Li­de­raz­go ba­sa­do en el ser­vi­cio

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Ma­rio Alon­so Puig es to­do un re­fe­ren­te en mo­ti­va­ción, crea­ti­vi­dad, co­mu­ni­ca­ción, tra­ba­jo en equi­po y li­de­raz­go.

Es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía ge­ne­ral y di­ges­ti­va y ex­per­to en el cam­po de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, ha tra­ba­ja­do con el doc­tor Ho­ward Gard­ner y el doc­tor Da­vid Per­kins en la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Ha de­di­ca­do gran par­te de su ca­rre­ra a ex­plo­rar el im­pac­to que tie­nen los pro­ce­sos men­ta­les en el des­plie­gue de nues­tros ta­len­tos y en los ni­ve­les de salud, ener­gía y bie­nes­tar que ex­pe­ri­men­ta­mos, y a in­ves­ti­gar có­mo aflo­ra el po­ten­cial hu­mano, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos de desafío, in­cer­ti­dum­bre y cam­bio.

Sin em­bar­go, ha­ce ya más de una dé­ca­da aban­do­nó la con­sul­ta pa­ra de­di­car­se a lo que tam­bién le apa­sio­na: mo­ti­var a las per­so­nas y ayu­dar­las a des­cu­brir lo me­jor de si mis­mas.

Au­tor de di­ver­sos li­bros como ‘Ma­de­ra de lí­der’, ‘Vi­vir es un asun­to ur­gen­te’ o ‘¡Tó­ma­te un res­pi­ro! Mind­ful­ness’, Alon­so Puig es miem­bro de la Aca­de­mia de Cien­cias de Nue­va York y de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na pa­ra el avan­ce de la Cien­cia, miem­bro del Lea­ders­hip Coun­cil del World Eco­no­mic Fo­rum (Da­vos) y pre­mio ASEDEF al me­jor co­mu­ni­ca­dor en el cam­po de la salud. Tam­bién ha si­do invitado a ha­blar sobre es­trés, co­mu­ni­ca­ción, li­de­raz­go, mo­ti­va­ción, crea­ti­vi­dad y es­pí­ri­tu emprendedor en ins­ti­tu­cio­nes como el IE Bu­si­ness School (Ma­drid) o el Glo­bal Lea­ders­hip Cen­ter de In­sead (Pa­ris). El es­cri­tor y con­fe­ren­cian­te par­ti­ci­pó en la úl­ti­ma edi­ción del World of Bu­si­ness Ideas Ma­drid (Wo­bi 2017).

Siem­pre exis­te un ele­men­to que pue­de trans­for­mar una reac­ción au­to­má­ti­ca en una res­pues­ta ele­gi­da

FEDERICO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: Como ex­per­to en psi­co­lo­gía po­si­ti­va, ¿cree que el ca­rác­ter po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo es in­na­to o se for­ma de acuer­do al am­bien­te en el que nos cria­mos y nos edu­ca­mos? MA­RIO ALON­SO PUIG: Una se­rie de in­ves­ti­ga­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos li­de­ra­dos por Ri­chard Da­vid­son, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ma­di­son (Wis­con­sin), han de­mos­tra­do que, des­de el na­ci­mien­to, las per­so­nas tien­den a ver las co­sas des­de un pun­to de vis­ta po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo.

Es­to se ha de­mos­tra­do rea­li­zan­do elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­mas a di­fe­ren­tes be­bés mien­tras ellos re­ci­bían pe­que­ños es­tí­mu­los, como po­ner­les en la bo­ca go­ti­tas dul­ces o áci­das (li­món). El gra­do de intensidad en la reac­ción mues­tra la ten­den­cia que tie­ne ese ni­ño a ver el la­do po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo de una si­tua­ción. Una go­ti­ta dul­ce ha­ce que un ni­ño con ten­den­cia po­si­ti­va emi­ta se­ña­les de ma­yor dis­fru­te que un ni­ño con ten­den­cia ne­ga­ti­va. Tam­bién con la go­ti­ta de li­món el ni­ño ne­ga­ti­vo tie­ne una reac­ción su­pe­rior, le mo­les­ta más que al ni­ño con ten­den­cia po­si­ti­va.

Es­te ti­po de prue­bas han se­gui­do rea­li­zán­do­se a lo lar­go del tiem­po y han cons­ta­ta­do que las per­so­nas que na­cen con ten­den­cia a ver el va­so me­dio lleno re­gis­tran, des­de pe­que­ñas, más ac­ti­vi­dad en el he­mis­fe­rio ce­re­bral iz­quier­do que en el he­mis­fe­rio ce­re­bral de­re­cho. Y las per­so­nas con ten­den­cia ne­ga­ti­va mues­tran más ac­ti­vi­dad en el he­mis­fe­rio iz­quier­do.

Por tan­to, aun­que el po­si­ti­vis­mo y el ne­ga­ti­vis­mo for­man par­te de nues­tro ma­te­rial ge­né­ti­co tal y como de­mues­tra la neu­ro­cien­cia, tam­bién es­tán con­di­cio­na­dos cul­tu­ral­men­te.

El ce­re­bro es­tá cons­tan­te­men­te rein­ven­tán­do­se, cam­bian­do su ar­qui­tec­tu­ra ce­lu­lar. Pe­ro exis­ten con­di­cio­nan­tes cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos que pue­den fa­vo­re­cer la trans­for­ma­ción de es­ta ten­den­cia de for­ma que aque­llas per­so­nas que ha­yan na­ci­do con una pre­dis­po­si­ción más ne­ga­ti­va pue­den ver las co­sas de una for­ma más po­si­ti­va.

Pe­ro, ade­más del con­di­cio­na­mien­to y los fac­to­res cul­tu­ra­les, exis­ten as­pec­tos enig­má­ti­cos sobre como un ser hu­mano, en el ejer­ci­cio de su li­ber­tad, se re­la­cio­na con el mun­do real. Hay per­so­nas que, a pe­sar de sen­tir­se in­có­mo­das por una per­cep­ción ex­ce­si­va del ries­go, tie­nen una ac­ti­tud que im­pul­sa su cu­rio­si­dad. Son ca­pa­ces de ex­plo­rar aun­que les cues­te. Es­tas per­so­nas su­fren trans­for­ma­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en las que se per­ci­be un au­men­to de la sus­tan­cia gris y blan­ca del ce­re­bro, que son las fi­bras ner­vio­sas que for­man par­te de las neu­ro­nas.

Es­to quie­re de­cir que to­dos na­ce­mos con una in­cli­na­ción ha­cia un he­mis­fe­rio del ce­re­bro u otro, pe­ro si nos he­mos desa­rro­lla­do en en­tor­nos que fa­vo­re­cen la ex­plo­ra­ción, la cu­rio­si­dad y la atrac­ción ha­cia la in­cer­ti­dum­bre, esa in­cli­na­ción pue­de ser mo­di­fi­ca­da. La ten­den­cia no se eli­mi­na­rá, pe­ro se po­drá ges­tio­nar me­jor y apor­ta­rá una ma­yor ca­pa­ci­dad de ser pre­ca­vi­do en en­tor­nos don­de el ele­men­to de ries­go es ma­yor.

Es­to es una no­ti­cia ma­ra­vi­llo­sa por­que quie­re de­cir que, incluso es­tan­do con­di­cio­na­do des­de su in­fan­cia y en su en­torno edu­ca­ti­vo, el ser hu­mano no es­tá de­ter­mi­na­do. Siem­pre exis­te un ele­men­to que pue­de trans­for­mar una reac­ción au­to­má­ti­ca en una res­pues­ta ele­gi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.