Clí­ni­ca de Na­va­rra re­fuer­za su apues­ta por el pa­cien­te y la in­ves­ti­ga­ción

Mo­de­lo de ne­go­cio: en­tre­vis­ta

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents - con Jo­sé An­drés Gómez.

En los úl­ti­mos años he­mos es­ta­do bus­can­do una fór­mu­la que nos per­mi­tie­ra fi­nan­ciar la ex­pan­sión sin deu­da, por­que nues­tra po­lí­ti­ca es cre­cer des­pa­cio y no en­deu­dar­nos

Un úni­co hos­pi­tal con dos se­des. Ba­jo esta fi­lo­so­fía ha abier­to sus puer­tas re­cien­te­men­te en Ma­drid el nue­vo hos­pi­tal de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra. Se tra­ta del pri­mer cen­tro que la mí­ti­ca ins­ti­tu­ción inau­gu­ra fue­ra de Pam­plo­na tras 55 años de an­da­du­ra em­pre­sa­rial.

Con una in­ver­sión en equi­pa­mien­to mé­di­co cer­ca­na a los 25 mi­llo­nes, que in­clu­ye tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y 46 es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas, la nue­va se­de se ha con­ver­ti­do en un cen­tro sa­ni­ta­rio pri­va­do de re­fe­ren­cia pa­ra el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des.

El pro­ce­so de ex­pan­sión ha si­do li­de­ra­do por Jo­sé An­drés Gómez, in­ge­nie­ro de for­ma­ción y di­rec­tor ge­ne­ral de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra des­de el año 2005. El di­rec­ti­vo ex­pli­ca a Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de es­te pro­yec­to, ca­rac­te­ri­za­do por un “tra­to hu­mano ex­qui­si­to, una me­di­ci­na de pre­ci­sión y una cla­ra vo­ca­ción in­ves­ti­ga­do­ra y for­ma­ti­va”.

FE­DE­RI­CO FERNÁNDEZ DE SAN­TOS: En el desa­rro­llo de una es­tra­te­gia se in­vier­ten re­cur­sos, tiempo y ener­gía crea­ti­va. Si bien un ex­ce­len­te di­se­ño es im­pres­cin­di­ble pa­ra al­can­zar el éxi­to, las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben ase­gu­rar­se de po­seer la ca­pa­ci­dad de rea­li­za­ción de esas es­tra­te­gias pa­ra con­se­guir los ob­je­ti­vos. En es­te ca­so, ¿qué re­cur­sos han limitado la aper­tu­ra de una se­de fue­ra de Pam­plo­na?

JO­SÉ AN­DRÉS GÓMEZ: En reali­dad ha si­do un cú­mu­lo de mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar la lo­ca­li­za­ción, que pa­ra no­so­tros era un te­ma es­tra­té­gi­co. Lle­va­mos mu­chos años bus­can­do un lu­gar ade­cua­do en Ma­drid, pe­ro has­ta aho­ra no habíamos en­con­tra­do el si­tio apro­pia­do pa­ra ini­ciar es­te pro­yec­to.

Por otro la­do, la fi­nan­cia­ción. La po­lí­ti­ca de nues­tra ins­ti­tu­ción es la de cre­cer des­pa­cio, no en­deu­dar­nos y no gas­tar lo que no te­ne­mos. He­mos atra­ve­sa­do unos años de cri­sis eco­nó­mi­ca en los que han mer­ma­do nues­tros in­gre­sos, y nos he­mos cen­tra­do en la bús­que­da de una fór­mu­la que nos per­mi­tie­ra fi­nan­ciar el pro­yec­to sin deu­da.

Tam­bién nos ha re­tra­sa­do la po­lí­ti­ca de re­cur­sos hu­ma­nos que im­pe­ra en la or­ga­ni­za­ción. Ba­sa­mos par­te de nues­tro éxi­to en la ex­tra­or­di­na­ria for­ma­ción de los profesionales que tra­ba­jan en la clí­ni­ca, por­que uno de nues­tros prin­ci­pa­les fac­to­res di­fe­ren­cia­les es el cui­da­do del pa­cien­te. En es­te sen­ti­do, he­mos te­ni­do que for­mar a cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de en­fer­me­ras an­tes de po­der abrir las ins­ta­la­cio­nes en Ma­drid.

F.F.S.: Aho­ra que men­cio­na al per­so­nal, siem­pre se ha di­cho la me­di­ci­na es una pro­fe­sión muy vo­ca­cio­nal, pe­ro el he­cho de ser un hos­pi­tal de vi­sión cris­tia­na re­sul­ta un fac­tor mul­ti­pli­ca­dor res­pec­to a la aten­ción al pa­cien­te. ¿Qué im­pac­to tiene esta for­ma de ac­tuar en el en­fer­mo?

J.A.G.: Cuan­do un pa­cien­te acu­de a un hos­pi­tal, ge­ne­ral­men­te no lo ha­ce pen­san­do en si es­te tiene una vi­sión cris­tia­na o si va­lo­ra la dig­ni­dad hu­ma­na, por­que el tra­to al pa­cien­te es bas­tan­te bueno ac­tual­men­te en Es­pa­ña, tan­to en la sa­ni­dad pú­bli­ca como en la pri­va­da. Los pa­cien­tes bus­can un buen diag­nós­ti­co y un tra­ta­mien­to efi­caz pa­ra su en­fer­me­dad.

Aho­ra bien, cuan­do lle­gan a una ins­ti­tu­ción como esta, en­se­gui­da per­ci­ben que el tra­to mé­di­co es di­fe­ren­te. Y es­te as­pec­to es es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­vo en el ca­so del per­so­nal que es­tá a pie de ca­ma, como en­fer­me­ras, au­xi­lia­res de enfermería y ce­la­do­res.

Es cier­to que la sa­ni­dad es­pa­ño­la cui­da mu­cho la in­ti­mi­dad y la con­fi­den­cia­li­dad, pe­ro la for­ma­ción que da­mos a nues­tros profesionales sa­ni­ta­rios tam­bién in­clu­ye el tra­to a la fa­mi­lia y la preo­cu­pa­ción por de­ta­lles que, aunque a prio­ri pue­den pa­re­cer po­co re­le­van­tes, ayu­dan a me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo del pa­cien­te, y es­to mu­chas veces tiene con­se­cuen­cias muy po­si­ti­vas pa­ra la en­fer­me­dad.

En de­fi­ni­ti­va, la ma­yo­ría de los pa­cien­tes no vie­nen bus­can­do una ex­qui­si­ta ca­li­dad en el tra­to, pe­ro la per­ci­ben, y la va­lo­ran mu­cho.

F.F.S.: Los pro­ce­di­mien­tos ac­tua­les ge­ne­ran re­tra­sos a la ho­ra de con­se­guir un diag­nós­ti­co. Cuan­do un en­fer­mo va a un hos­pi­tal, lo pri­me­ro que quie­re

La ma­yo­ría de los pa­cien­tes no vie­nen bus­can­do una ex­qui­si­ta ca­li­dad en el tra­to, pe­ro la per­ci­ben, y la va­lo­ran mu­cho

Gra­cias a la me­di­ci­na de “al­ta re­so­lu­ción” so­mos ca­pa­ces de diag­nos­ti­car cual­quier pa­to­lo­gía en 24 ho­ras y ofre­cer un tra­ta­mien­to en 72 ho­ras

sa­ber es qué tiene, y las de­mo­ras ge­ne­ran an­gus­tia y an­sie­dad. Us­te­des prac­ti­can lo que de­no­mi­nan me­di­ci­na de “al­ta re­so­lu­ción”, ¿en qué con­sis­te es­te con­cep­to?

J.A.G.: Lo que no­so­tros lla­ma­mos “al­ta re­so­lu­ción” con­sis­te en ser ca­pa­ces de diag­nos­ti­car cual­quier pa­to­lo­gía en 24 ho­ras y ofre­cer un tra­ta­mien­to en 72 ho­ras. La prin­ci­pal ven­ta­ja es que te­ne­mos a to­dos los profesionales tra­ba­jan­do aquí con de­di­ca­ción ex­clu­si­va, al­go que hoy por hoy no es ha­bi­tual en la sa­ni­dad pri­va­da.

Hoy en Es­pa­ña to­da­vía es muy frecuente que, pa­ra ser diag­nos­ti­ca­da una en­fer­me­dad se ten­ga que rea­li­zar un cir­cui­to de es­pe­cia­lis­tas que, ge­ne­ral­men­te, se de­mo­ra al­gu­nos días. No­so­tros te­ne­mos to­dos los es­pe­cia­lis­tas reuni­dos en el mis­mo cen­tro y ha­ce­mos es­te cir­cui­to en una ma­ña­na, sal­vo que ha­ya una prue­ba que re­quie­ra es­tar en ayu­nas o anes­te­sia. Es­to nos per­mi­te rea­li­zar las prue­bas y ob­te­ner el diag­nós­ti­co en un día, con to­das las ven­ta­jas que con­lle­va. Lo que bus­ca el pa­cien­te, como plan­tea en la pre­gun­ta, es evi­tar en lo po­si­ble la an­gus­tia y el des­co­no­ci­mien­to. Ade­más, cuan­to an­tes se reali­ce un diag­nós­ti­co, an­tes pue­de co­men­zar el tra­ta­mien­to. Por ello, te­ne­mos un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta por ca­da pa­cien­te, quien le de­ri­va a los dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas, en fun­ción de las ne­ce­si­da­des. F.F.S.: Ha­ce al­gu­nos años no era ex­tra­ño que los pa­cien­tes se des­pla­za­ran a la Clí­ni­ca de Na­va­rra por su ex­tra­or­di­na­ria ofer­ta, pe­ro el en­torno hos­pi­ta­la­rio ha me­jo­ra­do mu­cho, y en la úl­ti­ma dé­ca­da han apa­re­ci­do ins­ti­tu­cio­nes mé­di­cas muy bue­nas en Es­pa­ña. De he­cho, la sa­ni­dad es­pa­ño­la tiene ac­tual­men­te un nivel muy su­pe­rior al de otros paí­ses eu­ro­peos, aunque es al­go que la so­cie­dad no va­lo­ra en ex­ce­so. Esta pro­li­fe­ra­ción de cen­tros de ex­ce­len­cia, ¿ha si­do uno de los con­di­cio­nan­tes que ha im­pul­sa­do la aper­tu­ra de las ins­ta­la­cio­nes en Ma­drid?

J.A.G.: Abrir una se­de en Ma­drid es un pro­yec­to que lle­vá­ba­mos es­tu­dian­do más de 15 años. Es más, ha­ce 12 años com­pra­mos un policlínico cer­ca de Pla­za de Castilla pa­ra ir co­gien­do ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do ma­dri­le­ño y, más ade­lan­te, po­der cons­truir un hos­pi­tal.

Cier­ta­men­te, aho­ra go­za­mos de una sa­ni­dad pri­va­da muy am­plia en nues­tro país, que ade­más es muy com­pe­ti­ti­va y cuen­ta con gran­des profesionales. El sector ha ex­pe­ri­men­ta­do en los úl­ti­mos años un in­ten­so pro­ce­so de con­so­li­da­ción de­bi­do a las ad­qui­si­cio­nes que han rea­li­za­do los gran­des gru­pos hos­pi­ta­la­rios.

Y es­to ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra la aper­tu­ra de nues­tras ins­ta­la­cio­nes en la ca­pi­tal. Te­nía­mos que acer­car­nos a nues­tros pa­cien­tes y ofre­cer­les la mis­ma ofer­ta sa­ni­ta­ria que te­nía­mos en Pam­plo­na, por­que mu­chos de ellos ha­bían de­ja­do de des­pla­zar­se a Na­va­rra, ya que en­con­tra­ban una ofer­ta muy bue­na tam­bién en Ma­drid.

Al mar­gen de esta nue­va aper­tu­ra, he­mos ini­cia­do una es­tra­te­gia pa­ra cre­cer en el nor­te y en el cen­tro de Es­pa­ña, potenciando la co­la­bo­ra­ción con

Acun­sa, nues­tro prin­ci­pal so­cio y, tam­bién ce­rran­do acuer­dos im­por­tan­tes con otras ase­gu­ra­do­ras como Map­fre, Sa­ni­tas o DKV, que per­mi­ten a mu­chos de sus ase­gu­ra­dos ac­ce­der a la clí­ni­ca. El ob­je­ti­vo es lle­nar las dos se­des.

Res­pec­to a la sa­ni­dad es­pa­ño­la, pien­so que nues­tro país cuen­ta con una de las mejores sa­ni­da­des del mun­do por­que es uni­ver­sal y gra­tui­ta. Ade­más, la ofer­ta se com­ple­men­ta con una bue­na red de hos­pi­ta­les pri­va­dos que tiene una gran ac­ce­si­bi­li­dad, por­que año tras año las ase­gu­ra­do­ras van cre­cien­do y ga­nan­do usua­rios.

Asi­mis­mo, la con­cen­tra­ción hos­pi­ta­la­ria es­tá ge­ne­ran­do la crea­ción de eco­no­mías de es­ca­la que nos ha­cen más com­pe­ti­ti­vos e im­pul­san la sub­es­pe­cia­li­za­ción. Es­to es al­go muy po­si­ti­vo por­que per­mi­te ofre­cer a los ciu­da­da­nos la po­si­bi­li­dad de tra­tar en­fer­me­da­des gra­ves que, de otra for­ma, se­ría mu­cho más di­fí­cil ata­car.

F.F.S.: En Es­pa­ña exis­te una gran con­fron­ta­ción en­tre sa­ni­dad pú­bli­ca y pri­va­da. Es­tos dos con­cep­tos se plan­tean como con­tra­rios, aunque no ten­drían por qué ser­lo. ¿Por qué se ha ge­ne­ra­do esta lu­cha tan po­co ra­cio­nal, cuan­do los dos en­tor­nos pue­den lle­gar a po­ten­ciar­se y cons­truir jun­tos? J.A.G.: Ca­si to­dos los profesionales sa­ni­ta­rios es­ta­mos de acuer­do en que la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da es ne­ce­sa­ria, por­que el sector pri­va­do es el que va a sos­te­ner el sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pa­ñol en el fu­tu­ro. El pro­ble­ma es que se ha con­ver­ti­do en un ar­ma arro­ja­di­za en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos, al igual que otros gran­des te­mas es­tra­té­gi­cos que afec­tan al país.

Creo que se­ría fun­da­men­tal pro­fe­sio­na­li­zar la sa­ni­dad y ale­jar­la de los de­ba­tes po­lí­ti­cos. Los go­bier­nos, tan­to el cen­tral como los au­to­nó­mi­cos, de­ben ve­lar pa­ra que la sa­ni­dad sea uni­ver­sal, de ca­li­dad y gra­tui­ta, pe­ro la sa­ni­dad pú­bli­ca no pue­de ser el úni­co pro­vee­dor, por­que esta no lle­ga. La de­man­da es in­fi­ni­ta, por­que no hay nin­gu­na ba­rre­ra que im­pi­da el ac­ce­so y es­to, aunque es al­go muy po­si­ti­vo, ge­ne­ra gran­des lis­tas de es­pe­ra.

Por lo tan­to, la sa­ni­dad pri­va­da pue­de apor­tar re­cur­sos en es­te ám­bi­to.

Eso sí, se nos tiene que pe­dir una gran trans­pa­ren­cia en los cos­tes y en los re­sul­ta­dos clí­ni­cos, de for­ma que esta co­la­bo­ra­ción tam­bién se di­ri­ja a las ins­ti­tu­cio­nes que ha­cen la sa­ni­dad de una ma­ne­ra más efi­cien­te.

F.F.S.: La ges­tión de un hos­pi­tal es com­pli­ca­da per se, pe­ro si ade­más tiene lu­gar en un en­torno don­de hay ser­vi­cios mé­di­cos, ac­ti­vi­dad for­ma­ti­va y una vo­ca­ción de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción, la com­ple­ji­dad de la ges­tión au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te. ¿Qué ven­ta­jas y qué in­con­ve­nien­tes tiene la com­bi­na­ción de es­tas áreas tan dis­pa­res?

J.A.G.: He­mos crea­do un mo­de­lo si­mi­lar al de los hos­pi­ta­les aca­dé­mi­cos an­glo­sa­jo­nes, don­de la do­cen­cia es­tá pre­sen­te. Nues­tro cen­tro per­te­ne­ce a una uni­ver­si­dad, y un hos­pi­tal aca­dé­mi­co tiene unos ob­je­ti­vos que van más allá del ám­bi­to eco­nó­mi­co. Es de­cir, so­mos una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro y, por tan­to, no te­ne­mos in­ver­so­res que nos es­tán pi­dien­do re­sul­ta­dos cons­tan­te­men­te. Ob­via­men­te, te­ne­mos que ser sos­te­ni­bles a me­dio y lar­go pla­zo y man­te­ner sa­nea­das las cuen­tas pa­ra que la ins­ti­tu­ción pue­da desa­rro­llar­se con tran­qui­li­dad, pe­ro nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es cu­rar a los en­fer­mos y ge­ne­rar co­no­ci­mien­to.

Es­to com­pli­ca la ges­tión, pe­ro tam­bién la ha­ce más atrac­ti­va. La mi­sión del ges­tor, en es­te ca­so, tam­bién con­sis­te en pro­mo­ver acuer­dos de co­la­bo­ra­ción con la in­dus­tria re­la­cio­na­da, for­mar a tus pro­pios profesionales y per­mi­tir que es­tos pue­dan pro­gre­sar pro­fe­sio­nal­men­te, o po­ner en mar­cha pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción. En es­te sen­ti­do, co­la­bo­ra­mos de ma­ne­ra muy ac­ti­va con los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, y es al­go que nos en­ri­que­ce mu­cho. Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad que se ha­ce en be­ne­fi­cio de los pa­cien­tes, pe­ro tam­bién nos ayu­da a me­jo­rar pro­fe­sio­nal­men­te, por­que nos obli­ga a ofre­cer a los pa­cien­tes los úl­ti­mos ade­lan­tos, e im­pul­sa el avan­ce de la cien­cia.

F.F.S.: Se­gún el Ran­king in­ter­na­cio­nal QS 2018, la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra se si­túa en el pri­mer pues­to de Es­pa­ña y 48 del mun­do en cuan­to a em­plea­bi­li­dad. ¿Cuán­to le de­be la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra al hos­pi­tal?

J.A.G.: La prin­ci­pal ven­ta­ja es que las dos ins­ti­tu­cio­nes se re­fuer­zan mu­tua­men­te, y esta unión las ha­ce más fuer­tes. La clí­ni­ca re­fuer­za a la uni­ver­si­dad ha­cien­do que es­té pre­sen­te en mu­chas ciu­da­des de Es­pa­ña, y tam­bién del ex­tran­je­ro. Por otro la­do, la uni­ver­si­dad nos obli­ga a co­la­bo­rar con las fa­cul­ta­des fa­ci­li­tan­do el ini­cio de in­tere­san­tes pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción.

La ca­li­dad de la ofer­ta sa­ni­ta­ria ma­dri­le­ña que ha sur­gi­do en la úl­ti­ma dé­ca­da ha si­do de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de abrir nues­tras ins­ta­la­cio­nes en la ca­pi­tal. Era ne­ce­sa­rio acer­car­nos a nues­tros pa­cien­tes

Se­ría fun­da­men­tal pro­fe­sio­na­li­zar la sa­ni­dad y ale­jar­la de los de­ba­tes po­lí­ti­cos

En­tre otras co­sas, gra­cias a la clí­ni­ca, la uni­ver­si­dad cuen­ta con un Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Mé­di­ca Apli­ca­da que (CI­MA) reúne a nu­me­ro­sos in­ves­ti­ga­do­res con una gran repu­tación pro­fe­sio­nal. Te­ner es­te ti­po de cen­tros me­jo­ra el pres­ti­gio de la clí­ni­ca, y tam­bién re­fuer­za la no­to­rie­dad cien­tí­fi­ca de Es­pa­ña.

Asi­mis­mo, el hos­pi­tal apor­ta va­lor a la uni­ver­si­dad. Es­tá pre­vis­to que se abra un edi­fi­cio de post­gra­do fren­te a la se­de de Ma­drid, que nos per­mi­ti­rá no so­lo for­mar a nues­tros profesionales, sino tam­bién or­ga­ni­zar fo­ros cien­tí­fi­cos.

F.F.S.: Hoy en día, na­ve­gar en el mun­do em­pre­sa­rial re­quie­re de ve­lo­ci­dad y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a los cam­bios. ¿Has­ta qué pun­to di­ría que es im­por­tan­te co­no­cer lo que ocu­rre fue­ra de la clí­ni­ca pa­ra po­der uti­li­zar esta in­for­ma­ción en la implementación de las es­tra­te­gias in­ter­nas?

J.A.G.: No­so­tros es­ta­mos en con­tac­to per­ma­nen­te con di­fe­ren­tes agen­tes de la sa­ni­dad pú­bli­ca y pri­va­da. Nues­tra mi­sión es ge­ne­rar co­no­ci­mien­to, y por eso les pe­di­mos a nues­tros mé­di­cos que par­ti­ci­pen en fo­ros, acu­dan a con­vo­ca­to­rias de in­ves­ti­ga­ción y for­men par­te de so­cie­da­des cien­tí­fi­cas.

Tam­bién es­ta­mos muy pen­dien­tes de lo que ocu­rre en otros paí­ses. Co­la­bo­ra­mos con hos­pi­ta­les ame­ri­ca­nos, eu­ro­peos y tam­bién asiá­ti­cos. Como par­te del pro­ce­so for­ma­ti­vo, exi­gi­mos a los profesionales mé­di­cos que se van a que­dar en la clí­ni­ca que pa­sen al me­nos un año en al­gún hos-

Que­re­mos cre­cer en el nor­te y en el cen­tro de Es­pa­ña potenciando la co­la­bo­ra­ción con Acun­sa y ce­rran­do acuer­dos im­por­tan­tes con otras ase­gu­ra­do­ras

pi­tal ex­tran­je­ro, por­que es­to ayu­da a for­jar re­la­cio­nes profesionales y nos fa­ci­li­ta sa­ber qué se es­tá ha­cien­do en otros lu­ga­res.

Te­ne­mos una re­la­ción muy es­tre­cha con hos­pi­ta­les an­glo­sa­jo­nes como la Clí­ni­ca Ma­yo, y nu­me­ro­sos cen­tros eu­ro­peos, como el NHS, y par­ti­ci­pa­mos muy ac­ti­va­men­te en pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les, por­que pa­ra un hos­pi­tal aca­dé­mi­co es fun­da­men­tal es­tar cer­ca de la in­no­va­ción.

Ade­más, nos gus­ta es­tar aten­tos a lo que ocu­rre en otros sec­to­res como el tec­no­ló­gi­co, que va su­po­ner un pun­to de in­fle­xión en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio en los pró­xi­mos años, el far­ma­céu­ti­co, la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da o la in­ge­nie­ría. En es­te sen­ti­do, es­ta­mos pro­mo­vien­do un cen­tro de in­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. Cree­mos cree­mos que nos po­de­mos be­ne­fi­ciar mu­cho de los avan­ces que se pro­duz­can en es­tas in­dus­trias.

F.F.S.: Como di­rec­tor de la clí­ni­ca y te­nien­do en cuen­ta su for­ma­ción como in­ge­nie­ro, ¿cuá­les son las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des a las que se ha en­fren­ta­do a la ho­ra de ges­tio­nar un equi­po de más de 2.000 per­so­nas, don­de hay un ele­va­do nú­me­ro de mé­di­cos?

J.A.G.: El prin­ci­pal re­to que me mar­qué cuan­do me nom­bra­ron di­rec­tor en el año 2005, y que des­de ha­ce años per­se­gui­mos des­de el Con­se­jo de Di­rec­ción de la clí­ni­ca, es lo­grar que el trabajo en equi­po sea real y efec­ti­vo, y fa­ci­li­tar la crea­ción de si­ner­gias en­tre los di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos.

Siem­pre di­go que en los hos­pi­ta­les es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar las mu­ra­llas que mu­chas veces exis­ten en­tre los di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos pa­ra con­se­guir tra­ba­jar en torno a las pa­to­lo­gías. Por ejem­plo, es im­por­tan­te co­no­cer el cua­dro clí­ni­co com­ple­to de los pa­cien­tes, por­que al­guien que in­gre­sa pa­ra que se le im­plan­te una pró­te­sis de ca­de­ra tam­bién pue­de te­ner una hi­per­ten­sión o una in­su­fi­cien­cia re­nal que in­flu­yan en el pro­ce­so.

Lo­grar que los es­pe­cia­lis­tas, y to­dos los profesionales sa­ni­ta­rios y no sa­ni­ta­rios, tra­ba­jen jun­tos es el gran re­to que yo me plan­teé con­se­guir cuan­do ac­ce­dí al car­go. Qui­zá esta sea la ma­yor di­fi­cul­tad que me he en­con­tra­do en es­tos años, por­que re­quie­re mu­cha pa­cien­cia y una gran ca­pa­ci­dad pa­ra au­nar vo­lun­ta­des

He­mos crea­do un mo­de­lo si­mi­lar al de los hos­pi­ta­les aca­dé­mi­cos an­glo­sa­jo­nes, don­de la do­cen­cia es­tá pre­sen­te

El nue­vo cen­tro pro­mo­ve­rá en­sa­yos clí­ni­cos y pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción bio­mé­di­ca apli­ca­da a las en­fer­me­da­des de di­fí­cil diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.