La lon­ge­vi­dad obli­ga a re­plan­tear los mo­de­los de ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal Opi­nión de ex­per­tos: John de Zu­lue­ta, An­to­nio Or­te­ga, Iña­ki Or­te­ga, Jo­sep San­ta­creu y Car­los Gó­mez-Mú­gi­ca.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Ben Whi­ta­ker, un hom­bre de 70 años ju­bi­la­do y viu­do, en­tra a tra­ba­jar co­mo be­ca­rio se­nior en una com­pa­ñía de­di­ca­da a la ven­ta on­li­ne de ro­pa. Se tra­ta de una em­pre­sa for­ma­da por jó­ve­nes em­plea­dos, don­de In­ter­net y las re­des so­cia­les son la ba­se del ne­go­cio, y tam­bién el mo­de­lo de re­la­ción. Aun­que al prin­ci­pio le cues­ta adap­tar­se, Whi­ta­ker aca­ba con­vir­tién­do­se en una re­fe­ren­cia pa­ra to­dos sus com­pa­ñe­ros gra­cias a su ex­ce­len­te ni­vel de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, su fa­ci­li­dad pa­ra las re­la­cio­nes so­cia­les y su ca­pa­ci­dad de es­cu­char. Es­te es el ar­gu­men­to de la pe­lí­cu­la El Be­ca­rio, in­ter­pre­ta­da por Ro­bert de Ni­ro. El film po­ne de ma­ni­fies­to la gran bre­cha ge­ne­ra­cio­nal que exis­te en­tre los ma­yo­res de 55 años y los na­ti­vos di­gi­ta­les, ex­po­ne las ca­ren­cias que pro­du­ce es­te mo­de­lo en nues­tros há­bi­tos, y mues­tra el va­lor que el ta­len­to se­nior apor­ta a las em­pre­sas. Ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción, leal­tad o co­no­ci­mien­to so­bre el mer­ca­do, son so­lo al­gu­nas vir­tu­des que definen a los tra­ba­ja­do­res de ma­yor edad.

John de Zu­lue­ta, pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios uti­li­zó la his­to­ria de El Be­ca­rio pa­ra ejem­pli­fi­car el pro­ble­ma que a dia­rio en­fren­tan em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les a la ho­ra de con­tar con per­so­nas que han su­pe­ra­do la ba­rre­ra de los 50 años. “Ro­bert De Ni­ro de­mos­tró te­ner co­no­ci­mien­tos que los jó­ve­nes no te­nían, por­que el ta­len­to

se­nior ofre­ce mu­cho va­lor”, se­ña­ló el di­rec­ti­vo en el fo­ro

De­mo­gra­fía y Lon­ge­vi­dad: el pa­pel de la ini­cia­ti­va privada, or­ga­ni­za­do por el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios y la Fun­da­ción Trans­for­ma Es­pa­ña.

“Ca­da vez son más los ju­bi­la­dos que quie­ren se­guir ac­ti­vos y con­ti­nuar par­ti­ci­pan­do en la vi­da la­bo­ral. En los Paí­ses Nór­di­cos y Japón se es­tá em­pe­zan­do a re­clu­tar per­so­nas de es­ta edad, por­que se han da­do cuen­ta de que to­da­vía tie­nen mu­cho que apor­tar. Por eso, ca­da vez es más fre­cuen­te en­con­trar di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes tra­ba­jan­do jun­tas en una mis­ma em­pre­sa”, re­cal­có.

El des­cen­so de la mortalidad in­fan­til, la me­jo­ra de las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da de las per­so­nas ma­yo­res y los adelantos mé­di­cos han ge­ne­ra­do un im­por­tan­te avan­ce en la es­pe­ran­za de vi­da que es­tá rom­pien­do la ecua­ción tra­di­cio­nal en­tre vi­da ac­ti­va y vi­da de pen­sio­nis­ta. Sin em­bar­go, la di­gi­ta­li­za­ción es­tá pro­vo­can­do que gran­des ma­sas de ta­len­to se­nior se es­tén vien­do des­pla­za­das. “La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre es­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial y las tres an­te­rio­res es que en es­ta oca­sión la tec­no­lo­gía no sus­ti­tu­ye al múscu­lo, sino a la neu­ro­na, y una par­te im­por­tan­te del ta­len­to se­nior es­tá sien­do sus­ti­tui­do o des­pla­za­do por las má­qui­nas”, re­co­no­ció Eduar­do Se­rra, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Trans­for­ma Es­pa­ña.

Des­lum­bra­das por los nue­vos re­tos que es­tá plan­tean­do el nue­vo en­torno di­gi­tal, la ma­yo­ría de las em­pre­sas ha de­ci­di­do apos­tar por los tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes, al con­si­de­rar que ellos po­seen una se­rie de ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas prio­ri­ta­rias pa­ra es­te cam­bio de mo­de­lo. “Los se­nior tie­nen un dé­fi­cit de con­fian­za por­que creen que es­tán desac­tua­li­za­dos. Ade­más, aun­que las organizaciones pien­san que son gran­des pro­fe­sio­na­les, pre­fie­ren con­tra­tar a em­plea­dos más jó­ve­nes”, con­fir­mó Car­los Gó­mez-Mú­gi­ca, di­rec­tor de la Fun­da­ción En­de­sa.

Un ta­len­to con ha­bi­li­da­des pro­pias de la ex­pe­rien­cia

En Es­ta­dos Uni­dos, con­cre­ta­men­te en Si­li­con Va­lley, es­tá co­men­zan­do a im­plan­tar­se con fuer­za la de­no­mi­na­da “cul­tu­ra BRO”, un mo­vi­mien­to de­fi­ni­do por las re­la­cio­nes que es­ta­ble­cen los hom­bres jó­ve­nes, he­te­ro­se­xua­les y con di­ne­ro en los en­tor­nos la­bo­ra­les. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te com­por­ta­mien­to es su des­pre­cio por las per­so­nas ma­yo­res. “A los 45 años una per­so­na ha acu­mu­la­do la su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia per­so­nal y pro­fe­sio­nal co­mo pa­ra ser me­jor per­so­na, me­jor em­plea­do y me­jor lí­der. Es inacep­ta­ble que Si­li­con Va­lley con­si­de­re aca­ba­das a las per­so­nas de es­ta edad”, de­cla­ra­ba el gu­rú Tom Pe­ters re­cien­te­men­te a Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce.

Es­pa­ña tam­po­co es un país es­pe­cial­men­te ac­ti­vo en cuan­to a atrac­ción, fo­men­to y re­ten­ción del ta­len­to se­nior. De he­cho, so­lo el 29% de nues­tras em­pre­sas cuen­ta con un plan en es­te ám­bi­to, fren­te al 52% de la me­dia eu­ro­pea. Un re­fle­jo de es­ta

A pe­sar de que las organizaciones pien­san que los se­nior son gran­des pro­fe­sio­na­les, pre­fie­ren con­tra­tar a em­plea­dos más jó­ve­nes

Ca­da vez va­mos a te­ner más sa­lud y a vi­vir más años en bue­nas con­di­cio­nes, y es­to nos ha­rá ga­nar pro­duc­ti­vi­dad co­mo país Aun­que las per­so­nas a de­ter­mi­na­da edad no ten­gan la obli­ga­ción eco­nó­mi­ca de se­guir tra­ba­jan­do, to­da­vía se sien­ten jó­ve­nes y tie­nen la ne­ce­si­dad de man­te­ner­se ac­ti­vos de al­gu­na for­ma

reali­dad son las con­vo­ca­to­rias de em­pleo pa­ra me­no­res de 30 años que lan­zan bue­na par­te de las fir­mas del Ibex 35. Sin em­bar­go, al­gu­nas de las com­pa­ñías que en su día apos­ta­ron por es­tos per­fi­les es­tán co­men­zan­do a no­tar la au­sen­cia de pro­fe­sio­na­les que cuen­ten con ha­bi­li­da­des pro­pias de la ex­pe­rien­cia, y que son im­pres­cin­di­bles pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos. Y es que apro­ve­char la ex­pe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res apor­ta im­por­tan­tes be­ne­fi­cios a la em­pre­sa, y tam­bién a la so­cie­dad. “La lon­ge­vi­dad es una reali­dad re­cien­te y to­da­vía nos cues­ta cam­biar el chip en es­te asun­to, pe­ro hay que po­ner el fo­co en las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas que ofre­ce. Des­de el pun­to de vis­ta de la ofer­ta, ca­da vez va­mos a te­ner más sa­lud y a vi­vir más años en bue­nas con­di­cio­nes, y es­to nos ha­rá ga­nar pro­duc­ti­vi­dad co­mo país. Por el la­do de la de­man­da, se ge­ne­ra­rá ma­yor con­su­mo. Las per­so­nas ma­yo­res tie­nen ca­da vez más im­por­tan­cia en la eco­no­mía de los paí­ses avan­za­dos”, ex­pli­có Iña­ki Or­te­ga, di­rec­tor de Deus­to Bu­si­ness School.

Pa­ra An­to­nio Or­te­ga, consejero y di­rec­tor ge­ne­ral de per­so­nas, me­dios y tec­no­lo­gía de Ban­kia, el cam­bio que se es­tá pro­du­cien­do en el mun­do pro­fe­sio­nal va a ma­yor velocidad que nun­ca, y es­ta ra­pi­dez es­tá in­flu­yen­do di­rec­ta­men­te en las pre­ju­bi­la­cio­nes. “Las pre­ju­bi­la­cio­nes no son más que un des­pi­do pac­ta­do en un pro­gra­ma pri­va­do de ren­tas, al mis­mo tiem­po que se con­tri­bu­ye re­li­gio­sa­men­te a la se­gu­ri­dad so­cial. Es una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la re­es­truc­tu­ra­ción sec­to­rial, una so­lu­ción eco­nó­mi­ca que se da a una per­so­na mien­tras lle­ga a la edad de ju­bi­la­ción. Sin em­bar­go, es­ta reali­dad tam­bién es­tá ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes po­si­ti­vas co­mo el au­men­to de la mo­vi­li­dad (in­ter­na y ex­ter­na), al­go que incrementa la em­plea­bi­li­dad de una ma­ne­ra ex­po­nen­cial”, afir­mó.

Asi­mis­mo, ale­gó que, a su jui­cio, el pro­ble­ma es­tri­ba en que el cam­bio que se ha pro­du­ci­do en el ci­clo de vi­da. “Aho­ra la gen­te se ca­sa y tie­ne hi­jos más tar­de, y la vi­da la­bo­ral de­be­ría adap­tar­se a es­te nue­vo en­torno. Aun­que las per­so­nas a de­ter­mi­na­da edad no ten­gan la obli­ga­ción eco­nó­mi­ca de se­guir tra­ba­jan­do, to­da­vía se sien­ten jó­ve­nes y tie­nen la ne­ce­si­dad de man­te­ner­se ac­ti­vos de al­gu­na for­ma”.

“Los um­bra­les di­ná­mi­cos del en­ve­je­ci­mien­to nos obli­gan a ser ma­yo­res 15 años an­tes del to­pe que con­tem­pla la es­pe­ran­za de vi­da. El sis­te­ma de tra­ba­jo nos ex­pul­sa a los 62 años, cuan­do po­dría­mos tra­ba­jar has­ta los 75 en per­fec­tas con­di­cio­nes. Es­to sig­ni­fi­ca que es­ta­mos res­tan­do 13 años al mer­ca­do de tra­ba­jo”, agre­gó el pro­fe­sor de Deus­to.

“El de­ba­te so­bre la lon­ge­vi­dad no de­be ba­sar­se úni­ca­men­te en el man­te­ni­mien­to del es­ta­do de bie­nes­tar, sino tam­bién en có­mo apro­ve­char el ta­len­to de las per­so­nas”, aña­dió Jo­sep San­ta­creu, consejero Delegado de DKV. El má­xi­mo res­pon­sa­ble de la com­pa­ñía aseguradora tam­bién in­sis­tió en que las em­pre­sas no pue­den “de­jar es­te te­ma en ma­nos de los in­di­vi­duos” ni que­dar­se “úni­ca­men­te con lo que mar­ca la ley”, y re­cal­có que los di­rec­ti­vos tie­nen “una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral res­pec­to a la sa­lud de los em­plea­dos y a su ca­li­dad de vi­da”. Asi­mis­mo, ase­gu­ró que una de las con­di­cio­nes que nos per­mi­ti­rá lle­gar bien a una cier­ta edad es te­ner una ocu­pa­ción y una ac­ti­vi­dad. “Es ne­ce­sa­rio un pro­pó­si­to de vi­da”, re­cal­có.

Ba­jo es­ta pre­mi­sa, la Fun­da­ción En­de­sa aca­ba de lan­zar el pro­gra­ma Sa­via, un por­tal web don­de los usua­rios pue­den me­jo­rar su em­plea­bi­li­dad y en­con­trar ofer­tas de

El sis­te­ma de tra­ba­jo nos ex­pul­sa a los 62 años, cuan­do po­dría­mos tra­ba­jar has­ta los 75 en per­fec­tas con­di­cio­nes

ONGs o de tra­ba­jo es­pe­cial­men­te orien­ta­das a los per­fi­les se­nior. Se­gún ex­pu­so Car­los Gó­mez-Mú­gi­ca, es­ta ini­cia­ti­va na­ce co­mo un pun­to de en­cuen­tro en­tre per­so­nas, ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas don­de po­ten­ciar las opor­tu­ni­da­des y la em­plea­bi­li­dad de los se­nior, ex­plo­tan­do el ta­len­to y la ex­pe­rien­cia”.

Las vir­tu­des de los se­nior

Los po­nen­tes apro­ve­cha­ron su par­ti­ci­pa­ción en el fo­ro pa­ra des­mi­ti­fi­car la con­cep­ción del ta­len­to se­nior co­mo un co­lec­ti­vo ca­rac­te­ri­za­do por la fal­ta de mo­ti­va­ción y el ago­ta­mien­to.

“No po­de­mos olvidar los as­pec­tos po­si­ti­vos de es­te gru­po co­mo son la leal­tad, el com­pro­mi­so y la ex­pe­rien­cia”, re­cor­dó An­to­nio Or­te­ga. “Com­pro­mi­so sig­ni­fi­ca com­par­tir los va­lo­res y ob­je­ti­vos de un pro­yec­to. Los se­nior te­ne­mos el de­re­cho de ele­gir los pro­yec­tos y en­tu­sias­mar­nos con ellos. Pen­sar que va­le la pe­na tra­ba­jar en ellos y con las per­so­nas que lo ha­cen po­si­ble”, se­ña­ló.

En es­te sen­ti­do, Jo­sep San­ta­creu alu­dió a va­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos pa­ra afir­mar que “la ex­pe­rien­cia au­men­ta la ca­pa­ci­dad pa­ra res­pon­der a los pro­ble­mas más com­ple­jos, una ha­bi­li­dad que al­can­za el pun­to óp­ti­mo en­tre los 55 y los 60 años”.

Un buen ejem­plo de ello es el pi­lo­to de avión Ches­ley Su­llen­ber­ger, quien tan so­lo un mes an­tes de ju­bi­lar­se con­si­guió sal­var la vi­da de 155 per­so­nas al rea­li­zar un ate­rri­za­je de emer­gen­cia so­bre el río Hud­son de Nue­va York. “Pue­de que la fal­ta de re­fle­jos no le hu­bie­ra per­mi­ti­do rea­li­zar acro­ba­cias, pe­ro sí rea­li­zar me­jor que na­die una ma­nio­bra que re­que­ría pe­ri­cia y pen­sar fría­men­te. La ex­pe­rien­cia le ayu­dó a sal­var a to­da esa gen­te”, ase­gu­ró el consejero delegado de DKV.

La mo­ti­va­ción es otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­ne a es­te co­lec­ti­vo. El por­ta­voz de Deus­to Bu­si­ness School Ma­drid re­co­dó que exis­te un im­por­tan­te por­cen­ta­je de em­pren­de­do­res en­tre los ma­yo­res de 65 años. “Hay que ha­cer un en­fo­que po­si­ti­vo y des­ta­car que una me­jor sa­lud, ac­ti­tud y es­ta­do im­pli­can una ma­yor pro­duc­ción pa­ra la eco­no­mía, en vez de cen­trar­nos en lo ne­ga­ti­vo. Por ejem­plo, nos em­pe­ña­mos en se­guir ha­blan­do de jó­ve­nes em­pren­de­do­res, pe­ro la reali­dad es que el 13% de los ma­yo­res de 65 años em­pren­de, fren­te al 11% de los me­no­res de 29 años. Es­to quie­re de­cir que, en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, el nú­me­ro de em­pren­de­do­res

se­nior es ma­yor, pe­ro to­da­vía se nos ha­ce di­fí­cil no aso­ciar em­pren­di­mien­to a ju­ven­tud”, aña­dió.

Nue­vas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les

El di­rec­ti­vo de Ban­kia ase­gu­ró que “nun­ca ha ha­bi­do más con­di­cio­nes objetivas pa­ra pro­lon­gar los mo­de­los de ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal”. Pa­ra con­se­guir­lo, es fun­da­men­tal que es­te co­lec­ti­vo co­noz­ca sus com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les, ac­tua­li­ce sus co­no­ci­mien­tos y pro­fun­di­ce en sus ha­bi­li­da­des de in­ter­ac­ción per­so­nal. “No­so­tros po­de­mos aplau­dir a las ins­ti­tu­cio­nes que pro­mue­ven el desa­rro­llo del ta­len­to se­nior, pe­ro la pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad pa­sa por­que es­tas per­so­nas se aco­mo­den a la nue­va si­tua­ción”, apun­tó. Tam­bién lan­zó un con­se­jo a to­dos aque­llos que aca­ban de ju­bi­lar­se: “De­be­mos de­ter­mi­nar en qué gra­do de in­ten­si­dad que­re­mos se­guir de­di­cán­do­nos a la vi­da la­bo­ral. No ol­vi­de­mos que he­mos desa­rro­lla­do una in­ten­sa ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal y es tiem­po de aten­der otros as­pec­tos co­mo el ocio, la fa­mi­lia, o las ac­ti­vi­da­des so­cia­les”.

Ade­más, el sur­gi­mien­to de la lla­ma­da “ge­ne­ra­ción sil­ver” y el au­men­to de la lon­ge­vi­dad es­tá abrien­do el ca­mino a nue­vas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les en ni­chos has­ta aho­ra po­co ex­plo­ra­dos o des­co­no­ci­dos. “Hi­bri­dar sa­lud y tu­ris­mo mé­di­co pue­de su­po­ner una gran opor­tu­ni­dad pa­ra Es­pa­ña, que es uno de los paí­ses que más tu­ris­tas re­ci­be. Tam­bién la edu­ca­ción de­be rein­ven­tar­se y ofre­cer he­rra­mien­tas que per­mi­tan a to­das es­tas per­so­nas re­ci­clar­se y ac­tua­li­zar sus co­no­ci­mien­tos. El ur­ba­nis­mo es otro ám­bi­to que pue­de ex­pe­ri­men­tar un im­por­tan­te cre­ci­mien­to, por­que el 90% de los ju­bi­la­dos es­pa­ño­les tie­ne una ca­sa en pro­pie­dad, pe­ro ne­ce­si­ta­rá adap­tar su vi­vien­da a sus nue­vas ne­ce­si­da­des”, va­ti­ci­nó Iña­ki Or­te­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.