Es­pa­ña en­ca­ra el cre­ci­mien­to más sano de su his­to­ria

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Al­ta di­rec­ción: Luis de Guin­dos y Jor­di Gual.

La re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la es un he­cho. Cre­ce el PIB, au­men­ta el con­su­mo in­terno, sube la de­man­da exterior y avan­za el em­pleo. Así lo con­fir­mó Luis de Guin­dos, mi­nis­tro de Eco­no­mía, In­dus­tria y Com­pe­ti­ti­vi­dad, en el Con­gre­so de Di­rec­ti­vos CE­DE, que con­gre­gó en Ali­can­te a más de 1.300 eje­cu­ti­vos para ana­li­zar las es­tra­te­gias a se­guir en sus em­pre­sas en un es­ce­na­rio mar­ca­do por la re­vo­lu­ción di­gi­tal.

Sin em­bar­go, Luis de Guin­dos re­co­no­ció que los re­tos que de­be­rá afron­tar la eco­no­mía –mun­dial y es­pa­ño­la- si­guen sien­do muy exi­gen­tes, ya que ten­drá que ha­cer frente a un en­torno mar­ca­do por el Bre­xit o las di­fi­cul­ta­des de for­ma­ción de go­bierno en Ale­ma­nia.

Jor­di Gual, pre­si­den­te de Cai­xabank, fue el en­car­ga­do de dar pa­so al mi­nis­tro y apro­ve­chó su in­ter­ven­ción para ofre­cer su vi­sión so­bre el fu­tu­ro de una eco­no­mía que, aun­que mues­tra una ten­den­cia po­si­ti­va, no de­be caer en la com­pla­cen­cia por­que pue­de ver­se ame­na­za­da por los di­fe­ren­tes fo­cos de ries­go que exis­ten a ni­vel mun­dial.

El fu­tu­ro de la zona eu­ro

Los años 2015, 2016 y 2017 han es­ta­do mar­ca­dos por gran­des cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos, cre­ci­mien­tos su­pe­rio­res al 3%, y la crea­ción de pues­tos tra­ba­jo se acer­ca a los dos mi­llo­nes. Pe­ro lo peor que pue­de su­ce­der en el en­torno em­pre­sa­rial es que se ins­ta­le la com­pla­cen­cia. De­be­mos ser cons­cien­tes de que exis­ten ries­gos a los que se pue­de en­fren­tar la eco­no­mía es­pa­ño­la en el fu­tu­ro y pro­te­ger­nos an­te ellos. Ries­gos aso­cia­dos a la ten­den­cia pro­tec­cio­nis­ta de al­gu­nos paí­ses, a los des­equi­li­brios que es­tán sur­gien­do en paí­ses emer­gen­tes y otras ame­na­zas geo­po­lí­ti­cas. Pe­ro me gus­ta­ría en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de dos de es­tos ries­gos: por un la­do, el po­si­ble cam­bio en las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les y, por otro, la si­tua­ción y el fu­tu­ro de la zona eu­ro.

En pri­mer tér­mino, es bien sa­bi­do que las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras glo­ba­les han si­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te la­xas en los úl­ti­mos años de­bi­do a la ne­ce­si­dad de aco­mo­dar los im­pac­tos que tu­vo la gran crisis de los años 2008 y 2009. Sin em­bar­go, esta po­lí­ti­ca tam­bién ha te­ni­do as­pec­tos ne­ga­ti­vos por el cre­ci­mien­to de la deu­da en di­fe­ren­tes paí­ses has­ta ni­ve­les di­fí­cil­men­te sos­te­ni­bles. El Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos ha aler­ta­do so­bre esta cues­tión, y es un asun­to que de­bie­ra fi­gu­rar co­mo prio­ri­ta­rio en la agen­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de mu­chos paí­ses. Co­mo la his­to­ria nos re­cuer­da, los ni­ve­les ex­ce­si­vos de deu­da las­tran el cre­ci­mien­to y siem­bran las se­mi­llas de la ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. La re­ti­ra­da de es­tí­mu­los va a ser pau­la­ti­na, pe­ro exis­ten una se­rie de con­di­cio­nes que im­pac­ta­rán en aque­llos paí­ses con ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to.

Por otro la­do, el fu­tu­ro de la zona eu­ro se­rá tam­bién un re­to im­por­tan­tí­si­mo en los pró­xi­mos años. Es­te en­torno su­frió una re­ce­sión más pro­lon­ga­da que la re­gis­tra­da en Es­ta­dos Uni­dos, por tra­tar­se de una unión mo­ne­ta­ria con una ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal po­co ro­bus­ta. A lo lar­go de los años de crisis se han re­cor­ta­do las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro he­mos si­do ca­pa­ces de so­bre­lle­var las di­fi­cul­ta­des gra­cias a, en gran par­te, las me­di­das del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y su po­lí­ti­ca de­ci­di­da de con­ti­nui­dad del eu­ro.

Exis­ten va­rios fo­cos de ries­go a ni­vel mun­dial aso­cia­dos a la ten­den­cia pro­tec­cio­nis­ta y los des­equi­li­brios de eco­no­mías emer­gen­tes

Ha­cia una unión mo­ne­ta­ria com­ple­ta

Pe­ro el pa­pel del BCE no va a es­tar siem­pre ahí y en al­gún mo­men­to de­be ter­mi­nar. Entre tan­to, es ur­gen­te que en la zona eu­ro avan­ce con de­ci­sión ha­cia una unión mo­ne­ta­ria com­ple­ta. Se han to­ma­do de­ci­sio­nes al res­pec­to en la unión ban­ca­ria y en el ám­bi­to de su­per­vi­sión y re­so­lu­ción, pe­ro fal­tan al­gu­nos ajus­tes. No ocu­rre lo mis­mo en el ám­bi­to del Se­gu­ro Eu­ro­peo de De­pó­si­tos, que re­quie­re tam­bién una ac­tua­ción ne­ce­sa­ria para equi­li­brar el te­rreno de jue­go entre los ban­cos de la Unión a fin de eli­mi­nar el vínculo entre ries­go so­be­rano y ban­ca­rio. La úl­ti­ma pro­pues­ta de la Co­mi­sión en esta lí­nea, des­gra­cia­da­men­te, no avan­za, y me atre­vo a de­cir que re­tro­ce­de a la ho­ra de crear un pseu­do­de­pó­si­to. Na­tu­ral­men­te, cuan­do ha­bla­mos de crear un se­gu­ro de de­pó­si­tos a ni­vel eu­ro­peo da­mos pa­sos ha­cia la unión fis­cal.

Es im­por­tan­te que se avan­ce, que se bus­que una so­lu­ción po­lí­ti­ca. Esa so­lu­ción de­be ser cohe­ren­te con los re­qui­si­tos que de­be cum­plir una unión mo­ne­ta­ria es­ta­ble sa­bien­do com­bi­nar sa­bia­men­te las do­sis de so­li­da­ri­dad, res­pon­sa­bi­li­dad y de ren­di­ción de cuen­tas. Ade­más, a me­di­da que la zona eu­ro se aden­tre en es­ta­dios ma­yo­res de unión fis­cal, se­rá im­pres­cin­di­ble con­tar con ma­yor le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca, pues­to que la ce­sión de so­be­ra­nía ne­ce­si­ta el apo­yo de la po­bla­ción.

En es­te ejer­ci­cio de otear el ho­ri­zon­te, di­fí­cil­men­te po­día­mos dis­po­ner de una vi­sión más pre­pa­ra­da que la que tie­ne uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la eco­no­mía es­pa­ño­la y eu­ro­pea. Luis de Guin­dos es li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas por Cu­nef y ob­tu­vo el Pre­mio Ex­tra­or­di­na­rio Fin de Ca­rre­ra. In­gre­só tam­bién en el Cuer­po de Téc­ni­cos Co­mer­cia­les y Eco­no­mis­tas del Es­ta­do co­mo nú­me­ro uno de su pro­mo­ción.

Su bri­llan­te ca­rre­ra con­ti­núo cuan­do en­tró en el pri­mer Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar con sólo 36 años, sien­do des­pués nom­bra­do di­rec­tor general de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia. Cua­tro años des­pués, se con­vir­tió en se­cre­ta­rio general con las mis­mas res­pon­sa­bi­li­da­des y, entre 2002 y 2004, as­cen­dió al pues­to de se­cre­ta­rio de es­ta­do de Eco­no­mía y se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión Delegada de Asun­tos Eco­nó­mi­cos del Go­bierno. Du­ran­te ese pe­rio­do, tra­ba­jó co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té Eco­nó­mi­co de la UE y tam­bién fue je­fe de la de­le­ga­ción del Con­se­jo del ECO­FIN du­ran­te la pre­si­den­cia de Es­pa­ña de la Unión, ac­tuan­do co­mo je­fe de la De­le­ga­ción Es­pa­ño­la de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca de la OCDE.

To­do ello ejem­pli­fi­ca su fa­ce­ta de gran co­no­ce­dor de la eco­no­mía es­pa­ño­la y de las eco­no­mías eu­ro­pea y mun­dial, así co­mo de las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. No des­cu­bro na­da si afir­mo que el re­co­rri­do de éxi­tos del mi­nis­tro en la ges­tión de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la, su ta­lan­te abier­to y dia­lo­gan­te, su ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal en muy di­ver­sos or­ga­nis­mos po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les y su re­co­no­ci­da ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra, le con­vier­ten en un candidato idó­neo para pues­tos de má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad en nu­me­ro­sos fo­ros in­ter­na­cio­na­les. La so­cie­dad es­pa­ño­la de­be con­gra­tu­lar­se de con­tar con líderes co­mo Luis de Guin­dos, ca­pa­ces de in­fluir en la eco­no­mía glo­bal gra­cias a su ex­cep­cio­nal tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia.

En 2006, re­to­mó su ca­rre­ra en el sec­tor pri­va­do ocu­pan­do car­gos eje­cu­ti­vos en di­fe­ren­tes em­pre­sas co­mo Le­manh Brot­hers, En­de­sa y Lo­gis­ta. Ade­más, ejer­ció co­mo do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y en el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa. Más tar­de, pa­só por PwC y fue nom­bra­do mi­nis­tro de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad en 2011. Ma­riano Ra­joy, en 2016, le pi­dió que es­tu­vie­ra de nue­vo en el ga­bi­ne­te co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía, Com­pe­ti­ti­vi­dad e In­dus­tria.

Me sa­tis­fa­ce re­cor­dar que de esta ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca el se­ñor de Guin­dos ha ex­traí­do lec­cio­nes que ha plas­ma­do en un li­bro que les re­co­mien­do a to­dos: ‘Es­pa­ña ame­na­za­da. De có­mo evi­ta­mos el res­ca­te y la eco­no­mía re­cu­pe­ró el cre­ci­mien­to’. Es un tex­to que com­bi­na ri­gor con­cep­tual y ame­ni­dad, en el cual se re­pa­san los acon­te­ci­mien­tos que tu­vie­ron lu­gar en 2012.

En de­fi­ni­ti­va, la ex­haus­ti­va ex­pe­rien­cia de Luis de Guin­dos al frente del Mi­nis­te­rio y sus an­te­rio­res res­pon­sa­bi­li­da­des nos per­mi­ten te­ner una vi­sión glo­bal de los re­tos a los que se en­fren­ta nues­tra eco­no­mía, sus em­pre­sas y sus di­rec­ti­vos.

Es ur­gen­te que la Unión Eu­ro­pea avan­ce en la cons­truc­ción de una unión mo­ne­ta­ria más com­ple­ta Se de­be­rían to­mar en con­si­de­ra­ción las lla­ma­das de aler­ta de al­gu­nos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les so­bre los ele­va­dos ni­ve­les que es­tá al­can­zan­do la deu­da glo­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.