La fis­ca­li­dad del sector eléc­tri­co, cla­ve pa­ra abor­dar la des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía

Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents - Ne­me­sio Fernández-Cues­ta, Ju­lio Cas­tro, Jo­sé Ma­ría Egea y Pe­dro An­to­nio Merino.

Des­car­bo­ni­zar la eco­no­mía o, al me­nos, re­du­cir al mí­ni­mo las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono (CO2). Es­te es el ob­je­ti­vo que se ha mar­ca­do la Unión Eu­ro­pea pa­ra el año 2050. Se tra­ta de un am­bi­cio­so pro­pó­si­to que lle­va aso­cia­do un com­pli­ca­do pro­ce­so de eje­cu­ción, ya que su­po­ne sus­ti­tuir el uso de los com­bus­ti­bles fó­si­les (pe­tró­leo, gas y car­bón) por ener­gías re­no­va­bles.

A lo lar­go de es­te año, los paí­ses miem­bros de­ben pre­sen­tar a Bru­se­las su plan de des­car­bo­ni­za­ción, que ha de plas­mar có­mo se ha­rá esa tran­si­ción ba­jo las con­di­cio­nes mar­ca­das por la Co­mi­sión Eu­ro­pea: re­du­cir un 40% los ga­ses de CO2, que el 27% del con­su­mo de ener­gía fi­nal pro­ce­da de fuen­tes lim­pias y ele­var la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca al 30% an­tes de 2030.

Pe­ro no se pue­de ha­blar de des­car­bo­ni­za­ción y de cam­bios en el mix ener­gé­ti­co sin alu­dir a la fis­ca­li­dad, un asun­to es­pi­no­so en Es­pa­ña de­bi­do al re­par­to de los cos­tes pa­ra pa­liar el dé­fi­cit ta­ri­fa­rio, que han in­cre­men­ta­do la fac­tu­ra eléc­tri­ca un 50% en los úl­ti­mos años.

To­dos es­tos te­mas fue­ron ob­je­to de de­ba­te du­ran­te el 15 En­cuen­tro del Sector Ener­gé­ti­co, or­ga­ni­za­do por IESE y De­loit­te.

NE­ME­SIO FERNÁNDEZ-CUES­TA, EX SE­CRE­TA­RIO DE ES­TA­DO DE ENER­GÍA

Es­pa­ña su­po­ne apro­xi­ma­da­men­te el 1% del con­su­mo de la ener­gía mun­dial, y el 0,8% de las emi­sio­nes de CO2 que se pro­du­cen en la Unión Eu­ro­pea. Con las ci­fras en la mano, pue­de pa­re­cer que, en prin­ci­pio, es­te no es un pro­ble­ma que nos de­ba preo­cu­par, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que nues­tra eco­no­mía tiene una de­pen­den­cia muy im­por­tan­te del cli­ma a la ho­ra de sos­te­ner no so­lo la in­dus­tria tu­rís­ti­ca, sino tam­bién la agroa­li­men­ta­ria. Si las tem­pe­ra­tu­ras si­guen au­men­tan­do, den­tro de unos años nos po­de­mos encontrar en una si­tua­ción si­mi­lar a la de Qa­tar, un país al que muy po­cos via­jan en pleno ve­rano.

En el año 2005 la Unión Eu­ro­pea pu­so en mar­cha el mer­ca­do de de­re­chos de car­bono, un ins­tru­men­to me­dian­te el cual se crean in­cen­ti­vos o des­in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos pa­ra con­se­guir que las plan­tas in­dus­tria­les re­duz­can co­lec­ti­va­men­te las emi­sio­nes de ga­ses con­ta­mi­nan­tes a la at­mós­fe­ra. El cos­te de es­tos de­re­chos de­be­ría ser lo su­fi­cien­te­men­te al­to como pa­ra obli­gar a las em­pre­sas a in­tro­du­cir es­tra­te­gias que re­duz­can los ga­ses, pe­ro el sis­te­ma —en el que se otor­gan gra­tui­ta­men­te, se com­pran y se ven­den los de­re­chos pa­ra emi­tir ga­ses— no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te por el ex­ce­so de ofer­ta. En­tre 2006 y 2012 el pre­cio de los de­re­chos de car­bono ha os­ci­la­do en­tre 5 y 10 eu­ros la to­ne­la­da, cuan­do era ne­ce­sa­rio un um­bral de en­tre 20 y 30 eu­ros pa­ra que fue­ra efec­ti­vo.

La Unión Eu­ro­pea ha co­men­za­do a to­mar me­di­das in­tro­du­cien­do un re­tra­so en la subas­ta y mo­di­fi­can­do el sis­te­ma pa­ra ha­cer un cómpu­to de los de­re­chos, con la idea de al­can­zar el um­bral pre­vis­to de ca­ra a 2022.

Pe­ro, ba­jo mi pun­to de vis­ta, hu­bie­ra si­do mu­cho más ope­ra­ti­vo in­tro­du­cir un impuesto al CO2 por­que, de esta for­ma, las em­pre­sas po­drían cal­cu­lar de ma­ne­ra mu­cho más cla­ra la ren­ta­bi­li­dad de sus in­ver­sio­nes y, ade­más, esta me­di­da tam­bién obli­ga­ría a im­plan­tar sis­te­mas más efi­cien­tes des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co a las pe­que­ñas com­pa­ñías, que has­ta aho­ra es­tán exen­tas.

Ho­ri­zon­te 2030

Se­gún el mar­co eu­ro­peo, Es­pa­ña tiene que re­du­cir an­tes del año 2030 sus emi­sio­nes de CO2 un 40% res­pec­to a 1990, con­tar con al me­nos un 30% de re­no­va­ble en su con­su­mo fi­nal de ener­gía fi­nal y ele­var la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca al 30%.

Pa­ra con­se­guir­lo, el Go­bierno, los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los sec­to­res im­pli­ca­dos de­be­rán al­can­zar acuer­dos que pa­sen por aca­bar con to­da la ge­ne­ra­ción de car­bón, man­te­ner la vi­da útil de las cen­tra­les nu­clea­res e in­cre­men­tar en un 50% la ge­ne­ra­ción de ener­gía re­no­va­ble.

Se­gún el BP Energy Outlook, en Es­pa­ña se con­su­men cer­ca de 10,4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bón equi­va­len­tes de pe­tró­leo, y so­lo el 0,7 de ellas pro­ce­den del ám­bi­to na­cio­nal. Por tan­to, no se­ría des­ca­be­lla­do pen­sar que an­tes de 2027 se hu­bie­ra al­can­za­do un acuer­do pa­ra aca­bar con to­da ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con la ge­ne­ra­ción de car­bón. Sin em­bar­go, el cie­rre po­dría ha­ber si­do pau­la­tino si ha­ce unos años se hu­bie­ra impuesto una ta­sa al car­bón por emi­sio­nes de CO2, por­que es­te ac­ti­vo ha­bría de­ja­do de ser ren­ta­ble y las pro­pias em­pre­sas ha­brían pro­pi­cia­do el cie­rre de sus ins­ta­la­cio­nes.

En cuan­to a las cen­tra­les nu­clea­res, Es­pa­ña ne­ce­si­ta man­te­ner su vi­da útil pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos pre­vis­tos pa­ra 2030, pe­ro an­tes de 2050 se de­be­rían ha­ber ce­rra­do to­das las

El mer­ca­do de de­re­chos de car­bono no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te por el ex­ce­so de ofer­ta, y es­to ha fa­vo­re­ci­do la caída de los pre­cios

No se­ría des­ca­be­lla­do pen­sar que an­tes de 2027 se hu­bie­ra al­can­za­do un acuer­do pa­ra aca­bar con to­da ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con la ge­ne­ra­ción de car­bón

Es­pa­ña ne­ce­si­ta man­te­ner la vi­da útil de las cen­tra­les nu­clea­res pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos eu­ro­peos pre­vis­tos pa­ra 2030, pe­ro an­tes de 2050 de­be­rían es­tar ce­rra­das to­das las plan­tas

plan­tas. Así, tam­bién es ne­ce­sa­rio al­can­zar un con­sen­so en es­te ám­bi­to que per­mi­ta, al mar­gen de ten­sio­nes po­lí­ti­cas, co­men­zar a pla­ni­fi­car el cie­rre de esas cen­tra­les, y ela­bo­rar un pro­to­co­lo pa­ra la ges­tión de los re­si­duos y el pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to.

Al­can­zar un 30% de re­no­va­bles en el con­su­mo fi­nal de ener­gía en los pró­xi­mos 13 años re­quie­re in­cre­men­tar un 50% la ge­ne­ra­ción de es­te ti­po de ener­gía. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, la fotovoltaica es la más efi­cien­te a la ho­ra de ge­ne­rar elec­tri­ci­dad, pe­ro ne­ce­si­ta li­ber­tad de in­ver­sión. Y lo mis­mo ocu­rre con la ener­gía eó­li­ca. Pa­ra in­cen­ti­var las in­ver­sio­nes en es­te sector se­ría muy ven­ta­jo­so res­trin­gir las subas­tas y re­cu­pe­rar los par­ques eó­li­cos que se em­pe­za­ron a cons­truir en los años 90 uti­li­zan­do má­qui­nas de po­ca po­ten­cia, pe­ro que se en­cuen­tran en las mejores ubi­ca­cio­nes en tér­mi­nos de vien­to. Sus­ti­tuir esta ma­qui­na­ria por otra más efi­cien­te y mo­der­na po­dría ge­ne­rar gran­des be­ne­fi­cios tan­to al in­ver­sor como al sis­te­ma.

En cuan­to al au­to­con­su­mo, yo soy par­ti­da­rio de que cual­quier ki­lo­va­tio que se com­pre a la red pa­gue ín­te­gra­men­te su ta­ri­fa de dis­tri­bu­ción y pre­cio en fun­ción de la ho­ra, y tam­bién de que cual­quier ki­lo­va­tio que se venda a la red co­bre su pre­cio y pa­gue su ta­ri­fa de dis­tri­bu­ción. To­do aque­llo que se au­to­con­su­me no ne­ce­si­ta nin­gún gra­va­men adicional, y fo­men­tar es­te pro­ce­di­mien­to ayu­da­ría a me­jo­rar el am­bien­te de las gran­des ciu­da­des y tam­bién la pe­ne­tra­ción de las re­no­va­bles.

Edi­fi­ca­ción y trans­por­te

La edi­fi­ca­ción –ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción de edi­fi­cios- su­po­ne en­tre un 12% y un 15% de las emi­sio­nes. En es­te as­pec­to, la úni­ca so­lu­ción po­si­ble es apor­tar se­gu­ri­dad in­tro­du­cien­do en la Ins­pec­ción Téc­ni­ca de Edi­fi­cios as­pec­tos ener­gé­ti­cos que per­mi­tan me­jo­rar el ais­la­mien­to y fo­men­ten la ins­ta­la­ción de con­ta­do­res in­de­pen­dien­tes y car­ga­do­res de elec­tri­ci­dad en los ga­ra­jes.

Apro­xi­ma­da­men­te el 34% de las emi­sio­nes pro­ce­den del trans­por­te. Se tra­ta de un sector que es­tá fue­ra del sis­te­ma de mer­ca­do, pe­ro po­dría in­cre­men­tar­se su efi­ca­cia a cor­to pla­zo si se in­tro­du­je­ran de­ter­mi­na­das me­di­das como por ejem­plo, equi­pa­ran­do las car­gas fis­ca­les de la ga­so­li­na y del ga­só­leo en el ca­so de los tu­ris­mos. De esta for­ma, se re­du­ci­ría el uso de los vehícu­los de ga­soil que, aunque son más efi­cien­tes des­de el pun­to de vis­ta de emi­sio­nes, ge­ne­ran par­tí­cu­las muy con­ta­mi­nan­tes.

Los co­ches eléc­tri­cos e hí­bri­dos se han con­ver­ti­do en una reali­dad, pe­ro su prin­ci­pal pro­ble­ma es la in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do. Es­tos vehícu­los tie­nen un pre­cio bas­tan­te más ele­va­do que los vehícu­los con­ven­cio­na­les y, al fi­nal, los con­su­mi­do­res to­man las de­ci­sio­nes por el bol­si­llo. Por tan­to, si se equi­pa­ra­sen las car­gas fis­ca­les de la ga­so­li­na y el dié­sel, lo re­cau­da­do por esta me­di­da se po­dría de­di­car a fi­nan­ciar un Plan Re­no­ve específico pa­ra vehícu­los eléc­tri­cos e hí­bri­dos en­chu­fa­bles.

El desa­rro­llo de es­te me­dio de trans­por­te in­cre­men­ta­rá no­ta­ble­men­te el con­su­mo de elec­tri­ci­dad en las ciu­da­des y, por tan­to, se­rá ne­ce­sa­rio re­for­zar la dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca. Es­te pro­ce­so re­quie­re un aná­li­sis de da­tos a fu­tu­ro, por­que se va a pe­dir a las em­pre­sas que se ga­ran­ti­ce la dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca pa­ra abas­te­cer la de­man­da que re­que­ri­rá la car­ga de es­tos vehícu­los.

En el ám­bi­to del trans­por­te pe­sa­do, el GNL, el gas na­tu­ral com­pri­mi­do y el pro­pano son la op­ción más ren­ta­ble pa­ra es­te ti­po de trans­por­te. Esta so­lu­ción no al­te­ra el cos­te ni la es­truc­tu­ra y re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te las emi­sio­nes. Así, se­ría acon­se­ja­ble in­tro­du­cir me­di­das fis­ca­les que pe­na­li­za­ran el dié­sel y pre­mia­ran el uso de vehícu­los im­pul­sa­dos por gas.

En cuan­to al trans­por­te de mer­can­cías, se han di­se­ña­do al­gu­nos pro­yec­tos pa­ra la cons­truc­ción de un fe­rro­ca­rril eléc­tri­co, pe­ro es una ini­cia­ti­va que no ten­dría mu­cho sen­ti­do en nues­tro país. Es­pa­ña ha rea­li­za­do en los úl­ti­mos años una gran in­ver­sión en la red del AVE, y si aho­ra se in­tro­du­je­ran en es­tas vías tre­nes de mer­can­cías, el ser­vi­cio de al­ta ve­lo­ci­dad se ve­ría afec­ta­do. Hay que te­ner en cuen­ta, ade­más, que el trans­por­te de mer­can­cías se produce de pun­to a pun­to y por lo tan­to, no se so­lu­cio­na­ría el pro­ble­ma a la ho­ra de lle­var la mer­can­cía de la fá­bri­ca a la ter­mi­nal.

JU­LIO CAS­TRO, DI­REC­TOR GLO­BAL DE RE­GU­LA­CIÓN DE IBER­DRO­LA

El prin­ci­pal pro­ble­ma que tiene el sector eléc­tri­co es­pa­ñol es la fac­tu­ra, que ha au­men­ta­do un 50% en los úl­ti­mos 10 años. El ori­gen de es­te au­men­to no es el pre­cio ma­yo­ris­ta, que se en­cuen­tra en la me­dia de los paí­ses eu­ro­peos de nues­tro en­torno. Tam­po­co es impu­table a la dis­tri­bu­ción ni al trans­por­te, por­que son dos ac­ti­vi­da­des que fun­cio­nan de for­ma muy efi­cien­te.

Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Ener­gía, te­ner la luz en­cen­di­da cues­ta al­re­de­dor de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros. De esta can­ti­dad, apro­xi­ma­da­men­te 21.000 mi­llo­nes son cos­tes pro­pios del sis­te­ma ge­ne­ral (los lla­ma­dos re­gu­la­dos). Por lo tan­to, el 50% del di­ne­ro que se pa­ga en la fac­tu­ra no es luz, y esta can­ti­dad sí que se en­cuen­tra muy por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea.

La fac­tu­ra es­pa­ño­la es de las más ca­ras de Eu­ro­pa, so­lo su­pe­ra­da por Ale­ma­nia y Di­na­mar­ca, que cuen­tan con un sis­te­ma eléc­tri­co muy di­fe­ren­te. En Ale­ma­nia, el pro­ble­ma es es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que los pre­cios se han du­pli­ca­do pa­ra el clien­te residencial des­de que se de­ci­dió cerrar to­das las cen­tra­les nu­clea­res tras el ac­ci­den­te de Fu­kus­hi­ma. Un au­men­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no pa­re­ce so­por­ta­ble en el ca­so de Es­pa­ña, pe­ro lo cier­to es que con­ta­mos con una cla­ra des­ven­ta­ja que es­tá afec­tan­do a la com­pe­ti­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y tam­bién a los clien­tes más vul­ne­ra­bles que, en mu­chos ca­sos, no pue­den so­por­tar el cos­te de la fac­tu­ra eléc­tri­ca. A pe­sar de to­dos es­tos pro­ble­mas, no se pue­de au­men­tar el por­cen­ta­je de re­no­va­bles, me­jo­rar la dis­tri­bu­ción, ni des­man­te­lar las cen­tra­les nu­clea­res, por­que mo­di­fi­car cual­quie­ra de es­tos as­pec­tos afec­ta­ría a los pre­cios. Nos en­con­tra­mos pa­ra­li­za­dos y aque­ja­dos de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble: el dé­fi­cit y la so­bre­car­ga de cos­tes.

To­do aque­llo que se au­to­con­su­me no ne­ce­si­ta nin­gún gra­va­men adicional, y fo­men­tar es­te pro­ce­di­mien­to ayu­da­ría a me­jo­rar el am­bien­te de las gran­des ciu­da­des y tam­bién la pe­ne­tra­ción de las re­no­va­bles

El prin­ci­pal pro­ble­ma que tiene el sector eléc­tri­co es­pa­ñol es la fac­tu­ra, que ha au­men­ta­do un 50% en los úl­ti­mos diez años

Lim­pie­za ta­ri­fa­ria

La asig­na­ción de los cos­tes pa­ra afron­tar la des­car­bo­ni­za­ción no ha es­ta­do bien orien­ta­da. Cuan­do el por­cen­ta­je de re­no­va­bles úni­ca­men­te afec­ta­ba al sector eléc­tri­co, pa­re­cía que el pro­ble­ma es­ta­ba aso­cia­do a es­te sector. Pe­ro cuan­do se ha impuesto el ob­je­ti­vo de al­can­zar un 20% de re­no­va­bles en el con­su­mo fi­nal de ener­gía (pe­tró­leo, gas, car­bón y elec­tri­ci­dad), el pro­ble­ma se ha con­ver­ti­do en glo­bal. Por eso, creo que hay que ha­cer un ejer­ci­cio de trans­fe­ren­cia de es­fuer­zos, y úni­ca­men­te pue­de con­se­guir­se ha­cien­do una lim­pie­za ta­ri­fa­ria, por­que mien­tras no lo ha­ga­mos se­gui­re­mos su­frien­do la en­fer­me­dad del dé­fi­cit. Es de­cir, el sector con­ti­nua­rá pa­ra­li­za­do y el Go­bierno ten­de­rá a abor­dar fu­tu­ros re­cor­tes. Has­ta que no nos li­be­re­mos de esa ame­na­za, no po­de­mos di­se­ñar una es­tra­te­gia de des­car­bo­ni­za­ción y elec­tri­fi­ca­ción efi­cien­te.

En mi opi­nión, la so­lu­ción más ade­cua­da se­ría tras­la­dar de­ter­mi­na­dos cos­tes –como el dé­fi­cit ta­ri­fa­rio, los te­rri­to­ria­les o la aten­ción a los co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles- a los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do. Es­te sis­te­ma ya se ha apli­ca­do en Ca­na­dá, que obli­ga a to­das las pro­vin­cias a apli­car un mer­ca­do de emi­sio­nes o a co­brar un impuesto, y en Fran­cia, don­de las ener­gías re­no­va­bles son fi­nan­cia­das to­tal o par­cial­men­te por los hi­dro­car­bu­ros, y lue­go se trasladan los cos­tes a los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do. Esta se­ría la ma­ne­ra más efi­caz de va­cu­nar­nos con­tra la en­fer­me­dad del dé­fi­cit y, en­ton­ces sí, ha­blar de elec­tri­fi­ca­ción y des­car­bo­ni­za­ción, pe­ro so­bre la ba­se de unos cos­tes mu­cho más com­pe­ti­ti­vos.

JO­SÉ MA­RÍA EGEA, DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE PLA­NI­FI­CA­CIÓN ENER­GÉ­TI­CA DE GAS NA­TU­RAL FE­NO­SA

El desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía re­no­va­ble que ha te­ni­do lu­gar en los úl­ti­mos años ha he­cho que la ge­ne­ra­ción de ener­gías lim­pias al­can­ce unos ni­ve­les de cos­te (30-35 eu­ros por me­ga­va­tio) que eran com­ple­ta­men­te inima­gi­na­bles ha­ce cin­co años.

El prin­ci­pal pro­ble­ma que se nos pre­sen­ta aho­ra es encontrar la me­jor ma­ne­ra de dar co­ber­tu­ra a esta ge­ne­ra­ción, ya sea me­dian­te la ge­ne­ra­ción tér­mi­ca con­ven­cio­nal de ba­jas emi­sio­nes, o di­se­ñan­do sis­te­mas que per­mi­tan al­ma­ce­nar la elec­tri­ci­dad, que es la asig­na­tu­ra pen­dien­te del sector eléc­tri­co.

El ba­jo cos­te de ge­ne­ra­ción que va­mos a te­ner en el año 2030 va a per­mi­tir que la sus­ti­tu­ción de las ener­gías tér­mi­cas se pro­duz­ca de for­ma na­tu­ral y sin ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir en otro ti­po de in­cen­ti­vos que pue­dan en­ca­re­cer el pro­ce­so de cam­bio.

Por tan­to, una vez que he­mos con­se­gui­do al­can­zar una pro­duc­ción a pre­cios más ba­jos, ha­bría que cues­tio­nar­se has­ta qué pun­to tiene sen­ti­do man­te­ner los me­ca­nis­mos de pe­na­li­za­ción al CO2.

Es evi­den­te que el co­mer­cio de de­re­chos de emi­sión no es­tá fun­cio­nan­do. Es­te sis­te­ma se es­tá vien­do afec­ta­do por di­ver­sos fac­to­res como las sub­ven­cio­nes a las re­no­va­bles, los pro­ble­mas de efi­cien­cia in­dus­trial acen­tua­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca, y un ex­ce­so de ofer­ta de de­re­chos de CO2, que im­pac­tan no­ta­ble­men­te en su fun­cio­na­mien­to. Sin es­tas dis­tor­sio­nes, el mer­ca­do ha­bría si­do más efi­caz que las sub­ven­cio­nes a las re­no­va­bles, por­que ha­bría con­se­gui­do asig­nar un cos­te de aba­ti­mien­to al CO2 mu­cho más efi­caz, ha­bría per­mi­ti­do un desa­rro­llo si­mi­lar de las re­no­va­bles, pe­ro a un me­jor cos­te. Ade­más, la nue­va ge­ne­ra­ción re­no­va­ble se ha­bría adap­ta­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da desa­rro­llo, evi­tan­do la pro­duc­ción des­pro­por­cio­na­da de bol­sas de cos­tes en los paí­ses que más han pro­mo­vi­do

Has­ta que no nos li­be­re­mos del dé­fi­cit ta­ri­fa­rio, no po­dre­mos di­se­ñar una es­tra­te­gia de des­car­bo­ni­za­ción y elec­tri­fi­ca­ción efi­cien­te

las re­no­va­bles. Tam­po­co se ha­bría da­do la pa­ra­do­ja de que an­te dos ener­gías téc­ni­cas de pre­cios pa­re­ci­dos, pe­ro con un nivel de emi­sión, pre­va­le­cie­ra la tec­no­lo­gía que más con­ta­mi­na, es de­cir, el car­bón fren­te al gas. Es­to ha pro­vo­ca­do que se emi­ta un 8% de emi­sio­nes adi­cio­na­les so­bre las an­tro­po­ló­gi­cas du­ran­te los úl­ti­mos ocho años.

El pa­pel de la fis­ca­li­dad en el fu­tu­ro

En el año 2017, los cos­tes to­ta­les del sector eléc­tri­co so­bre la pro­duc­ción al­can­za­ron un cos­te de 150 eu­ros por ki­lo­va­tio ho­ra. Si con­si­guié­ra­mos im­ple­men­tar un mix de nue­va ge­ne­ra­ción re­no­va­ble, con ci­clos com­bi­na­dos y cos­tes re­gu­la­dos de trans­por­te y dis­tri­bu­ción, esta ci­fra se re­du­ci­ría a la mi­tad. Sin duda, con ese nivel de cos­te se po­dría abor­dar la des­car­bo­ni­za­ción y, ade­más, im­pul­sar la po­pu­la­ri­za­ción del vehícu­lo eléc­tri­co y otras apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les.

Por tan­to, no cree­mos que las ta­sas a los com­bus­ti­bles, los pea­jes ga­sis­tas u otras me­di­das si­mi­la­res des­ti­na­das a re­du­cir el dé­fi­cit ta­ri­fa­rio sean los ca­mi­nos ade­cua­dos pa­ra fi­nan­ciar el sector, sal­vo que se uti­li­cen pa­ra com­pen­sar al­gu­nas ex­ter­na­li­da­des re­la­cio­na­das con la ta­ri­fa eléc­tri­ca. En es­te sen­ti­do, cree­mos que es ne­ce­sa­rio re­ti­rar de for­ma pau­la­ti­na la fis­ca­li­dad que gra­va al sector, has­ta eli­mi­nar­la com­ple­ta­men­te.

En es­te pun­to ca­be pre­gun­tar­nos, ¿tiene sen­ti­do sa­car las ex­ter­na­li­da­des? En pri­mer lu­gar, hay que te­ner en cuen­ta que las ex­ter­na­li­da­des cons­ti­tu­yen un im­por­tan­te por­cen­ta­je de la fac­tu­ra eléc­tri­ca. A pe­sar de es­to, la ta­ri­fa eléc­tri­ca in­dus­trial que hay en Es­pa­ña no es­tá en­tre las más ca­ras de Eu­ro­pa ya que, en el pri­mer se­mes­tre del año pa­sa­do, fue un 14% más ba­ja que la me­dia. Ade­más, si los cos­tes co­mien­zan a ba­jar, los so­bre­cos­tes tam­bién se irán re­du­cien­do de for­ma pro­gre­si­va, de for­ma que en el 2030 las ex­ter­na­li­da­des prác­ti­ca­men­te ha­brán des­apa­re­ci­do, si bien se po­drán per­ci­bir al­gu­nos au­men­tos de­ri­va­dos de una am­plia­ción de red ne­ce­sa­ria pa­ra la elec­tri­fi­ca­ción y dar co­ber­tu­ra al in­cre­men­to de la de­man­da.

Nos en­con­tra­mos pa­ra­li­za­dos y aque­ja­dos de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble: el dé­fi­cit y la so­bre­car­ga de cos­tes

Es ne­ce­sa­rio re­ti­rar de for­ma pau­la­ti­na la fis­ca­li­dad que gra­va al sector eléc­tri­co, has­ta eli­mi­nar­la com­ple­ta­men­te

PE­DRO AN­TO­NIO MERINO, DI­REC­TOR DE ES­TU­DIOS DE

REP­SOL

A es­tas al­tu­ras, na­die pue­de ne­gar que exis­te un im­por­tan­te pro­ble­ma con el ca­len­ta­mien­to at­mos­fé­ri­co glo­bal. Y uno de ele­men­tos que con­tri­bu­ye a agu­di­zar es­te pro­ble­ma es el dió­xi­do de car­bono. El efec­to ne­ga­ti­vo de es­tas emi­sio­nes afec­ta a to­do el pla­ne­ta y, por tan­to, es­tá con­si­de­ra­do como un cos­te so­cial in­di­rec­to de­ri­va­do de las emi­sio­nes de CO2 ge­ne­ra­das por cual­quier in­dus­tria. Es­te he­cho ha si­do re­co­no­ci­do por la ma­yor par­te de paí­ses, lo que ha lle­va­do a fir­mar el Pro­to­co­lo de Kyo­to, un com­pro­mi­so a tra­vés del cual las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas de un país se com­pro­me­ten a asu­mir la obli­ga­ción de to­mar me­di­das pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes.

La me­di­da re­gu­la­do­ra es­tán­dar pa­ra pa­liar es­te ti­po de ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas –por ejem­plo, la con­ta­mi­na­ción de las aguas de un río- es la in­ter­na­li­za­ción del cos­te so­cial in­di­rec­to en las cuen­tas de la em­pre­sa cau­san­te. Es­to pue­de ha­cer­lo la Ad­mi­nis­tra­ción me­dian­te un impuesto por uni­dad de con­ta­mi­na­ción emi­ti­da, o bien or­de­nan­do le­gal­men­te a la in­dus­tria en cues­tión que se eli­mi­ne la con­ta­mi­na­ción ge­ne­ra­da.

¿Cuál es la me­di­da más ade­cua­da pa­ra abor­dar es­te pro­ble­ma? De­pen­de de la si­tua­ción, aunque ba­jo mi pun­to de vis­ta, la re­gu­la­ción di­rec­ta es más efec­ti­va, por­que la neu­tra­li­za­ción de la con­ta­mi­na­ción en ori­gen no siem­pre es un ob­je­ti­vo téc­ni­ca­men­te po­si­ble de cum­plir. Es de­cir, re­du­cir un po­co el por­cen­ta­je de emi­sio­nes es un pro­ce­so asu­mi­ble pa­ra una com­pa­ñía, pe­ro re­du­cir­lo de gol­pe no lo es. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que pue­den pro­du­cir­se erro­res en las po­lí­ti­cas que in­ten­tan so­lu­cio­nar es­tos fa­llos, y que da­do el nivel de di­gi­ta­li­za­ción que he­mos al­can­za­do, es muy pro­ba­ble que pron­to apa­rez­ca una tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra que su­pon­ga un pun­to de in­fle­xión en es­te cam­po.

Sin em­bar­go, co­rre­mos el ries­go de que los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les nos obli­guen a ace­le­rar no­ta­ble­men­te el pro­ce­so de des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía. En es­te ca­so, lo más apro­pia­do se­ría im­plan­tar un me­ca­nis­mo fi­jo que re­gu­la­ra la can­ti­dad de emi­sio­nes, por­que el impuesto li­mi­ta­ría la ve­lo­ci­dad del cam­bio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.