Aho­ra + Des­pués en 2018 (Par­te I)

Opi­nión de ex­per­tos: Pe­ter Fisk.

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents - Opi­nión de ex­per­tos / Pe­ter Fisk, ex­per­to ase­sor, ora­dor prin­ci­pal y au­tor de best-se­llers. Tie­ne más de 25 años de ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do con lí­de­res em­pre­sa­ria­les en to­dos los sec­to­res del mun­do. Es pro­fe­sor de Es­tra­te­gia, In­no­va­ción y Mar­ke­ting en IE B

Vi­vi­mos tiem­pos in­creí­bles... Ve­re­mos más cam­bios en la pró­xi­ma dé­ca­da que en los úl­ti­mos tres si­glos. Tec­no­lo­gías co­nec­ta­das, in­te­li­gen­cia au­men­ta­da y po­si­bi­li­da­des li­mi­ta­das so­lo por nues­tra ima­gi­na­ción.

Elon Musk di­ce que vi­vi­mos en un tiem­po de pro­gre­so pro­fun­do, ace­le­ra­do por sus au­tos Tes­la, cohe­tes Spa­ceX y tu­bos Hy­per­loop. Ray Kurz­weil nos atrae ha­cia su point of sin­gu­la­rity, un via­je ex­po­nen­cial don­de el hombre se fu­sio­na con la má­qui­na. Jack Ma, de Ali­ba­ba, que pa­só de pro­fe­sor de in­glés a CEO, ges­tio­nan­do una fac­tu­ra­ción de 480 mil mi­llo­nes de dó­la­res, sim­ple­men­te di­ce que es­tá dis­fru­tan­do de la me­jor fies­ta de la his­to­ria.

Pero no siem­pre es emo­cio­nan­te. La com­ple­ji­dad y el cam­bio a me­nu­do pue­den desafiar nues­tros con­cep­tos es­ta­ble­ci­dos, nues­tra for­ma de ver el mun­do y las elec­cio­nes que ha­ce­mos.

La agen­da de es­te Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos se cen­tró en “crear un fu­tu­ro com­par­ti­do en un mun­do frag­men­ta­do”. Su fun­da­dor, Klaus Sch­wab, des­cri­be el nue­vo con­tex­to co­mo un en­torno don­de “han re­sur­gi­do, en múl­ti­ples fren­tes, fi­su­ras geo­es­tra­té­gi­cas que ten­drán am­plias con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les. La real­po­li­tik no es más que una re­li­quia de la Gue­rra Fría. La pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y la cohe­sión so­cial ya no son lo mis­mo”.

Las tec­no­lo­gías tam­bién in­ti­mi­dan. Es fá­cil sen­tir­se inade­cua­do si no se es ca­paz de ex­pli­car con pre­ci­sión “tu” in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial des­de “tu” reali­dad au­men­ta­da o di­fe­ren­ciar bit­coins de block­chains, o pe­taby­tes de gi­gaby­tes. Pero es la apli­ca­ción de to­do es­to al mun­do real, a los se­res hu­ma­nos, a las ex­pe­rien­cias de los clien­tes y al pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial lo que im­por­ta, y ello re­quie­re de pre­vi­sión e ima­gi­na­ción. Aho­ra bien, no hay que te­ner mie­do; to­dos po­de­mos ser par­te de es­ta aven­tu­ra.

¿Bit­coin o Brew­dog?

La me­jor for­ma de ilus­trar la ve­lo­ci­dad del cam­bio es a tra­vés de esas nue­vas em­pre­sas que han si­do ca­pa­ces de cap­tu­rar las prin­ci­pa­les nue­vas co­rrien­tes, y en ese pro­ce­so cam­biar nues­tras vi­das y as­pi­ra­cio­nes. Des­de las tien­das de Ama­zon Go (ha­bi­li­ta­das con blue­tooth) has­ta la reali­dad vir­tual de pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de Ma­gic Leap, el ce­pi­llo in­te­li­gen­te pa­ra pe­lo de L’Oréal o los ae­ro­puer­tos pa­ra dro­nes de Nor­man Fos­ter que fa­ci­li­tan a las agen­cias hu­ma­ni­ta­rias el po­der lle­gar a las per­so­nas ne­ce­si­ta­das más rá­pi­da­men­te, 2017 ha si­do un año de in­creí­ble in­no­va­ción y aquí hay al­gu­nos ejem­plos: • Bit­coin. La crip­to­mo­ne­da cre­ció de 1.000 a 20.000 dó­la­res du­ran­te los 12 me­ses de 2017. Aun­que la bur­bu­ja fi­nal­men­te aca­ba­rá ex­plo­tan­do, la tec­no­lo­gía block­chain sub­ya­cen­te re­vo­lu­cio­na las em­pre­sas mu­cho más allá de las fi­nan­zas, de­mo­cra­ti­zan­do los mer­ca­dos así co­mo la for­ma con la que los con­su­mi­do­res in­ter­ac­túan con las mar­cas. • Boom. En el Du­bai Air Show se pre­sen­tó el nue­vo “Con­cor­de”, de ala del­ta y ca­paz de al­can­zar Mach 2.2. En co­la­bo­ra­ción con Vir­gin, Boom Tech­no­logy pro­yec­ta lan­zar­lo es­te año, tra­yén­do­nos re­cuer­dos de cuan­do se po­día desa­yu­nar en Londres y de nue­vo, tres ho­ras des­pués, en JFK. • Brew­dog. Es­tos em­pre­sa­rios de cer­ve­za ar­te­sa­nal es­co­ce­ses se con­vir­tie­ron en un “uni­cor­nio” va­lo­ra­do en 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2017, en par­te gra­cias al crowd­fun­ding de con­su­mi­do­res, tam­bién co­no­ci­do co­mo “Equity for Punks”. Re­co­no­ci­do por su mar­ke­ting pro­vo­ca­ti­vo y sus cer­ve­zas fuer­tes, abrió una fá­bri­ca de cer­ve­za en Ohio, y pla­nea un ho­tel pa­ra pe­rros con un ti­ra­dor de cer­ve­za por si tie­nen sed. • GZ Me­dia. La tec­no­lo­gía di­gi­tal no lo es to­do, so­bre to­do si con­si­de­ra­mos la re­na­ci­da ten­den­cia por los dis­cos de vi­ni­lo. El ma­yor fa­bri­can­te del mun­do de dis­cos es­tá en la ciu­dad checa de Lo­de­ni­ce, pro­du­cien­do 25 mi­llo­nes al año. Li­ve Na­tion es la com­pa­ñía de mú­si­ca más ren­ta­ble del mun­do; even­tos en di­rec­to su­bien­do co­mo la es­pu­ma en un mun­do di­gi­tal.

La me­jor for­ma de ilus­trar la ve­lo­ci­dad del cam­bio es a tra­vés de las nue­vas em­pre­sas que han si­do ca­pa­ces de cap­tu­rar las prin­ci­pa­les nue­vas co­rrien­tes y, en ese pro­ce­so, cam­biar nues­tras vi­das y as­pi­ra­cio­nes

• Hy­per­loop. Ha­ce tres años, Elon Musk lan­zó la em­pre­sa de sus tre­nes por tu­bos al va­cío a 760 mi­llas por ho­ra. Ya hay lis­to un tu­bo de prue­bas de una mi­lla. Com­par­tien­do tec­no­lo­gías vía open sour­ce, em­pre­sas de to­do el mun­do tra­ba­jan en el per­fec­cio­na­mien­to de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra via­jar, de las que Tes­la y Spa­ceX fue­ron só­lo los ini­cia­do­res.

• Jio Pho­ne. El mul­ti­mi­llo­na­rio in­dio Mu­kesh Am­ba­ni lan­zó el te­lé­fono Jio en 2017, un te­lé­fono in­te­li­gen­te (ca­si) y gra­tui­to des­ti­na­do a cien­tos de mi­llo­nes de in­dios con as­pi­ra­cio­nes. Ha plan­tea­do un cam­bio ra­di­cal del mo­de­lo co­mer­cial de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, don­de el ter­mi­nal y las lla­ma­das son gratis, pa­gán­do­se una pe­que­ña can­ti­dad por los da­tos. • Stri­pe. El ir­lan­dés John Co­lli­son, de so­lo 26 años, es ya el mul­ti­mi­llo­na­rio más jo­ven. Co-fun­da­dor de la em­pre­sa (va­lo­ra­da en 9Bn de dó­la­res) cu­yo soft­wa­re per­mi­te a em­pre­sas de to­do el mun­do acep­tar pa­gos on­li­ne con fa­ci­li­dad. Evan Spie­gel, de Snap­chat, es un po­co más ri­co, pero dos me­ses ma­yor.

• Thys­se­nK­rupp. ¿Qué pa­sa­ría si los as­cen­so­res se mo­vie­sen tam­bién ha­cia los la­dos, en vez de ir so­la­men­te de arri­ba a aba­jo? Ins­pi­ra­do por “Char­lie y la fá­bri­ca de cho­co­la­te”, el fa­bri­can­te de ace­ro ha lan­za­do el “Mul­ti”, don­de se re­em­pla­zan los vie­jos sis­te­mas de po­leas por le­vi­ta­ción mag­né­ti­ca, pro­du­cién­do­se des­pla­za­mien­tos in­clu­so a tra­vés de pa­re­des de edi­fi­cios.

• Tou­tiao. La start-up china fue el “uni­cor­nio” con más éxi­to del 2017: 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es una pla­ta­for­ma de re­co­men­da­ción de con­te­ni­do, que usa la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ana­li­zar el con­te­ni­do, los usua­rios y sus in­ter­ac­cio­nes. A par­tir de ellos, sus al­go­rit­mos ge­ne­ran lis­tas per­so­na­li­za­das.

Las me­ga­ten­den­cias son gran­des cam­bios so­cia­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos, am­bien­ta­les o tec­no­ló­gi­cos que, aun­que tar­dan en con­so­li­dar­se, una vez es­ta­ble­ci­dos pue­den in­fluir, in­clu­so du­ran­te dé­ca­das, en una am­plia ga­ma de ac­ti­vi­da­des, pro­ce­sos y per­cep­cio­nes

¿Des­de dónde se co­mien­za a dar sen­ti­do a es­te mun­do tan cam­bian­te? Pa­ra po­der apro­ve­char las fa­bu­lo­sas opor­tu­ni­da­des que ofre­ce es­te mun­do de dis­rup­ción, con­si­guien­do tra­ba­jar de ma­ne­ra más in­te­li­gen­te y que nos apor­te ven­ta­jas que nos per­mi­tan in­no­var y cre­cer, de­be­mos com­pren­der los fac­to­res que im­pul­san es­te cam­bio. Es­tos fac­to­res son los que pro­vo­can las me­ga­ten­den­cias que dan for­ma no só­lo a nues­tros mer­ca­dos y men­tes, sino tam­bién a esos avan­ces prác­ti­cos que, de una for­ma di­rec­ta y crea­ti­va, po­de­mos in­cor­po­rar.

En­con­tran­do el fu­tu­ro

El re­co­no­ci­mien­to de pa­tro­nes es cla­ve pa­ra po­der desa­rro­llar una vi­sión de fu­tu­ro que nos per­mi­ta una me­jor com­pren­sión de es­tos mer­ca­dos cam­bian­tes y, por lo tan­to, una ven­ta­ja so­bre nues­tros com­pe­ti­do­res. Los pa­tro­nes emer­gen­tes de cam­bio de ten­den­cias pue­den afec­tar la for­ma en que vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos. Las me­ga­ten­den­cias son gran­des cam­bios so­cia­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos, am­bien­ta­les o tec­no­ló­gi­cos que, aun­que tar­dan en con­so­li­dar­se, una vez es­ta­ble­ci­dos pue­den in­fluir, in­clu­so du­ran­te dé­ca­das, en una am­plia ga­ma de ac­ti­vi­da­des, pro­ce­sos y per­cep­cio­nes. Son las fuer­zas sub­ya­cen­tes que im­pul­san las ten­den­cias.

Mu­chas de es­tas ten­den­cias nos re­sul­tan fa­mi­lia­res: cam­bio en el po­der eco­nó­mi­co glo­bal, con los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas lle­van­do a al­gu­nos mer­ca­dos emer­gen­tes a la re­ce­sión; cam­bio de­mo­crá­ti­co y so­cial, con au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, con más as­pi­ra­cio­nes y con me­nos na­ta­li­dad; el cre­ci­mien­to ur­bano, con­se­cuen­cia de la ex­plo­sión de ciu­da­des de mer­ca­dos emer­gen­tes de ta­ma­ño me­diano me­nos co­no­ci­das co­mo Hy­de­ra­bad o Shenz­hen; cam­bio cli­má­ti­co y es­ca­sez de re­cur­sos; y, por su­pues­to, avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

Ba­jo es­tas me­ga­ten­den­cias sub­ya­cen los cam­bios más in­tere­san­tes, par­ti­cu­lar­men­te los com­por­ta­mien­tos “mar­gi­na­les” de pen­sa­do­res ra­di­ca­les y de quie­nes pri­me­ro los adop­tan, que po­drían con­ver­tir­se en la co­rrien­te prin­ci­pal en años ve­ni­de­ros. Las no­ve­da­des emer­gen tí­pi­ca­men­te de las pe­ri­fe­rias. Una de las pre­sen­ta­cio­nes más im­pac­tan­tes so­bre las ten­den­cias pro­vie­ne de Ri­chard Wat­son, quien bus­ca “ma­pear” las ten­den­cias a cor­to y lar­go pla­zo (des­de el cen­tro del dia­gra­ma ha­cia afue­ra). En­fa­ti­za las in­ter­sec­cio­nes, pun­tos don­de las ten­den­cias tie­nen su im­pac­to más dis­rup­ti­vo, ge­ne­ran­do ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de in­no­va­ción y cre­ci­mien­to.

Im­pul­so­res del cre­ci­mien­to

Co­mo di­cen en McKin­sey: “The trend is your friend” (La ten­den­cia es tu ami­ga). Es el ada­gio más an­ti­guo de la in­ver­sión, y se apli­ca tam­bién a la pro­yec­ción del ren­di­mien­to em­pre­sa­rial fu­tu­ro. Su aná­li­sis mues­tra que cap­tu­rar las olas de cam­bio, crea­das por la in­dus­tria y las ten­den­cias geo­grá­fi­cas, es el fac­tor que más con­tri­bu­ye a los re­sul­ta­dos de ne­go­cios. Una com­pa­ñía que se be­ne­fi­cie de ta­les olas de cam­bio se­rá en­tre cua­tro y ocho ve­ces más pro­ba­ble que lle­gue a la ci­ma del ren­di­mien­to en su sec­tor.

De ahí la im­por­tan­cia de sa­ber de dónde vie­nen las más im­por­tan­tes olas de cam­bio.

¿De dónde ven­drá el cre­ci­mien­to?

• Cre­cer lo­cal­men­te: a me­di­da que au­men­tan las ten­sio­nes so­cia­les, el “lo­ca­lis­mo” ad­quie­re im­por­tan­cia frente a la glo­ba­li­za­ción.

• Asia ma­du­ra: apro­ve­chan­do los bi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de los nue­vos mer­ca­dos de ICASA (In­dia, China, Áfri­ca, Sud­es­te Asiá­ti­co).

• Nue­vos mo­de­los de ne­go­cio: ex­plo­ran­do nue­vos flu­jos de in­gre­sos, nue­vos mo­de­los de pre­cios, nue­vas ecua­cio­nes de va­lor.

¿Qué se­rá más dis­rup­ti­vo?

• Fu­sión tec­no­ló­gi­ca: co­nec­ti­vi­dad de nue­vas tec­no­lo­gías,

in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y au­to­ma­ti­za­ción, re­des y dis­po­si­ti­vos. • Los clien­tes al man­do: clien­tes di­gi­tal­men­te ca­pa­ci­ta­dos

pa­ra el C2B y el C2C.

• Re­vo­lu­ción en red: de ca­de­nas de va­lor a pla­ta­for­mas ba­sa­das en red, con gran­des o in­clu­so pe­que­ños ac­ti­vos.

¿Có­mo ganar de ma­ne­ra di­fe­ren­te?

• Re­cons­tru­yen­do la con­fian­za: en­con­tran­do una nue­va ecua­ción de va­lor so­cial que nos ha­ga ser más au­tén­ti­cos y re­le­van­tes.

• Su­peran­do el mie­do: tra­ba­jan­do jun­tos pa­ra li­brar­nos de los ci­ber-de­lin­cuen­tes, te­rro­ris­tas y no­ti­cias fal­sas (post­truth).

• Crean­do im­pac­to po­si­ti­vo: abra­zan­do una eco­no­mía cir­cu­lar sos­te­ni­ble, que com­par­ta el va­lor de ma­ne­ra res­pon­sa­ble.

Sat­ya Na­de­lla, CEO de Mi­cro­soft, re­co­no­ció la ne­ce­si­dad de cam­biar la for­ma de pen­sar del ne­go­cio que he­re­dó de Bill Ga­tes y Ste­ve Ball­mer. Su nue­vo libro Hit Re­fresh es un ma­ni­fies­to pa­ra ver nues­tros vie­jos desafíos, su­po­si­cio­nes y pre­jui­cios, des­de nue­vas pers­pec­ti­vas.

Con una mi­ra­da di­fe­ren­te, a me­nu­do ins­pi­ra­da en pe­que­ñas em­pre­sas y ope­ra­do­res mar­gi­na­les, bus­có nue­vas for­mas de tra­ba­jar den­tro de Mi­cro­soft y nue­vas so­lu­cio­nes pa­ra las per­so­nas y los clien­tes.

Re­plan­tear­se las op­cio­nes

De­be­ría que­dar cla­ro que nues­tro mun­do, nues­tros mer­ca­dos y nues­tros clien­tes es­tán ca­da vez más po­la­ri­za­dos. Ha emer­gi­do un nue­vo con­jun­to de ten­sio­nes o pa­ra­do­jas: des­de el Bre­xit al cam­bio cli­má­ti­co o des­de Trump a los ca­ta­la­nes. Cons­tan­te­men­te ve­mos desafíos, inima­gi­na­bles ha­ce po­co, a nues­tra es­ta­bi­li­dad y pro­gre­so.

De­be­mos crear im­pac­to po­si­ti­vo, abra­zan­do una eco­no­mía cir­cu­lar sos­te­ni­ble, que com­par­ta el va­lor de ma­ne­ra res­pon­sa­ble

¿Có­mo afron­tar es­tas sie­te pa­ra­do­jas?

• Lo glo­bal versus lo lo­cal: gran­de o pe­que­ño, in­ter­na­cio­nal o pro­vin­ciano, cen­tra­li­za­do o des­cen­tra­li­za­do, ho­mo­gé­neo o he­te­ro­gé­neo, ins­ti­tu­cio­nal o in­di­vi­dual, es­tan­da­ri­za­do o per­so­na­li­za­do... o, en su lu­gar, ¿có­mo po­de­mos ob­te­ner lo me­jor de am­bos mun­dos? Un ejem­plo es el Ama­zon’s Trea­su­re Truck que lle­va “sor­pre­sas” no pla­ni­fi­ca­das a ve­cin­da­rios; des­de la pla­ta­for­ma glo­bal, a la gen­te lo­cal.

• Lo hu­mano versus lo tec­no­ló­gi­co: di­gi­tal o fí­si­co, ro­bó­ti­co o hu­mano, ar­ti­fi­cial o au­tén­ti­co, trans­pa­ren­te o pri­va­do, ideas o al­go­rit­mos, rá­pi­do o len­to, in­ter­fa­ces o ex­pe­rien­cias... o, en su lu­gar, ¿có­mo com­bi­nar am­bos pa­ra ha­cer­lo me­jor?, co­mo Da­lian Wan­da, la res­pues­ta de China a Dis­ney, con una nue­va ge­ne­ra­ción de cen­tros co­mer­cia­les mul­ti­me­dia ba­sa­dos en el en­tre­te­ni­mien­to.

• Lo in­di­vi­dual versus lo co­lec­ti­vo: in­di­vi­duo o comunidades, transac­cio­na­les o re­la­cio­na­les, pro­duc­to­res o co­crea­do­res, em­pre­sas o eco­sis­te­mas, com­pi­tien­do o co­la­bo­ran­do, pro­te­gi­dos o de có­di­go abier­to... o, en su lu­gar, ¿có­mo lo­grar am­bos?, co­mo el Su­pre­me, la mar­ca hip-hop de ska­ters que uti­li­za el mar­ke­ting pop-up im­pul­sa­do con una in­creí­ble in­ten­si­dad por las re­des so­cia­les, pro­mo­vien­do un mer­ca­do se­cun­da­rio en la mo­da pa­ra mi­llen­nials. • Los ne­go­cios versus la so­cie­dad: pro­pó­si­to o be­ne­fi­cio, accionistas o so­cie­dad, res­pon­sa­bles o im­pru­den­tes, trans­pa­ren­tes o des­con­fia­dos, di­ver­si­dad o di­vi­sión ... ¿O có­mo po­de­mos en­con­trar un nue­vo equi­li­brio?, co­mo las za­pa­ti­llas Par­ley de Adidas fa­bri­ca­das con desechos re­ci­cla­dos de mar, re­co­gi­dos por la em­pre­sa ho­lan­de­sa Ocean Clean Up, que lue­go se ven­den co­mo ul­tra cool y al do­ble del pre­cio nor­mal. • El cam­bio versus la con­ti­nui­dad: in­no­var u op­ti­mi­zar, cre­ci­mien­to o efi­cien­cia, fle­xi­bi­li­dad o es­ta­bi­li­dad, ex­pe­ri­men­tal o per­fec­ción, men­ta­li­dad abier­ta o ce­rra­zón... o, en vez de eso, ¿có­mo co­nec­tar las dos di­ná­mi­cas?, co­mo GE que bus­ca la re­vo­lu­ción con­ti­nua con sus pro­ce­sos de in­no­va­ción Fas­tWorks, que co­nec­tan el pen­sa­mien­to de di­se­ño y el de­sa­rro­llo efi­cien­te pa­ra ex­pe­ri­men­tar en la re­duc­ción del ti­me to mar­ket, lle­gan­do al 90%.

• La sim­pli­ci­dad versus la com­ple­ji­dad: li­neal o en red, cor­po­ra­ti­vo o em­pren­di­mien­to, pla­ni­fi­ca­ción o pi­ra­te­ría, crea­ción o adap­ta­ción, ana­lí­ti­co o in­tui­ti­vo... o, por el con­tra­rio, ¿có­mo adop­tar am­bos?, co­mo Haier, la em­pre­sa de mar­ca blan­ca más gran­de del mun­do, que uti­li­za un mo­de­lo de ne­go­cio “ren­dan­he­yi”, cons­trui­do so­bre mi­les de mi­cro­em­pre­sas den­tro de una or­ga­ni­za­ción, em­pren­de­do­ra y cen­tra­li­za­da.

• El ma­ña­na versus el hoy: tác­ti­ca o es­tra­té­gi­ca, in­cre­men­tal o trans­for­ma­cio­nal, se­gu­ri­dad o ries­go, au­da­cia o pa­ri­dad, tan­gi­ble o in­tan­gi­ble, in­gre­sos por ven­tas o ga­nan­cias fu­tu­ras... o, por el con­tra­rio, ¿có­mo im­pul­sar un cam­bio ra­di­cal mien­tras se con­si­guen re­sul­ta­dos ca­da día?, co­mo el con­cep­to “To­day to­mo­rrow”, adop­ta­do por Jeff Be­zos pa­ra ob­te­ner 25 años de cre­ci­mien­to con­ti­nuo.

El ma­yor desafío pa­ra los lí­de­res de hoy es re­sol­ver es­tas pa­ra­do­jas, ali­nean­do las fuer­zas opues­tas o apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rias. Su ma­yor opor­tu­ni­dad ra­di­ca en en­con­trar fór­mu­las pa­ra lo­grar am­bas ¿Gran­de o pe­que­ño, in­ter­na­cio­nal o pro­vin­ciano, cen­tra­li­za­do o des­cen­tra­li­za­do, ho­mo­gé­neo o he­te­ro­gé­neo, ins­ti­tu­cio­nal o in­di­vi­dual, es­tan­da­ri­za­do o per­so­na­li­za­do...? Ya hay ejem­plos que ob­tie­nen lo me­jor de am­bos mun­dos

El ma­yor desafío pa­ra los lí­de­res de hoy es re­sol­ver es­tas pa­ra­do­jas, ali­nean­do las fuer­zas opues­tas o apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rias. La ma­yor opor­tu­ni­dad pa­ra los lí­de­res ra­di­ca en en­con­trar fór­mu­las pa­ra lo­grar am­bas, re­plan­tean­do el con­tex­to y las so­lu­cio­nes. Nue­vos ca­mi­nos, nue­vas y me­jo­res ma­ne­ras. Son las nue­vas tec­no­lo­gías las que per­mi­ten, ca­da vez más, apli­car es­tas nue­vas ma­ne­ras.

To­me­mos por ejem­plo block­chain, que ofre­ce la ca­pa­ci­dad de “de­mo­cra­ti­zar” mer­ca­dos y mar­cas, a tra­vés de com­pro­mi­sos lo­ca­les y es­pe­cí­fi­cos com­bi­na­dos con la to­ma de de­ci­sio­nes. O la im­pre­sión 3D, con la pro­duc­ción per­so­na­li­za­da y a me­di­da, ba­jo de­man­da; o la neu­ro­pró­te­sis, que per­mi­te que las ex­tre­mi­da­des ar­ti­fi­cia­les fun­cio­nen igual que las par­tes reales del cuer­po; o los es­cá­ne­res y ras­trea­do­res ba­sa­dos en IA, que rea­li­zan diag­nós­ti­cos mé­di­cos más pre­ci­sos y pre­dic­ti­vos.

Las apli­ca­cio­nes de la tec­no­lo­gía pue­den re­de­fi­nir nues­tras po­si­bi­li­da­des y nues­tras elec­cio­nes n

ME­GA­TEN­DEN­CIAS Y TEC­NO­LO­GÍAS 2017-2050 Un ma­pa men­tal pa­ra es­ti­mu­lar el de­ba­te so­bre los acon­te­ci­mien­tos ac­tua­les y po­si­bles tra­yec­to­rias*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.