Mo­ti­va­ción y com­pro­mi­so: lo que de­fi­ne al equi­po hu­mano de Ban­kia

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Al­ta di­rec­ción: Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri.

No se pue­de ne­gar que Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri es un hom­bre in­tré­pi­do. Por eso, en ma­yo de 2012 de­ci­dió asu­mir el di­fí­cil re­to de pre­si­dir la por aquel en­ton­ces mal­tre­cha Ban­kia.

No eran tiem­pos fá­ci­les. El Go­bierno aca­ba­ba de in­ter­ve­nir la en­ti­dad re­le­van­do al equi­po ges­tor li­de­ra­do por Ro­dri­go Ra­to y da­ba luz ver­de a la re­for­ma más pro­fun­da del sis­te­ma fi­nan­cie­ro des­de em­pe­zó la crisis eco­nó­mi­ca in­yec­tan­do a la en­ti­dad 22.400 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­das pú­bli­cas.

Por aquel en­ton­ces, Goi­ri­gol­za­rri, es­ta­ba ju­bi­la­do tras ha­ber aban­do­na­do su pues­to co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de BBVA, y se de­di­ca­ba a cul­ti­var el es­pí­ri­tu es­tu­dian­do Fi­lo­so­fía y a su Fun­da­ción Ga­rum. Pe­ro no pu­do de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de sa­car del po­zo a una or­ga­ni­za­ción que ha­bía pro­ta­go­ni­za­do uno de los gran­des fias­cos ban­ca­rios de la his­to­ria de Es­pa­ña.

Al pre­si­den­te de Ban­kia tam­bién se le pre­su­po­ne te­són, cons­tan­cia y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. No en vano, ba­jo su acer­ta­da ges­tión el ban­co ha con­se­gui­do su­pe­rar dos gran­des obs­tácu­los: cum­plir el plan de re­es­truc­tu­ra­ción im­pues­to por Bru­se­las y al­can­zar los ob­je­ti­vos de su plan es­tra­té­gi­co 2012-2015. En de­fi­ni­ti­va, el di­rec­ti­vo ha con­se­gui­do dar un vuel­co a la en­ti­dad y con­ver­tir­la en una de las más ren­ta­bles, sol­ven­tes y efi­cien­tes del sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol.

Se­gún de­cla­ra él mis­mo, to­do es­to se ha con­se­gui­do con una ges­tión fo­ca­li­za­da en las per­so­nas que for­man par­te de los dis­tin­tos gru­pos de in­te­rés con los que se re­la­cio­na el ban­co: clien­tes, em­plea­dos, ac­cio­nis­tas y di­rec­ti­vos.

Una trans­for­ma­ción sin pre­ce­den­tes

El sis­te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol ha ex­pe­ri­men­ta­do una gran trans­for­ma­ción en los úl­ti­mos años. La crisis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra ha da­do lu­gar a un pro­ce­so de con­so­li­da­ción ex­tra­or­di­na­rio, que ha per­mi­ti­do ge­ne­rar en­ti­da­des más gran­des, fuer­tes y efi­cien­tes.

En es­te pun­to me gus­ta­ría po­ner en va­lor el enor­me es­fuer­zo fi­nan­cie­ro que han rea­li­za­do los ac­cio­nis­tas de la ban­ca, que han pro­vi­sio­na­do una can­ti­dad equi­va­len­te al 30% del PIB es­pa­ñol.

Tam­bién hay que des­ta­car el do­lo­ro­so pro­ce­so de ajus­te que se ha rea­li­za­do en el sec­tor, que ha so­por­ta­do el cie­rre de 15.000 ofi­ci­nas, y ha te­ni­do que re­du­cir su plan­ti­lla en ca­si 84.000 tra­ba­ja­do­res, el 30% de las plan­ti­llas.

Si bien es­te pro­ce­so de ajus­te se ha pro­du­ci­do en to­da Eu­ro­pa, en Es­pa­ña ha si­do es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, y es muy pro­ba­ble que con­ti­núe en los pró­xi­mos años.

El au­men­to de efi­cien­cia que ha ex­pe­ri­men­ta­do el sis­te­ma ban­ca­rio se pue­de apre­ciar cla­ra­men­te al ob­ser­var el nú­me­ro de ciu­da­da­nos que son aten­di­dos por un em­plea­do ban­ca­rio. En el año 2008 el ra­tio es­pa­ñol era el más ba­jo de to­dos los paí­ses eu­ro­peos. Hoy, en cam­bio, es el más alto.

Po­de­mos de­cir que ac­tual­men­te la ban­ca es­pa­ño­la es la más efi­cien­te de los paí­ses eu­ro­peos. Y tam­bién ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te su ni­vel de sol­ven­cia. Sin em­bar­go, el fu­tu­ro del sec­tor no es sen­ci­llo, por­que en los pró­xi­mos años ten­drá que en­fren­tar­se a un en­torno muy cam­bian­te mar­ca­do por tres pi­la­res fun­da­men­ta­les:

Los re­tos fu­tu­ros del sec­tor ban­ca­rio son más ase­qui­bles que los de 2012, pe­ro es­tán te­nien­do un fuer­te im­pac­to en la ren­ta­bi­li­dad

En pri­mer lu­gar, la re­gu­la­ción. Los ban­cos es­tán so­me­ti­dos a una re­gu­la­ción cuan­tio­sa, cre­cien­te, no siem­pre bien or­de­na­da y que es­tá afec­tan­do a to­das las va­ria­bles de ne­go­cio. En Ban­kia, y más o me­nos se­rá si­mi­lar en el res­to de en­ti­da­des, el 20% de las in­ver­sio­nes en sis­te­ma son con­se­cuen­cia de la re­gu­la­ción. La nor­ma­ti­va es­tá afec­tan­do, so­bre to­do, a ne­ce­si­da­des cre­cien­tes de ca­pi­tal y es­to es­tá in­flu­yen­do en la ren­ta­bi­li­dad.

Por otro la­do, y aun­que se tra­ta de un as­pec­to no es­truc­tu­ral, los ba­jos ti­pos de in­te­rés es­tán in­flu­yen­do de una ma­ne­ra extraordinaria. Es­te en­torno, uni­do al desapa­lan­ca­mien­to de eco­no­mías co­mo la es­pa­ño­la, es­tá te­nien­do una pre­sión so­bre la lí­nea de in­gre­sos cier­ta­men­te no­ta­ble, afec­tan­do a la la ren­ta­bi­li­dad del sis­te­ma.

En ter­cer lu­gar, tan­to el sec­tor ban­ca­rio eu­ro­peo co­mo el es­pa­ñol es­tán sien­do so­me­ti­dos a unas ten­sio­nes es­tra­té­gi­cas muy im­por­tan­tes. Los nue­vos há­bi­tos de los clien­tes ge­ne­ra­dos co­mo con­se­cuen­cia de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, es­tán cam­bian­do el en­torno es­tra­té­gi­co. Las ba­rre­ras de en­tra­da al sec­tor se han re­du­ci­do per­mi­tien­do la en­tra­da de nue­vos ju­ga­do­res que quie­ren aca­bar con el sta­tu quo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.