Aho­ra + Des­pués en 2018 (Par­te II)

Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents - Pe­ter Fisk.

¿Qué es­tá pa­san­do?

El pen­sa­mien­to con­cep­tual y las nue­vas start-ups son ge­nia­les, pe­ro ¿cuál es la reali­dad pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tros? Una gran par­te de mi tiempo la pa­so via­jan­do, ase­so­ran­do e ins­pi­ran­do a tra­vés de pro­yec­tos, ta­lle­res y con­fe­ren­cias a em­pre­sa­rios de to­do el mun­do. Es­to me per­mi­te co­no­cer a em­pre­sas e in­no­va­do­res fas­ci­nan­tes. Al­gu­nas son gran­des y fa­mo­sas como P&G, o ico­nos del lu­jo como Car­tier, in­clu­so mar­cas ge­nia­les como Red Bull; pe­ro otras son más pe­que­ñas, más de ni­cho y más in­tri­gan­tes. Ge­ne­ral­men­te, es de es­tas úl­ti­mas de las que más apren­do.

Al­gu­nas de las per­so­nas y lu­ga­res que más me ins­pi­ra­ron du­ran­te el pa­sa­do año son:

• Bar­ce­lo­na. Mien­tras los ca­ta­la­nes de­ba­ten so­bre su fu­tu­ro, la ciu­dad era el des­tino de mu­chas de las mar­cas más im­por­tan­tes de be­lle­za del mun­do. Coty ha com­bi­na­do su he­ren­cia fran­ce­sa con mar­cas del gru­po P&G, pa­ra crear un nue­vo gru­po de la be­lle­za re­pen­sán­do­lo to­do, des­de las mar­cas has­ta los mo­de­los de ne­go­cio.

• Chica­go. Con­du­cien­do ha­cia el nor­te des­de el ae­ro­puer­to O’Ha­re, por la ori­lla del la­go Mi­chi­gan me sor­pren­dió la can­ti­dad de com­pa­ñías de sa­lud, tan­to gran­des como pe­que­ñas. Atos Me­di­cal es un ejem­plo del cam­bio ha­cia so­lu­cio­nes de aten­ción in­no­va­do­ras, cen­trán­do­se más en el ser­vi­cio que en el pro­duc­to, pri­man­do las re­la­cio­nes di­rec­tas con los pa­cien­tes.

• Du­bai. En pre­pa­ra­ción pa­ra la Ex­po­si­ción Mun­dial 2020, la in­no­va­ción se ve por to­dos la­dos, ya que son cons­cien­tes de que el país ne­ce­si­ta al­go más que ven­der pe­tró­leo y atraer tu­ris­tas. La lí­nea aé­rea Emi­ra­tes es la ma­yor del mun­do, du­pli­can­do a la se­gun­da y cen­trán­do­se en cons­truir un hub glo­bal, no so­lo un des­tino tu­rís­ti­co. Su Mu­seo del Fu­tu­ro nos mues­tra lo pró­xi­mo, el fu­tu­ro.

• Ham­bur­go. Ale­ma­nia so­lía ser el mo­tor in­dus­trial de Eu­ro­pa, pe­ro pa­ra esa men­ta­li­dad de in­ge­nie­ría, aman­te de la ca­li­dad y la pre­ci­sión, ca­da vez re­sul­ta más di­fí­cil in­no­var en el mun­do cam­bian­te de hoy. Las em­pre­sas, de BASF a Ba­yer, de BMW a Bosch, lu­chan pa­ra se­guir a la van­guar­dia an­te una nue­va ge­ne­ra­ción de ági­les com­pe­ti­do­res glo­ba­les.

• Hong Kong. Da­vid Han­sen afir­ma que da vi­da a los ro­bots. Su hu­ma­noi­de crea­ción, Sop­hie, son­rien­te y bro­mis­ta, se con­vir­tió en la pri­me­ra ciudadana ro­bot mun­dial du­ran­te el lan­za­mien­to de Neom, la metrópoli del fu­tu­ro. Si­tua­da en Ara­bia Sau­di­ta cuen­ta con una in­ver­sión de 500bn de dó­la­res, se­rá 33 veces ma­yor que Nue­va York, y se­rá en par­te hu­ma­na y en par­te ro­bó­ti­ca.

• Gua­ya­quil. La ciu­dad más gran­de de Ecua­dor es un cen­tro de in­no­va­ción so­cial. Mash­pi Lod­ge es un ejem­plo de tu­ris­mo res­pon­sa­ble, con bi­ci­cle­tas que cir­cu­lan por lo al­to del bos­que tro­pi­cal an­dino; o eco­sis­te­mas de ci­clo ce­rra­do como Ne­va­da Ro­ses, sin ol­vi­dar un ex­tra­or­di­na­rio cho­co­la­te, he­cho por Pa­ca­rí, con pro­duc­tor ecológicos y co­mer­cio jus­to.

• Oden­se. La ter­ce­ra ciu­dad más gran­de de Di­na­mar­ca se ha rein­ven­ta­do a sí mis­ma. Hoy es el prin­ci­pal cen­tro de ro­bó­ti­ca eu­ro­peo. La ciu­dad es­tá sien­do re­cons­trui­da pa­ra ser una metrópoli so­cial e in­te­li­gen­te. Fa­ce­book aca­ba de ate­rri­zar allí, al igual que Thin­kers50.

• Pre­to­ria. MMI, fu­sión de las dos com­pa­ñías de se­gu­ros lo­ca­les más gran­des, Me­tro­po­li­tan y Mo­men­tum, es­tá unien­do dos cul­tu­ras y mo­de­los operativos di­fe­ren­tes. Se cen­tran en el cre­ci­mien­to y, si bien la eco­no­mía de RSA es dé­bil, Áfri­ca es­tá cre­cien­do rá­pi­da­men­te.

• Zu­rich. La fal­ta de hie­rro es el pro­ble­ma de sa­lud más co­mún y afec­ta es­pe­cial­men­te a las mu­je­res. Tra­ba­jar con la fan­tás­ti­ca in­no­va­ción en nue­vos tra­ta­mien­tos de Vi­for Phar­ma fue ins­pi­ra­dor. Co­no­cer el pro­yec­to “Lucky Iron

Fish” en Viet­nam de­mues­tra que es po­si­ble encontrar so­lu­cio­nes, sim­ples y hu­ma­nas, a pro­ble­mas com­ple­jos.

Vi­vi­re­mos más cam­bios en los pró­xi­mos 10 años que en los tres úl­ti­mos si­glos. Es real y su­ce­de en to­dos los sec­to­res, en mer­ca­dos emer­gen­tes y desa­rro­lla­dos, di­gi­ta­les y analó­gi­cos, en em­pre­sas gran­des y pe­que­ñas

Lo di­gi­tal per­mi­te ex­pe­rien­cias más hu­ma­nas, fa­ci­li­tan­do los as­pec­tos per­so­na­les y sen­so­ria­les, ha­cien­do de ellos al­go más co­la­bo­ra­ti­vo y pro­fun­do De­ja de pen­sar que eres el cen­tro del mun­do e in­vo­lu­cra a los clien­tes des­de su en­torno, des­de aque­llo que les es más re­le­van­te y más va­lio­so

Lo más im­por­tan­te es re­cor­dar la fra­se con la que co­men­cé la pri­me­ra par­te de es­te ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el an­te­rior nú­me­ro de Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce: “Vi­vi­re­mos más cam­bios en

los pró­xi­mos 10 años que en los tres úl­ti­mos si­glos”. Es real y su­ce­de en to­dos los sec­to­res, en mer­ca­dos emer­gen­tes y desa­rro­lla­dos, di­gi­ta­les y analó­gi­cos, en em­pre­sas gran­des y pe­que­ñas. Es­tos cam­bios es­tán sa­cu­dien­do a to­dos.

El mun­do, de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, es­tá adop­tan­do las nue­vas tec­no­lo­gías; con­se­gui­mos, gra­cias al im­pul­so de lí­de­res va­lien­tes y con ca­pa­ci­dad de mi­rar más allá de las prio­ri­da­des y pa­ra­dig­mas de hoy, encontrar ma­ne­ras de me­jo­rar nues­tras vi­das pa­ra dar for­ma a un fu­tu­ro me­jor.

¿Que se­rá lo pró­xi­mo? ¿Qué vas a ha­cer es­te año? ¿Có­mo vas a adop­tar las me­ga­ten­den­cias, tan­to gran­des como pe­que­ñas, pa­ra su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des y los re­tos de tu en­torno? ¿Se­rás el pró­xi­mo Bit­coin o la pró­xi­ma Brew­dog? Es­tos 18 con­cep­tos, pro­vo­ca­ti­vos pe­ro prác­ti­cos, creo que po­drán ayu­dar­te a im­pul­sar la in­no­va­ción y el cre­ci­mien­to en 2018:

1) Con­si­gue que lo di­gi­tal y fí­si­co va­yan de la mano.

El mun­do real reacciona. No veas am­bos, di­gi­tal y fí­si­co, de for­ma se­pa­ra­da: lo di­gi­tal te ha­bi­li­ta. Per­mi­te ex­pe­rien­cias más hu­ma­nas fa­ci­li­tan­do los as­pec­tos per­so­na­les y sen­so­ria­les, ha­cien­do de ellos al­go más co­la­bo­ra­ti­vo y pro­fun­do. Las imá­ge­nes, el tac­to y la voz no es­tán so­lo vin­cu­la­dos por una pan­ta­lla, sino que pue­den dis­per­sar­se fí­si­ca­men­te, crean­do más co­mo­di­dad y apo­yo allí don­de más im­por­ta. Airbnb es más que una pá­gi­na de re­ser­vas; es una for­ma de ex­plo­rar nue­vos lu­ga­res pe­ro con un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia.

2) Usa la trans­pa­ren­cia pa­ra re­cons­truir la con­fian­za.

Hoy es di­fí­cil sa­ber qué es ge­nuino, de dón­de vie­nen las co­sas o in­clu­so en quién con­fiar. El nue­vo li­bro de Ra­chel Bots­man,

Who Can You Trust?, ex­plo­ra có­mo la tec­no­lo­gía, en su con­jun­to, pue­de se­pa­rar­nos. Block­chain es una for­ma po­ten­cial de re­sol­ver esta cri­sis. Un ejem­plo es Fo­llo­wM­yVo­te, que per­mi­te una vo­ta­ción se­gu­ra y anó­ni­ma. Las mar­cas ne­ce­si­ta­rán pa­sar de pun­tos de con­tac­to a pun­tos de con­fian­za, si adop­tan es­tos nue­vos en­fo­ques.

3) Com­pro­me­te a tus clien­tes don­de es­tén.

De­ja de pen­sar que eres el cen­tro del mun­do, e in­vo­lu­cra a los clien­tes des­de su en­torno, des­de aque­llo que les es más re­le­van­te y más va­lio­so. El in­no­va­dor de plás­ti­cos aus­tria­co Grei­ner de­jó de ha­blar de ta­rros de yo­gur y pa­só a ha­blar de có­mo ayu­dar a clien­tes como Nestlé pa­ra que in­no­va­sen con ali­men­tos más sa­lu­da­bles que se pu­die­ran lle­var en­ci­ma. ¿Uno de los mejores lu­ga­res pa­ra des­car­gar­se mú­si­ca de pa­go? Pues en los gim­na­sios, don­de la ma­yo­ría de la gen­te es­cu­cha mú­si­ca.

4) Úne­te a la au­to­ma­ti­za­ción y los al­go­rit­mos.

Ha lle­ga­do el mo­men­to de que ha­gas que el big da­ta tra­ba­je pa­ra ti. El mar­ke­ting es ca­da vez más per­so­nal y pre­dic­ti­vo. Net­flix y Spo­tify, a tra­vés de sus re­co­men­da­cio­nes al­go­rít­mi­cas, han trans­for­ma­do lo que ve­mos y es­cu­cha­mos. Fi­nery ha­ce el se­gui­mien­to de tus com­pras de ro­pa pa­ra con­ver­tir­se en tu “sis­te­ma ope­ra­ti­vo de ves­tua­rio”, mien­tras que Di­git te per­mi­te ex­ter­na­li­zar tus fi­nan­zas, ase­gu­rán­do­se de que ob­ten­gas el me­jor ren­di­mien­to de di­ne­ro o in­ver­sio­nes.

5) Fo­ca­lí­za­te en los pun­tos de in­fluen­cia.

El pun­to de ven­ta per­de­rá im­por­tan­cia. Las per­so­nas se ins­pi­ran e in­flu­yen en­tre sí, y sus ex­pe­rien­cias e ideas ten­drán más im­por­tan­cia que las de las ce­le­bri­da­des o los ven­de­do­res. Las pla­ta­for­mas ba­sa­das en co­mu­ni­dad, como Glos­sier, se vuel­ven po­de­ro­sas, cons­tru­yen­do en­tor­nos activos a tra­vés de con­te­ni­do y co­la­bo­ra­ción re­le­van­te. Glos­sier no es so­lo una mar­ca de be­lle­za, sino tam­bién un nue­vo ti­po de ca­nal pa­ra otras mar­cas re­le­van­tes.

6) Con­viér­te­te en lí­der de pen­sa­mien­to.

Hoy lo que de ver­dad im­por­tan son las ideas. Las tec­no­lo­gías, que tan rá­pi­da­men­te emer­gen, ne­ce­si­tan de nue­vas for­mas de pen­sar. Los clien­tes, en lu­gar de so­lo pro­duc­tos y ser­vi­cios, ne­ce­si­tan de ideas e ins­pi­ra­ción so­bre qué ha­cer con esas tec­no­lo­gías.

Las tec­no­lo­gías, que tan rá­pi­da­men­te emer­gen, ne­ce­si­tan de nue­vas for­mas de pen­sar. Los clien­tes, en lu­gar de so­lo pro­duc­tos y ser­vi­cios, ne­ce­si­tan de ideas e ins­pi­ra­ción so­bre qué ha­cer con esas tec­no­lo­gías Por fin las mar­cas se dan cuen­ta de que los con­su­mi­do­res pre­fie­ren in­ter­ac­tuar más en­tre ellos que con ellas. Su­pe­re­mos la ob­se­sión por las re­la­cio­nes y fa­ci­li­te­mos que los clien­tes se co­nec­ten en­tre sí

Quie­ren nue­vas pers­pec­ti­vas y nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas que es­ti­mu­len su pen­sa­mien­to. Ideas crea­ti­vas, pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción, li­bros blan­cos, edu­ca­ción, es­tu­dios de ca­sos. Es­tas son las mejores ma­ne­ras de re­afir­mar tu ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y atraer me­jor a los clien­tes.

7) Crea “mo­men­tos” de mar­ca.

Las mar­cas se vuel­ven ca­da vez más par­ti­ci­pa­ti­vas, como la ini­cia­ti­va Sub 2 de Ni­ke pa­ra ba­jar el tiempo de la ma­ra­tón por de­ba­jo de dos ho­ras. El pro­yec­to cul­mi­nó en Mon­za, en un even­to don­de Eliud Kip­cho­ge co­rrió la ma­ra­tón tres mi­nu­tos más rá­pi­do que cual­quier otra per­so­na en la his­to­ria (aunque a 35 se­gun­dos de su ob­je­ti­vo). Mi­llo­nes de per­so­nas le ani­ma­ron a tra­vés de una re­trans­mi­sión en vi­vo por Twitter…, pa­ra des­pués com­prar las za­pa­ti­llas zoom Fly.

8) No ven­das so­lo el pro­duc­to; re­suel­ve el pro­ble­ma.

Es ho­ra de ayu­dar a las per­so­nas a que ha­gan más. Du­ran­te de­ma­sia­do tiempo nos he­mos cen­tra­do en rea­li­zar la ven­ta y, qui­zás ha­cer al­go de la­bor pos­ven­ta, pe­ro hoy es en es­to úl­ti­mo en lo que se fi­jan los clien­tes. Las mejores mar­cas tie­nen claro que lo im­por­tan­te es ayu­dar a las per­so­nas a lo­grar lo que quie­ren, uti­li­zan­do me­jor sus pro­duc­tos, como con ta­lle­res de bri­co­la­je pa­ra apren­der a usar las nue­vas he­rra­mien­tas, o cur­sos pa­ra ayu­dar a co­rrer más rá­pi­do con las nue­vas za­pa­ti­llas...

9) Pien­sa en co­mu­ni­da­des, no en com­pra­do­res.

Por fin las mar­cas se dan cuen­ta de que los con­su­mi­do­res pre­fie­ren in­ter­ac­tuar más en­tre ellos que con ellas. Su­pe­re­mos la ob­se­sión por las re­la­cio­nes. Fa­ci­li­ta que los clien­tes se co­nec­ten en­tre sí pa­ra in­vo­lu­crar­se, com­par­tir, crear. Con un pro­pó­si­to com­par­ti­do, las mar­cas ganan voz y ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en un mo­vi­mien­to. Rap­ha es un gran ejem­plo. Sus clu­bes de ci­clis­mo es­tán lle­nos de fans de la bi­ci ves­ti­dos con sus ly­cras, que mien­tras to­man ca­fé tam­bién pue­den com­prar ro­pa pre­mium.

10) Rein­ven­ta tu mo­de­lo de ne­go­cio.

Los mo­de­los co­mer­cia­les es­tán “ma­du­ros” pa­ra la in­no­va­ción. Dar­le una vuel­ta a có­mo fun­cio­na tu em­pre­sa no so­lo es más ur­gen­te, sino más fá­cil; ha­cer par­tí­ci­pes a so­cios pa­ra que ha­gan lo que tú ha­ces, e in­clu­so me­jor; y tal vez así com­par­tan el ries­go y la re­com­pen­sa. Desa­rro­llar nue­vas fuen­tes de in­gre­sos y co­brar por ser­vi­cios adi­cio­na­les, o tal vez mo­de­los de sus­crip­ción, como Lof­tium, que creó un nue­vo sis­te­ma, fa­bu­lo­so pa­ra quie­nes com­pran una vi­vien­da por pri­me­ra vez, don­de se ofre­cen pa­ra ocu­par­se del de­pó­si­to ini­cial de la ca­sa a cam­bio de una par­te de las ga­nan­cias que se ob­ten­drían con Airbnb a tra­vés del al­qui­ler de un dor­mi­to­rio.

11) In­no­var pa­ra las per­so­nas, pe­ro por be­ne­fi­cios.

Los ne­go­cios so­cia­les van a cre­cer rá­pi­da­men­te. Ga­nar di­ne­ro a la vez que se re­suel­ve un pro­ble­ma so­cial es una for­ma de in­no­va­ción que mo­ti­va. Los con­su­mi­do­res se in­vo­lu­cra­rán más in­ten­sa­men­te con mar­cas que de­mues­tren con­cien­cia so­cial. Sol­ben es un ejem­plo: la com­pa­ñía de bio­ener­gía me­ji­ca­na, fun­da­da ha­ce ocho años por Da­niel Gómez Íñi­guez, cuan­do te­nía so­lo 16, es hoy la más gran­de de su es­pe­cie en Amé­ri­ca La­ti­na. Tes­la, con ma­yor ca­pi­ta­li­za­ción que Ford, es­tá ba­sa­da en un plan­tea­mien­to si­mi­lar.

12) No ten­gas mie­do de la di­gi­tal mesh.

Las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les se fu­sio­nan: gen­te, dis­po­si­ti­vos, con­te­ni­do y ser­vi­cios. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), de ma­ne­ra re­le­van­te, di­ná­mi­ca y au­tó­no­ma es el pe­ga­men­to que co­nec­ta to­do. Las pla­ta­for­mas que per­mi­ten esta fu­sión ha­cen que la tec­no­lo­gía se vuel­va in­vi­si­ble y se mul­ti­pli­quen las apli­ca­cio­nes. El pro­yec­to de Ali­ba­ba, el Ali­ba­ba’s City Brain, es una pro­pues­ta, co­nec­ta­da e in­te­li­gen­te, que per­mi­te me­jo­rar el trá­fi­co, fo­men­tar las com­pras y re­du­cir el cri­men en las ciu­da­des chinas.

13) Haz que los mul­ti­pli­ca­do­res en las re­des tra­ba­jen pa­ra ti.

Las re­des cre­cen ex­po­nen­cial­men­te en va­lor. Ca­da nue­vo par­ti­ci­pan­te agre­ga mu­chas co­ne­xio­nes. Las re­des so­cia­les, las re­des de dis­tri­bu­ción, las fran­qui­cias y las co­mu­ni­da­des…, to­do son re­des. El se­cre­to es ha­cer que su co­nec­ti­vi­dad sea más va­lio­sa: el con­te­ni­do com­par­ti­do en­tre las

per­so­nas, los be­ne­fi­cios de la om­ni­ca­na­li­dad en una mar­ca con sus múl­ti­ples ubi­ca­cio­nes, etc. No veas tus re­des como una ba­se de da­tos pa­si­va, sino como un en­torno de par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va.

14) La per­so­na­li­za­ción in­te­li­gen­te es la nor­ma.

La per­so­na­li­za­ción ya no es un lu­jo, sino al­go es­pe­ra­do. Con pro­ce­sos in­te­li­gen­tes e im­pre­sión en 3D, se pue­de crear cual­quier co­sa ins­tan­tá­nea­men­te, ba­jo de­man­da. Adi­das Speed­fac­tory ha trans­for­ma­do el di­se­ño de la ro­pa de en­tre­na­mien­to y es ca­paz de pro­du­cir la equi­pa­ción a tra­vés de IA, se­gún sean las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da atle­ta. Lo­cal Mo­tors te per­mi­te, en 28 días, co­crear el au­to­mó­vil de tus sue­ños. Ha­bit, ba­sán­do­se en el diag­nós­ti­co de ADN, idea pla­nes de nu­tri­ción ex­clu­si­vos pa­ra ca­da in­di­vi­duo.

15) Co­néc­te­se con bots de mar­ca.

Ale­xa de Ama­zon o Xi­no­wei de Ten­cent se han con­ver­ti­do en nues­tros nue­vos ami­gos au­to­ma­ti­za­dos pa­ra las com­pras. Crean­do una nue­va “tien­da tu­ya”, a me­dias en­tre el co­mer­cio mi­no­ris­ta di­gi­tal y el fí­si­co. Ser­vi­cios como es­te, don­de las ma­qui­nas to­man de­ci­sio­nes, ame­na­zan la in­fluen­cia de las mar­cas. Por eso, Do­mino’s se aso­ció con Ale­xa pa­ra ha­cer pe­di­dos de piz­za de for­ma rá­pi­da, di­ver­ti­da y sen­ci­lla, mien­tras que Sep­ho­ra creó su pro­pio chat­bot, Kik, pa­ra ayu­dar a los con­su­mi­do­res de pro­duc­tos de be­lle­za a ele­gir los ade­cua­dos, en­se­ñán­do­les a usar­los me­jor.

16) Su­mér­ge­te en un mun­do de fan­ta­sía.

Los sue­ños pue­den con­ver­tir­se en reali­dad. La reali­dad vir­tual (RV) y la reali­dad se han com­bi­na­do crean­do la reali­dad au­men­ta­da (RA), que per­mi­te que las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les me­jo­ren las ex­pe­rien­cias fí­si­cas. Es­to tam­bién re­quie­re ima­gi­na­ción, pa­ra po­der dar vi­da a jue­gos in­ter­ac­ti­vos o his­to­rias fic­ti­cias. Po­ke­mon Go fue una moda, pe­ro tam­bién un pun­to de in­fle­xión en el di­se­ño de jue­gos. Ga­me of Th­ro­nes, o el nue­vo Star Wars Ho­tel de Dis­ney po­drían ser par­te de tus pró­xi­mas va­ca­cio­nes.

17) Sé hu­mano, pe­cu­liar y sor­pren­den­te.

La gen­te quie­re son­reír más. Hay que dis­tan­ciar­se de la con­ver­gen­cia de la au­to­ma­ti­za­ción, y la uni­for­mi­dad que ge­ne­ra, ha­cien­do co­sas di­fe­ren­tes. Los Ama­zon Trea­su­re Trucks son una ma­ne­ra di­ver­ti­da de lle­var los ar­tícu­los con des­cuen­to di­rec­ta­men­te a co­mu­ni­da­des lo­ca­les, anun­cián­do­se a la vez en las re­des so­cia­les y ha­cien­do so­nar “las cam­pa­nas de la vie­ja fur­go­ne­ta de he­la­dos”. Lle­gar a los clien­tes di­rec­ta­men­te crean­do una sen­sa­ción de fies­ta lo­cal.

18) Ima­gi­na el fu­tu­ro y ofré­ce­lo ya.

Los marcos de pla­ni­fi­ca­ción de 10, cin­co o tres años son de­ma­sia­do in­fle­xi­bles y el clá­si­co pro­ce­so de es­tra­te­gia ya no sir­ve; si bien ne­ce­si­ta­mos un ma­pa que nos ofrez­ca una di­rec­ción, tam­bién ne­ce­si­ta­mos sa­ber adap­tar­nos y evo­lu­cio­nar en un en­torno de cam­bio cons­tan­te. El li­bro de Scott Ant­hony, Dual Trans­for­ma­tion, es un gran ma­nual pa­ra ello; Fa­ce­book, ca­da seis me­ses, se re­plan­tea su exis­ten­cia, y Goo­gle de­fi­ne la es­tra­te­gia como el growth hac­king. Ver el fu­tu­ro con más cla­ri­dad ha­rá que ten­gas mejores re­sul­ta­dos hoy. Los mejores lí­de­res tie­nen el co­ra­je de dar for­ma al fu­tu­ro, en lu­gar de so­lo vi­vir se­gún las nor­mas de hoy... Pen­sar a lo gran­de y más in­te­li­gen­te­men­te... Re­pen­sar, re­en­fo­car y rein­ven­tar.

Las mejores opor­tu­ni­da­des pa­ra los ne­go­cios se ba­san en encontrar nue­vos cre­ci­mien­tos, y pa­ra ello hay que in­vo­lu­crar­se con los clien­tes a fon­do, al tiempo que se me­jo­ra la ren­ta­bi­li­dad. Hay que apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que apa­re­cen en mer­ca­dos que no pa­ran de cam­biar. Pa­ra ello, la me­jor for­ma de apro­ve­char es­tos cam­bios es in­no­van­do, pe­ro no so­lo in­no­van­do el pro­duc­to, o in­clu­so el ne­go­cio, sino in­no­van­do el mer­ca­do.

En mun­do desa­rro­lla­do, acep­ta­mos los mer­ca­dos como un he­cho, como un en­torno don­de rei­na el sta­tu quo. Com­pe­ti­mos den­tro de “ese mer­ca­do”, o con pro­duc­tos y ser­vi­cios le­ve­men­te di­fe­ren­tes o por pre­cio. La ma­yo­ría de los nue­vos pro­duc­tos se co­pian a to­da ve­lo­ci­dad, lo que con­lle­va la dis­mi­nu­ción de már­ge­nes y mo­di­fi­ca­cio­nes del pro­duc­to. La ma­yo­ría de las com­pa­ñías re­co­no­cen que, en un mun­do que cam­bia rá­pi­da­men­te, es­te no es el ca­mino ha­cia el éxi­to a lar­go pla­zo.

Los lí­de­res tie­nen que ser más va­lien­tes. Las opor­tu­ni­da­des son ili­mi­ta­das, y cuan­do la com­pe­ten­cia es gran­de, las ideas de­ben ser ma­yo­res. Ac­tuar es la par­te más di­fí­cil: to­mar las de­ci­sio­nes que sean co­rrec­tas, tan­to pa­ra hoy como pa­ra el fu­tu­ro. Las mejores de­ci­sio­nes abar­can el nue­vo con­tex­to, re­sol­vien­do las apa­ren­tes ten­sio­nes e im­pul­san­do nues­tro emo­cio­nan­te via­je. Sé au­daz, sé va­lien­te, sé bri­llan­te

Ga­nar di­ne­ro a la vez que se re­suel­ve un pro­ble­ma so­cial es una for­ma de in­no­va­ción que mo­ti­va Las opor­tu­ni­da­des son ili­mi­ta­das y cuan­do la com­pe­ten­cia es gran­de, las ideas de­ben ser ma­yo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.