Una vi­sión op­ti­mis­ta

Mano a mano: en­tre­vis­ta

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents - con Tho­mas L. Fried­man.

El pri­mer con­tac­to que tu­ve con el trabajo de Tho­mas L. Fried­man fue por re­co­men­da­ción de Ben­ja­min Ne­tan­yahu, en­ton­ces vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res con el go­bierno de Yitz­hak Sha­mir. En aque­llos mo­men­tos, pri­ma­ve­ra de 1990, Bi­bi no de­bía es­tar muy “en­fa­da­do” con Fried­man, ya que me ins­tó a leer From Bei­rut to Je­ru­sa­lem… sé que más tar­de - tras leer sus tra­ba­jos so­bre Sa­bra y Cha­ti­la- su apre­cia­ción so­bre el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se cam­bió, aunque es­pe­ro que no su res­pe­to pro­fe­sio­nal.

Aquel li­bro re­sul­tó má­gi­co, e ini­ció el ca­mino de Fried­man como au­tor de best

se­llers. Fue pre­mia­do con el ga­lar­dón Cor­ne­lius Ryan y el Na­tio­nal Book Award pa­ra li­bros de no fic­ción. Su ca­rre­ra como es­cri­tor dio pa­so a otros gran­des li­bros, pe­ro si en al­go des­ta­ca es como pe­rio­dis­ta cu­rio­so e in­fa­ti­ga­ble in­ves­ti­ga­dor… Aunque qui­zás lo que más le hu­bie­ra gus­ta­do ha­bría si­do de­di­car­se al golf o el te­nis de for­ma pro­fe­sio­nal. Como pe­rio­dis­ta re­ci­bió su pri­mer

Pre­mio Pu­lit­zer tra­ba­jan­do en Uni­ted Press In­ter­na­tio­nal (UPI) en 1988 por su co­ber­tu­ra de las ma­sa­cres de Sa­bra y Cha­ti­la du­ran­te la Gue­rra del Lí­bano. En­tre 1984 y 1988, fue el corresponsal je­fe pa­ra el New York Ti­mes en Je­ru­sa­lén. Re­ci­bió en­ton­ces un se­gun­do Pre­mio Pu­lit­zer cu­brien­do la Pri­me­ra In­ti­fa­da. El ter­ce­ro fue el 2002, por su aná­li­sis pe­rio­dís­ti­co so­bre la ame­na­za te­rro­ris­ta en el mun­do, y ya en 2004 le nom­bra­ron Caballero de la Or­den Bri­tá­ni­ca.

Como es­cri­tor, ya tras su ópe­ra pri­ma, es­cri­bió en 1999 un li­bro que de­jó hue­lla: El Lexus y el Olivo. A es­te trabajo in­no­va­dor le han se­gui­do va­rios, como

El mun­do es plano o Hot, Flat and Crow­ded, pu­bli­ca­do en 2008.

Aho­ra nos de­lei­ta con una obra de ar­te op­ti­mis­ta e in­qui­si­do­ra, como es él, ba­sa­da en una pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción: Gra­cias

por lle­gar tar­de. Si­guien­do el sen­ti­do del li­bro, les ade­lan­ta­mos unas lí­neas:

“Hay años de vi­nos ex­cep­cio­na­les, igual que años de his­to­ria ex­cep­cio­na­les.

2007 fue de­fi­ni­ti­va­men­te uno de ellos. Ese año na­ció un gru­po de em­pre­sas que pu­sie­ron en mar­cha gran­des in­no­va­cio­nes que han trans­for­ma­do la ma­ne­ra en la que la gen­te y las má­qui­nas se co­mu­ni­can, crean, colaboran y pien­san.

2007 co­men­zó con el lan­za­mien­to del pri­mer iPho­ne, el 7 de enero, en el cen­tro Mos­co­ne de

San Francisco. Ste­ve Jobs, dio ini­cio a un pro­ce­so por el cual se ha pues­to en ma­nos de ca­si la mi­tad de la po­bla­ción del pla­ne­ta un or­de­na­dor, que es a la vez una cá­ma­ra y te­lé­fono co­nec­ta­do a In­ter­net, con más ca­pa­ci­dad compu­tacio­nal que to­da la mi­sión es­pa­cial Apo­lo jun­ta. Ese mis­mo año, Fa­ce­book se hi­zo glo­bal, y una com­pa­ñía lla­ma­da Twitter se con­vir­tió, en 2007, en una pla­ta­for­ma in­de­pen­dien­te que em­pe­za­ba a cre­cer a es­ca­la mun­dial. Asi­mis­mo, en 2007 el

soft­wa­re más im­por­tan­te que exis­te, y del que po­si­ble­men­te nin­guno de us­te­des ha­ya oí­do ha­blar, se lan­zó en abier­to. Ha­doop, que de­be su nom­bre al ele­fan­te de ju­gue­te del hi­jo del fun­da­dor, bá­si­ca­men­te pro­por­cio­nó al pu­bli­co el big da­ta. Git­hub abrió sus puer­tas en 2007 y hoy, con mas de 14

mi­llo­nes de usua­rios, es el ma­yor re­po­si­to­rio de soft­wa­re de có­di­go abier­to del mun­do; no exis­te nin­gu­na com­pa­ñía que, de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta, no se apro­ve­che de la li­bre­ría de pro­duc­tos que ofre­ce.

Pe­ro es­to era só­lo el prin­ci­pio, por­que po­co más tar­de una com­pa­ñía lla­ma­da Goo­gle lan­zo su sis­te­ma ope­ra­ti­vo, el An­droid, y com­pró una pe­que­ña em­pre­sa de te­le­vi­sión lla­ma­da You­Tu­be. En 2007, un jo­ven de Seattle lla­ma­do Jeff Be­zos lan­zó el pri­mer lec­tor de li­bros elec­tró­ni­cos: Kind­le. IBM em­pe­zó a cons­truir el pri­mer or­de­na­dor cog­ni­ti­vo al que lla­mó Wat­son. En 2007 tres uni­ver­si­ta­rios, vien­do que ab­so­lu­ta­men­te to­dos los ho­te­les de San Francisco es­ta­ban ocu­pa­dos por los asis­ten­tes a la Con­fe­ren­cia Anual de Di­se­ño, de­ci­die­ron al­qui­lar sus tres col­cho­nes de ai­re, crean­do así Airbnb. Tam­bién por aque­llos días, In­ter­net su­peró los 1.000 mi­llo­nes de usua­rios, y los men­sa­jes de tex­to su­pe­raron a las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. El cos­te de la se­cuen­cia­ción

Exis­ten mu­chos cam­pos aún por des­cu­brir pa­ra

co­nec­tar, de co­ra­zón a co­ra­zón, mo­ne­ti­zan­do

pa­sio­nes

de ADN em­pe­zó a caer en pi­ca­do gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, y se po­pu­la­ri­zó el pro­ce­so de ex­trac­ción de gas de es­quis­to, el fa­mo­so frac­king; só­lo en­tre 2006 y 2008 las re­ser­vas de gas na­tu­ral cre­cie­ron un 35%. Tam­bién co­men­zó la re­vo­lu­ción de la ener­gía lim­pia y el des­pe­gue de la ener­gía so­lar. El cos­te de ge­ne­rar un me­ga­bit de da­tos se co­lap­só… en ¡2007! La lí­nea de in­ter­sec­ción com­pa­ra­ti­va en­tre de la ve­lo­ci­dad de trans­mi­sión de da­tos y el cos­te de un me­ga­bit se cru­za­ron… en 2007. ¡Y en 2007 se lan­zó la nu­be!

Es­tos he­chos ha­cen que 2007 pue­da ser con­si­de­ra­do como el pun­to de in­fle­xión más im­por­tan­te en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad des­pués Gu­tem­berg pe­ro, ¿có­mo ha pa­sa­do tan des­aper­ci­bi­do? De­bi­do a la gran cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008”. Así po­dría­mos in­tro­du­cir el úl­ti­mo gran li­bro de es­te ga­na­dor de tres Pre­mios Pu­lit­zer y uno de los co­lum­nis­tas más in­flu­yen­tes del mun­do que es­cri­be en el New York Ti­mes.

Tho­mas Fried­man nos con­ce­dió re­cien­te­men­te una en­tre­vis­ta en la que pre­fe­ri­mos no ha­blar de­ma­sia­do del li­bro, aunque ¡HAY QUE LEER­LO!

FE­DE­RI­CO FERNÁNDEZ DE SAN­TOS: La po­bla­ción eu­ro­pea es­tá ca­da vez más en­ve­je­ci­da. Mu­chos ma­yo­res se sien­ten re­le­ga­dos por la glo­ba­li­za­ción. Tam­bién se ha ge­ne­ra­do un con­flic­to en­tre ellos y la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Es­te co­lec­ti­vo, por otro la­do, acu­mu­la un gran po­der elec­to­ral. ¿Pue­de el au­ge del po­pu­lis­mo com­pli­car aún más la si­tua­ción? THO­MAS L. FRIED­MAN: En es­tos mo­men­tos el po­pu­lis­mo es­tá más mo­ti­va­do por los re­tos que re­pre­sen­ta la in­mi­gra­ción, es de­cir, por el na­cio­na­lis­mo, que por te­mas eco­nó­mi­cos. No co­noz­co en de­ta­lle lo que ocu­rre en Es-

Los tiem­pos en los que nos en­con­trá­ba­mos arro­pa­dos por “pa­pá Es­ta­do” se es­tán des­va­ne­cien­do, y es­to no tiene vuel­ta atrás.

Hay que bus­car otras for­mas pa­ra cre­cer y pros­pe­rar des­de una pers­pec­ti­va op­ti­mis­ta

pa­ña, pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos la di­gi­ta­li­za­ción ha in­flui­do po­si­ti­va­men­te en el el ám­bi­to la­bo­ral. Aho­ra las per­so­nas tra­ba­jan más años, en par­te por­que se ven obli­ga­das a ha­cer­lo, ya que en mu­chos ca­sos no tie­nen su­fi­cien­tes aho­rros pa­ra su ju­bi­la­ción, pe­ro tam­bién por­que pue­den ha­cer­lo. Hoy exis­ten más opor­tu­ni­da­des de trabajo pa­ra las per­so­nas ma­yo­res, que pue­den tra­ba­jar des­de ca­sa in­clu­so a me­dia jor­na­da, apo­yán­do­se en las nue­vas tec­no­lo­gías. Si se tie­nen las ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios, se pue­de con­ti­nuar sien­do par­te de la po­bla­ción ac­ti­va du­ran­te mu­cho más tiempo.

Tam­bién es im­por­tan­te re­sal­tar que In­ter­net ofre­ce la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar apren­dien­do du­ran­te to­da la vi­da. No creo que las co­sas sean uni­di­rec­cio­na­les y, por eso, tam­po­co creo que las per­so­nas ma­yo­res se es­tén de­jan­do in­fluen­ciar por los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas.

F.F.S.: Si bien hay mu­chos gu­rús po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos que mi­ni­mi­zan el im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías, es­pe­cial­men­te el de la ro­bó­ti­ca, lo cier­to es que -se­gún mu­chos- se van a per­der más pues­tos de trabajo de los que se pue­dan lle­gar a crear. ¿Ha­cia dón­de nos pue­de con­du­cir esta si­tua­ción? T.L.F.: Re­pro­duz­co en mi li­bro una fra­se de Vi­vek Murthy, máximo re­pre­sen­tan­te del es­ta­men­to mé­di­co (Sur­geon Ge­ne­ral) de los Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la pre­si­den­cia de Oba­ma. En el en­cuen­tro que tuvimos le pre­gun­té cuál era la en­fer­me­dad más co­mún en los Es­ta­dos Uni­dos. Si era el cáncer, los pro­ble­mas de co­ra­zón o la dia­be­tes… y me res­pon­dió que nin­gu­na de esas: ¡era el ais­la­mien­to! Es­to es al­go sor­pren­den­te en la era de la co­nec­ti­vi­dad. ¿Có­mo es po­si­ble que en Es­ta­dos Uni­dos la ma­yor en­fer­me­dad sea la de­pre­sión re­la­cio­na­da con el ais­la­mien­to? Pe­ro él in­sis­tió en que, des­gra­cia­da­men­te, así era.

Como ex­pon­go en el li­bro, du­ran­te mu­chos años he­mos tra­ba­ja­do con la ca­be­za pe­ro en el fu­tu­ro ha­brá mu­chas per­so­nas tam­bién tra­ba­jan­do con el co­ra­zón. He­mos pa­sa­do de tra­ba­jar con las ma­nos a tra­ba­jar con la ca­be­za y, de aquí, a tra­ba­jar con el co­ra­zón. Las má­qui­nas no tie­nen co­ra­zón y nun­ca lo ten­drán. No pue­den co­nec­tar des­de un pun­to de vis­ta hu­mano, como lo ha­cen las per­so­nas en­tre ellas y, por eso, mu­chos tra­ba­jos mi­gra­ran en esta di­rec­ción.

Es­te es el ca­so, por ejem­plo, de los tra­ba­jos de cui­da­dos a ma­yo­res. En el li­bro re­co­jo el ca­so de la ca­de­na de res­tau­ran­tes Paint Ni­te, que es­tá cre­cien­do como la es­pu­ma. Re­sul­ta que a mu­chos adul­tos les gus­ta pin­tar y, al mis­mo tiempo, re­unir­se pa­ra to­mar al­go. ¿Quién po­día ima­gi­nar que se crea­rían pues­tos de trabajo pa­ra en­se­ñar a pin­tar a adul­tos en un bar? Exis­ten mu­chí­si­mos cam­pos aún por des­cu­brir que per­mi­tan co­nec­tar, de co­ra­zón a co­ra­zón, mo­ne­ti­zan­do pa­sio­nes.

Otro ejem­plo lo ve­mos en­tran­do en la web de Airbnb. Allí hay dos ico­nos: uno,

ho­mes (ca­sas) y otro ex­pe­rien­ces (ex­pe­rien­cias). Vien­do qué ha­cer du­ran­te un via­je a Ma­drid, asom­bra­ba ver la can­ti­dad de es­pa­ño­les que se ofre­cían pa­ra en­se­ñar a bai­lar fla­men­co, a dar cur­sos de co­ci­na es­pa­ño­la, a ha­cer de guías en los mu­seos o a mos­trar la ciu­dad a los ex­tran­je­ros… ¡Ca­da vez hay más per­so­nas apren­dien­do a mo­ne­ti­zar sus pa­sio­nes! Las per­so­nas tie­nen ca­pa­ci­da­des crea­ti­vas que to­da­vía no so­mos ca­pa­ces de apre­ciar. Por eso, no me preo­cu­pa la po­ten­cial fal­ta de trabajo en el fu­tu­ro; es só­lo al­go “po­ten­cial”.

F.F.S.: Us­ted ha­bla de la in­dus­tria de la có­le­ra, del en­fa­do, y es al­go que en Es­pa­ña in­clu­so se fo­men­ta en la te­le­vi­sión. Esta ac­ti­tud tiene con­se­cuen­cias es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­tes con la apa­ri­ción de nue­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ¿A que se de­be el na­ci­mien­to de me­dios ex­tre­mos? ¿So­mos cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias que es­to pue­de aca­rrear? T.L.F.: Los jó­ve­nes es­tán cre­cien­do en un en­torno muy in­fluen­cia­do por las re­des so­cia­les, y en es­te en­torno se pue­den encontrar to­do ti­po de ideas y fa­ci­li­da­des pa­ra con­tac­tar en­tre las per­so­nas más afi­nes. En Es­ta­dos Uni­dos siem­pre ha ha­bi­do gen­te de ul­tra­de­re­cha, pe­ro an­tes era muy di­fí­cil que coin­ci­die­ran, que se unie­ran pa­ra rea­li­zar de­ter­mi­na­das ac­cio­nes, o que se pu­sie­ran de acuer­do pa­ra crear me­dios de co­mu­ni­ca­ción que di­vul­ga­sen teo­rías cons­pi­ra­to­rias que in­flu­ye­ran en la gen­te jo­ven. Eso es lo que las re­des so­cia­les han apor­ta­do, y es una si­tua­ción que me preo­cu­pa mu­cho.

F.F.S.: En­ton­ces, ¿ya no exis­ti­rán re­man­sos como el Saint Louis Park de Min­nea­po­lis (Min­ne­so­ta) don­de us­ted se crió? T.L.F.: Vi­vi­mos en un mun­do don­de la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre no­so­tros mis­mos es cre­cien­te, y como úni­cos res­pon­sa­bles de nues­tro fu­tu­ro, de­be­ría­mos preo­cu­par­nos de pre­pa­rar­nos pa­ra afron­tar­lo con la ma­yor for­ma­ción po­si­ble. Los en­tor­nos de pro­tec­ción y las re­des de sal­va­guar­dia que exis­tían en el pa­sa­do es­tán des­apa­re­cien­do, si bien el pro­ce­so es­tá sien­do más len­to en los en­tor­nos eu­ro­peos de­bi­do a la per­vi­ven­cia del es­ta­do de bie­nes­tar. Los tiem­pos en los que nos en­con­trá­ba­mos arro­pa­dos por “pa­pá es­ta­do” se es­tán des­va­ne­cien­do, y no hay vuel­ta atrás.

De­be­mos apren­der a dis­fru­tar del nue­vo sis­te­ma, aunque es­te nos obli­gue a ser más res­pon­sa­bles de for­ma in­di­vi­dual. Es im­por­tan­te adap­tar­se y te­ner mo­ti­va­ción, por­que en­ton­ces las opor­tu­ni­da­des son in­men­sas

Ca­da día nos ve­mos más obli­ga­dos a en­fren­tar­nos de for­ma in­di­vi­dual a la ad­ver­si­dad, pe­ro hay que re­co­no­cer que las op­cio­nes pa­ra pro­gre­sar des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co se es­tán mul­ti­pli­can­do, por­que te­ne­mos la op­ción de for­mar­nos a tra­vés de In­ter­net y de for­ma gra­tui­ta.

Sin em­bar­go, si lo que bus­ca­mos es vol­ver a, por ejem­plo, la Es­pa­ña de los años 80, re­cu­pe­ran­do el sis­te­ma so­cial de pro­tec­ción, nos en­con­tra­re­mos an­te una ta­rea im­po­si­ble. Hay que bus­car for­mas que per­mi­tan cre­cer y pros­pe­rar des­de una pers­pec­ti­va op­ti­mis­ta, y esta es la fi­lo­so­fía que in­ten­to re­fle­jar en mis li­bros y, ade­más, el ca­mino que mu­chos en­tor­nos es­tán eli­gien­do.

De­te­nién­do­nos a ob­ser­var la evo­lu­ción de las ciu­da­des en Es­ta­dos Uni­dos, ve­mos que és­tas pros­pe­ran de for­ma muy di­fe­ren­te a có­mo lo ha­cían en los años 50 y 60. Las ur­bes que más pro­gre­san son aque­llas que han crea­do las “coa­li­cio­nes adap­ta­ti­vas com­ple­jas”. Se tra­ta de en­tor­nos don­de la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial es­tá pro­fun­da­men­te in­vo­lu­cra­da en el sis­te­ma de edu­ca­ción pú­bli­co, y tra­ba­ja pa­ra ha­cer que és­te sea ca­paz de pro­por­cio­nar, en tiempo real, los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des de­man­da­dos por la eco­no­mía glo­bal, que son ade­más los que esa co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial ne­ce­si­ta. Un circu­lo vir­tuo­so don­de el eco­sis­te­ma em­pre­sa­rial es­tá in­vo­lu­cra­do con el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de mu­chas ma­ne­ras; don­de las co­mu­ni­da­des fi­lan­tró­pi­cas apor­tan pues­tos in­te­ri­nos, be­cas o pro­gra­mas adi­cio­na­les de for­ma­ción; don­de los go­bier­nos lo­ca­les se en­car­gan de con­tra­tar profesionales que via­jan por el mun­do ven­dién­do­las, pro­mo­cio­nan­do sus atri­bu­tos lo­ca­les pa­ra atraer in­ver­sión.

Si hoy uno via­ja por Es­ta­dos Uni­dos, ob­ser­va­rá que es como un ta­ble­ro de aje­drez don­de hay co­mu­ni­da­des que es­tán cons­tru­yen­do las “coa­li­cio­nes adap­ta­ti­vas com­ple­jas” ne­ce­sa­rias pa­ra pros­pe­rar en el si­glo XXI, las ca­si­llas blan­cas, mien­tras que las ne­gras son co­mu­ni­da­des que han fra­ca­sa­do en el in­ten­to. Esa es la gran bre­cha del país en la ac­tua­li­dad.

F.F.S.: Más de un en­tre­vis­ta­do nos con­fia­ba su pe­si­mis­mo des­de la pers­pec­ti­va geo­po­lí­ti­ca y nos con­fe­sa­ba que te­mía que los jó­ve­nes se hu­bie­ran ol­vi­da­do del pa­sa­do, de las gue­rras. ¿Ve ra­zo­na­ble esta preo­cu­pa­ción? T.L.F.: Lo que real­men­te me preo­cu­pa es que la gen­te ten­ga una ac­ti­tud tan pe­si­mis­ta. Son mu­chos los que no ven el po­ten­cial que es­te nue­vo sis­te­ma trae con­si­go. ¿Era al­go tan ma­ra­vi­llo­so tra­ba­jar ocho ho­ras to­dos los días cin­co días a la se­ma­na? Es po­si­ble que aho­ra nos ten­ga­mos que preo­cu­par más de la sa­ni­dad y la ju­bi­la­ción pe­ro, a cam­bio, te­ne­mos mu­chí­si­ma más li­ber­tad. Por eso, creo que de­be­mos apren­der a dis­fru­tar del nue­vo sis­te­ma, aunque és­te nos obli­gue a ser más res­pon­sa­bles de for­ma in­di­vi­dual. Lle­gar a tu pues­to de trabajo y ha­cer lo que te di­cen tus su­pe­rio­res no ga­ran­ti­za que ten­gas el fu­tu­ro ase­gu­ra­do, y por eso es fun­da­men­tal adap­tar­se. Es cier­to que ne­ce­si­ta­re­mos más mo­ti­va­ción, pe­ro las opor­tu­ni­da­des son ca­da vez ma­yo­res.

F.F.S.: En la in­dus­tria pu­bli­ci­ta­ria on­li­ne se es­tá pro­du­cien­do un cu­rio­so mo­vi­mien­to en el que em­pre­sas como Uni­le­ver o P&G re­du­cen su pre­su­pues­to di­gi­tal. ¿Po­dría­mos es­tar vi­vien­do un mo­men­to pen­du­lar, don­de se pro­duz­ca una apro­xi­ma­ción más ra­cio­nal a la pu­bli­ci­dad? T.L.F.: Eso es­pe­ro. Trabajo en un pe­rió­di­co en el que los edi­to­res y los re­gu­la­do­res se en­cuen­tran en el mis­mo ban­do. Los edi­to­res se ocu­pan de la ca­li­dad y ve­ra­ci­dad de los con­te­ni­dos y tam­bién de que cuan­do se pro­duz­ca un error es­te sea sub­sa­na­do. Pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de los con­te­ni­dos, los re­gu­la­do­res im­plan­ta­ron me­di­das como, por ejem­plo, la ne­ce­si­dad de iden­ti­fi­car­se si se que­ría po­ner un anun­cio po­lí­ti­co en el New York Ti­mes. No se po­día, ni se pue­de, ha­cer de for­ma anó­ni­ma. En cam­bio, es­te no ocu­rre en otros me­dios.

Cuan­do apa­re­cie­ron Fa­ce­book, Twitter y You­Tu­be, es­tos no se con­si­de­ra­ron a sí mis­mos como me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sino como pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas y, por tan­to, no ne­ce­si­ta­ban de edi­to­res, por­que los mis­mos al­go­rit­mos se ocu­pa­ban de ges­tio­nar es­tos te­mas. Ade­más, tam­po­co ne­ce­si­ta­ban re­gu­la­do­res por­que, se­gún ar­gu­men­ta­ban sus res­pon­sa­bles, que­rían ser di­fe­ren­tes.

La reali­dad es que al ser so­por­tes nue­vos, ni los go­bier­nos ni la so­cie­dad sa­bía có­mo ges­tio­nar­los y, por lo tan­to, se de­ci­dió con­fiar en ellos; pe­ro han vio­la­do nues­tra con­fian­za. Con­fia­mos en que iban a man­te­ner sus pla­ta­for­mas tan­to li­bres de trolls como de per­so­nas anó­ni­mas de­di­ca­das a po­ner anun­cios po­lí­ti­cos por en­car­go de ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos, por ejem­plo… pe­ro no lo han he­cho, y eso tiene que cam­biar.

Por eso, aho­ra nos en­con­tra­mos en un pe­rio­do de tran­si­ción don­de no­so­tros des­de fue­ra, y ellos des­de den­tro, de­be­mos es­tu­diar có­mo se tie­nen que go­ber­nar es­tas re­des pa­ra evi­tar los abu­sos. Pe­ro por fa­vor, que no me di­gan que por ser una pla­ta­for­ma, son di­fe­ren­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.