Los ac­to­res crí­ti­cos en la nue­va geo­po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca

Opi­nión de ex­per­tos: Gon­za­lo Es­cri­bano, Luis Ai­res, Ig­na­cio Ara­lu­ce y Jo­sé An­to­nio Es­pí.

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents -

Los re­cur­sos ener­gé­ti­cos han si­do pi­la­res fun­da­men­ta­les so­bre los que se ha sus­ten­ta­do el or­den in­ter­na­cio­nal du­ran­te la edad mo­der­na, y tam­bién los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la evo­lu­ción que ha ex­pe­ri­men­ta­do la hu­ma­ni­dad en los úl­ti­mos años. El car­bón y el va­por im­pul­sa­ron el au­ge del im­pe­rio bri­tá­ni­co en los si­glos XVIII y XIX. Más tar­de, el pe­tró­leo y el gas se eri­gie­ron co­mo el mo­tor de un im­pe­rio ame­ri­cano li­de­ra­do por Es­ta­dos Uni­dos. Asi­mis­mo, las bom­bas nu­clea­res lan­za­das so­bre Ja­pón a fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial die­ron ini­cio a una flo­re­cien­te in­dus­tria nu­clear que, pe­se a con­tar con nu­me­ro­sos de­trac­to­res, se con­vir­tió en una op­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra el de­sa­rro­llo de la so­cie­dad. Po­co más tar­de, las ener­gías re­no­va­bles co­men­za­ron a in­tro­du­cir­se en el sis­te­ma co­mo una al­ter­na­ti­va a las ener­gías tra­di­cio­na­les, tan­to por su dis­po­ni­bi­li­dad pre­sen­te y fu­tu­ra ga­ran­ti­za­da co­mo por su me­nor im­pac­to am­bien­tal. Y en la ac­tua­li­dad, una se­rie de apli­ca­cio­nes ori­gi­na­das en el sec­tor eléc­tri­co han po­si­cio­na­do al li­tio co­mo un re­cur­so ener­gé­ti­co de pri­me­ra lí­nea en el mer­ca­do mun­dial.

Los re­cien­tes cam­bios es­tán im­pac­tan­do con fuer­za en la dis­tri­bu­ción del mix ener­gé­ti­co que se pre­pa­ra ya pa­ra afron­tar el fin de la era del pe­tró­leo fá­cil y la in­mi­nen­te lle­ga­da del te­mi­do peak oil, es de­cir, el pun­to en el cual la ex­trac­ción de hi­dro­car­bu­ros se­rá in­ca­paz de man­te­ner el au­men­to de la de­man­da.

De he­cho, se cal­cu­la que en el 2040 el su­mi­nis­tro ener­gé­ti­co del pla­ne­ta se re­par­ta a par­tes igua­les en­tre el pe­tró­leo, el gas, el car­bón y las ener­gías lim­pias. Pero has­ta que eso ocu­rra, es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das que fa­ci­li­ten la tran­si­ción ha­cia un mo­de­lo de pro­duc­ción li­bre de ener­gías con­ta­mi­nan­tes.

Tal y co­mo afir­ma­ron los ex­per­tos reuni­dos en el 15 En­cuen­tro del Sec­tor Ener­gé­ti­co or­ga­ni­za­do por IE­SE y De­loit­te, la ener­gía se ha con­ver­ti­do en un as­pec­to cla­ve pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca de los es­ta­dos, que bus­can ma­yo­res ni­ve­les de se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca en cuan­to al su­mi­nis­tro, es­ta­bi­li­dad en el abas­te­ci­mien­to, ac­ce­si­bi­li­dad al re­cur­so y la sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal.

Gon­za­lo Es­cri­bano, director del pro­gra­ma de Ener­gía y Cam­bio Cli­má­ti­co del Real Ins­ti­tu­to El­cano

La ero­sión del or­den li­be­ral

Los cam­bios ener­gé­ti­cos que es­tán te­nien­do lu­gar en los úl­ti­mos años ame­na­zan con rom­per el or­den has­ta aho­ra es­ta­ble­ci­do.

La com­pe­ten­cia geo­po­lí­ti­ca glo­bal se es­tá in­ten­si­fi­can­do. En el cam­po de la ener­gía, con­cre­ta­men­te, se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un au­men­to de la geo­po­lí­ti­ca es­pe­cial­men­te acu­sa­do en la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do, que se­gui­rá ace­le­rán­do­se en los pró­xi­mos años. Más allá del oil and gas, ca­da vez co­bran más fuer­za los nue­vos pro­duc­to­res de ener­gías re­no­va­bles ha­cia las que se ha des­pla­za­do bue­na par­te de la de­man­da mun­dial de ener­gía.

El fa­mo­so ex­per­to en es­tra­te­gia Ian Brem­mer, en su in­for­me so­bre las pers­pec­ti­vas pa­ra 2018, ase­gu­ra que nos en­con­tra­mos en un mo­men­to pa­re­ci­do al ini­cio de la cri­sis en 2008. Es de­cir, el nú­me­ro de in­cer­ti­dum­bres geo­po­lí­ti­cas que se han acu­mu­la­do úl­ti­ma­men­te es tan fuer­te y el de­te­rio­ro es­truc­tu­ral del or­den ba­sa­do en los va­lo­res oc­ci­den­ta­les es tan ace­le­ra­do, que se se pue­den dar im­por­tan­tes acon­te­ci­mien­tos geo­po­lí­ti­cos no ne­ce­sa­ria­men­te po­si­ti­vos.

El historiador Char­les Po­well pu­bli­có ha­ce unos me­ses un ar­tícu­lo so­bre el de­cli­ve del or­den li­be­ral, don­de po­ne de ma­ni­fies­to la cre­cien­te emer­gen­cia de los po­de­res re­vi­sio­nis­tas –co­mo Ru­sia o China- que apues­tan por ana­li­zar el or­den li­be­ral es­ta­ble­ci­do y fo­men­ta­do por Oc­ci­den­te.

Sin em­bar­go, es­te mo­vi­mien­to no es nue­vo. Ha­ce al­gu­nos años asis­ti­mos al de­no­mi­na­do “mul­ti­la­te­ra­lis­mo con­tes­ta­do”, una ini­cia­ti­va a tra­vés de la cual los paí­ses emer­gen­tes crea­ron or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Ban­co de De­sa­rro­llo de los Brics o la OPEP+, que se pre­sen­tan co­mo al­ter­na­ti­vas a las ins­ti­tu­cio­nes oc­ci­den­ta­les co­mo Na­cio­nes Uni­das o el Fon­do Mo­ne­ta­rio, y que si­guen una lí­nea no ali­nea­da con los va­lo­res del or­den li­be­ral.

Se­gún el ana­lis­ta Bru­ce Jo­nes, nos en­con­tra­mos su­mer­gi­dos en un mun­do bi­po­lar asi­mé­tri­co que ha des­pla­za­do el

Nos en­con­tra­mos en un es­ce­na­rio si­mi­lar al de fi­na­les del si­glo XIX, lle­gan­do a un pun­to de rup­tu­ra en el que to­do, me­nos la gue­rra, pue­de pa­sar

his­tó­ri­co or­den mul­ti­po­lar. Aho­ra el nú­cleo mun­dial es­tá for­ma­do por Es­ta­dos Uni­dos y China, y al­re­de­dor de es­tos dos paí­ses or­bi­ta un mo­de­lo eco­nó­mi­co que sí es mul­ti­po­lar, for­ma­do por im­por­tan­tes ac­to­res que va­rían en fun­ción de los ám­bi­tos sec­to­ria­les o de las ali­nea­cio­nes re­gio­na­les.

Es­ta si­tua­ción se en­cuen­tra bri­llan­te­men­te des­cri­ta en el libro To­das las me­di­das sal­vo la gue­rra, de Tho­mas J. Wright. La obra sos­tie­ne que nos en­con­tra­mos en un es­ce­na­rio si­mi­lar al de fi­na­les del si­glo XIX que es­tá lle­gan­do a un pun­to de rup­tu­ra en el que to­do, me­nos la gue­rra, pue­de pa­sar.

Los gran­des ac­to­res mun­dia­les es­tán dis­pues­tos a pro­bar di­fe­ren­tes es­tra­te­gias en­tre las que se en­cuen­tran la di­plo­ma­cia coer­ci­ti­va, el pro­tec­cio­nis­mo o la ci­ber­gue­rra, que les per­mi­ten ir ga­nan­do te­rreno po­co a po­co sin ata­car­se abier­ta­men­te. De es­ta for­ma, el en­fren­ta­mien­to ar­ma­do úni­ca­men­te ten­dría lu­gar en paí­ses pe­ri­fé­ri­cos.

Es­ta es­tra­te­gia plan­tea se­rias di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de tra­ba­jar en el or­den mul­ti­la­te­ral y ase­gu­rar el or­den li­be­ral que que­re­mos pre­ser­var. Pa­ra Wright es po­si­ble ne­go­ciar con China, por­que el país es­tá dis­pues­to a con­ser­var de­ter­mi­na­dos ele­men­tos de es­te or­den que le be­ne­fi­cian, co­mo el li­bre co­mer­cio, el acuer­do de París, o la aper­tu­ra de los flu­jos ma­rí­ti­mos, si bien hay otros ele­men­tos con los que no co­mul­ga, co­mo la pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia, de unas ins­ti­tu­cio­nes trans­pa­ren­tes, del buen go­bierno de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos. Sin em­bar­go, Wright ase­gu­ra que con Ru­sia no se pue­de tra­ba­jar, y pro­po­ne con­te­ner­la has­ta que se pro­duz­ca el de­cli­ve geo­po­lí­ti­co al cual es­tá abo­ca­da.

El es­cri­tor afir­ma que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les se mue­ven a tra­vés de una com­pe­ten­cia es­tra­té­gi­ca pero res­pon­sa­ble, en la que se in­ten­tan pre­ser­var las nor­mas bá­si­cas del or­den mul­ti­la­te­ral. Pero ad­vier­te de que se­ría ne­ce­sa­rio ajus­tar las ex­pec­ta­ti­vas y ser más mo­des­tos a la ho­ra de mo­de­lar el mun­do a nues­tra ima­gen y se­me­jan­za.

Ha­cia un prag­ma­tis­mo con prin­ci­pios

Con una si­tua­ción co­mo la des­cri­ta, po­dría­mos de­cir que nos en­con­tra­mos in­mer­sos en un li­de­raz­go dis­tri­bui­do en el que se pue­den dis­tin­guir cla­ros nú­cleos de po­der. Al­go que tam­bién se pue­de apre­ciar en Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te tras la apro­ba­ción de la po­lí­ti­ca que ri­ge las es­tra­te­gias ex­te­rio­res de la UE.

Así, una de las prio­ri­da­des de Eu­ro­pa siem­pre ha si­do la pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia. His­tó­ri­ca­men­te el vie­jo con­ti­nen­te ha si­do una po­ten­cia idea­lis­ta que pre­ten­día pro­mo­ver y ex­por­tar va­lo­res li­be­ra­les ba­sa­dos en su for­ma de en­ten­der la con­vi­ven­cia, el mun­do, las ins­ti­tu­cio­nes y los mer­ca­dos.

Pero úl­ti­ma­men­te se ha vuel­to más cau­to. El leit­mo­tiv de la es­tra­te­gia que se apro­bó el año pa­sa­do es el “prag­ma­tis­mo con prin­ci­pios”. Es­to sig­ni­fi­ca que Eu­ro­pa se es­tá des­pren­dien­do de ese con­cep­to idea­lis­ta de va­lo­res nor­ma­ti­vos y es­tá ca­yen­do en el rea­lis­mo del es­ce­na­rio mun­dial com­pues­to por re­la­cio­nes que se mue­ven en una me­sa de bi­llar re­ple­ta de bo­las anár­qui­cas que de­fien­den los in­tere­ses na­cio­na­les. Con la apro­ba­ción de la nue­va po­lí­ti­ca, Eu­ro­pa tra­ta de evi­tar que se cai­ga en un rea­lis­mo es­tric­to y man­te­ner un rea­lis­mo li­be­ral que pre­ser­ve el or­den li­be­ral en la me­di­da de lo po­si­ble.

La UE ya no quie­re pro­mo­ver la de­mo­cra­cia ni los de­re­chos li­be­ra­les. Ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que no sa­be ha­cer­lo y de que ha fra­ca­sa­do en el in­ten­to.

La pa­la­bra cla­ve de los nue­vos tiem­pos es re­si­lien­cia, y es­te con­cep­to se apli­ca en la es­tra­te­gia eu­ro­pea a tra­vés del ám­bi­to so­cial y tam­bién del me­dioam­bien­tal. Par­ti­cu­lar­men-

A tra­vés del mul­ti­la­te­ra­lis­mo con­tes­ta­do, los paí­ses emer­gen­tes han crea­do or­ga­ni­za­cio­nes al­ter­na­ti­vas a las oc­ci­den­ta­les que no es­tán ali­nea­das con los va­lo­res del or­den li­be­ral

te creo que la pa­la­bra re­si­lien­cia en­mas­ca­ra un aban­dono de nues­tros va­lo­res. Se di­ce, por ejem­plo, que en la Unión Eu­ro­pea tie­ne que pri­mar la re­si­lien­cia en los paí­ses de la ve­cin­dad sur. Pero es­tos re­gí­me­nes ya son re­si­lien­tes sin ne­ce­si­dad de que na­die les ayu­de. Por eso, creo que es­te ti­po de re­si­lien­cia es ne­ga­ti­va, es un con­cep­to tram­pa que lo úni­co que ha­ce es en­mas­ca­rar una re­nun­cia a va­lo­res que no sa­be­mos o no que­re­mos de­fen­der.

Ace­le­ra­ción geo­po­lí­ti­ca de los mer­ca­dos ener­gé­ti­cos

El úl­ti­mo in­for­me de In­ter­na­tio­nal Cri­sis Group re­co­ge los 10 con­flic­tos que ten­drán ma­yor im­pac­to en 2018, y seis de ellos tie­nen re­la­ción di­rec­ta con la ener­gía: Ara­bia Sau­dí, Si­ria, Ar­gel, Ar­ge­lia, Ucra­nia y Ve­ne­zue­la. Y los res­tan­tes fo­cos de ten­sión tam­bién es­tán re­la­cio­na­dos con es­te ám­bi­to. Por ejem­plo, el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí tie­ne im­por­tan­tes re­per­cu­sio­nes so­bre la geo­po­lí­ti­ca de Orien­te Me­dio, y en Irán los kur­dos es­tán en ple­na re­vo­lu­ción ver­de. Por lo tan­to, prác­ti­ca­men­te hay un pleno al 10.

En los úl­ti­mos tres me­ses, Eu­ro­pa ha re­ci­bi­do la vi­si­ta de mul­ti­tud de de­le­ga­cio­nes pro­ce­den­tes de Orien­te Me­dio. Y es­tos via­jes no son gra­tui­tos. La re­gión tie­ne un gran in­te­rés por Eu­ro­pa, y lo de­mues­tra a tra­vés de un in­ten­so ac­ti­vis­mo di­plo­má­ti­co que pue­de ge­ne­rar ten­sio­nes en el fu­tu­ro.

Pe­se a to­dos los con­flic­tos que exis­ten en la zo­na, los go­bier­nos han si­do ca­pa­ces de sen­tar­se en una me­sa y lle­gar a un acuer­do pa­ra crear la OPEP+ y re­for­zar la pro­duc­ción. La res­pues­ta es cla­ra: an­te pro­ble­mas ver­da­de­ra­men­te crí­ti­cos son prag­má­ti­cos y re­si­lien­tes.

Por tan­to, es­te mul­ti­la­te­ra­lis­mo con­tes­ta­do del que ha­blá­ba­mos an­tes es un mo­vi­mien­to que ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Uno de los ex­po­nen­tes más cla­ros es la en­tra­da de Ru­sia en la OPEP+ que, ba­jo mi pun­to de vis­ta, es la de­cla­ra­ción más rá­pi­da del es­ta­tus in­ter­na­cio­nal de un país que se ha vis­to en la his­to­ria.

Ar­ge­lia, ele­men­to des­es­ta­bi­li­za­dor

Ar­ge­lia es un país cla­ve des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co, que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra des­es­ta­bi­li­zar to­do el Nor­te de Áfri­ca. Ade­más, cuen­ta con un pe­tró­leo de muy al­ta ca­li­dad que se en­cuen­tra por en­ci­ma del va­lor del Brent.

En 2016 y 2017, el país apro­bó unos pre­su­pues­tos muy aus­te­ros. El go­bierno ha­bía im­plan­ta­do una fuer­te po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad pa­ra man­te­ner los pre­su­pues­tos re­du­cien­do sub­ven­cio­nes y sin au­men­tar los sa­la­rios. Pero en 2019 hay elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, y es­to sig­ni­fi­ca que la eco­no­mía ha co­men­za­do a reac­ti­var­se. Así, es­te año se co­men­za­rán a in­cluir gas­to pa­ra lle­gar a 2019 au­men­tan­do las po­si­bi­li­da­des de re­elec­ción.

Han de­ci­di­do ce­bar la má­qui­na mo­ne­ta­ria, fi­nan­ciar el dé­fi­cit me­dian­te la mo­ne­ti­za­ción y au­men­tar los in­gre­sos fis­ca­les por la subida del pe­tró­leo, pero to­do es­to ge­ne­ra­rá in­fla­ción que se re­fle­ja­rá cuan­do ya es­té ele­gi­do el pre­si­den­te. El pro­ble­ma es que has­ta que no se re­afir­me el nue­vo go­bierno, no co­men­za­rán a to­mar­se de­ci­sio­nes im­por­tan­tes que im­pac­ta­rán en el sec­tor ener­gé­ti­co. Por ejem­plo, en 2017 se te­nía que ha­ber re­for­ma­do la ley de hi­dro­car­bu­ros, pero el pro­yec­to se ha apla­za­do has­ta fi­na­les de 2018.

Otras geo­po­lí­ti­cas de las re­no­va­bles

Las comunidades de red van a te­ner una gran im­por­tan­cia en los pró­xi­mos años. El sis­te­ma ener­gé­ti­co es­tá ca­da vez más elec­tri­fi­ca­do, y es­to sig­ni­fi­ca que se van a ne­ce­si­tar in­ter­co­ne­xio­nes. Si es­to no ocu­rre, se aca­ba­rá crean­do un mo­de­lo de mer­can­ti­lis­mo re­no­va­ble en el que, pro­ble­mas que a día de hoy no tie­nen de­ma­sia­da im­por­tan­cia, co­mo la de­pen­den­cia de los mi­ne­ra­les, pue­den con­ver­tir­se en si­tua­cio­nes com­pro­me­ti­das.

En Ma­rrue­cos, por ejem­plo, las ener­gías re­no­va­bles es­tán ro­dea­das de una im­por­tan­te geo­po­lí­ti­ca. Ma­rrue­cos es­tá pla­nean­do cons­truir cen­te­na­res de me­ga­va­tios en ins­ta­la­cio­nes de ener­gía re­no­va­ble en el Sáha­ra. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do la Cor­te de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea emi­tió una sen­ten­cia se­gún la cual el Sáha­ra Oc­ci­den­tal no for­ma par­te de Ma­rrue­cos, por lo que es­te te­rri­to­rio no se pue­de be­ne­fi­ciar del acuer­do de li­bre co­mer­cio que la an­ti­gua co­lo­nia española man­tie­ne con la UE, ge­ne­ran­do im­por­tan­tes tra­bas a la ex­por­ta­ción de ener­gía al vie­jo con­ti­nen­te, al­go que ha crea­do un im­por­tan­te ma­les­tar en la zo­na.

El im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías

La ci­ber­po­lí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en un im­por­tan­te ace­le­ra­dor de los mo­vi­mien­tos geo­po­lí­ti­cos in­ter­na­cio­na­les. El pri­mer ci­be­ra­ta­que ener­gé­ti­co se pro­du­jo en 2012, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos ata­có a Is­rael con el ob­je­ti­vo de ra­len­ti­zar las cen­tri­fu­ga­do­ras is­rae­líes. Des­de en­ton­ces ha ha­bi­do va­rios mo­vi­mien­tos, es­pe­cial­men­te en Irán, pa­ra ce­rrar las re­des so­cia­les. Ge­ne­ral­men­te, los gran­des agre­so­res son tam­bién los más ata­ca­dos. Así, Irán, Is­rael, Ru­sia y China se han con­ver­ti­do en las gran­des ci­ber­po­ten­cias.

En 2017 la cri­sis de Ca­tar se ini­ció por­que unos hac­kers se co­la­ron en un por­tal de no­ti­cias de Ca­tar atri­bu­yen­do opi­nio­nes fal­sas al emir del país. Es­to pro­vo­có el blo­queo del país por par­te de Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes.

Ade­más, los ci­be­ra­ta­ques tie­nen im­por­tan­tes ven­ta­jas, por­que cuen­tan con un po­ten­cial dis­rup­ti­vo muy ele­va­do a un cos­te muy ba­jo. Tam­bién es mí­ni­mo el cos­te po­lí­ti­co, por­que es muy di­fí­cil de­tec­tar y de­mos­trar que un país ha lle­va­do a ca­bo es­te ti­po de ac­cio­nes. No de­jan ras­tro y no sue­len te­ner re­pre­sa­lias. Ade­más, ac­túan co­mo un ex­tra­or­di­na­rio ace­le­ra­dor, por­que per­mi­ten un des­plie­gue rá­pi­do y un re­plie­gue aún más rá­pi­do.

Las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les se mue­ven a tra­vés de una com­pe­ten­cia es­tra­té­gi­ca res­pon­sa­ble, en la que se in­ten­ta pre­ser­var las nor­mas bá­si­cas del or­den mul­ti­la­te­ral

Luis Ai­res, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de BP Es­pa­ña y Por­tu­gal

El BP Energy Outlook pre­vé que el PIB mun­dial se du­pli­que has­ta el año 2035 prin­ci­pal­men­te por dos ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar, el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal. La po­bla­ción mun­dial cre­ce­rá en 1.500 mi­llo­nes de per­so­nas con­tri­bu­yen­do a un au­men­to anual del PIB del 1%. Y por otro la­do, se es­pe­ra un im­por­tan­te re­pun­te de las ren­tas per cá­pi­ta en los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo. Se cal­cu­la que he­cho apor­ta­rá un au­men­to del 2,5% al PIB. Ade­más, se­rá uno de los gran­des fac­to­res de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y de de­man­da de ener­gía.

Des­de ha­ce unos años he­mos em­pe­za­do a cons­ta­tar que ca­da vez ha­ce fal­ta me­nos ener­gía pa­ra ha­cer cre­cer el PIB. La de­no­mi­na­da in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca va de­cre­cien­do con el tiem­po, por­que es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y con la in­ten­si­dad de los sec­to­res, es de­cir, los sec­to­res ter­cia­rios con­su­men me­nos ener­gía, y son los que más es­tán cre­cien­do en los úl­ti­mos tiem­pos. En es­te sen­ti­do, el in­for­me re­ve­la que pa­ra du­pli­car el PIB, se ne­ce­si­ta­ría que la de­man­da ener­gé­ti­ca cre­cie­ra en torno a un 30%.

El mix ener­gé­ti­co tam­bién ex­pe­ri­men­ta­rá cam­bios a fu­tu­ro. La mi­tad de la ener­gía pro­ce­de­rá de las re­no­va­bles, prin­ci­pal­men­te eólica y so­lar, y el res­to pro­ven­drá del gas y del pe­tró­leo. De es­ta for­ma, es muy pro­ba­ble que en 2040 al­can­ce­mos el mix ener­gé­ti­co más di­ver­so que ha exis­ti­do has­ta aho­ra, ya que es­ta­rá com­pues­to en un 25% por pe­tró­leo, un 25% gas, un 25% car­bón, y otro 25% com­bus­ti­bles no fó­si­les –la mi­tad re­no­va­bles y el res­to ener­gía nu­clear e hi­dráu­li­ca-.

Des­de el pun­to de vis­ta de la de­man­da, el sec­tor pe­tro­le­ro es­tá pen­dien­te de al­can­zar el fa­mo­so peak oil (pi­co pe­tro­le­ro) pero, afor­tu­na­da­men­te, la alar­ma se ha re­du­ci­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Hay de­ma­sia­da li­te­ra­tu­ra so­bre es­te te­ma, y mu­chos ana­lis­tas in­ten­tan adi­vi­nar cuán­do se pro­du­ci­rá es­ta cir­cuns­tan­cia co­mo si, a par­tir de ese mo­men­to, la in­dus­tria es­tu­vie­ra abo­ca­da al fra­ca­so.

Sin em­bar­go, es­te he­cho no es tan re­le­van­te co­mo pue­da pa­re­cer, es­pe­cial­men­te por­que to­do apun­ta a que la caí­da de la de­man­da se­rá sua­ve. De he­cho, en Es­pa­ña ya se ha al­can­za­do el peak oil. En el año 2005 la de­man­da de pro­duc­tos pe­tro­lí­fe­ros al­can­zó las 75 to­ne­la­das, una ci­fra que no se va a ver de nue­vo en nues­tro país. En el mer­ca­do do­més­ti­co, el con­su­mo es­tá cre­cien­do y lo se­gui­rá ha­cien­do du­ran­te al­gún tiem­po, pero es ob­vio que en al­gún mo­men­to vol­ve­rá a caer. En cam­bio, es­to no tie­ne por qué crear un dis­rup­ción, siem­pre y cuan­do las em­pre­sas sea­mos ca­pa­ces de adap­tar­nos a los tiem­pos.

Es muy pro­ba­ble que en 2040 al­can­ce­mos el mix ener­gé­ti­co más di­ver­so que ha exis­ti­do has­ta aho­ra

De­be­mos ser cons­cien­tes de que el pe­tró­leo se va a aca­bar en al­gún mo­men­to, y es­ta es­ca­sez o per­cep­ción de es­ca­sez, va a do­mi­nar el mun­do en los pró­xi­mos años

Por ejem­plo, en­tre 2005 y 2014 la de­man­da ca­yó un 28%, y le­jos de re­cor­tar pre­su­pues­tos, las em­pre­sas del sec­tor apos­ta­mos por in­ver­tir en las re­fi­ne­rías pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia. Gra­cias a es­to, au­men­ta­mos la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción en un 7% y pu­di­mos sa­lir al mer­ca­do ex­te­rior. Con es­to quie­ro de­cir que so­mos una in­dus­tria com­pe­ti­ti­va, y que exis­te fu­tu­ro tras el pi­co de de­man­da.

Más in­ver­sión en pe­tró­leo

Los po­zos de pe­tró­leo tie­nen una ta­sa de de­pre­cia­ción que la in­dus­tria ci­fra en­tre un 4 y un 6%. Es­to sig­ni­fi­ca que si de­já­se­mos de in­ver­tir en ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción, den­tro de 20 años la pro­duc­ción de pe­tró­leo se­ría la mi­tad de la que hay aho­ra. Con es­tas ci­fras se­ría com­ple­ta­men­te im­po­si­ble

cu­brir la de­man­da es­pe­ra­da de pe­tró­leo. De­be­mos se­guir in­vir­tien­do en ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción pa­ra ser ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer la de­man­da de pro­duc­tos pe­tro­lí­fe­ros.

En es­te mo­men­to, las com­pa­ñías del sec­tor no te­ne­mos re­ser­vas a 90 años, nues­tros ho­ri­zon­tes son mu­cho más cor­tos pero, aun así, no con­si­de­ro que sea un pro­ble­ma en el cor­to y me­dio pla­zo.

En cual­quier ca­so, de­be­mos ser cons­cien­tes de que el pe­tró­leo se va a aca­bar en al­gún mo­men­to, y es­ta es­ca­sez o per­cep­ción de es­ca­sez, va a do­mi­nar el mun­do en los pró­xi­mos años.

El com­por­ta­mien­to ló­gi­co de los paí­ses pro­duc­to­res se­ría ra­cio­nar el pe­tró­leo pa­ra que el pre­cio fue­ra su­bien­do en las pró­xi­mas dé­ca­das y así ma­xi­mi­zar las ren­tas pa­ra el país. Es­te ha si­do, has­ta el mo­men­to, el com­por­ta­mien­to de los paí­ses de la OPEP. Pero es­ta po­lí­ti­ca tam­bién tie­ne un ries­go, y es que si se de­ja pa­sar mu­cho tiem­po, la tec­no­lo­gía se­gui­rá desa­rro­llán­do­se y vol­vién­do­se más com­pe­ti­ti­va, de for­ma que sur­gi­rán nue­vos com­pe­ti­do­res tan­to en el ám­bi­to con­ven­cio­nal co­mo en el no con­ven­cio­nal. Tam­bién pue­den in­ten­tar ven­der aho­ra las re­ser­vas y evi­tar así que su va­lor dis­mi­nu­ya con el tiem­po.

Ac­tual­men­te, la ci­fra de re­ser­vas co­no­ci­das y extraíbles con la tec­no­lo­gía ac­tual es el do­ble que la de la de­man­da de pro­duc­tos pe­tro­lí­fe­ros que se es­pe­ra de aquí a 2050. Te­nien­do en cuen­ta que se se­gui­rá ex­plo­ran­do, la re­la­ción es de tres a uno. Es­to quie­re de­cir que el pa­ra­dig­ma en el sec­tor del pe­tró­leo y el gas es­tá cam­bian­do. Te­ne­mos abun­dan­cia de re­cur­sos, y es ló­gi­co pen­sar que el pe­tró­leo, den­tro de unos años, se­rá más ba­ra­to que aho­ra. Por eso, aque­llos paí­ses con el cos­te de ex­trac­ción más ba­jo, ba­rre­rán a los que tie­nen un cos­te de ex­trac­ción más al­to.

Los paí­ses de Orien­te Me­dio co­mo Ara­bia Sau­dí, Irán, Irak, Emi­ra­tos Ára­bes y Ku­bait, tie­nen cos­tes de ex­trac­ción por de­ba­jo de los 10 dó­la­res por ba­rril. Y la su­ma de las re­ser­vas co­no­ci­das y pro­ba­das que hay en to­dos los paí­ses de Orien­te Me­dio son su­fi­cien­tes pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de aquí a 2050. Pero a es­tos paí­ses no les in­tere­sa eli­mi­nar al res­to de sus com­pe­ti­do­res, por­que tie­nen una eco­no­mía fuer­te­men­te de­pen­dien­te del pe­tró­leo.

El break even pa­ra to­dos es­tos paí­ses se en­cuen­tra en­tre los 50 y los 60 dó­la­res por ba­rril. Los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo que se re­gis­tra­ron ha­ce dos años, im­pul­sa­ron las ci­fras por de­ba­jo del equi­li­brio, y es­to afec­tó mu­cho a las eco­no­mías de las zo­nas pro­duc­to­ras. Es po­si­ble vi­vir al­gún tiem­po en es­te en­torno si se au­men­ta el en­deu­da­mien­to y se re­du­cen los cos­tes so­cia­les, pero se co­rre el ries­go de que se desaten re­vuel­tas po­pu­la­res.

Por tan­to, la so­lu­ción a lar­go pla­zo pa­ra to­dos es­tos paí­ses se­ría re­es­truc­tu­rar la eco­no­mía in­vir­tien­do en la ac­ti­va­ción de sec­to­res no pe­tro­le­ros que pue­dan ge­ne­rar ri­que­za en el fu­tu­ro, pero es­tas re­con­ver­sio­nes son tre­men­da­men­te di­fí­ci­les y ne­ce­si­tan enor­mes pe­rio­dos de tiem­po pa­ra lle­var­se a ca­bo.

Así, la fu­tu­ra evo­lu­ción del pre­cio del pe­tró­leo ten­drá mu­cho que ver con la ha­bi­li­dad que ten­gan los paí­ses de Orien­te Me­dio a la ho­ra de ges­tio­nar es­tos cos­tes so­cia­les.

Ig­na­cio Ara­lu­ce, pre­si­den­te de Fo­ro Nu­clear

La ener­gía nu­clear res­pon­de, en reali­dad, a una fór­mu­la muy sim­ple: E=mc2. Es­to quie­re de­cir que la ener­gía de un cuer­po en re­po­so (E) es igual a su ma­sa (m) mul­ti­pli­ca­da por la ve­lo­ci­dad de la luz (c) al cua­dra­do, o di­cho de otra for­ma, con la ener­gía de un va­so es po­si­ble abas­te­cer el 20% del con­su­mo ener­gé­ti­co de Es­pa­ña du­ran­te un año en­te­ro. La ener­gía del uni­ver­so es gi­gan­tes­ca, el pro­ble­ma es que to­da­vía no sa­be­mos có­mo ob­te­ner­la. Úni­ca­men­te po­de­mos ob­te­ner­la en dos si­tua­cio­nes ex­tre­mas: a tra­vés de ele­men­tos muy pe­sa­dos de la na­tu­ra­le­za, o uti­li­zan­do ele­men­tos muy li­ge­ros.

Los ele­men­tos pe­sa­dos –co­mo el ura­nio y el plu­to­nio– con­si­guen trans­for­mar una par­te de esa ma­sa en ener­gía. En es­te ám­bi­to, sí con­ta­mos con tec­no­lo­gía ca­paz de con­se­guir­lo, y tam­bién en el cam­po de los ele­men­tos li­ge­ros, pues­to que jun­tan­do dos nú­cleos muy pe­que­ños con­se­gui­mos crear uno más gran­de, y par­te de esa trans­for­ma­ción se con­vier­te en ener­gía. Una ener­gía que, ade­más, es ma­yor que la de los ele­men­tos pe­sa­dos.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que la ener­gía nu­clear se hi­zo po­pu­lar so­cial­men­te por dos he­chos te­rro­rí­fi­cos: las bom­bas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki. En ese mo­men­to el ser hu­mano se dio cuen­ta de la po­ten­cia­li­dad que te­nía es­te ti­po de ener­gía, y es una tra­ba a la que nos en­fren­ta­mos dia­ria­men­te los pro­duc­to­res de ener­gía nu­clear.

Sin em­bar­go, es­ta tie­ne gran­des ven­ta­jas des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial. In­de­pen­dien­te­men­te de esa acep­ta­ción o re­cha­zo so­cial, el con­trol de la ener­gía nu­clear des­de el pun-

Los paí­ses de Orien­te Me­dio de­be­rían re­es­truc­tu­rar su eco­no­mía e in­ver­tir en sec­to­res no pe­tro­le­ros que pue­dan ge­ne­rar ri­que­za en el fu­tu­ro

Téc­ni­ca­men­te, el con­trol de la ener­gía nu­clear es­tá muy desa­rro­lla­do, ya que to­dos los reac­to­res son au­to­rre­gu­la­bles

So­mos cons­cien­tes de lo que sig­ni­fi­ca la ener­gía nu­clear, pero hay que re­co­no­cer que su se­gu­ri­dad

ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te en los

úl­ti­mos años

Se es­tán cons­tru­yen­do 59 reac­to­res en el mun­do y la po­ten­cia nu­clear ins­ta­la­da es­tá au­men­tan­do, es­pe­cial­men­te en Asia

to de vis­ta téc­ni­co es­tá muy desa­rro­lla­do. Y es que to­dos los reac­to­res de fi­sión que te­ne­mos son es­ta­bles per se por­que son au­to­rre­gu­la­bles.

Una reali­dad im­por­tan­te y fia­ble

En ge­ne­ral, la his­to­ria de la ener­gía nu­clear es exi­to­sa, aun­que es evi­den­te que tam­bién ha ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­nos fra­ca­sos. Los ac­ci­den­tes más gra­ves son, bá­si­ca­men­te, tres: Th­ree Mi­le Is­land (Pen­sil­va­nia, Es­ta­dos Uni­dos) que no tu­vo im­pli­ca­cio­nes ex­ter­nas; Cher­no­bil (Ucra­nia) con gra­ves im­pli­ca­cio­nes ex­ter­nas, y Fu­kus­hi­ma (Ja­pón), que re­gis­tró im­pli­ca­cio­nes ex­ter­nas me­dias. Evi­den­te­men­te, es­te ti­po de ac­ci­den­tes cons­ter­nan a la so­cie­dad.

Los pro­duc­to­res so­mos cons­cien­tes de lo que sig­ni­fi­ca la ener­gía nu­clear, pero es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que es­ta ha sa­bi­do res­pon­der a ca­da uno de esos desafíos con desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos im­por­tan­tes que han in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te su se­gu­ri­dad y la han con­ver­ti­do en un ac­tor muy re­le­van­te en la ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca. En Es­pa­ña, con­cre­ta­men­te, es la fuen­te de ma­yor ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca, lo que quie­re de­cir que es una reali­dad im­por­tan­te y fia­ble.

La se­gu­ri­dad nu­clear se en­fren­ta, bá­si­ca­men­te, a tres desafíos: la gran ener­gía que ge­ne­ran los nú­cleos car­ga­dos que se en­cuen­tran en una cen­tral nu­clear y que po­ten­cial­men­te pue­de di­si­par­se; la ener­gía que se si­gue pro­du­cien­do en las cen­tra­les nu­clea­res una vez pa­ra­das, y la ge­ne­ra­ción. Pero es im­por­tan­te de­cir que exis­ten desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos ca­pa­ces de ha­cer frente a es­tos tres re­tos.

Por otro la­do, la ener­gía nu­clear es muy lim­pia, ya que no emi­te CO2, y es una in­dus­tria cla­ve des­de el pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co, por­que las re­ser­vas de ura­nio son su­fi­cien­tes pa­ra los pró­xi­mos 150 años. Ade­más, el uso de es­te ma­te­rial no es in­ten­si­vo ya que ca­da vez que se car­ga un nú­cleo de ura­nio en el reac­tor se ge­ne­ra ener­gía su­fi­cien­te pa­ra año y me­dio.

En de­fi­ni­ti­va, la ener­gía nu­clear es­tá vi­va y en cons­tan­te cre­ci­mien­to. Se es­tán cons­tru­yen­do 59 reac­to­res en el mun­do y la po­ten­cia nu­clear ins­ta­la­da es­tá au­men­tan­do, es­pe­cial­men­te en Asia. Des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co ge­ne­ra cier­ta in­cer­ti­dum­bre que en los paí­ses muy di­ri­gi­dos la ener­gía nu­clear es­té ad­qui­rien­do un gran au­ge, mien­tras en otras zo­nas co­mo Eu­ro­pa, es­ta ener­gía es­tá ca­da vez más de­nos­ta­da.

Jo­sé An­to­nio Es­pí, ca­te­drá­ti­co UPM

El li­tio re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad in­elu­di­ble pa­ra tran­si­tar ha­cia un nue­vo pa­ra­dig­ma en el que las ener­gías re­no­va­bles ca­da vez van a te­ner más fuer­za.

Es­te ma­te­rial lle­va bas­tan­te tiem­po uti­li­zán­do­se en Es­pa­ña, pero en los úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to im­pres­cin­di­ble. Uno de los as­pec­tos que más ha in­flui­do en la re­va­lo­ri­za­ción del li­tio es su pa­pel co­mo re­cur­so im­por­tan­te pa­ra la fa­bri­ca­ción de ba­te­rías. Las ba­te­rías Li-Ion son un dis­po­si­ti­vo que de­mues­tra la im­por­tan­cia del me­tal al­ca­lino en el fun­cio­na­mien­to de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos co­mo te­lé­fo­nos mó­vi­les, or­de­na­do­res por­tá­ti­les, co­ches eléc­tri­cos o cá­ma­ras de fo­to y ví­deo, pues­to que sus com­po­nen­tes quí­mi­cos per­mi­ten cons­truir me­ca­nis­mos que acu­mu­lan ener­gía y per­mi­ten aho­rrar con­su­mo.

La pér­di­da de la he­ge­mo­nía pe­tro­le­ra es­tá fa­vo­re­cien­do que aque­llos paí­ses con re­ser­vas en nue­vos ma­te­ria­les, co­mo el li­tio o el co­bal­to, se con­vier­tan en im­por­tan­tes ac­to­res

Ade­más, es­tas ba­te­rías son la apues­ta del sis­te­ma de ener­gías re­no­va­bles. Ac­tual­men­te, el mun­do en­fren­ta mu­chos desafíos en ma­te­ria am­bien­tal, lo cual ha pro­vo­ca­do el es­tu­dio de me­di­das que mi­ti­guen los da­ños oca­sio­na­dos por el uso de re­cur­sos no re­no­va­bles y hagan frente a los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. Den­tro de las so­lu­cio­nes da­das has­ta el día de hoy, el li­tio se per­fi­la co­mo una de las op­cio­nes más efec­ti­vas pa­ra re­em­pla­zar los com­bus­ti­bles fó­si­les.

De he­cho, la pér­di­da de la he­ge­mo­nía pe­tro­le­ra es­tá fa­vo­re­cien­do que aque­llos paí­ses con re­ser­vas en nue­vos ma­te­ria­les co­mo el li­tio o el co­bal­to se con­vier­tan en im­por­tan­tes ac­to­res ener­gé­ti­cos en los pró­xi­mos años.

Las re­ser­vas de li­tio pa­re­cen es­tar ase­gu­ra­das, pero la pro­duc­ción no es­tá au­sen­te de di­fi­cul­ta­des y su pre­cio no pa­ra de

au­men­tar

Ener­gía pa­ra el fu­tu­ro

Se pre­vé que el con­su­mo de li­tio au­men­te en los pró­xi­mos años im­pul­sa­do por la eclo­sión del in­ter­net de las co­sas y otras apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. El ho­ri­zon­te de uso in­ten­si­vo de es­te ma­te­rial se es­ti­ma en­tre los años 2035–2045, por lo que su con­su­mo tie­ne aún un es­pec­tro bas­tan­te am­plio de de­man­da in­ten­si­va en el mer­ca­do mun­dial.

Las re­ser­vas de li­tio pa­re­cen es­tar ase­gu­ra­das, pero la pro­duc­ción no es­tá au­sen­te de di­fi­cul­ta­des y su pre­cio no pa­ra de au­men­tar. Por una to­ne­la­da de car­bo­na­to de li­tio en el año 2011 se pa­ga­ban 4.000 dó­la­res; hoy el pre­cio su­pera los 14.000.

El prin­ci­pal pro­ble­ma del li­tio es la so­li­dez de la ca­de­na de su­mi­nis­tro. En es­te mo­men­to exis­ten 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das de re­cur­sos, y de aquí a 2050 se pre­vé que las ne­ce­si­da­des de li­tio sean de 15 mi­llo­nes.

Ade­más, no to­dos los re­cur­sos es­tán con­cen­tra­dos. Aus­tra­lia es el ma­yor pro­duc­tor, se­gui­do por Chi­le y Ar­gen­ti­na. Paí­ses co­mo China, Ca­na­dá, Mé­xi­co y USA, en­tre otros, tam­bién tie­nen ins­ta­la­cio­nes ya ope­ra­ti­vas o en fa­se de pros­pec­ción n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.