“Los da­tos in­di­can que vi­vi­mos en la me­jor épo­ca de la his­to­ria”

Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Contents - Johan Nor­berg.

Si real­men­te nos in­tere­sa el bie­nes­tar hu­mano y con­se­guir que nues­tro en­torno me­jo­re, de­be­mos ana­li­zar los da­tos, he­chos y ten­den­cias, y no de­jar­nos lle­var por sen­ti­men­ta­lis­mos de otras épo­cas

Con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo li­bro –pu­bli­ca­do por Deus­to, Va­lue School y el Ins­ti­tu­to Juan de Ma­ria­na– Pro­gre­so. 10 ra­zo­nes pa­ra mi­rar al fu­tu­ro

con op­ti­mis­mo, el en­sa­yis­ta eco­nó­mi­co sue­co Johan Nor­berg pro­nun­ció una con­fe­ren­cia en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino. Ac­ti­vo con­fe­ren­cian­te in­ter­na­cio­nal, Nor­berg co­la­bo­ra ha­bi­tual­men­te con me­dios glo­ba­les y es co­lum­nis­ta en el pe­rió­di­co Me­tro. Sus tra­ba­jos tra­tan so­bre el em­pren­di­mien­to, la li­ber­tad, la eco­no­mía y la glo­ba­li­za­ción. Es miem­bro del con­se­jo de la So­cie­dad Mont Pe­le­rin de Sui­za, ex­per­to del Ca­to Ins­ti­tu­te de Was­hing­ton y se­nior fe­llow del Eu­ro­pean Cen­tre for In­ter­na­tio­nal Po­li­ti­cal Eco­nomy de Bru­se­las. Ha es­cri­to quin­ce li­bros, de los cua­les en Es­pa­ña se han pu­bli­ca­do En

de­fen­sa del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal (Uni­dad Edi­to­rial, 2005) y Fiasco Fi­nan­cie­ro: Có­mo la ob­se­sión de los ame­ri­ca­nos por la pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria y el di­ne­ro fá­cil cau­só la cri­sis eco­nó­mi­ca (Uni­dad Edi­to­rial, 2015).

En Pro­gre­so, ex­po­ne un exa­men de­ta­lla­do de las ci­fras ofi­cia­les de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les como Na­cio­nes Uni­das, el Ban­co Mun­dial o la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, las cua­les de­mues­tran que el avan­ce que la hu­ma­ni­dad ha ex­pe­ri­men­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das no tiene pre­ce­den­tes. De he­cho, se­gún el au­tor, “los da­tos in­di­can que vi­vi­mos en la me­jor épo­ca de la his­to­ria, aunque nues­tra per­cep­ción pue­de decirnos que to­do va mal”. In­clu­so, el mun­do me­jo­ra pa­ra aque­llos que se en­cuen­tran en un peor pun­to de par­ti­da: “En ca­si to­dos los rin­co­nes del mun­do la gen­te vive más años, con ma­yor pros­pe­ri­dad, más se­gu­ri­dad y me­jor sa­lud. Por su­pues­to, ni to­dos los pro­ble­mas han si­do re­suel­tos ni en to­das par­tes pue­den com­par­tir es­te op­ti­mis­mo; pe­ro, en la ma­yo­ría de los ca­sos, al me­nos se co­no­cen las he­rra­mien­tas que pue­den ayu­dar­nos”. El au­tor ex­pli­ca có­mo, mu­chas veces, una tec­no­lo­gía tan sim­ple como la que per­mi­te el ac­ce­so al agua po­ta­ble y sis­te­mas de fon­ta­ne­ría do­més­ti­cos pue­de mar­car una enor­me di­fe­ren­cia.

Nor­berg des­gra­na el pa­sa­do y pre­sen­te de diez in­di­ca­do­res, cu­ya evo­lu­ción po­si­ti­va ha­ce pen­sar que un fu­tu­ro me­jor es­tá por ve­nir. Es­tos son: ali­men­ta­ción, sa­nea­mien­to, vio­len­cia, me­dio am­bien­te, al­fa­be­ti­za­ción, li­ber­tad, igual­dad, la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción, es­pe­ran­za de vi­da y po­bre­za. So­bre es­tos dos úl­ti­mos “que de al­gu­na for­ma re­su­men to­do lo que ha acon­te­ci­do du­ran­te la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad”, cen­tró su po­nen­cia en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino. A con­ti­nua­ción, re­co­ge­mos lo más des­ta­ca­do de su in­ter­ven­ción:

La re­duc­ción de la po­bre­za

Creo que no te­ne­mos una idea pre­ci­sa de lo que es­tá su­ce­dien­do en el mun­do: vio­len­cia, cri­men, de­li­tos, ham­bru­na, nue­vas tec­no­lo­gías… Aca­bo de leer un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el New York Ti­mes que ha­bla pre­ci­sa­men­te de los pro­ble­mas que plan­tea la tec­no­lo­gía mo­der­na. Ex­pli­ca que los cien­tí­fi­cos han lle­ga­do a la con­clu­sión de que la vi­da en EE.UU. se mue­ve de­ma­sia­do rá­pi­do, y que las re­fle­xio­nes tran­qui­las ya no son al­go ha­bi­tual, por­que esa ve­lo­ci­dad produce can­ti­dad –y no ca­li­dad– y ha­ce que hoy to­do sea efí­me­ro… Es­te ar­tícu­lo lo he leí­do aho­ra, ¡pe­ro se pu­bli­có en oc­tu­bre de 1923! Por aquel en­ton­ces era la épo­ca del gra­mó­fono, que pa­ra al­gu­nos su­po­nía la des­truc­ción de nues­tra for­ma de ex­pe­ri­men­tar la mú­si­ca, mien­tras que otros to­da­vía con­si­de­ra­ban la ra­dio como al­go es­tre­san­te, que ofre­cía de­ma­sia­da in­for­ma­ción.

Cuan­do afir­ma­mos que to­da épo­ca pa­sa­da fue me­jor, creo que ha­bría que ana­li­zar con de­ta­lle a qué épo­ca nos re­fe­ri­mos. Di­cho de otro modo, no te­ne­mos que con­fiar en nues­tros ins­tin­tos ni en nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, por­que to­das las ge­ne­ra­cio­nes siem­pre han año­ra­do una era an­te­rior,

qui­zás la ra­zón sea por­que la gen­te re­me­mo­ra su pro­pia in­fan­cia. La ma­yor par­te de las per­so­nas que co­noz­co, nor­mal­men­te aso­cian esa épo­ca ma­ra­vi­llo­sa con su ado­les­cen­cia. Es de­cir, se vin­cu­la con al­go exis­ten­cial.

An­tes yo era uno de esos nos­tál­gi­cos que pen­sa­ba en el pa­sa­do de for­ma ro­mán­ti­ca. Pa­ra mí, la me­jor épo­ca era la de fi­na­les del si­glo XIX en el nor­te de Sue­cia, la épo­ca de mis an­te­pa­sa­dos. Más tar­de com­pren­dí en qué cir­cuns­tan­cias sub­sis­tían, y me pre­gun­té dón­de hu­bie­ra es­ta­do yo de ha­ber vi­vi­do en esa épo­ca… La res­pues­ta es que ¡en nin­gún si­tio! Por­que en­ton­ces la es­pe­ran­za de vi­da era de 30 años, es de­cir, pro­ba­ble­men­te ya es­ta­ría muer­to o vi­vi­ría en una si­tua­ción muy du­ra. En aquel mo­men­to to­do de­pen­día de la mar­cha de las co­se­chas, y si el tiempo u otras in­cle­men­cias las ha­bía echa­do a per­der, la gen­te mo­ría de ham­bre.

Por eso de­fien­do que no po­de­mos con­fiar en nues­tros sen­ti­mien­tos ni en las anéc­do­tas, sino que de­be­mos exa­mi­nar las ra­zo­nes a lo lar­go de un pe­rio­do más lar­go, te­ne­mos que ana­li­zar los da­tos, he­chos y ten­den­cias, si real­men­te nos in­tere­sa el bie­nes­tar hu­mano y có­mo po­de­mos ha­cer que el mun­do sea me­jor. Jus­ta­men­te es­to es lo que quie­ro ma­ni­fes­tar en Pro­gre­so, ha­blar de có­mo es el mun­do com­pa­ra­do con el pa­sa­do, ha­ce 20 y 200 años, dón­de es­tá­ba­mos y ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos.

Si aten­de­mos a la po­bre­za ex­tre­ma –hoy de­fi­ni­da por el Ban­co Mun­dial y Na­cio­nes Uni­das como vi­vir con me­nos de dos dó­la­res al día–, com­pro­ba­mos que ha­ce 200 años el 90%

Ha­ce dos si­glos, no ha­bía nin­gún país don­de la es­pe­ran­za de vi­da fue­ra ma­yor de 40 años, ni si­quie­ra en los más ri­cos. Ac­tual­men­te, no exis­te ni uno so­lo don­de la es­pe­ran­za de vi­da sea in­fe­rior a cua­tro años, ni si­quie­ra en los más po­bres

Des­de ha­ce 25 años, 140.000 per­so­nas sa­len de la po­bre­za ex­tre­ma ca­da día

de la po­bla­ción mun­dial vi­vía en una si­tua­ción de ex­tre­ma po­bre­za. De modo que, si hu­bié­ra­mos ha­bi­ta­do en lu­ga­res como Es­pa­ña o Sue­cia ha­ce dos si­glos, prác­ti­ca­men­te to­dos no­so­tros hu­bié­ra­mos su­fri­do esa si­tua­ción de­ses­pe­ran­te. Es­tas ci­fras eran mu­cho más ele­va­das en­ton­ces de lo que son hoy las del Áfri­ca Sub­saha­ria­na.

En el ín­te­rin, se pro­du­jo la re­vo­lu­ción in­dus­trial, au­men­tó la pro­duc­ti­vi­dad, se pu­do crear y fa­bri­car mu­cho más, apa­re­ció la di­vi­sión del trabajo, el boom del co­mer­cio y, de pron­to, la po­bre­za ex­tre­ma se re­du­jo del 90% al 9% ac­tual. El cam­bio ha si­do es­pec­ta­cu­lar si te­ne­mos en cuen­ta que ha­ce 25 años afec­ta­ba al 37% de la hu­ma­ni­dad, y el mo­ti­vo ha si­do la glo­ba­li­za­ción. De he­cho, un cálcu­lo rá­pi­do pa­ra me­dir el ta­ma­ño de esta glo­ba­li­za­ción po­dría ser, sim­ple­men­te, com­pa­rar­nos con la re­vo­lu­ción in­dus­trial. En­ton­ces, 200 mi­llo­nes de per­so­nas du­pli­ca­ban sus in­gre­sos en po­co más de 50 años, aho­ra

2.000 mi­llo­nes de per­so­nas du­pli­can sus in­gre­sos en un po­co más de una dé­ca­da. Es de­cir, la glo­ba­li­za­ción aho­ra es 50 veces más gran­de que la de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, en tér­mi­nos de sa­li­da de la po­bre­za ex­tre­ma. A pe­sar de que la po­bla­ción mun­dial se ha in­cre­men­ta­do en es­te pe­rio­do, hay mu­cha me­nos gen­te que vive en po­bre­za ex­tre­ma. Es­to sig­ni­fi­ca que 140.000 per­so­nas aban­do­na­ron esa si­tua­ción ca­da día en los úl­ti­mos 25 años. Aho­ra la pro­por­ción es in­clu­so ma­yor; ac­tual­men­te 100 per­so­nas sa­len de la po­bre­za ex­tre­ma ca­da mi­nu­to.

Otra cues­tión aso­cia­da a la po­bre­za es la de­sigual­dad. Si bien no se produce un in­cre­men­to de las de­sigual­da­des en el mun­do a nivel glo­bal, sí se apre­cia en al­gu­nos lu­ga­res. Sin em­bar­go, por pri­me­ra vez des­de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, los paí­ses po­bres han cre­ci­do rá­pi­da­men­te, aunque no to­dos pro­gre­san al mis­mo rit­mo. Por ejem­plo, ha­ce 30 años Chi­na era un país mu­cho más igua­li­ta­rio, pe­ro un 90% de los chi­nos vi­vían en po­bre­za ex­tre­ma; es de­cir, eran igua­li­ta­rios en la po­bre­za. Des­de que el país co­men­zó a abrir su eco­no­mía, los ciu­da­da­nos tu­vie­ron más opor­tu­ni­da­des de en­ri­que­cer­se, pe­ro no al mis­mo rit­mo. Exis­te ma­yor ri­que­za en las zo­nas cos­te­ras que en las ru­ra­les; por lo tan­to, aunque la po­bre­za ex­tre­ma se ha re­du­ci­do de un 90% a un 10% en so­la­men­te tres dé­ca­das, la de­sigual­dad ha cre­ci­do. En mi opi­nión, es más im­por­tan­te lu­char con­tra la po­bre­za, y no so­lo con­tra la de­sigual­dad, ya que –en cier­ta ma­ne­ra– es la for­ma de crear pro­gre­so.

La me­jo­ra en la es­pe­ran­za de vi­da

El au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y de la sa­lud es otra me­di­da que re­su­me nues­tro avan­ce. Gra­cias a que he­mos con­se­gui­do me­jo­rar la nu­tri­ción y te­ner ma­yor ac­ce­so a los ali­men­tos, la des­nu­tri­ción se ha re­du­ci­do de un 50% a un 10%. Como tam­bién he­mos ade­lan­ta­do en ma­te­ria de se­gu­ri­dad –por ejem­plo, en la for­ma en la que se cons­tru­yen las ca­sas–, el ries­go de mo­rir an­te un desas­tre na­tu­ral aho­ra es un 90% me­nor de lo que era ha­ce 100 años; y tam­bién po­de­mos ha­blar de los lo­gros de la sa­ni­dad, la tec­no­lo­gía, los fár­ma­cos, los an­ti­bió­ti­cos, etc.

Re­cien­te­men­te, leí dos his­to­rias re­la­cio­na­das con la sa­ni­dad en la mis­ma re­vis­ta que, a mi en­ten­der, re­su­men de for­ma es­pec­ta­cu­lar lo que su­ce­de en es­te sen­ti­do. La pri­me­ra tiene que ver con un ser lla­ma­do Geor­ge, de 10 años, y la otra con Mozart. Se ha des­cu­bier­to que es­te úl­ti­mo pro­ba­ble­men­te fa­lle­ció por no re­sis­tir a una in­fec­ción bac­te­ria­na en su gar­gan­ta. Así se vi­vía en el mun­do ha­ce 200 años, aunque fue­ses el ma­yor com­po­si­tor del mun­do…; da­ba igual, por­que no ha­bía sa­ni­dad.

Geor­ge tu­vo al­go bas­tan­te peor –un tu­mor ce­re­bral–, pe­ro le ope­ra­ron. In­clu­so su co­ra­zón de­jó de la­tir du­ran­te la ope­ra­ción, pe­ro con­si­guie­ron re­ani­mar­le y ex­traer el tu­mor. Afor­tu­na­da­men­te aho­ra ha vuel­to a la nor­ma­li­dad. Es­to es al­go in­creí­ble, ¡más aún si te­ne­mos en cuen­ta que Geor­ge no es un ser hu­mano, sino un pez! Es de­cir, hoy da­mos me­jor tra­ta­mien­to mé­di­co a nues­tras mas­co­tas que el que re­ci­bía­mos los se­res hu­ma­nos ha­ce 200 años. Los desa­rro­llos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos, así como la ac­ción de los em­pre­sa­rios, han re­du­ci­do el pre­cio que cues­ta la tec­no­lo­gía que per­mi­te fa­bri­car dis­po­si­ti­vos que sal­van la vi­da y me­jo­ran nues­tra ca­li­dad de vi­da. Es­to, com­bi­na­do con otros fac­to­res como el agua co­rrien­te, ha da­do lu­gar al in­cre­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da que, en po­co más de 100 años, au­men­tó de 31 a 71 años. To­dos no­so­tros te­ne­mos la suer­te de ex­pe­ri­men­tar es­to, y creo que de­be­ría­mos fe­li­ci­tar­nos dia­ria­men­te sim­ple­men­te por es­tar vivos.

Ha­ce dos si­glos, no ha­bía nin­gún país don­de la es­pe­ran­za de vi­da fue­ra ma­yor de 40 años, ni si­quie­ra en los más ri­cos. Hoy no exis­te ni uno so­lo don­de la es­pe­ran­za de vi­da sea in­fe­rior a cua­tro años, ni si­quie­ra en los más po­bres. Es­te es uno de los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción, que no so­lo tiene que ver con el di­ne­ro o con dis­po­ner de más re­cur­sos pa­ra gas­tar, sino tam­bién con que ha­ya­mos re­du­ci­do el pre­cio que hay que pa­gar por to­das es­tas tec­no­lo­gías, por los ali­men­tos que ne­ce­si­ta­mos, por los dis­po­si­ti­vos pa­ra filtrar el agua, etc. In­clu­so en paí­ses como Hai­tí, uno de los po­cos que no es más ri­co hoy que en 1960, la es­pe­ran­za de vi­da se ha in­cre­men­ta­do des­de en­ton­ces y la mor­ta­li­dad in­fan­til se ha re­du­ci­do en un 75% gra­cias a la glo­ba­li­za­ción. Aho­ra es más fá­cil y rá­pi­do que nun­ca uti­li­zar las ideas, el co­no­ci­mien­to, la cien­cia, la tec­no­lo­gía y los dis­po­si­ti­vos que otros han in­ven­ta­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res y cu­yo desa­rro­llo ha si­do muy costoso.

Los paí­ses que li­de­ran to­das es­tas ten­den­cias sue­len ser Ja­pón o Nue­va Ze­lan­da, que en los úl­ti­mos 150 años ha in­cre­men­ta­do en tres me­ses por año su es­pe­ran­za de vi­da. Se­gún los da­tos, no son so­lo más años, sino más años vi­vi­dos de for­ma sa­lu­da­ble.

Del mis­mo modo, los paí­ses afri­ca­nos –como Ruan­da, Etio­pía, Bost­wa­na o Kenia– es­tán re­du­cien­do la mor­ta­li­dad in­fan­til. En los úl­ti­mos 10 años, han au­men­ta­do en una dé­ca­da su es­pe­ran­za de vi­da. To­do es­to es el pro­gre­so, las me­jo­ras que he­mos con­se­gui­do en el mun­do a un rit­mo ca­da vez más ace­le­ra­do.

El va­lor de las li­ber­ta­des

¿Por qué es­tá ocu­rrien­do es­te avan­ce? Su­gie­ro que se de­be a tres li­ber­ta­des que so­le­mos dar por sen­ta­das, pe­ro que son los pi­la­res que ha­cen que to­do es­to sea po­si­ble: la li­ber­tad de ex­plo­rar nue­vos co­no­ci­mien­tos (so­bre el mun­do, so­bre nues-

Pro­gre­so des­cri­be có­mo es hoy el mun­do, com­pa­ra­do con el pa­sa­do; dón­de es­tá­ba­mos y ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos

Aca­bar con es­tas tres li­ber­ta­des ba­jo el ar­gu­men­to de “pro­te­ger­nos” –como sos­tie­nen los po­pu­lis­tas de iz­quier­da y de­re­cha– sig­ni­fi­ca so­ca­var los pi­la­res que dan lu­gar al pro­gre­so In­clu­so en paí­ses como Hai­tí, uno de los po­cos que no es más ri­co hoy que en 1960, la es­pe­ran­za de vi­da se ha in­cre­men­ta­do y la mor­ta­li­dad in­fan­til se ha re­du­ci­do en un 75%, de­bi­do a la glo­ba­li­za­ción

tro cuer­po, so­bre cuá­les son los mejores al­go­rit­mos o so­bre nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas re­tan­do a las tra­di­cio­nes); la li­ber­tad de ex­pe­ri­men­tar con ellos a tra­vés de nue­vos mo­de­los de ne­go­cios y nue­vas tec­no­lo­gías –que a lo me­jor ame­na­zan lo es­ta­ble­ci­do y pue­de aca­bar con pues­tos de trabajo tra­di­cio­na­les, pe­ro tam­bién crear nue­vas so­lu­cio­nes– y, por úl­ti­mo, la li­ber­tad de in­ter­cam­biar to­do: ideas, tec­no­lo­gías, bie­nes y ser­vi­cios, con per­so­nas de otros lu­ga­res. Con ello, las pro­ba­bi­li­da­des de re­sol­ver los pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad son ma­yo­res, por­que hay más gen­te pen­san­do y tra­ba­jan­do en co­mún, gra­cias a es­tas tres li­ber­ta­des. El he­cho de que ha­ya­mos crea­do esta ar­qui­tec­tu­ra abier­ta sig­ni­fi­ca que so­mos unos afor­tu­na­dos. No sé có­mo va­mos a re­sol­ver los pro­ble­mas, pe­ro sí sé que hoy te­ne­mos más po­si­bi­li­da­des de ha­cer­lo, por­que ca­da vez hay más men­tes y ce­re­bros con ac­ce­so a to­do ese co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do por la hu­ma­ni­dad. Por eso soy op­ti­mis­ta; he­mos crea­do to­da esta aper­tu­ra en los úl­ti­mos 200 años, y no ha si­do ca­sual.

El ries­go que co­rre­mos es que esas tres li­ber­ta­des son, pre­ci­sa­men­te, las que se es­tán vien­do ame­na­za­das por po­pu­lis­tas de iz­quier­da y de­re­cha, que sos­tie­nen que esa aper­tu­ra es la que ge­ne­ra ten­sión, caos, de­ma­sia­da mo­vi­li­dad e “ideas ex­tra­ñas” que arrui­nan nues­tra for­ma de ha­cer las co­sas y po­nen en pe­li­gro nues­tras tra­di­cio­nes y pues­tos de trabajo. De­fien­den que hay que aca­bar con esas li­ber­ta­des pa­ra pro­te­ger­nos. Pa­ra mí, eso sig­ni­fi­ca so­ca­var los pi­la­res que dan lu­gar al pro­gre­so.

Su­pe­rar la ne­ga­ti­vi­dad

Las per­so­nas creen, por las no­ti­cias, que to­do es­tá fa­tal y las re­des so­cia­les ha­cen es­to más pe­li­gro­so. Pi­den pro­tec­ción por­que, por ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, el ser hu­mano re­cuer­da me­jor los ma­los mo­men­tos. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que el pro­gre­so es­tá ba­sa­do en la li­ber­tad, y no po­de­mos dar­lo por ga­ran­ti­za­do si la li­ber­tad des­apa­re­ce o se ve res­trin­gi­da.

Ese es el pro­ble­ma del mun­do hoy. Un es­tu­dio del pa­sa­do año de­mos­tró que so­lo un 5% de los bri­tá­ni­cos pen­sa­ban que el mun­do iba bien; los ame­ri­ca­nos son más op­ti­mis­tas, un 6% creían que es­ta­ba me­jo­ran­do. Si le pre­gun­tas a los eu­ro­peos qué ocu­rrió con la po­bre­za en es­tos úl­ti­mos 30 años, so­lo un 10% te di­rá con pre­ci­sión que se ha re­du­ci­do a la mi­tad, cuan­do en reali­dad ha si­do una re­duc­ción de tres cuar­tas par­tes. Es­to de­mues­tra que al­go es­tá fa­llan­do de for­ma drás­ti­ca. O bien es­ta­mos re­ci­bien­do in­for­ma­ción des­fa­sa­da o no es­ta­mos es­cu­chan­do.

Gra­cias a la li­ber­tad de ex­plo­rar nue­vos co­no­ci­mien­tos, de ex­pe­ri­men­tar con ellos y de in­ter­cam­biar to­do (ideas, tec­no­lo­gías, bie­nes y ser­vi­cios) con per­so­nas de otros lu­ga­res, las pro­ba­bi­li­da­des de re­sol­ver los pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad son ma­yo­res Te­ner una vi­sión po­si­ti­va nos obli­ga a ver dón­de po­de­mos lle­gar, en lu­gar de fi­jar­nos en aque­llos lu­ga­res don­de nos da mie­do ir

Ade­más, en la ma­yo­ría de los ca­sos, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pien­san que las ma­las no­ti­cias son las que ven­den, y me te­mo que por eso les pres­ta­mos aten­ción. Na­die ha leí­do un ti­tu­lar con el nú­me­ro de per­so­nas que han sa­li­do de la po­bre­za des­de ayer o con la re­duc­ción de la mor­ta­li­dad in­fan­til des­de la se­ma­na pa­sa­da. Con el tiempo, la di­fe­ren­cia en­tre te­ner una es­pe­ran­za de vi­da de 30 años o de 70 es lo im­por­tan­te. No pen­sa­mos en las ac­ti­vi­da­des dia­rias que ge­ne­ran ri­que­za, pe­ro lo re­le­van­te es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre un si­glo y otro. Es­ta­mos tan ob­se­sio­na­dos por lo in­me­dia­to, por lo sor­pren­den­te, que no ve­mos las ten­den­cias a lar­go pla­zo ni nos fi­ja­mos en lo que in­flu­yen en nues­tro nivel de vi­da.

Como Sta­lin di­jo un día, “el he­cho de que una per­so­na mue­ra es una tra­ge­dia, pe­ro cuan­do muere un mi­llón, eso es so­lo es­ta­dís­ti­ca”. Ahí es­tá el pro­ble­ma, so­mos adic­tos a las ma­las no­ti­cias, al mie­do, por­que for­man par­te de nues­tra com­po­si­ción, por­que his­tó­ri­ca­men­te he­mos vi­vi­do en cir­cuns­tan­cias de­ses­pe­ra­das y ho­rri­bles. Lo ma­lo es más fuer­te que lo bueno, y cuan­do ve­mos al­go ne­ga­ti­vo, nues­tro ce­re­bro rep­ti­liano nos ha­ce pen­sar que eso es una ame­na­za in­me­dia­ta pa­ra no­so­tros, un pe­li­gro. Lo ma­lo es más fuer­te que lo bueno, por­que his­tó­ri­ca­men­te to­do lo que era ma­lo nos ma­ta­ba.

En el año 2018, se­gui­mos te­nien­do ese ce­re­bro ca­za­do­rre­co­lec­tor, pe­ro tam­bién con­ta­mos con me­dios glo­ba­les, re­des so­cia­les y per­so­nas en to­das par­tes que pue­den do­cu­men­tar lo que ocu­rre en el mun­do. Eso sig­ni­fi­ca que ve­mos mu­chas co­sas – que en reali­dad no ame­na­zan nues­tra su­per­vi­ven­cia–, pe­ro que lla­man la aten­ción de nues­tros ce­re­bros rep­ti­lia­nos. Las tra­ge­dias hu­ma­nas y las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les no son nue­vas, pe­ro aho­ra la cá­ma­ra de un te­lé­fono mó­vil es ca­paz de re­trans­mi­tir­las en tiempo real; y na­die re­pa­ra en que el ries­go de mo­rir en una ca­tás­tro­fe na­tu­ral se ha re­du­ci­do en un 90%. Nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na se en­cuen­tra con las re­des so­cia­les y con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción glo­ba­les, y es­to ha­ce que to­do re­sul­te más ame­na­za­dor. Las ma­las no­ti­cias sor­pren­den y no hay tiempo pa­ra re­fle­xio­nar ni po­ner­las en con­tex­to, no hay tiempo pa­ra las es­ta­dís­ti­cas ni las ten­den­cias a lar­go pla­zo. Por eso hay tan­ta gen­te que pien­sa que el mun­do se es­tá des­com­po­nien­do. El ries­go real de to­do es­to es que, si no en­ten­de­mos los avan­ces y el pro­gre­so que es­ta­mos lo­gran­do, no va­mos a sa­ber re­pro­du­cir­lo a ma­yor es­ca­la en ca­da vez más lu­ga­res.

Si pien­so en el fu­tu­ro y creo que hay gran­des opor­tu­ni­da­des an­te mí, em­pe­za­ré a in­ver­tir en ellas psi­co­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, y ha­ré que el mun­do sea un lu­gar me­jor a lar­go pla­zo. Por el con­tra­rio, si con­si­de­ro que hay una ame­na­za in­me­dia­ta detrás de ca­da es­qui­na, en­tra­ré en pá­ni­co y aca­ba­ré ac­ti­van­do un ins­tin­to de hui­da o lu­cha, que de­ri­va en que que­ra­mos cerrar las fron­te­ras, de­man­de­mos ma­yor pro­tec­ción… y es­te­mos en con­tra de la glo­ba­li­za­ción.

El pro­gre­so se ba­sa en las li­ber­ta­des hu­ma­nas, en el li­bre mer­ca­do, en las so­cie­da­des abier­tas, en el mun­do glo­ba­li­za­do… Como di­ce Dou­glas Adams (au­tor de The Hitch­hi­ker’s

Gui­de to the Ga­laxy), uno de mis es­cri­to­res fa­vo­ri­tos: “La ma­ne­ra en la que ve­mos el fu­tu­ro de­ci­de lo que so­mos hoy y có­mo po­de­mos me­jo­rar nues­tro mun­do. Las ideas que te­ne­mos so­bre nues­tro fu­tu­ro van a de­ter­mi­nar la for­ma en la que va­mos a avan­zar ha­cia ese mun­do. Por eso, es muy im­por­tan­te te­ner una vi­sión po­si­ti­va de lo que pue­de ser el fu­tu­ro, por­que nos obli­ga­rá a ver dón­de po­de­mos lle­gar, en lu­gar de fi­jar­nos en aque­llos lu­ga­res don­de nos da mie­do ir”

Fotos de Da­niel San­ta­ma­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.