Fal­tan lí­de­res y so­bran in­ge­nie­ros so­cia­les utó­pi­cos

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Javier Fer­nán­dez Agua­do es uno de los nom­bres imprescindibles no so­lo del ma­na­ge­ment es­pa­ñol, sino tam­bién in­ter­na­cio­nal. Doc­tor en Eco­no­mía (pre­mio na­cio­nal J.A. Ar­ti­gas a la me­jor in­ves­ti­ga­ción en Cien­cias So­cia­les) y pre­si­den­te del Gru­po Mind­va­lue, aco­pia una exi­to­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal como al­to di­rec­ti­vo, em­pre­sa­rio, es­cri­tor, con­fe­ren­cian­te y coach de di­rec­ti­vos. Ha crea­do seis mo­de­los de ges­tión or­ga­ni­za­ti­va. Ha da­do con­fe­ren­cias e im­par­ti­do for­ma­ción y ase­so­ra­mien­to a mul­ti­tud de or­ga­ni­za­cio­nes en to­do el mun­do.

Pro­po­ne que las em­pre­sas, como las per­so­nas, cuen­tan con al­ma. Ase­gu­ra que te­ner un pro­yec­to com­par­ti­do es lo que mo­ti­va a las per­so­nas a en­tre­gar lo me­jor de sí mis­mas. Tam­bién afirma que la di­so­lu­ción de un pro­pó­si­to co­lec­ti­vo es lo que ali­men­ta los populismos, nacionalismos y de­más patologías so­cia­les.

Ha si­do ga­lar­do­na­do con nu­me­ro­sos pre­mios, como el Best Com­pe­ti­ti­ve­ness Spea­ker Award 2007 (EE.UU.) o el Pre­mio Pe­ter Druc­ker a la In­no­va­ción en Ma­na­ge­ment 2008 (EE.UU.). Au­tor de La so­le­dad del di­rec­ti­vo, El idio­ma del li­de­raz­go o Ro­ma, es­cue­la de di­rec­ti­vos.

En la ac­tua­li­dad es, tam­bién, director de la Cá­te­dra de Ma­na­ge­ment de Fun­da­ción Ban­ca­ria la Cai­xa en IE Bu­si­ness School. Aca­ba de pu­bli­car ¡Ca­ma­ra­das!, de Lenin a hoy, don­de ana­li­za el co­mu­nis­mo como sis­te­ma or­ga­ni­za­ti­vo fa­lli­do.

Ta­len­to es la ca­pa­ci­dad de una per­so­na de re­sol­ver com­pli­ca­cio­nes en su en­torno de in­fluen­cia, y que eso le ge­ne­re tam­bién un tra­ba­jo sub­je­ti­vo en­ri­que­ce­dor

FEDERICO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: En la po­nen­cia del EBF (Thin­kers50 Eu­ro­pe) ce­le­bra­da en Oden­se (Di­na­mar­ca), Jo­nas Rid­ders­trå­le afir­ma­ba: Las em­pre­sas han pa­sa­do “de dia­man­tes a cu­bi­tos de hie­lo en el de­sier­to”. Rid­ders­trå­le ase­gu­ra que los mo­de­los de ne­go­cio son hoy asaltados sin re­ce­tas pa­ra la sub­sis­ten­cia, pe­ro exis­ten ras­gos que fa­ci­li­tan su per­vi­ven­cia en en­tor­nos com­ple­jos. ¿Como in­flu­ye el al­ma de una or­ga­ni­za­ción en su lon­ge­vi­dad?

JAVIER FER­NÁN­DEZ AGUA­DO: Los in­tan­gi­bles son par­te esen­cial de la cria­tu­ra hu­ma­na y de las or­ga­ni­za­cio­nes que pro­mo­ve­mos. Pa­ra una per­so­na no hay na­da más im­por­tan­te que te­ner al­guien a quien que­rer y al­guien que le quie­ra; al­guien a quien es­pe­rar, al­guien que le es­pe­re. La fe­li­ci­dad es un in­tan­gi­ble.

Las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen un al­ma que hay que mi­mar. Ese es­pí­ri­tu ge­ne­ra sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra los pro­yec­tos por­que, sin al­ma, una or­ga­ni­za­ción es un mero or­ga­ni­gra­ma, un gru­po de per­so­nas empeñadas en con­se­guir ren­di­mien­to eco­nó­mi­co, una sim­plo­na adic­ción de de­sig­nios egoís­tas. El al­ma de la or­ga­ni­za­ción per­mi­te trans­for­mar a un gru­po en un equi­po. Un en­tu­sias­mo par­ti­ci­pa­do, con­sien­te en la mu­tua ge­ne­ro­si­dad en­tre los sta­kehol­ders, y au­gu­ra per­ma­nen­cia.

Una pro­fun­da di­fe­ren­cia en­tre el al­ma de una per­so­na y el de la or­ga­ni­za­ción es que cuan­do un in­di­vi­duo ex­pi­ra su úl­ti­mo alien­to so­lo que­da un ca­dá­ver; cuan­do el al­ma de una or­ga­ni­za­ción se des­va­ne­ce, és­ta pue­de se­guir sub­sis­tien­do, aun­que en reali­dad ha­ya fe­ne­ci­do. A ve­ces nos sor­pren­de­mos de la ace­le­ra­da di­so­lu­ción de or­ga­ni­za­cio­nes cuan­do la reali­dad es que lle­va­ban tiem­po muer­tas, aun­que si­guie­ran eje­cu­tan­do ope­ra­cio­nes mer­can­ti­les o fi­nan­cie­ras.

Ha­ce años ana­li­cé la or­den de los Tem­pla­rios. El 13 de sep­tiem­bre de 1307, el rey Fe­li­pe ‘el Her­mo­so’ or­de­nó di­sol­ver­la. Es di­fí­cil en­ten­der có­mo un ejér­ci­to pu­do ser dis­per­sa­do en una ma­ña­na, un mes más tar­de, por un gru­po de po­li­cías lo­ca­les. En reali­dad, la or­den tem­pla­ria ha­bía fa­lle­ci­do tiem­po atrás. El pro­pó­si­to co­lec­ti­vo se ha­bía eclip­sa­do en 1291 con la caí­da de Acre, y los Tem­pla­rios se ha­bían trans­for­ma­do en una su­ma de ta­sa­dos in­tere­ses in­di­vi­dua­les.

F.F.S.: ¿Exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre ta­len­to, al­ma y re­si­lien­cia?

J.F.A.: El ta­len­to es tam­bién un in­tan­gi­ble. Pa­ra mí, es ta­len­to­so un con­ser­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.