Seat im­pul­sa la ca­rre­ra por la mo­vi­li­dad ver­de Lu­ca de Meo. Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

La in­dus­tria del au­to­mó­vil es­pa­ño­la siem­pre ha de­mos­tra­do gran ca­pa­ci­dad pa­ra in­no­var y afron­tar los nue­vos desafíos. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años se ha vis­to obli­ga­da a afron­tar uno de los re­tos más com­pli­ca­dos de su his­to­ria pa­ra adap­tar­se a un en­torno mar­ca­do por la di­gi­ta­li­za­ción, la in­dus­tria 4.0 y la preo­cu­pa­ción so­cial por el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Más allá del co­che co­nec­ta­do y au­tó­no­mo, los clien­tes exi­gen so­lu­cio­nes de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble que ayu­den a pa­liar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Los co­ches hí­bri­dos y eléc­tri­cos son las al­ter­na­ti­vas Eco más po­pu­la­res en nues­tro país. Sin em­bar­go, en el sec­tor ha co­men­za­do a co­brar fuer­za la al­ter­na­ti­va del gas na­tu­ral, una tec­no­lo­gía que no ter­mi­na de ca­lar en Es­pa­ña de­bi­do, en­tre otras co­sas, a la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra la re­car­ga.

Pa­ra Lu­ca de Meo, pre­si­den­te de Seat, “el gas na­tu­ral vehi­cu­lar tie­ne un gran po­ten­cial de ne­go­cio tan­to pa­ra la in­dus­tria del au­to­mó­vil co­mo pa­ra la del gas”. El di­rec­ti­vo par­ti­ci­pó re­cien­te­men­te en el VI Con­gre­so Gas­nam, don­de ase­gu­ró que en el Cen­tro Téc­ni­co de Seat en Es­pa­ña se desa­rro­lla­rá la tec­no­lo­gía de Gas Na­tu­ral Com­pri­mi­do (GNC) pa­ra to­do el Gru­po Volk­wa­gen, un pri­mer pa­so en su em­pe­ño por con­ver­tir a la fi­lial es­pa­ño­la en to­do un re­fe­ren­te del GNC no so­lo en la em­pre­sa ale­ma­na, sino en Eu­ro­pa.

Ten­den­cias de fu­tu­ro en au­to­mo­ción

En los pró­xi­mos 10 años las ope­ra­cio­nes in­dus­tria­les ex­pe­ri­men­ta­rán más cam­bios que en los 50 an­te­rio­res de­bi­do a nu­me­ro­sas ma­cro­ten­den­cias que ten­drán un gran im­pac­to en el ne­go­cio de la au­to­mo­ción: En­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Nues­tros clien­tes se­rán más lon­ge­vos y ten­drán una cre­cien­te ne­ce­si­dad de mo­vi­li­dad au­tó­no­ma, lim­pia y se­gu­ra. La edad me­dia de los com­pra­do­res de co­ches nue­vos en 2016 fue de 53 años, y se calcula que en el 2030 es­ta ci­fra se in­cre­men­te has­ta los 60, es de­cir, 20 años más que en paí­ses co­mo Chi­na. Au­men­to de las ma­cro ciu­da­des. Ac­tual­men­te exis­ten en el mun­do 28 ma­cro ciu­da­des en las que vi­ven más de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Se es­pe­ra que en 2030 sean 40, y se calcula que en 2050 dos ter­cios de la po­bla­ción viva en gran­des ur­bes con de­ce­nas de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con las ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad que es­to con­lle­va.

Más de­man­da de ener­gía re­no­va­ble. Las cre­cien­tes y jus­tas exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les es­tán dan­do pa­so a la irrup­ción de­fi­ni­ti­va de las ener­gías re­no­va­bles. Los pró­xi­mos 25 años es­ta­rán mar­ca­dos por la ne­ce­si­dad de re­du­cir las emi­sio­nes pa­ra afron­tar a tiem­po el cam­bio cli­má­ti­co. Du­ran­te es­te tiem­po, el con­su­mo ener­gé­ti­co se ele­va­rá en­tre un 45 y un 50%. Por tan­to, pa­ra po­der cum­plir con los ob­je­ti­vos que mar­ca la re­gu­la­ción se ten­drá que pro­du­cir una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción ener­gé­ti­ca.

Cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Nos en­fren­ta­mos a pe­rio­dos de in­cer­ti­dum­bre y de in­quie­tud an­te lo que nos de­pa­ra el fu­tu­ro. No es la pri­me­ra vez que vi­vi­mos una re­vo­lu­ción in­dus­trial, pe­ro to­das ellas han mar­ca­do un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria, trans­for­man­do la so­cie­dad, mo­di­fi­can­do las ten­den­cias e im­pac­tan­do en di­fe­ren­tes as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na. Con la co­rrec­ta de­sig­na­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y la ini­cia­ti­va privada, es­ta eta­pa de in­cer­ti­dum­bre so­cial y fi­nan­cie­ra ter­mi­na ge­ne­ran­do pro­gre­so y ri­que­za pa­ra el con­jun­to de la po­bla­ción.

Di­gi­ta­li­za­ción. El mun­do es­tá cam­bian­do. Las nue­vas tec­no­lo­gías y los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la in­dus­tria en ge­ne­ral, y el sec­tor de la au­to­mo­ción no es una ex­cep­ción. De he­cho, di­ría que se tra­ta de la ma­yor re­vo­lu­ción de su his­to­ria gra­cias a la irrup­ción del co­che eco­ló­gi­co, el co­nec­ta­do, el au­tó­no­mo e, in­clu­so, el com­par­ti­do. Pe­ro de­be­mos te­ner en cuen­ta que to­do es­to cam­bia­rá to­tal­men­te la ar­qui­tec­tu­ra del pro­duc­to, el uso y la ex­pe­rien­cia de clien­te. Co­mo es ló­gi­co, las em­pre­sas de ma­yor di­men­sión tie­nen más re­cur­sos pa­ra avan­zar en es­ta eta­pa de cam­bios, pe­ro en Es­pa­ña más del 99% del te­ji­do em­pre­sa­rial son py­mes. Por eso, pa­ra po­der com­pe­tir de­be­mos crear en­tor­nos, clús­ters y mo­vi­mien­tos aso­cia­ti­vos más po­ten­tes que per­mi­tan com­bi­nar po­ten­cia con agi­li­dad.

La in­dus­tria de la au­to­mo­ción se en­fren­ta a la ma­yor re­vo­lu­ción de su his­to­ria con la irrup­ción del co­che eco­ló­gi­co, el co­nec­ta­do, el au­tó­no­mo e, in­clu­so, el com­par­ti­do

Apues­ta por el gas na­tu­ral

Los fa­bri­can­tes de vehícu­los es­ta­mos apos­tan­do ca­da vez más fuer­te por la mo­vi­li­dad con gas na­tu­ral co­mo so­lu­ción in­me­dia­ta y prag­má­ti­ca pa­ra dar res­pues­ta a la cre­cien­te de­man­da so­cial pa­ra tran­si­tar ha­cia mo­de­los sos­te­ni­bles. Pe­ro es im­por­tan­te que to­dos los ac­to­res de es­te sec­tor co­la­bo­re­mos pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de la in­dus­tria en Es­pa­ña. La au­to­mo­ción ge­ne­ra 250.000 em­pleos di­rec­tos, y exis­ten ca­si dos mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res vin­cu­la­dos. Con 2,8 mi­llo­nes de vehícu­los fa­bri­ca­dos en 2017, el país se si­túa co­mo el se­gun­do pro­duc­tor de au­to­mó­vi­les a ni­vel eu­ro­peo y el oc­ta­vo a ni­vel mun­dial. El sec­tor de la au­to­mo­ción es el ter­ce­ro con más im­pac­to en el PIB es­pa­ñol, y su va­lor aña­di­do bru­to re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 10% de la in­dus­tria to­tal. Sin du­da son ci­fras relevantes, pe­ro no óp­ti­mas te­nien­do en cuen­ta que la in­dus­tria en es­te país pier­de pe­so ca­da año, y que se­gui­mos en­con­trán­do­nos le­jos de los lí­de­res in­dus­tria­les de la Unión Eu­ro­pea.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el gas na­tu­ral vehi­cu­lar tie­ne un cla­ro po­ten­cial de ne­go­cio, tan­to pa­ra la in­dus­tria del au­to­mó­vil co­mo pa­ra la del gas. Es una al­ter­na­ti­va sos­te­ni­ble y práctica al com­bus­ti­ble tra­di­cio­nal y tam­bién al eléc­tri­co, pa­ra el que pue­de con­ver­tir­se en un mag­ní­fi­co com­ple­men­to.

Los clien­tes bus­can al­ter­na­ti­vas có­mo­das, y no es­tán dis­pues­tos a cam­biar sus há­bi­tos. Quie­ren que los au­to­mó­vi­les ten­gan un im­por­tan­te ni­vel de au­to­no­mía, que la car­ga pue­da rea­li­zar­se en el tra­ba­jo o en ca­sa de for­ma rá­pi­da, y que los cos­tes sean si­mi­la­res a los del com­bus­ti­ble tra­di­cio­nal. Por eso, cuan­do con­si­ga­mos in­cre­men­tar la velocidad de car­ga y ajus­tar los cos­tes, es­ta tec­no­lo­gía se con­ver­ti­rá en una al­ter­na­ti­va atrac­ti­va.

Con es­to no quie­ro de­cir que úni­ca­men­te va­ya­mos a te­ner una for­ma de uti­li­zar ener­gía pa­ra el mo­vi­mien­to. Los eu­ro­peos te­ne­mos una gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en cuan­to a motores de com­bus­tión, pe­ro no po­de­mos de­cir lo mis­mo de las ba­te­rías. Por eso, se­ría con­ve­nien­te bus­car fór­mu­las que nos per­mi­tan me­jo­rar las ba­te­rías eléc­tri­cas y, al mis­mo tiem­po, rein­ven­tar el mo­tor de com­bus­tión, por­que exis­ten mu­chos tipos de tec­no­lo­gías y com­bus­ti­bles que se pue­den com­bi­nar en­tre sí. Va­lo­re­mos el know how que te­ne­mos y rein­vir­tá­mos­lo en el uso de com­bus­ti­bles al­ter­na­ti­vos.

Lo bueno del Gas Na­tu­ral Com­pri­mi­do (GNC) es que es­ta tec­no­lo­gía ya exis­te y, por tan­to, no se ne­ce­si­tan gran­des in­ver­sio­nes. Ade­más, es po­si­ble com­bi­nar­lo con ener­gías re­no­va­bles. Ofre­ce un tiem­po de car­ga rá­pi­do y lim­pio con un precio si­mi­lar al dié­sel o la gasolina. De he­cho, pa­ra mí no se tra­ta de una tec­no­lo­gía puen­te, sino de una al­ter­na­ti­va a lar­go pla­zo que hay que apro­ve­char.

Por otro la­do, po­ten­ciar su uso en el mix ener­gé­ti­co re­du­ci­ría la de­pen­den­cia del pe­tró­leo y es un re­cur­so con fu­tu­ro, por­que exis­ten reservas de gas pa­ra cien­tos de años. De­be­mos evi­tar car­gar­nos más de 100 años de com­pe­ten­cia y otros 100 de po­ten­cial, y de­jar a otros el co­ra­zón de nues­tro pro­duc­to.

En el 2050, dos ter­cios de la po­bla­ción vi­vi­rá en gran­des ur­bes con de­ce­nas de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, lo que ge­ne­ra­rá im­por­tan­tes ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad

Eu­ro­pa tie­ne una gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en cuan­to a motores de com­bus­tión, pe­ro no en ba­te­rías. Se­ría con­ve­nien­te bus­car fór­mu­las que nos per­mi­tan me­jo­rar las ba­te­rías eléc­tri­cas y, al mis­mo tiem­po, rein­ven­tar el mo­tor de com­bus­tión

Que­re­mos que el GNC sea una tec­no­lo­gía ma­de in Spain, que­re­mos ser pio­ne­ros y cree­mos que lo va­mos a con­se­guir

Lo bueno de la tec­no­lo­gía GNC es que ya exis­te, por lo que no ne­ce­si­ta gran­des in­ver­sio­nes y pue­de ofre­cer­se am­plia­men­te a los clien­tes

Be­ne­fi­cios del GNC

Los mo­ti­vos por los que cree­mos en el po­ten­cial de es­ta tec­no­lo­gía son los si­guien­tes:

El gas na­tu­ral es el úni­co com­bus­ti­ble fó­sil no de­ri­va­do del pe­tró­leo. Es eco­ló­gi­co, tie­ne un ba­jo ni­vel de emi­sio­nes de ga­ses no­ci­vos y no ge­ne­ra par­tí­cu­las. En com­pa­ra­ción con la gasolina, el gas emi­te un 25% me­nos de CO2 y un 75% me­nos de NOx. Su ni­vel de con­ta­mi­na­ción tam­bién es in­fe­rior al de las ba­te­rías si se tie­ne en cuen­ta to­do el pro­ce­so de crea­ción. Por tan­to, el gas con­tri­bu­ye a la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y a me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re de las ciu­da­des. Es có­mo­do, prác­ti­co, y tie­ne más au­to­no­mía que otras al­ter­na­ti­vas de com­bus­ti­ble. Per­mi­te un re­pos­ta­je rá­pi­do y su eti­que­ta­do eco per­mi­te su uti­li­za­ción en ciu­da­des du­ran­te epi­so­dios de restricciones por con­ta­mi­na­ción. Aun­que exis­te es­cep­ti­cis­mo en cuan­to a la se­gu­ri­dad que ofre­ce, las pro­pie­da­des del Gas Na­tu­ral Com­pri­mi­do (GNC), es de­cir, gas me­tano, lo con­vier­ten en un com­bus­ti­ble se­gu­ro 100%. Es más li­ge­ro que el ai­re y, en ca­so de fu­ga, se disipa en la at­mós­fe­ra.

No pier­de pres­ta­cio­nes ni com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co res­pec­to al vehícu­lo de gasolina equi­va­len­te, al­go que no ocu­rre en otras al­ter­na­ti­vas eco­ló­gi­cas

Su uso se adap­ta me­jor que otras tec­no­lo­gías a cual­quier en­torno, ur­bano, in­te­rur­bano, o lar­ga dis­tan­cia

Tie­ne una do­ble ver­tien­te Eco: eco­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca. El precio de es­tos co­ches es­tá al al­can­ce de to­dos, tie­nen ayu­das pa­ra su com­pra, pa­gan me­nos im­pues­tos y ofre­cen un aho­rro de cos­tes del 50% res­pec­to a la gasolina, del 30% res­pec­to al dié­sel y el 15% res­pec­to al Gas Li­cua­do de Pe­tró­leo (GLP)*. Los vehícu­los im­pul­sa­dos por GNC tam­bién son más efi­cien­tes que los hí­bri­dos eléc­tri­cos no en­chu­fa­bles. Nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que en re­la­ción al cos­te ki­lo­mé­tri­co por re­co­rri­do, la mo­vi­li­dad por gas na­tu­ral es imbatible fren­te a cual­quier otra op­ción que se co­mer­cia­li­za ac­tual­men­te.

Si el par­que de vehícu­los es­pa­ñol con­ta­se con un mi­llón de vehícu­los GNC de­ja­ría­mos de emi­tir a la at­mós­fe­ra 1,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO2 al año. Es­ta can­ti­dad equi­val­dría a plan­tar 30 mi­llo­nes de ár­bo­les. * Es­te pro­duc­to tam­bién se uti­li­za co­mo com­bus­ti­ble, pe­ro sus ca­rac­te­rís­ti­cas son di­fe­ren­tes. Mien­tras que el GNC es Gas Na­tu­ral Com­pri­mi­do, es de­cir, gas me­tano, el GLP (tam­bién co­no­ci­do co­mo au­togas) es una es una mez­cla de gas bu­tano y pro­pano que se al­ma­ce­na y trans­por­ta en fa­se lí­qui­da, au­men­tan­do su pre­sión pa­ra que pa­se de gas a lí­qui­do. Es­tos vehícu­los tie­nen un cos­te igual o me­nor que el de un co­che con­ven­cio­nal y, sin em­bar­go, per­mi­ten aho­rros de en­tre 700 y 1.000 eu­ros ca­da año.

La lo­co­mo­to­ra de Eu­ro­pa

Seat quie­re po­si­cio­nar­se co­mo la mar­ca de re­fe­ren­cia en gas na­tu­ral vehi­cu­lar, bio­gás y futuros com­bus­ti­bles sin­té­ti­cos. Ade­más, es­ta­mos pre­pa­ran­do el lan­za­mien­to de co­ches eléc­tri­cos e hí­bri­dos en­chu­fa­bles pa­ra el año que vie­ne.

Hoy, gra­cias a la ofen­si­va de pro­duc­to que es­ta­mos lle­van­do a ca­bo, te­ne­mos el por­fo­lio de co­ches más am­plio del gru­po Volks­wa­gen, y de to­da Eu­ro­pa en ge­ne­ral.

Es­ta­mos in­vir­tien­do muy ac­ti­va­men­te en co­mu­ni­ca­ción y di­vul­ga­ción pa­ra rom­per la pri­me­ra gran ba­rre­ra de es­ta tec­no­lo­gía, que es el des­co­no­ci­mien­to. Nues­tras ven­tas tam­bién res­pon­den po­si­ti­va­men­te. En Ita­lia, mer­ca­do ma­du­ro en el uso del gas, un ter­cio de to­dos los Seat Mii que se co­mer­cia­li­zan son mo­de­los pro­pul­sa­dos por GNC. En el ca­so del León es uno de ca­da cua­tro, y del Ibi­za uno de ca­da cin­co.

En Ale­ma­nia so­mos nú­me­ro uno en ven­tas con el León TGI. De he­cho, du­ran­te los dos pri­me­ros me­ses del año he­mos ven­di­do los mis­mos co­ches GNC que en to­do el 2017. En Es­pa­ña, las ven­tas se han mul­ti­pli­ca­do por 10 en el pri­mer tri­mes­tre, ven­dien­do ca­si los mis­mos co­ches de gas que en to­do el año 2017. Es­to su­po­ne una de­duc­ción de dos gra­mos en las emi­sio­nes me­dias de nues­tra flo­ta, al­go muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros.

Nues­tro plan de ven­ta era muy ambicioso, por­que pre­ten­día­mos co­mer­cia­li­zar 20.000 vehícu­los de es­te ti­po al año en Es­pa­ña, pe­ro la reali­dad ha de­mos­tra­do que el po­ten­cial es mu­cho ma­yor. Ya he­mos al­can­za­do el lí­mi­te de ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción en la fa­bri­ca de Mar­to­rell (Bar­ce­lo­na) y es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra po­der in­cre­men­tar­la.

So­mos cons­cien­tes de que no­so­tros cu­bri­mos una pe­que­ña par­te del mer­ca­do, pe­ro nues­tro ob­je­ti­vo es mo­ti­var a otras mar­cas pa­ra con­se­guir te­ner en 2030 un mi­llón de vehícu­los de gas cir­cu­lan­do en Es­pa­ña, tan­to tu­ris­mos co­mo vehícu­los co­mer­cia­les y ca­mio­nes. Las ven­tas es­tán su­bien­do ex­po­nen­cial­men­te y los pla­nes de ayu­da del Go­bierno se ago­tan en­se­gui­da. Por tan­to, exis­te in­te­rés y re­co­rri­do pa­ra asen­tar el GNC en el mer­ca­do es­pa­ñol.

Tec­no­lo­gía ma­de in Spain

Nues­tra apues­ta por es­ta tec­no­lo­gía es tal que se­rá el cen­tro téc­ni­co es­pa­ñol el que desa­rro­lle es­ta tec­no­lo­gía pa­ra to­do el

gru­po Volks­wa­gen, con­vir­tién­do­se en un cen­tro de tec­no­lo­gía a ni­vel mun­dial. Que­re­mos que es­ta tec­no­lo­gía sea ma­de in Spain, que­re­mos ser pio­ne­ros y cree­mos que lo va­mos a con­se­guir. Pa­ra ello, con­ta­mos con mas de 1.000 in­ge­nie­ros ca­pa­ces de desa­rro­llar motores de gran po­ten­cia y efi­cien­cia a par­tir de la mo­lé­cu­la del me­tano. Pe­ro es­ta tec­no­lo­gía no se li­mi­ta úni­ca­men­te al vehícu­lo y los motores, tam­bién es­ta­mos in­ves­ti­gan­do el uso de bio­com­bus­ti­bles y fuen­tes 100% re­no­va­bles y au­tóc­to­nas. Así, por ejem­plo, Seat par­ti­ci­pa en pro­yec­tos in­no­va­do­res jun­to con Aqua­lia o Gas Na­tu­ral pa­ra desa­rro­llar bio­me­tano a par­tir de aguas re­si­dua­les, re­si­duos só­li­dos ur­ba­nos o res­tos de la agri­cul­tu­ra. Den­tro de po­cos años es­tas fuen­tes con­tri­bui­rán a for­mar una par­te im­por­tan­te del mix ener­gé­ti­co, re­du­cien­do aún más la hue­lla de car­bono del GNC e im­pul­san­do la eco­no­mía cir­cu­lar.

Con to­do es­to que he­mos ex­pues­to po­de­mos afir­mar que el GNC es sim­ple­men­te un com­ple­men­to via­ble a gran es­ca­la a la gasolina, el dié­sel y la elec­tri­ci­dad. Y no so­lo a cor­to pla­zo, sino que es una ru­ta adi­cio­nal ha­cia el trans­por­te sos­te­ni­ble. Es­ta tec­no­lo­gía es ca­paz de re­du­cir drás­ti­ca­men­te las emi­sio­nes de ga­ses per­ju­di­cia­les pa­ra nues­tra sa­lud en un cor­to es­pa­cio de tiem­po, por­que su de­mo­cra­ti­za­ción en las ciu­da­des pue­de ser bas­tan­te rá­pi­da gra­cias a que su cos­te de ad­qui­si­ción no es nin­gu­na ba­rre­ra. Tam­bién su­po­ne una al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca atrac­ti­va pa­ra el clien­te, y los da­tos de­mues­tran que es­te com­bus­ti­ble se ha con­ver­ti­do en el más usa­do de en­tre los al­ter­na­ti­vos.

La ca­rre­ra por la mo­vi­li­dad ver­de, sos­te­ni­ble e in­te­li­gen­te ha co­men­za­do. Te­ne­mos que abor­dar gran­des desafíos a los que de­be­mos ha­cer fren­te au­nan­do nues­tros es­fuer­zos.

En es­te nue­vo en­torno, las em­pre­sas te­ne­mos que coope­rar con com­pe­ti­do­res y em­pre­sas de otros sec­to­res, es de­cir, “co­ope­tir”. Es ne­ce­sa­rio que tra­ba­je­mos con­jun­ta­men­te con dis­tri­bui­do­ras, co­mer­cia­li­za­do­ras, ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos, ins­ti­tu­cio­nes y fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les pa­ra crear un eco­sis­te­ma.

En es­te sen­ti­do, Seat ha fir­ma­do acuer­dos es­tra­té­gi­cos con em­pre­sas co­mo Gas Na­tu­ral Fe­no­sa pa­ra po­ten­ciar pro­yec­tos de in­no­va­ción y ex­pan­dir el uso del gas na­tu­ral en el ám­bi­to de la mo­vi­li­dad en Es­pa­ña. Es­ta­mos dis­pues­tos a co­la­bo­rar con otras com­pa­ñías, por­que cree­mos que jun­tos se­re­mos más fuer­tes.

Por otro la­do, de­be­ría­mos es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de crear part­ners­hip con Ita­lia y Ale­ma­nia, mer­ca­dos en los que el GNC tie­ne un pa­pel im­por­tan­te y se­ría muy be­ne­fi­cio­so apren­der de ellos.

Más in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras

Con un mi­llón de vehícu­los li­ge­ros GNC, Es­pa­ña de­ja­ría de emi­tir 1,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les de CO2

En el re­pos­ta­je, el Gas Na­tu­ral Com­pri­mi­do su­po­ne un aho­rro de cos­tes del 55% res­pec­to a la gasolina y del 30% fren­te al dié­sel

La fal­ta de di­men­sión de las py­mes de­be ser com­pen­sa­da con la crea­ción de aso­cia­cio­nes que ac­túen co­mo lo­co­mo­to­ras. En Seat que­re­mos ser una de las lo­co­mo­to­ras de es­te pro­yec­to. To­das las em­pre­sas, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tro ta­ma­ño, ne­ce­si­ta­re­mos pac­tos de Es­ta­do que fa­vo­rez­can la com­pe­ti­ti­vi­dad y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de­be­rían

El fu­tu­ro del GNC pa­sa por coope­rar con com­pe­ti­do­res, ins­ti­tu­cio­nes y otras com­pa­ñías pa­ra crear un eco­sis­te­ma y lo­grar que es­ta tec­no­lo­gía sea una al­ter­na­ti­va a la elec­tri­fi­ca­ción

Es fun­da­men­tal que se aumenten las in­ver­sio­nes en ga­si­ne­ras. No sirve de na­da te­ner la tec­no­lo­gía y el mer­ca­do sin una in­fra­es­truc­tu­ra ca­paz de res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos

ser las res­pon­sa­bles de crear un mar­co re­gu­la­to­rio na­cio­nal y lo­cal fa­vo­ra­ble que fa­ci­li­te la cons­truc­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras. De he­cho dis­po­ne­mos del gas y de los vehícu­los, tam­bién te­ne­mos es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción, pe­ro nos faltan los pun­tos de re­car­ga, al me­nos en los tu­ris­mos. Es la con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra que fun­cio­ne la apues­ta por el vehícu­lo de gas.

Tam­bién es fun­da­men­tal au­men­tar la in­ver­sión en ga­si­ne­ras. Ne­ce­si­ta­mos que se abra el mer­ca­do, igual que ha ocu­rri­do con los co­ches eléc­tri­cos, y tra­ba­jar con las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra con­tri­buir a la con­se­cu­ción de los ob­je­ti­vos de tran­si­ción ener­gé­ti­ca pre­vis­tos pa­ra 2030, en cuan­to a ener­gías re­no­va­bles y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca se re­fie­re.

Asi­mis­mo, es im­pres­cin­di­ble con­ver­tir el gas en una fuente de ener­gía re­no­va­ble que pue­da ser in­yec­ta­da en la red fo­men­tan­do así su con­su­mo. El bio­gás y la bio­me­ta­ni­za­ción pa­ra su con­su­mo co­mo gas na­tu­ral su­po­nen una gran opor­tu­ni­dad pa­ra re­du­cir el ba­lan­ce de las emi­sio­nes del sec­tor trans­por­te. Pe­ro el me­ca­nis­mo ac­tual no per­mi­te con­ta­bi­li­zar el bio­me­tano co­mo com­bus­ti­ble de ori­gen re­no­va­ble en el trans­por­te y se con­si­de­ra, al igual que el gas na­tu­ral, un com­bus­ti­ble de ori­gen no re­no­va­ble. Sin em­bar­go, con­tar con un sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­dos de ori­gen de la pro­duc­ción del bio­gás, que ya tie­nen otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, fa­ci­li­ta­ría el desa­rro­llo de es­ta in­dus­tria en Es­pa­ña.

Si, ade­más, es­tas cer­ti­fi­ca­cio­nes se pu­die­ran trans­fe­rir en­tre sec­to­res, las po­si­bi­li­da­des del sec­tor trans­por­te se in­cre­men­ta­rían no­ta­ble­men­te, ya que se po­dría ga­ran­ti­zar un im­pac­to me­dioam­bien­tal ce­ro en cuan­to a emi­sio­nes de CO2. Usar es­tos cer­ti­fi­ca­dos por par­te de múl­ti­ples agen­tes les otor­ga­ría va­lor e in­cen­ti­va­ría la pro­duc­ción de bio­me­tano me­dian­te, por ejem­plo, el tra­ta­mien­to de re­si­duos.

Es­ta­mos tra­ba­jan­do con di­ver­sos part­ners pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo de con­se­guir 300 ga­si­ne­ras en 2020, pe­ro en Ale­ma­nia e Ita­lia ya cuen­tan con 1.000 y as­pi­ran a lle­gar a las 2.000 en el año 2020. Son, sin du­da, ejem­plos a se­guir. Ita­lia, ade­más de con­tar con una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra, ha pro­mo­vi­do el uso del GNC des­de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca con com­pro­mi­sos a lar­go pla­zo. Y en Ale­ma­nia va­rias em­pre­sas del sec­tor se han uni­do pa­ra pro­mo­ver con­jun­ta­men­te la ex­pan­sión de la mo­vi­li­dad GNC y al­can­zar su ob­je­ti­vo.

In­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra es pa­ra mí lo más im­por­tan­te y la prio­ri­dad nú­me­ro uno. Se es­tán lle­van­do a ca­bo prue­bas pi­lo­to di­ri­gi­das a par­ti­cu­la­res que per­mi­tan las re­car­gas do­més­ti­cas de gas na­tu­ral, pe­ro pa­ra po­der lle­var es­ta tec­no­lo­gía al gran pú­bli­co, ins­ta­lar­la en cen­tros co­mer­cia­les o vi­vien­das y cum­plir los as­pec­tos re­gu­la­to­rios co­rres­pon­dien­tes a es­ta ac­ti­vi­dad, es ne­ce­sa­rio

el im­pul­so de la ad­mi­nis­tra­ción.

Una in­dus­tria más ágil

In­tro­du­cir ta­ri­fas es­pe­cia­les si­mi­la­res a las que exis­ten con la elec­tri­ci­dad se­ría un pa­so muy im­por­tan­te pa­ra im­pul­sar es­ta in­dus­tria. El cre­ci­mien­to de las ven­tas de vehícu­los im­pul­sa­dos por gas ayu­da­ría a los co­mer­cia­li­za­do­res a com­pen­sar re­duc­cio­nes o es­tan­ca­mien­tos de la de­man­da en otros con­su­mos tra­di­cio­na­les, al­go que les per­mi­ti­ría am­pliar su ofer­ta de pro­duc­tos ener­gé­ti­cos, es­pe­cial­men­te a los que se de­di­can a co­mer­cia­li­zar hi­dro­car­bu­ros lí­qui­dos.

Los dis­tri­bui­do­res tam­bién po­drían be­ne­fi­ciar­se del me­ca­nis­mo de cer­ti­fi­ca­ción del bio­gás y su uso co­mo com­bus­ti­ble pa­ra la au­to­mo­ción. Es­te sis­te­ma fa­ci­li­ta­ría la ga­si­fi­ca­ción del sec­tor trans­por­te, su­po­nien­do un ma­yor con­su­mo de gas na­tu­ral. Gra­cias al sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción del bio­me­tano, los con­su­mi­do­res con­ta­rían con un gas na­tu­ral más ver­de y au­men­ta­rían sus op­cio­nes de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble de for­ma com­pe­ti­ti­va.

En­tre to­dos he­mos su­pe­ra­do una de las peo­res cri­sis de nues­tra his­to­ria. Aho­ra de­be­mos ser ca­pa­ces de en­con­trar un mo­de­lo de país en cre­ci­mien­to que no so­lo se ba­se en la re­duc­ción de cos­tes y el au­men­to de la efi­cien­cia, sino tam­bién en la sos­te­ni­bi­li­dad de es­te mo­de­lo, la di­fe­ren­cia­ción y la in­no­va­ción.

En es­te pun­to me gus­ta­ría apro­ve­char pa­ra po­ner en va­lor la ca­pa­ci­dad que ha te­ni­do la in­dus­tria del au­to­mó­vil de rein­ven­tar­se tras ca­si 150 años de his­to­ria. He­mos so­bre­vi­vi­do a dos gue­rras mun­dia­les y a di­fe­ren­tes cri­sis fi­nan­cie­ras y del pe­tró­leo. Tras es­ta úl­ti­ma, la in­dus­tria se­rá más ágil y sos­te­ni­ble, y de es­ta trans­for­ma­ción se be­ne­fi­cia­rán las em­pre­sas ca­pa­ces de in­no­var y de adap­tar­se.

Nun­ca de­be­mos ce­rrar la puer­ta al fu­tu­ro, sino acep­tar lo nue­vo co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra avan­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.