te­grar nue­vas tec­no­lo­gías. Al­gu­nas de las em­pre­sas es­pa­ño­las más exi­to­sas que se han ido a Amé­ri­ca La­ti­na –co­mo BBVA, San­tan­der, Te­le­fó­ni­ca o Iber­dro­la–, en cier­to sen­ti­do han em­pe­za­do ges­tio­nan­do ca­pa­ci­da­des a tra­vés de la re­la­ción en­tre Ma­drid y ca­da uno de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos en los que se im­plan­ta­ron, has­ta que fi­nal­men­te han si­do ca­pa­ces de crear una red de ges­tión mul­ti­na­cio­nal de to­dos esos ta­len­tos; es de­cir, se han da­do cuen­ta de que de­ben mez­clar, ro­tar y mo­ver to­do el ta­len­to en una red más mul­ti­na­cio­nal y mul­ti­po­lar.

F.F.S.: Vi­vi­mos una re­vo­lu­ción en la dis­tri­bu­ción. Ve­mos, por ejem­plo, có­mo una em­pre­sa co­mo Ama­zon es­tá em­pe­zan­do a dis­tri­buir ali­men­ta­ción y có­mo los cos­tes y la ra­pi­dez del trans­por­te no de­jan de re­du­cir­se. Ob­via­men­te, da­do que la glo­ba­li­za­ción ayu­da a eli­mi­nar las ba­rre­ras, ha­brá ca­da vez más ca­pa­ci­dad de trans­por­te. Sin em­bar­go, es­te es­ce­na­rio po­dría al­te­rar el plan­tea­mien­to de la di­ver­si­fi­ca­ción co­mo mo­tor de cre­ci­mien­to de un país. ¿Cree que es­to su­ce­de­rá? R.H.: Opino que, en reali­dad, el mo­tor de cre­ci­mien­to es la es­pe­cia­li­za­ción; y que esa es­pe­cia­li­za­ción de las per­so­nas y de las em­pre­sas lle­va a una di­ver­si­fi­ca­ción en las ciu­da­des y en los paí­ses. Son dos la­dos de la mis­ma mo­ne­da. De pron­to Ama­zon se vuel­ve 50% de co­mer­cio re­tail, y los pro­vee­do­res de la pla­ta­for­ma se vuel­ven ca­da vez más di­ver­sos por­que, en cier­to sen­ti­do, se les es­tá ofre­cien­do a los pro­duc­to­res un ca­nal de dis­tri­bu­ción glo­bal muy rá­pi­do y ac­ce­si­ble, lo cual per­mi­te una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción.

Sin em­bar­go, el acen­to no es­tá tan­to en es­pe­cia­li­zar­se en aque­llo en lo que se des­ta­ca, sino en –y más con el

En una so­cie­dad mo­der­na, las or­ga­ni­za­cio­nes pro­du­cen siem­pre dos co­sas: los bie­nes y ser­vi­cios que ven­den, y las ca­pa­ci­da­des de su fuer­za la­bo­ral El acen­to no es­tá tan­to en es­pe­cia­li­zar­se en aque­llo en lo que se des­ta­ca, sino en ser ca­paz de ha­cer­lo evo­lu­cio­nar

cam­bio tec­no­ló­gi­co– ser ca­paz de evo­lu­cio­nar en las co­sas en las que uno es bueno.

Es­pa­ña no se vol­vió ri­ca por­que ca­da vez fue a me­jor en el cul­ti­vo de acei­tu­nas, sino que cre­ció por­que mu­dó y evo­lu­cio­nó su ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va. Hoy el país so­bre­sa­le por un tu­ris­mo gas­tro­nó­mi­co que ha im­pli­ca­do un desa­rro­llo de cier­tas ca­pa­ci­da­des que no pre­exis­tían, pe­ro que eran fac­ti­bles. La clave es­tá en la bús­que­da de esas trans­for­ma­cio­nes fac­ti­bles.

A me­di­da que au­men­ta la di­ver­si­dad de know

how en un sis­te­ma, se in­cre­men­ta no so­lo la can­ti­dad de pro­duc­tos dis­tin­tos que pue­den ha­cer­se, sino la de pro­duc­tos di­fí­ci­les de ha­cer Los paí­ses exi­to­sos tie­nen un ele­va­do ni­vel de coo­pe­ra­ción en­tre dos es­truc­tu­ras com­ple­men­ta­rias: las or­ga­ni­za­cio­nes del mer­ca­do y la crea­ción de bie­nes pú­bli­cos en el Es­ta­do

F.F.S.: Re­pe­ti­da­men­te afir­ma que el co­no­ci­mien­to de las ob­vie­da­des es el mo­tor que las ha­ce cre­cer. No­so­tros, los hu­ma­nos, po­de­mos com­pren­der el sig­ni­fi­ca­do de las co­sas, al­go que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no pue­de ha­cer. Pe­ro re­sul­ta cu­rio­so que la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes re­ci­be ese co­no­ci­mien­to sin en­ten­der­lo, sin com­pren­der su sig­ni­fi­ca­do, sino sim­ple­men­te me­mo­ri­zan­do y acu­mu­lan­do in­for­ma­ción (al­go que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial tam­bién pue­de ha­cer). En un mun­do don­de los ro­bots van a eli­mi­nar el 25% de los pues­tos de mano de obra en las pró­xi­mas dos dé­ca­das, ¿qué sig­ni­fi­ca la edu­ca­ción pa­ra el cre­ci­mien­to y la es­ta­bi­li­dad so­cial de los paí­ses? R.H.: Hay dos co­men­ta­rios. El pri­me­ro es que hay gen­te muy preo­cu­pa­da por la des­apa­ri­ción de em­pleos de­bi­do a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Sin em­bar­go, creo que te­ne­mos que pres­tar­le al­go de aten­ción a la crea­ción de nue­vos em­pleos y nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas que se pro­du­cen gra­cias a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. En Es­pa­ña, ha­ce un si­glo, un 70% de la po­bla­ción tra­ba­ja­ba en la agri­cul­tu­ra; hoy pro­ba­ble­men­te sea me­nos del 3% y lo ha­ce con gran­des sub­si­dios eu­ro­peos, pe­ro no veo a na­die la­men­tan­do la des­apa­ri­ción de los em­pleos agrí­co­las. Pa­ra sus­ti­tuir esos tra­ba­jos, hu­bo que crear otros en trac­to­res, en fá­bri­cas de fer­ti­li­zan­tes, en agro­quí­mi­cos… in­clu­so aho­ra se es­tán usan­do dro­nes en la agri­cul­tu­ra. Es de­cir, los em­pleos se van a otras for­mas de usar el es­fuer­zo hu­mano y creo que, a la vez que ana­li­za­mos cuá­les son los tra­ba­jos que van a ser me­nos ne­ce­sa­rios en el futuro, de­be­ría­mos pa­sar más tiem­po pen­san­do en to­das las nue­vas for­mas de ha­cer co­sas que no es­ta­ban an­tes.

Con res­pec­to al te­ma de la edu­ca­ción, mis tra­ba­jos mues­tran que he­mos es­ta­do po­nien­do de­ma­sia­do én­fa­sis en que to­do el mun­do se­pa más de lo mis­mo. Que­re­mos que los jó­ve­nes ter­mi­nen su edu­ca­ción se­cun­da­ria y ob­ten­gan las me­jo­res no­tas en las prue­bas PI­SA de la OCDE. Eso es co­mo que­rer au­men­tar la in­ten­si­dad de la luz, cuan­do los es­tu­dios mues­tran que más im­por­tan­te aún es el

es­pec­tro de la luz. Es de­cir, fi­jar­se en la di­ver­si­dad de lo que sa­be ca­da uno y no en lo ho­mo­gé­neo. Si, por ejem­plo, vas a ad­mi­nis­trar una em­pre­sa mo­der­na, ne­ce­si­tas gen­te que se­pa de una gran di­ver­si­dad (de com­pras, pro­duc­ción, con­tra­ta­ción, ven­tas, bran­ding, fi­nan­zas, etc.), y ser ca­paz de crear bien ese equi­po di­ver­so, ne­ce­sa­rio pa­ra ad­mi­nis­trar una or­ga­ni­za­ción com­ple­ja.

Mu­chos de esos co­no­ci­mien­tos no se ad­quie­ren ni en la es­cue­la ni en la uni­ver­si­dad, y la de­mos­tra­ción ob­via de es­to es ana­li­zar los car­gos que tie­nen las em­pre­sas en Es­pa­ña y pre­gun­tar­se cuán­tos de ellos los pue­de eje­cu­tar una per­so­na re­cién sa­li­da del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. En cual­quier em­pre­sa me­dia­na­men­te mo­der­na no son más del 10-15% los car­gos a los que al­guien pue­de lle­gar sin ex­pe­rien­cia la­bo­ral, por­que el grue­so de lo que se va a usar en el pro­ce­so de tra­ba­jo no es lo que se apren­dió en la es­cue­la, sino lo que se apren­dió en el tra­ba­jo. Es ver­dad que no hu­bie­ses po­di­do te­ner esa ex­pe­rien­cia sin pa­sar por la es­cue­la, pe­ro des­pués has de te­ner una or­ga­ni­za­ción don­de apren­der. De mo­do que lo que una so­cie­dad sa­be no es ne­ce­sa­ria­men­te lo que sa­ben sus maes­tros, sino sus em­pre­sas.

Por eso, en una so­cie­dad mo­der­na, las or­ga­ni­za­cio­nes pro­du­cen siem­pre dos co­sas: los bie­nes y ser­vi­cios que ven­den, y las ca­pa­ci­da­des en su fuer­za la­bo­ral. En el futuro, de­be­re­mos en­ten­der que las em­pre­sas tie­nen es­ta do­ble fun­ción, y re­co­no­cer me­jor la ta­rea de crear ca­pa­ci­da­des en sus tra­ba­ja­do­res. Las em­pre­sas son co­mo so­cios del go­bierno en el pro­ce­so de crea­ción de ca­pa­ci­da­des en la gen­te, y de­be­rían con­ta­bi­li­zar no so­la­men­te cuán­to ven­die­ron o cuán­to pa­ga­ron a sus em­plea­dos y al go­bierno, sino tam­bién cuán­to le apor­tó al país los egre­sa­dos de su or­ga­ni­za­ción que apren­die­ron pri­me­ro el ne­go­cio en la em­pre­sa, y des­pués fue­ron a otros la­dos a apor­tar esos co­no­ci­mien­tos y crear nue­vas com­pa­ñías.

Si nos fi­ja­mos en Si­li­con Va­lley, un gran nú­me­ro de las em­pre­sas fue­ron crea­das por gen­te que tra­ba­jó an­te­rior­men­te en otras de la zo­na. El know how de có­mo se ha­ce in­no­va­ción en es­te sec­tor pa­só de una em­pre­sa a otra en la ca­be­za de esas per­so­nas for­ma­das allí pre­via­men­te.

F.F.S.: Por tan­to, la clave de la pros­pe­ri­dad es­tá vin­cu­la­da al know how. R.H.: Si pen­sa­mos en aque­llo que ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en­tre los paí­ses ri­cos y po­bres, lle­ga­re­mos a la tec­no­lo­gía o, me­jor di­cho, a la com­bi­na­ción de las he­rra­mien­tas y pro­to­co­los que pro­por­cio­na con el know how (o sa­ber ha­cer) de las per­so­nas que tra­ba­jan con ella. Pa­ra in­cre­men­tar la tec­no­lo­gía ha­cen fal­ta he­rra­mien­tas, pro­to­co­los y know how. Las he­rra­mien­tas y los pro­to­co­los se mue­ven con fa­ci­li­dad, pe­ro no el know how.

El pro­ble­ma es que la tec­no­lo­gía mo­der­na no re­quie­re de una per­so­na que ten­ga un sa­ber ha­cer par­ti­cu­lar, sino de equi­pos que co­la­bo­ran en la pro­duc­ción y que tie­nen dis­tin­to know how. Por lo tan­to, pa­ra mo­ver la tec­no­lo­gía ha­ce fal­ta mo­ver gru­pos con ese sa­ber ha­cer re­que­ri­do.

Las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas tie­nen que es­tar ba­sa­das en un sen­ti­mien­to com­par­ti­do de lo que sig­ni­fi­ca ser “no­so­tros”, en un sen­ti­mien­to de iden­ti­dad

A los eco­no­mis­tas nos gus­ta me­dir­lo to­do. Si yo afir­mo que los paí­ses ri­cos tie­nen mu­cho know how y los po­bres tie­nen po­co, de­bo ex­pli­car có­mo me­dir­lo. Pre­gun­té­mo­nos quién tie­ne más: ¿un es­qui­mal o el hom­bre mo­derno? Es­te úl­ti­mo usa re­loj, compu­tado­ra, len­tes…, pe­ro no sa­be ha­cer na­da de eso, y si lo mue­ves adon­de vi­ve un es­qui­mal, se mue­re. En­ton­ces, es ab­sur­do de­cir que el hom­bre mo­derno tie­ne más know how que el es­qui­mal, lo que uno pue­de de­cir es que la so­cie­dad a la que el hom­bre mo­derno per­te­ne­ce y en la que tra­ba­ja tie­ne más know how; mien­tras que en la so­cie­dad a la que per­te­ne­ce el es­qui­mal, to­dos sa­ben pes­car, ca­zar, ha­cer iglús, tri­neos y po­co más. En cam­bio en la so­cie­dad mo­der­na, ca­da uno tie­ne una ín­fi­ma no­ción del know how que exis­te.

En de­fi­ni­ti­va, co­mo las per­so­nas sa­ben dis­tin­tas co­sas y es­tas di­fie­ren de una a otra, las so­cie­da­des en con­jun­to sa­ben mu­cho, pe­ro por­que sus in­di­vi­duos sa­ben dis­tin­to. El he­cho de que ca­da quien se­pa al­go di­fe­ren­te ha­ce que el con­jun­to se­pa más.

La es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va del si­glo XIX se ba­sa­ba en fa­mi­lias or­ga­ni­za­das en gre­mios (car­ni­ce­ros, pa­na­de­ros, can­de­le­ros…). Hoy en día exis­ten al­gu­nos pro­duc­tos que no los sa­be ha­cer ni un país, pues re­quie­ren de una red hu­ma­na tan di­ver­sa que no ca­be en un Es­ta­do.

A me­di­da que au­men­ta la di­ver­si­dad de know how en un sis­te­ma, se in­cre­men­ta no so­lo la can­ti­dad de pro­duc­tos dis­tin­tos que pue­den ha­cer­se, sino tam­bién la de pro­duc­tos di­fí­ci­les de ha­cer. Eso se pue­de me­dir con el ín­di­ce de com­ple­ji­dad eco­nó­mi­ca. Los paí­ses con un ín­di­ce ba­jo tien­den a ser po­bres, mien­tras que los que tie­nen un ín­di­ce alto tien­den a ser ri­cos.

A to­do el mun­do le en­can­ta com­pa­rar­se con Sin­ga­pur, don­de re­sul­ta que una de ca­da 2,4 per­so­nas es ex­tran­je­ra

F.F.S.: Cuan­do de­ter­mi­na el po­ten­cial de cre­ci­mien­to de los paí­ses en sus es­tu­dios, ¿có­mo in­ci­den as­pec­tos co­mo el ais­la­cio­nis­mo, el na­cio­na­lis­mo y el po­pu­lis­mo, que son con­se­cuen­cia de una glo­ba­li­za­ción no in­clu­si­va que es­tá de­jan­do atrás a par­te de la so­cie­dad? ¿Có­mo sue­len in­fluir esas po­lí­ti­cas en sus pre­vi­sio­nes a futuro?

R.H.: Uno de los as­pec­tos cen­tra­les de las tec­no­lo­gías mo­der­nas, e in­clu­so de an­tes de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, es que re­quie­ren que el Es­ta­do pro­vea de ca­da vez más bie­nes pú­bli­cos, que son co­mo in­su­mos com­ple­men­ta­rios con los que las em­pre­sas pue­den ad­qui­rir

en el mer­ca­do. Los paí­ses exi­to­sos tie­nen un ni­vel de coo­pe­ra­ción muy alto en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes del mer­ca­do y la crea­ción de bie­nes pú­bli­cos en el Es­ta­do. Esas dos es­truc­tu­ras son fuer­te­men­te com­ple­men­ta­rias, no sus­ti­tu­tas. Sus­ti­tu­to quie­re de­cir co­sas co­mo el ca­fé y el té: mien­tras más ca­fé tie­nes, me­nos té quie­res; pe­ro com­ple­men­ta­rio quie­re de­cir co­sas co­mo el ca­fé y el azú­car: cuan­to más ca­fé tie­nes, más azú­car quie­res. Es­tas dos co­sas tie­nen que cre­cer am­bas, y pa­ra que crez­ca la pro­vi­sión de bie­nes pú­bli­cos, el Es­ta­do tie­ne que po­der le­gí­ti­ma­men­te ac­tuar en más áreas ha­cien­do más co­sas, pe­ro pa­ra que es­to su­ce­da de una ma­ne­ra per­ci­bi­da co­mo le­gí­ti­ma, el Es­ta­do tie­ne que po­der con­vin­cen­te­men­te ha­cer­lo en nom­bre de “no­so­tros”. Al fi­nal, las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas –ya sea a ni­vel au­to­nó­mi­co, es­ta­tal o eu­ro­peo– tie­nen que es­tar ba­sa­das en un sen­ti­mien­to com­par­ti­do de lo que sig­ni­fi­ca ser no­so­tros, en un sen­ti­mien­to de iden­ti­dad, de aque­llo que nos ha­ce ser no­so­tros. Cuan­do hoy el Es­ta­do ac­túa en nom­bre de no­so­tros, ¿quién es ese no­so­tros?

Lo que es­tá en jue­go en el dis­cur­so po­pu­lis­ta es una de­fi­ni­ción del no­so­tros. Tra­du­ci­do al ca­so del po­pu­lis­mo en Es­pa­ña, no­so­tros so­mos la gen­te –to­dos ho­mo­gé­neos, pa­re­ci­dos y su­fri­dos–, y des­pués hay otro gru­po que son ellos, la cas­ta –he­te­ro­gé­neos, glo­ba­li­zan­tes, trai­do­res, mo­ral­men­te inacep­ta­bles, etc.–. La na­rra­ti­va en­ton­ces es que el Es­ta­do tie­ne que ve­nir a des­pla­zar a la cas­ta pa­ra ayu­dar a la gen­te. En ese dis­cur­so no hay una com­ple­men­ta­ción en­tre las em­pre­sas en el mer­ca­do y el apa­ra­to del Es­ta­do; y se aca­ba por no ayu­dar a que las or­ga­ni­za­cio­nes pro­duc­ti­vas pue­dan avan­zar.

Si Es­pa­ña se va a vol­ver una po­ten­cia en ener­gías re­no­va­bles, en par­te va a ser por­que la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gia de la ma­triz ener­gé­ti­ca, de las re­la­cio­nes con Eu­ro­pa, de la re­gu­la­ción del sec­tor eléc­tri­co, etc. se va a ha­cer de tal ma­ne­ra que cier­tas op­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pue­dan te­ner futuro. Ese dis­cur­so de te­ner un Es­ta­do pa­ra com­ple­men­tar y re­po­ten­ciar las ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas de la so­cie­dad, ne­ce­si­ta una na­rra­ti­va don­de am­bas par­tes se com­ple­men­tan y ne­ce­si­tan. Es la coo­pe­ra­ción en la so­cie­dad la que lle­va al avan­ce, y no la lu­cha de cla­ses.

F.F.S.: Uno de los po­ten­cia­les pe­li­gros que se es­tá ge­ne­ran­do en la UE es el mie­do al que vie­ne de fue­ra. ¿Cuál es la par­te po­si­ti­va de la in­mi­gra­ción, qué se de­be de fo­men­tar y qué as­pec­tos de la mis­ma no con­tri­bu­yen al cre­ci­mien­to del país?

R.H.: No­so­tros he­mos en­con­tra­do efec­tos muy po­si­ti­vos en la diás­po­ra y tam­bién en te­ner mi­gran­tes que re­tor­nan, por­que es­tos traen ca­pa­ci­da­des, des­tre­zas y co­no­ci­mien­tos que apren­die­ron en otros paí­ses, y los con­ta­mi­nan y trans­mi­ten en el con­tex­to in­terno.

Si paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Ca­na­dá o Sin­ga­pur pue­den ab­sor­ber has­ta el 40% de po­bla­ción ex­tran­je­ra, y es­tar cohe­sio­na­dos y cre­cer, na­die se ex­pli­ca por qué hay que po­ner freno a la in­mi­gra­ción; me­nos aún cuan­do, pa­ra que se mue­va el know how, hay que mo­ver a la gen­te. A to­do el mun­do le en­can­ta com­pa­rar­se con Sin­ga­pur, don­de re­sul­ta que una de ca­da 2,4 per­so­nas es ex­tran­je­ra. En Pa­na­má una de ca­da 24 per­so­nas no na­ció en el país, en Mé­xi­co una de ca­da 240 per­so­nas y en Co­lom­bia una de ca­da 400.

Si es­tu­dia­mos las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de los paí­ses en desa­rro­llo, com­pro­ba­mos que han si­do muy ce­rra­dos a la in­mi­gra­ción ex­tran­je­ra. En una gran can­ti­dad de ellos no hay nin­gún me­ca­nis­mo pa­ra te­ner una re­si­den­cia per­ma­nen­te ni pa­ra ob­te­ner la na­cio­na­li­dad, y hay gran­des res­tric­cio­nes a la con­tra­ta­ción de ex­tran­je­ros. En Ir­lan­da se es­ta­ble­ce un má­xi­mo del 50% de tra­ba­ja­do­res que no ha­yan na­ci­do en la UE, en Egip­to, Gua­te­ma­la y Pa­na­má el má­xi­mo es del 10%, mien­tras que Co­lom­bia tie­ne que pa­rar en el 0,25% de po­bla­ción ex­tran­je­ra. En mi opi­nión, los paí­ses es­ta­ble­cen las no­cio­nes de cuán­to es de­ma­sia­do mu­cho an­tes de que real­men­te lle­guen a nin­gún óp­ti­mo má­xi­mo.

Ve­mos có­mo hay paí­ses con se­ve­ras re­gu­la­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral con­tra la con­tra­ta­ción de ex­tran­je­ros. In­clu­so exis­ten uni­ver­si­da­des pú­bli­cas que

Los hu­ma­nos so­mos el ma­mí­fe­ro más co­la­bo­ra­ti­vo del mun­do. Pre­ci­sa­men­te esa ca­pa­ci­dad ha si­do el se­cre­to de nues­tro éxi­to

con­si­de­ran que el em­pleo del fun­cio­na­ria­do pú­bli­co es pa­ra los na­cio­na­les, y por le­gis­la­ción tie­nen prohi­bi­do que los ex­tran­je­ros den cla­se. Es­to re­sul­ta lla­ma­ti­vo cuan­do se han he­cho es­tu­dios que de­mues­tran que el desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co de los EE.UU. se vio drás­ti­ca­men­te ace­le­ra­do en am­bas áreas por la in­mi­gra­ción de ta­len­to que sa­lió de Eu­ro­pa en la dé­ca­da de los 30 y 40. En de­fi­ni­ti­va, la aper­tu­ra a la di­ver­si­dad es cen­tral pa­ra el cre­ci­mien­to.

F.F.S.: ¿Cuál es en­ton­ces el mo­ti­vo que ex­pli­ca ese com­por­ta­mien­to de re­cha­zo a los “otros”, que aca­ba di­fi­cul­tan­do el mo­vi­mien­to del know how?

R.H.: La ra­zón es que la pre­sen­cia ex­tran­je­ra vio­la­ría el sen­ti­mien­to de iden­ti­dad co­lec­ti­va, de per­te­nen­cia al gru­po o a la co­mu­ni­dad. Ese sen­ti­mien­to aca­ba fre­nan­do las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Aho­ra bien, ¿có­mo de­fi­nir qué es eso que nos ha­ce “no­so­tros?”.

Le voy a dar un ejem­plo del pa­sa­do: cuan­do se creó la na­ción uni­fi­ca­da de Es­pa­ña en 1492, ha­bía per­so­nas que ha­bla­ban ga­lle­go, vas­co, an­da­luz que no se en­ten­día bien en Can­ta­bria, otros ha­bla­ban ca­ta­lán, etc. Sin em­bar­go, lo que te­nían en co­mún to­dos los es­pa­ño­les es que eran ca­tó­li­cos. An­tes no lo eran, pe­ro se hi­cie­ron por­que ex­pul­sa­ron a los ju­díos y a los mu­sul­ma­nes.

Esos ju­díos se fue­ron, par­cial­men­te, a Ho­lan­da. Cuan­do Fe­li­pe II re­gre­só a Es­pa­ña, le pa­re­ció que era inacep­ta­ble que hu­bie­se pro­tes­tan­tes en Ho­lan­da y man­dó la San­ta In­qui­si­ción pa­ra allá, lo cual arran­có la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia de Ho­lan­da. Cuan­do se fir­mó el ar­mis­ti­cio en 1618, la iden­ti­dad de Ho­lan­da no era que ellos fue­sen pro­tes­tan­tes o an­ti-ca­tó­li­cos, sino que eran to­le­ran­tes. Gra­cias a eso, el país se lle­nó de cien­tí­fi­cos y fi­ló­so­fos de to­do el mun­do, y Ho­lan­da tu­vo su Si­glo de Oro en el mo­men­to en que Es­pa­ña sa­lió y no pu­do im­pe­dir el au­men­to de la di­ver­si­dad. Creo que hay his­to­rias im­por­tan­tes de có­mo el ata­que a la di­ver­si­dad ter­mi­nó cos­tan­do enor­me­men­te al pro­pio desa­rro­llo de un país.

Ade­más, los hu­ma­nos so­mos el ma­mí­fe­ro más co­la­bo­ra­ti­vo del mun­do, y esa ca­pa­ci­dad ha si­do el se­cre­to de nues­tro éxi­to. Coo­pe­ra­mos por­que la evo­lu­ción desa­rro­lló en no­so­tros sen­ti­mien­tos mo­ra­les (de res­pon­sa­bi­li­dad, cul­pa, ra­bia, ver­güen­za…) que nos lle­van a ha­cer­lo; es­tá en nues­tros ge­nes. Y so­mos se­res

La pros­pe­ri­dad re­quie­re de di­fu­sión tecnológica, y es­ta ne­ce­si­ta de un Es­ta­do ca­paz y de la po­si­bi­li­dad de mez­clar­se con know how que ven­ga del ex­te­rior

pro­fun­da­men­te so­cia­les. Si yo le pre­gun­to cuál es su iden­ti­dad, me di­rá que se sien­te es­pa­ñol o pa­dre de fa­mi­lia… Es de­cir, no nos de­fi­ni­mos en tér­mi­nos de quién soy yo, sino en tér­mi­nos de qué per­te­nen­cia ten­go. Y es­ta pue­de ser de dis­tin­ta esen­cia: per­te­nen­cia a mi fa­mi­lia, a mi es­cue­la, a mi uni­ver­si­dad…, a di­ver­sas es­ca­las; pe­ro a ca­da es­ca­la de de­ci­sión ge­ne­ra­mos en nues­tra ca­be­za, im­plí­ci­ta­men­te, quié­nes so­mos no­so­tros. A lo lar­go de nues­tra his­to­ria, he­mos coope­ra­do a es­ca­las to­tal­men­te dis­tin­tas.

Cuan­do “no­so­tros” éra­mos pe­que­ños asen­ta­mien­tos agrí­co­las, coope­rá­ba­mos con un ra­dio de ac­ción muy li­mi­ta­do, vi­vía­mos del au­to­con­su­mo, no te­nía­mos me­dios de trans­por­te, etc., pe­ro caí­mos en la To­rre de Ba­bel, don­de el idio­ma tie­ne una ten­den­cia na­tu­ral a cam­biar. Por ejem­plo, hoy per­ci­bi­mos que nues­tros hi­jos y nie­tos ha­blan di­fe­ren­te de no­so­tros, y uno in­tu­ye que ese pro­ce­so –re­pe­ti­do tan­tas ve­ces– quie­re de­cir que an­tes se ha­bla­ba la­tín y aho­ra evo­lu­cio­na­mos al es­pa­ñol, ga­lle­go, etc. Es­tas co­sas cam­bian, pe­ro he­mos de ser en­ten­di­dos por el otro. El he­cho de que no­so­tros ha­ya­mos in­ter­ac­tua­do en gru­pos muy pe­que­ños a lo lar­go de mu­cho tiem­po se ob­ser­va en el he­cho de que se han ge­ne­ra­do mu­chos idio­mas. Hoy, en nues­tras so­cie­da­des, in­ter­ac­tua­mos en gru­pos mu­chí­si­mo más gran­des y la úni­ca for­ma de ha­cer­lo es com­par­tien­do idio­mas.

F.F.S.: Si so­mos tan di­ver­sos, ¿qué es lo que ha­ce que sea­mos “no­so­tros” co­mo Es­ta­do? ¿Un idio­ma co­mún, una iden­ti­dad ra­cial, una re­li­gión com­par­ti­da…? R.H.: Vol­va­mos a la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Con ella se ge­ne­ra­ron dos fuer­zas muy im­por­tan­tes que, en reali­dad, han es­ta­do siem­pre ahí. La primera fue­ron las gran­des eco­no­mías de es­ca­la ne­ce­sa­rias pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do. To­do el mun­do que­ría te­ner un mer­ca­do más gran­de don­de ven­der sus pro­duc­tos, y eso exi­gía una uni­dad po­lí­ti­ca más gran­de. Lo se­gun­do que re­qui­rió la Re­vo­lu­ción In­dus­trial fue­ron más bie­nes pú­bli­cos que in­vo­lu­cra­sen más a la gen­te, por ejem­plo, un idio­ma co­mún, pe­ro tam­bién una in­fra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción… Es de­cir, un Es­ta­do que to­me mu­chas más de­ci­sio­nes por no­so­tros. Ne­ce­si­ta­mos un sen­ti­do de per­te­nen­cia al Es­ta­do más pro­fun­do. Lo pri­me­ro im­pli­ca un sen­ti­do de no­so­tros más am­plio que in­vo­lu­cre un país o un mer­ca­do más gran­de. Y lo se­gun­do re­quie­re un sen­ti­do de per­te­nen­cia más pro­fun­do, que fu­sio­ne uno con el otro. Si que­re­mos una iden­ti­dad muy pro­fun­da, ten­dre­mos que com­par­tir mu­chas más co­sas.

Los paí­ses es­tán so­me­ti­dos a pre­sio­nes, por­que au­men­ta la di­ver­si­dad y el de­seo de in­ter­ac­tuar con otros, pe­ro al mis­mo tiem­po quie­ren te­ner una sen­sa­ción más pro­fun­da de ser un país. En sín­te­sis, la pros­pe­ri­dad re­quie­re de di­fu­sión tecnológica, y es­ta re­quie­re de un Es­ta­do ca­paz y de la po­si­bi­li­dad de mez­clar­se con know how que ven­ga del ex­te­rior. Ese Es­ta­do ca­paz se ha­ce más fac­ti­ble cuan­do exis­te una co­mu­ni­dad ima­gi­na­da, a nom­bre de la cual es­tá ac­tuan­do el Es­ta­do, y es lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­da co­mo pa­ra crear los

bie­nes pú­bli­cos que re­quie­re una eco­no­mía más com­ple­ja (de­ci­dir quién va a pa­gar im­pues­tos, quién me­re­ce ser sub­si­dia­do, qué se en­se­ña en las es­cue­las, có­mo va a fun­cio­nar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, etc.). Es de­cir, tie­ne un Es­ta­do que to­ma una gran can­ti­dad de de­ci­sio­nes y re­quie­re de una sen­sa­ción de uni­dad; un Es­ta­do lo su­fi­cien­te­men­te gran­de y ex­pan­si­vo co­mo pa­ra po­der abrir­se al mun­do. Des­afor­tu­na­da­men­te, uno de los pro­ble­mas que exis­ten hoy en Eu­ro­pa es que no se da un sen­ti­do de no­so­tros que acom­pa­ñe la idea de ser eu­ro­peo. ¿Qué sig­ni­fi­ca ser eu­ro­peo? Ne­ce­si­ta­mos te­ner un sen­ti­do de no­so­tros que am­pa­re la ac­ción del Es­ta­do (en el ca­so de Eu­ro­pa, que am­pa­re la ac­ción y las de­ci­sio­nes que se to­man en Bru­se­las).

Es cier­to que mu­chas de las sen­sa­cio­nes de per­te­nen­cia se ba­san en cier­tos mi­tos fun­da­cio­na­les, que aca­ban con­vir­tien­do al­gu­nas co­sas en sa­gra­das. Por ejem­plo, pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos, el sen­ti­do de ser no­so­tros es que tu­vi­mos unos pa­dres fun­da­do­res que nos die­ron una Cons­ti­tu­ción ma­ra­vi­llo­sa y una Car­ta de De­re­chos que nos une y hay que res­pe­tar; y que si no fue­ra por eso, ¡EE.UU. se­ría hoy co­mo Ca­na­dá! Ob­via­men­te, es pro­ba­ble que los pa­dres fun­da­do­res no sean la cau­sa del éxi­to nor­te­ame­ri­cano, por­que EE.UU. no es mu­cho más ri­co que Ca­na­dá ni tie­ne un sis­te­ma de sa­lud tan bueno.

En el res­to del mun­do, la for­ma­ción de los Es­ta­dos ha si­do com­ple­ta­men­te he­te­ro­gé­nea. Lo pri­me­ro que su­ce­dió es que, cuan­do se ge­ne­ró la Re­vo­lu­ción In­dus­trial con to­da una tec­no­lo­gía que di­fun­dir, ha­cían fal­ta Es­ta­dos. Co­mo no exis­tían, los crea­ron. Cuan­do In­gla­te­rra fue a In­dia, allí no ha­bía Es­ta­do. Em­pe­za­ron en­ton­ces a crear es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas pa­ra pro­te­ger

Eu­ro­pa ne­ce­si­ta te­ner un sen­ti­do de “no­so­tros” que acom­pa­ñe la idea de ser eu­ro­peo y que am­pa­re la ac­ción del Es­ta­do

sus ac­ti­vos y po­der co­mer­ciar, que ter­mi­na­ron en­rai­zan­do en el país.

Amé­ri­ca La­ti­na, por ejem­plo, es el úni­co lu­gar con 18 paí­ses que ha­blan un idio­ma y tie­nen una re­li­gión co­mún. Eso es le­ga­do de la co­lo­ni­za­ción, que nos ge­ne­ró una ho­mo­ge­nei­dad cul­tu­ral con la que nos ha re­sul­ta­do re­la­ti­va­men­te más fá­cil crear Es­ta­dos que no es­tán en gue­rra con otros, pe­ro tam­bién exis­te tal can­ti­dad por­que no se han da­do las eco­no­mías de es­ca­la ade­cua­das pa­ra unir­los. A pe­sar de que Eu­ro­pa tie­ne to­da es­ta di­ver­si­dad, ha si­do mu­cho más ac­ti­va unién­do­se po­lí­ti­ca­men­te que Amé­ri­ca La­ti­na, que es más ho­mo­gé­nea. La UE es una es­truc­tu­ra mu­cho más avan­za­da, com­ple­ja y desa­rro­lla­da que na­da que ha­ya­mos he­cho en Amé­ri­ca La­ti­na, que no tie­ne las eco­no­mías de es­ca­la de la in­te­gra­ción –por­que to­dos pro­du­ci­mos más o me­nos lo mis­mo– ni he­mos ge­ne­ra­do las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas pa­ra ello. F.F.S.: Re­cien­te­men­te en Dinamarca se ce­le­bró el Eu­ro­pean Bu­si­ness Fo­rum, or­ga­ni­za­do por Thin­kers50. Una de la con­clu­sio­nes de es­te en­cuen­tro fue que el en­torno me­dioam­bien­tal y to­do lo re­la­cio­na­do con el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción se­rían las dos áreas de ma­yor cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial en la UE. ¿Es­tá de acuer­do? ¿Dón­de ve us­ted el desa­rro­llo?

R.H.: No es un te­ma so­bre el que ha­ya pen­sa­do con de­te­ni­mien­to, pe­ro sí creo que la trans­for­ma­ción en la ma­triz ener­gé­ti­ca vie­ne por­que no nos he­mos per­ca­ta­do del dra­má­ti­co cam­bio en pre­cios re­la­ti­vos de las dis­tin­tas fuen­tes ener­gé­ti­cas. El co­lap­so en los cos­tes de ener­gía fo­to­eléc­tri­ca ha­ce que sea más ba­ra­ta. Es de­cir, más allá del Acuer­do de Pa­rís y las re­gu­la­cio­nes del cam­bio cli­má­ti­co, sen­ci­lla­men­te es efi­cien­te; y el mer­ca­do la va a pri­vi­le­giar por­que es ba­ra­ta. Con res­pec­to a la es­truc­tu­ra de la po­bla­ción, ob­via­men­te van a mo­di­fi­car­se los mer­ca­dos de con­su­mo, pues cre­ce­rá el ti­po de pro­duc­tos y em­pre­sas que es­tén ali­nea­dos con esa par­te del con­su­mo.

En mi opi­nión, uno de los te­mas de ma­yor po­ten­cial de cre­ci­mien­to es que te­ne­mos un 15% de la po­bla­ción mun­dial que es­tá en paí­ses de al­tos in­gre­sos, fren­te a un 85% que no lo es­tá. La tec­no­lo­gía del mun­do da pa­ra que esa gen­te pue­da vi­vir con in­gre­sos si­mi­la­res a los de al­tos in­gre­sos. Sin em­bar­go, el 85% es­tá en el pro­me­dio de un ni­vel de in­gre­so per cá­pi­ta que re­pre­sen­ta un dé­ci­mo del de los paí­ses de al­tos in­gre­sos. Si lo­gra­mos di­fun­dir más tec­no­lo­gía en los paí­ses en vías de desa­rro­llo y ge­ne­rar una di­ná­mi­ca de cre­ci­mien­to más im­por­tan­te en los de in­gre­sos me­dios, se van a am­pliar las po­si­bi­li­da­des de ex­pan­sión en los paí­ses ri­cos n

Fotos: Da­niel San­ta­ma­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.