Los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de un ban­co glo­ba­li­za­do

Al­ta di­rec­ción:

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Jo­sé Antonio Álvarez.

La di­gi­ta­li­za­ción es una ten­den­cia im­pa­ra­ble y uno de los prin­ci­pa­les re­tos a los que se en­fren­ta el sec­tor ban­ca­rio en el cor­to pla­zo. To­das las en­ti­da­des son cons­cien­tes de que la tec­no­lo­gía es uno de los gran­des ejes so­bre los que de­be gi­rar su estrategia de futuro, y la im­ple­men­ta­ción de es­te pro­ce­so, dan­do un me­jor ser­vi­cio a clien­tes más exi­gen­tes y for­ma­dos, se­rá un asun­to prio­ri­ta­rio pa­ra to­dos los agen­tes del sec­tor de ca­ra a 2018.

En es­te en­torno, Ban­co San­tan­der lan­zó a me­dia­dos de 2017 su nue­vo po­si­cio­na­mien­to di­gi­tal, Di­gi­lo­so­fía, a tra­vés del cual la en­ti­dad pre­ten­de ex­pre­sar su em­pe­ño por di­se­ñar una tec­no­lo­gía que sir­va a las per­so­nas y ayu­de a re­sol­ver las ges­tio­nes del día a día de una ma­ne­ra rá­pi­da y sen­ci­lla.

Se­gún Jo­sé Antonio Álvarez, con­se­je­ro de­le­ga­do del ban­co, a me­dio pla­zo, las ofi­ci­nas se des­ti­na­rán a ser­vi­cios de ase­so­ra­mien­to o a ven­tas de al­to va­lor aña­di­do o com­ple­jas, co­mo una hi­po­te­ca. Una pre­dic­ción muy acer­ta­da te­nien­do en cuen­ta que los clien­tes di­gi­ta­les del ban­co no pa­ran de cre­cer: las ci­fras pu­bli­ca­das por la en­ti­dad en sep­tiem­bre del pa­sa­do año se­ña­la­ban que el nú­me­ro de clien­tes que uti­li­zan ser­vi­cios di­gi­ta­les ha­bía au­men­tan­do en más de cua­tro mi­llo­nes en los úl­ti­mos 12 me­ses, has­ta 24,2 mi­llo­nes, y pre­vé au­men­tar es­ta ci­fra has­ta los 30 mi­llo­nes a fi­na­les del pre­sen­te ejer­ci­cio.

En­tre­vis­ta­do por Juan Jo­sé To­ri­bio, pre­si­den­te de IESE-CIF (Cen­ter for In­ter­na­tio­nal Fi­nan­ce), el di­rec­ti­vo par­ti­ci­pó en En­cuen­tro del Sec­tor Ban­ca­rio or­ga­ni­za­do por el IESE y EY, don­de ex­pli­có la estrategia de trans­for­ma­ción di­gi­tal que está lle­van­do a ca­bo el ban­co y que, sin du­da, se plan­tea co­mo uno de los pi­la­res bá­si­cos del año que aho­ra co­mien­za.

En 2011, 2012 y 2013 el re­torno de ca­pi­tal era es­pe­cial­men­te al­to de­bi­do a la crisis de deu­da so­be­ra­na. El ne­go­cio en los mer­ca­dos ma­du­ros fue fran­ca­men­te rui­no­so

Más allá de la di­gi­ta­li­za­ción, el CEO de la en­ti­dad cán­ta­bra de­be­rá tra­ba­jar pa­ra cum­plir los otros tres ob­je­ti­vos que el ban­co se ha mar­ca­do pa­ra 2018: fi­nan­ciar un cre­ci­mien­to ren­ta­ble, au­men­tar el di­vi­den­do en efec­ti­vo y acu­mu­lar ca­pi­tal.

Jo­sé Antonio Álvarez lle­va des­de 2014 al fren­te del ban­co pre­si­di­do por Ana Bo­tín, don­de co­men­zó a tra­ba­jar en 1999 co­mo res­pon­sa­ble de ges­tión fi­nan­cie­ra.

Su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal se ini­ció en 1984 en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­dus­tria (INI), y tras tra­ba­jar en las con­vul­sas re­es­truc­tu­ra­cio­nes in­dus­tria­les de la época, en 1988 pa­só al Ban­co de Cré­di­to In­dus­trial, en­ti­dad per­te­ne­cien­te a Ar­gen­ta­ria.

En 1989 le fi­cha­ron pa­ra la fi­nan­cie­ra de Ca­ja Pos­tal, don­de es­tu­vo has­ta 1993, cuan­do fue nom­bra­do di­rec­tor fi­nan­cie­ro del Ban­co Hi­po­te­ca­rio, pues­to des­de el que or­ques­tó la se­gun­da pri­va­ti­za­ción de la en­ti­dad con el en­ton­ces pre­si­den­te, Fran­cis­co Lu­zón, y la ter­ce­ra, con Fran­cis­co Gon­zá­lez, ex­pre­si­den­te de Ar­gen­ta­ria y aho­ra del BBVA.

En 1999, cuan­do el BBV y Ar­gen­ta­ria se fu­sio­na­ron, pa­só a ocu­par el car­go de di­rec­tor de Ges­tión Fi­nan­cie­ra. Tres años des­pués, Fran­cis­co Gó­mez Rol­dán, di­rec­tor fi­nan­cie­ro del San­tan­der, le fi­chó co­mo res­pon­sa­ble de ges­tión fi­nan­cie­ra de la en­ti­dad cán­ta­bra. En 2004, Gó­mez Rol­dán se fue a di­ri­gir el re­cién ad­qui­ri­do Ab­bey Na­tio­nal del Reino Uni­do y Álvarez pa­só al equi­po de Al­fre­do Sáenz co­mo di­rec­tor fi­nan­cie­ro. Des­de ese car­go ha con­tro­la­do to­das las com­pras de la en­ti­dad y co­no­ce bien las fi­lia­les: es con­se­je­ro en el ban­co de Po­lo­nia, Bra­sil y el hol­ding de Es­ta­dos Uni­dos.

JUAN JO­SÉ TO­RI­BIO: El sec­tor ban­ca­rio está atra­ve­san­do una si­tua­ción com­pli­ca­da mar­ca­da por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. En los mer­ca­dos con una po­bla­ción en­ve­je­ci­da ¿se está ge­ne­ran­do una si­tua­ción de in­ma­du­rez? JO­SÉ ANTONIO ÁLVAREZ: Ban­co San­tan­der ob­tie­ne la mi­tad de sus be­ne­fi­cios de los mer­ca­dos emer­gen­tes y la otra mi­tad pro­ce­de de los mer­ca­dos ma­du­ros. El es­ce­na­rio que aca­ba de des­cri­bir es el de los ma­du­ros, que son mer­ca­dos que cuen­tan con una de­mo­gra­fía po­co fa­vo­ra­ble, y es­tán vi­vien­do una si­tua­ción de desapa­lan­ca­mien­to fi­nan­cie­ro. En el año 2008, las en­ti­da­des de cré­di­to prestaban 1,8 bi­llo­nes de eu­ros, pe­ro es­ta can­ti­dad ha des­cen­di­do has­ta los 1,3 bi­llo­nes.

El cré­di­to ban­ca­rio ha des­cen­di­do mu­cho en Es­pa­ña con la crisis eco­nó­mi­ca de­bi­do, so­bre to­do, al mal mo-

men­to que ha atra­ve­sa­do el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, una in­dus­tria que de­man­da can­ti­da­des in­gen­tes de cré­di­to y que es muy di­fí­cil de sus­ti­tuir.

Aho­ra, la economía es­pa­ño­la y las em­pre­sas es­tán re­gis­tran­do un fuer­te desapa­lan­ca­mien­to y, por tan­to, no po­de­mos es­pe­rar cre­ci­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en es­te ám­bi­to. Sin em­bar­go, tam­po­co creo que se va­ya a pro­du­cir in­fla­ción, por­que la economía va a se­guir cre­cien­do a un rit­mo nor­mal. Es un pro­ce­so que ya tu­vo lu­gar en Reino Uni­do o Es­ta­dos Uni­dos, aun­que es­tos paí­ses co­men­za­ron a cre­cer muy rá­pi­do.

J.J.T.: ¿Qué pre­vi­sio­nes hay pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes?

J.A.A.: En las eco­no­mías emer­gen­tes es ra­zo­na­ble pen­sar que los ni­ve­les de apa­lan­ca­mien­to van a su­bir y que se pue­de re­gis­trar un gran desa­rro­llo. Uno de los mer­ca­dos don­de el San­tan­der tie­ne más po­ten­cial de cre­ci­mien­to es Ar­gen­ti­na, por­que cuen­ta con un ni­vel de apa­lan­ca­mien­to so­bre el PIB cer­cano al 12%, mien­tras que cual­quier país eu­ro­peo se sitúa en torno al 130 o 140%. Tam­bién Mé­xi­co, con una deu­da pri­va­da del 30%, y Chi­le, cu­yo apa­lan­ca­mien­to ron­da el 80%, son bue­nos mer­ca­dos pa­ra cre­cer.

En cual­quier ca­so, son dos mun­dos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Los mer­ca­dos ma­du­ros tie­nen un ele­va­do ni­vel de apa­lan­ca­mien­to, tan­to en el sec­tor pri­va­do co­mo en el pú­bli­co, y las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to son re­la­ti­vas por­que es­tán aso­cia­das al rit­mo de la economía. En los emer­gen­tes, sin em­bar­go, exis­te un gran po­ten­cial.

En es­tos mo­men­tos, en los mer­ca­dos ma­du­ros, co­mo Es­pa­ña, exis­te una gran ne­ce­si­dad de dar cré­di­to, y es­ta si­tua­ción pue­de ser el pre­lu­dio de una nue­va crisis.

En épo­cas de desapa­lan­ca­mien­to eco­nó­mi­co los cré­di­tos son uno de los po­cos seg­men­tos que dan in­gre­sos. Por eso, to­mar cré­di­to a lar­go pla­zo en es­tas cir­cuns­tan­cias pue­de ser un buen ne­go­cio. Ade­más, hay ti­pos de in­te­rés ex­tra­or­di­na­ria­men­te atrac­ti­vos pa­ra in­ver­sio­nes a muy lar­go pla­zo con­tra­tan­do un ti­po de in­te­rés fi­jo.

En los mer­ca­dos ma­du­ros, co­mo Es­pa­ña, exis­te una gran ne­ce­si­dad de dar cré­di­to, y es­ta si­tua­ción pue­de ser el pre­lu­dio de una nue­va crisis

J.J.T.: En los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, ¿la ten­den­cia es con­tra­tar ti­pos de in­te­rés fi­jo o va­ria­ble?

J.A.A.: La ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal me di­ce que es me­jor to­mar prés­ta­mos a ti­po fi­jo, pe­ro la ver­dad es que la ma­yo­ría si­guen sien­do va­ria­bles.

J.J.T.: Los ti­pos va­ria­bles fluc­túan en fun­ción del Eu­ri­bor, que está ba­sa­do en es­ti­ma­cio­nes y no en transac­cio­nes reales. ¿No cree que es­te mé­to­do pa­ra cal­cu­lar los in­tere­ses está fun­da­men­ta­do en una fic­ción?

J.A.A.: En los úl­ti­mos años han co­men­za­do a es­tu­diar­se nue­vas fór­mu­las pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de cálcu­los. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo está bus­can­do una nue­va re­fe­ren­cia que sea vi­si­ble en el mer­ca­do, pe­ro lo cier­to es que el Eu­ri­bor ha fun­cio­na­do muy bien his­tó­ri­ca­men­te.

Quizá en las épo­cas más du­ras de la crisis ha­ya re­gis­tra­do al­gu­na fluc­tua­ción fue­ra de la nor­mal, pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les ha si­do un buen in­di­ca­dor. Otra co­sa es que des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co sea la me­jor re­fe­ren­cia.

El sec­tor ban­ca­rio está ca­rac­te­ri­za­do por un ex­ce­so de re­gu­la­ción no siem­pre bien coor­di­na­da e, in­clu­so, a ve­ces con­tra­dic­to­rio

J.J.T.: Los ti­pos de in­te­rés lle­van tiem­po re­gis­tran­do ci­fras muy ba­jas. ¿Qué ten­dría que ocu­rrir pa­ra que nor­ma­li­cen? J.A.A.: Ge­ne­ral­men­te, los ti­pos de in­te­rés reales es­tán dos pun­tos por en­ci­ma de la in­fla­ción. Pe­ro ac­tual­men­te exis­ten unas fuer­zas des­in­fla­cio­nis­tas muy fuer­tes a ni­vel mun­dial, que im­pi­den la subida de los ti­pos de in­te­rés.

Una es la glo­ba­li­za­ción, que ha­ce que la pro­duc­ción se tras­la­de a los lu­ga­res de ba­jo cos­te co­mo In­dia o África. Por otro la­do, la di­gi­ta­li­za­ción y la ven­ta on­li­ne. El efec­to Ama­zon so­bre los pre­cios es muy des­in­fla­cio­nis­ta.

Los ban­cos cen­tra­les se sien­ten muy incómodos con ti­pos cero o ne­ga­ti­vos, por­que no tie­nen mar­gen de ma­nio­bra si llega otra re­ce­sión y, por eso, quie­ren em­pe­zar a re­cu­pe­rar los ti­pos po­co a po­co.

Pa­ra con­se­guir­lo, una de las dos fuer­zas ten­dría que des­apa­re­cer. Per­so­nal­men­te creo que el fe­nó­meno de la glo­ba­li­za­ción ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y las nue­vas pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pue­den te­ner un mo­de­lo de ne­go­cio cues­tio­na­ble, pe­ro de mo­men­to si­guen ope­ran­do. Por tan­to, no exis­ten mo­ti­vos pa­ra su­bir los ti­pos.

J.J.T.: A pe­sar de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, el Ban­co San­tan­der ha man­te­ni­do los be­ne­fi­cios, mien­tras la ma­yo­ría de las en­ti­da­des ban­ca­rias re­tro­ce­dían. ¿Có­mo lo ha con­se­gui­do?

J.A.A.: Es cier­to, pe­ro tam­bién he­mos te­ni­do años ma­los. En 2011, 2012 y 2013 el mer­ca­do do­més­ti­co per­día di­ne­ro. Las me­jo­res en­ti­da­des se man­te­nían a flo­te, pe­ro con re­tor­nos muy ba­jos que tan só­lo al­can­za­ban el 2 o el 3%. En aquel mo­men­to, ade­más, el re­torno de ca­pi­tal era es­pe­cial­men­te al­to de­bi­do a la crisis de deu­da so­be­ra­na. Por tan­to, en aque­llos años el ne­go­cio fue fran­ca­men­te rui­no­so.

Ac­tual­men­te to­da­vía no nos he­mos re­cu­pe­ra­do del to­do. El re­torno aho­ra está en­tre un 7 y un 8%, y el cos­te de ca­pi­tal en Es­pa­ña, sien­do ge­ne­ro­so, ron­da­rá el 9%.

A pe­sar de to­do, el ac­tual es­ce­na­rio de cos­te de cré­di­to es re­la­ti­va­men­te bueno, ya que se sitúa en el 0,3%, mien­tras que en el año 2012 lle­gó a al­can­zar el 3%. Pro­ba­ble­men­te en los dos pró­xi­mos años no apa­rez­can ame­na­zas en es­te ám­bi­to, los ni­ve­les se man­ten­drán en el 0,3% o in­clu­so por de­ba­jo y es­to, sin du­da, ayu­da­rá al ne­go­cio. Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que la ban­ca ha he­cho un im­por­tan­te es­fuer­zo pa­ra re­du­cir cos­tes. El nú­me­ro de ofi­ci­nas ha pa­sa­do de 45.000 a 27.000 y con­ti­núa ba­jan­do.

J.J.T.: La di­gi­ta­li­za­ción es uno de los prin­ci­pa­les re­tos a los que se en­fren­tan los mer­ca­dos ma­du­ros. ¿Có­mo está vi­vien­do el Ban­co San­tan­der es­te pro­ce­so? J.A.A.: Aun­que pue­da pa­re­cer pa­ra­dó­ji­co, los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos no son ne­ce­sa­ria­men­te los más di­gi­ta­li­za­dos. De he­cho hay mer­ca­dos emer­gen­tes po­co desa­rro­lla­dos que tie­nen un ín­di­ce de di­gi­ta­li­za­ción muy al­to. Han pa­sa­do de pa­gar en efec­ti­vo a ha­cer­lo a tra­vés del mó­vil sin pa­sar por las tar­je­tas. Sin em­bar­go, en Es­ta­dos Uni­dos to­da­vía se uti­li­zan mu­cho los che­ques.

El fe­nó­meno de la di­gi­ta­li­za­ción ya es uni­ver­sal. Es más, yo di­ría que los paí­ses ma­du­ros que cuen­tan con me­dios de pa­go muy so­fis­ti­ca­dos, tien­den a es­tar de­trás en di­gi­ta­li­za­ción, por­que la di­fe­ren­cia en­tre el me­dio de pa­go exis­ten­te y el mó­vil es me­nor que pa­sar del efec­ti­vo al mó­vil. J.J.T.: ¿Cuál es el futuro in­me­dia­to en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co?

J.A.A.: Los ban­cos es­ta­ble­ci­dos nos en­con­tra­mos aho­ra en una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca, por­que he­mos in­ver­ti­do mu­cho en una tec­no­lo­gía que ha cam­bia­do. El re­to más ur­gen­te está en está en di­gi­ta­li­zar los sis­te­mas me­dios, por­que la par­te front está bas­tan­te desa­rro­lla­da y la par­te del back to­da­vía está en fa­se de arquitectura.

La mi­gra­ción al cloud es un he­cho, pe­ro to­da­vía hay que to­mar de­ci­sio­nes co­mo qué ti­po de cloud o en qué con­di­cio­nes la in­for­ma­ción se man­da allí. Y hoy por hoy no te­ne­mos so­lu­cio­nes pa­ra to­do eso.

El rit­mo de transac­cio­nes a tra­vés del mó­vil cre­ce al 20 o 30% anual, y los main­fra­me no es­tán di­se­ña­dos pa­ra eso. Por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio se­pa­rar las transac­cio­nes de las con­sul­tas, y ne­ce­si­ta­mos una tec­no­lo­gía ca­paz de dar respuesta a ca­da uno de los seg­men­tos.

Por otro la­do, no hay que ol­vi­dar el te­ma re­gu­la­to­rio. El sec­tor ban­ca­rio está ca­rac­te­ri­za­do por un ex­ce­so de re­gu­la­ción no siem­pre bien coor­di­na­da e, in­clu­so, a ve­ces con­tra­dic­to­rio. Aho­ra, ade­más, hay que re­gu­lar to­do aque­llo re­la­cio­na­do con el en­torno di­gi­tal y la ci­ber­se­gu­ri­dad, que es un es­ce­na­rio com­ple­ta­men­te nue­vo.

El San­tan­der ha lan­za­do ‘Open Bank’ en Es­pa­ña, un ban­co 100% di­gi­tal, pe­ro a la ho­ra de ope­rar va­mos mano a mano con el re­gu­la­dor, apren­dien­do unos y otros qué se pue­de ha­cer y qué no. To­da­vía no hay re­glas so­bre lo que se pue­de man­dar o no a la nu­be y en qué con­di­cio­nes, ac­tua­mos por pura ló­gi­ca.

A me­dio pla­zo po­dre­mos ac­ce­der a una pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes y un

ro­bo ad­vi­sor nos in­for­ma­rá so­bre los di­fe­ren­tes pro­duc­tos

J.J.T.: ¿Se pue­den ob­te­ner ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas sos­te­ni­bles a tra­vés de la di­gi­ta­li­za­ción?

J.A.A.: Pue­de ser, pe­ro en Es­pa­ña he­mos vis­to en­ti­da­des que apos­ta­ron de­ci­di­da­men­te por in­ter­net y otras que se que­da­ron al mar­gen. Des­de el pun­to de vis­ta del clien­te no está cla­ro que es­to cons­ti­tu­ya una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

Creo que ba­sar la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en la tec­no­lo­gía pue­de ser bueno tem­po­ral­men­te, pe­ro no a lar­go pla­zo.

Hoy la di­gi­ta­li­za­ción no es una op­ción, la cues­tión es a qué ve­lo­ci­dad se rea­li­za es­ta trans­for­ma­ción y có­mo com­bi­nar la transac­ción de un mo­de­lo a otro. En es­te ám­bi­to las en­ti­da­des te­ne­mos una gran opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar el ser­vi­cio al clien­te.

J.J.T.: ¿Pue­den los ser­vi­cios de va­lor aña­di­do vin­cu­la­dos a la ac­ti­vi­dad de ges­tión de ac­ti­vos, fon­dos de in­ver­sión, o pla­nes pen­sio­nes con­ver­tir­se en una opor­tu­ni­dad pa­ra los ban­cos a la ho­ra de trans­for­mar el mo­de­lo de ne­go­cio y di­ri­gir­lo al ase­so­ra­mien­to? J.A.A.: En prin­ci­pio, es­te se­rá el prin­ci­pal va­lor de la su­cur­sal fí­si­ca en el futuro. Aho­ra la su­cur­sal fí­si­ca tie­ne un va­lor transac­cio­nal muy li­mi­ta­do, por­que el por­cen­ta­je de transac­cio­nes que se rea­li­za des­de la oficina es­tán ca­yen­do muy de­pri­sa y se­gui­rá des­cen­dien­do.

En Eu­ro­pa, pro­ba­ble­men­te, el ase­so­ra­mien­to es­ta­rá di­ri­gi­do a una po­bla­ción de edad re­la­ti­va­men­te al­ta y, por tan­to, se di­ri­gi­rá a ju­bi­la­ción o in­ver­sio­nes. Sin em­bar­go, en paí­ses emer­gen­tes el ase­so­ra­mien­to es­ta­rá en otros ám­bi­tos co­mo ven­tas de al­to va­lor aña­di­do o hi­po­te­cas.

A me­dio pla­zo po­dre­mos ac­ce­der a una pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes y un ro­bo ad­vi­sor nos in­for­ma­rá so­bre los di­fe­ren­tes pro­duc­tos. Pe­ro ha­brá gen­te que pre­fie­ra ha­blar con al­guien en per­so­na an­tes de to­mar una de­ci­sión.

Ade­más, exis­ten seg­men­tos muy com­ple­jos, co­mo el de las py­mes, que re­quie­ren el ase­so­ra­mien­to de ges­to­res es­pe­cia­li­za­dos.

J.J.T.: ¿Se han con­ver­ti­do los clien­tes de los ban­cos en con­su­mi­do­res? J.A.A.: En los úl­ti­mos años, la asi­me­tría en la re­la­ción clien­te-ban­co a ni­vel in­for­ma­ción se ha igua­la­do. El por­cen­ta­je de per­so­nas que cam­bia de ban­co una vez que em­pie­zan a ser eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­vas es sor­pren­den­te­men­te ba­jo.

En es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción de clien­te a con­su­mi­dor con­flu­yen va­rios fac­to­res. En pri­mer lu­gar, la pér­di­da de con­fian­za en los ban­cos. El sec­tor está ha­cien­do un gran es­fuer­zo por per­so­na­li­zar el tra­to gra­cias a los da­tos de los que dis­po­ne­mos. Te­ne­mos más in­for­ma­ción que nun­ca, pe­ro has­ta aho­ra no po­día­mos uti­li­zar­la. Es­to cons­ti­tu­ye to­do un re­to cu­yo ob­je­ti­vo es las ne­ce­si­da­des de nues­tros clien­tes y ofre­cer­les una ofer­ta mu­cho más di­ri­gi­da co­mo clien­te, no co­mo con­su­mi­dor.

El Ban­co San­tan­der tie­ne más de 130 mi­llo­nes de clien­tes en to­do el mun­do, 20 mi­llo­nes de ellos son con­su­mi­do­res que llegan a tra­vés del sec­tor con­su­mer y no se re­la­cio­nan con no­so­tros di­rec­ta­men­te, sino a tra­vés de in­ter­me­dia­rios.

Pe­ro uno de nues­tros prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de ca­ra al futuro es te­ner clien­tes que no­so­tros lla­ma­mos vin­cu­la­dos o, lo que es lo mis­mo, lea­les y fie­les.

El bit­coin está ad­qui­rien­do un gran ta­ma­ño. ¿De­be­ría el re­gu­la­dor co­men­zar a preo­cu­par­se por es­te te­ma?

Des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro el bit­coin es prác­ti­ca­men­te in­sig­ni­fi­can­te, más allá de cuan­to su­be. Com­pa­ra­do con los mer­ca­dos de mo­ne­das de cur­so le­gal el vo­lu­men de transac­cio­nes es to­tal­men­te irre­le­van­te.

J.J.T.: Ha­ce unos años, el sue­ño de los alum­nos de más­ter más so­bre­sa­lien­tes era tra­ba­jar en ban­ca. Hoy en día se ha re­du­ci­do mu­cho el nú­me­ro de per­so­nas que quie­re tra­ba­jar en es­te sec­tor. ¿Cues­ta aho­ra más atraer ta­len­to? J.A.A.: Des­de lue­go, en el San­tan­der no te­ne­mos es­te pro­ble­ma. Es cier­to que en los úl­ti­mos años han apa­re­ci­do ni­chos re­la­cio­na­dos con el mun­do di­gi­tal y tec­no­ló­gi­co, in­clu­so con el aná­li­sis de da­tos, que tie­nen una al­tí­si­ma de­man­da, pe­ro yo no ten­go la per­cep­ción de que ha­ya un pro­ble­ma pa­ra atraer ta­len­to, y me­nos en un país co­mo Es­pa­ña. De ha­ber­lo, se­ría en seg­men­tos muy es­pe­cí­fi­cos que tie­nen una gran ro­ta­ción, pe­ro hoy por hoy no es acu­cian­te.

Han sur­gi­do em­pre­sas co­mo Ama­zon o Goo­gle que re­sul­tan muy atrac­ti­vas pa­ra tra­ba­jar, pe­ro de­pen­de de los mo­men­tos y tam­bién de los sec­to­res. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, la ban­ca re­tail siem­pre ha si­do me­nos atrac­ti­va que la ban­ca de in­ver­sio­nes.

En la ma­yo­ría de los mer­ca­dos en los que es­ta­mos pre­sen­tes, se­gui­mos ocu­pan­do los pri­me­ros pues­tos en las lis­tas de me­jo­res si­tios pa­ra tra­ba­jar n

Los ban­cos cen­tra­les se sien­ten muy incómodos con ti­pos cero o ne­ga­ti­vos, por­que no tie­nen mar­gen de ma­nio­bra si llega otra re­ce­sión Los pai­ses desa­rro­lla­dos no son ne­ce­sa­ria­men­te los más di­gi­ta­li­za­dos. Hay mer­ca­dos emer­gen­tes po­co desa­rro­lla­dos que tie­nen un ín­di­ce de di­gi­ta­li­za­ción muy al­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.