Có­mo po­ten­ciar los per­fi­les em­pren­de­do­res en las em­pre­sas

Al­ta di­rec­ción: Isi­dro Fai­né.

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Isi­dro Fai­né es uno de los di­rec­ti­vos más res­pe­ta­dos y dis­cre­tos del Ibex 35. Su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal es un ejem­plo de có­mo, des­de un ori­gen hu­mil­de, se pue­den al­can­zar co­tas de éxi­to im­pen­sa­bles. Des­de que en 1982 in­gre­só en La Cai­xa co­mo res­pon­sa­ble de la red de ofi­ci­nas del gru­po, ha si­do un lí­der que siem­pre ha creí­do en la ex­ce­len­cia y ba­jo su man­da­to, La Cai­xa ha cre­ci­do has­ta trans­for­ma­se en lo que hoy es uno de los pri­me­ros gru­pos in­dus­tria­les del país y uno de los ban­cos con ma­yor pre­sen­cia en el mer­ca­do es­pa­ñol, ya que tie­ne ofi­ci­nas en el 93% de los mu­ni­ci­pios de más de 5.000 ha­bi­tan­tes, y da un ser­vi­cio po­ten­cial al 90% de la po­bla­ción.

En 2016, Isi­dro Fai­né de­jó Cai­xaBank para tras­la­dar­se a la ca­sa ma­triz y prin­ci­pal ac­cio­nis­ta del ban­co: Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa”. Su ob­se­sión por impulsar ini­cia­ti­vas de ac­ción so­cial ha con­ver­ti­do a la Fun­da­ción más im­por­tan­te de Es­pa­ña en cuan­to a re­cur­sos in­ver­ti­dos, y tam­bién en una de las tres más va­lo­ra­das del mun­do.

Doc­tor en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, ISMP en Bu­si­ness Ad­mi­nis­tra­tion por la Uni­ver­si­dad de Har­vard y di­plo­ma­do en al­ta di­rec­ción por IESE, es aca­dé­mi­co nu­me­ra­rio de la Real Aca­de­mia de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Fi­nan­cie­ras y de la Real Aca­de­mia de Doc­to­res. Tam­bién es, entre otros car­gos, pre­si­den­te de Cri­te­ria Cai­xa y de Gas Na­tu­ral, vi­ce­pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca y con­se­je­ro de The Bank of East Asia y de Suez En­vi­ro­ne­ment Com­pany.

La apuesta de­ci­di­da por la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca ha si­do otro de sus em­pe­ños his­tó­ri­cos co­mo di­rec­ti­vo. Ya en 1988, su te­sis doc­to­ral, ti­tu­la­da “Re­des es­tra­té­gi­cas co­lec­ti­vas” an­ti­ci­pa­ba el im­por­tan­te rol que desem­pe­ña­ría la in­for­má­ti­ca en el sec­tor ban­ca­rio.

Los que tra­ba­jan a su la­do ase­gu­ran que la cer­ca­nía y el fac­tor hu­mano son las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen su mo­de­lo de ges­tión. Asi­mis­mo, siem­pre ha si­do una per­so­na muy ac­ti­va en el ám­bi­to de la for­ma­ción di­rec­ti­va, y por ello fue el prin­ci­pal pro­mo­tor y fun­da­dor de CE­DE, cu­ya pre­si­den­cia ho­no­ra­ría ha acep­ta­do re­cien­te­men­te su Ma­jes­tad Fe­li­pe VI.

En la clau­su­ra del XVI Con­gre­so de la Con­fe­de­ra­ción, Fai­né apro­ve­chó un dis­cur­so cen­tra­do en la re­vo­lu­ción di­gi­tal y en los di­rec­ti­vos para re­cla­mar la con­ve­nien­cia de “un cam­bio de ter­cio en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, con­sis­ten­te en mo­ver el frente de ac­tua­ción de la ma­croe­co­no­mía a la mi­cro­eco­no­mía, en el que el pro­ta­go­nis­mo y la prio­ri­dad re­cai­gan en la bue­na ca­li­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo; el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do la­bo­ral; la re­gu­la­ción ade­cua­da de la com­pe­ten­cia entre las em­pre­sas y el di­se­ño acer­ta­do del sis­te­ma tri­bu­ta­rio”. Tam­po­co qui­so ol­vi­dar­se en su in­ter­ven­ción de la lu­cha con­tra la de­sigual­dad y a fa­vor de la in­clu­sión.

Con­ven­dría realizar un cam­bio de ter­cio en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, con­sis­ten­te en mo­ver el frente de ac­tua­ción de la ma­croe­co­no­mía a la mi­cro­eco­no­mía

Una re­vo­lu­ción dis­rup­ti­va

El XVI Con­gre­so de Di­rec­ti­vos CE­DE se ha cen­tra­do en las opor­tu­ni­da­des y re­tos que plan­tea la so­cie­dad di­gi­tal. Se tra­ta de un te­ma de gran trans­cen­den­cia, una cues­tión que es­tá hoy en­ci­ma de la me­sa de to­das las em­pre­sas, de to­dos los go­bier­nos y de las ins­ti­tu­cio­nes su­pra na­cio­na­les.

Para las em­pre­sas, la re­vo­lu­ción di­gi­tal plan­tea pro­fun­dos cam­bios en mu­chos es­la­bo­nes de la ca­de­na de va­lor. Sin du­da, la trans­for­ma­ción de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de­no­mi­na­da ‘in­dus­tria 4.0’ es pro­fun­da. Tam­bién son más que no­ta­bles los cam­bios en ám­bi­tos co­mo las fi­nan­zas o la Ad­mi­nis­tra­ción, aun­que don­de ma­yor im­pac­to es­tá te­nien­do es en la es­fe­ra de las re­la­cio­nes con los clien­tes. Los há­bi­tos de los ciu­da­da­nos es­tán evo­lu­cio­nan­do al com­pás que mar­can las evo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. La re­vo­lu­ción di­gi­tal es­tá dan­do lu­gar a un au­tén­ti­co cam­bio de pa­ra­dig­ma en las pau­tas de con­su­mo, en las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y en los com­por­ta­mien­tos so­cia­les. To­das las em­pre­sas, sin ex­cep­ción, se es­tán vien­do ple­na­men­te afec­ta­das.

No ca­be nin­gu­na du­da de que nos en­con­tra­mos an­te una re­vo­lu­ción dis­rup­ti­va, in­ten­sa y rápida, que cuen­ta con unos ace­le­ra­dos rit­mos de propagación. Tan­to es así que ya hay más te­lé­fo­nos mó­vi­les que po­bla­ción en el mun­do, y se con­ta­bi­li­zan más de 8.200 mi­llo­nes de te­lé­fo­nos en to­tal. Es­to quie­re de­cir que el nue­vo con­su­mi­dor es­tá co­nec­ta­do a la red con­ti­nua­men­te y, se­gún las pre­vi­sio­nes, es­ta­rá co­nec­ta­do de una u otra for­ma du­ran­te un tiem­po equi­va­len­te a un ter­cio de su vi­da. Los jó­ve­nes, por su par­te, son na­ti­vos di­gi­ta­les, y no con­ci­ben

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.