Geo­po­lí­ti­ca de un mun­do en cons­tan­te ten­sión

Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Pe­dro Ba­ños.

De­trás de la ma­yo­ría de en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos hay in­te­rés eco­nó­mi­co. Es­ta es una de las prin­ci­pa­les ideas que de­fi­nen la par­ti­cu­lar vi­sión estratégica de Pe­dro Ba­ños. Pe­ro no es la úni­ca. Tam­bién está con­ven­ci­do de que pa­ra com­pren­der a los pue­blos es fun­da­men­tal en­ten­der su his­to­ria. “Le­yen­do la his­to­ria se sa­bía có­mo iba a ac­tuar Ru­sia en el ca­so de Ucra­nia”, ase­gu­ra.

Una re­fle­xión que, en­tre mu­chas otras, re­co­ge en su úl­ti­mo li­bro ti­tu­la­do ‘Así se do­mi­na el mun­do’, don­de ana­li­za los jue­gos de po­der en­tre di­fe­ren­tes paí­ses. La con­tun­den­cia que mues­tra en sus opi­nio­nes ha con­ver­ti­do al co­ro­nel Ba­ños en uno de los es­pe­cia­lis­tas es­pa­ño­les en geo­po­lí­ti­ca más des­ta­ca­dos del país.

Des­de el neo­pro­tec­cio­nis­mo de la era Trump al yiha­dis­mo is­la­mis­ta, no hay aná­li­sis que se re­sis­ta a su vi­sión estratégica, mar­ca­da por sus años de ex­pe­rien­cia mi­li­tar co­mo co­ro­nel del Ejér­ci­to de Tie­rra y di­plo­ma­do de Es­ta­do Ma­yor (ac­tual­men­te en si­tua­ción de re­ser­va).

Ex­per­to en Geo­po­lí­ti­ca, Estrategia y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, Pe­dro Ba­ños ha tra­ba­ja­do co­mo je­fe de Con­train­te­li­gen­cia del Ejér­ci­to eu­ro­peo. Es co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual de to­das las ca­de­nas de te­le­vi­sión de Es­pa­ña y tam­bién de pro­gra­mas in­ter­na­cio­na­les de la CNN y la BBC.

Tam­bién im­par­te con­fe­ren­cias en uni­ver­si­da­des, cen­tros y fun­da­cio­nes so­bre Estrategia, Geo­po­lí­ti­ca, In­te­li­gen­cia, Te­rro­ris­mo, Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, De­fen­sa y Se­gu­ri­dad. Ade­más, ha pu­bli­ca­do nu­me­ro­sos ar­tícu­los en pren­sa, re­vis­tas y pá­gi­nas web y ha co­la­bo­ra­do en va­rios li­bros. Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con el ana­lis­ta tras su par­ti­ci­pa­ción en el diá­lo­go “las cla­ves del po­der en el mun­do”, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Ra­fael del Pino.

Exis­te una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que no pue­de es­ta­llar una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, pe­ro hay im­por­tan­tes fo­cos de ten­sión en el mun­do

FEDERICO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: Ni­cho­las Burns, em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos an­te la OTAN, se­ña­la­ba en una reciente en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce que la ac­tual ge­ne­ra­ción se ca­rac­te­ri­za por no ha­ber vi­vi­do crisis bé­li­cas. Juer­gen Don­ges, ase­sor del go­bierno de An­ge­la Mer­kel, con­fir­ma­ba es­ta teo­ría ase­gu­ran­do que hoy en día se con­si­de­ra que la paz está ga­ran­ti­za­da. ¿Has­ta qué pun­to es ne­ga­ti­va es­ta pers­pec­ti­va de que no pue­de es­ta­llar una nue­va gue­rra? PE­DRO BA­ÑOS: Creo que es una per­cep­ción com­ple­ta­men­te erró­nea. Por un la­do, nos en­con­tra­mos en un con­tex­to muy pa­re­ci­do al que se vi­vió an­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Des­de que fi­na­li­zó el con­flic­to fran­co pru­siano en 1871 has­ta que co­men­zó la gran gue­rra en 1914, Eu­ro­pa dis­fru­tó de un pe­rio­do de paz prác­ti­ca­men­te idén­ti­co al que he­mos vi­vi­do des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Exis­te una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que no pue­de es­ta­llar una ter­ce­ra gue­rra, pe­ro lo cier­to es que hay im­por­tan­tes ten­sio­nes, es­pe­cial­men­te en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, que es­tán te­nien­do im­por­tan­tes re­per­cu­sio­nes en paí­ses co­mo Co­rea del Nor­te.

Da la sen­sa­ción de que la so­cie­dad eu­ro­pea está ador­mi­la­da, pe­ro mu­chos jó­ve­nes que só­lo han vi­vi­do la gue­rra a tra­vés de pe­lí­cu­las o vi­deo­jue­gos es­tán ani­ma­dos a en­trar en con­flic­to. La ju­ven­tud les ha­ce ser irres­pon­sa­bles y, ade­más, ca­re­cen de in­for­ma­ción real, por lo que no se­ría ex­tra­ño que se mo­vi­li­za­ran si al­guien les apre­mia. Sin em­bar­go, ellos creen que no van a su­frir las con­se­cuen­cias, pien­san que só­lo van a ma­tar y que no pue­den mo­rir. No son cons­cien­tes de que en las gue­rras siem­pre se pro­du­cen ba­jas en los dos ban­dos.

Por otro la­do, en Eu­ro­pa cree­mos que he­mos al­can­za­do el cé­nit de la ci­vi­li­za­ción, por­que dis­fru­ta­mos de un bie­nes­tar que no exis­te en otras par­tes del mun­do. Los ni­ve­les de de­lin­cuen­cia en el vie­jo con­ti­nen­te son mu­cho más ba­jos que los de la in­men­sa ma­yo­ría de los paí­ses, y da­mos un va­lor a la vi­da hu­ma­na muy su­pe­rior al que se le otor­ga en otros lu­ga­res. Hay cul­tu­ras o re­li­gio­nes que no ten­drían pro­ble­ma en per­der gran par­te de su po­bla­ción con tal de ga­nar un con­flic­to.

F.F.S.: Uno de los pro­ble­mas po­ten­cia­les más im­por­tan­tes de los pró­xi­mos años se­rá el agua. Se pre­vé que Chi­na ten­ga dé­fi­cit de agua en 15 años. ¿Pue­de su­po­ner es­te he­cho un fo­co de ten­sión?

P.B.: Es un fac­tor que en el ejér­ci­to se de­no­mi­na be­lí­ge­ro de pri­me­ra mag­ni­tud, por­que no so­lo ha­bla­mos de agua

con­su­mi­ble, sino tam­bién del agua que se uti­li­za pa­ra re­gar los cam­pos y el agua vir­tual. Y co­mo es ob­vio, el ca­len­ta­mien­to glo­bal no ayu­da a re­sol­ver es­te pro­ble­ma. Es­ta­mos vien­do que las llu­vias son ca­da vez más es­ca­sas y va­mos a te­ner que lu­char por la su­per­vi­ven­cia.

Chi­na tie­ne el agua más con­ta­mi­na­da del pla­ne­ta, pe­ro su con­su­mo va a au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te en los pró­xi­mos años por­que, ade­más de ali­men­tar a la in­dus­tria, tie­ne que dar de co­mer a una po­bla­ción que va a cre­cer mu­cho a cor­to pla­zo.

El gi­gan­te asiá­ti­co se está ur­ba­ni­zan­do muy rá­pi­do. El nú­me­ro de per­so­nas que vi­vían en gran­des ciu­da­des ha pa­sa­do de los 600 a los 1.000 mi­llo­nes en po­cos años. La po­bla­ción ya no quie­re ali­men­tar­se a ba­se de arroz y ve­ge­ta­les, co­mer car­ne oca­sio­nal­men­te y du­char­se una vez al año. Aho­ra quie­ren vi­vir y con­su­mir co­mo los es­ta­dou­ni­den­ses. To­do es­to tie­ne un gran cos­te en agua vir­tual. Se cal­cu­la que una ham­bur­gue­sa tie­ne cer­ca de 200 li­tros de agua vir­tual, por­que se in­clu­ye el agua que ha bebido la va­ca y la que se uti­li­zó pa­ra re­gar el pas­to que con­su­mió el ani­mal.

Ru­sia quie­re re­cu­pe­rar su pa­sa­do y su or­gu­llo, pe­ro no a ba­se de ac­cio­nes bé­li­cas con­tra otros paí­ses eu­ro­peos El de­re­cho in­ter­na­cio­nal está ex­ce­si­va­men­te ma­ni­pu­la­do por las gran­des po­ten­cias

F.F.S.: Las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y Eu­ro­pa han si­do bas­tan­te ten­sas en los úl­ti­mos años de­bi­do, en­tre otras co­sas, a to­do lo ocu­rri­do con Ucra­nia y los Paí­ses Bál­ti­cos. Nos en­con­tra­mos an­te un ve­cino muy be­li­ge­ran­te que in­clu­so ha in­ten­ta­do es­ti­mu­lar la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na. ¿Có­mo pue­de afec­tar es­te he­cho a la es­ta­bi­li­dad eu­ro­pea?

P.B.: Creo que, a pe­sar de to­do, no te­ne­mos que ver a Ru­sia co­mo un enemi­go. Se­gún el go­bierno es­pa­ñol, al­gu­nas de las ac­cio­nes que pro­mo­vie­ron el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán pro­ce­dían de te­rri­to­rio ru­so, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que el go­bierno ru­so es­tu­vie­ra de­trás.

Hay que en­ten­der que el ca­so de Ucra­nia es muy par­ti­cu­lar. De he­cho, creo que Ru­sia reac­cio­nó de una for­ma muy mo­de­ra­da en es­te con­flic­to. Era evi­den­te que Ru­sia no iba a pres­cin­dir de Cri­mea ni de su ba­se na­val en Se­bas­to­pol, por­que es su úni­ca sa­li­da al Mar Negro y, pre­ci­sa­men­te, una de las reivin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas del país es te­ner sa­li­da a ma­res calientes. Hay que mi­rar es­te ca­so des­de un pun­to de vis­ta más am­plio y en­ten­der­lo co­mo un en­fren­ta­mien­to his­tó­ri­co en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia en el que Eu­ro­pa es un actor co­la­te­ral.

La Ru­sia ac­tual quie­re re­cu­pe­rar su pa­sa­do y su or­gu­llo, por­que con Bo­ris Yel­tsin se ha­bía con­ver­ti­do en un tí­te­re a ni­vel mun­dial, pe­ro no creo que va­ya a po­ner en mar­cha ac­cio­nes bé­li­cas con­tra otros paí­ses eu­ro­peos por­que no le con­vie­ne en ab­so­lu­to.

Lo que ver­da­de­ra­men­te le in­tere­sa­ría a Ru­sia se­ría una Eu­ro­pa que com­pra­ra sus re­cur­sos na­tu­ra­les –co­mo el gas li­cua­do- y le ven­die­ra pro­duc­tos de lu­jo, ya que se ha con­ver­ti­do en un mer­ca­do muy in­tere­san­te pa­ra es­te ti­po de ar­tícu­los y, ade­más, es un país muy ac­ce­si­ble por ca­rre­te­ra.

F.F.S.: Pe­ro lo cier­to es que, ob­vian­do el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, Ru­sia aca­bó ocu­pan­do un te­rri­to­rio que no le per­te­ne­cía…

P.B.: El de­re­cho in­ter­na­cio­nal está ex­ce­si­va­men­te ma­ni­pu­la­do por las gran­des po­ten­cias. En Orien­te Me­dio se ve cla­ra­men­te có­mo es­te de­re­cho se apli­ca a ca­pri­cho de los po­de­ro­sos.

Sien­do es­tric­tos, los úni­cos que han ac­tua­do de acuer­do con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal en el con­flic­to si­rio han si­do Ru­sia e Irán, ya que só­lo es­tos dos paí­ses es­ta­ban le­gi­ti­ma­dos por el go­bierno de Da­mas­co a en­trar en su te­rri­to­rio.

To­dos los de­más paí­ses han bom­bar­dea­do sin jus­ti­fi­ca­ción ni re­so­lu­ción de Na­cio­nes Uni­das. Por eso, las gran­des po­ten­cias ten­drían mu­cho que ca­llar so­bre la uti­li­za­ción del de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

F.F.S.: La ci­ber­gue­rra se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de gran ca­la­do. ¿Pue­de in­fluir en el equi­li­brio mun­dial? P.B.: La ci­ber­gue­rra es una reali­dad que vi­vi­mos to­dos los días, no es un fu­tu­ri­ble. Es el nue­vo es­ce­na­rio de con­fron­ta­ción en el que es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te in­mer­sos, so­bre to­do las gran­des po­ten­cias. Por eso, es im­por­tan­te en­ten­der que, al igual que en el plano fí­si­co te­ne­mos sol­da­dos, en el ám­bi­to ci­ber­né­ti­co tie­ne que ha­ber ci­ber­sol­da­dos.

Re­cien­te­men­te Es­ta­dos Uni­dos ha ele­va­do a man­do es­tra­té­gi­co su de­par­ta­men­to de ci­ber­gue­rra. En paí­ses co­mo In­gla­te­rra o Ale­ma­nia se van a con­tra­tar mi­les de ci­ber­sol­da­dos. Es una cues­tión ca­da vez más re­le­van­te por­que nos di­ri­gi­mos a un mun­do en el que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y los or­de­na­do­res cuán­ti­cos van a con­tro­lar to­do nues­tro en­torno. Es im­por­tan­te ga­ran­ti­zar que to­do fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te y, pa­ra ello, ne­ce­si­ta­mos bue­nos sis­te­mas de de­fen­sa.

F.F.S.: El pa­sa­do ve­rano la Unión Eu­ro­pea creó el Fon­do Eu­ro­peo pa­ra la De­fen­sa do­ta­do con 500 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra im­pul­sar las si­ner­gias en­tre los ejér­ci­tos eu­ro­peos. ¿Cree que es ne­ce­sa­rio crear una po­lí­ti­ca de de­fen­sa co­mún Eu­ro­pea que au­men­te la efi­cien­cia y la pro­duc­ti­vi­dad? P.B.: Si Eu­ro­pa quie­re so­bre­vi­vir tie­ne que rein­ven­tar­se com­ple­ta­men­te. Aho­ra mis­mo el pro­yec­to está muy frag­men­ta­do. El blo­que con­ta­ba con dos im­por­tan­tes po­ten­cias nu­clea­res y, tras la mar­cha del Reino Uni­do, se ha que­da­do úni­ca­men­te con una.

El pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos tam­bién está im­pac­tan­do fuer­te­men­te. La UE ha­bía pre­vis­to re­par­tir 260.000 re­fu­gia­dos si­rios en­tre to­dos los paí­ses y, dos años más tar­de, se­gui­mos sin aco­ger­les. Al­gu­nos paí­ses se es­tán ne­gan­do a re­ci­bir­los in­cum­plien­do las di­rec­tri­ces eu­ro­peas, por­que no quie­ren te­ner per­so­nas de re­li­gión mu­sul­ma­na en su te­rri­to­rio. Es­to quie­re de­cir que ni si­quie­ra en las co­sas más sen­si­bles so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos de acuer­do.

La ci­ber­gue­rra es el nue­vo es­ce­na­rio de con­fron­ta­ción en el que es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te in­mer­sos

Pa­ra que una alian­za mi­li­tar fun­cio­ne y ten­ga una cier­ta per­ma­nen­cia en el tiem­po ne­ce­si­ta una per­cep­ción de ame­na­za co­mún y exis­ten­cial, al­go que no exis­te en Eu­ro­pa.

Por otro la­do, la UE ha su­fra­ga­do la crea­ción del Fon­do, pe­ro, ¿quien va a fi­nan­ciar­lo en el futuro? Exis­te una enor­me dis­pa­ri­dad en el pre­su­pues­to que ca­da na­ción des­ti­na a de­fen­sa. Al­gu­nos paí­ses no llegan al 1% y otros su­pe­ran el 2%. Al fi­nal, el país que apor­te más di­ne­ro se­rá el que mar­que las pau­tas, al igual que ocu­rre en la OTAN. Ade­más, el ta­ma­ño de los paí­ses es muy di­fe­ren­te, y los gran­des nun­ca van a ce­der el pri­vi­le­gio de ser ellos quie­nes do­mi­nen la si­tua­ción.

Asi­mis­mo, no po­de­mos ol­vi­dar que, aun­que den­tro de Eu­ro­pa so­mos aliados mi­li­ta­res, se­gui­mos sien­do com­pe­ti­do­res eco­nó­mi­cos y, por tan­to, pue­den sur­gir com­pli­ca­cio­nes a la ho­ra de con­se­guir con­tra­tos.

A to­do es­to hay que su­mar los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que tie­ne de por sí el blo­que co­mu­ni­ta­rio co­mo, por ejem­plo, el futuro de las pen­sio­nes, o la cre­cien­te apa­ri­ción de una ju­ven­tud ca­da vez más de­cep­cio­na­da.

To­das es­tas ra­zo­nes me ha­cen pen­sar que es muy di­fí­cil que es­te pro­yec­to lle­gue a fun­cio­nar, so­bre to­do en un con­tex­to mun­dial co­mo el ac­tual. Eu­ro­pa está re­tro­ce­dien­do en el cam­po eco­nó­mi­co, no só­lo fren­te a Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién fren­te a Chi­na que va a in­ten­tar apo­de­rar­se de Eu­ro­pa des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co.

Si Eu­ro­pa quie­re so­bre­vi­vir tie­ne que rein­ven­tar­se com­ple­ta­men­te. Aho­ra mis­mo el pro­yec­to está muy frag­men­ta­do

F.F.S.: Se está pro­du­cien­do den­tro de Es­ta­dos Uni­dos un tras­la­do eco­nó­mi­co de la Cos­ta Atlán­ti­ca a la Cos­ta Pa­cí­fi­ca. Si pa­ra los baby boo­mers Eu­ro­pa era un en­torno emo­cio­nal­men­te pró­xi­mo, hoy los jó­ve­nes es­tán muy orien­ta­dos a la cul­tu­ra asiá­ti­ca. ¿Co­mo pue­de afec­tar a Eu­ro­pa es­te cam­bio es­tra­té­gi­co?

P.B.: Es cier­to que Eu­ro­pa se está que­dan­do des­col­ga­da y el mun­do se está vol­can­do ha­cia Asia, pe­ro fun­da­men­tal­men­te por una cues­tión de­mo­grá­fi­ca. Más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial está con­cen­tra­da en es­ta zo­na. In­dia, por ejem­plo, está ga­nan­do mu­cha fuer­za. Cuen­ta con 1.300 mi­llo­nes de per­so­nas, y la po­bla­ción cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos. Ade­más, es un país con un

al­to ni­vel de tec­ni­fi­ca­ción, pun­te­ro en el ám­bi­to es­pa­cial, que ha sa­bi­do apro­ve­char muy bien la des­lo­ca­li­za­ción y con unas éli­tes que ha­blan per­fec­ta­men­te in­glés. Su in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, Bolly­wood, ya pro­du­ce más pe­lí­cu­las que Holly­wood y tie­ne una gran acep­ta­ción en el mun­do. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con Co­rea del Sur, Japón o Fi­li­pi­nas.

Ya no se tra­ta de paí­ses atra­sa­dos, sino que se han con­ver­ti­do en lí­de­res tec­no­ló­gi­cos de­bi­do a la des­lo­ca­li­za­ción in­dus­trial, y es­to ha­ce que las gran­des po­ten­cias quie­ran ha­cer ne­go­cios con ellos.

La prin­ci­pal ven­ta­ja que te­nía Eu­ro­pa era la tec­no­lo­gía, pe­ro se está ven­dien­do a las prin­ci­pa­les em­pre­sas chi­nas a pre­cio de sal­do. Es di­fí­cil com­prar una start up es­ta­dou­ni­den­se, por­que es­te ti­po de em­pre­sas cuen­tan con el apo­yo del Es­ta­do, las com­pa­ñías de ca­pi­tal ries­go o, in­clu­so, las uni­ver­si­da­des. Pe­ro en Eu­ro­pa la ma­yo­ría de las start up no tie­nen res­pal­do eco­nó­mi­co.

Por ejem­plo, ha­ce unos me­ses Ale­ma­nia ven­dió a Chi­na Cuca, la em­pre­sa de ro­bó­ti­ca más im­por­tan­te del país. Tam­bién Ita­lia les ha ven­di­do Pi­re­lli, que era un sím­bo­lo na­cio­nal. Y se han que­da­do con las prin­ci­pa­les em­pre­sas y el ban­co es­ta­tal de Por­tu­gal. Eu­ro­pa está per­dien­do to­das sus ven­ta­jas es­tra­té­gi­cas y es­to, a la lar­ga, ten­drá con­se­cuen­cias.

Es fun­da­men­tal re­fle­xio­nar so­bre los pro­ble­mas que tie­ne Eu­ro­pa y vol­ver a crear ilu­sión en los eu­ro­peos, por­que gran par­te de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te los jó­ve­nes, es­tán de­silu­sio­na­dos y es­to ha­ce que ter­mi­nen atra­pa­dos en mo­vi­mien­tos ra­di­ca­lis­tas.

Al­gu­nos paí­ses se es­tán ne­gan­do a re­ci­bir re­fu­gia­dos. Ni si­quie­ra en las co­sas más sen­si­bles so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos de acuer­do La des­lo­ca­li­za­ción ha con­ver­ti­do a los paí­ses asiá­ti­cos en lí­de­res tec­no­ló­gi­cos, y las gran­des po­ten­cias quie­ren ne­go­ciar con ellos

F.F.S.: ¿Có­mo se pue­de con­se­guir ilu­sio­nar de nue­vo a los eu­ro­peos?

P.B.: Re­di­se­ñan­do el pro­yec­to co­mún. Mu­cha gen­te lo ve co­mo un fra­ca­so, quizá por­que se ha in­clui­do a paí­ses que no es­ta­ban lo su­fi­cien­te­men­te men­ta­li­za­dos o preparados co­mo pa­ra in­vo­lu­crar­se. Al­gu­nas per­so­nas se sien­ten mar­gi­na­das de la so­cie­dad y cul­pan de ello a Eu­ro­pa. Por lo tan­to, tie­ne que ser un pro­yec­to más in­clu­si­vo y más so­cial, pe­ro no a tra­vés de ayu­das eco­nó­mi­cas, sino dan­do opor­tu­ni­da­des reales a to­do el mun­do.

Por ejem­plo: a pe­sar de to­do el pro­gre­so, la jus­ti­cia so­cial no es ab­so­lu­ta­men­te real. El nú­me­ro de li­cen­cia­dos en Es­pa­ña en 1977 era de un 3%. Ac­tual­men­te se cal­cu­la que hay un 30%. Las ti­tu­la­cio­nes uni­ver­si­ta­rias han per­di­do va­lor, y lo que mar­ca la di­fe­ren­cia hoy en día son los cur­sos de post­gra­do. Sin em­bar­go, en aquel mo­men­to se sa­lía de la uni­ver­si­dad sien­do un gran se­ñor y con el futuro ase­gu­ra­do. Hoy en día de ese 30% que sa­le de la uni­ver­si­dad úni­ca­men­te el 3% tie­ne el futuro ase­gu­ra­do y, en mu­chos ca­sos, es por­que su con­tex­to fa­mi­liar y so­cial les per­mi­te en­la­zar con un pues­to de tra­ba­jo. El otro 27% está igual o peor que en el año 1977. Por lo tan­to, ha­brá una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción bien for­ma­da pe­ro de­cep­cio­na­da por­que, se­gu­ra­men­te, no va a en­con­trar un tra­ba­jo re­la­cio­na­do con su for­ma­ción y, si lo en­cuen­tra, ga­na­rá muy po­co di­ne­ro, ca­si la mi­tad de lo que ga­na su abue­lo pen­sio­nis­ta.

F.F.S.: A es­ta si­tua­ción tan po­co ha­la­güe­ña que des­cri­be se une el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal, la lla­ma­da grey re­vo­lu­tion, que exi­ge po­lí­ti­cas en­fo­ca­das a me­jo­rar su bie­nes­tar. ¿Cree que el au­men­to de es­te gru­po pue­de con­di­cio­nar a los go­bier­nos en de­tri­men­to de otras po­lí­ti­cas co­mo de­fen­sa?

P.B. Efec­ti­va­men­te, ac­tual­men­te hay dos mons­truos que ru­gen con fuer­za y que van a pro­vo­car una re­vo­lu­ción di­fe­ren­te a otras que he­mos vi­vi­do has­ta aho­ra. Por un la­do, el nú­me­ro de per­so­nas ma­yo­res va a cre­cer con­si­de­ra­ble­men­te, por­que se cal­cu­la que la es­pe­ran­za de vi­da au­men­ta­rá has­ta los 120 años sin di­fi­cul­ta­des en los pró­xi­mos 30 años. Y, por otro, los jó­ve­nes, que nun­ca po­drán tra­ba­jar en aque­llo pa­ra lo que ha es­tu­dia­do. Y, en el ca­so de que lo ha­gan, ne­ce­si­ta­rán se­guir re­ci­bien­do ayu­das por­que los tra­ba­jos son ca­da vez más pre­ca­rios. Es un fe­nó­meno que nun­ca an­tes se ha­bía da­do, pe­ro que va a ge­ne­rar un gran cho­que.

His­tó­ri­ca­men­te la ju­ven­tud ha si­do re­bel­de, pe­ro te­nía la es­pe­ran­za de vi­vir al me­nos co­mo lo ha­cían sus pa­dres. Ac­tual­men­te lo que se ofre­ce es vi­vir peor. A es­to hay que su­mar una po­bla­ción ma­yor que quie­re man­te­ner el ni­vel de vi­da que ha con­se­gui­do a lo lar­go de los años.

La prin­ci­pal ven­ta­ja que te­nía Eu­ro­pa era la tec­no­lo­gía, pe­ro se la está ven­dien­do a Chi­na a pre­cio de sal­do

Eu­ro­pa tie­ne un gra­ve pro­ble­ma de en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal y ba­ja­da de na­ta­li­dad. Al­gu­nos paí­ses, co­mo Fran­cia, es­tán ha­cien­do es­fuer­zos por in­cen­ti­var la na­ta­li­dad, por­que es la úni­ca ma­ne­ra de man­te­ner la ta­sa de re­po­si­ción mí­ni­ma es­ta­ble­ci­da por Na­cio­nes Uni­das en 2,2 hi­jos por mu­jer fér­til.

Mien­tras tan­to, África du­pli­ca su po­bla­ción ca­da 20 años. En Ma­li, por ejem­plo, las mu­je­res tie­nen una me­dia de sie­te hi­jos, y gra­cias a los ade­lan­tos mé­di­cos ca­si to­dos so­bre­vi­ven. Muy pron­to Eu­ro­pa va a vi­vir un pro­ce­so de afri­ca­ni­za­ción, y es­to va a ge­ne­rar im­por­tan­tes ten­sio­nes so­cia­les.

F.F.S.: En­ton­ces, se­gún plan­tea, se aca­ba­rá pro­du­cien­do una con­quis­ta por ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca…

P.B.: Es­te he­cho en sí no se­ría ne­ga­ti­vo, pe­ro va a mo­di­fi­car el con­tex­to so­cial. Por ejem­plo, Lon­dres tie­ne un al­cal­de mu­sul­mán pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si un mu­sul­mán fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te de un país y nom­bra­ra a un ga­bi­ne­te que prac­ti­ca­ra tam­bién es­ta re­li­gión? Po­drían im­po­ner la ley sha­ria, al igual que ha ocu­rri­do en al­gu­nos paí­ses mu­sul­ma­nes. Hay ejemplos his­tó­ri­cos que lo de­mues­tran: Fran­cia creó el Lí­bano co­mo es­ta­do cris­tiano, pe­ro hoy es, en su ma­yo­ría, mu­sul­mán.

Por eso, creo que es fun­da­men­tal con­ser­var los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos tal y co­mo los en­ten­de­mos hoy en día, in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión que se prac­ti­que.

F.F.S.: Us­ted ase­gu­ra que a lo lar­go de la his­to­ria se han co­me­ti­do una se­rie de erro­res geo­po­lí­ti­cos que se si­guen re­pi­tien­do. ¿Exis­ten so­lu­cio­nes que no se apli­can por la po­lí­ti­ca cor­to­pla­cis­ta de los go­bier­nos?

P.B.: Una de las prin­ci­pa­les de­bi­li­da­des de la de­mo­cra­cia es la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca. En prin­ci­pio, es al­go ma­ra­vi­llo­so pa­ra evi­tar que el po­der se en­quis­te pe­ro, por otro la­do, ha­ce que los po­lí­ti­cos es­tén más pen­dien­tes de ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes que de ha­cer po­lí­ti­cas a lar­go pla­zo.

En paí­ses co­mo Chi­na o Ru­sia se plan­tean po­lí­ti­cas a 30 o 50 años vis­ta. Es­ta­dos Uni­dos tam­bién lo ha­ce, pe­ro no­so­tros te­ne­mos un futuro muy preo­cu­pan­te. Si Eu­ro­pa no em­pie­za a ge­ne­rar po­lí­ti­cas de Es­ta­do sol­ven­tes y con­sen­sua­das con to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos, va a se­guir re­tro­ce­dien­do.

Hay una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción bien for­ma­da pe­ro de­cep­cio­na­da por­que nun­ca va a en­con­trar un tra­ba­jo re­la­cio­na­do con sus es­tu­dios

Hay cues­tio­nes muy sen­si­bles, co­mo la in­mi­gra­ción, que no pue­den ser uti­li­za­das co­mo ar­mas arro­ja­di­zas. Es in­con­ce­bi­ble que exis­tan par­ti­dos xe­nó­fo­bos y ra­cis­tas que se nie­guen a la en­tra­da de re­fu­gia­dos cuan­do ne­ce­si­ta­mos que ven­ga gen­te jo­ven pa­ra ha­cer fren­te al en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal, pe­ro tam­po­co es acer­ta­do que otros par­ti­dos apues­ten por aco­ger a to­dos los re­fu­gia­dos, por­que eso crea­ría con­vul­sión so­cial y gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.

F.F.S.: Los gran­des pen­sa­do­res de management ase­gu­ran que los en­tor­nos ges­tio­na­dos por mu­je­res son más ob­je­ti­vos. ¿Por qué los pro­ble­mas geo­es­tra­té­gi­cos nun­ca se plan­tean des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro?

P.B.: La ver­da­de­ra igual­dad se ha­brá al­can­za­do cuan­do ha­ble­mos de se­res hu­ma­nos, no de gé­ne­ro. Hay per­so­nas vá­li­das y no vá­li­das en to­dos los cam­pos. Úl­ti­ma­men­te he­mos te­ni­do el ejem­plo de va­rias mu­je­res co­mo Park Geun-hye, pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta de Co­rea del Sur, Dil­ma Rous­seff, pre­si­den­ta de Bra­sil o Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, en Ar­gen­ti­na, que han rea­li­za­do una ges­tión ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­ra­ble. La fran­ce­sa Ma­ri­ne Le Pen tam­po­co es el me­jor ejem­plo de pa­ci­fis­mo, y la mis­ma Hi­llary Clin­ton ase­gu­ra­ba en su pro­gra­ma elec­to­ral que se en­fren­ta­ría a Ru­sia si lle­ga­ba al po­der. Por eso, es im­por­tan­te ha­blar de per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te del gé­ne­ro, aca­bar con la dis­cri­mi­na­ción, in­clu­so con la po­si­ti­va, y juz­gar a las per­so­nas por su va­lor in­trín­se­co.

Uno de las prin­ci­pa­les tra­bas es la for­ma­ción que los jó­ve­nes re­ci­ben ac­tual­men­te, que está ba­sa­da ca­si por com­ple­to en la cien­cia y la tec­no­lo­gía. To­do lo que tie­ne que ver con las hu­ma­ni­da­des se está per­dien­do. Es im­por­tan­te re­cu­pe­rar es­ta es­pi­ri­tua­li­dad, que es lo que nos for­ma co­mo hom­bres, por­que si no nos con­ver­ti­re­mos en ro­bots.

En ge­ne­ral, la mu­jer tie­ne una ca­pa­ci­dad es­pe­cial pa­ra po­ner­se en el lu­gar de los de­más, mu­chas ac­túan co­mo un hom­bre or­ques­ta que, ade­más del tra­ba­jo, tie­ne que ocu­par­se de otras mu­chas ta­reas que de­no­mi­na­mos tra­di­cio­na­les. Y aun­que ca­da vez hay más mu­je­res in­vo­lu­cra­das en la cien­cia, to­da­vía no son su­fi­cien­tes. Si que­re­mos que la cien­cia re­cu­pe­re ese com­po­nen­te hu­mano, es fun­da­men­tal dar vi­si­bi­li­dad a la mu­jer.

En el ám­bi­to de la in­te­li­gen­cia, por ejem­plo, siem­pre he di­cho que las mu­je­res tie­nen una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial por­que tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad lin­güís­ti­ca y más em­pa­tía a la ho­ra de re­la­cio­nar­se con los de­más n

Es fun­da­men­tal con­ser­var los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos tal y co­mo los en­ten­de­mos hoy en día, in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión que se prac­ti­que Si Eu­ro­pa no em­pie­za a ge­ne­rar po­lí­ti­cas de Es­ta­do sol­ven­tes y con­sen­sua­das, va a se­guir re­tro­ce­dien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.