Ban­kia, del res­ca­te a la ren­ta­bi­li­dad

Al­ta Di­rec­ción: Jo­sé Se­vi­lla.

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents -

Ban­kia es hoy en día una de las en­ti­da­des más ren­ta­bles de Es­pa­ña. En tan so­lo cin­co años, el ban­co pre­si­di­do por Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri ha con­se­gui­do sa­near sus cuen­tas, mul­ti­pli­car su va­lor en Bol­sa y con­ver­tir­se en una en­ti­dad sol­ven­te que se plan­tea el fu­tu­ro con vo­lun­tad de cre­cer y des­pier­ta el in­te­rés de los fon­dos in­ter­na­cio­na­les an­te las des­in­ver­sio­nes del FROB, que to­da­vía con­tro­la el 60% de la en­ti­dad.

Su con­se­je­ro de­le­ga­do, Jo­sé Se­vi­lla, ha si­do uno de los ar­tí­fi­ces de es­ta his­to­ria de éxi­to. Hombre de con­fian­za de Goir­gol­za­rri, en­tró en Ban­kia pro­ce­den­te de BBVA, don­de ha­bía ocu­pa­do dis­tin­tos car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad co­mo director ge­ne­ral de Ries­gos y miem­bro del Co­mi­té de Di­rec­ción, y en 2014 fue nom­bra­do con­se­je­ro de­le­ga­do.

El di­rec­ti­vo par­ti­ci­pó en el En­cuen­tro del Sec­tor Ban­ca­rio or­ga­ni­za­do por IE­SE y EY, don­de fue en­tre­vis­ta­do por el pro­fe­sor Jo­sé Luis Suá­rez. Es­tas fue­ron al­gu­nas de sus de­cla­ra­cio­nes.

El FROB de­be des­in­ver­tir en Ban­kia an­tes de que fi­na­li­ce 2019, pero tie­ne que ex­plo­rar la es­tra­te­gia de sa­li­da más ade­cua­da pa­ra op­ti­mi­zar el pre­cio

JO­SÉ LUIS SUÁ­REZ: El pa­sa­do mes de di­ciem­bre Ban­kia pu­so a la ven­ta, a tra­vés del FROB, un 7% de su par­ti­ci­pa­ción. El pro­ce­so de des­in­ver­sión del Fon­do de Rees­truc­tu­ra­ción Ban­ca­ria de­be con­cluir an­tes de que fi­na­li­ce 2019. ¿Cuá­les son las pers­pec­ti­vas?

JO­SÉ SE­VI­LLA: Con la ven­ta rea­li­za­da en el mes de di­ciem­bre, la par­ti­ci­pa­ción del FROB pa­só del 67 al 60%. Era una ope­ra­ción que es­ta­ba pre­vis­ta ha­ce tiem­po, por­que era ne­ce­sa­rio re­ini­ciar la pri­va­ti­za­ción de la en­ti­dad, pero an­tes ha­bía que es­pe­rar a que las Jun­tas de Accionistas de Ban­kia y BMN apro­ba­ran la fu­sión.

La ope­ra­ción ha si­do muy po­si­ti­va, por­que la de­man­da y ac­ti­tud de los in­ver­so­res –es­pe­cial­men­te los in­ter­na­cio­na­les– ha si­do muy bue­na, y eso es un sín­to­ma de con­fian­za tan­to en el sec­tor ban­ca­rio co­mo en la eco­no­mía española.

Efec­ti­va­men­te, el FROB es­tá obli­ga­do a des­in­ver­tir en Ban­kia an­tes de que fi­na­li­ce 2019, pero tie­ne que ex­plo­rar la es­tra­te­gia de sa­li­da más ade­cua­da pa­ra op­ti­mi­zar el pre­cio. En ese sen­ti­do, creo que en los dos pró­xi­mos años hay es­pa­cio su­fi­cien­te co­mo pa­ra se­guir rea­li­zan­do co­lo­ca­cio­nes en Bol­sa de pa­que­tes co­mo las que se rea­li­za­ron en 2014 y en di­ciem­bre de 2017. Es al­go que ya han he­cho otros ban­cos eu­ro­peos, co­mo Lloyds, que tu­vo una par­ti­ci­pa­ción pú­bli­ca im­por­tan­te y tras co­lo­ca­cio­nes su­ce­si­vas de pa­que­tes en Bol­sa, se ha pri­va­ti­za­do to­tal­men­te.

J.L.S.: En 2017 se cum­plie­ron cin­co años des­de el res­ca­te de Ban­kia. ¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce de es­te pro­ce­so?

J.S.: Des­pués de es­te tiem­po si­gue ha­bien­do una pre­gun­ta la­ten­te en la men­te de to­dos los con­tri­bu­yen­tes: ¿tie­ne sen­ti­do res­ca­tar a los ban­cos? En Ban­kia cree­mos que des­de un pun­to de vis­ta con­cep­tual exis­te la po­si­bi­li­dad de de­jar caer a los ban­cos, pero si es­tos tie­nen un cier­to ta­ma­ño e im­por­tan­cia en la eco­no­mía, su li­qui­da­ción pue­de te­ner unas con­se­cuen­cias tre­men­das. Nin­gún país de nues­tro en­torno ha de­ja­do caer un ban­co. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha pro­pi­cia­do la li­qui­da­ción de ban­cos pe­que­ños, pero nin­guno gran­de.

En 2012 Ban­kia te­nía 60.000 mi­llo­nes de eu­ros en de­pó­si­tos ga­ran­ti­za­dos por el Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos. Si en ese mo­men­to se hu­bie­ra li­qui­da­do la en­ti­dad, ¿quién ha­bría pa­ga­do es­te di­ne­ro y qué re­per­cu­sio­nes ha­bría te­ni­do en el sis­te­ma?

Re­cor­de­mos que uno de los pro­ble­mas de la eco­no­mía española en esos mo­men­tos era la ele­va­da pri­ma de ries­go. Es­tá­ba­mos pa­gan­do 600 pun­tos bá­si­cos, y un ba­ja­da de tan so­lo un pun­to su­po­nía un aho­rro de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros, que son más o me­nos las ayu­das pú­bli­cas que se in­yec­ta­ron en Ban­kia.

Yo creo que el he­cho de res­ca­tar Ban­kia y per­mi­tir que ha­ya vuel­to a ser una en­ti­dad ren­ta­ble y sol­ven­te, ha con­tri­bui­do a me­jo­rar la per­cep­ción so­bre el país y a me­jo­rar la pri­ma de ries­go, y los aho­rros que es­to im­pli­ca son sus­tan­cial­men­te su­pe­rio­res al di­ne­ro que se uti­li­zó en el res­ca­te.

Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo aho­ra es ma­xi­mi­zar la re­cu­pe­ra­ción de las ayu­das pú­bli­cas que se han in­ver­ti­do, y es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que su prin­ci­pal ac­cio­nis­ta, el FROB, pue­da re­cu­pe­rar el di­ne­ro. En es­te sen­ti­do, te­ne­mos que agra­de­cer a los con­tri­bu­yen­tes la apues­ta que hi­cie­ron por Ban­kia y la opor­tu­ni­dad que nos die­ron pa­ra con­ver­tir la en­ti­dad en un pro­yec­to ren­ta­ble.

J.L.S.: La me­di­ción que ha­ce el FMI del cos­te de los be­ne­fi­cios pro­pios de la banca cla­si­fi­ca a los ban­cos dé­bi­les por de­ba­jo del 8%, los que tie­nen una ren­ta­bi­li­dad ade­cua­da se si­túan en­tre el 8 y el 10% y los más sol­ven­tes es­tán por en­ci­ma del 10%. La banca española es­tá en el 8,3%, que es apro­xi­ma­da­men­te la ci­fra que re­gis­tra Ban­kia. ¿Se­gui­rá sien­do la ren­ta­bi­li­dad el prin­ci­pal desafío del sec­tor a cor­to pla­zo? J.S.: La ren­ta­bi­li­dad de nues­tro ne­go­cio de­pen­de mu­cho del ni­vel de los ti­pos de in­te­rés. Y, ló­gi­ca­men­te, con ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos ge­ne­rar ni­ve­les acep­ta­bles de ren­ta­bi­li­dad es com­pli­ca­do.

Des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co, el cos­te del ca­pi­tal de­pen­de de los ti­pos de in­te­rés a lar­go pla­zo li­bres de ries­go, y en el ca­so de Eu­ro­pa, el bono ale­mán con ti­pos a lar­go pla­zo, a 10 años, se en­cuen­tra en­tre un 0,30 o 0,40%; por lo tan­to, el cos­te de ca­pi­tal de­be­ría ser un po­qui­to más re­du­ci­do que el que se pe­día tra­di­cio­nal­men­te a los ban­cos.

Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que los ban­cos en Eu­ro­pa te­ne­mos un re­to, que es ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad por en­ci­ma del cos­te del ca­pi­tal pa­ra jus­ti­fi­car la in­ver­sión ban­ca­ria.

Es cier­to que en el cor­to pla­zo es­ta ren­ta­bi­li­dad es­tá muy con­di­cio­na­da por los ba­jos ti­pos de in­te­rés, que in­clu­so al­can­zan ni­ve­les ne­ga­ti­vos, y to­do es­to aña­de pre­sión. Mien­tras los ti­pos de in­te­rés con­ti­núen así, la efi­cien­cia va a se­guir sien­do un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio en la ges­tión de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. De­be­mos ser más efi­cien­tes pa­ra com­pen­sar la pre­sión en cuan­to a ren­ta­bi­li­dad. Y pa­ra con­se­guir­lo exis­ten mu­chas pa­lan­cas que van des­de los pro­ce­sos de con­so­li­da­ción has­ta el uso de la tec­no­lo­gía.

En Ban­kia so­mos es­pe­cial­men­te sen­si­bles al en­torno de los ti­pos de in­te­rés, por­que ca­si to­do nues­tro cré­di­to es de ti­po va­ria­ble, lo cual sig­ni­fi­ca que el Eu­ri­bor mar­ca la ren­ta­bi­li­dad de nues­tra car­te­ra de cré­di­to. Los ban­cos ne­ce­si­ta­mos ti­pos de in­te­rés al­tos pa­ra ganar di­ne­ro, pero sí es muy im­por­tan­te que pa­sen del te­rreno ne­ga­ti­vo al po­si­ti­vo.

Por tan­to, la pre­sión en cuan­to a la ren­ta­bi­li­dad va a se­guir sien­do fuer­te en 2018, pero a me­di­da que es­to se va­ya nor­ma­li­zan­do, co­men­za­re­mos a no­tar las me­jo­ras. J.L.S.: Es­tá com­pro­ba­do que las py­mes es­pa­ño­las so­por­tan un cos­te me­nor que las ale­ma­nas, y que las hi­po­te­cas es­pa­ño­las son las se­gun­das más ba­ra­tas de Eu­ro­pa, so­lo por de­trás de las fin­lan­de­sas. ¿Có­mo in­flu­ye es­to en los már­ge­nes?

J.S.: Ha­ce tres años la pre­gun­ta era por qué las py­mes es­pa­ño­las se fi­nan­cia­ban con un ti­po de in­te­rés más al­to que las ale­ma­nas. Aho­ra, el cos­te de fi­nan­cia­ción de la pyme española es­tá al­go por de­ba­jo de la ale­ma­na, lo cual tam­po­co es una si­tua­ción nor­mal.

Por otro la­do, es cier­to que los es­pa­ño­les pa­ga­mos por las hi­po­te­cas bas­tan­te me­nos que lo que pa­gan los ale­ma­nes, fran­ce­ses o ita­lia­nos. La ra­zón es que la ma­yor par­te de las hi­po­te­cas es­pa­ño­las tie­nen un in­te­rés va­ria­ble, mien­tras que en Ale­ma­nia tie­nen un in­te­rés fi­jo.

Per­so­nal­men­te creo que es po­si­ti­vo te­ner un sis­te­ma fi­nan­cie­ro tan efi­cien­te que es ca­paz de pro­veer cré­di­to a la eco­no­mía en me­jo­res con­di­cio­nes que el res­to de los su­mi­nis­tra­do­res eu­ro­peos, y es al­go que no se va­lo­ra de­ma­sia­do.

Ha­ce tres años, nos pre­gun­tá­ba­mos si el pro­ce­so de con­so­li­da­ción del sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol im­pli­ca­ría una mer­ma en la com­pe­ten­cia, pero ha ocu­rri­do to­do lo con­tra­rio. Si­gue ha­bien­do una com­pe­ten­cia im­por­tan­te en nues­tro sec­tor ban­ca­rio, pe­se a que la de­man­da de cré­di­to no es par­ti­cu­lar­men­te bo­yan­te, pero el ne­go­cio ha con­se­gui­do au­men­tar la efi­cien­cia, y es­ta es la úni­ca ma­ne­ra que ten­dre­mos a me­dio pla­zo de com­pen­sar la pre­sión en los már­ge­nes.

Exis­te la po­si­bi­li­dad de de­jar caer a los ban­cos, pero si es­tos tie­nen un cier­to ta­ma­ño, su li­qui­da­ción pue­de te­ner unas con­se­cuen­cias tre­men­das en la eco­no­mía

J.L.S.: En 2008 se al­can­zó el pi­co de cré­di­to y des­de en­ton­ces el cré­di­to to­tal ha caí­do a un ter­cio. En los úl­ti­mos años la eco­no­mía ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te, pero el cré­di­to no se re­cu­pe­ra. ¿Es­tá in­flu­yen­do la di­gi­ta­li­za­ción en la for­ma que tie­nen las em­pre­sas de fi­nan­ciar­se?

J.S.: Cier­ta­men­te, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ha ge­ne­ra­do mo­de­los de ne­go­cio que son me­nos in­ten­si­vos en el uso de ca­pi­tal y que re­quie­ren una me­nor fi­nan­cia­ción. Esa es una cues­tión que afec­ta a to­das las eco­no­mías, no so­lo a la española.

Por otro la­do, nues­tro país to­da­vía se en­cuen­tra muy afec­ta­do por el pro­ce­so de desapa­lan­ca­mien­to. Re­cor­de­mos que en 2007 y 2008, el cré­di­to a em­pre­sas y fa­mi­lias en Es­pa­ña so­bre el PIB su­peró el 160%, mien­tras que en Eu­ro­pa ron­da­ba el 100%. Es­te gap se ha ido es­tre­chan­do, y hoy el cré­di­to en Es­pa­ña es­tá más en el en­torno de un 115%.

Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo aho­ra es ma­xi­mi­zar la re­cu­pe­ra­ción de las ayu­das pú­bli­cas que se han in­ver­ti­do en el res­ca­te de Ban­kia

Sin em­bar­go, es­te pro­ce­so tam­bién tie­ne as­pec­tos po­si­ti­vos, ya que es la pri­me­ra vez que el PIB es­pa­ñol cre­ce mien­tras el cré­di­to si­gue ca­yen­do. Nues­tra eco­no­mía es­tá pro­gre­san­do, se es­tán ba­tien­do ré­cords en crea­ción de em­pleo, y to­do mien­tras el cré­di­to si­gue des­cen­dien­do. Es bueno y sano que la eco­no­mía crez­ca mien­tras el pro­ce­so de desapa­lan­ca­mien­to cre­di­ti­cio con­ti­núa.

Aho­ra mis­mo es di­fí­cil pre­ver has­ta cuán­do va a du­rar es­te pro­ce­so. Los flu­jos de cré­di­to se es­tán re­cu­pe­ran­do tan­to pa­ra las fa­mi­lias co­mo pa­ra las em­pre­sas, y creo que en 2018 los vo­lú­me­nes y los sal­dos cre­di­ti­cios van a cre­cer po­co, por lo que to­do apun­ta a que se­rá un año di­fí­cil en cuan­to a ges­tión ban­ca­ria.

J.L.S.: Las co­mi­sio­nes tam­bién afec­tan a la ren­ta­bi­li­dad. En el con­jun­to del sec­tor ban­ca­rio las co­mi­sio­nes subie­ron un 11%, pero en Ban­kia úni­ca­men­te cre­cie­ron un 4,1%. ¿Se tra­ta de otra fuen­te de ren­ta­bi­li­dad que pue­de me­jo­rar?

J.S.: Las co­mi­sio­nes van a se­guir sien­do un ele­men­to muy im­por­tan­te pa­ra el sec­tor, pero en Ban­kia te­ne­mos una ac­ti­tud di­fe­ren­te en es­te ám­bi­to.

El pro­ce­so de rees­truc­tu­ra­ción de la en­ti­dad nos hi­zo re­fle­xio­nar so­bre el mo­de­lo de ne­go­cio y el ti­po de re­la­ción que que­ría­mos te­ner con nues­tros clien­tes. Nos di­mos cuen­ta de que uno de los ele­men­tos que crea­ba más re­cha­zo era el co­bro de co­mi­sio­nes, y nos pu­si­mos a tra­ba­jar en un mo­de­lo di­fe­ren­te.

Hi­ci­mos una apues­ta muy de­ci­di­da a prin­ci­pios de 2016 que es­tá te­nien­do be­ne­fi­cios muy cla­ros en tér­mi­nos de atrac­ción de nue­vos clien­tes. En sep­tiem­bre de 2017 nues­tra ba­se de clien­tes ha­bía au­men­ta­do en 144.000 per­so­nas, y cree­mos que una bue­na par­te de es­te cre­ci­mien­to es el re­sul­ta­do de ese po­si­cio­na­mien­to. El in­cre­men­to de clien­tes ge­ne­ra­rá ma­yo­res in­gre­sos en un fu­tu­ro, y es­to da­rá lu­gar a una ecua­ción ren­ta­ble y po­si­ti­va pa­ra Ban­kia.

Sin em­bar­go, creo que se­gui­rá ha­bien­do un es­pa­cio im­por­tan­te pa­ra co­mi­sio­nes don­de el clien­te per­ci­be que exis­te va­lor, co­mo en el ne­go­cio de banca-se­gu­ros, en los fon­dos de in­ver­sión, en la ges­tión de ac­ti­vos, etc. Por lo tan­to, esas pa­lan­cas de cre­ci­mien­to de in­gre­sos por co­mi­sio­nes van a se­guir sien­do muy im­por­tan­tes.

Es­pa­ña aho­ra cuen­ta con un sis­te­ma fi­nan­cie­ro efi­cien­te, ca­paz de pro­veer cré­di­to en me­jo­res con­di­cio­nes que el res­to de los su­mi­nis­tra­do­res eu­ro­peos

J.L.S.: El pro­ce­so de con­cen­tra­ción ban­ca­ria en Es­pa­ña ha si­do muy in­ten­so, y Ban­kia tie­ne una ex­pe­rien­cia re­cien­te tras la fu­sión con BMN. ¿Cree que es­te pro­ce­so de in­te­gra­ción con­ti­nua­rá en el fu­tu­ro? ¿Se­ría con­ve­nien­te que se rea­li­za­ran nue­vas fu­sio­nes, in­clu­so pro­ce­sos de con­cen­tra­ción in­ter­na­cio­na­les?

J.S.: En un en­torno don­de la efi­cien­cia es cla­ve, la con­so­li­da­ción tie­ne un gran va­lor. En los úl­ti­mos me­ses pa­re­ce que el su­per­vi­sor es­tá vien­do con bue­nos ojos las fu­sio­nes trans­fron­te­ri­zas en Eu­ro­pa, pero es im­por­tan­te no con­fun­dir de­seos con reali­da­des. Aun­que en los úl­ti­mos años se ha avan­za­do mu­cho en tér­mi­nos de uni­fi­ca­ción, el sis­te­ma ban­ca­rio eu­ro­peo tie­ne im­por­tan­tes di­fe­ren­cias en as­pec­tos re­gu­la­to­rios y re­que­ri­mien­tos.

Exis­ten ru­mo­res so­bre po­si­bles con­cen­tra­cio­nes en Eu­ro­pa, pero en el ám­bi­to na­cio­nal to­da­vía hay opor­tu­ni­da­des, es­pe­cial­men­te tras el cam­bio nor­ma­ti­vo que exi­ge re­que­ri­mien­tos re­gu­la­to­rios en tér­mi­nos de emi­sio­nes de ca­pi­tal di­fí­ci­les de cum­plir pa­ra los ban­cos más pe­que­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.